FANDOM


Obras
Esta historia todavía no está terminada. Expicport está terminándola.
Por favor, antes de realizar correcciones mayores o algún otro cambio, avisa al autor de la historia o a quienes estén trabajando en ella, para poder coordinar la redacción. Si la historia no ha sido editada después de un tiempo considerable, se le dejará un aviso en el muro del autor sobre ello y si no responde en el plazo de una semana dicha historia será borrada.


Es una lluviosa mañana en la Liberty City de un tranquilo 21 de Marzo, un hombre reposa sentado en la acera de una muy transitada calle arropado por un gran manto plástico, sumergido profundamente en sus pensamientos e ignorando completamente a la gran cantidad de gente que habitualmente circula por la muy transitada zona, este hombre es mirado como un vagabundo más del barrio a el cual los vecinos ya se han acostumbrado a su presencia, ya tenía varios días reposando en el lugar sin molestar a nadie, a menudo muy inspiradamente toca su muy cuidada armónica, con una canasta a su lado en donde le agente le va dando limosna, ya sea por lástima o por ver ese peculiar talento, estableciendo algunas cortas pero corteses conversaciones con los ciudadanos que se le acercan para mostrarle un gesto de caridad, por más pequeño que sea.

Ese día inesperadamente una muy lujosa limusina se estaciona frente al puesto de este pobre hombre, y progresivamente del vehículo aparecen unos misteriosos encapuchados que al parecer trabajan clandestinamente para una organización, e inesperadamente le preguntan al susodicho mendigo que se encuentra postrado en la acera:

  • Desconocido: ¿Es usted Anderson Weil?
E incómodamente este les responde:
  • Mendigo: No, y ni me suena ese nombre.
  • Desconocido: De una vez podemos saber que se trata de usted, lo reconocemos por su voz, por mucho que haya cambiado su apariencia, para ser una persona tan joven el andar vagabundeando por ahí es una total vergüenza.
  • Mendigo: Oigan, si no van a dar limosna la lluvia me hace mejor compañía. Les repito, no lo conozco y ni me suena..

Inesperadamente uno de los agentes le arroja una paca de billetes verdes en medio de sus piernas.

  • Mendigo: ...!!
  • Desconocido: Hay 50.000 dolares en total, es lo que ganará al mes si se une a nuestra organización, es su elección, o se queda aquí pidiendo limosna miserablemente como alguien que no es nadie en este mundo, o se une con nosotros a formar parte de algo verdaderamente grande.
  • Mendigo: ... Muy bien, entonces díganme, que es lo que tengo que hacer.
  • Desconocido: Sencillo, demostrarnos todas aquellas cualidades que demostró siendo agente del FBI.
  • Mendigo: Je, bueno, por el momento acepto.
  • Desconocido: Magnifico, entonces sea usted bienvenido, señor Anderson.

Y de esta forma el mendigo, a el cual ahora llamaremos "Anderson" entra en la limusina y consecutivamente uno lo de los agentes procede a vendarle los ojos.

  • Anderson: Jum, ya me imaginaba una especie de trato especial.
  • Desconocido: No cualquiera ganaría 50.000 dolares mensuales con cualquier trabajo.

En la base oculta

Beachgate IV

Llegando al lugar.

  • Desconocido: Bien, ya hemos llegado.

  • Anderson: ..¿Y cuanto más me van a poner a caminar? ¿Tan lejos queda la recepción del garaje?
  • Desconocido: No se preocupe, ya estamos entrando, ahora por favor siéntese, el jefe desea conocerlo personalmente.

En cuanto uno de los soldados procede a retirarle la venda de los ojos al "invitado", este ultimo con una mirada bastante aguda observa muy pausadamente cada detalle de la sala en la que se encuentra.

  • Desconocido:Antes que nada vaya a tomarse un ducha, da mucha vergüenza que se presente ante el jefe en esas condiciones.
  • Anderson: Oh, de acuerdo, supongo que una fachada presentable nunca está de más..
  • Desconocido: En el baño se encuentra su uniforme, y antes de que el jefe lo reciba me presentaré, soy Sam.
  • Anderson: Encantado..
  • Sam Una vez termine de presentarse ante al jefe yo mismo me encargaré de explicarle su trabajo.

La presentación

  • Sam Veo que ya está listo.
  • Anderson: Si, aunque me hubiese gustado el agua un poco más tibia..
  • Sam: Tome asiento por favor, el jefe está por entrar

Y es allí cuando entra en escena el jefe, mirando sigilosamente al "invitado", e inmediatamente toma asiento en el otro extremo de la mesa.

  • Jefe: Me Presento, mi nombre es Vladimir Faustin, actual Capo de esta prestigiosa organización, como puedes ver te hemos traído hasta aquí de esta forma por cuestiones de seguridad, bueno, tu ya sabrás en la forma en la que nos desenvolvemos en esta dura sociedad. ¿Algo de tomar?
  • Anderson: No, gracias.
  • Vladimir F: Bien, seguramente se preguntará el por que te hemos traído hasta acá, o mejor dicho, con que fin, pues, nosotros más que nadie sabemos mucho sobre su pasado, y la forma en la que te ganaste la vida durante muchos años, las grandes hazañas que has hecho y consigo los grandes errores que has cometido y que te han llevado a donde te encuentras hoy.
  • Anderson: Por lo que veo saben bastante más de mi de lo que pensé, aunque no se impresionen mucho, ya he dejado todo eso atrás, la verdad es que ahora no sé si les sea de alguna utilidad..
  • Vladimir F: Desde luego, ahora iremos directo al grano, la forma en la que trabajamos aquí es sencilla, a la vez compleja y contundente, he decidido darte una oportunidad chico, me gustan las caras nuevas, además como ya te he mencionado antes me gustaría poner a prueba tu talento.
  • Anderson: Comprendo.
  • Vladimir F: Aquí somos una gran familia, supongo que ya conoces a Walter y a Scott, los muchachos que te fueron a buscar, este que está a mi derecha es Ralph, precisamente es mi mano derecha, él se encarga de la parte legal de nuestro negocio, y el que se encuentra tras tuyo es Sam, son algunos de los miembros más destacados de nuestra organización, somos un montón pero por ahora con presentarte a ellos basta. Bien chico, este negocio no es fácil de "tragar" por decírtelo de estes forma, así que necesito que me escuches bien.
  • Anderson: Entiendo.
  • Vladimir F: Por aquí existen algunas reglas, no te cruces en el camino con la policía, trata de evadirla hasta donde la inteligencia te alcance, aunque te cuento que ellos están en nuestra nomina así que te dejaran en paz, pero si vas demasiado lejos, todos irán tras de ti, con o sin dinero, si por casualidad te llegan atrapar, mantén tu boca cerrada y me ocuparé de ti, ya sabes, le muestro mi gratitud a la gente que me ayuda, y no queda casi nadie de los que me han traicionado. ¿Me expliqué bien?
  • Anderson: Completamente señor Faustin.
  • Vladimir F: Me alegro. En definitiva, si abres la boca o colaboras con alguna otra organización ya te puedes ir a saludar al cielo o al infierno de mi parte. Bien, dejando ya todo en claro prosiga con su labor, conociéndote tan solo un poco se que lo manejarás sin problemas.

De esta forma Sam y Anderson proceden a retirarse de la sala.

  • Ralph: ...¿De verdad confiarías en el?
  • Vladimir F: Veremos de que está hecho. Lo que me preocupa más es el problema con los Pegorino, por lo visto quieren comenzar una guerra.

El primer encargo

  • Scott Será mejor utilices ese misterioso intelecto a nuestro favor.
  • Anderson: Ya, les digo que haré lo que pueda, esto ya se está volviendo pesado..
  • Sam: El chico nuevo y yo daremos una vuelta, mientras tanto ustedes diríjanse a lo suyo, necesito todo listo para cuando vuelva.
  • Scott: Dalo por hecho.
  • Sam Escucha, nos dirigiremos hacia Beechwood City, vamos hacerle una pequeña visita a un viejo conocido nuestro.
  • Anderson: Ya me imagino que será.
  • Sam Muy bien señor Anderson, creo que ya no hay necesidad de privarle de nada, eso hace todo más sencillo, pero ahora su compromiso con nosotros es inquebrantable y por ello necesitamos que cumpla su tarea con total perfección, ya sabrás que no aceptamos ninguna clase de error o traición.
  • Anderson: Lo entiendo, pensé que ya estaba superada esa etapa..
  • Sam: Es solo para que lo tenga una vez más en cuenta, ahora en marcha.

En el trayecto

  • Sam: ¿Nervioso chico?
  • Anderson: Para nada ¿por qué lo preguntas?
  • Sam: Je, bueno como llevabas un rato sin decir nada..
  • Anderson: No todo el tiempo se puede estar parloteando, hay que darle paso a la voz de nuestra consciencia de vez en cuando.
  • Sam: Bonitas palabras.
  • Anderson: Anteriormente me dedicaba a escribir en mis tiempos libres..
  • Sam: ¿Un vagabundo con tiempo libre? Épico jaja.
  • Anderson: Je, al menos tienes un poco de sentido del humor.
  • Sam: Quien iría a pensar que un pobre vagabundo de Alderney llegaría hasta donde estás en menos de 24 horas.
  • Anderson: Créeme, he presenciado sucesos más increíbles.
  • Sam: Oh, como me gustaría que me contases pero ya hemos llegado, bien, antes de que te bajes necesito que escuches esto.. Entra en ese local y encuentra a un sujeto que esté tatuado en la cara, en cuanto lo halles pídele de mi parte que pague lo que debe. Asegúrate que te dé la cantidad exacta, no quiero rodeos.
  • Anderson: Bien, allá vamos..
Esta historia estará paralizada hasta nuevo aviso

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar