FANDOM


La familia McReary es una historia de Francof, osea yo, que trata sobre la Familia McReary y su vida antes de los sucesos de Grand Theft Auto IV y después de ellos.

Argumento

En la fría y oscura ciudad de Liberty City, la familia McReary se enfrenta a horribles problemas, por su separación y sus peleas habituales. Charles McReary, un rico líder de una organización criminal irlandesa, se ve obligado a enfrentarse al peor de todos los enemigos, el alcohol. Con todo eso, al descubrir que su familia lo odia, tendrá que ver cual es su última salida.

Historia

Capítulo uno: Irlanda, 1945 - 1956

En Irlanda, en el año 1945, una niña llamada Maureen, de diez años de edad, salía con sus padres de la iglesia. Un niño mayor que ella, Charles McReary, de unos trece años, la miraba fijo desde uno de los pilares de la catedral, la niña apretó el rosario que llevaba contra su pecho, temerosa. El joven pálido y ojeroso causaba pavor, incluso a la luz del sol. El padre de ella se acercó y le puso una mano en el hombro, reconfortándola.

  • Padre de Maureen: Esos McReary están locos, no puedo creer que los dejen entrar.
  • Madre: Son del pueblo, amor, tienen todo el derecho que tenemos nosotros.
  • Padre: Sí, pero ya los has visto... creo incluso que el tipo ese me tiene manía, y deberías ver a su hijo...

Maureen sólo cerró los ojos, ver a su padre hablando del asunto de siempre, era una cosa de todos los días.

  • Padre: ...te lo aseguro, un día los juzgarán.
  • Madre: Algún día, todos seremos juzgados.

¡Algún día todos seremos juzgados! ¡Algún día todos seremos juzgados! ¡Algún día todos seremos juzgados!

Charles McReary parpadeó, pero Maureen no, se lo quedó viendo fijo. Quizá no era tan terrible, quizá no era tan cruel, quizá...

...quizá le gustara.

Tres años después, 1947.

El vestido estaba en el suelo, el sombrero también. A decir verdad, todas las ropas que llevaran ellos dos estaban en el suelo. Charles la besó y ella le correspondió, como siempre. Ella sólo tenía trece años, y él dieciséis, pero eso no les importaba.

  • Charles: No te convengo, Maury.
  • Maureen: Me convendrá quien yo quiera...

Los dos se abrazaron, en la cama de Maureen, en la casa de su familia, en Irlanda, sólos. Aunque no contaban con lo que pasaría.

  • Padre de Maureen: (poniendo cara de "WTF") ¿Qué está pasando aquí?

La reacción fue instantánea, Charles se levantó y derribó al padre de su novia en su corrida fuera de la habitación, totalmente desnudo.

  • Padre: ¡Maldita sea! ¡Morirás, indigno demonio! ¡Socio del diablo! (sacó una escopeta de un armario y comenzó a disparar salvajemente, pero sólo le dio a una lámpara que había cerca) Y en cuanto a ti. (giró hacia su hija)

La madre de Maureen se despertó, en su cama, sobresaltada. Luego, caminó hacia el cuarto de Maureen y se desmayó. Hacía mucho que no veía a su hija gritar...

...y nunca la había visto siendo azotada.

Tres años después, 1950.

  • Charles: Maureen, en serio, creo que se ha acabado... debe irse.
  • Maureen: Lo odio, quizás me trate muy mal y me haya desheredado, pero no se si quiera hacerlo.
  • Charles: Él nos impedirá estar juntos, no va a detenerse hasta que nos separemos, tenemos que hacerlo.

Maureen suspiró.

  • Maureen: No puedo creer que me propongas algo así.
  • Charles: Tú no tendrás que hacer nada.

Esa misma noche, Maureen y Charles entraron juntos a ver al padre de ella. El hombre les gritó, pero Charles le rompió limpiamente el cuello, juntos se llevaron el cadáver y lo enterraron en las afueras.

Se sospechó de Maureen y Charles, pero no pudieron probar nada.

Seis años después, 1956.

  • Padre (nota: no es el padre de Maureen, es un cura): Dime, Charles McReary... ¿Aceptas a esta mujer como tu legítima esposa, para amarla y adorarla en la vida y la muerte?
  • Charles: Acepto.
  • Padre: Y tú, Maureen Cracker... ¿Aceptas a este hombre como tu legítimo esposo, para lo mismo que le dije a él, bla, bla, bla?
  • Maureen: Acepto.
  • Padre: Obviamente, para que otra cosa hemos venido, los declaro marido y lo otro... ¡Besense de una vez! ¡150 dólares la boda y 50 dólares la cinta de vídeo!

Saliendo de la iglesia.

  • Charles: Lo siento, amor, mi hermano me recomendó a ese cura, dijo que conmovía hasta hacerlo llorar a uno.
  • Maureen: Vi a tu hermano llorar de risa, así que creo que funcionó... Mira, lo importante es que estamos casados, y que debo darte una noticia...
  • Charles: ¿Qué...?
  • Maureen: Estoy embarazada...

Charles casi se desmaya.

Capítulo dos: Cambios

Playa, Liberty City, Estados Unidos, verano de 1970, un niño de diez años, Francis McReary, jugaba a la pelota con su hermano, Derrick. Ambos sonreían, Francis llevaba un traje de baño azul y Derrick uno verde. Eran muy parecidos entre si, a pesar de que Derrick tenía catorce años de edad. Eso sí, Derrick era mucho más alto. Sus padres los miraban desde un costado, Maureen recostada en el pecho de Charles, con su traje de baño.

  • Maureen: Son tan lindos, ¿no crees, Charles?

Charles parecía distante.

  • Charles: Sí, sí, mucho...
  • Maureen: (algo molesta) Oye, hace un tiempo que te noto mal, ¿pasa algo con el negocio?
  • Charles: (cerrando los ojos) Está bien, no puedo ocultarlo más, he quebrado...

Maureen abrió los ojos, horrorizada.

  • Maureen: ¿Quebrado? ¿De que vamos a vivir ahora? Vinimos a vivir a este país para mejorar nuestra calidad de vida, y sólo lo arruinamos.
  • Charles: No, yo lo he arruinado, pero ahora he abierto mi propia organización.
  • Maureen: No es posible...
  • Charles: Sí, sé lo que piensas, pero el tráfico es lo único que me queda.

Mientras.

  • Francis: ¡A que te gano!
  • Derrick: No puedes, no tienes la altura suficiente, enano... ja, ja.
  • Francis: Yo soy más hábil, es cuestión de agilidad.
  • Derrick: Es cuestión de altura, pequeñito... pero vamos, verte perder me divertirá...

Francis , tomando la pelota, la pasó por encima de Derrick, que no pudo atraparla y se cayó, cubriéndose de arena.

  • Derrick: Diablos...

Ambos hermanos rieron.

Charles sonrió a sus hijos, y esa fue su última sonrisa.

Su última sonrisa antes del "cambio".

Eran las doce de la noche, ya era 1971, la escuela había empezado para los chicos hacía ya unos días. Charles McReary volvió a altas horas de la noche, con la ropa toda destrozada y totalmente borracho. Maureen estaba sentada en un sillón, con una bata rosa.

  • Maureen: ¿Qué te pasa, Charles?
  • Charles: Es la organización, sabes que O'Malley quiere que su hijo pueda unirse en un futuro a la empresa.
  • Maureen: ¿Sabes? Cada vez que mencionas esa organización tuya, la apruebo menos.
  • Charles: (ebrio) ¿Y sabes? Cada vez que expresas esa opinión tuya, me importa menos...
  • Maureen: ¿Por qué haces esto?
  • Charles: ¡Porque se me pasa por los huevos!
  • Maureen: ¡Basta!
  • Charles: ¡Perra!

Se oyó un chasquido, Charles le había dado una cachetada a su esposa.

  • Maureen: ¡Eres un hombre terrible!
  • Charles: Jódete...

Arriba, en su cuarto compartido con Derrick, Francis oía, con lágrimas en los ojos, los gritos y los golpes.

  • Charles: Diablos, si no me querías, no te hubieras casado conmigo, perra.

Sin embargo, cada tanto tenía ciertos momentos en los que la paz volvía a la casa y ambos padres volvían a amarse. Siendo estos momentos de alegría para sus hijos. Al día siguiente.

  • Derrick: Ey, pa...
  • Charles: ¿Qué ocurre?
  • Derrick: El pequeño Frankie está enojado, dice que los escuchó a ti y a mamá discutiendo anoche. Dice que la golpeaste, y yo le creo...
  • Charles: ¡Ay, Dios! ¡Todos contra mí...!
  • Derrick: No es que esté contra ti, yo quisiera unirme a tu trabajo... el negocio, pero te digo que Francis no lo acepta.
  • Charles: ¡Vete, ahora no tengo tiempo...! ¡VETE! O sufrirás más que tu madre.

Derrick se fue, molesto.

Charles volvió borracho la siguiente noche, y la siguiente, y la otra y la otra. Pronto se volvió costumbre que los McReary no comieran juntos. Maureen y los dos chicos daban las gracias.

  • Maureen: Por favor, Dios, ayuda a mi esposo, que vuelva al camino correcto... y si no es a mi esposo, protégenos a todos.
  • Francis: ¡Mamá, Derrick ya está comiendo!

Derrick, que ya se había metido un pan en la boca, se atragantó.

  • Derrick: ¡Mentira! Maldito enano soplón...
  • Francis: Al menos respeto cuando mamá da las gracias.

Derrick le dio un ligero zape a Francis con la mano en la nuca.

  • Francis: ¡Oye!
  • Derrick: Te lo merecías, pequeñito...
  • Francis: No me digas pequeñito.
  • Derrick: Como quieras, enano.

La batalla de hermanos se hizo inminente, y Maureen no pudo hacer nada.

  • Maureen: Emoticono facepalm Dios...

Charles volvió a la una de la mañana esa noche. No tenía nada que hacer, sólo tirarse en la cama. Se había hecho rico, estaba en la sima de la ciudad. La Organización criminal McReary era un éxito. Lo tenía todo, y luego tu esposa te odiaba, tus hijos te tenían rechazo y rencor y tú eras un ebrio que hacía seis semanas no cenaba con su familia.

En 1973, tuvieron otro hijo Gerald apodado Gerry y en 1976, una hija, Kate. El último hijo fue Patrick en 1979.

Capítulo tres: Pelea fatal

A los dieciocho años, Francis se fue a la escuela policial, y ningún pariente volvió a verlo. En 1990.

  • Oficial: Dígame, jefe, tiene usted algo que ver con esos McReary de la familia criminal.
  • Francis: ¿Qué? No, no, en Irlanda es un apellido muy común. Tal vez primos lejanos, pero no lo sé.
  • Oficial: Me alegro mucho.

Era 1990, Patrick tenía once años de edad y volvía de la escuela, sus amigos lo saludaron y entró en su casa. Descubrió que solo estaba su padre encendiendo un fuego.

  • Patrick: Hola, pa...
  • Charles: Hola, que tal te ha ido...

Miró a su hijo unos momentos (Nota:depravación, depravación, depravación).

  • Charles: Ven aquí...
  • Patrick: (algo asustado) ¿Qué pasa?

Ojalá su madre, sus hermanos, al menos Kate, estuvieran allí.

  • Charles: Bájate los pantalones...

Estaba a unos pasos de él, ya lo iba a agarrar... cuando. Derrick de treinta y cuatro años, ya había hecho su vida como miembro de "el negocio" junto a Bucky Sligo y Aiden O'Malley, pero su madre los había invitado a todos a comer.

  • Derrick: Hola, pa, Packie, mamá me dijo que viniera co... ¡¿Qué demonios?!
  • Charles: ¡Vete ya!
  • Derrick: ¡No! ¡Tú aléjate de él!

Charles y Derrick comenzaron a darse golpes terribles el uno al otro. Derrick derribó a su propio padre de un derechazo en la nariz, dejándolo sangrando. Charles, tan enojado como era posible estarlo sin morir de rabia, agarró un fierro de la chimenea, pinchó un tronco encendido y embistió a su hijo.

  • Charles: Ahora verás, te quemaré los huevos...

Entro Gerry, de catorce años, armado con un bate de béisbol.

  • Derrick: Ayúdame. (Derrick esquivó una acometida de su padre con el leño encendido)
  • Gerry: Diablos, y yo que solo me dirigía a la práctica de béisbol... (Nota: Icono XD se imaginaron que vino a pelear) agradezco no haberme ido.

Gerry se acercó por detrás a su padre y le asestó un batazo terrible en la espalda. Charles cayó, dolorido.

  • Gerry: Sufre, desgraciado.

En un rincón, Patrick gimió.

  • Kate: (entrando en el cuarto) ¿Quieren parar con ese rui...? Dios, que ha pasado aquí.
  • Gerry: Lo sorprendimos manoseando a Packie...
  • Derrick: ... y le dijimos nuestra opinión al respecto... ya intentó toquetearme varias veces antes...
  • Kate: ¡¿Que lo vieron haciendo qué?!
  • Gerry: No me vas a decir que no te ha mirado de la misma forma ¡Se está despertando!

Otro golpe en la espalda con el bate.

  • Derrick: No podemos mantenerlo así para siempre.
  • Gerry: ¡Se acabó, yo ya soy un adulto, me voy de esta maldita casa!
  • Kate: Yo me quedo, por mamá, no la podemos dejar sola con él.
  • Derrick: Tú te quedarás, pero Packie y Gerry se van conmigo, sí. Seguiremos en tu puta organización (giró el rostro hacia el desmayado Charles, sacó una 9mm y le apuntó al cuello) pero si me entero de una sola cosa "rara" que hayas hecho con mamá o Kate... ¡Heredas antes!

Gerry subió arriba a empacar, Patrick se quedó asustadísimo a un costado.

  • Packie: Yo no quiero irme ¡Mamá!
  • Derrick: Tranquilo, es hora de que este desgraciado aprenda como son las cosas aquí...

Los tres McReary se fueron esa misma noche, dejando desolada a Maureen.

  • Maureen: No puedo creer que se fueran.
  • Kate: Mamá, debes denunciar a papá, ya ha hecho demasiadas cosas malas.
  • Maureen: Algún día, todos seremos juzgados...

Ambas se metieron en la casa, mientras el coche de Derrick se alejaba, llevándose dentro a los últimos varones McReary.

Capítulo cuatro: Una mujer

1993, Derrick McReary se sentía sólo, furioso. Su padre era un maldito violador, y ahora Packie le tenía miedo. Estaba sólo, caminando por la calle.

  • ?: Disculpe, señor, ¿quiere que lo lleven?

Era una chica, en su coche rojo furioso, era tan hermosa. Afroamericana, con el cabello negro largo hasta la cintura y ojos marrones. Lo miraba sonriente, mostrando unos dientes blanquísimos.

  • Derrick: No será necesario.
  • Chica: Insisto, hace mucho frío esta noche.
  • Derrick: Está bien.

Derrick, sin muchas ganas, se subió al coche.

  • Chica: ¿Como está, amigo?
  • Derrick: Más o menos: mi madre está deprimida, mi padre es un hijo de puta drogadicto y violador, y mis hermanos están asustados...
  • Chica: ¿Por qué puede decir "bien", como la gente normal?
  • Derrick: Porque preguntó algo y yo respondo con la verdad. Dígame, cual es su nombre.
  • Chica: Tutéeme y llámeme Mónica, todos lo hacen.
  • Derrick: Soy Derrick, sólo Derrick... Mónica.
  • Mónica: Y dime, Derrick, ¿Dónde vives?
  • Derrick: En un apartamento en Dillon Street en Broker, pero queda muy lejos...
  • Mónica: No iremos caminando, tontito, iremos conduciendo.
  • Derrick: No me has visto en tu vida.
  • Mónica: Soy Mónica Hernández... ¿No te suena, Derrick McReary?
  • Derrick: ¿Cómo sabes mi a...? No no te conozco.
  • Mónica: Escuela 69, año 1968... sexto año...
  • Derrick: Monny, ¿eres tú?
  • Mónica: Sí...
  • Derrick: Me acuerdo de ti.
  • Mónica: Yo me acuerdo de como me mirabas, todo el tiempo, eras amable.
  • Derrick: (sonrojado) Era patético.
  • Mónica: ¿Y como está tu hermano?
  • Derrick: Francis, policía, los otros...
  • Mónica: Hay más hermanos, ¿no?
  • Derrick: Somos cinco.
  • Mónica: Wow, genial, mi hermano sigue igual de molesto.
  • DerricK: ¿Y musculoso? Me dio un par de golpes en la escuela... Me gritó "maldito inútil débil de mierda" y me dejó en el piso.
  • Mónica: Tomó clases para el control de la ira...
  • Derrick: Me alegro mucho.
  • Mónica: ¿Sabes? Ya que nos encontramos, ¿por qué no comemos algo?
  • Derrick: No lo sé...
  • Mónica: (haciendo puchero) ¡Vamos, Derry! Tus hermanos son grandes.
  • Derrick: Cierto, dame un segundo.

Derrick sacó el teléfono de su bolsillo y llamó a Gerry.

  • Gerry: ¿Hi?
  • Derrick: Gerry, soy yo, Derrick, no voy a llegar a cenar esta noche. Un asunto complicado.
  • Gerry: ¿Una mujer?
  • Derrick: ¿Como mierda...?
  • Gerry: Te diré la verdad, desde que compraste esa chaqueta puse un micrófono ahí en uno de los botones y me divierto escuchando.
  • Derrick: ¿Sabes todo lo que he hecho desde 1986?
  • Gerry: Más o menos...
  • Derrick: Me ocuparé de ti más tarde, me voy.

Derrick se sacó la chaqueta luego de colgar.

  • Mónica: ¿Por qué haces eso? Hace un frío de muerte.
  • Derrick: Mi dignidad vale más que mi salud.
  • Mónica: No entendí, pero igual todo en mí me dice que cometo un error si te pregunto más.
  • Derrick: Okay, dejémoslo así.

Ambos llegaron al 69th Street Diner. No era un lugar muy bonito, pero Derrick no llevaba el dinero suficiente para algo mejor.

Capítulo cinco: Cita con Mónica

Ambos se sentaron en una mesa cerca de la pared trasera, sin saber que quince años más tarde, en esa misma mesa, un gay sería asesinado.

  • Mónica: Y dime, Derrick, ¿A qué te dedicas ahora?
  • Derrick: Estoy en el mismo negocio que mi padre... Este, (pensamiento:¿Qué nombre uso? ¿Qué nombre uso?) comercio de alto riesgo. Exportación e importación, mensajero de objetos valiosos, etc.
  • Mónica: No conozco un nombre formal para eso, pero si te permite vivir, por mí está todo bien.
  • Derrick: Okay, ¿cuál es tu trabajo?
  • Mónica: Bueno, verás, yo era camarera en Superstar Café y me despidieron anoche.
  • Derrick: En serio, ¿Por qué?
  • Mónica: Sólo porque era la cuarta vez que tiraba la bandeja encima de la cabeza de un cliente.
  • Derrick: ¿Y la bandeja tenía café?
  • Mónica: No, tenía dos tenedores, tres cuchillos y un vaso de vidrio... lo llevaron al hospital con la calva sangrando.
  • Derrick: Dios, eres peligrosa.
  • Mónica: ¡Que coincidencia! La misma excusa que tuvo el dueño para echarme.
  • Derrick: Ese coche, sin ofender, pero no parece algo que una camarera de un café de tercera se permitiría.
  • Mónica: Me lo regaló mi tío y lo mantiene él.
  • Derrick: No sé, yo no conduzcom, considero algo feo vivir de un pariente.
  • Mónica: Como digas.
  • Derrick: En fin, Mónica, ¿Qué vas a hacer ahora que te despidieron?
  • Mónica: No lo sé, mis padres me echaron de casa, mi jefe me echó de mi trabajo, mi tío amenaza con dejar de pagarme el coche. Mi vida se acabó. (unas lágrimas aparecieron en sus ojos)
  • Derrick: No llores, nena, mira, yo me voy a ocupar... vas a venir a mi apartamento conmigo y mis dos hermanos.
  • Mónica: ¡Pero son muchos! ¡No van a poder mantenerme! ¡Es un apartamento, no debe ser muy grande!
  • Derrick: ¿Sabes cocinar?
  • Mónica: Un poco...
  • Derrick: Ninguno de nosotros sabe, excepto quizás mi hermana Kate, pero ella pensaba quedarse con mamá, somos solo tres hombres y una mujer...
  • Mónica: ¿Quién es la mujer?
  • Derrick: Serías tú, si te quedas conmigo.
  • Mónica: Supongo que no tengo opción.
  • Derrick: ¿Dónde vivías mientras trabajabas en el café?
  • Mónica: Vivía en un edificio horrible en Bohan, pero supongo que mucha importancia no tiene, me lo van a quitar, el plazo vence mañana y no tengo dinero para pagar eso.
  • Derrick: Okay, mi hermano tiene veinticuatro años y ahora trabaja en una oficina, como mensajero, creo que podríamos reunir dinero para mantenernos.
  • Mónica: Es tan extraño... nos reencontramos hace treinta minutos, y ya estás ayudándome..
  • Derrick: ¡Espera! ¡Tengo un plan!

Derrick y Mónica bebieron un café, comieron unos sándwiches y luego salieron del café, Derrick explicó su plan.

  • Derrick: Vamos a esa tienda de discos, compramos un disco, y dejamos la puerta abierta, luego viene un ladrón y nos roba el coche, y cuando nos lo roba, cobramos el seguro de tu tío y listo, tendremos dinero fácil.
  • Mónica: ¿Y qué compramos?
  • Derrick: Aprovechemos para pedir algo de Hevy Metal, en casa tenemos un equipo de música pero ningún disco.
  • Mónica: Pero valoro mucho este coche, ¿no hay otra forma?
  • Derrick: ¿Ves esa chaqueta negra de ahí? Bueno, créeme que a donde sea que vaya el coche, mientras esa chaqueta esté dentro, nosotros lo sabremos. ¡Gracias a Gerry!

Capítulo seis: Asalto de mentira

Derrick y Mónica dejaron el coche ahí, lujoso, brillante, en frente de aquel callejón junto a la tienda de discos. Ambos entraron en la tienda.

El dependiente era un hombre de mediana edad con barba grisácea, más por sucia que por gris. Los miró con ojos negros.

  • Dependiente: ¿Los puedo ayudar?
  • Derrick: Sí, ¿qué tiene de Hevy Metal?
  • Dependiente: Bueno, teniendo en cuenta que son los noventa, esto es una tienda de discos, y yo soy el dependiente, creo que tenemos mucho.
  • Derrick: Vaya al grano, ¿Qué hay?
  • Mónica: ¡Derrick, el coche!

Salieron corriendo del local. Un negro de unos veinte años salió corriendo y se robó el coche.

  • Ladrón: Ahora es mío, maricones...
  • Derrick: Dios, míralo correr, sólo hay que esperar hasta mañana para cobrar el seguro por el robo.
  • Mónica: ¡Espera! ¿Eso es una patrulla?
  • Derrick: Mierda, detuvieron al ladrón.
  • Policía: Dwayne Forge, está arrestado por robo de coches, ya son tres esta semana, seis en el mes.
  • Forge: Lo que diga, puto poli de mierda.
  • Derrick: ¡MI-ER-DA! De todos los ladrones de coches, el que nos robó tenía que ser uno que lo iban a arrestar... ¡Hablaré con él!

El poli estaba metiendo a Forge en una patrulla, cuando se acercó Derrick.

  • Policía: ¿Este es su coche?
  • Derrick: Sí, lo es...
  • Policía: Permítame decirle que recibirá una compensación de trescientos dólares por el robo... ¡Le prometo que este tipo estará a la sombra mucho tiempo!
  • Derrick: Quisiera ir a verlo a la cárcel, en los horarios de visita.
  • Policía: Está bien, por haber sido robado, le prometo que tendrán privacidad y un sitio para hablar.
  • Derrick: Me alegro.

El policía se llevó a Forge.

  • Mónica: ¿Qué vas a hacer?
  • Derrick: Hablar con él.
  • Mónica: ¿Para...?
  • Derrick: Sacar más dinero.
  • Mónica: ¿Cómo?
  • Derrick: A alguna banda debe de pertenecer... Ellos nos darán dinero, mucho, si logro extraérselo a Forge...
  • Mónica: Es peligroso...
  • Derrick: Tranquila, mi segundo nombre es "Peligro".

Le respiró en la cara, ella hizo un gesto para echar el mal olor.

  • Mónica: Por tu aliento, yo diría que tu segundo nombre es "Narcótico".
  • Derrick: "Crack" y "Cocaína", el narcótico no se fuma ¿Pero, quién decide eso?
  • Mónica: Como sea... vamos a tu casa.
  • Derrick: Sí.

Ambos se subieron al coche, que aún estaba intacto.

Capítulo siete: Con los McReary restantes

Ya en el apartamento, entraron Mónica y Derrick. A la luz de las lámparas mortecinas, Derrick captó lo hermosa que se veía la mujer.

  • Mónica: ¿Qué te pasa?
  • Derrick: Es solo que no había notado, que... bueno... que te veías tan bien...
  • Mónica: (sorprendida) Ay, gracias...

Ambos se miraron por unos segundos.

  • Derrick: Subamos.

Se acercaron al ascensor y presionaron el último piso. Nada bueno para criar jóvenes.

  • Mónica: Vamos.

Al llegar al edificio.

  • Derrick: Damas primero...
  • Mónica: Ja, ja, gracias.

Ambos fueron hacia la puerta del apartamento y entraron. Era un sitio diminuto, con cinco colchones en el suelo. Había un sofá cama, ocupado por Gerry y Packie. Derrick sonrió para sí. Los otros colchones eran para Kate y su madre, en cuanto ellas decidieran irse de la casa de Charles. Uno para él y había hecho poner otro para Mónica.

  • Derrick: Ahí está tu colchón, junto al mío.
  • Mónica: ¿Qué amable?

Ambos se acostaron. Pero no se durmieron.

Tenían toda una noche por delante.

Entre tanto, en la casa de los McReary.

Charles, ya un poco viejo, con su traje azul y algo de cabello blanco en la punta de la cabeza, se encontraba sentado a la mesa con Maureen y Kate.

  • Charles: ¡Maureen!
  • Maureen: ¿Qué quieres?
  • Charles: Quiero que vengas y me traigas la puta comida... ¡Qué miras tú! (a Kate)
  • Kate: ¡Basta, papá!
  • Charles: ¡Malditas putas! ¿Dónde están los otros?
  • Kate: Se fueron, ya no te aguantaban, y qué bien que han hecho.

Kate se fue, furiosa.

  • Charles: ¿Qué diablos le pasa a esa puta?
  • Maureen: ¡Basta! ¡No puedo soportarlo más, Charles! ¿Qué le pasó a ese hombre cariñoso que solía darme amor?
  • Charles: Está muerto, ese maricón sin un centavo que vive de sus padres ya murió, acéptalo, zorra.
  • Maureen: ¡Por favor, Charles! ¿Por qué eres así? ¿Qué te ha pasado? Antes yo te quería, Derrick, Francis, Gerald, Patrick y Kate te querían... ¿Por qué has cambiado tanto? ¡Yo te amaba!
  • Charles: Pues, ¿quieres oír algo gracioso?
  • Maureen: (llorando) ¿Qué?
  • Charles: Tu puto padre de mierda era el dueño de una puta fortuna de medio millón de dólares que le ganó a mi padre en apuestas... Matarlo no fue para casarme contigo, sino para que heredaras y yo recuperara el dinero...
  • Maureen: ¿¿¿QUEEEE???
  • Charles: Lo que oyes, zorra estúpida.
  • Maureen: ¡Eres un hombre horrible!
  • Charles: Y tú una zorra que merece ser controlada.

Le dio una cachetada a Maureen.

  • Maureen: ¡Basta ya, desgraciado!

Charles cayó desmayado por el alcoholismo.

  • Maureen: Algún día, todos seremos juzgados.

Maureen se marchó a dormir.

Capítulo ocho: Traición fatal

Aiden O'Malley no podría haber tenido un peor día, acababa de tener una pelea con Charles McReary, su jefe y padre de su amigo, su otro amigo, Bucky Sligo, quería hablar con él y lo había obligado a levantarse de la cama a altas horas de la noche, y su coche estaba roto, por lo que tuvo que pagar un taxi. Llegó al callejón con Bucky, que estaba tomando cerveza de una botella.

  • Aiden: ¿Qué quieres, Bucky? He tenido el peor día de mi puta vida...
  • Bucky: Sabes mejor que yo que es lo que quiero.
  • Aiden: En realidad no...
  • Bucky: (arrojando la botella al suelo, que reventó) ¡Mierda, estúpido! Quiero ser el puto jefe, no estar a la puta sombra del maldito drogadicto de Derrick.
  • Aiden: Eso significa...
  • Bucky: Eso significa que es hora de ponerle un alto, acabar con los McReary por completo. Que la Organización criminal Sligo dé el salto al éxito.
  • Aiden: ¿Quieres matar a Derrick?
  • Bucky: No, primero le preguntaré si me cede el lugar... y si no lo hace, ya veré que haré.
  • Aiden: Nunca lo hará, nunca te dará su lugar.
  • Bucky: No pretendo que lo haga, si él se niega, no podrá decir que no se lo advertí.
  • Aiden: Sabes que te apoyo y no al drogado de Derrick, pero, ¿Qué hay de Charles? Él aún está con vida.
  • Bucky: No por mucho tiempo, la verdad, ya está viejo. Si crees que voy a matarlo a él, estás muy loco, es un hijo de puta, por eso lo dejaré con vida. Es como un hermano de sangre.
  • Aiden: ¿Y Derrick no?
  • Bucky: Lo es, es la clase de hermano idiota que tengo ganas de ver muerto. Estoy seguro de que el propio Charles nos dará su apoyo.
  • Aiden: De acuerdo.

Aiden y Bucky se dieron la mano.

Al día siguiente, Derrick fue al Centro Penitenciario Alderney a ver a Dwayne Forge y lo encontró con el uniforme, levantando pesas. Tenía un físico tremendo, y Derrick temió recibir un golpe.

  • Derrick: Ah... hola.
  • Forge: Hola, men... ¿Eres el marica irlandés al que le robé el coche?
  • Derrick: Ah, esto, sí.
  • Forge: Lo lamento, amigo, en serio, es sólo que no tengo otra forma de vivir, soy un puto mediocre.

Forge dejó las pesas y Derrick se sentó en el suelo, junto a él.

  • Derrick: Tranquilo, yo dirijo una organización criminal también, necesito dinero, por el coche.
  • Forge: Es una mujer, ¿verdad?
  • Derrick: ¿Usted también tiene un micrófono en mi chaqueta?
  • Forge: No tengo dinero para pagar eso.
  • Derrick: En fin, ¿quién me dará el dinero?
  • Forge: Ahí viene el chico... Eh, chico.

Playboy X joven se acercó.

  • Playboy: ¿Quién es ese?
  • Derrick: Soy Derrick McReary, y tú eres...
  • Playboy: Playboy X, el mejor.
  • Forge: Playboy, este tipo, McReary, le debemos dinero.
  • Playboy: Okay, ¿cuánto?
  • Forge: ¿Cuánto?

Derrick dudó.

  • Derrick: No sé, diez mil dólares.
  • Playboy: Bien, accesible, tenga.

Sacó diez mil en efectivo del bolsillo de la colorida chaqueta. Derrick los tomó, se despidió amablemente de los dos traficantes, y se marchó del Centro Penitenciario.

  • Derrick: Ahora estamos bien...
  • Bucky: ¡No cuentes con eso, puto drogata de mierda!
  • Aiden: ¡Perdón, Derrick, yo no quería!

Aiden O'Malley y Bucky Sligo se acercaban conduciendo un Turismo. Aiden sacó una AK-47 y disparó. Derrick corrió hasta donde pudo y telefoneó.

  • Derrick: ¿Hola, policía? Sí, tengo a dos idiotas persiguiéndome y me sé sus nombres, se los diré... Bucky Sligo, Aiden O'Malley... ¡Ayuda!
  • Policía: Estamos detrás suyo, señor, esto es un centro penitenciario.
  • Derrick: (WTF) Ah, cierto.

El policía detuvo al coche y arrestó a O'Malley y a Bucky, éstos salieron corriendo, sin saber que uno sería capturado tan sólo unos pocos años después.

  • Policía: Tranquilo, señor, los capturaremos.

Derrick se marchó, y llamó a Mónica.

  • Derrick: ¿Mónica? Tengo el dinero.
  • Mónica: Maravilloso, Derrick, ve a verme al Centro Médico Schottler, tengo una noticia para darte.
  • Derrick: Está bien, voy para allá.

Derrick colgó.

Capítulo nueve: El alma se quiebra

Mientras tanto, en la casa de los McReary.

Charles se encontraba fumando un puro, como siempre sentado en su sillón, había alejado a sus parientes, ya hora disfrutaba de su dinero. Sin embargo, un matón llegó a finalizar su paz.

  • Matón: Sr. McReary, tengo horribles noticias, Sligo y O'Malley llamaron, han huido de la justicia... ¡Derrick nos ha traicionado!
  • Charles: (levantándose) ¡¡¡¿Qué?!!!
  • Matón: Oyeron su conversación telefónica, está en el Centro Médico Schottler.

Charles buscó un paragüero que había cerca y sacó una AK-47.

  • Charles: ¡Le enseñaré, tú conduces!
  • Matón: Sí, señor.

Ambos salieron de la habitación.

En el Centro Médico Schottler, Derrick había llegado con el dinero para Mónica, ella salía feliz por la puerta del centro y corrió a abrazarlo.

  • Mónica: ¡Derrick! ¡No sabes lo que pasó...!
  • Derrick: Antes ten tu dinero y... Dios, no puedo creer lo que voy a decir... pero quiero que estemos juntos... ¡Por siempre!
  • Mónica:' Los tres juntos...
  • Derrick: ¿De qué estás habla...?
  • Mónica: Hablé con el doctor, Derrick y, bueno, estoy embarazada.

Lo demás que trató de explicar fue cortado por el grito de alegría de Derrick, éste se le tiró encima y la abrazó con todas sus fuerzas, tras prometerle que se casarían, que abandonaría la organización, y que se irían a vivir juntos, comenzaron a bajar las escalinatas. Un oscuro coche azul se detuvo delante, Derrick vio salir a su padre con la AK-47.

  • Charles: ¡Maldito traidor desgraciado de mierda!

Gritos, disparos y golpes...

Mónica cayó al suelo, con dos enormes heridas de bala en la cadera. Derrick quedó en blanco, inclinándose sobre la mujer que amaba. El coche de Charles se marchó corriendo tan rápido como pudo, conducido por el matón y el traidor. Alguien gritaba, era el médico.

  • ?: ¡Ambulancia! ¡Ambulancia, mierda, la mujer está embarazada!

Mónica escupió sangre, luego giró el rostro en la mano rugosa de Derrick...

...y expiró.

Derrick alzó las manos al cielo, miró al sol directamente, sin parpadear, y abrió la boca.

  • Derrick: ¡Vengaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaanza!

Luego se tiró sobre el cuerpo de Mónica. Todos lo miraban, y veían la escena, Derrick de espaldas frente al cadáver, con los hombros moviéndose por las convulsiones del llanto.

Capítulo diez: La venganza

1999, Derrick al fin pudo volver de Irlanda, pues tuvo que huir por represalias con los McReary. Hora de la venganza.

Derrick estaba ciego de ira, caminaba lentamente, sin mirar a nadie. La casa de los McReary, de pie, hermosa, grande, seguía allí, sólo que abandonada, ya que Kate y Maureen se habían ido y Charles vivía solo ahí con su locura.

  • Derrick: ¡Sal! ¡Sal cobarde de mierda! ¿O es que te asusta dar la cara sin un puto matón vigilando?

Charles salió de la casa, alcohólico.

  • Charles: ¿Qué quieres?
  • Derrick: (sacando una pistola y apuntando) La mataste... no, ¡LOS MATASTE!
  • Charles: Se lo tenía merecido.
  • Derrick: Mataste a mi mujer, a mi hijo. ¡Pagarás las putas consecuencias!
  • Charles: (corriendo al interior de la casa) ¡Jódete!

Cinco matones comenzaron a salir de las puertas y ventanas, disparando a los vidrios y tratando de matar a Derrick. Éste disparaba a matar, hasta que dejó muertos a todos los matones y entró en la casa.

  • Derrick: Es tu fin, padre, admítelo.
  • Charles: (cerrando la puerta de una habitación) ¡Mierda!

Derrick abrió la puerta con una violenta patada.

Nadie lo sabría, tenían el mismo A.D.N, y ni su madre, ni sus hermanos habían visto a Mónica, ella se había marchado del apartamento luego de hacer el amor con él. Nadie vería su venganza.

  • Derrick: ¡Puto cabrón de mierda!
  • Charles: ¿Vas a matarme, Derrick?

Derrick le dio una patada en los testículos y luego lo ató a una silla que había ahí.

  • Derrick: Yo no voy a matarte... ¡Tú lo harás!

Levantó una de las manos de su padre y le hizo agarrar la pistola, luego levantó la mano de Charles, con la pistola apuntándole a la sien.

  • Derrick: (al oído de Charles) Tu familia te odia, la has cagado tú solo, tus hombres te faltan el respeto, abusas de tus hijos, maltratas a la mujer que amas...
  • Charles: ¡Para, mierda, para!
  • Derrick: ...y mataste a tu nieto.

Charles apretó el gatillo y se suicidó.

  • Derrick: ¡Que duermas bien, padre!

Y se marchó de la casa.

Año 2029. Maureen ya había muerto y Gerry también.

Francis McReary salió del funeral de Gerry muy triste, acompañado de su esposa Lola. Su último hermano había muerto, y Patrick antes, asesinado por Luis Fernando López. (Nota:Puse como que la posibilidad de matar a Patrick en Ladies Half Price fuera verdad)

  • ?: Horrible, ¿verdad? No haber pasado tiempo con sus hermanos, y haber matado a uno.
  • Francis: ¿Qué?

Se llenó de terror.

Una figura etérea, con un disparo horrible en la cabeza y vestido con un traje deportivo, se alzó ante él. Derrick McReary le hablaba.

Lola no podía verlo.

  • Francis: ¿Qué diablos?
  • Derrick: Tú me mataste...
  • Francis: Tú ibas a matarme.
  • Derrick: Iba a hacerlo porque sabía que tú ibas a intentarlo.
  • Francis: Tú me odias.
  • Derrick: ¿Qué clase de hijo de puta desesperado por el poder público asesina a su propio hermano?
  • Francis: Yo no quería... (se echó a llorar) ¡No quise hacerlo!
  • Derrick: ¡Hijo de puta! ¡Tú me mataste! ¡Tú me mataste!

Derrick repitió la última frase varias veces, aterrorizando a Francis. Al final, no lo pudo soportar más, sacó una pistola y disparó.

En el lugar en el que había estado Derrick, ahora estaba lola, con una bala en el pecho, muerta.

  • Francis: ¡Nooooo!
  • Voz de Derrick: (susurrando) Venganza...

Francis llevó la mano a la pistola, a la cual le quedaba una bala. Se la llevó a la sien...

...y se quitó la vida.

Última bala de la pistola, último miembro de los McReary.

Fin.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar