FANDOM


Hace 2 años

Fuera del centro médico de Mount Zonah, Brendan sube a un vehículo, que era conducido por una mujer madura. La mujer mira a Brendan con rostro de preocupación y se pone en marcha, mientras que el policía, recién dado de alta, mira amargamente por la ventana.

Mujer: Siento lo que pasó con Doug...
Brendan: No quiero oír nada sobre eso...
Brendan: Hazme el favor.
Mujer: Solo trataba...
Brendan: Lo sé, lo sé.
Brendan: Es solo que...
Brendan: Dios, juro que mataré a su asesino.
Mujer: ¿Cómo pasó todo?
Brendan: Estuvimos en el robo al UD.
Brendan: Tratábamos de detener a los atracadores, pero le dispararon.
Brendan: Mejor no hablemos más de eso, Lisa.
Lisa: Tienes razón...
Lisa: Tenemos otras cosas que hablar.
Brendan: ¿Qué?
Lisa: Creo que deberíamos darnos un tiempo.
Brendan: ¿De qué estás hablando? ¿Por qué?
Lisa: No estamos bien tú y yo, y lo que te dije hace unas semanas...
Lisa: Más que un tiempo, necesito pedirte el divorcio.
Brendan: Acabo de salir del hospital, Lisa.
Brendan: ¿Podríamos discutir esto más tarde?
Lisa: De acuerdo.
Brendan: Ahora quiero ir a casa, relajarme.
Brendan: Tú y yo no vamos a separarnos...
Brendan: Dame otra oportunidad, quiero corregir las cosas.

Presente

Brendan y Aaron salen del restaurant, Brendan ya luce con su camisa arremangada y se abrigo colgando sobre su hombro, sosteniendo la punta delantera con su mano. Aaron, entusiasmado, sube al asiento de copiloto del coche, esperando a que Brendan también suba y se ponga en marcha. No obstante, Aaron observa por la ventana a su compañero hablando con un policía.

Policía: Buenas, detective.
Brendan: ¿Cómo le va, oficial...?
Brendan (Observando la placa del policía): ¿Jackson?
Oficial Jackson: Oh, sí. Tyler Jackson.
Brendan: ¿Los paramédicos ya se han llevado el cadáver?
Oficial Jackson: Sí, la han llevado a la morgue.
Oficial Jackson: Se pondrán en contacto con nosotros si encuentran algo extraño.
Brendan: De acuerdo
Brendan: Pero aquí hay ciertas cosas que me gustaría descubrir, necesito más pistas.
Oficial Jackson: Bueno, ya que habla de eso...
Oficial Jackson (Enseñando un cuchillo ensangrentado): El oficial Ramsey encontró este objeto.
Oficial Jackson: Se cree que fue el arma con el que apuñalaron a la chica.
Brendan (Tomando el cuchillo): Mmm... Seguro que sí. ¿Dónde lo encontró?
Oficial Jackson: Estaba en un cubo de basura, algo escondido.
Oficial Jackson: Ramsey rebuscó, porque ya nos había pasado antes...
Oficial Jackson: No lo podíamos dejar pasar por alto esta vez.
Brendan: Buen hallazgo, oficial Jackson.
Brendan: Felicita al oficial Ramsey cuando lo veas.
Brendan: Tengo que irme ahora.
Brendan: Te veré pronto.
Oficial Jackson: Gracias, detective.

Tras hablar con el oficial Jackson, Brendan sube al vehículo y se pone en marcha.

Aaron: ¿A dónde vamos, compa... Eh... Digo, Harris?
Brendan: Iremos a la casa de Stephanie, seguramente encontraremos a su esposo, Randall Monroe.
Brendan: Quizás pueda respondernos algunas preguntas.
Aaron: De acuerdo.

Unos minutos después, ya en Rockford Hills, Brendan y Aaron se presentan frente a una gigante mansión, la cual se encuentra cerca de una conocida mansión, y el novato detective toca el timbre, llamando a Monroe. Unos cuantos segundos después, Randy Monroe abre la puerta a los detectives.

Randy: ¿Puedo ofrecerles algo, señores?
Brendan: No venga como que no ha pasado nada, señor Monroe.
Brendan: Estamos seguros de que ya recibió una llamada, diciéndole que su esposa, la señorita Michelle McCarty, ha sido asesinada.
Randy: Vaya, pues... Sí.
Aaron: ¿Por qué hacer de cuenta que nada ha pasado, señor Monroe?
Randy: ¿Cómo saber quiénes son, caballeros?
Randy: No creí que fueran policías.
Brendan (Enseñando su placa): Detective Brendan Harris y mi acompañante, Aaron Huth.
Randy: ¿Su... Compañero?
Aaron: Sí...
Brendan: Sería una forma de decirlo...
Brendan: Estamos aquí para hacerle unas preguntas sobre el homicidio.
Randy: Claro, pasen.

Randy invita a pasar a los detectives y los guía hacia el living de la mansión. Luego, los detectives se sientan en un extenso y cómodo sofá tapizado blanco, por lo que Randy se sienta en otro sofá pequeño frente a estos.

Randy: ¿Puedo ofrecerles algo? ¿Agua, jugo, soda, café...?
Randy: Estaba haciéndome un café, por lo que no sería molestia...
Brendan: No, gracias, estoy bien.
Aaron: Sí, yo igual...
Randy: De acuerdo...
Randy: Bien, señor McCarty, si no le molesta, quisiera empezar ahora.
Randy: Seguro detective...
Brendan: ¿Qué ha estado haciendo esta misma noche a las 8 p.m.?
Randy: Fui a cenar con mi esposa, al lugar de los hechos...
Brendan: ¿Y entonces por qué usted está aquí, cuando ella fue asesinada allí?
Randy: Hemos discutido...
Randy: Yo ya no podía soportar la situación, era una vergüenza.
Randy: Así que me fui.
Brendan: Mmm... Ya veo.
Brendan: ¿Conoce a alguien que quiera hacerle daño a usted o a su esposa?
Randy: Tengo unos cuantos problemas con ciertas personas, pero no llegan a ser peligrosos...
Randy: Sólo prometen cosas que al final nunca cumplen...
Randy: Pero en cuanto a Lisa... No sé mucho de ella, por así decirlo.
Randy: De por sí nadie querría hacerle daño.
Randy: No era una mujer a la que le gustaba tener conflictos con la gente.
Brendan (Enseñando el cuchillo ensangrentado): Encontramos este cuchillo en el basurero, detrás del restaurant dónde había cenado con su esposa.
Brendan: ¿Qué nos puede decir al respecto?
Randy: Bueno, yo... No tenía idea...
Randy: Pero... Juro que yo no se nada, detective, siempre he visto a Stephanie como una mujer de perfil bajo.
Randy: Quizá haya sido que alguien tenía problemas con su familia.
Randy: Ya debe saber que su abuelo es el tal Seamus McCarty.
Brendan: Entiendo...
Brendan: ¿Tiene alguna relación con el dueño del restaurant al que fueron?
Randy: Erick Kenneth, el dueño, y yo somos buenos amigos.
Randy: Hace un buen tiempo.
Brendan: ¿Nada más que eso?
Randy: Mmm... No, sólo somos amigos.
Brendan: Que interesante, porque podría jurar que he oído que el señor Kenneth y usted han hablado sobre negocios.
Randy: Oh, bueno, eso...
Randy: Es una simple fantasía que tenemos.
Randy: Algún día quizá eso se hubiera hecho real.
Brendan: ¿Ha firmado usted un contrato prenupcial?
Randy: Que va... No me casé con ella por dinero.
Randy: Pero no se me hizo necesario firmar ese contrato.
Randy: Ni ella ni su familia quisieron eso, pues... Llevábamos un par de años en pareja.
Brendan: De acuerdo...
Brendan: Muy bien, señor Monroe...
Brendan: No voy a mentirle, tengo mis dudas con respecto a esto, pero no desconfío de usted.
Brendan: Espero que no me esté mintiendo.
Randy: Se lo juro, detective.
Randy: Ahora... Me gustaría que pudieran retirarse...
Randy: No me encuentro de buen humor ahora...
Aaron: Es comprensible...
Brendan: Huth...
Brendan: Estás aquí para aprender... Así que cierra el pico.
Aaron: ...
Aaron: De acuerdo.

Brendan y Aaron, tras haber hecho las preguntas a Randall, deciden abandonar la mansión y se suben al vehículo.

Aaron: Hay algunas cosas que no me cierran sobre esto...
Brendan: ¿Cómo qué?
Aaron: ¿Por qué la mujer murió justo la misma noche que había amenazado a Monroe con el divorcio?
Aaron: ¿Por qué así?
Aaron: ¿Apuñalada y atropellada?
Aaron: Es decir, puede ser que alguien la haya apuñalado... Pero no creo que el atropello haya sido algo intencional.
Aaron: Puede ser que sea un sujeto que vio la escena.
Brendan: Puede ser, Huth, puede ser...
Brendan: Espera un minuto...
Brendan: Tampoco hemos verificado si el cuchillo era del restaurant...
Brendan: Diablos, eso se nos pasó por alto.
Aaron: Es obvio que es un cuchillo de cocina.
Aaron: Pero tienen tantos que se les puede pasar por alto a los mismos cocineros...
Brendan: Sí, tienes razón...
Brendan: Luego tenemos que pasar por la morgue, a ver si este cuchillo encaja con la herida.
Aaron: Es un cuchillo ensangrentado, oculto en el mismo lugar de los hechos.
Aaron: También he reportado la matrícula del coche que atropelló a la mujer.
Aaron: Deberíamos de volver al departamento, a ver que nos dicen...
Brendan: Cielo santo, Huth, no eres nada malo para esto.
Aaron: Gracias, Harris.

Más tarde, en el departamento de policía, Brendan y Aaron salen por la puerta principal, verificando una carpeta con documentos.

Brendan: Bien, tenemos el coche...
Brendan: Verificamos que no haya acuerdo prenupcial, por lo que es fácil deducir que Randall Monroe pudo casarse por el dinero, y por esa razón pudo hablar sobre negocios con el señor Kenneth...
Aaron: Pero la amenaza de divorcio pudo ser una bomba de tiempo para Monroe, y quizá no tuvo otra alternativa...
Aaron: O quizá ya lo habían pactado, y la conversación sólo surgió, por lo que debieron apresurar los planes e improvisar.
Aaron: Por eso han dejado tantos cabos sueltos.
Brendan: Vayamos a la morgue, a verificar si la sangre es de la señorita Monroe.

Brendan y Aaron suben al vehículo, marchando hacia la morgue. Allí, luego de unos minutos, un forense llega con los resultados de las pruebas del cuchillo.

Forense: Bien, definitivamente es el cuchillo con el que apuñalaron a la mujer.
Forense: Las pruebas coinciden...
Forense: Pero no hemos podido escanear las huellas en el mango.
Forense: Quien lo haya hecho, utilizaba guantes.
Forense: Pero algo que me deja bastante perplejo...
Forense: Es que la víctima estaba agonizante, incluso antes de ser atropellada.
Forense: Lo que quiere decir, que ella ya estaba prácticamente muerta antes de ser atropellada.
Aaron: Entonces lo del atropello no tiene nada que ver con el crimen, ¿verdad?
Forense: Desde mi punto de vista personal, no.
Brendan: Dios santo...
Aaron: Creo que es momento de hablar con el señor Richards...
Brendan: Sí.
Brendan: Gracias por su tiempo, señor.
Forense: No hay de qué, detective.
Forense: Espero que encuentre al asesino.

Brendan y Aaron se marchan de la morgue, subiéndose al vehículo. Más tarde, en una casa en Morningwood, Brendan y Aaron, ya en el garaje de la misma casa, observan el Virgo que había atropellado a Stephanie. El dueño del vehículo, Marcus Richards, un hombre de mediana edad, con un poco de sobrepeso, escaso cabello negro, ojos marrones, caucásico y de baja estatura, observa, con un gesto de preocupación, los rostros serios de los detectives.

Brendan: De acuerdo... El vehículo y la matrícula coinciden...
Brendan: ¿Algo que quiera decir, señor Richards?
Marcus: Lo siento, no quería matar a nadie...
Marcus: Fue un accidente.
Brendan: Mmm...
Brendan: Descuide, señor Richards, pero no creo que usted haya matado a la víctima.
Brendan: Simplemente contribuyó, sin saberlo, en un intento de homicidio.
Brendan: La mujer no podría haber sobrevivido.
Marcus: Es una alivio...
Marcus: Es decir, saber que no he sido yo el asesino.
Brendan: Lo que sí tendría que hacer, es testificar en la comisaría y en el juzgado, de ser necesario.
Brendan: ¿Qué sucedió esa noche?
Brendan: ¿Qué vio que hizo que atropelle a esa mujer?
Marcus: Bueno...
Marcus: Esa mujer, había salido, poco después de un hombre, que se fue en una camioneta...
Marcus: Creo que era un Cavalcade.
Aaron: De ser así coincide con el vehículo de Randall.
Marcus: La mujer salió, llorando y a los gritos.
Marcus: Estaba algo alterada, por lo que intuí...
Marcus: Entonces un tipo salió del restaurant como si nada...
Marcus: Creyó que no había nadie en el lugar.
Brendan: Espere, deténgase.
Brendan: ¿Le vio la cara al sujeto?
Marcus: No, no lo he podido distinguir.
Marcus: Con suerte he podido fijarme que era un tipo.
Brendan: Está bien, prosiga.
Marcus: La mujer se dio vuelta, se asustó, y él la apuñaló...
Marcus: Justo en ese momento, me asusté, encendí el coche, y creo que asusté a ese tipo, que se fue corriendo hacia el callejón...
Marcus: Me puse en marcha, sin pensarlo, y terminé atropellando a esa mujer que se interpuso en el camino.
Marcus: Lo siento mucho, detective, estaba aterrado... No sabía que hacer.
Brendan: No se preocupe, señor Richards...
Brendan: Yo no lo estoy juzgando...
Brendan: Pero es mejor que vaya a testificar, y cuanto antes, mejor.
Marcus: Sí, lo haré.
Aaron: ¿Y por qué no reportó este hecho a las autoridades?
Aaron: Es de madrugada, y eso ha pasado hace ya varias horas.
Marcus: Sí, lo sé...
Marcus: Pero después de lo que hice...
Marcus: No podía llamar a las autoridades, lo siento mucho.
Brendan: Está bien, señor Richards.
Brendan: Usted estará bajo custodia hasta que testifique.
Brendan: Tendrá a un oficial de la policía en su puerta.
Brendan: Si intenta escapar o algo, lo que sea...
Brendan: Sepa que usted saldrá perdiendo.
Marcus: Sí, está bien.
Marcus: Prometo que no escaparé ni nada.
Marcus: Iré a primera hora de la mañana.
Brendan: De acuerdo.

Brendan y Aaron, luego de interrogar a Richards, salen de la casa y caminan hasta el vehículo. Ya dentro de él, los detectives deciden dirigirse nuevamente a la mansión de los Monroe.

Aaron: ¿Y ahora?
Brendan: Supongo que todo encaja...
Brendan: Tendremos que hacerle una última visita al señor Monroe.
Aaron: Bien.

Brendan enciende el vehículo y se pone en marcha hacia Rockford Hills. Luego, ya en la mansión Monroe, los detectives se bajan del vehículo, abren el portón que los lleva al jardín delantero de la mansión y se dirigen a la puerta, la cual se encuentra entreabierta. Los detectives logran escuchar unos cuantos gritos de dos hombres dentro de la mansión.

Randy: ¡No me importa que tú hayas sido, no recibirás nada!
Voz de hombre gruesa: ¡Vete al diablo, Monroe! ¡Teníamos un trato!
Voz de hombre gruesa: ¡Me debes mi parte por hacer el trabajo!
Randy: ¡¿Tú parte?! ¡Estás jodidamente loco, hombre!
Randy: ¡Esto se supone que sería el inicio de nuestra sociedad, Kenneth.
Erick: ¡Yo he matado a esa perra de mierda!
Randy: ¡La han atropellado! ¡Tú no hiciste nada!

Del otro lado de la puerta, afuera, Brendan y Aaron logran escuchar toda la discusión, por lo que ambos sacan sus pistolas y deciden ingresar a la casa.

Aaron: Bien...
Brendan: De acuerdo... A las tres...
Brendan: Uno...
Brendan: Dos...
Brendan: ¡Tres!

Brendan, luego de patear la puerta, y Aaron, ingresan a la casa, apuntando con sus armas a los hombres que se encontraban discutiendo en la cocina, a pocos metros de la puerta.

Brendan: ¡Randall Monroe y Erick Kenneth! ¡Están arrestados por el homicidio de Stephanie Monroe!
Randy: ¡Mierda!
Aaron: ¡Las manos arriba, criminales!
Erick: ¡Vete al diablo!

Bajo la presión que ejercían los detectives, Erick toma su revólver y agarra a Randy por la espalda, tomándolo como rehén.

Erick: ¡Bajen las armas o lo mato!
Brendan: ¡Esto no tiene que acabar con más tragedia, Kenneth! ¡Baja el arma!
Erick: ¡Cállate la puta boca! ¡Si no quieres ver sesos desparramados por el piso, te aconsejo que tú y tu compañero bajen sus putas armas!
Brendan: Vamos a calmarnos...
Erick: ¡Cállate!

Superado por la situación, Erick decide apuntar a los detectives y termina jalando el gatillo, disparándole a Aaron en el brazo.

Aaron: ¡Hijo de puta...!

Luego de que su pupilo reciba el disparo en el brazo, Brendan decide dispararle a Erick, atinándole un disparo limpio en el medio de la frente. Luego de haber ejecutado al asesino, Brendan se acerca rápidamente a Randy, reduciéndolo en el suelo y quitando el revólver de su alcance. Posteriormente, Brendan coloca las manos de Randy en la zona inferior de la espalda y lo esposa.

Brendan: Señor Monroe, está detenido por el homicidio de Stephanie Monroe.
Brendan: Tiene derecho a permanecer en silencio, y todo lo que diga será usado en su contra en un tribunal.
Brendan: Tiene derecho a consultar un abogado, de no tenerlo, el estado le proveerá uno.

Tras tener bajo arresto a Randall, Brendan se acerca a Aaron, quien se mira la herida con suma tranquilidad.

Brendan: ¿Estás bien, Huth?
Aaron: Sí, por suerte fue un roce.
Aaron: Pero la adrenalina de que te disparen, hermano...
Aaron: Es tan...
Aaron: ¡Guau!
Brendan (Sonriente): Sí, dímelo a mi, que he recibido un disparo que casi me mata...
Aaron: Sabes qué... Creo que formamos un gran equipo, Harris.
Brendan: Sí, puede que tengas razón, Huth.
Brendan: Pero ahora, esperemos a que la policía llegue aquí.
Aaron: Sí, claro.
Aaron: Entonces...
Aaron: ¿Este sería el fin de nuestro primer caso?
Brendan: Claro que sí, Huth.
Brendan: Claro que sí.
Brendan: Y, ahora que lo pienso...
Brendan: Tienes razón, hacemos un gran equipo.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar