FANDOM


Esta Historia esta escrita para ser leida como un simple relato o para ser filmada con autorizacion del autor, por lo tanto si teneis alguna duda, queja, o sugerencia para la edicion posteadla en la seccion de discusion, y sera respondida con reflexion.


Red Platino Temporada 1:

Red Platino First Story:

Corrían los años 90 en la ciudad de Los Santos. La delincuencia bañaba las calles con su impregnante lixiviado de perversidad y criminalidad. Los niños cuidados por sus madres sufrían los efectos de un aislamiento que los incitaba a escapar de sus casas violando el toque de queda, lo que los llevaría de a poco a la delincuencia. Uno podía encontrarse vendedores de crack en cada esquina y comerciar sin mas que un policía mirara con gesto tranquilo el intercambio. Los bancos entraban en quiebra cada semana y poderosas bandas manejaban a su gusto la gran ciudad que años antes había sido un pilar de progreso en la sociedad de San Andrews.

Nuestra historia comienza en un departamento de policía, mas precisamente en una pequeña oficina empolvada por el bajo presupuesto. Ahí se encontraba Juan Caballero, un oficial casado con una hija y con un puesto mediocre como cadete que le proporcionaba el dinero justo para vivir…

Cuando nuestro hombre de gafas negras, traje pulcro y atuendo de iniciado se decidía a comer una dona que se encontraba en una caja en su regazo, un gran tiroteo se desato afuera. Una banda llamada groove’s disparaba a la policía desde atrás de un pequeño monumento en la Plaza George Washington.

El Cadete Caballero tomo su arma y se dirigió hacia la puerta de la jefatura, luego de contar varias veces de 3 a 0 se decidió a mostrar valor y en una inexperta decisión abrió la puerta despacio. Una balacera enorme cayo sobre su paradero y dejo la puerta al estilo Gruyere. La respiración del policía se torno rápida y desenfrenada pero se forzó a tornarse tranquilo con un ejercicio de relajación.

Le pregunto a su conciencia que hacer y pronto pensó en un plan. Se dirigió a la puerta trasera de la jefatura y tomo una Ranger en mal estado para la ocasión, salio del estacionamiento y tomo carrera unas cuantas cuadras, cuando hubo alcanzado una distancia decente piso el acelerador y partió a una velocidad impresionante por la calle dirigiéndose inmediatamente hacia Plaza George Washington, al estar cerca realizo una loca maniobra al salir de la Ranger mientras doblaba peligrosamente el volante y formo una barricada con la camioneta que le permitió moverse al menos un poco de tiempo hasta la plaza.

Una vez ahí se aposto tras una caseta telefónica y espero… No había mucho que pudiera hacer el solo, y los groove’s no bajaron la guardia por la camioneta apostada en el lugar, solo podía hacer una cosa para distraerlos. Se movió un poco mas hasta un banco de la plaza e inmediatamente disparo tres balazos a la parte inferior de la Ranger. El resultado no fue de esperar y segundos después el vehículo se transformo en una bola metálica incendiada por un fuego endemoniado. El grupo de los groove’s dirigió su atención hacia el vehículo y en ese momento Juan se coloco en un lugar que los groove’s no podían ver.

Los pandilleros eran cuatro y no había mucho tiempo, pues estaban por irse del lugar ya que se hablaban constantemente de forma desenfrenada y desesperada. Habían atacado a la justicia, se decía Juan mientras veía desde lejos un policía con un balazo en el pecho. El Cadete cerro sus ojos y se lanzo con su arma en alto tras los groove’s. Tres segundos después estaban los cuatro hombres muertos en el suelo.

ASI EMPIEZAN LAS CRONICAS DE RED PLATINO…

Escrito por LuchoNoggi

Red Platino Second History :

Corrían los años 90 y en la ciudad de Los Santos se acercaban las elecciones de la alcaldía… Las calles eran autopistas de mensajes informativos que impregnaban la mente de los ciudadanos con sucesos horribles y mentiras políticas sobre progreso y seguridad… Ningún civil del lugar sabia la verdad detrás de todos esos anuncios en los periódicos y los noticieros. Vivian sus vidas con total impunidad e inocencia sin saber que el día de mañana podrían desaparecer sobre el velo negro de una traje fúnebre… Muchos se habían registrado en las votaciones para la alcaldía pero pocos eran realmente apoyados por la sociedad, una sociedad que se hundía en el crimen y la indescensia a cada minuto.

Ese día, el 22 de Julio de 1991 serian trasladados los candidatos a el centro de debate para mostrar al pueblo sus propuesto por hacer y demostrar su decisión y aplicaciones para el puesto. Cuatro móviles policiales escoltaban al candidato mas popular ; el señor Jose Ase, comprometido servidor publico y devoto Jefe de Policía. Si las elecciones resultaban a favor de el , tendría que dejar su cargo pero si no, le quedaba 1 año de ejercion del puesto antes de que el comité policial de la ciudad eligiera otro comisionado. Uno de los policías escolta en moto era Juan Caballero, cadete iniciado hace poco tiempo, que ya poseía una condecoración por valor y decisión durante el combate. El policía ya no lucia como un novato, ya tenía una mirada confiada y vanidosa bajo esos anteojos negros que lo caracterizaban.

El convoy solo debía recorrer 13 cuadras y estarían pronto en el centro de debate. El alcalde era maquillado y preparado dentro de su auto para dar su discurso televisado hacia todo el estado de San Andrews. Dentro del auto del candidato habían 2 guardaespaldas y un asesor político que repetía constantemente las palabras que Ase debería recitar de memoria en el estrado. -¿Como me veo?-Pregunto Ase a uno de los guardaespaldas-. El hombre solo asintió con la cabeza y volvió a vigilar los alrededores. -Señor, recuerde , usted debe mostrarse de forma positiva, liberada, como si lo que dice saliera de su interior realmente- Le comento su asesor sin respeto alguno-. -¿¿¿SABES QUE???-Reacciono violentamente Ase- No necesito un mandamás como tu, eh chofer, detenga la limosina. El chofer detuvo la limusina luego de tocar la bocina 3 veces. Inmediatamente el asesor salio despedido del auto por una patada del candidato. -Nadie me dirá que hacer, yo apuesto por el pueblo, y quiero mejorar realmente esta ciudad-Se dijo Ase a si mismo-Chofer, puede reanudar la marcha.

Solo faltaban nueve cuadras para legar al CDD cuando el móvil policial delante de la limosina exploto envuelto en llamas y lanzo una gran onda expansiva a su alrededor rompiendo cristales y lanzando a las motos escolta por el aire. El transporte del candidato se detuvo y los guardaespaldas tomaron sus armas y salieron a vigilar el coche. Cientos de disparos de balas trazadoras cruzaron la calle y una de ellas golpeo al chofer en la cabeza dejándolo dormido para siempre.

Jose no sabia que hacer, habían atentado contra el y no podría llegar al CDD, con lo que seria descalificado de las elecciones. Espero unos minutos mientras escuchaba zumbar las balas sobre su cabeza. Cuando se decidió por llamar a la policía un guardaespaldas cayo muerto sobre la puerta derecha de la limosina, e inmediatamente recibió una serie de disparos a quemarropa. El aterrado candidato grito de impresión y se preparo para enfrentar a su atacante. En cuanto se abrió la puerta una culata de pistola lo golpeo en la cabeza con intención de dejarlo inconciente pero fallo. El mundo daba vueltas en la cabeza de Ase pero cuando pudo enfocarse vio la cara de un hombre moreno que llevaba puesta una gorra y una remera azules empuñando un arma en su mano derecha y sosteniendo un cigarrillo con los dientes. -Buenas Noches, Señor Ase-Dijo el hombre con una sonrisa en el rostro, pero en ese momento se escucho un disparo y el hombre callo hacia atrás, agonizante. Jose se lanzo fuera de la limosina y miro a su alrededor. Un policía herido había disparado contra el criminal. Su moto se encontraba a unos 5 metros y estaba echando un vao negro.

En cuanto el candidato vio al policía tan mal herido se lanzo a ayudarlo. Las sirenas de una ambulancia y varias patrullas ya se escuchaban en la lejanía; aproximándose.

-¿Cuál es su nombre oficial?-Pregunto Ase desesperado por salvarle la vida-. -C-Caballero, Juan Caballero-Respondió el hombre-. -Tranquilo Juan, saldrá de esta, vamos hombre aun no puede dejarnos. -Descuide, viviré para salvarle el trasero un par de veces mas-Dijo el hombre elocuentemente, y sonrió mostrando unos dientes ensangrentados-.

15 Minutos después el cadete Caballero era trasladado al hospital, y el Candidato Ase era remaquillado en un auto policía…

Escrito por LuchoNoggi

Red Platino Third History

Los Santos… Una Ciudad en decadencia… Muchos han perecido en los irregulares caminos de la delincuencia pero pocos han logrado la gloria entre sus pares con grandes golpes a poderosos y ricos del lugar. La felicidad en ellos es inminente pero en el fondo, se encuentran solos y asustados por su destino futuro. Un hombre ha llegado a la ciudad para limpiar las calles con Justicia y Valores cruciales en su puesto. La decisión lo impulsa a realizar su complicada obra, y en carne viva lo haría aun. Ese hombre, mis queridos lectores, es Jose Ase, candidato a alcalde de Los Santos. Una mes atrás, en camino al salón de debate fueron fotografiados los incidentes que cegaron a muchos héroes y casi acaban con la vida de un policía leal e incorrupto, un verdadero eslabón de la sociedad. Desde ese momento el posible gobernante se ha visto enredado en escándalos de tráfico de drogas, que, por supuesto, le plantaron al pobre hombre.

Solo una semana faltaba para las elecciones presidenciales y todos los funcionarios ya habían dado todas sus propuestas, solo faltaba esperar para que se realice la votación y un nuevo hombre se alce en poder.

Jose Ase se encontraba durmiendo en su departamento, que por demás era bastante humilde. En la habitación contigua a la suya dormía su hija y su hijo, de 8 y 3 años respectivamente. Una guardia privada compuesta por un par de policías se mantenía afuera esperando por cualquier ataque posible que se pudiera realizar. De pronto una densa neblina cayo en el lugar y los guardias preocupados por la visibilidad reducida pidieron que les alcanzaran un par de linternas con las que pudieran vigilar mejor. En cuanto terminaron de transmitir el pedido por radio dos faros se prendieron frente a ellos.

-¡Oh, llegaron muy rápido!, jejejeje, creo que contrataremos a este servicio de asistentes de ahora en mas-Comento el guardia a su compañero-.

Ambos se mantuvieron hablando un corto tiempo sobre el asunto pero las luces no parecían acercarse ni alejarse. Entonces un guardia grito: Oye tú, estamos aquí porque no nos traes las linternas de una vez. No hubo respuesta, y pronto se escucho el ruido de 4 neumáticos pesados acelerando de forma alocada. Solo una mueca de terror logro dibujarse en los rostros de los hombres, ni siquiera pudieron gritar.

Una camioneta Ranger destrozo el frente de la casa y aterrizo dentro dejando un caos a su paso. Jose despertó muerto de miedo y corrió por sus hijos que gritaban. Cuando llego no había nada que hacer… Su hija se hallaba muerta en el suelo con un balazo en la cabeza y su hijo tenia un disparo en el brazo. Una figura precaria estaba parada allí y miraba de forma asesina al horrorizado espectador. El hombre apunto su arma a la cabeza del niño que lloraba desconsoladamente, y apretó el gatillo.

Un solo ruido sordo, una chispa, el mecanismo del arma se activo y un proyectil se despidió de el tubo del arma, sangre, sangre por todas partes, muerte y locura se hallaban en el mismo lugar y reían a la vez en la cara del desafortunado hombre.

Ase cayo de bruces y comenzó a sollozar descontroladamente, sus hijos lo miraban sin vida desde el suelo de la habitación. El hombre allí parado cambio el cargador del arma y apunto a Jose como si no fuera nada, ni siquiera le ofreció decir unas últimas palabras, solo murmuro en voz baja: -Me llamo Bntz, Carlos Bntz y me servirás en el infierno al igual que todos los que he matado, PROMETELO, ¡JURAME LEALTAD!- Dijo el hombre de piloto frente al hombre desolado-. Jose solo cerró sus ojos y dijo: -Asesino de niños, si crees que te jurare lealtad debes estar loco, y en mi opinión lo estas, solo te pido una cosa antes de que me quites la vida, dime, solo dime ¿quien te envió aquí y porque? -El que me envió fue…-Luego de eso un disparo se escucho detrás del hombre y este callo herido al suelo-. Jose levanto la mirada y se encontró con Juan Caballero, el policía que le había salvado la vida un tiempo atrás. Este lo miraba con una peculiar tristeza en el rostro y se agacho para inspeccionar si Ace estaba bien. En cuanto se acerco el desdichado hombre lo empujo hacia atrás y este cayó sobre Bntz. El criminal se alzo repentinamente y tomo por el cuello a Caballero, luego le apunto un arma a la cabeza y dijo: -Me iré lentamente, pero si me sigues tu amigo lo lamentara. Jose se levanto para lanzarse en un último y desesperado ataque pero Bntz añadió otra cosa: -Recuerda que el te ha salvado la vida. Ase se lanzo hacia atrás y el asesino golpeo al policía en la cabeza, luego se lanzo hacia la puerta delantera de la casa y se perdió de vista en la gruesa niebla. El funcionario se hecho al suelo para ver el estado de Juan y lo encontró bien, solo le habían aplicado un golpe en la clavícula, nada serio. Luego corrió hacia fuera en busca de el que había acabado con la vida de sus dos hijos. Solo se encontró con un vació de desesperación. El hombre grito, y grito tan furiosamente que a lo lejos el criminal se estremeció de arriba abajo.

Escrito por LuchoNoggi

Red Platino Fourth History


Un vacío de delincuencia y caos se asomaba como una lejana tormenta en el horizonte que pronto caería sobre una ciudad débil y sin justicia alguna… En cuanto te descuides tendrás un cuchillo en tu garganta y cuando creas que estas seguro habrán cientos de ojos acechándote desde los rincones mas inaccesibles. Esas fueron las fatídicas palabras de Jose Ase, candidato a alcalde de Los Santos, antes padre de dos almas inocentes, ahora padre de un sentimiento de venganza y destrucción contra su más letal enemigo, un enemigo sin rostro; Carlos Bntz… Desde los hechos pasados días atrás el pueblo se sintió observado por una minuciosa lupa, que era manejada por el miedo a la muerte y a la pobreza.

Habían ya pasado dos días y un carruaje negro avanzaba por medio de un sendero que llevaba al recinto de las almas silenciadas. Cuarenta oficiales de policía marchaban delante del mismo y dos motos los seguían desde atrás expectantes a cualquier tipo de ataque. Ase viajaba dentro del coche fúnebre junto a los ataúdes de sus dos hijos y veía las imágenes de sus rostros felices pasar una y otra vez frente a sus ojos, aunque se intercalaban con la sonrisa sádica de Bntz. Lagrimas caían por el rostro del hombre que no había dormido desde el incidente sintiéndose culpable del destino que sufrieron sus dos hijos.

El funeral duro 2 horas pero aun cuando todos se habían ido Ase seguía de pie, bajo la lluvia, expectante, lleno de furia y dolor, esperando el regreso de lo único que le importaba y le había importado desde que perdió a su mujer en un olvidado “accidente”. El único ruido en el cementerio era el de la lluvia cayendo a raudales sobre los sepulcros de todas las victimas de crimen y del propio tiempo. Terminaba un ciclo de tristeza para empezar un ciclo de venganza, fría, gélida y sin escrúpulos.

Un día mas tarde Jose se encontraba en su apartamento provisorio hasta que su casa fuera arreglada, una bala se movía entre sus dedos y un revolver reposaba en su cama. El hombre tomo el revolver, lo abrió y puso la bala dentro. Acerco el arma a su cabeza, comenzó a apretar el gatillo suavemente mientras pensaba en sus hijos y en que los vería en poco tiempo. Cuando solo debía apretar el gatillo un poco mas hecho una voz a sus espaldas. Esta le decía que pare y que no se de por vencido ya que había mucho que hacer aun para que la ciudad fuera un buen lugar, donde todos los hombres y mujeres inocentes pudieran habitar impunemente sin temer a un arma empuñada cerca de ellos. Que aun no debía ir con ellos.

Era la voz de su hija.

Ase soltó suavemente el gatillo y abrió sus ojos lentamente, se levanto de la cama y se ducho, luego se vistió con su mejor traje y salio a la calle. No se rendiría ahora, se le había revelado la verdad de su destino y esta vez no fallaría a sus hijos, esta vez no.

Necesitaba encontrar a Bntz, el seria el primer eslabón para saber quién había sido el financiante de las diversas operaciones que atentaron contra su vida. Jose tomo un taxi y pidió que lo llevara a los barrios bajos donde habitaban los Groove, una banda con un pasado irregular, este grupo se había hecho con el control de gran parte de la ciudad, con ayuda de un hombre, un tal “CJ” que había dejado la ciudad meses atrás para volver a San Fierro a arreglar unos asuntos. El viaje había sido rápido y sin inconvenientes pero cuando todo parecía terminar para bien el coche se detuvo frente a las vías del tren, Ase se puso en alerta y tomo el arma bajo su traje por cualquier situación que surgiera. -¿Por qué paramos?- Le pregunto al conductor-. - Paramos porque viene el tren- Respondió este seguido por una risa estupida-. Jose se sintió tonto por un momento y luego pregunto al chofer donde podría encontrar armas. El chofer miro cerca para ver que no hubiera ningún policía y pidió a Ase que se vendara los ojos acercándole un pañuelo Negro.

El hombre se vendo y el coche empezó a moverse hacia ninguna parte.

Escrito por LuchoNoggi

Red Platino Fifth History

Los Santos… Acosada por el crimen y la sombra, acosada por terror y desgracia, solo había una persona que podía salvar a este paraíso de desaparecer en un cataclismo de muerte. Esa persona, ni cuerda ni loca, ni feliz ni triste, solo uno mas entre nosotros, ha sufrido una perdida que lo llevara a experimentar la sed de sangre e imaginar las mas truculentas venganzas en contra del asesino de sus hijos, Carlos Bntz, sicario y perro del infierno.

Jose Ase se encontraba vendado en la parte trasera de un taxi, preparado para cualquier peligro que pudiera asediarlo en esa cegues. Pronto el taxi comenzó a saltar contra la carretera y Ase empezó a impacientarse. -¿Dónde estamos?-Pregunto el hombre preocupado-. -Mmm, mire, no puedo decirle, pero tranquilo, puede confiar en mi-Respondió el taxista-. -Uhh, ¿Qué garantía tengo? -Jajaja, la garantía de que hemos llegado a destino. -¿¿¿Tan rápido???

El taxista se levanto de sus asiento y quito la venda de los ojos de Jose, luego le indico que bajara y cuando los ojos del hombre se acostumbraron a la luz vio que se encontraba dentro de un garaje y había una pequeña puerta de madera hinchada al otro lado del mismo, eso era lo único que se veía anormal en ese lugar. Un par de mangueras estaban colgadas de unos ganchos en las paredes y no habían matafuegos donde debían estar. -¿Este es el lugar? Donde esta el arsenal, no me habrá traicionado ¿No?-Pregunto Jose ignorantemente-. -¡CLARO QUE NO LO TRAICIONE! ¿Quién se cree? ¡¡¡Ningún traficante de armas dejaría su mercadería a la vista!!!-Respondió furiosamente a la acusación de Jose-.

El taxista camino hasta la puerta y la toco tres veces luego grito: -El pájaro esta en el nido. La puerta se abrió y un hombre de cara marcada se asomo por ella, inspecciono a Jose y el “Taxista” luego cerro la puerta y quito la traba que impedía el avance. El casero hizo pasar a ambos hombres adentro y palpo a Ase de pies a cabeza buscando algún arma que pudiera utilizar. Luego de mirar durante unos minutos a Jose, el casero le hizo una seña de que lo siguiera y los hombres se adentraron en un salón a oscuras.Una vez dentro el casero encendió la luz y Jose se encontró frente a dos mesas llenas de armas y municiones de todo tipo. Allí había M4, Ak-47, Cv-47, Bazookas con rastreador de calor y objetivo, granadas de flash, humo y flashbang. También se encontraban en ese lugar dispositivos para mejorar la técnica de ataque durante el asalto.

Jose compro un variado arsenal compuesto por una M4, una Deagle, un par de escopetas recortadas, una granada de humo y otros instrumentos.

La venganza de Jose seria terrible y dolorosa.

Esa misma noche se encontraba viajando por las afueras de San Fierro en una vieja camioneta Ranger, polvorienta y casi sin combustible, llevaba sus armas y ropa en la cajuela y la luna iluminaba su rostro con un resplandor agonizante. Una granja lo esperaba con total tranquilidad en un lejano pueblo cerca de El Monte Chillad, una formación rocosa de millones de años, y un escondrijo para asesinos y bestias sin rumbo. Jose iría hacia allí y se prepararía para realizar su venganza. Su corazón deseaba ver fluir la sangre de Bntz como deseaba ver a sus hijos nuevamente, sonrientes, jugando en el parque con total impunidad, pero ya no, eso ya no volvería.

Ase tomo una ruta de tierra y fue recto hasta un granero al costado de una casa, ahí guardo su auto y se dirigió lentamente a la puerta del hogar. Una vez dentro dejo su bolso con ropa y las armas en un sofá, abrió la puerta de su dormitorio y se acostó, exhausto en su cama. Miro las estrellas por la ventana y en ellas vio reflejados dos rostros atemorizados y melancolicos que pedían piedad en la hora de su muerte.

Escrito por LuchoNoggi

Red Platino Sixth History:

Un bosque frondoso, y una montaña por detrás, que casi alcanza las nubes y se asemeja a la torre de babel hace tiempo destruida. Poca vida logra sobrevivir por esos parajes y la civilización no ha logrado pervertir esas tierras vírgenes de soledad y reflexión clandestinas. Pero, en un lugar aislado y dejado por la mano de dios, se encuentra un hombre solitario, y junto a el; el deseo más fuerte y más horroroso, más hermoso e imponente, el sentimiento de venganza…

Jose Ase estaba durmiendo en su dormitorio y sueños de muerte y desesperación se retorcían dentro de su mente, formando truculentas siluetas y fantasmas que se movían sin rumbo, la imagen del asesino de sus hijos, agonizante, y luego de ver como este volvía y acababa con la vida del padre afligido. El sudor empapaba su cuerpo, un sudor frió y aterrorizado. Una lágrima se deslizaba por su mejilla y de pronto, casi causado por una descarga eléctrica el hombre despertó y la pesadilla acabo.

Jose se puso de pie aun con imágenes cruzando su mente, miro por la ventana y una luna gigantesca se elevaba dejando a la luz los infinitos paramos de muerte de Monte Chilliad y sus alrededores. No había que esperar mas, aunque no hubiera dormido lo suficiente, era la medianoche y no quedaba tiempo que perder. El hombre tomo una Deagle de su montón de armas y la cargo, luego abrió la puerta de la cabaña y se perdió en el bosque buscando algún animal que hubiera logrado sobrevivir en ese cementerio.

Nada encontró hasta que una sombra se movió de un árbol a otro, Jose giro a la derecha y apunto con su arma hacia allí. La criatura tendría que salir de su escondrijo tarde o temprano y en ese momento, el podría dejar su odio en una bala, y finalmente podría pensar con claridad su venganza. Rezaba a dios que le perdonara por acabar con una vida inocente y si debería sufrir las infinitas llamas del infierno lo aceptaba, solo quería acabar con sus enemigos a cambio.

El ser no se daba a ver y Jose comenzaba a creer que lo que había visto no fue más que un producto de su mente. Si eso no había sido más que una falla de su mente, ¿porque no ir a revisar?

El hombre se movió lentamente sin hacer ruido hasta el árbol, cuando estuvo listo giro sobre la corteza del mismo y apunto al paradero de su presa. No solo esta había sido real, si no que también, para terror de Ase era un hombre, enmascarado con la piel de otros humanos, y en su mano poseía un cuchillo pequeño pero afilado, y la hoja de este, ensangrentada, reflejaba la luz de la luna. Los disparos no se hicieron esperar. Uno, dos, ¡tres!, ¡¡¡cuatro disparos!!! y el horror había acabado. El cuerpo inerte de uno de los cazadores se hallaba en el suelo y Ase respiraba agitadamente mientras pateaba suavemente al loco a sus pies. Este no se movía y el afligido hombre supo, por primera vez en su vida y con certeza, que el paraíso se había cerrado para el.

Una vez en la cabaña Jose se hallaba acechado por cientos de pensamientos, ¿Qué hubiera pasado si ese hombre lo hubiera atacado y vencido?, ¿Podría el haber recibido el perdón del asesino? NO, casi imposible, habría perdido la vida, y junto a ella la posibilidad de vengar a sus hijos y a todos los inocentes asesinados por Bntz. De ahora en mas seria más cauteloso y en todo caso practicaría con latas sobre el marco de la ventana, no debía rendirse, ni tampoco acelerarse, pues todo el plan podría irse por el drenaje.

No quedaba tampoco mucho tiempo antes de las elecciones, y Ase había faltado a numerosos debates, el creía que finalmente lo que le permitiría ganar el puesto merecido, serian sus palabras repletas de honestidad y verdad. Por eso tomo su teléfono de línea y con un rápido movimiento de dedos el llamado se realizo.

Una mujer contesto el teléfono. -Si, ¿Quién habla?-Pregunto la voz femenina-. -Jose Ase, pero no mire mi numero en el identificador de llamadas-Se apresuro a añadir-. -¿Qué sucede? ¿Le han secuestrado? -No, solo llamo para que hagan escuchar al pueblo esta llamada. -Espere, debo consultarlo con mi supervisor general, solo déme unos minutos. Se escucho como ruido de fondo un sonido de noticiario y palabras inconclusas e inteligibles. Pasados ya un par de minutos la mujer volvió a tomar control de la comunicación y anuncio que no había problemas, que cuando Ase diera la señal se grabaría la conversación. -Tres, Dos, Uno, ¡¡¡GRABEN!!!-Exclamo Jose-. Un sonido de interferencia se escucho unos segundos por el tubo e inmediatamente el candidato comenzó a hablar. -Pueblo de Los Santos, y habitantes de San Andrews, he realizado esta llamada para comunicarles que me encuentro bien y sin ningún rasguño físico, pero mi alma esta desgarrada. Días atrás un hombre irrumpió en mi hogar, y masacro sin piedad a mi razón para vivir, lo único que me mantiene en pie, es mi deseo de vencer al crimen y limpiar las calles de una vez por todas. Si me permiten hacer un ajuste pequeño en los impuestos, reforzare las medidas de seguridad y finalmente, todos podremos respirar el aire de libertad que se nos ha prometido, inauguraremos escuelas y restauraremos las que se encuentren en mal estado, instalaremos gas y agua potable en los barrios bajos y reforzaremos los tendidos de luz para acabar con los apagones de una vez por todas, por lo tanto para que todos ustedes tengan una garantía de mi autenticidad, firmare un decreto que les permita llamar a elecciones si se comprueba mi incompetencia en el cargo. Sin mas que decir se despide uno mas entre todos ustedes. Mi nombre es Jose Ase y me postulo para ser alcalde una hermosa ciudad, ¡¡¡Voten por mi y les garantizo lo que se merecen!!!-Luego de ese prolongado discurso el candidato ordeno que corten la grabación y termino la comunicación-.

El hombre miro su reloj. Eran las seis de la mañana y dentro de unas horas todo el estado de San Andrews sabría que Jose no se rendía y seguía luchando. En ese momento una llama de esperanza se encendió dentro de el.


Escrito por LuchoNoggi

Red Platino Seventh History:

Oscuros eran los días corrientes. Ya nada quedaba limpio de crimen en Los Santos. Estafadores, prostitutas, asesinos, ladrones, secuestradores, contrabandistas, etc. Todos implicados con cada ciudadano antes noble e inocente. Armas, dinero y drogas corrían por las calles a velocidad de crucero y solo pocos se privaban por falta de dinero de portar un objeto tocado por el mismo diablo. Las puertas del infierno se representaban en ese lugar. La apariencia rica y cuidada de algunas partes de la ciudad no bastaba para ocultar la impureza de su corazón podrido. El crimen organizado dominaba los territorios comerciales y la jefatura de policía era tomada por criminales a diario. Los presos eran liberados y equipados con armas que más tarde usarían hasta contra sus amigos y familiares que no habían pagado la fianza y de por ellos los hubieran dejado pudrirse en esas mugrosas celdas. Los conductores no respetaban las condiciones de manejo en la ciudad y los choques se producían todos los días en las calles del centro. En las rutas de los condados aledaños se escondían criminales, y cuando los colectivos de pasajeros transitaban estos subían en motos y perseguían al vehículo hasta abordarlo y saquearlo. Ese lugar era un museo de la vida criminal, uno podía encontrar cualquier detalle allí sobre como realizar sus fechorías. La llama de esperanza en el corazón del pueblo se estaba apagando y pocos aun creían en que Ase pudiera ayudarlos.

Jose se encontraba en su cabaña cerca de Monte Chilliad. Los bolsos estaban cargados ya en su Ranger, y en una hora iría a Los Santos para presentarse en el conteo de urnas y la votación. Dentro de la casa se encontraba el televisor encendido y una mujer gritaba en voz alta las noticias del día. Veinte asesinatos habían ocurrido durante una hora de la tarde del día anterior. A la luz del día, a la luz de la luna o los faroles, en todas las situaciones siempre había una astilla no erradicada que volvía desatar el pandemonium de locura típico del lugar. El televisor fue apagado, y Ase se levanto del sillón, luego de estirarse un poco bostezo, tomo algunas pertenencias que habían quedado dentro de la casa y se marcho. Una vez afuera cerro la puerta con llave y tomo su celular. Llamo a Caballero, para avisarle que se encontraba en camino, y este le respondió que habría un convoy esperándolo en el acceso a la ciudad. Unos minutos después la comunicación comenzó a cortarse y una interferencia capto la señal del teléfono.

Jose no se preocupo y subió a la camioneta. Miro la pantalla de su teléfono celular; esta decia Perdida de Señal, Fuera de Servicio. ¿Cómo podía eso pasar? El teléfono había tenido señal durante todo el fin de semana. Algo no andaba bien. El vehículo comenzó su recorrido y en la lejanía desde atrás de unos árboles un coche policía se deslizo lentamente. La carretera estaba vacía y el sol, perpendicular sobre la tierra iluminaba todo. El medidor de combustible de la Ranger comenzó a bajar, entonces Ase se detuvo a cargar algo de Gas y comprar unos bocadillos para lo restante del viaje. Al llegar al lugar un campesino se acerco al vehículo.

-Buenas tardes, señor, ¿En qué puedo servirle?- Pregunto el hombre-. -Estaba buscando algo de combustible y comida-Respondió Jose-Tienen ¿GNC?. -Si, nos queda un poco, pero deberá esperarme pues nuestra manguera se pincho y debemos parchearla, de lo contrario la carga de combustible será insegura, y hasta podríamos llegara volar por los aires. -Mmm, esta bien, ¿venden comida en aquel lugar?-Pregunto señalando una casa modificada-. -Si, pero no pida nada fuera de un paquete, allí habita cualquier cosa.

Un gesto de asco apareció en el rostro del cliente, luego bajo y se dirigió al bar. La puerta del mismo estaba vieja y oxidada por lo que el hombre tardo un poco en abrirla. Una mujer atendía la barra y servia unas bebidas a una pareja. Unas mujeres estaban sentadas en otra mesa hablando y un hombre jugaba al pool en un rincón. El lugar era exactamente lo que Jose buscaba, un lugar para descansar el cuerpo unos segundos y tomar unos bocadillos. El no tenia ni idea de lo que ocurriría momentos después. Pidió una cerveza y una bolsa de frituras. La mujer dijo que esperara un minuto, que iría por lo que le pidió al deposito trasero. En el momento que la chica desapareció a través de una puerta, tres oficiales armados entraron en el lugar. -Buscamos a Jose Ase-Anuncio uno de ellos-. Tenemos noticias para él. Todo él publico allí callo y Jose dio un paso al frente. -Soy yo Oficial, ¿En qué puedo ayudarlo? -Puede venir con nosotros a la fuerza o voluntariamente. -¿Cómo dijo? -Creo que será a la fuerza-Concluyo el uniformado sacando su revolver de la funda-. Un disparo resonó en el lugar y un dolor increíble nació en el torso de Ase, que cayo al suelo. Otros estallidos se escucharon, y gritos los acompañaron. Pronto el hombre se sintió mas aliviado y comenzó a ver imágenes borrosas. Primero dos hombres levantándolo y lanzándolo a la parte trasera de un coche, luego árboles que se movían a gran velocidad fuera del auto, ¿O el se movía?, No podía saberlo, pues pronto todo volvió a oscurecerse frente a él.

Su respiración era agitada e inconstante y por momentos creía que la muerte había llegado para él. Unas voces lo alentaban desde un lugar oscuro, lejos de su mente. Cuando su vista volvió a enfocarse lo que presencio le helo la sangre. El sol estaba ya ocultándose y quien sabe que hora era, los votos ya debieron haber sido contados y los de Jose anulados por ausentismo. ¿Quién le había enviado a esa gente?, Obviamente alguien que tuviera una razón, pero ¿¿¿quien pudo haber tenido la destreza o el dinero para encontrar su paradero???, Pocos sabían de su plan, y alguien lo había traicionado. Continuo preguntándoselo dentro de su mente sin encontrar respuesta alguna.

De pronto el auto se detuvo y Jose volvió a ser levantado por los dos hombres de antes. Estos lo llevaron dentro de un deposito y lo ataron a una silla. Las luces se apagaron y una sombra apareció de pronto frente a Ase. -¿Cómodo? Jejejeje, no lo creo, pero quizás pronto no sientas mas el dolor. Si té estas preguntando quien soy quizás deberías recordar un par de cosas. A tu hijo llorando, a tu hija muriendo a mis manos, Jejejeje-Luego comenzó a tararear una canción siniestra-. -Tu... T-Tu... -Si soy yo mi querido amigo y tengo un par de cosas que enseñarte. ¿¿¿Creistes que podrías cazarme??? Dudo que haya alguien que no te haya traicionado aun, y quizás no tendrás forma de saberlo, que empiece la función-Ordeno a nadie mientras una sonrisa aparecía en su rostro-.

Un martillo golpeo una costilla de Jose, y un grito de dolor se oyó en el lugar.

Escrito por LuchoNoggi

Red Platino Eighty History:

En una construcción abandonada, al borde del derrumbe, que se hallaba en un lugar transido de soledad se encontraba un hombre. El sol caía en el horizonte y teñía todo a su paso de un color rojo sangriento. Gritos escapaban de los muros de ladrillo del lugar. Llenos de dolor y angustia estaban. A la vez gritos bestiales y sádicos se acoplaban con la sinfonía de agonía. Las luces estaban apagadas, pero se veía arder el infierno ahí dentro.

Un “policía” se hallaba sentado sobre el capo de una camioneta. En sus manos un suculento sándwich, que por cierto era engullido con falta total de modales. Un radio comenzó a emitir sonidos y el hombre lo lanzo al suelo con fuerza, luego continuo con su desesperada tarea. Pocos coches avanzaban por el puente cercano al lugar y menos se acercaban al camino que daba al escondrijo de los secuestradores. En poco tiempo comenzó a diezmarse aun más él transito junto a la llegada de la noche y se encendieron las luces en la carretera. En la lejanía apareció entre los árboles una todo terreno negra y lentamente se coloco tras unos arbustos para disimular.

Nadie tomo en cuenta ese detalle y un hombre con camisa azul bajo del vehículo. Por lo visto era un agente del FBI que había llegado a realizar vigilancia. Debió haber sido informado por alguien, quizás un traidor entre los hombres de Bntz o algún testigo audaz que hubiera estado en el bar. Cualquiera podía ser el informante, lo único que importaba era que Jose tenia una posibilidad aunque estuviera fuera de su conocimiento. Quizás aun podría cumplir su promesa.

Luego de una hora y casi cuarenta y cinco minutos el torturador salió del deposito y se dirigió a la recepción abandonada. Ase estaba al limite de sus fuerzas y tenia el cuerpo adolorido. Bntz había golpeado a Jose en las costillas con un pequeño martillo y también había realizado cortes en todo el cuerpo de su victima. Las heridas estaban desinfectadas con alcohol y el sangrado fue bloqueado. El objetivo del torturador no era terminar con su trabajo, sino que disfrutaba en ver sufrir a los demás y se regocijaba en sus penas. Ase solo veía luces borrosas moviéndose de un lado a otro y pequeños flashes de imágenes inconclusas. El pulso del hombre se había ralentizado por la perdida de sangre y algunas venas habían llegado a ser cortadas levemente.

¿Qué quedaba? Nada por hacer. Estaba condenado a un infinito castigo por haber intentado hacer el bien. El crimen mandaba y era hora que lo aprendiera. No podía mas, se iba a rendir. Una lagrima bajo por su empolvado rostro y se precipito al suelo causando un sonido sordo y fatal. La puerta del deposito se abrió y Bntz apareció en el umbral con un cuchillo en cada mano y un regocijo despreciable.

-Vaya, vaya, vaya. Creo que al fin estas aceptando la realidad. No saldrás de aquí vivo, te lo aseguro y te doy mi garantía que tampoco lo harás en una pieza.

Jose se estremeció con el ultimátum de Carlos y comenzó a pensar que si iba a ser su fin de todas formas al menos podía intentar morir como un hombre, como un guerrero y no como un cualquiera deprimido. Desafiante levanto su mirada y enfoco los ojos de su secuestrador. Se hizo el silencio y de pronto una tormenta se desato afuera.

-Entiendo que es lo que me pides con esa furia.-Dijo Bntz-.

El hombre se coloco detrás de Ase y lo desato. Luego se alejo y lanzo un cuchillo por el suelo hasta el malherido hombre.

-Eso querías, pues bien aquí lo tienes, estoy esperando por ti.

Jose levanto el cuchillo y tambaleante se lanzo a la carrera contra su oponente. El choque n ose hizo esperar y ambos clavaron sus cuchillos contra su adversario. Un grito de placer y dolor se encontraron en el aire y se fundieron en un rugido ensordecedor. Carlos se relamía de placer por el dolor q provocaba y se le otorgaba y Jose agonizante entregaba sus ultimas fuerzas. Luego Ase se desmorono sobre Bntz y este lo sostuvo, mientras descarnaba su cuchillo.

-Adiós Ase, te veré en el infierno jejejeje.

El cuchillo se clavo otra y otra vez, se retorció dentro de la carne, rompió hueso, cartílago y tendón. Desarmo piel y derramo sangre. Una y otra vez, se repetía el acto de violencia y Jose sentía su alma alejarse de su cuerpo en cada punzada de dolor. Cuando hubo tenido ya 12 puñaladas, y no quedaba mas por hacer, un vehículo negro destrozo la puerta del deposito y llego derrapando frente a Carlos, que corrió desesperadamente por la puerta trasera del lugar y tomo una lancha de escape dejando por muerto a Ase.

Un agente del FBI tomo a Jose y lo lanzo a la parte trasera de la camioneta, luego todo se volvió confuso. y un ultimo sonido de sirenas llego a oídos del hombre...

Extra de noticiero:

En la ciudad de Los Santos fue elegido como alcalde el señor Antonio Sarabia, que gano casi por el noventa y cinco porciento de los votos civiles, Se cree que será reelegido dentro de cuatro años al finalizar su mandato, pues sus propuestas superan las expectativas y el alcalde ya se ha internado en su oficina a realizar los tramites de restauración de escuelas y brigada de bomberos. Pronto abra un aumento de ganancias para los trabajadores municipales. En otras noticias no se tienen noticias del desaparecido candidato Jose Ase, que debia presentarse en la votación realizada hoy. Soy Maria Villalba informándoles desde el canal 7, Buenas Noches.

Extra de Situación Limite:

La ciudad comenzaba su caida y nada se salvaria esta vez, pronto el fuego comenzaria a arder en las calles y nadie se salvaria.

Calles hermosas y limpias eran aquellas, Antes de que la sombra callera en ellas, En un vacio de muerte y desesperanza se habia convertido, Ya no habia nadie que no hubiera sido pervertido, Y con un ultimo esfuerzo, Todo termino, Dejando a su paso, delincuencia y desolación.

Escrito por LuchoNoggi


La luna en lo alto, solitaria, sin vida, expectante. Las sirenas de un vehículo, los baches que cada vez alejaban mas a Jose de su salvación… Múltiples heridas lo acosaban y la sangre comenzaba a fluir de a chorros, imágenes sin luz cruzaban su mente, rostros sin rostro, cuchillos que caían sobre el como grandes balas de canon, su cabeza ardía en llamas de dolor y cada parpadeo se asemejaba a la misma muerte. La agonía indescriptible que sentía no tenia parecido alguno a otras que hubo experimentado anteriormente, solo una la superaba y esa era la muerte de sus hijos bajo las manos del mismo hombre que había destrozado su cuerpo. Poco quedaba ya y su espíritu comenzaba a separarse de su cuerpo material. Estaba muriendo y casi no había probabilidades de supervivencia. ¿Donde estaría el desgraciado que le había mostrado el terror y la angustia, para solo darle muerte? La pregunta rebotaba contra las paredes de su cabeza sin respuesta alguna.

Algo era seguro para el, y eso era que ya no había salida… Ya llegaba el momento final. De pronto una cortina de tela negra lo cegó y luego de horas o días que había pasado en un lugar irreconocible se encontró en una cama, con múltiples tubos conectados a sus venas, el cuarto en el que estaba se hallaba vacía a excepción de unos muebles y un televisor frente a el. A su derecha una ventana que daba a una calle muy transitada. A su izquierda una puerta. Y a su alrededor silencio. Un silencio sepulcral. ¿Estaría muerto y eso era el paraíso? Era bastante lógico, solo una sala con las cosas necesarias para vivir una eternidad. Pero ¿porque tanto aparato conectado?, no había razón, ¿para que se la darían esos cuidados a una persona muerta?.

Una riza lo invadió, pero apenas el sonido salio de su boca una punzada de dolor se asesto contra su tórax. Había sangre en el piso y a los costados de la cama. Las sabanas tenían manchas coaguladas. Al intentar moverse solo un dolor le respondió. De pronto el perrillo de la habitación giro y un hombre entro en ella. Era Juan Caballero con un casco de motocicleta en cabeza y una chaqueta y pantalones negros.

-Vaya, vaya, vaya, miren quien se metió en problemas otra vez, sí no hubiera pedido que te vigilaran ni siquiera hubieras llegado vivo al almacén, jejeje-Dijo animoso-. -¿Vigilarme? Pero si nadie se acerco a mi en días excepto por Bntz y sus secuaces-Respondió Jose aguantando el dolor que le provocaba hablar-. -¿Creíste que tu habías matado al loco con cuchillo que encontrases en el bosque? Por favor, te hubiera despedazado, y no había que agregar que era un caníbal buscado por la justicia. Uno de nuestros francotiradores lo hirió de muerte en el pecho con su rifle. -Entonces, no he matado a nadie-Una sonrisa apareció en su rostro, ya que el paraíso seguía abierto para el-. -No mi camarada, no lo has hecho, y sobreviviste por un poco a el loco de Carlos. Ahora te trasladaremos a una casa civil, donde podrás sanar fuera de peligro, pero me han elegido para decirte algo que quizás te golpee mucho… Ambos hombres se quedaron callados, y los labios del policía se despegaron para hablar pero pronto se cerraron nuevamente. Eso no seria fácil de explicar. -Jose, debo decirte, que tu… Tú no sobrevivirás mas de seis meses…-Una lágrima cayó por la mejilla de Juan-. Silencio. -¿Qué quieres decir? ¿Qué es lo que tengo?-Pregunto Ase exasperadamente-. -Los cortes de Bntz, te dejaran secuelas, pues el lastimo en parte uno de tus pulmones y tus intestinos por lo que no te quedan muchas probabilidades de supervivencia. Aunque tus heridas sanaran dentro de una semana, poco quedaría por hacer. No hubo ruido alguno por los próximos diez minutos. -¿Me estas diciendo que mi tiempo esta contado?-Pregunto el hombre, desesperado-. -Si… -Entonces mi vida pasara a ser una cacería, muy bien, entonces que así sea. -Adiós Jose te visitare a diario en mi descanso. -Adiós Juan, esquiva balas-Luego guiño un ojo con lo que le quedaban de fuerzas y se durmió bajo los efectos de los analgésicos y tranquilizantes-. Mientras Caballero dejaba la habitación una sonrisilla apareció en su rostro y fuera del hospital su teléfono comenzó a sonar.

Los sueños de Ase eran turbulentos y sin sentido. Afiebrados por el dolor y horribles por los recuerdos en su mente. Un gran contador apareció frente a el y señalaba castro mil trescientas veinte horas. De pronto la cuenta regresiva se activo y unas voces resonaron, las voces de sus hijos, pidiendo clemencia.

Su determinación nunca fue tan fuerte…

Pronto Jose despertó en una casa, y sintió sus heridas cerradas, al levantarse solo una pequeña replica del dolor lo acechaba. Una nota, una carpeta y un arma sobre una mesa de luz. La letra de Caballero. Un reporte confidencial de los lugares que Bntz frecuentaba, en la nota la explicación de porque la policía no actuaba: Querido Jose, Te dejo esta nota junto al expediente, Para que puedas terminar tus asuntos pendientes de una vez por todas, Espero que hayas sanado bien, Me han ascendido y he tenido que marcharme a San Fierro, Ahora soy un comandante de policía, y tengo un escuadrón a mis servicios, Espero tener noticias tuyas, aquí esta mi teléfono: 555-SF-PDTS, Con Cariño y mis mejores deseos: Juan Caballero, Comandante de las fuerzas policíacas de San Fierro.

Luego no había nada más, solo un arma y un cartucho. La tranquilidad predominaba en el cuarto y una señora apareció en el umbral de la puerta que daba al comedor. -¿Señor Ase? Veo que ha despertado-Concluyo una señora morena de pelos blancos-. -¿Quién es usted? -Soy Leonor y he estado cuidando de usted hasta el momento, aquí esta el correo recibido hasta el momento-Dejo una caja sobre la mesita de luz al lado de los materiales de Juan-. -Gracias. ¿Podría darme algo de comer? -Claro, espéreme un momento. La mujer se marcho y Jose comenzó a ver el correo. Cuentas y más cuentas de hospital. Facturas de luz, de gas y agua. Nada fuera de lo común excepto por un paquete. La mujer llego con una sopa. Ase tomo la taza con su mano izquierda y con la otra comenzó a abrir el objeto empapelado. Era una caja y al abrirla, para su terror un cuchillo con un doce tallado en el mango y una hoja bañada en sangre. Jose se puso pálido. Bajo el arma blanca había una nota.

¿Crees poder darle un último uso? Tu compañero de viaje, Carlos…

Escrito por LuchoNoggi

Red Platino Tenth 10:

Eran dias negros en Los Santos y pocos de los habitantes se atrevian a desafiar la autoridad policiaca que los oprimia contra las fauces de la complicidad en delitos sin nombre. Quedaba poco tiempo para que la ciudad se hundiera completamente en un regimen anarquista, y militares luchaban contra civiles, provocando desamparo y terror en la gran ciudad. Ya nada quedaba del viejo esplendor que le fue dado a esa gran aglomeración en tiempos pasados y los fundadores de la misma debian de revolcarse en sus sepulcros con un sentimiento de indignación que afectaria al mas tolerante y comprensivo de todos los habitantes. Incendios por doquier, e insuficientes camiones de bomberos en la ciudad para controlarlos. Habia reales problemas en el paraíso...

Jose se hallaba dentro de una limosina con un traje de etiqueta negro. Bajo el saco se enfundaba un arma, y unos anteojos negros reposaban sobre el rostro del hombre. Estrellas con el nombre de actores y actrices se hallaban en la vereda, y fotografos realizaban su trabajo a los costados de una pasarela de alfombra roja. El glamour era el invitado de honor y la riqueza uno de los mas populares entre los presentes. La puerta de la limosina se abrio y lentamente bajo Ase de el coche. Paso casi desapercibido al lado de una idola del cine. Entre los fotografos se hallaban algunos fans enloquecidos por los invitados que se sucedian uno tras otro mientras traspasaban el umbral decorado con rosas frente a ellos.

Una vez dentro Jose se dirigio hacia una puerta de mantenimiento e ingreso. De pie se hallaba un hombre vestido de payaso. Su ropa estaba sucia y llevaba una dentadura postiza pintada de un color amarillento. Por un momento su pelo daba una apariencia efenrmiza, ya que se hallaba completamente pintado de un color rojo sangre, nada apreciable. El hombre disfrazado fue el primero en hablar. -Bien Jose, te he conseguido un pase de entrada, y creo que me debes una, luego de habernos conocido en Vietnam, y vernos mutuamnente asesinar campesinos inocentes, crei que jamas volverias a intentar contactar a alguno del grupo tactico-Luego extendio su mano abierta, esperando algo-. -Aquí tienes-Le dio un fajo de dinero en billetes de 100 dolares-, bien, ahora necesito otro favor, consigueme boletos para un vuelo; hacia San Fierro, hay unos negocios que debo realizar sin merodeadores de bandas cerca-Le entrego un papel con una direccion anotada-. Asegurate de enviarlos a esta direccion, yo los mandare a recoger luego. En primera clase por favor-Bajo los anteojos guiño un ojo-. -No hay problema, bueno debo salir al escenario o de seguro los de seguridad vendran por mi, ya he hecho esperar mucho al publico-Una vez que termino de decir esas palabras desaparecio rapidamente por la puerta de mantenimiento-.

Por unos momentos Jose permanecio en el lugar observando su entorno, no debian de haber camaras ni micrófonos que pudisien delatar sus movimientos, habian pasado tres dias desde que recibio la carta que lo impulsaria a recomenzar, ahora vivia y solo vivia para su venganza, ya no tenia objeto intentar ganar mas dinero, ni intentar mejorar el aspecto de su casa, o comprar un auto deportivo, todo era material, vano, podia desaparecer con una sencilla bomba, en cambio su vida, teniendo esas mismas debilidades, era una posible creadora o destructora de un futuro diferente con ventajas y desventajas, o con felicidad, o con temor, al mismo tiempo, una maravillosa cualidad es la de gozar del beneficio de la vida que se nos fue entregado por un asteroide o por una deidad, cualquiera sea la razon, no hay cosa que pueda silenciarla completamente...

Al no encontrar micrófonos Jose se marcho de la habitación y entro nuevamente a la fiesta donde algunos famosos hablaban bajo las luces con flash y colores psicodelicos. El alcohol fluia y ya habia algunos colados que intentaban forzar la puerta trasera del club bailable. Entre los invitados se hallaban Antonio Sarabia, el alcalde de la ciudad, Josua Johns, un cowboy moderno con una mansion en Las Venturas, Cory Barrios; un afortunado ganador de la loteria, que mas tarde compraria un restaurante en una de las paralelas a la plaza George Washington. Al escuchar los chismes de su cliente se convitrtio en una fuenta de la mafia, con lo que la pasta le llega rapido… Por ultimo estaba Mariela Velez… Jose y ella tenian algo asi como una “HISTORIA”, el problema era el tiempo contado del hombre y la actual relacion de la mujer con Josua…

El hombre avanzo tranquilmante entre los presentes, algunos giraron para verlo, otros le fueron indiferentes y se limitaron a hablar de el a sus espaldas como el politico fracasado. Pero en eso no enfocaban los ojos del hombre, estos miraban al otro lado de la sala, a Antonio Sarabia y Maria, que hablaban animadamente. Jose estaba seguro que el alcalde de Los Santos habia tenido algo que ver con lo sucedido. Alguien trendia que haber contratado a Carlos, de otra manera el todavía tendria a sus hijos… y a su vida. Una vez que estuvo ahí… -Anotnio, viejo amigo-Dijo mientras irrumpia en la conversación de forma grosera-. -Jose, te presento a Maria-Señalo a la mujer-, ¿Se conocen?-Pregunto al ver el saludo informal de ambos-. -Si nos hemos visto en otra fiesta-Comento Velez-, Jose me comento acerca de las elecciones para alcalde y como estuvo cerca de llegar al puesto. -Oh si, admirable campaña fue la suya, muy responsable. -Y la tuya muy fructifera ¿no?-Lo dijo con cierta vos que inspiro dudas en los oyentes-. -¿A que te refieres?-Pregunto Maria-. -A que ha llegado a la alcaldía sin problemas. Y mira ese traje de la bodega de Dolce y Gabanna, debes tener un sueldo muy alto, claro teniendo en cuenbta que eres un funcionario publico… -Mmm, y ¿porque no te ves tu?, ¿de donde has sacado dinero para esa ropa tan elegante? -Yo al menos trabaje antes de empezar con la carrera politica… -¿Crees que yo no? -La verdad no-Beso la mano de la dama- Debo irme, me esperan otros invitados… Jose se fue caminando a traves del vestíbulo y Antonio y Maria volvieron a su charla. El siguiente en la lista era Josua que se encontraba hablando con Cory. Estaban muy enfocados en discutir acerca de la explotacion del petroleo pero cada algunos momentos soltaban palabras sin sentido en medio del palabrerio con que disimulban eso. Solo fue necesario parar la orjea y disimular comer unos bocadillos tras ellos. -La explotacion de petroleo terminara acabando con el Mund-Noguera…-Decia Cory-. -¡Pero es el gran negocio! Hay que sacarle el mayor pro-cargamento antes que los arabes lo rob-muelles… -Buenas tardes caballeros-Dijo Ase de improviso-. Oia su discusión acerca del petroleo, y en mi opiñon hay que explotarlo porque si no, ¿Quién lo hara por ti?-En el fondo estaba asqueado de si mismo-. -Mmm interesante enfoque-Dijeron al unisono los dos-. -¡Sabe qué?, ¿le gustaria venir a mi restaurante a seguir hablando del tema?-Ofrecio Cory-. -No, preferiria hacerlo en casa de Josua si no es problema. -Con gusto pueden venir ambos-Dijo el cowboy-. -Ok, entonces esta acordado. Nos vemos alli mañana a las doce en punto. -Sin invitados-Agrego Cory-.

El plan habia funcionado y los dos habian caido en la trampa. Al otro dia iria a la casa de Josua con el pretexto de hacer negocios sucios, cuando la transacción hubiera concluido lo distraeria para buscar información en su computadora. Su busqueda habia dado furto, y ademas ya sabia bastante sobre sus nuevos amigos. Si algo saliera mal el mismo irrumpiria en los muelles para ver el exportador de la mercaderia.

Al salir de la fiesta una sonrisa se dibujo en su rostro…

Las balas de platino estaban listos…

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar