FANDOM


45px-HistoriasH.png



The Last of SA III o No Hope in the Prision es una historia creada por el usuario GhostR.2000, y es el último episodio de A New Era Begins. La historia sigue contando las peligrosas aventuras que Michael y su grupo enfrentan diariamente.

Sinopsis

Tras perder las comodidades de la granja, el grupo encuentra un nuevo lugar en donde instalarse. Pero aún tendrán que enfrentarse a la hostilidad que presenta el mundo exterior.

Historia

Capitulo 1: Un nuevo hogar

Varios meses después, Michael, Lamar, Zoey, Franklin y Tyler irrumpen en una vieja casa abandonada infestada de caminantes y asesinan a todos los infectados que habían dentro. Después, Tyler toma su arco y una flecha, y sigue el sonido de un caminante. Tras seguir el sonido del infectado, se encuentra con un mapache.

Tyler: Tengo la cena...

Tyler asesina al mapache con su flecha y baja las escaleras del segundo piso. Mientras tanto, Franklin y Lamar sacan de la habitación los cadáveres que habían quedado y Franklin le da la señal al resto del grupo para pasar.

Poco a poco, un miembro a la vez va entrando a la casa. Ellie revisa con ímpetu la cocina buscando algo que comer y encuentra en una de las gavetas una lata de comida para gatos. Después, Ellie va a la habitación con la lata y apresuradamente utiliza un abrelatas para abrirla. Michael ve lo que la joven se encuentra haciendo, con furia, toma la lata y la arroja contra la pared. Los demás miembros del grupo no se dirigen a Michael por el miedo. Inmediatamente, Lamar ve a unos caminantes acercándose a la casa y entonces, todos toman sus cosas y se ven obligados a huir. El grupo se suben a los vehículos y se ponen en marcha.

Tras llegar a una carretera, lejos de la casa. Michael, Tyler, Franklin, Zoey y Charlie revisan el mapa, mientras los demás vigilan el camino.

Michael: Vale... Si vamos al Norte llegaríamos a Grapeseed. Pero no podremos ir al sur... Iríamos a Los Santos por allí.
Zoey: Probemos en Grand Senora. Allí podríamos estar seguros.
Michael: Estámos a unos metros de Grand Senora... Creo que podría ser una buena idea.

De pronto, llega Tyler, llamando a Michael.

Tyler: Mientras estos se limpian sus partes, nosotros iremos de caza. (Toma su arco y una flecha)
Michael: ¿Una flecha?
Tyler: ¿Cuantas quieres para cazar a un jabalí...?

Michael y Tyler se alejan del grupo para ir a cazar, mientras van hablando.

Tyler: No sé si podremos seguir por ahí, todos están cansados...
Michael: Encontraremos otro lugar, T...
Michael: Tyler...
Tyler: Ya... Pero digo que... Podríamos descansar, aunque sea un día.
Michael: Imposible. Seguiremos viajando... Cuando encontremos un lugar seguro, descansaremos todos...

Michael y Tyler siguen caminando en busca de su presa. En el camino, Michael y Tyler ven una prisión en medio del desierto.

Michael: Perfecto...

Michael lleva al grupo a las afueras de la prisión. Allí, Michael corta las rejas del cerco de la prisión, permitiéndoles a los miembros del grupo a ingresar a la prisión, tras ingresar todos, Tyler y Franklin utilizan un cable para cerrar el cerco.

Michael: Vamos...

El grupo corre por un pasillo, hasta dar con una puerta, que les abre paso hacia la parte trasera de la prisión.

Michael: Bien, tendremos que limpiar el patio trasero si queremos entrar en la prisión.
Amanda: Pero... Los caminantes salen al exterior...
Michael: Sí... (Señala una cerca abierta en donde salen los caminantes) Tendremos que cerrar esa cerca, así los caminantes no podrán salir.
Franklin: Yo lo haré... Si me cubren.
Zoey: Eh... No lo hagas.
Franklin: Tengo qué. Soy el más veloz de aquí.
Michael: No, yo lo cerraré.
Michael: Franklin, Zoey y Lamar irán por el pasillo en el cual llegamos y eliminarán a los caminantes que se acerquen.
Michael: Charlie, Amanda. (Señala una torre) Ustedes en aquella torre.
Michael: Ellie, Ron, Louise y Beth. Ustedes vayan (Señala otro pasillo) al otro pasillo. Por último, Tyler y Karen, a la otra torre, no malgasten balas, casi no tenemos.

El grupo obedece a Michael, mientras que Tyler se prepara para abrirle a Michael para que salga. Michael le da la orden de abrir la verja a Tyler y se dispone ingresar al patio.

Michael cruza entre los caminantes y asesina a algunos de ellos, después, Michael logra cerrar con un candado exitosamente la verja por donde salían los caminantes. Luego, Michael se mete en una torre cercana.

Karen: Lo ha logrado...
Tyler: ¡Duro con ellos!

El grupo elimina al resto de los caminantes, limpiando el patio. Al caer de la noche, el grupo arma una fogata en medio del patio trasero, mientras que Michael revisa si había fugas en las cercas.

Charlie: Es la segunda vez que revisa... Si habría algún problema, ya lo debía de encontrar.
Charlie: Esto es realmente mano, el suelo de aquí no está nada bien. Estamos en medio del desierto, y no podremos plantar verduras ni nada...
Lamar: Pero por aquí suele haber muchos animales. Podríamos traerlos aquí, negro.
Charlie: Podría funcionar.

Tyler se encuentra haciendo vigilancia sobre un autobús de la prisión volcado, en cuanto llega Karen con algo de comida.

Karen (Le entrega el plato de comida a Tyler): Toma. No es mucho, pero si no te lo traigo, no comerás nada...
Tyler: El amigo de Trevor tendrá mucho hambre.
Karen: No seas malo...
Karen: Michael nos ha llevado más lejos de lo que creíamos, eso hay que notarlo. Trevor no lo habría logrado...
Tyler: Tal vez tengas razón. (Ve a Karen tocándose el hombro derecho) ¿Qué sucede?
Karen: Es el fusil, no me acostumbro a cargarlo.
Tyler' (Deja el plato): Date la vuelta.

Tyler limpia sus dedos y comienza a masajaar a Karen, luego de unos momentos masajeando a su amiga, Tyler se detiene.

Tyler: Deberías volver.
Karen (Mira a Tyler): Esto es muy romántico... ¿Quieres hacerlo?

Tyler y Karen se ríen. Luego, ambos se disponen a bajar del bus.

Tyler: Yo bajo primero.
Karen: No me importaría...
Tyler: Ya basta...

Michael regresa con el grupo, sentándose en medio de la fogata. Luego, Michael toma uno de los platos y se lo tira a Amanda para que coma. Después, se dispone a hablar con el grupo.

Michael: Debería acostarse. Yo haré guardia esta noche, mañana será un día difícil.
Franklin: ¿Qué quieres decir?
Michael: Miren... Sé que estamos exáustos, y logramos una gran victoria.
Michael: Pero hay que esforzarse un poco más.
Michael: Los caminantes están vestidos de guardias y presos. Tal vez este lugar haya caído muy rápido.
Michael: Aquí debe de haber provisiones intactas, una enfermería... Un mercado...
Lamar: Un arsenal.
Michael: Que estaría fuera de la prisión, pero no lejos.
Tyler: En el despacho del alcalde tal vez esté su ubicación... Armas, comida. Este lugar podría ser una mina de oro.
Charlie: Apenas nos queda munición. Las gastaremos antes de conseguir algo.
Michael: Por eso tenemos que entrar ahí. Sin armas de fuego...
Michael Después de todo lo que hemos pasado, lo conseguiremos, estoy seguro.
Michael (A Tyler): Esos idiotas no tienen nada que hacer aquí.

Michael se pone de pie y se aleja del grupo, siendo seguido por Amanda. Luego de seguirlo por un momento, Amanda llama la atención de su esposo.

Amanda: Psss...
Amanda: Oye, te agradezco todo lo que haces, y los demás seguro que también.
Amanda: Pero fue un largo exódo, y están agotados.
Amanda: ¿Podemos disfrutar de esto por unos días?
Michael: No tenemos tiempo que perder...
Amanda: No. Pero tenemos que organizarnos.
Michael: ¿Y qué crees que hago?
Amanda: Haces todo lo que puedes...
Michael: No seas condescendiente conmigo.
Amanda: No lo soy. Solo digo... Que aún tenemos que hablar...
Michael: ¿Hablar? ¿De qué?
Amanda: De... Ellos. Estamos evitando hablar...
Michael: ¿Quieres hablar? Habla con Charlie. Yo estoy ocupado, Amanda. Tengo cosas que hacer. ¿No te alcanza con eso?
Michael: Yo aún sigo aquí.
Amanda: Es verdad. Lo siento...

Michael y Amanda se miran por unos segundos. Después, Michael se da la vuelta y se aleja de Amanda.

En el día, una mujer morena y armada con una Katana camina hacia una farmacia. Tras ingresar en ella, un caminante nota su presencia y la sigue, pero la mujer le corta la cabeza con su espada. Posteriormente, toma unas aspirinas y sale de la farmacia.

En la prisión, Michael quita las cerraduras que anteriormente había utilizado para encerrar a los caminantes, mientras que los demás se preparan para ingresar a la prisión.

Charlie: ¿Preparados?

Charlie abre la verja, ingresando Michael, Tyler, Franklin, Zoey y Lamar al patio de la prisión. El pequeño grupo comienza a eliminar a los caminantes cuerpo a cuerpo. Mientras el pequeño grupo de Michael procede a acabar con los guardias y reclusos infectados que merodeaban por el lugar. Lamar nota a un caminante vestido de civil y deduce que posiblemente había venido del exterior a través de una abertura en el cercado. Por otro lado, Michael y Tyler logran llegar hasta la cerca.

Michael: ¡Tyler, ayúdame!

Tyler se acerca a la cerca y ayuda a Michael a contener a los caminantes. Luego de que Michael encierre a los caminantes en la cerca con la ayuda de unas esposas, los dos sobrevivientes ayudan al resto del grupo a deshacerse de los caminantes restantes. Durante la batalla, varios caminantes salen con trajes antidisturbios, por lo que el grupo les quitan sus cascos para eliminarlos. Finalmente el pequeño grupo entra al pabellón de la prisión, y Michael toma las llaves de un guardia muerto, con las que logra luego abrir un bloque de celdas. Tras comprobar que todo el bloque era seguro, Lamar y Franklin comienzan a sacar los cadáveres mientras que los demás miembros del grupo ingresan al bloque.

Michael: ¿Qué les parece?
Louise: Hogar, dulce hogar.
Michael: Al menos por ahora...
Amanda: ¿Esto es seguro?
Michael: Este pabellón sí.
Charlie: ¿Qué hay de resto de la prisión?
Michael: Buscaremos la cafetería y la enfermería por la mañana.
Ellie: ¿Y vamos a dormir en las celdas..?
Michael: Encontré un guardia con llaves. Tyler tiene otro juego.
Tyler: Yo no dormiré en una celda, me pido el puesto de vigilancia.
Karen (A Amanda): Vamos.

El grupo se divide y toman celdas por parejas. Amanda y Karen toman una celda juntas, debido al mal estado en el que Amanda estaba con Michael, mientras que Michael se sienta en un rincón del pabellón.

En un frigorífico, la extraña mujer le entrega las aspirinas a una muy enferma Tracey, quien se encontraba con Jimmy cuidándola.

Mujer: ¿Qué hacen aquí fuera?
Jimmy: Queríamos luz...

Jimmy y la mujer ayudan a Tracey a levantarse del suelo, luego, la mujer le da unas aspirinas a la chica, que padecía de fiebre.

Mujer: Toma esto...

Luego de darle las aspirinas, la mujer le da un poco de agua para beber. Luego, coloca la botella en la frente de Tracey, para que alivie la fiebre.

Tracey: ¿Cómo están las cosas fuera?
Mujer: Igual, tranquilo.
Tracey: No es cierto...
Mujer: Nos iremos en unos días.
Tracey: Estará a punto de llegar... Tienen que irse.
Jimmy: Eso no...
Tracey: Yo soy solo una carga. Váyanse.
Mujer: No...
Tracey: Puedo cuidarme sola... Los he salvado durante el Invierno. (Toce varias veces)

La mujer desconocida le da más agua, pero Tracey la rechaza, derramando un poco.

Tracey: No permitiré que mueran por mi culpa. (A la mujer) Eres un soldado que no deja su puesto...
Mujer: Nos iremos en unos días... (Se pone de pie)
Tracey: Si no es así... Moriré aquí.

Después, la mujer acompañada por los hermanos De Santa y dos caminantes sin brazos ni mandíbulas como mascotas, salen del almacén de donde se encontraban, alejándose hacia el bosque.

Capitulo 2: Prisioneros

Tras pasar su primera noche en la prisión, Michael, Ron, Charlie, Franklin y Tyler revisan las armas que habían sacado en la prisión.

Michael: Esto no está mal... Granadas de humo, de aturdimiento. Tenemos pistolas semiautomáticas, porras, fusiles y carabinas.

Tyler comienza a inspeccionar un casco antidisturbios, pero al ver los pegajosos que estaba, lo arroja al suelo.

Tyler: No me pondré esta basura.
Franklin: Podríamos hervirlo...
Tyler: No hay leña en el desierto, genio... Además, hemos llegado muy lejos sin esto.

De pronto, llega Karen, llamando la atención de Charlie.

Karen: ¡Charlie! ¿Puedes venir?
Charlie: Sí.
Michael: ¿Está todo bien?
Karen: Ajá.

Karen conduce a Charlie hasta una celda y lo deja a solas con Amanda.

Charlie: ¿Sucede algo? ¿Amanda?
Amanda ...
Charlie: ¿Has hablado con Michael ya?
Amanda: No, aún no...
Charlie: Debes hacerlo...
Amanda: Creo que mi matrimonio ha muerto definitivamente, Charlie. Michael me odia... No me lo dice, por que es demasiado bueno para decírmelo...
Charlie: ¿Qué es lo que te preocupa?
Amanda: Mis hijos... Ellos... Desaparecieron en la granja, y no los he visto en todo el invierno. Yo... Sé que soy una esposa terrible, pero... Esos eran mis hijos. No entiendo como pude perderlos de vista.
Charlie: Escucha, Amanda. Yo hago todo lo posible para hablar con Mike... Pero... Si tú no hablas con él, no se solucionará nada.
Amanda: Lo sé, pero...
Charlie: Sé que te da miedo hablar con él. Entiendo que se haya bloqueado... Pero si tu no eres fuerte, es que no te preocupas por tu matrimonio.
Charlie: Michael aún te ama, y eso creo que lo sabes. A pesar de lo que ha pasado, consiguió este lugar por ti, además de nosotros.
Amanda: Yo... Le puse el cuchillo en la mano para que mate a Trevor...
Amanda: Yo soy la responsable. Le llené la cabeza con las cosas que hizo Trevor y...
Charlie: Se le pasará.

Un rato más tarde, Michael, Tyler, Lamar, Franklin, Louise y Ron se preparan para limpiar los corredores de la prisión y buscar la cafetería y la enfermería.

Michael: Bien, en marcha...

En cuanto el pequeño grupo se marcha, Zoey cierra la puerta del pabellón. El grupo recorre los oscuros corredores utilizando los trajes anti-motines que lograron tomar de los cadáveres de unos policías y Franklin marca los lugares por los que atraviesan con flechas de pintura. Michael continúa dirigiendo al grupo y se ven en un aprieto cuando se cruzan con un gran número de caminantes.

Michael: Oh, diantres...
Tyler: ¡Vuelvan!

Todos se ven forzados a regresar corriendo por donde vinieron cuando varios caminantes aparecen por un pasillo. Durante el viaje, otros caminantes obstruyen el paso de Ron, perdiendo a los demás miembros del grupo y es forzado a huir por otro pasillo, perdiendo rápidamente a los caminantes.

Michael: ¿Están todos bien?
Franklin: Sí, ¿dónde está Ron?
Louise: Tenemos que volver.
Michael: ¿Por dónde?

Nuevamente con Ron, este se encontraba caminando sigilosamente por los pasillos, pero es sorprendido por un caminante que sale por una puerta y le muerde la mano, arrancándole dos dedos en el proceso. El grupo escucha los gritos de dolor de Ron y corren rápidamente a ayudarlo, tras dar con él, Michael le dispara rápidamente al caminante, matándolo.

Louise: ¡Oh, dios, Ron!
Michael: ¡Vamos! (Ve una puerta) ¡Por esa puerta!

El grupo se dirige a una puerta, tras abrirla, Michael rápidamente toma su hacha y sienta a Ron en uno de los asientos y apoya su brazo en la mesa.

Michael: Perdóname, Ron... Pero solo esto te mantendrá con vida.

Michael, sin pensarlo dos veces, utiliza su hacha para cortar el brazo infectado de Ron. Tras lograr su cometido, Ron queda medio inconsciente. Y de la nada, cinco personas hacen su aparición viendo la situación con extremo horror. Tyler nota esto y les avisa a los demás.

Tyler: Ey... Abajo

Tyler apunta con su escopeta a los hombres.

Reo: Su p**a madre...
Tyler: ¿Quienes son?
Reo 2: ¿Quienes son ustedes?

Durante la conversación entre Tyler y los reos, Michael intenta auxiliar a Ron.

Michael: Se está desangrando... Hay que volver.
Michael: Ron... Presiona tu brazo, fuerte.

De regreso con Tyler y los reos...

Tyler: ¿Por qué no salen de ahí? Sin hacer movimientos raros.
Reo 2: ¿Qué le ha pasado?
Tyler: Lo mordieron...
Reo 2 (Sacando una pistola): ¿Mordido?

Al ver que uno de los reos tenía un arma, Lamar se une a Tyler y le apunta al reo armado.

Tyler: Eh, eh, eh. Tranquilos. Quietos y nadie saldrá herido.
Michael (A Louise): Necesito que sujetes esto... Presiona lo que puedas.
Franklin (A los reos): ¿Tienen material médico? (Se mete a la cocina)
Reo 2: ¿Quienes son ustedes?
Reo: No parece gente de salvamento.
Michael: ¡Si están esperando a alguien de rescate, olvídense de él!
Franklin (Saliendo de la cocina): No tienen nada, Mike.
Michael: Bueno, no importa. No es tan grave. ¡Tenemos que irnos, ahora!

El grupo sale de la cafetería y apresuradamente se dirigen al pabellón.

Michael: Por aquí... ¡Tyler!

Tyler elimina a un caminante con su arco y dirige al grupo al pabellón.

Tyler: ¡Vamos! ¡Deprisa!

Por otro lado, los reos de la prisión siguen al grupo de Michael por medio de las luces de las linternas.

Reo 2: Sigan la luz de las linternas. Vamos...

Michael y los demás llegan al bloque de celdas y Michael le avisa a Charlie para que abra la puerta.

Michael: ¡Abran la puerta!

Charlie escucha a Mike y pronto abre la puerta, permitiendo el paso del grupo y del herido Ron.

Karen: Oh, por dios...

El grupo lleva al inconsciente Ron a una celda y lo acuestan en una litera mientras se disponía a detener la hemorragia.

Michael: Le han mordido...
Ellie: Oh, no... Se transformará.
Charlie: ¿Lo mordieron en el brazo?
Michael: Sí, en la muñeca, para ser más exacto.
Charlie: Bien, quizás llegaras a tiempo...

Charlie quita la toalla que cubría el brazo de Ron.

Beth: Necesitamos vendas...
Franklin: Nos quedan pocas.
Beth: ¡No importa, tráelas!
Amanda: ¡Karen trae las toallas que hay en mi cama!
Ellie: ¿Morirá?
Amanda: No... No, se recuperará, te lo aseguro.
Michael: ¿Puedes estabilizarlo?
Charlie: Tengo que ponerle el brazo en alto. Traigan almohadas.
Louise: Ya empapó medio colchón con sangre.
Lamar: Podríamos quemarlo. ¿Enciendo fuego?
Beth: No, eso podría matarlo, y las arterias no dejarían de sangrar. Tendremos que vendarlo hasta que cicatrice solo.

En el recibidor, Tyler retiene a los prisioneros cuando éstos salen del corredor y les apunta con su arco.

Reo 2: El pabellón 3... La celda D es mía, gringo. Déjame entrar.
Tyler: Es su día de suerte, chicos. El estado de San Andreas los ha perdonado, son libres.
Reo 2: ¿Qué sucede allí adentro?
Tyler: Eso a ti no te importa.
Reo 2 (Sacando su pistola): A mi me hablas con más respeto...
Reo 3: Tranquilo, Nicholas. Ese hombre perdió la pierna, y somos libres. ¿Qué hacemos aún aquí?
Tyler: Tu amigo tiene razón.
Reo 4: Sí, y yo tengo que ir a ver a mi familia.
Nicholas: Si un grupo de civiles se mete en una prisión en donde no deberían de estar... Da la impresión de que no hay otro lugar adonde ir...
Tyler: ¿Por qué no lo averiguas?
Reo: Creo que debemos irnos ya...
Nicholas: No vamos a irnos.

De la nada, llega Lamar apuntando a los reos.

Lamar: Pues aquí no entran, negros.
Nicholas: ¡En mi hogar se cumplen mis normas, y voy a donde me da la gana!

Los gritos son escuchados por los demás miembros del grupo, que se alertan por ello.

Ellie: ¿Qué es eso?
Michael: Prisioneros... Sobrevivientes.
Ellie: ¿Qué?
Michael: Tranquilos. No se muevan de aquí.

Michael y Franklin se disponen a salir, pero antes de llegar a la puerta, Michael detiene a su amigo.

Michael: Eh... No te apartes de su lado. Si Ron muere, te necesito aquí.
Franklin: Lo entiendo...
Michael: Si quieres llamo a Lamar...
Franklin: Yo lo haré.
Michael: Está bien.

Michael sale del bloque y Franklin lo cierra para que nadie logre entrar ni salir del bloque.

Tyler: Más les vale desaparecer de aquí.
Nicholas: ¡Ya les he dicho que no nos iremos de aquí...!
Tyler: ¡Aquí no hay nada para ustedes, así que márchense!
Michael: ¡Tranquilos todos, esto no es necesario!
Nicholas: ¿Cuantos son?
Michael: Demasiados para ustedes...
Nicholas: ¿Robaron un casino o algo así? ¡Lleven al hombre a un hospital!

Michael, Lamar y Tyler se miran entre sí, luego, Michael procede a hacerle una pregunta a uno de los presos.

Michael: ¿Cuanto llevan encerrados?
Nicholas: Va a ser diez meses...
Reo 3: Hubo un motín... No vi nada igual en toda mi vida.
Reo: Era como si fueran de hierro...
Reo 5: ¿Oyeron de los "caníbales"? Personas que mueren y resucitan... Fue algo loco.
Nicholas: Un guardia nos encerró y nos dijo que estuviéramos ocultos, me dio esta pistola y nos dijo que volvería...
Reo 4: Pasaron 1003 días...
Reo: 1004, Dutch, según mis...
Nicholas: ¡Cállense!
Dutch: Creíamos que en cualquier momento aparecería el ejercito o la seguridad nacional.
Michael: Ya no hay ejercito...
Nicholas: ¿Qué quieres decir?
Michael: Que no hay ejercito, ni hospitales, ni nada...
Reo: ¿En serio?
Michael: En serio...
Reo 3: Pero... Mi hermana...
Dutch: Mi hija... Mi esposa... Oigan, ¿tienen un móvil para llamar a las familias?
Tyler: ¿No quieres escuchar?
Michael: No hay móviles, no computadoras, nada...
Lamar: Por lo que vimos, casi toda la población ha sido aniquilada. Tal vez toda menos nosotros...
Nicholas: No puede ser...
Michael: Salgan, y véanlo por ustedes mismos.

El grupo y los prisioneros salen al exterior de la prisión y con sorpresa, los reos observan los cientos de cadáveres que estaban regados por el suelo.

Dutch: Como me alegro de ver las cercas...
Reo 5: Los mataron a todos... Es increíble que estos payasos hayan limpiado todo este lugar. Hay como cien cadáveres.
Nicholas: No lo dijeron... ¿Cómo han entrado?
Tyler: Haciendo un agujero en el cerco... Junto a una de las torres.
Reo 5: Así de fácil...
Tyler: Fue bastante fácil.
Reo 5: Eso dices tú...

Uno de los reos comienza a tocar a uno de los cadáveres con un tubo de metal y le pregunta a Michael de que se trata la situación.

Reo 3: ¿Y es un virus o algo así?
Michael: Sí. Y todos estamos infectados.
Reo: ¿Cómo que infectados? Es como... ¿El cáncer o el SIDA?
Tyler: Si yo los matara de un flechazo en el pecho. Volverían como uno de ellos. A todos nos pasará.
Nicholas: ¿De dónde vienen?
Michael: De Los Santos...
Nicholas: ¿Adónde van?
Michael: A ningún lado, por ahora...

Ante la respuesta de Michael, Nicholas se ve obligado a albergar a los sobrevivientes.

Nicholas: Pueden quedarse en una zona cerca de las torres.
Michael: Verás, hemos limpiado la prisión...
Nicholas: Los ayudaremos a trasladarse.
Michael: No será necesario... Nos ocupamos de los caminantes, la prisión es nuestra.
Nicholas: Más despacio, amigo...
Reo 5: Nos han roto las cerraduras.
Michael: Les daremos otras, si eso...
Nicholas: Esta prisión es nuestra. Llegamos primero.
Michael: Y luego se escondieron en una cafetería, jaja... ¡Nosotros los libramos, es nuestra, derramamos sangre por ella!
Nicholas: Nos volveremos a nuestro bloque.
Michael: Se buscarán otro...
Nicholas: Ese es mio, tengo allí mis cosas. ¡Es mio! (Saca su pistola)
Reo: ¡Oye, Nick, busquemos la forma de que todos ganemos!
Nicholas: No lo veo posible.
Michael: Yo tampoco...
Nicholas: No quiero volver a esa cafetería ni un minuto más.
Reo: Hay otros pabellones...
Tyler: Puedes irte, y probar suerte por allí fuera...
Nicholas: Si estos tres maricones pueden limpiar un pabellón, pues nosotros también.
Reo 3: ¿Sí? ¿Con qué?
Nicholas: El ricachón nos prestará unas armas, ¿verdad?
Michael: ... ¿En qué estado está la cafetería? Debería de haber muchas cosas si cinco hombres soportaron casi un año encerrados.
Tyler: Y se nota que no están muertos de hambre.
Nicholas: Tan solo queda un poco...
Michael: Genial, nos quedamos la mitad. A cambio, los ayudaremos a limpiar otro bloque.
Reo 5: ¿No lo oíste? Solo queda un poco.
Michael: Pero tienen más comida que opciones. Si pagan, entramos. Despejaremos otro bloque de celdas y se quedarán ahí.
Nicholas: Está bien...
Michael: Para que quede claro... Si los vemos cerca de alguno de los nuestros. Si capto su olor por aquí, los mataré.
Nicholas: Trato.

Michael, Tyler, Lamar y los reos se dirigen a la cafetería, al llegar allí, Nick guía a Michael, Lamar y Tyler hasta la despensa de la comida. Al ver el lugar, Tyler lo registra.

Tyler: ¿Esto les parece poco?
Reo 5: Se gasta muy rápido.
Nicholas: Pueden llevarse algunas latas de carne, agua...
Michael: ¡La mitad, ese era el trato!

Después, Michael y Lamar regresan a su pabellón con varias cajas de provisiones.

Charlie: ¿Qué llevan ahí?
Lamar: Carne enlatada, mantequilla de maní, ect, ect.
Michael (A Amanda): ¿Algún cambio?
Amanda: La hemorragia está controlada, y no tiene fiebre. Pero... No lo vemos mejorando, y no abrió los ojos aún.

Michael deja las cajas que sostenía en el suelo y luego, se pone a conversar con Amanda.

Amanda: ¿Qué pasa con los presos?
Michael: Los ayudaremos a despejar otro pabellón para ellos. Ahí se quedarán.
Amanda: ¿Viviremos al lado de ellos?
Michael: No nos iremos de esta prisión...
Amanda: ¿Están armados?
Michael: Su... Líder tiene una.
Michael: Y... No sé si saldrá bien.
Amanda: ¿Tienes otra opción?
Michael: Solo... Matarlos...
Amanda: Has lo que creas mejor.
Michael: Seguro, eso decías siempre en North Yankton...
Amanda: Oye, soy una mala esposa y una terrible madre, pero quiero que sepas que... Ni por un segundo desde que empezó esto, creí que quieras matar gente. Ya no eres un asesino, yo lo sé muy bien.
Amanda: Has lo que consideres mejor para el grupo...

Michael se va sin continuar hablado con su esposa.

Un rato más tarde, Michael les entrega armas blancas a los reos para atacar sin hacer mucho escándalo. Luego, el grupo camina por un pasillo y notan la presencia de los caminantes.

Reo: ¡Ahí llegan!
Michael: Silencio...

El grupo ve a unos cuantos caminantes acercándose y cuando se colocan enfrente de ellos, Tyler realiza la cuenta para atacarlos, pero los reos rápidamente se les lanzan encima y comienzan a atacarlos y patearlos entre todos. Michael, Tyler y Lamar se miran incrédulos los unos a los otros mientras los prisioneros apuñalan en el abdomen a los infectados y le dan puñetazos y patadas como si se trataran de personas normales. Al final, uno de ellos termina alejándose del grupo por miedo, pero es atacado silenciosamente por un caminante, que le hace un rasguño en el hombro y grita del dolor, siendo socorrido por Michael y por Nicholas.

Michael: ¿Te mordieron?
Reo 3: Me arañaron... En el hombro. Pero, no siento nada.
Michael: Lo siento, grandote.
Reo 3: ¡Aún puedo pelear!
Reo 5: Le cortaste el brazo a ese hombre para salvarlo...
Michael: Su herida está en el hombro.
Reo 3: Demonios, estoy bien. No me estoy convirtiendo en nada.
Dutch: Algo podremos hacer, ¿no? Podríamos ponerlo en cuarentena a Tony.
Reo 5: Tenemos que hacer algo, ¿qué hacen ahí parados como idiotas?
Michael: No podemos hacer nada...
Reo 5: Hijo de p**a...
Tony: Yo estoy...

Nicholas, repentinamente aplasta la cabeza de Tony con su palanca y no detiene los golpes hasta quedar completamente salpicado por la sangre ante los ojos de todos. Luego, el grupo se dirige a la lavandería, en donde ven que hay muchos caminantes encerrados en el otro lado de la puerta trasera.

Michael: Bien, Nicholas, abre una puerta.
Nicholas: ¿Por qué no las dos?
Michael: Hay demasiados caminantes...

A regañadientes Nicholas se dispone a abrir la puerta, pero ignora la advertencia de Michael de abrir una sola de las puertas y termina permitiendo que varios infectados se adentren a la habitación desmesuradamente. Mientras acababan con los caminantes y en medio de la confusión, Nicholas le lanza a Michael uno de los caminantes activos y lo tira al suelo, pero Tyler rápidamente interviene y salva a su amigo, clavandole un cuchillo al caminante.

Con la situación bajo control, Michael encara a Nicholas por lo que había ocurrido anteriormente.

Nicholas: Lo siento, hermano. Venía por mi...
Michael: Sí, ya lo sé. Te entiendo...
Michael: Solo fue mala suerte, ¿verdad?

Michael se ríe y mira a Nicholas sin rencor alguno, pero entonces toma su hacha y se lo clava en el cráneo a Nicholas, matándolo.

Reo 5: ¡No!

El reo trata de alzarse contra Michael al ver lo que le había hecho a su amigo, pero se acobarda y termina huyendo hacia el bloque nuevo. Michael lo sigue, mientras que los otros dos prisioneros, permanecen bajo el cuidado de Lamar y Tyler.

Tyler: ¡Al suelo, ahora!
Reo: Nosotros no tenemos nada que ver con esos sujetos... ¡Díselo, Dutch!
Dutch: Cierra el pico, Sam.

Michael persigue al reo por el bloque 4 y llegan hasta un patio sin salida lleno de caminantes. Michael encierra al reo en el patio.

Reo 5: Déjame entrar, por favor, amigo... ¡Quiero entrar!
Michael: Será mejor que corras...

Michael abandona al reo, quien comienza a correr entre los caminantes. Michael se aleja del lugar, mientras escucha los gritos desesperados del hombre que fue dado por muerto por todo el grupo.

De nuevo en la lavandería, Michael apunta con su pistola a la cabeza de ambos reos con total desconfianza hacia ellos.

Dutch: Nosotros no lo sabíamos...
Michael: ¿No lo sabías? ¡Claro que lo sabías! ¡Tyler acabemos con ellos, ya!
Sam: Hombre, por favor, escúcheme... ¡Los malos eran ellos, no nosotros!
Michael: ¡Qué oportuno!
Sam: Usted vio lo que Nicholas le hizo a Little Tony. Tony era mi amigo. Por favor, no somos asesinos. Yo estoy aquí por tráfico de marihuana, y Dutch está aquí por allanamiento.
Sam: No somos violentos como ellos... Por favor, se lo juro por mi madre... ¡Quiero vivir!
Michael (Apuntanto a Dutch): ¿Tú no dirás nada?
Dutch: Nunca he rogado por mi vida... Y no empezaré contigo.

Más tarde, en la puesta de sol, Michael se reúne con Amanda en un pasillo.

Michael: Mañana vamos a limpiar...
Amanda: Claro.
Michael: Para que conste... Yo no creo que seas mala madre.
Amanda: Sé que como esposa es otra cosa.
Michael: Yo tampoco fue un gran esposo, Amanda...
Amanda: En lo bueno y en lo malo... ¿Cómo haremos? ¿Divorciarnos y dividirnos la prisión?
Amanda: Tenemos comida, Ron está vivo... Ha sido un buen día. Tu actuaste deprisa, si no hubieras cortado su brazo...
Amanda: Creí que habías salido para hablar de nosotros... De Tracey y Jimmy... Pero ya no tenemos nada de que hablar.

Michael únicamente deposita su mano sobre su hombro.

Michael: Yo no creo que seas mala madre...

Después de decir estas palabras, Michael se marcha, y una lagrimeante Amanda descansa su mejilla sobre el hombro donde la mano de su marido había estado.

La cámara asciende al cielo lentamente hasta enfocar a lo lejos, un helicóptero sobrevolando Monte Chiliad, que en pocos segundos comienza a perder el control.

Capitulo 3: Resentimientos

En la mañana, una figura misteriosa ronda los alrededores de la prisión y alimenta a los caminantes que estaban dentro con restos de animales. La misteriosa figura toma un hacha y con ella rompe la cadena que mantenía cerrada los portones internos, permitiéndole a los infectados avanzar lentamente hacia el bloque habitado por el grupo de Michael.

Al mediodía, Karen y Lamar comienzan a mover los vehículos y acomodarlos en el patio de la prisión. Mientras que Michael y Tyler juntan todos los cuerpos de los caminantes.

Michael: Haber... En el despacho del alcalde deben de haber bidones con gasolina...
Tyler: Terminaremos con los vehículos y luego terminamos de llevar los cadáveres y quemarlos.
Lamar: Va a ser un día largo...
Michael: ¿Y dónde están Franklin y Zoey?
Tyler (Señalando una de las torres): En aquella torre.
Michael: ¿Aún están allí? Estuvieron toda la noche.
Tyler: ¡Frank! ¡Zoey!

Los jóvenes escuchan a Tyler y salen semidesnudos y avergonzados por haberse quedado dormidos tras estar juntos.

Franklin: Eh... ¡Hola, chicos!
Tyler: ¡¿"Ya se vienen"?!
Franklin: ¡¿Qué?!
Tyler: ¡¿"Ya acabaron"?!
Franklin: Eh...
Tyler: ¡Vengan, necesitamos ayuda!
Franklin: ¡Sí, claro, ya bajamos!
Zoey: Cretinos...

Lamar nota que Sam y Dutch se presentan en el patio y entonces, todos van a hablar con ellos.

Michael: No den un paso más.
Michael: Creo que ya lo dejamos bien claro...
Sam: Por favor, señor, lo sabemos. Hicimos un trato, pero debe entenderlo, no podemos vivir allí ni un minuto más. ¿Me entiende?
Sam: Hay muchos cadáveres, y algunos eran amigos nuestros. Eran buenas personas.
Tyler: ¿Por qué no sacan los cadáveres?
Lamar: Tienen que quemar los cuerpos.
Sam: Lo intentamos... En serio.
Dutch: Se ha caído la vaya del otro lado de la prisión. Cuando sacamos un cadáver, todos los infectados corren hacia nosotros.
Sam: Oiga, jefe. No teníamos nada que ver con Nicholas y Benjamin... Nada... ¿Quiere probar algo? Ya lo hizo, amigo.
Sam: Haremos cualquier cosa por formar parte de su grupo. Pero, por favor... No nos obligue a volver ahí.

Tyler encierra a los reclusos en la parte exterior de los portones mientras el grupo discute que hacer con ellos.

Michael: ¿Hablas en serio? ¿De verdad quieres que vivan con nosotros?
Michael: Tyler, tal vez quieran robarnos las armas. ¿Quieres volver a dormir con un ojo abierto?
Franklin: Aún lo hago. Acéptalos en el grupo... Si los echamos será como si los hubiéramos ejecutado.
Tyler: No lo sé, dan la sensación de ser inestables.
Karen: Después de todo lo que hemos pasado, ¿y si deciden quitárnoslo?
Zoey: Llevamos mucho tiempo solos, son desconocidos, ya... Se nos hace extraño tener más personas a nuestro alrededor.
Franklin: Zoey, tú nos aceptaste...
Zoey: Sí, pero llegaron con Tracey herida...
Lamar: No saben matar caminantes...
Franklin: Esos dos podrían tener menos sangre en las manos que nosotros.
Michael: Yo conozco personas como ellas. Diablos, yo estuve en una prisión y estuve con tipos así... Podría liderarlos a ellos en lugar de ustedes.
Franklin: Genial, entonces estás conmigo.
Michael: Ni hablar... Que se busquen la vida en al carretera como nosotros.
Franklin: Lo que digo, Michael es...
Tyler: Cuando era novato detuve a un hombre, acusado de matar a su mujer. El sujeto engañó al jurado y fue absuelto por falta de pruebas, y a la semana siguiente... Mató a su hermana. Ya pasamos por demasiadas cosas... El trato se mantiene.

Mientras Karen y Lamar acomodan los vehículos contra los portones para aumentar la seguridad, Franklin lleva una caja de provisiones a Sam y Dutch, quienes habían sido expulsados de la prisión por Michael.

Franklin (Entregando las provisiones): Aquí tienen...
Sam: Gracias, amigo.

Después, Ron, acompañado por Amanda, Ellie, Charlie, Beth y Luise, salen del interior de la prisión para ver a los demás miembros del grupo.

Ron: ¿Ya sacaron a los caminantes? Este lugar puede convertirse en un hogar...

Michael ve a sus amigos parados en el patio. Amanda sonríe tiernamente cuando Michael la mira. Pero, al fondo de la prisión se ve a los caminantes avanzando hacia el grupo, cosa que Louise nota.

Louise: ¡Caminantes, atrás!

Louise y Amanda comienzan un tiroteo contra los caminantes, sumándose a él Lamar, Zoey Karen, mientras que Charlie, Ron, Ellie y Beth huyen.

Lamar: Demonios, la verja está abierta...

Michael, Tyler y Franklin ve en la situación en la que todos se encontraban y rápidamente corren hacia el lugar del tiroteo.

Michael: ¡Amanda!

El tiroteo continúa, Ron, Beth, Charlie y Ellie llegan a una jaula cerca del lugar y la cierran con una traba. Mientras que Zoey lleva a Amanda y Louise hacia dentro de la prisión intentando despistar a los caminantes. Por otro lado, Lamar se dirige a cerrar la verja por dónde salían los caminantes y Karen trata de abrir una de las puertas para escapar. Mientras Lamar cierra la verja, un caminante lo ataca por la espalda y lo muerde en el brazo.

Lamar: ¡Agghhh!
Karen: ¡No!

Lamar golpea al caminante, y con su pistola acaba con él, pero se queda sin munición y arroja su pistola al suelo. Luego, Karen lo conduce hacia la puerta, ingresando a la prisión.

Michael, Tyler y Franklin llegan al lugar del tiroteo y acaban con los últimos caminantes. Luego, un confundido Michael pregunta a Charlie y los demás que sucedió.

Michael: ¿Qué demonios ha pasado?
Ellie: La verja estaba abierta.
Michael: ¿Dónde están Amanda, Karen y los demás?
Charlie: Zoey, Amanda y Louise se dirigían al pabellón 3.
Ellie: ¡Han mordido a Lamar!
Michael: ¿A alguien más?
Ellie: No lo sé.
Michael: Bien, no se muevan.

Michael se acerca a Tyler y Franklin, quienes descubrieron la razón por la cual se abrió la verja.

Franklin: El candado no se abrió solo. Lo rompieron con un hacha o algo así.

Michael ve a Sam y Dutch llegar al patio de la prisión y deduce que podrían haber sido ellos quienes abrieron la verja.

Franklin: ¿Crees que fueron ellos?
Michael: ¿Quién más?

De la nada, la alarma de la prisión comienza a sonar, alertando a los caminantes del exterior. Michael, confuso, apunta con su pistola a Dutch y Sam, y les pide explicaciones.

Michael: ¿Cómo diantres puede estar pasando esto?
Dutch: Eh, eh... Pueden ser los generadores de reserva.
Michael: Bueno, ¿y cómo se encendieron?
Dutch: Hay tres conectados a un deposito, cada uno controla una parte de la prisión. Los jefes los apagaron cuando tomaron este lugar.
Michael: ¿Teniendo energía se abrir electrónicamente las puertas?
Dutch: Yo solo he estado allí unos días, tal vez pueda ser posible.
Michael: ¡Vengan con nosotros! ¡Corran!
Tyler: ¡Yo iré al pabellón, por si regresaron!
Michael: ¡Bien!

Amanda, Louise y Zoey llegan al bloque, pero pronto se ven en problemas cuando los caminantes salen del bloque 3 , y se ven obligadas a adentrarse más en la prisión.

Por otro lado, Lamar y Karen recorren los oscuros pasillos para volver al bloque de celdas.

Lamar: Hay una serie de puertas, que te llevarán al pabellón.
Karen: Oye, deberías parar...
Lamar: ¿Para qué? Para sentarme y morir.
Karen: Yo me encargaré de que no te conviertas en un caminante más...
Lamar: No puedo pedirte eso...
Karen: Tenemos un pacto, ¿recuerdas?
Lamar: Es lo que ha querido dios... El me está castigando por todo lo que hice...
Lamar: Ahora debo guiarte por estos pasillos.

Louise, Amanda y Zoey recorren los pasillos, pero Amanda termina separándose de las mujeres después de ser acorralada por más caminantes.

Zoey: ¡Amanda!
Amanda: ¡Chicas, corran! ¡Las veré después!
Zoey: Pero...
Amanda: ¡Corran! ¡Luego nos veremos en el pabellón!

Louise y Zoey siguen su camino, dejando atrás a Amanda, quien rápidamente comienza a correr intentando dejar atrás a los caminantes.

Lamar y Karen llegan hasta las puertas de la lavandería pero se ven más rodeados de caminantes, y entonces el hombre decide sacrificarse para permitirle a Karen escapar.

Karen: Deberíamos ir por otro pasillo...
Lamar: ¡No, ya casi estamos!

Lamar se abalanza contra los infectados y entonces, Karen mira con horror como su amigo era desmembrado vivo mientras le daba una chance de correr.

Lamar: ¡Corre, corre!
Lamar: ¡Yo estoy muerto!

Michael, Sam, Dutch y Franklin escapan de varios caminantes y llegan hasta el cuarto de los generadores. Michael encuentra el interruptor energía y cuando estaba a punto de apagarlo, Benjamin sale entre los generadores e intenta atacar a Michael con un hacha, pero falla. Franklin y Sam se encargan de los infectados que amenazaban el lugar y Dutch toma la pistola de Michael, que se había caído al suelo mientras Michael y Benjamin peleaban. Ante esto, Benjamin incita a Dutch para que elimine a Michael.

Benjamin: Vamos... ¿Qué esperas? Es nuestro hogar, dispara, ahora.

Repentinamente, Dutch le dispara a Benjamin en la cabeza, matándolo. El recluso le devuelve al policía su pistola y entonces éste lo mira sorprendido y apaga los generadores.

Después, Michael, Sam, Franklin y Dutch se reúnen con Tyler en el corredor y entonces el policía guía al grupo hasta los restos de Lamar y descubre que el hombre no sobrevivió al ataque.

Franklin: Oh... No... Largirucho no...

En ese mismo momento, Tyler encuentra una cadena que Karen tenía sobre un charco de sangre. Un rato más tarde, el grupo de Michael sale al exterior y se encuentran con Ellie, Charlie y Beth.

Michael: ¡Charlie!
Charlie: ¿No encontraron a los demás?
Michael: Pensábamos que estarían aquí.
Ellie: No, aún no han llegado.
Tyler: Encontramos a Lamar... Ha muerto.
Michael: Tal vez no todos estén muertos. Vamos a volver, Tyler, Franklin, vengan conmigo.

Repentinamente, llegan Louise y Zoey, mirando a Michael con tristeza. Michael y los demás se alegran de volver a verlas, pero pronto, Michael recibe una mala noticia.

Zoey: Michael... Amanda no...
Michael: ¿Qué...?
Zoey: Ella fue acorralada y... Lo siento mucho...

Al oír esto, Michael colapsa y se larga a llorar frente a todos por su mujer.

Michael: ¡No...! ¡No!

Capitulo 4: Bienvenido a Paleto Bay

Un helicóptero sobrevuela Paleto Forest. Pronto, comienza a perder el control mientras daba un giro de 180°.

Piloto: Oh, mierda. ¡Perdemos el control!
Soldado: Diantres...

El piloto intenta estabilizar el helicóptero, pero pronto pierde el total control del vuelo, haciendo que el helicóptero se estrelle contra un árbol del bosque.

Cerca del lugar de la colisión, Tracey, Jimmy y Rachel acompañados por los caminantes mascotas de Rachel, se dirigen al lugar del accidente. Al llegar al lugar, Tracey se cae al suelo.

Rachel: ¿Estás bien?
Tracey: Sí, sí...
Rachel: James, quédate aquí con tu hermana, yo iré a investigar.
Jimmy: Está bien.

Rachel decide ir a revisar, mientras Tracey y Jimmy permanecen junto a los caminantes de carga que estaban atados a un árbol. Rachel avanza hasta encontrar a uno de los soldados decapitados por las hélices del helicóptero, pero antes de poder seguir indagando se ve forzada a retroceder puesto que escucha el sonido de unos vehículos acercarse.

Jimmy: ¿Qué sucede?
Rachel: Alguien viene.
Tracey: ¿Hay sobrevivientes?
Rachel: Uno muerto, no sé cuantos quedan.

El trío de oculta detrás de unos arbustos. Luego, ven a una SUV y un coche llegar al lugar del accidente. De los vehículos, se bajan 5 personas y el líder da ordenes al grupo.

Líder: Dispérsense...
Líder: Cuidado con los merodeadores.

Uno de los sobrevivientes apunta con su pistola a un caminante y se prepara para disparar.

Líder: No gasten munición si no es necesario.

Dicho esto, los demás miembros del grupo asesinan a todos los caminantes que merodeaban por el lugar con armas blancas. Luego, el líder comienza a inspeccionar a los soldados del helicóptero y elimina a los infectados.

Líder: ¡Hay uno! ¡Un sobreviviente! ¡Clay, ven!

Uno de los sobrevivientes va con su líder y ambos sacan al soldado vivo del helicóptero.

Líder: Con cuidado... Está herido.
Clay: Está bien.

El líder y Clay llevan al soldado hasta el coche y se preparan para irse. Pero, los caminantes de Rachel comienzan a hacer mucho alboroto, haciendo que los sobrevivientes se percaten de ello. Después de mucho pensarlo, Rachel acaba matando a sus mascotas.

Tracey: ¿Pero qué...?
Rachel: Silencio...

Rachel vuelve a esconderse detrás de los arbustos con los hermanos De Santa. Los otros sobrevivientes quedan observando la zona por unos segundos, hasta que finalmente se dan la vuelta y regresan a sus vehículos. Con la situación calmada, Rachel echa un suspiro de alivio, pero de la nada, un hombre apunta con una pistola al trío.

Hombre: Tranquilos, forasteros... Tengo una pistola en mano. Vamos dejen las armas.

Rachel, Jimmy y Tracey tiran sus armas al suelo.

Hombre: Así es... Despacito, dense la vuelta.
Hombre (Ve al trío dándose la vuelta lentamente): Así... Bien.

Luego de darse vuelta, Tracey y Jimmy reconocen al hombre que les estaba apuntando con el arma.

Tracey: George...
George: Oh... ¡Tracey, Jimmy!

Tracey colapsa y cae inconsciente al suelo.

Después, en el vehículo de los hombres, una semidormida Tracey escucha una conversación entre el líder y uno de los sobrevivientes por radio.

Líder: Dile al doctor Sandows que prepare la enfermería.
Sobreviviente: ¿Cuantos?
Líder: Cuatro. Una personas semi inconsciente, y otro con numerosas fracturas...
Sobreviviente: ¿Y los otros?
Líder: Están bien. Tres de ellos se escondían en los bosques. El otro es un sobreviviente del ejército.
Líder: Ah, Troy... Te llevo deberes, abre el laboratorio.
Sobreviviente: Cuentame.
Líder: En la puerta en cinco minutos. Deja la radio.
Sobreviviente: ¿Pero qué...?
Líder: Luego, Troy.

Llegando a un refugio amurallado, Tracey ve por un orificio de la venda que le bloqueaba los ojos el mismo refugio. Posteriormente, antes de llegar, George la ve, le sonrie y le tapa la venda.

Tiempo después, en una enfermería, el doctor Sandows termina de sacarle sangre a Tracey y le toma la temperatura con un termómetro. Enseguida, Tracey le hace una pregunta con un tono poco amable.

Tracey: ¿Por qué nos retienen aquí?
Tracey: Queremos marcharnos...
Doctor Sandows: No se encuentran muy bien, además es de noche. Necesitan quedarse hasta mañana.
Jimmy (Saliendo de las sombras): ¿Y dónde estamos?
Doctor Sandows: Yo no puedo decírselo... Él se los dirá.
Rachel: ¿"Él"?

Una puerta se abre y de ella, entran George y Clay.

George (A Tracey): Seguro creíste que yo no era real... Pero estoy aquí ahora, y tu hermano está de testigo. Sé que desearían que yo no lo fuera. Después de lo de Angus.
George: El mundo se hace más pequeño cada vez... Ya no nos queda muchos con los que compartir el aire, ¿verdad?
'George (Sentándose en una silla): Verás... Cuando me encontraron había perdido la mano (Enseña un suplemento de metal de su mano izquierda), y estaba hambriento. Comenzaba a pensar que el suicidio sería lo mejor. Y después me echaría una larga siesta, esperando a Tyler. ¿Han visto a mi hermano?
Tracey: No lo vemos desde hace mucho...
George: Pues, ya somos tres.
Jimmy: Quería volver por ti, Tyler y mi padre, pero... Perdieron el rastro, y tuvimos que seguir el camino.

24 de mayo 2014. 15:27

En una cálido día de Tyler y Michael llegan al camino de Monte Chilliad y siguen las pisadas de un hombre, aparentemente de George. Tras llegar a cierto punto en donde las pisadas finalizan en una bajada, Tyler se expresa tristemente.

Tyler: Oh, mierda, amigo...
Michael: Tal vez esto no pudo terminar así... Tenemos que seguir.
Tyler: No puedo seguir un rastro muerto, Michael. Las pisadas terminan aquí, en una bajada. Tal vez se haya caído o suicidado...
Michael (Ve una mano): Tyler... Mira esto...

Michael le enseña con el dedo una mano cortada en un charco de sangre. Tyler la toma con sus manos y rápidamente identifica que la mano es de George.'

Tyler: Demonios, Mike. Es la mano de George...
Michael: ¿Cómo lo sabes?
Tyler: Antes de hacerme policía, George fue condenado a prisión por tráfico de drogas y robar un coche para escapar de la policía. En la misma prisión, se hizo un tatuaje en la mano. (Le enseña el tatuaje en al mano)
Michael: Vaya estrellita. ¿Qué edad tenía?
Tyler: No importa, lo que vale es que... (Con tristeza) Mi hermano podría estar muerto allí afuera. O tal vez en esta caída, murió.
Michael: ¿Quieres bajar?
Tyler: ¿Crees que sería una buena idea?
Michael: Bueno, es tu hermano, y es tu elección.
Tyler: De acuerdo... Bajaré yo, iré por mi motocicleta. Tú espérame en el camino

Michael y Tyler regresan a la caravana, permaneciendo Michael con el grupo y Tyler se sube a su motocicleta y va en busca de su hermano.

De regreso en el presente, Jimmy, Tracey y George continúan conversando acerca de lo que había pasado.

Jimmy: Te habías largado... Solo porque no querías que Angus muera sufriendo.
George: Sí, bueno... Jeje... No todo yo. (Mira su suplemento) Sí... Su padre... Me sacó de nuestro grupo, el que ustedes y yo formamos alguna vez.
George: ¿Dónde estuvieron después de que me vaya?
Tracey: Estuvimos en una granja, allí encontramos gente, una familia que nos dio refugio por un tiempo...
Jimmy: Después, en una noche, un sujeto que era una amenaza para nuestro grupo escapó de su "cárcel", Tracey y yo fuimos a buscarlo, pero no hubo suerte. Cuando volvimos a la granja, descubrimos que estaba invadida de infectados... Y, mi padre ni nadie estaba allí para entonces...
George: Ahh... Veo que a ustedes también los dejaron...
Tracey: Seguro que volvieron.
George: Su padre... Me obligó a seguir por mi cuenta... Solo.
Tracey: Lo intentó, y Tyler lo sabe.
George: Mi querido hermano siempre ha sido muy amable.
Tracey: Él quería seguir buscando, pero hubo problemas. Ya sabes... Lo de la granja.
George: Sí, lo sé.
Jimmy: En la granja... Tyler se portó mejor con nosotros, se convirtió en alguien muy valioso para el grupo.
George: ¿Y está muerto?
Jimmy: De eso no estamos seguros. No lo vimos después de la invasión. Su motocicleta no estaba, así que supongo que se habrá largado.

En ese momento, George se pone de pie, y el líder ingresa a la habitación, hablándole al oído a George. Posteriormente, George entiende que loque está diciendo su líder es una orden y acepta.

George: De acuerdo.

El líder deja a un lado a George, quien sale de la habitación, y comienza a hablar con el trío.

Líder: ¿Cómo están?
Rachel: Queremos nuestras armas...
Líder: Claro, las tendrán cuando se vayan.
Tracey: Díganos por donde. Nos tienen encerrados en esta enfermería.
Líder: ¿Acaso ven barrotes en las ventanas?
Líder: Estamos cuidando de ustedes.
Jimmy: Y vigilando...
Líder: Nosotros a ustedes no los conocemos...
Tracey: Nosotros bastante como para querer irnos. Vimos como hundió un cuchillo en la cabeza de dos soldados muertos. ¿Por qué hace cosas así?
Líder: Se transformaron...
Rachel: No los mordieron.
Líder: Eso... No importa realmente... Se transforman sin necesidad de ser mordidos.
Líder: De cualquier forma en la que morimos... Nos transformamos. (A Tracey) Solo acabé con su sufrimiento.
Líder: No es una noticia fácil de aceptar, pero es la verdad. Aquí no son prisioneros, si no huéspedes. Si quieren irse, ya les dije que pueden hacerlo, pero no abrimos luego de la puesta de sol. Llama demasiado la atención. (A Tracey) Y creo que tú necesitas dormir una noche completa, no durarás mucho en tu estado.
Líder: Los llevarán a mi casa mañana por la mañana, les daré las armas, munición extra, alimentos, medicinas, y si quieren, un vehículo. Así podrán seguir su camino.... Sin rencores.

El líder y Clay abandonan la enfermería, dejando solos al pequeño grupo de Rachel.

Líder: Sin rencores.

Esa misma noche, el líder lleva a los visitantes a un Tour por el refugio, que revela ser un pueblo.

Líder: Vengan conmigo.

La guía llega hacia una muralla improvisada con chapas y neumáticos, en donde varios hombres, incluido George, hacen vigilancia.

Tracey: ¿Son militares?
Líder: Nah... Algunos veteranos, pero la mayoría nos entrenamos solos.
Tracey: Pues, tienen artillería pesada.
Líder: Algunos hombres vienen con armas, pero en su mayor parte, las encontramos por ahí.
Jimmy: ¿Y el otro lado del pueblo? ¿Y el resto de las calles? ¿Están así de vigiladas?
Tracey (Luego de varios segundos en silencio): No puede ser...
Líder: Puede ser... Y así es.

Desde la guardia en la muralla, George llama la atención del líder.

George: ¡"Presidente"! Hay un merodeador.

El líder mira a George y con una señal con la cabeza, da la orden de disparar. Por lo que George toma el rifle de otro vigilante.

George (Al vigilante): ¿Me lo prestas?
Vigilante: Claro.
George Gracias...

George apunta al merodeador a la cabeza y acaba con él. Por otro lado, El Presidente reanuda la conversación con los visitantes.

Tracey: ¿"Presidente"? ¿Así lo llaman?
Presidente: Ese apodo me acompaña, me guste o no.
Tracey: Un apodo no es así. "El Presidente" es un título. Hay diferencia.
George (De fondo): ¡Le he dado al otro!
Presidente: Bien... Mañana sacaremos los cuerpos... El olor, incomoda a la gente.
Jimmy: ¿Qué gente? Aquí no hay nadie. Está desolada.
Presidente: Vengan conmigo.

El Presidente lleva al grupo a una habitación para que pasen la noche.

Presidente: Pasen, pónganse cómodos.
Presidente (Refiriéndose a la habitación): No es como la habitación del hotel Rockford, pero tienen agua para ducharse.
Presidente: El agua es limitada, así que no tarden mucho.
Presidente: También ofrecemos comida, agua, ropa. Espero que les guste...

Los visitantes se acomodan en la habitación, mientras que Rachel hurga entre las cosas en busca de su espada.

Presidente (A Rachel): Sé que te sentirías mejor con tu espada, pero... Estás a salvo.

Jimmy y Rachel miran al Presidente con mala cara, mientras que Tracey se muestra conformes con la hospitalidad del Presidente.

Tracey: Gracias...

Cambiando de tema...

Tracey: ¿Qué pasó con el piloto? ¿Sobrevivirá?
Presidente: La doctora lo está atendiendo. Ya sé que tienen un montón de preguntas, pero... Tengo trabajo que hacer.
Presidente: Uno de mis hombres se quedará aquí, por si necesitan algo.
Presidente: Los veré mañana.

El Presidente se marcha, dejando a los visitantes instalándose en su habitación. Inmediatamente, Rachel cierra la puerta con fuerza.

A la mañana siguiente, una mujer les da un Tour a los visitantes.

Mujer: ¿Estuvieron mucho tiempo por ahí?
Tracey: ¿Cuantas personas hay aquí?
Mujer: Ochenta y dos personas con ustedes.
Mujer: Aún queda mucho por hacer...
Mujer: Hace un mes que los merodeadores no cruzan las defensas, y no sufrimos ninguna muerte desde hace nueve meses.
Tracey: ¿Cómo es posible?
Mujer: El Presidente estableció un toque de queda. Nadie sale cuando cae el sol. Dejamos la luz al mínimo, y dejamos guardias en el perímetro y las puertas para acabar con los muertos.

En el desierto, un robusto hombre Afroamericano corre apresuradamente, escapando de un gran número de caminantes mientras elimina a algunos pocos que pasaban por delante suyo con su palanca.

Hombre: Diablos...

El hombre, llega a una reja caída, y tras la gran presión que se le viene encima, decide correr sobre la reja y luego se adentra en un edificio, que luego revela ser parte de la prisión en donde Michael y su grupo se encuentra viviendo.

Capitulo 5: Lo último de mi

En la enfermería, el Presidente y el herido piloto del helicóptero caído anteriormente tienen una charla acerca de lo ocurrido.

Piloto: Teníamos ordenes... Las vallas... Estábamos protegidos. Las provisiones duraban... Y Luego... Mordieron a uno de nuestros hombres, pero no se como... Y... Se volvió loco... El pánico se apoderó de todo. Alguien abrió la puerta para escapar, y... A otros los mordieron e infectaron. Se volvieron locos... Mi equipo tomó suministros y vehículos que pudo, y abandonamos el puesto...
Presidente: ¿Cuantos escaparon?
Piloto: Eramos diez en mi grupo... Y llegamos a cien kilómetros de distancia del puesto antes del atasco en la carretera. Tomé el helicóptero para echar un vistazo... No quería hacerlo, pero... No había elección... Y ahora... ¿Mis amigos...?
Presidente: Lo siento...

El piloto deja caer lágrimas de dolor por perder a sus hombres. Pero el Presidente le dice algo bueno.

Presidente: Saldremos a buscar el resto.
Presidente: Los traeremos, y los pondremos a salvo. Aún están ahí fuera, esperándote... Expuestos...
Presidente: Dígame dónde están los demás, y le prometo, que si están vivos, los traeré por usted.

El Presidente sale de la enfermería y se dirige tranquilamente a un callejón. El Presidente llega a un departamento dentro del callejón y entra por la puerta. Dentro del departamento, se puede apreciar un laboratorio, en el cual están un hombre misterioso y George.

Presidente: ¿Terminaste tus deberes?
Hombre (Refiriéndose a George): Por desgracia... El animal ya se los está comiendo.
George: ¿Cómo me llamaste?
Presidente: ¡Eh! ¿Qué es esto? ¿Acaso es el instituto? ¿Quieres quitarle el dinero de su almuerzo, George?
George: Lo siento, Presidente.
Presidente: Ahora vete, tengo que hablar con Troy.

George se va del laboratorio.

Presidente: Muéstralo...

Troy quita una sábana de una mesa de trabajo y revela el cuerpo decapitado de una de las mascotas de Rachel.

Presidente: ¿Qué te parece?
Troy: ¡Es impresionante!
Troy: ¡Muy bien diez! Es muy ingeniosa... Sin los brazos no pueden atraparte, y sin mandíbula no pueden morderte. Y al quitarle la capacidad de comer, pierden el interés en hacerlo. Se vuelven, en cierto modo, dóciles.
Presidente: Inofensivos...
Troy: Yo diría... Dóciles...
Presidente: ¿Para qué se los quedaría?
Troy: Ah... De repelente.
Presidente: Camuflaje... Si vas con merodeadores... Creen que eres uno de ellos... No se fijan en ti. ¡Muy inteligente!
Presidente: Pero... Están muy delgados... Y si no comen, ¿por qué no mueren?
Troy: Lo hacen, pero con mayor lentitud.
Presidente: Es como si intentáramos darle lógica al caos.
Troy: No, pero...
Presidente: ¿Y de qué nos sirve?
Troy (Mientras prepara café): Si pudiera hablar con esas personas...
Presidente: George se encarga de eso.
Troy: No cuestiono sus decisiones, Presidente.
Presidente: Por supuesto que sí... Por eso te necesito. Y por tu café.
Troy: Oh... Entonces... (Entrega una taza de café al Presidente)
Troy: Con el debido respeto... Dejar que George Jackson hable con los huéspedes sin supervisión es un grave error.

En la prisión, Michael queda por unos breves segundos en Shock por la muerte de su esposa, mientras que los demás intentan hacer que reaccione.

Tyler: Mike... ¡Mike! ¿Me oyes?

Sin oír a su amigo, Michael toma un hacha del suelo e ingresa totalmente furioso al bloque infestado de la prisión en busca de venganza.

Zoey: ¡Michael!

Michael ingresa al bloque infestado de caminantes y con el hacha elimina a todo caminante que se cruce en su camino.

En un guarida en Stab City, un hombre y una joven adolescente Afroamericanos se encuentran prisioneros de los Lost MC.

Joven: Deion... ¿Qué haremos ahora?
Deion: Solo esperar... Veremos que se nos ocurre.
Joven: No tenemos mucho tiempo antes de que nos maten...
Deion: Tú cálmate, Denise. Todo saldrá bien, niña.

Mientras los dos prisioneros charlan, un Lost se acerca a ellos.

Lost: Muy bien, niña. Te sacaré de la celda y me harás gozar un rato si quieres algo esta noche.
Deion: Deja a la niña en paz, Deion.
Lost: Eh, niña. ¿Qué edad tienes?
Denise (Asustada): Vete a la...
Deion: Dije que no te metas con ella, Dwight.
Dwight: ¿Cómo te atreves a decir mi nombre, traidor?
Deion: Después de lo de Johnny...
Dwight: No lo menciones, negro.
Deion: Escucha, Dwight...
Dwight: ¿Qué te dije acerca de mi nombre?
Dwight: Muy bien, niña. Saldrás de la celda.

Dwight abre la celda y toma apresuradamente a Denise del brazo, pero antes de que pueda llevársela, Deion lo golpea con el puño en el rostro, noqueandolo.

Deion (A Dwight): Has dejado de ir ejercitarte, amigo...

Deion y Denise se dirigen sigilosamente a un vehículo de los Lost y se suben en él, poniéndose en marcha. Pero, antes de que puedan abandonar el refugio, un Lost reconoce a Deion y les advierte a todos en el refugio, iniciando un tiroteo contra el 4X4.

Denise: ¡Mierda, Deion! ¡Haz algo!
Deion: Ah... ¡Ajústate el cinturón, Denise!
Denise: Pero si no hay... (El vehículo acelera) ¡Mierda!

Deion acelera a tope y abandona el refugio, pero los Lost no se quedan atrás y se suben a sus motocicletas.

Lost 2: ¡Vamos por ellos!
Lost 3: ¡Dios perdona, los Lost no!
Lost 4: No es momento para eso, Dave.

Deion mira por el retrovisor a los Lost acercándose.

Deion: Denise, mira si hay una pistola en la guantera.

Denise revuelve la guantera, y afortunadamente encuentra una pistola, entregándola a Deion.

Deion (Apuntando hacia un neumático de una motocicleta): ¡Toma esto, maldito Hipster!

Deion logra atinarle al neumático de la motocicleta, haciendo que el Lost pierda el equilibrio y caiga al asfalto. Luego, una motocicleta se acerca al vehículo de Deion y le dispara al hombre, rozándole el hombro.

Deion (Sosteniéndose el hombre con una mano): Demonios...
Denise: ¡¿Estás bien?!
Deion: Sí, estoy bien, niña.
Denise: Dame el arma, he aprendido mucho este tiempo contigo.
Deión (Ofreciendo la pistola a Denise): De acuerdo...

Denise saca el brazo con el cual sostenía la pistola por la ventana y con mucha paciencia, dispara al conductor de la motocicleta, atinando en el pecho, matándolo instantáneamente.

Denise: ¿Qué hice...?
Deion: Denise, concéntrate...
Denise: Lo siento.

Antes de que Denise pueda ver si otra motocicleta se acercaba, varias balas de microametralladora impactan en ambos neumáticos traseros del vehículo de Deion, causando que este pierda el total control del vehículo y se estrelle contra un remolque en Sandy Shores y logrando que el vehículo se de vuelta.

Denise (Recobrando el conocimiento): ¿Deion? ¿Deion, estás bien?
Deion: Sí... Estoy bien... Aparta...

Deion patea varias veces el parabrisas del 4X4 hasta destrozarlo y sale del vehículo. Pero, cuando lo hace es atacado por un Lost que lo arroja el suelo y forcejea con el Afroamericano para apuñalarlo con su cuchillo.

Deion: No... No...

Repentinamente, una bala efectuada por Denise impacta en la cabeza del Lost y salva a Deion.

Deion: ¿Estás bien, D?
Denise (Perturbada): Sí...
Deion: ¿Qué sucede?
Denise (Perturbada): Nada, estoy bien, Deion. Y... De nada...
Deion: ¿Qué?
Denise: Te salvé el pellejo, Deion.
Denise: O era él o tú.
Deion: Sí, puede ser...

Los sobrevivientes llegan a un motel abandonado, en donde se esconden de los demás Lost que acababan de llegar al lugar del choque.

Dwight (A los demás Lost): ¡Dispérsense! Estarán por aquí.
Dwight: No debieron ir muy lejos...

Deion encuentra un rifle de cerrojo junto a un cadáver, y se prepara para el combate.

Deion: No saldremos de esta sin luchar. Hay demasiados como para rodear el motel.
Denise: Oye, Deion. Ya sabes de lo que soy capaz de hacer, puedo ayudar...
Deion: De hecho, iba a pedirte eso mismo. (Le da el rifle a la joven)
Deion: ¿Has disparado alguna vez uno de estos?
Denise: Sí... Contra ratas... Era un rifle de balines.
Deion: Bien, es la misma idea, solo que este rifle tiene más retroceso que el de balines.
Deion: De acuerdo, este rifle tiene 8 balas, el campesino habrá matado a uno y después se suicidó.
Deion: No las desperdicies... Úsalo solo si es necesario. Eres mis ojos aquí arriba.
Deion: Cuando dispares, tira del cerrojo para atrás, y se cargará otra bala. Apunta bien, ya que tienes una mira avanzada.

Deion camina hacia la puerta para abandonar la habitación destruida, pero antes, voltea para hablarle a la niña.

Deion: Y lo de antes... O era él o yo. (Se marcha)
Denise (Después de una risa forzada): De nada...

Deion se mueve sigilosamente hacia el Lost más cercano, que se encontraba cerca de la piscina del motel. Deion utiliza una palanca que encuentra en el suelo y con un golpe, elimina al Lost. Cerca de la ubicación de Deion, otro Lost se le acerca con una escopeta, pero el hombre Afroamericano elimina al motociclista con gran velocidad al apuñalarlo en nuca con la punta de la palanca.

Deion sigue avanzando sigilosamente hasta dar con un grupo grande de motociclistas, en donde también estaba Dwight. Deion se mueve con mucho cuidado entre los autos abandonados, pero, accidentalmente se tropieza y se golpea con un coche, causando ruido que atrae a los motociclistas.

Deion: Mierda.

Con la mira de los Lost, Deion da la señal a Denise desde abajo para que dispare.

Denise: Bien... Aquí va. (Efectúa un disparo)

La bala del rifle impacta en el pecho de un Lost, llamando la atención de los demás motociclistas que comienzan a disparar contra Denise. Deion, sin poder hacer nada, se oculta debajo del vehículo y se queda inmóvil en su lugar.

Deion: ¿Qué mierda hago...?

Denise se oculta detrás de una pared de la habitación sin saber que hacer. Pero, luego, junta valor para apuntar rápidamente y asesinar a otro Lost, logrando su objetivo.

Con 2 Lost restantes y distraídos viendo a otro de sus hombres caer, Denise aprovecha la situación y baja las escaleras para llegar con Deion. Aunque su paso es cortado por los Lost que vuelven a disparar, escondiéndose en la piscina.

Denise: ¡Mierda!

Mientras los Lost disparan contra Denise, Deion toma rápidamente la ametralladora del motociclista caído anteriormente y con ella, elimina rápidamente a otro Lost.

Dwight (Mirando el cadáver del motociclista): ¿Qué?

Dwight ve a Deion, pero antes de que pueda hacer algo, una bala de la ametralladora le impacta entre ceja y ceja, cayendo muerto al suelo.

Mientras Deion veía el cadáver de Dwight, un Lost se reanima como caminante y ataca a un distraído Deion.

Deion: ¡Mierda!

Deion forcejea con el muerto viviente, pero este arroja al hombre Afroamericano al suelo e intenta morderlo, pero antes de lograr su cometido, Denise le dispara en la cabeza matándolo.

Denise (Sonriendo): Te he salvado otra vez, D.
Deion: Lo sé.
Deion: Y te lo agradezco...
Deion: Ahora sigamos.

Denise y Deion siguen su camino por el desierto. El dúo llega hasta una motocicleta, subiéndose en ella y partiendo hacia un rumbo desconocido.

Ya en la Ruta 68, la motocicleta se queda sin gasolina, obligando a Deion y Denise seguir a pie.

Deion: Diablos... Creo que... Tendremos que buscar otro vehículo.
Denise: Claro...
Voz desconocida: ¡Eh! ¡Ustedes!

Una voz de hombre es escuchada por Deion y Denise.

Deion: ¿Qué...?
Voz desconocida: Necesitamos su ayuda.
Denise: ¿Quién es? ¿Dónde está?
Voz desconocido: Sigan mi voz.

La voz guía al dúo hasta un garaje en donde se escondía. Cuando llegan a la ubicación del hombre, descubren que no se encuentra solo, sino que está acompañado por una mujer en buena condición física y dos niños de entre 12 y 13 años aproximadamente.

Hombre: ¿Qué tal?
Deion: Bien, eh...
Hombre: Lo siento, donde están mis modales. Soy Brock. (Señala a la mujer) Ella es mi hermana Alexa.
Brock (Señalando a los niños): Y esos son mis hijos, Josh y Jonas.
Josh y Jonas: Hola...
Denise: Hola.

De nuevo en el presente, Michael llega hasta una sala de calderas. Allí, encuentra un caminante desplomado en el suelo, sin posibilidad de levantarse. Este caminante estaba hinchado como si hubiera comido en exceso. Michael se arrodilla sobre él y coloca su pistola en la cabeza del caminante, y segundos después dispara. Posteriormente, con su hacha se dispone a apuñalarlo repetidas veces en el torso, descargando toda su frustración por no poder proteger a sus amigos.'

Michael': Lo siento...

Luego de la violenta escena, una mujer asoma la cabeza mirando fijamente a Michael, quien se soprende de ver a esta persona.

Capitulo 6: Por propia voluntad

Deion y Denise pasan la noche en el garaje con Brock y su familia. Mientras Brock hacía vigilancia, Deion se acerca a él para charlar.

Brock: ¿No puedes dormir?
Deion: No... Después de todo lo de hoy... Dormir es lo que no puedo hacer.
Brock: ¿Cuantos muertos eran?
Deion: No se trata de muertos... Eran vivos...
Deion: Nos atacaron y luego nos secuestraron. Pero, logramos escapar. Y justo esta tarde los eliminamos a todos.
Brock: Nosotros también hemos lidiado con un grupo de malas personas... Eran los Aztecas. Debes de conocerlos.
Deion: Sí, los conozco.
Brock: Hay veces en las que no tenemos otras opciones, Deion. Matar vivos o muertos... Es prácticamente lo mismo. Son todos hostiles.
Brock: Bueno... No todos. Pero, la mayoría.
Brock: ¿Has oído hablar de la Zona Zegura?
Deion: No.
Brock: Pues, están en el aeropuerto de la ciudad de Los Santos. Un grupo con el que nos encontramos hace varios días atrás nos dijo que son peligrosos. La ciudad ya les pertenece.
Deion: ¿Y qué pasó con ese grupo?
Brock: Nos dejaron. Después de que invadan nuestro campamento, nos dijeron que tenían familia en Las Venturas, y se fueron.
Deion: Entiendo...
Brock: Te diré algo. Ayer por la mañana vi una prisión en la que nos podríamos refugiar.
Brock: Solo que... Está en medio de muchos caminantes.
Deion: ¿La prisión de Senora?
Brock: Sí.
Deion: Bien... Yo iré allí al mediodía.
Brock: Estás loco si crees que irás solo.
Deion: No tenemos otras opciones, tú lo dijiste. Iré yo solo, y si comprobaré si es seguro. Luego, volveré a buscarlos.
Brock: ¿Estás seguro?
Deion: Sí.


En el presente, el Presidente llega con su vehículo a un refugio en el desierto, en donde varios soldados, compañeros del soldado accidentado, lo reciben fríamente apuntándole con sus carabinas.

Presidente: ¡Eh!
Soldado: ¡Baje del coche!

El Presidente se baja del coche, portando una bandera blanca en señal de paz.

Soldado: ¡Identifíquese!
Presidente: ¡Tranquilos, tranquilos! ¡Encontramos a su hombre, Harris! ¡El capitán Harris!
Presidente: Su helicóptero cayó.
Soldado: ¿Dónde está?
Presidente: Tenemos un asentamiento... Y está malherido, pero está vivo.
Presidente: Los demás no sobrevivieron, lo siento.
Presidente: Harris me dijo donde los encontraría. Quiere que vengan conmigo.
Soldado: ¡Han encontrado a Harris, está con él!
Presidente: Exacto, y ahora los llevaré con él. (Desenvaina su pistola)

El presidente dispara al corazón del Soldado, inmediatamente, varios disparos se escuchan. George y varios otros hombres del presidente salen de su escondite y disparan contra los soldados, matándolos poco a poco. Luego de matarlos a todos, el Presidente ve que uno de ellos no estaba muerto, por lo que toma la carabina del soldado y aplasta su cabeza con la culata.

Presidente (A sus hombres): Veamos lo que nos dejó el tío Sam...

El Presidente y sus hombres se disponen a inspeccionar la caravana.

En la prisión, Michael se encuentra en shock, mientras miraba fijamente a la mujer que tenía enfrente.

Michael (A la mujer): Tú...
Michael: Que demonios...

Se enfoca un primer plano de la mujer, y revela ser Amanda, quien aún se encontraba con vida. Michael se lanza a su esposa y la abraza con fuerza.

En Paleto Bay, el Presidente regresa al pueblo, trayendo consigo los vehículos militares. Los residentes ven a su líder volver y todos se acercan a él, entre ellos Tracey, Jimmy y Rachel. El Presidente posa frente a todos los residentes y da un discurso ante la atenta mirada de todos.

Presidente: Bueno... Ayer trajimos a cuatros personas nuevas. Uno era un piloto de helicóptero del ejercito.
Presidente: A pesar de luchar por su vida, no logró sobrevivir. Pero, antes de eso, nos contó acerca de sus compañeros. que se encontraban en el aerodrómo de Grand Señora... Sus hombres.
Presidente: Le prometí que los traería con vida... Pero no tenían nuestros muros, ni vallas... Ellos llegaron antes que nosotros. Esos hombres tenían camiones con armas, comida y otras cosas que necesitamos.
Presidente: No los conocíamos... Pero honraremos su sacrificio... No creyendo que lo que tenemos aquí, nos mantendrá seguros.
Presidente: No pasará mucho hasta que anochezca, así que vayan a casa. Sean agradecidos por lo que tengan... Cuídense el uno con el otro.

Las personas comienzan a alejarse del Presidente y se meten a sus casas. Al rato, Rachel y Jimmy llegan con Tracey y le dan su bolso con ropa.

Tracey: ¿Qué es esto?
Rachel: Nos vamos.
Tracey: ¿Qué? Falta poco para que caiga la noche, podríamos quedarnos un día más.
Jimmy: No podemos hacerlo.
Tracey: Rachel... Tu instinto te dice que algo anda mal con el Presidente, y con este lugar, ¿no?
Rachel: Mi instinto nos ha mantenido vivos.
Tracey: Sí, puede ser.
Tracey: Oye, ¿por qué no confías en él?
Rachel: Deberías confiar más en mi. Este lugar... No es lo que dicen que es.
Tracey: ¿Qué dices? Oye, aquí tenemos una oportunidad. Hay gente...
Rachel: Eso es lo que te enseñan, pero no te lo dicen todo.
Tracey: Oye, creo que deberías...
Rachel: Debes confiar en mi, este lugar... No es lo que dicen, son amistosos contigo, pero no puedes irte sin su permiso.
Tracey: Pero él nos dijo...
Rachel: Tú debes...
Tracey: ¿Confiar en ti? ¿Y qué haremos? ¿Correr de los caminantes noche y día, acampando en almacenes y comiendo arena? Eso no es vida, Rachel. Ni nada que se le parezca. Tú...
Jimmy (Indiferente): ¿Vienes con nosotros?
Tracey: Bah... Jim...
Rachel: Vienes, ¿sí o no?
Tracey: ...
Rachel: Bien... Porque solo serías un lastre.

Rachel y Jimmy se alejan de Tracey.

Tracey: ¡Rach! ¡Jim!
Jimmy: Adiós, Trace.

Rachel y Jimmyse dirigen a la puerta principal del pueblo. Allí, se encuentran con George y otro guardia, quienes intentan detenerlos.

George: Oh, esperen, chicos. ¿Ya se van? ¿Dejarás al viejo George nuevamente, Jimmy?
Rachel: ¡Queremos irnos!
George: ¿De verdad quieren eso? Pues... Déjame hablarlo con el Presidente.
Jimmy: El Presidente dijo que podíamos irnos cuando queramos.
George: Jimbo... No te metas. No es asunto tuyo.
Rachel: ¿Y qué...?

En ese momento, llega el Presidente pidiendo explicaciones de lo que está ocurriendo.

Presidente: ¡George! ¿Qué está pasando aquí?
George: Estas personas quieren irse.
Presidente: Pues... Temo que no puedo dejarlos ir ahora. No es bueno salir antes del anochecer.
Jimmy: Pero tú dijiste...
Presidente: ¡Sé lo que dije! Pero no dije que cuando ustedes quisieran. ¡Ahora vayan a su casa!
Rachel: ¡Déjenos salir!
Presidente: No va a ser posible.

Rachel saca su katana y coloca la punta sobre el cuello del Presidente. Tracey se acerca para ver la escena, sorprendiéndose de lo que estaba haciendo su amiga.

Tracey: ¡Rachel, ¿qué haces?!
Rachel: Detrás de mi, Trace. Nos iremos ahora.
George: Oh...
Rachel (Al presidente): ¡Abra la maldita puerta!

El Presidente sonríe, pero al cabo de unos segundos, vuelve a fruncir el seño y ordena un ataque contra los visitantes.

Presidente (A George): Bien... Llévenselos...

George toma a Rachel por la espalda, mientras que el otro guardia golpea a Jim con su arma, arrojándolo al suelo, y le apunta a Tracey para que no se mueva. Rachel golpea con su codo el estómago de George y se libera del hombre. Rápidamente, la mujer samurai se escabulle entre las vallas caídas de la puerta y se marcha corriendo al bosque.

George: ¿Voy por ella?
Presidente: ¡No!
Presidente: Volverá tarde o temprano por sus amigos.
Presidente (Mirando a Tracey): Oh... Y yo que pensaba que podríamos ser amigos... (A los guardias) Llévenlos a la cámara de torturas.
Tracey: No espere...

George y el guardia llevan a los hermanos De Santa a la cámara de torturas, dejando solo a un desquiciado Presidente frente a la puerta principal.

Presidente: Te estaré esperando...

En la prisión, el grupo se encontraba almorzando en cuanto llegan Michael y Amanda juntos. El grupo se alegra al ver a Amanda viva.

Franklin: ¡Amanda!
Ron: ¡Está viva!
Louise: Gracias a dios estás bien.
Amanda: Hola, chicos.
Tyler: ¿Cómo... Cómo has sobrevivido? Creímos que habías muerto.
Amanda: Después de que me acorralaran... Me metí en una sala de calderas, y me quedé allí hasta que Michael llegó.
Amanda: Eso es todo.
Tyler: Y... ¿Has visto a Karen?
Amanda: No... Que... ¿Ella murió?
Charlie: Creemos que sí, y también ha muerto Lamar.
Amanda: Oh... Diantres. Yo... Lo siento mucho.

Tyler se aleja del grupo y se dirige al pabellón en busca de más comida. Allí, encuentra a Dutch y Sam hablando en voz baja acerca de expulsar al grupo.

Dutch: Mira, hombre. Esos tipos son peligrosos. No podemos confiar en ellos.
Sam: No creo que sea buena idea, D.
Dutch: Tenemos que aceptarlo, Sam. No quiero que ese loco me mate solo porque se murió su esposa. No quiero morir así.
Sam: ¿Y qué harás? ¿Matarlos uno por uno? Sabes que son muchos para ti.
Dutch: ¿Para mi? ¿Tú no vas a apoyarme?
Sam: Eres mi amigo y todo, pero... No puedo apoyarte en esto.
Dutch: Vete al cuerno, Sam.

Tyler regresa con sus amigos. En cuanto los ve, decide contarles el plan de Dutch.

Tyler: Oigan... Creo que deberían saber... Que Dutch planea matarnos a todos.
Michael: ¿Qué?
Franklin: ¿Y cómo lo hará?
Tyler: No lo sé, pero si Benjamin fue capaz de hacer lo que hizo... Dutch podría hacer algo similar.
Michael: Creí que podríamos confiar en él...
Beth: ¿Y qué haremos?
Michael: Creo que... Hablaré con él...
Amanda: Iremos contigo.
Michael: No, quédense aquí.
Tyler (Tomando su cuchillo, su arco y una flecha): Tú has lo que tengas que hacer. Yo me he decidido.
Zoey: ¿Qué harás?
Tyler: No puedo quedarme de brazos cruzados si ni siquiera sé si Karen está muerta. Tendré que comprobarlo.
Franklin: ¿Quieres que vaya contigo?
Tyler: No. Quédate, yo iré solito.
Michael: Cuídate, Tyler.
Tyler: Lo sé... Tú también.

Tyler sale de la habitación y se dirige a los pasillos. Michael y los demás llegan al pabellón, donde se encontraban Sam y Dutch.

Michael (A los reos): Creí que habíamos hecho las pases.
Sam: ¿De qué está hablando?
Michael: Creo que sabes perfectamente de que hablamos.
Dutch: ¿En serio, amigo? ¿Qué?

Michael saca su pistola y le apunta a Dutch.

Michael: ¿Quieres echarnos de aquí? ¿Después de haberlos rescatado?
Dutch: Oye, hombre. Yo no...

En un repentino movimiento, Dutch golpea a Michael en el rostro y le quita su arma, pero la presión hace que la suelte y se le caiga al suelo.

Dutch: Mierda...

Dutch intenta recoger el arma, pero Michael rápidamente lo golpea con un rodillazo en el rostro. Michael toma a Dutch del cuello y lo arroja al suelo, allí, Michael comienza a golpear a Dutch hasta que sus nudillos comienzan a sangrar. Dutch aprovecha el descanso del líder y lo golpea, acostádolo en el suelo. El reo toma a Michael del cuello y comienza a estrangularlo. Cuando Michael estaba a punto de ceder, Sam patea a Dutch, liberando a Michael, quien rápidamente se coloca sobre Dutch y lo estrangula hasta asfixiarlo por completo.

Sam: Has hecho lo que debías hacer, Michael...
Michael: Creí que estabas aliado con él.
Sam: Dutch era bueno... Pero paranoico...
Michael: Iba a matarnos a todos.
Sam: Yo no quería que lo hiciera. Creí que... Podríamos formar parte de su grupo.
Michael: Cuando salvó mi vida, creí lo mismo, Sam.
Michael: Creo que será mejor acabar con Dutch antes de que vuelva.
Sam: Sí...

Michael saca un cuchillo y, rápidamente, apuñala el cráneo de Dutch.

Sam: ¿Podemos enterrarlo? Él era mi amigo.
Michael: Bien. Le diré a Franklin que te ayude.
Sam: Gracias.

Sam saca el cadáver de Dutch al exterior, mientras que Michael les da la orden al resto del grupo para que ingrese al pabellón.

Ellie: ¿Qué ha pasado?
Michael: Un accidente... Solo... Un accidente.

Sam regresa, totalmente agitado, al pabellón donde Michael y los demás se encontraban.

Sam: ¡Michael!
Michael: ¿Qué sucede?
Sam: Tienes que venir afuera conmigo.
Michael (Quitándole el seguro a su arma): Está bien.

Michael sigue a Sam hasta el exterior. Allí, Michael ve a una mujer morena mirádolo fijamente detrás de la valla.

En los corredores, Tyler continúa buscando a Karen. El policía logra llegar hasta un pasillo, en donde una puerta intenta ser abierta, pero que es estorbada por el cuerpo sin vida de un caminante. Tyler toma su cuchillo, quita al caminante y abre la puerta bruscamente.

Tyler: ¿Qué demo...?

Tyler se sorprende al ver que detrás de la puerta, estaba una debilitada Karen recostada en la sala. Tyler se asegura de que Karen no tenga mordidas y al no ver nada, decide cargarla en sus brazos y llevarla de regreso al pabellón.

Capitulo 7: Declarado

En una oscura sala, George se acerca a Franklin, quien se encontraba amarrado a una silla. El manco hombre se coloca frente a Franklin y lo mira a los ojos, a continuación, le habla.

George: Ni siquiera sabes porque estás aquí, ¿no?
George: Nosotros no íbamos a hacerles daño. El Presidente no quería que salgan antes del anochecer. Pero Rachel lo arruinó todo...
George: Todos ustedes... Fueron unos idiotas por dejarla actuar así. Igual que lo fueron en aquel campamento en Mount Chiliad... Lo que hicieron... Dejarme abandonado, estuvo mal.
Franklin: Luego te estuvimos buscando...
George: ¡Que considerado...!
Franklin: Lo hicimos... Te hemos buscado. Michael, Tyler, Trevor...
George: ¡Oh, que interesante! Dime en donde están los demás... Les encantará venir aquí. Podremos ser amigos, otra vez.
Franklin: Trevor, Lamar y Lester han muerto...
George: Pues espero que haya sufrido.

George comienza a golpear a Franklin. En la habitación de alado, Tracey escucha los golpes que el manco le propinaba a Franklin. En cuanto ingresa el Presidente.

Presidente (Cerrando la puerta): Hola.

El Presidente se acerca a la silla, en donde Tracey estaba atada, y con un cutter, corta las cuerdas, liberándola.

Presidente: Como verás, ya los tenemos. Tenemos a tus amigos, que de alguna manera, vinieron por ustedes.
Presidente: Seguro que se cruzaron con Rachel.
Tracey: ¿Mis amigos están bien?
Presidente: Seguro que a Franklin y a tu hermano les están dando de lo lindo.
Presidente: Y ese Michael...
Tracey: ¿Tienen a mi padre?
Presidente: ¿Con qué es tu padre? Entonces dejaré que lo veas... Y que después, tengas que presenciar, como le abro el vientre con este cutter.
Presidente: Eso te ganaste por traicionar mi confianza.
Presidente (Relajándose): Nadie quiere decirnos donde está su campamento... Así que voy a probar algo...
Tracey: ¿Qué cosa?
Presidente: Levántate...

Tracey se pone de pie y enseguida descubre lo que el líder estaba tramado.

Presidente: Quítate la camisa.

Tracey obedece al Presidente y se quita la camiseta, dejándola únicamente en brasier.

Presidente: Sigue, adelante.

La muchacha se ve obligada a quitarse el brasier, y posteriormente los pantalones.

Presidente (Poniéndose de pie): Bien...

El Presidente se acerca lentamente a una aterrada Tracey, y cuando llega a ella, la toma del cuello y apoya su cuerpo contra una mesa, poniéndola en posición para violar a la joven.

Tracey: Hazme lo que quieras... Y vete al diablo.
Presidente (Sonriendo): De acuerdo, tú mandas...

La cámara se oscurece.

5 horas antes, en la prisión, la mujer morena conocida como Rachel se presenta frente a Michael detrás de la valla. Michael la mira fijamente, mientras que los caminantes se acercaban a Rachel a sus espaldas. La mujer, rápidamente se da cuenta de lo que ocurría detrás de ella, y con su katana, elimina uno por uno mientras retrocedía lentamente, hasta tropezarse con sus propios pies y, al caerse, se golpea la cabeza con una roca, quedando inconsciente.

Michael (A Sam): ¡Vamos!

Michael y Sam corren hacia el portón principal, Sam lo abre mientras que Michael sale al exterior y rescata a la mujer. Tras ingresar a la prisión, y dejar a la inconsciente mujer dentro del pabellón, Michael la deja a cuidado de Charlie y Beth. Al cabo de unos minutos, Tyler llama la atención del grupo.

Tyler: Oigan... Vengan conmigo.

El grupo sigue a Tyler hasta una celda. Allí, encuentran a una recuperada Karen, quien se emociona de ver a sus amigos.

Michael: ¡Oh, gracias a dios!

Michael abraza a Karen con fuerza. Luego de unos segundos, Michael la suelta y deja que vea al resto del grupo (Excepto Charlie y Beth). Tras un emotivo momento, Karen pregunta por el resto del grupo.

Karen: ¿Y Charlie y Beth?
Michael: Están atendiendo a una mujer.
Karen: ¿Y Dutch?
Michael: Esto...
Sam: Ha muerto. No pudimos salvarlo.
Karen: Ah... Lo siento.

Los minutos pasan y Charlie llama la atención de Michael.

Charlie: ¡Mike, ya ha despertado!
Michael: Está bien.

Michael sigue a Charlie hasta otra celda, en donde se encuentra con la mujer.

Michael: Aquí podremos cuidarte. O podemos darte comida y agua, y así te dejaremos marchar. Pero debes decirnos como nos has encontrado.
Michael (Fijándose en la pulsera que lleva Rachel): Y por qué tienes la pulsera de mi hija.
Rachel: ¿Tracey es tu hija?
Michael: Exacto.
Rachel: Estaba con Jimmy y Tracey... Pero los perdí.
Michael: ¿A qué te refieres? ¿Qué les pasó?
Amanda (Acercándose a Michael): ¿Los atacaron?
Rachel: Los raptaron...
Michael: ¿Los raptaron? ¿Quienes?
Rachel: El intentó raptarme también...
Michael: Oye, son mis hijos. ¡Dinos lo que pasó, ahora!

Michael toma fuertemente el brazo derecho de Rachel, pero la mujer se los aparta rápidamente.

Rachel: ¡No me pongas las manos encima!
Franklin (Apuntando a Rachel con una AK): Ya puedes hablar, o tendrás un problema mayor que ese golpe.
Rachel: Búsquenlos solitos...

Michael tranquiliza a Franklin y le ordena bajar el arma, mientras continúa hablando con la visitante.

Michael: Has venido aquí por algo.
Rachel: Hay un pueblo... Paleto Bay. Con muchos habitantes, tus hijos están allí.
Michael: ¿Todo un pueblo?
Rachel: Allí manda un tipo que se hace llamar "El Presidente"... Un tipo muy guapo... Parecía todo un encanto.
Franklin: ¿Tiene guardias?
Rachel: Son aspirantes a militares.
Michael: ¿Tú sabes entrar?
Rachel: Es seguro contra los infectados, pero... Podríamos colarnos.
Michael: ¿Cómo sabías llegar hasta aquí?
Rachel: No lo sabía... Solo vagaba... Hasta llegar aquí.
Michael: Bien... ¿Te apetece salir en una hora?
Rachel: De hecho, quería volver por ellos. Pero necesitaba un equipo, y ahora me encuentro con su padre.
Michael: Está bien, come algo, saldremos en una hora.

En el presente, George habla con un totalmente agotado Franklin, quien se encuentra gravemente lastimado a causa de los golpes del manco George.

George: Tengo que admitirlo... Si que eres duro.
George: No me sorprende que hayas durado tanto. Yo me imaginaba de como abandona a su gente el asalta bancos creí... Que te había dejado por ahí tirado. Pero no lo ha hecho, ¿no es así?
George: Dime... ¿Dónde se habían metido?
Franklin: Solo es cuestión de tiempo para que Mike acabe con el Presidente, y me saque de aquí.
George: Haré un pastel mientras tanto... ¿Les gustará? Michael ya es hombre muerto.
Franklin: No lo creas... Michael es el cabrón más duro que hay. Y cuando acabe con el Presidente...
George: No hará nada, no si quiere que vivan. ¿Crees que estoy aquí solito?
Franklin: No podrán con todos, somos demasiados.
George: Jeje... No tienen pelotas en todo su miserable grupo.
'Franklin: ¡Hemos estado viajando! No escondidos en un pueblo amurallado.
George: ¿Ah sí? ¿De verdad?

En otro cuarto oscuro, Michael se encuentra atado en una silla. El asalta bancos intenta liberarse, pero no tiene éxito. En unos instantes, llega el Presidente.

Presidente: ¿Por qué no puedes colaborar?
Presidente: Solo quiero saber donde está tu grupo.
Michael: ¿Y crees que atándome en una silla y torturándome te lo contaré?
Presidente: No es necesario llegar a eso, Michael.
Presidente: Solo puedes decírmelo y listo.
Presidente: Acabaría todo este circo... Y tú, podrás reencontrarte con tus hijos.
Michael: Prefiero morir antes que exponer la vida de mi grupo.
Michael: Va a ser mejor que no me des chances... Porque puedo ser capaz de matarte.

La cámara se oscurece. Otro Flashback comienza, y Michael, Rachel, Franklin y Tyler se acercan a Paleto Bay en el vehículo de Michael. Pero antes, dejan a Rachel cerca de los bosques.

Rachel: ¿Van a dejarme aquí?
Michael: Si hay dificultades allí dentro... Esperemos que tengas un plan para sacarnos de aquí.
Rachel: ¿Por qué tienes tanta fe en mi?
Michael: Por que... Creo que eres buena persona.
Michael: Espero que no nos defraudes.

Michael avanza y estaciona el coche frente a la puerta principal del pueblo. Desde arriba de la muralla, dos guardias hablan con el grupo.

Guardia 1: ¡Eh, hombre! ¡Bajen del auto!
Michael: Está bien, está bien...

El grupo obedece y todos se bajan del vehículo. A continuación, el guardia continúa haciéndoles preguntas.

Guardia 1: ¿Qué quieren aquí? ¿Quienes son ustedes?
Michael: Yo soy Michael, y estos son mis compañeros, Tyler y Franklin.
Tyler: Amigo, ¿tú que crees que queremos aquí?
Tyler: ¿Esto es un asilo?
Guardia 2: Sí, pero está lleno, váyanse ahora.
Michael: Oh, hermano, por favor, ayúdanos.
Presidente (Interrumpiendo): ¡Tim, Hernandez! ¡Déjenlos pasar!
Hernandez: ¡Está bien!
Hernandez (Al grupo): Pasarán, pero dejen todas sus armas en la puerta.
Michael: No hemos traído armas...
Michael: Pueden comprobarlo si quieren.

La puerta se abre y el grupo de la prisión ingresa al pueblo. Allí, son recibidos por el Presidente.

Presidente: Bienvenidos a Paleto Bay, sobrevivientes. Parece que la han estado pasando mal.
Michael: Fue horrible...
Michael: Hemos visto morir a muchas personas.
Presidente: Sí, sabemos como se siente...
Presidente: Pero ahora, antes de continuar, me gustaría que levantes los brazos y separen las piernas.

El Presidente ordena a sus hombres que revisen al grupo de viajeros, y tras comprobar que no tenían armas, el Presidente toma una decisión.

Presidente: Bien... Ahora...
Presidente (Apuntado al grupo con su pistola): Quiero que caminen hacia donde yo les indico. ¿Quedó claro?
Franklin: Un momento, amigo... ¿Qué estás haciendo?
Presidente: Caminen... (Ve que nadie se mueve) ¡YA!

El trío de hombres no tiene otra opción que caminar hacia donde les indica el Presidente. Tras unos segundos caminando, el grupo llega a una habitación oscura. Allí, Michael es golpeado en la cabeza por uno de los hombres del Presidente y queda inconsciente.

Franklin: ¡Mike!

La cámara se oscurece.

En la sala de Franklin, George llega sujetando a un caminante con una soga.

George: ¡Muy bien! ¡Quiero que imagines, lo que sentí cuando me abandonaron! ¡Sin una mano, desangrándome, con los infectados atacándome a cada paso que daba! ¡Por última vez, ¿dónde está tu grupo?!
Franklin: ...
George: Bien... Si así lo quieres... Serás un bocadillo para esta cosa.

George suelta la soga y se va a de la habitación. El caminante se lanza contra Franklin, que se encontraba atado a una silla y sin posibilidad alguna de sobrevivir. Pero Franklin consigue mantener al caminante a raya hasta que destroza la silla de madera. De inmediato, Franklin arroja al caminante al suelo y comienza a pisarlo con todas sus fuerzas, hundiéndole el cráneo.

En otra sala oscura, Tyler y Jimmy se encontraban encadenados en la pared, y comienzan a hablar.

Tyler: Me alegra que estés bien.
Jimmy: Yo igual, amigo...
Jimmy: Aún tengo las esperanzas de que mi padre escape de él...
Tyler: Yo también, Jimmy. Pero es cuestión de tiempo, tenemos a alguien afuera.
Jimmy: ¿De verdad? ¿A quién?
Tyler: Iba con ustedes, yo no sé su nombre.
Jimmy (Sonriendo): Sí, sabía que Rachel no nos abandonaría.
Tyler: Habrá que esperar...

En el departamento del Presidente, este charla con Hernandez y George acerca de un "Plan".

Presidente: Ellos no quieren decirme nada.
George: El negro tampoco...
Hernandez: ¿No hay nada más? ¿Lo dejaremos así?
Presidente: ¿Qué quieres decir?
Hernandez: Quiero decir que... Tengo un plan que a lo mejor nos puede servir.
Presidente: ¿Y en qué consiste?
Hernandez: Verá usted, yo puedo engañar a todos ellos y fingir que esto de su lado. Puedo ayudarlos a escapar, y seguirlos para encontrar su campamento.
George: Es un buen plan... Espero que funcione.

Al cabo de unos minutos, George y Hernandez llegan a la habitación en donde Michael se encontraba.

Michael: No les diré nada...
Hernandez (Desata a Michael): Tranquilo, amigo. No queremos hacerte daño.
Michael: ¿Ah, sí? ¿Por qué?
George: El Presidente... Él sí es malo... Nosotros solo obedecemos órdenes.
Michael: ¿George? Quiero ir con mis hijos.
Hernandez: Relájate, compañero, te llevaremos con ellos.

Michael se pone de pie y junto con Hernandez y George se dirigen a la habitación en donde estaba Franklin. En esa habitación, Franklin se encuentra con Tracey. Pero un silencio incómodo invadía la sala, aunque rápidamente llegan George y los demás.

Franklin: ¡Tú...!
Hernandez: Oye, tranquilízate. Venimos a rescatarlos.
Franklin: ¿Por qué? (Señala a George) Este imbécil me estuvo torturando, ¿por qué supondría que no me están mintiendo?
George: Porque el Presidente me ordenó que lo hiciera.
Michael (Entra a la habitación): Hazle caso, Frank.
Tracey: ¡Papá!

En el departamento del Presidente, este se encuentra bebiendo licor, en cuanto ve una sobra que se movía por su habitación.

Presidente: ¿Qué es...?
Presidente (Desenvaina su pistola): ¿Quién anda ahí?

De la nada, Rachel aparece y con su katana corta el brazo derecho del Presidente. El Presidente se cae al suelo y grita del dolor.

Rachel: Deja de llorar como una niña...

El Presidente se pone de pie rápidamente y patea el estómago de Rachel. Rápidamente, el Presidente empuja a la mujer contra la mesa, destruyéndola en el proceso. El líder comienza a estrangular a la mujer en el suelo, pero esta alcanza un pedazo de madera perteneciente a la mesa, y lo clava en el ojo izquierdo del Presidente.

Presidente: ¡Aaagh!

Los gritos del Presidente son cada vez más fuertes, pero después de unos momentos, los gritos calman y el Presidente queda "aparentemente" muerto. Rachel toma su katana y procede a abandonar el lugar, y mientras ella se marcha, se enfoca el cuerpo del Presidente.

Hernandez abre la puerta de una habitación, en donde Tyler y Jimmy se encontraban encadenados.

Tyler: ¡Hijo de puta!
George: Hermano...
Tyler: ¿G? ¿Tú también estás con ellos?
George: Yo no sabía que tú estabas aquí...
Hernandez: No hay tiempo para eso...

Hernandez desencadena a Tyler y Jimmy. En cuanto estos son desencadenados. Michael se apresura para abrazar a Jimmy.'

Michael (Abrazando a Jimmy): ¡Oh, hijo! Creí que habías muerto.
Jimmy (Abrazando a Michael): Yo igual, papá...

El grupo procede a abandonar el pueblo. En medio de la huida, el grupo se encuentra con Rachel.

Michael: ¿Por qué has tardado tanto?
Rachel: Lo siento...
Rachel: Tuve que tener mucho cuidado. (Nota a Hernandez y George) ¿Qué hacen esos aquí?
Tyler: Nos están ayudando a escapar.

El grupo, junto con Rachel, procede a abandonar el pueblo. Todos se marchan por la puerta trasera, en donde nadie estaba vigilando. Tras salir del pueblo, Michael revela la ubicación del refugio.

Michael: Bien... Nosotros estamos en la prisión de Grand Senora. ¿Vendrán con nosotros?
Hernandez: Pues... Claro.
Michael: Bien. Vamos
Michael (Señalando un todoterreno aparcado): ¿Ese vehículo funciona?
Hernandez: Sí. Subamos.

El grupo se sube al vehículo aparcado y se ponen en marcha al a prisión. Al llegar allí, Tyler y Tracey llevan a Franklin dentro de los pabellones para ser atendido. Michael decide hacer un tour a los nuevos miembros de la prisión, hasta notar que Hernandez se estaba marchando en su vehículo.

Michael: ¿Qué demonios?
Jimmy: ¡Se han ido!
George: Yo aún estoy aquí.
Michael: ¿Volvió a Paleto Bay?
George: Sí...
Michael (Apunta con su pistola a George): ¿Todo esto fue una trampa?
George: Él creó un plan, para descubrir su campamento... Pero... Cuando vi a mi hermano me arrepentí de formar parte de ese grupo.
Michael: ¡Ahora estamos muertos! ¡¿Por qué no nos lo dijiste antes?!
George: Lo siento, amigo...
Rachel: No creo que haya mucho de que preocuparse... He matado al Presidente.
Michael: ¿Qué?
Rachel: Por eso me he tardado tanto... Lo seguí hasta su departamento, allí acabé con él.
George: ¿Qué le has hecho?
Rachel: Le rebané el brazo y le dejé tuerto. Creo que con eso bastará como para que muera.
George: Genial...

La cámara enfoca el cielo y poco a poco, comienza a oscurecerse.

Capitulo 8: La mejor defensa

En una templada mañana, Denise, Brock, Alexa y los niños se dirigen a la prisión. Al acercarse cada vez más al refugio, descubren a varios caminantes acercándose de ellos.

Alexa: Mierda...
Denise: ¿Qué haremos?
Brock: Ahora entiendo porque Deion no regresó.

Denise y Brock comienzan a luchar contra los caminantes mientras continuaban avanzando con los demás. Mientras siguen avanzando, el pequeño grupo logra ver a Deion luchando con varios caminantes para poder abrirse paso.

Brock: ¡Deion!

Deion logra ver a su grupo, pero el momento de lucha se transforma en tragedia cuando una de las criaturas alcanza a Alexa y la muerde en el hombro.

'Josh: ¡No!
Jonas: ¡Tía Alex!
Brock: ¡No, mierda!

Brock asesina al caminante con varios golpes con su bate, posteriormente, carga a Alexa en sus brazos y corren hacia Deion.

Brock (A Deion): ¿Qué demonios haremos?
Deion: Entraremos a la prisión.
Brock: ¿Cómo?
Deion: Hay una reja caída por aquí. Tú sígueme.
Denise: Deion... Que bueno verte.
Deion: Lo mismo digo.

El grupo sigue a Deion y dan con la reja anteriormente mencionada por Deion.

Deion: Bien, podremos entrar todos.
Denise (Señala a Alexa): Ella no...
Alexa: Sí, déjenme, solo sería un lastre.
Brock: De ninguna manera.
Denise: Lo siento mucho, pero...
Deion: No vamos a dejarla, hay que subir. Vamos.
Denise: Ah... Demonios.

El grupo de Deion ingresa por la reja caída a la prisión.

En el pabellón, la familia Townley comparte un emotivo reencuentro, mientras hablan de lo ocurrido después de la granja.

Tracey: Fuimos a buscar a Jack, pero... No hemos encontrado nada, y cuando escuchamos un disparo, decidimos volver. Pero cuando llegamos... No había nada.
Jimmy: Tomamos el coche de Franklin y nos largamos de allí.
Amanda: ¿Cómo conocieron a esa mujer, Rachel?
Tracey: Cuando los caminantes rodearon el coche, ella nos salvó. Y nos cuidó todo este tiempo.
Jimmy: Tracey se enfermó en el camino, así que tuvimos que cuidarla, hasta que se recuperó en Paleto Bay.
Michael: Bien...
Jimmy: ¿Y cómo llegaron ustedes aquí?
Michael: Hemos vagado durante meses, Jim. Y finalmente hemos conseguido llegar. Pero... Perdimos a Lamar.
Tracey: Y... ¿Hay algún plan por si los tipos de Paleto Bay llegan aquí?
Michael: Tyler, Sam y los demás están colocando municiones por toda la prisión, por si vienen. También algunos escudos que nos puedan servir.
Michael: Debería ir a comprobarlo...
Amanda: Está bien... Ve, pero ten mucho cuidado.
Michael: Lo sé.

Michael va hacia otra celda, en donde Charlie se encuentra atendiendo a Franklin.

Michael: ¡Hola, Charlie!
Charlie: Oh... Mike. ¿Qué tal? ¿Cómo están tus hijos?
Michael: Están bien, gracias.
Michael: Oye, Franklin, hermano... ¿Cómo estás?
Franklin: Ya no duele mucho, pero... No estoy a favor de que ese estúpido se quede con nosotros.
Michael: Luego discutiremos eso, Frank. Preocúpate por mejorar ahora. Tengo que ver como se están organizando los demás.
Charlie: Rachel me dijo que acabó con el líder.
Michael: Sí, pero... Uno de los que vino con nosotros nos traicionó... Seguro traerá a todo el pueblo contra nosotros.

Michael se marcha de la celda y se dirige a otra sala de la prisión, en donde encuentra a Tyler, Ellie, Karen, George y Rachel repartiéndose las cajas de munición para esconderlas al rededor de la prisión.

Tyler (Entregando munición de revolver a George): Bien, hermano. Quiero que lleves estas cajas junto a la cancha de baloncesto.
George: A tus órdenes, hermanito.
Michael (A Tyler): Parece que llevas bien esto...
Tyler: A lo mejor... Podría ser tu mano derecha en esto del liderazgo.
Michael: Claro... Serías de gran ayuda, T... (Baja la mirada con tristeza)
Tyler: ¿Qué sucede, Mike?
Michael: Nada, es que... Aún no me recupero de lo ocurrido con Trevor...
Tyler: A pesar de todo... Hace mucha falta su presencia aquí.
Michael: Era un cretino, un cerdo y demás. Pero, en cierto modo, lo hecho de menos...

En ese momento, un grito es escuchado por el grupo.

Tyler: ¿De dónde vino eso?
Michael: Eso vino del corredor.
Tyler (Tomando su arco): ¿Quieres que vaya?
Michael: No deja, iré yo.

Los gritos se siguen escuchando. Michael se cola en el corredor y sigue los gritos. Luego de unos momentos corriendo por el pasillo, Michael llega al gimnasio y ve al grupo de Deion luchando contra los caminantes. Al ver que los sobrevivientes estaban siendo superados por los muertos, Michael decide ayudarlos.

Michael (Disparando): ¡Vamos!

El grupo de Deion sigue a Michael. Pero, en el camino, Brock, quien traía consigo a Alexa en sus brazos, se tropieza y junto con su hermana, caen al suelo.

Brock: ¡Diablos!

Deion y Michael ayudan a los hermanos a levantarse, pero cuando Michael intenta levantar a Alexa, un caminante toma la pierna de la mujer y la muerde.

Alexa: ¡No, agghhh!
Michael: ¡Mierda!

Michael, horrorizado, suelta a la mujer y ve como Alexa grita de dolor, mientras los caminantes se tiraban encima de ella y la devoraban.

Brock: ¡No, dios mío, no!
Michael: ¡Tenemos que seguir!

Michael guía al grupo hasta la sala en donde Michael comenzó a escuchar los gritos. Tras cerrar el portón con llave, Michael habla con el grupo.

Michael: ¿Qué quieren y quién rayos son ustedes?
Deion: Tranquilo, amigo... Yo... Soy Deion, y mis compañeros son Denise, Brock, y sus dos hijos Jonas y Josh.
Josh y Jonas: Hola...
Brock: Mi hermana...

Brock explota de ira y encara rápidamente a Michael.

Brock: ¡La has dejado morir! ¡Has dejado morir a mi hermanita!
Michael: Lo siento, amigo... Pero... La habían mordido.
Brock: ¡Mis hijos no merecían verla morir así! ¡Yo tampoco!
Michael: Mira...
Brock: ¡La tenías, y le has soltado la mano!
Michael: Oye, yo no hice lo que hice para dejarla. La habían atrapado, no había nada que yo pudiera hacer...
Brock: Sí, claro.
Michael: Lo siento mucho, colega, si hubiera podido, no la habría soltado.
Deion: Tal vez haya muerto, Brock, pero te ha dado la chance de sobrevivir, y también a tus hijos.

Brock respira con furia por varios segundos, hasta que se calma y decide darle la mano a Michael.

Brock: Soy Brock Dixon...
Michael (Dándole la mano a Brock): Michael... Michael Townley.
Deion: Y... ¿Estás solo aquí?
Michael: No, mi familia y un amigo están en el pabellón pasando por esa puerta. (Señala una puerta)
Michael: Y los demás... Creo que se han ido afuera. Estamos teniendo problemas con otros grupos, por si se lo preguntan...
Denise: Y... Los de ese grupo... ¿Son malos?
Michael: No sé si todos son malos, pero... Con los que hemos lidiado sí, ellos sí son malos.
Deion: Que mal... Si es necesario, podríamos ayudarlos.
Michael: Gracias, pero...
Denise: ¿Necesitan gente? Nosotros necesitamos un lugar en donde quedarnos...
Michael (Ve a los niños: De acuerdo, pero antes, necesito hacerles unas preguntas.
Deion: De acuerdo.

Michael se sienta en una silla y comienza a interrogar al grupo.

Michael: ¿A cuantos caminantes han matado?
Deion: ¿Caminantes? ¿Te refieres a los muertos?
Michael: Sí.
Deion: Bueno... Son demasiados para contar.
Michael: ¿A cuantas personas han matado?
Deion (Mirando a su grupo): Yo he... Matado a unos motociclistas...
Michael: ¿Por qué?
Deion: Me amenazaron, y amenazaron con abusar de Denise.
Michael: Es un argumento valido, pueden quedarse.
Michael: Pero si intentan algo... Lo que sea, todos ustedes saldrán perdiendo...

Michael lleva al grupo al pabellón, y les deja elegir las celdas.

Michael: Hay celdas vacías en el segundo piso. Vayan allí e instálense. Siéntanse como en casa.
Deion: Bien, gracias.
Michael: Yo iré afuera, a comprobar unas cosas. Si quieren salir, es la primera puerta a la izquierda.
Deion: Otra vez, gracias, amigo.
Michael: Oh, por cierto. Seguramente verán a dos personas. Uno es Franklin, y el otro Charlie.
Michael: Los reconocerán fácilmente, Franklin es el que está golpeado.

Michael se marcha.

Afuera del bloque de celdas, Louise y Sam se encuentran mirando el panorama, en cuanto comienzan a hablar.

Louise: Sabes... Es difícil olvidar lo ruidoso que era el mundo antes...
Sam: Sí... Lo que daría por escuchar el hermoso sonido de un Titan...
Louise: Pero sería aún más hermoso si estuviéramos dentro.
Sam: Sí, jeje.

En medio de la conversación, Michael llega y se mete en el medio.

Michael: ¿De qué hablan?
Sam: Oh, ya sabes... Idioteces. Solo... Idioteces.
Louise: Saben... Yo tenía un amigo. El cual siempre tenía un problema con la heroína.
Sam: ¿Qué clase de problema?
Louise: Que no me compartía. (Risas)

El trío se ríe a carcajadas por unos momentos, pero el momento es interrumpido por una bala, que es disparada directamente al cráneo de Louise. La mujer cae rápidamente al suelo, y después, unos tiroteos comienzan.

Michael: ¡Mierda, nos atacan!

El grupo oye el grito de Michael y, enseguida, todos se cubren en el lugar más cercano que tienen. Afuera de la prisión, una sombría cara se puede ver. El Presidente, quien aún está vivo, portando un parche en el ojo y sosteniendo su rifle con una sola mano. Da la orden para que todo su grupo ataque a los residentes de la prisión.

Presidente: ¡Ataquen! ¡Mátenlos a todos!

Michael y Sam toman las carabinas que se encontraban cerca de ellos y comienzan a disparar contra los invasores. En el bloque de celdas, Deion escucha los disparos y se asoma a unos barrotes para ver lo que sucedía.

Deion: Dios santo...

Los disparos continúan. Pero el grupo de Michael logra eliminar a varios de los pueblerinos.

Presidente: ¿Qué mierda...?

Amanda, Tracey, Jimmy, Beth y Ellie ingresan al bloque de celdas mientras el combate sigue. Michael logra eliminar a otro hombre del Presidente, siendo estos, obligados a retroceder.

Presidente: ¡No huyan! ¡Avancen!

El Presidente nota la falta de coraje en su tropa, así que decide subirse a un todoterreno y junto a tres de sus hombre, avanza hasta el interior de la prisión, destruyendo el portón principal en el proceso.

George: ¡Ha destruido el portón principal!
Tyler (Disparando): ¡Diablos!

El Presidente continúa los disparos desde cerca, mientras los caminantes avanzaban hacia el interior de la prisión.

Michael: ¡Hora de acabar con esto, hijo de perra!

Los disparos siguen, y los tres hombres del Presidente también caen. El Presidente estalla en furia y comienza a disparar a quemarropa. Uno de los disparos logra atinarle a George en el brazo.

George (Cayendo al suelo): ¡Carajo!
Tyler: ¡Hermano!

El resto de los hombres del Presidente deciden huir (Entre ellos, Hernandez). El Presidente ve como sus hombres lo dejaban atrás. Mientras que Michael corre hacia el infame líder y lo golpea, arrojándolo al suelo.

Michael (Se abalanza sobre el Presidente): ¡Esto te pasa por meterte conmigo!

Michael golpea fuertemente el rostro del Presidente, mientras que este no puede hacer más que intentar quitárselo de encima.

Michael (Golpeando al Presidente): ¡Ha jodido al hombre equivocado, señor Presidente!

Michael continúa golpeando al Presidente, mientras Tyler, George y los demás, presencian ese acto. Finalmente, Michael se cansa del golpear al tirano, y con un ladrillo que le alcanza Tyler, comienza a aplastar el cráneo del Presidente. Acabando con su vida de una vez por todas.

Michael: ¡Ahhh, me siento mucho mejor ahora!
George: Oye, camarada, cálmate. Ni yo soy tan sádico...
Michael: Lo sé... Lo sé. Pero... Se lo merecía después de todo.
Rachel: ¿Y qué? ¿No iremos detrás de ellos?
Tyler: Debemos acabar con esto.
Michael: Vamos...

En la autopista, dirigiéndose a Paleto Bay, Hernandez ordena detener los vehículos.

Hernandez: ¡Oigan! ¡Oigan! ¡Detengan ahora mismo esos vehículos!

La gente de Paleto Bay obedece y detienen los vehículos, a continuación, todos los residentes se bajan de ellos y escuchan a Hernandez.

Hernandez: ¿Qué estamos haciendo? Debemos volver.
Residente: ¡Son muy peligrosos, me da igual que sean unos desquiciados, yo no quiero morir ahora!
Hernandez: ¡Parecemos unos cobardes!
Residente 2: ¡Los soldados se retiran, Martín! Este es nuestro momento de retirarnos.
Residente 3: ¡No quiero ser parte de esto!
Residente: ¡Se acabó, yo me regreso a Paleto Bay!

En un solo segundo, Hernandez pierde el control y rápidamente comienza a disparar contra los residentes de Paleto Bay, eliminándolos uno por uno. Carl Everett es el único que se queda observando la situación, mientras ve a Hernandez masacrando a los residentes. Tras acabar la masacre, y con todos los residentes ya muertos, Hernandez y Everett se suben al coche y se marchan hacia un rumbo desconocido.

Unos minutos después, Michael, Tyler, Rachel y Sam llegan al lugar de la masacre y ven a todos los pueblerinos muertos. Uno de ellos se reanima e intenta morder a Sam, pero es rescatado por Rachel, quien decapita al caminante con su katana. Tras inspeccionar el lugar y asegurarse de que alguno estuviera con vida, el grupo continúa su camino hacia Paleto Bay. Al llegar al pueblo amurallado, el grupo descubre que no hay nadie haciendo guardia, y entonces, trepan por una escalera e ingresan al pueblo.

Tyler: Parece que lo abandonaron...

Detrás del grupo, Troy aparece apuntando con una Ametralladora a los residentes de la prisión.

Troy: ¿Qué quieren aquí?
Michael: Solo... Hemos venido a buscar a Hernandez.
Troy: No ha vuelto...
Michael: Eso suponía.
Troy: ¿Qué quiere decir?
Tyler: Hemos encontrado a todos muertos en la carretera... Creímos que Hernandez los había matado, y posteriormente, escapó
Troy: No... No puede ser.
Michael: ¿Hay alguien más además de ti?
Troy: Solo niños y ancianos.
Michael: Nosotros... Aceptamos gente en la prisión... Verá que no somos malas personas.
Troy: Hablaré con las personas. Espérenme unos minutos.

Troy ingresa a un departamento para hablar con los residentes que se quedaron. Tras unos minutos, Troy sale del departamento y regresa con el grupo de Michael.

Troy: Iremos con ustedes. Pero antes... ¿De verdad Hernandez acabó con todos?
Michael: De verdad.
Troy: Está bien...

Las horas pasan, y la puesta de sol se puede presenciar desde la prisión. Franklin sale del bloque de celdas y ve a Michael llegar en un autobús, trayendo consigo a los sobrevivientes de Paleto Bay. Deion y Brock también salen afuera y presencian a los ancianos y niños bajar del autobús. A continuación, Michael baja del autobús y va con Franklin.

Michael: Tenemos gente nueva...
Franklin: Has hecho bien, capitán.

La canción principal, Walk de Foo Fighters, comienza a oírse mientras la cámara se aleja lentamente de la prisión. Luego, esta se oscurece mientras la canción sigue sonando.

Comentarios del lector

Nota Nota: ¡Hola! Quiero que aquí dejes tu comentario diciendo que la historia es genial, aunque no te haya gustado. Porque sino, te buscaré, te encontraré y te lanzaré un caminante. ¿Lo captas? XD. Nah, solo dime si la historia te ha gustado, si no te gustó (Especifica tus motivos), si la odias, o si odias al escritor de esta historia Star Falco.. ¡Se sincero!

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar