FANDOM


Capitulo 1: El origen

Mirror Park, Los Santos, 2013

Una mañana despejada y calurosa en la ciudad de Los Santos, nada nuevo en la gran ciudad de las estrellas. En una casa ubicada en Mirror Park, más precisamente en Brigde St., a unos cuantos metros del parque. Dentro de la casa, se encuentra un hombre, de mediana edad, tez caucásica y rasgos italianos, mirando por la televisión, un reporte de Weazel News sobre la múltiples muertes en distintos lugares. El reportero, que luce con un traje de pizarra, cabello corto negro y tez caucásica, se encuentra en Paleto Cove, justo donde el acaudalado Devin Weston habría sido asesinado por un sujeto misterioso, al haber sido arrojado por una colina metido en la cajuela de uno de sus autos.

Reportero: Hola a todos, damas y caballeros.
Reportero: Aquí Theodore Miller, reportando desde Paleto Cove.
Theodore Miller: Apenas ayer por la tarde, ha sido asesinado al multimillonario Devin Weston, al haber sido secuestrado y, eventualmente, arrojado colina abajo, mientras este se encontraba en el maletero de su vehículo.
Theodore Miller: Aún no hay pistas de si el señor Weston ha llegado vivo al momento en que el misterioso asesino arrojó el vehículo hacia el precipicio, pero de algo estamos seguros, no ha sufrido ningún tipo de violación.
Theodore Miller: Varios agentes de la policía han registrado su mansión y lo único que encontraron, fueron a varios soldados de la milicia privada, Merryweather.
Theodore Miller: Aún no hay información reciente con respecto al fallecimiento del señor Weston.
Theodore Miller: Volvemos contigo, Hannah.

Mientras el noticiario prosigue con la muerte de Devin Weston, Antonio Bellotti, el hombre que se encuentra mirando la televisión, bebe de una taza su café en la mesa de la cocina, antes de empezar con su trabajo. Una mujer, de aproximadamente la misma edad que Antonio, llega a la cocina, teniendo solo una bata blanca puesta y un toalla en la cabeza, indicando que recién había salido de la ducha.

Mujer: Buenos días.
Toni: Buenos días, amor.
Mujer: ¿Ya vas al trabajo?
Toni: Hoy iniciaré más temprano, así regreso a casa antes...
Mujer: Bien, yo hoy iré al mercado y veré que cocinaré.
Toni: De acuerdo.

Mientras Toni termina su café, la mujer se quita la toalla de su cabeza, mostrando su melena castaña, mientras se dirige nuevamente al baño. Instantes después, otro hombre, este viéndose de avanzada edad, aproximadamente entre 65 y 70, de cabello negro y rasgos italianos, abre la puerta de la casa e ingresa en ella, trayendo un diario bajo su brazo y una carta que se la entrega a Toni.

Anciano: Buenos días, hijo.
Toni: Buenos días, papá.
Anciano: Fui a comprar el diario, y cuando volví vi esto en la entrada.
Anciano: Parece que te estás atrasando con los pagos.
Toni: Sí, lo sé...

El anciano se marcha de la cocina y se dirige al living, donde se sienta en un sofá para leer el diario. Toni abre la carta y toma una factura que se encontraba dentro de esta. Toni no evita sentirse devastado al ver que se trataba de una carta de desalojo, teniendo una semana para pagar todas sus facturas antes de que pierda la casa. El hombre no evita la caída de unas cuantas lágrimas de angustia, pero, al ver llegar a un adolescente a la cocina, este se limpia rápidamente y finge que nada ha pasado.

Adolescente: Hola, papá.
Toni: Buenos días, Junior.
Junior: Ya me voy a la escuela.
Toni: De acuerdo, mucha suerte, hijo.
Junior: Te veré más tarde, papá.
Toni: Que tengas un buen día, campeón.
Junior: Tú igual.

Junior toma una bolsa con el almuerzo que le habían preparado y procede a marcharse de la casa, partiendo hacia la escuela. Un angustiado Toni apoya los codos contra la mesa y luego coloca sus manos sobre la cabeza, sacudiéndose repetidas veces. Luego, más tarde, Toni se encuentra conduciendo tranquilamente su taxi por Morningwood, a la espera de algún pasajero, hasta que Raúl se manifiesta a través de la radio.

Raúl: Muchachos, ¿quién está libre para un trabajo?

Sin dudarlo, Toni toma rápidamente la radio, respondiendo a la solicitud de Raúl.

Toni: Sí, Raúl, estoy libre.
Raúl: Eh, bien, ve al 24/7 de Power Street, Downtown Vinewood.
Toni: De acuerdo.

Toni parte rápidamente hacia el lugar indicado por Raúl. Al llegar allí, Toni se sorprende de no encontrar a nadie esperando el taxi, escuchando únicamente la alarma de la tienda. Inmediatamente, dos hombres, con pasamontañas y vestidos de negro, salen del callejón junto a la tienda. Los dos hombres ingresan a los asientos traseros del taxi rápidamente, trayendo consigo una bolsa repleta de dinero y algunos que otros snacks y bebidas, tanto alcohólicas como gaseosas.

Toni: ¿Qué demonios...?

Uno de los ladrones saca su pistola y le apunta a Toni en la cara, obligándole a acelerar. La voz del asaltante se caracteriza principalmente por tener un acento ruso.

Asaltante ruso: ¡Cállate y conduce! La policía no tardará en llegar...
Asaltante ruso: Ve a Innocence Boulevard, en Strawberry...
Toni: De acuerdo... Está bien...

Toni, sin prisa ni pausa, se pone en marcha, conduciendo hacia la calle indicada por el asaltante ruso. Al llegar a un callejón en Innocence Boulevard, el asaltante ruso obliga a Toni a detener el vehículo.

Asaltante ruso: Detente aquí.
Toni: Está bien...
Asaltante ruso: Gracias por traernos, colega... Y lamento haberte metido en esto.
Asaltante ruso: No planeamos bien esto...
Asaltante ruso: ¿Cuánto es la tarifa?
Toni: Cuarenta y cinco dólares...
Toni: Pero si quiere, no es necesario...
Asaltante ruso: No, no, claro que sí.

El asaltante ruso le entrega a Toni los cuarenta y cinco dólares, dándole también otros doscientos dólares por las molestias.

Asaltante ruso: Lamento no poder darte más colega, pero necesitamos financiar un negocio...
Toni: Tranquilo... No... No pasa nada.
Asaltante ruso: Escucha, lo siento por apuntarte a la cabeza, fue el momento...
Asaltante ruso: La mayor parte del tiempo no suelo ser así.
Asaltante ruso: Escucha, yo no suelo pedir favores...
Asaltante ruso: Pero esto es muy importante para nosotros, así que nos harías uno muy grande si cerraras la boca...
Asaltante ruso: Si vas con la policía o le dices a alguien... Ten por seguro que te encontraremos, y la cosa no acabará bien para ti, colega.
Toni: Bien, bien... De acuerdo... No diré nada.

Los asaltantes se bajan del taxi, llevándose las bolsas con ellos y dejando a un perturbado Toni pensando, mientras se tira contra el volante, apoyando su frente en este.

Más tarde, Toni se encuentra en su casa, sentado en un sofá individual, mirando la televisión. Mientras cambia constantemente de canal, el hombre no evita pensar en lo acontecido anteriormente, con respecto a los ladrones. Toni finalmente apaga la televisión y coge su teléfono móvil, llamando a un tal "Vinnie", quien no se demora en contestar la llamada.

Toni: Eh, Vinnie, soy yo.
Toni: ¿Te apetece una cerveza?

Un rato más tarde, el un bar de Vinewood Oeste, Toni se encuentra bebiendo una cerveza junto a su hermano, Vinnie, contándole sobre sus problemas financieros.

Toni: Y hoy me llegó eso...
Toni Una estúpida carta, diciéndome que en siete días me desalojarán...
Vinnie: ¿Cuanto debes pagar?
Toni: Mucho dinero, como... Demasiado.
Vinnie: Puedo darte una mano, hermano.
Vinnie: Sabes que sí.
Toni: No quiero tu dinero, Vinnie...
Toni: Papá y yo trabajamos para que tú puedas estudiar, y en lugar de eso te convertiste en un traficante...
Vinnie: Eso ofende, Toni...
Vinnie: ¿Cómo está el viejo?
Toni: Está bien.
Toni: Lleva su enfermedad bastante bien...
Vinnie: ¿Dice algo sobre mi?
Toni: Solo que si te sigo viendo, se volverá a Italia.
Toni: Por cierto, ¿dónde vives?
Vinnie: En Eclipse Towers.
Vinnie: Comparto el piso con dos rusos locos...
Vinnie: Me están ayudando bastante.
Vinnie: Pronto, quizá, me compre un apartamento para mi solo.
Toni: Veo que te va bien...
Vinnie: Trabaja conmigo, hermano.
Toni: No, ni de chiste.
Vinnie: Vamos, hermano. Es una gran oportunidad, estamos produciendo bastante bien y no vivimos nada mal.
Vinnie: A lo mejor puedes darnos una mano.
Toni: No, y no hables conmigo de tu "negocio"...
Toni: Preferiría no ser tu cómplice...
Vinnie: ¿Por qué no?
Toni: Porque tengo una familia, Vinnie, y no quiero exponerlos...
Toni: Lo único que sé de tipos como tú, es que ganan muchos enemigos.
Toni: Sin mencionar que son extremadamente buscados por la policía.
Vinnie: Bueno... Como digas...
Vinnie: Es una gran oportunidad para salir de tu situación hermano, así que si cambias de opinión...
Toni: No lo haré.
Vinnie: Me llamas, o me acechas en Lifeinvader, ¿de acuerdo?
Toni: Bien...

Tras acabarse las bebidas, Vinnie invita la ronda a Toni y ambos se marchan del bar. Lo que se ve después son varias secuencias de Toni, sentado en la silla de la sala de su casa, realizando varias llamadas y en todas colgado con suma desesperación. Tras colgar la última llamada, Toni solloza, y su padre, tras escucharlo, se acerca a él.

Anciano: ¿No has tenido suerte?
Toni: No, papá...
Toni: Nadie en esta maldita ciudad está dispuesto a dar un centavo...
Toni: Llamé al banco, y dicen que no tengo fondos...
Toni: Estamos jodidos...
Anciano: Estoy seguro de que algo se te ocurrirá.
Anciano: Eres el hijo de Salvatore Bellotti. Siempre encontramos la forma de salir de nuestros problemas.
Toni: Gracias, padre.
Toni: Ahora veré que puedo hacer.

Salvatore abandona la sala y deja solo a un triste y desesperado Toni, quien mira su teléfono celular con mucha impaciencia. Toni accede rápidamente al menú de contactos, buscando a Vinnie. Justo cuando está a punto de marcar a su hermano, Toni se retracta. Aún así, después de meditarlo unos cuantos segundos, el italiano vuelve a buscar a Vinnie para llamarlo. Afortunadamente para él, su hermano coge el teléfono casi de inmediato.

Vinnie: ¡Ey, hermano! ¿Qué sucede?
Toni: Tenemos que hablar...

Más tarde, esa misma noche, dentro de Tinsel Towers, ubicado en Vinewood Oeste, Toni toca la puerta del departamento de su hermano, pero quien responde es un sujeto de voz ronca y un exagerado acento ruso.

Ruso: ¿Quién es?
Toni: Eh... Sí, soy Toni... Vinnie me dijo que venga.

El sujeto no les responde a Toni, pero sí le abre la puerta de inmediato, revelándose como un hombre de alta estatura y un físico muy trabajado.

Toni: Ey, eh... Gracias.

Toni ingresa al departamento, viendo asombrado lo lujoso que este era. Vinnie aparece bajando las escaleras del segundo piso, dandole una alegre y cálida bienvenida a su hermano mayor.

Vinnie: ¡Toni! ¡Me alegro que vinieras!
Vinnie: Les he estado contando sobre ti a los muchachos.
Vinnie: Oh, por cierto... Este sujeto de la puerta es Vladimir, pero todos le decimos Vlad, o Vlady... Como tú gustes.
Vinnie: El otro, nos está esperando arriba.
Vinnie: ¿Quieres beber algo, hermano?
Toni: No, gracias, Vinnie, estoy bien...

Vinnie y Toni suben las escaleras hasta el segundo piso. Tras ingresar a un cuarto que, más bien, estaba remodelado como una oficina, los hermanos ven a un hombre de cabello muy corto, vestido con una sudadera gris, unos jeans azules y tenis deportivos negros y blancos. El está plantado firmemente mirando por la ventana, encontrándose de espaldas a los hermanos Bellotti.

Vinnie: Eh... ¿Yuri?
Yuri: ¿Sí?

En cuanto Vinnie llama la atención de Yuri, este se gira y ve, de mala manera, al hermano de su compañero de piso.

Yuri: Tu rostro se me hace conocido, amigo...
Toni: Y tu voz...
Toni: Un momento.
Toni: ¿Tú eres...?
Yuri: ¿El del 24/7? Sí, ese mismo.
Toni: No puede ser...
Yuri: Que pequeña es la ciudad, ¿no?
Yuri: Supongo que no nos conocimos con el pie derecho...
Yuri: Mi nombre es Yuri Soliviov...
Toni: Antonio Bellotti.
Yuri: Muy bien, Antonio, ahora que sabes donde vivo, sabes lo que hice y supongo que tu hermano te contó sobre lo que hacemos... ¿Irás con la policía?
Vinnie: Para nada que no, ¿verdad, Toni?
Toni: Eh... No, claro que no...
Vinnie: Escucha, Yuri, Toni tiene un problema.
Yuri: ¿Qué clase de problema?
Vinnie: Financieros... Es en serio, está a punto de perder su casa y su familia terminará en la calle.
Vinnie: Le ofrecí dinero, pero se niega rotundamente a aceptarlo.
Yuri: ¿Y qué sugieres que hagamos?
Vinnie: Pensaba que podíamos darle algo de trabajo.
Yuri: Bien...
Yuri: (Mientras se acerca lentamente a Toni): Entonces... Eres un hombre de ideales que es capaz de destruirlos con tal de ganar mucha pasta, ¿verdad?
Toni: No quisiera considerarme así, pero bueno...
Toni: Las cosas están jodidas hoy en día, y supongo que hay que hacer lo necesario para mantener a la familia.
Yuri: Bien dicho.
Yuri: La familia es lo más importante... Yo no tengo, pero mi novia, Yumiko... Es todo para mi, significa más que una familia.
Yuri: Podemos decir que... Todo lo que quiero ser, lo quiero ser por ella. Para darle todo, para que nunca le haga falta nada. Es más, quiero que viva la vida como una mujer como ella merece.
Yuri: ¿Tu sientes lo mismo por tu esposa, Antonio?
Toni: Sí, más o menos... Pero más bien todo lo hago por mi hijo.
Yuri: Esa respuesta me gustó más.
Yuri: Muy bien, Toni. Toma asiento, te diré que vamos a hacer.

Toni hace caso a Yuri y se sienta en una silla del escritorio. Yuri, por su parte, se sienta del otro lado del escritorio para mantener una conversación cara a cara con Toni.

Yuri: Mañana por la noche, tenemos un intercambio...
Yuri: Mi compañero, Sasha, ha conseguido un cargamento de armas.
Yuri: Unos tipos, cuyo cabecilla tiene por seudónimo "Señor X"... Que tipo idiota... Están dispuestos a comprarnos las armas a un precio muy bueno.
Toni: Mmm... Creí que ustedes se limitaban a traficar con drogas.
Yuri: En cierto modo... Era nuestra mayor producción, pero hoy en día necesitamos de mucho dinero para aumentar la producción de nuestro material.
Yuri: Queremos expandir nuestro mercado.
Yuri: Ya sabes... Armas, coches... Toda esa mierda de organización criminal.
Toni: Está bien... Supongo. Pero... ¿Dónde entro exactamente yo?
Yuri: Puedo ver que eres un muy buen conductor.
Yuri: Si quieres ganar tu parte, tendrás que encargarte de ello.
Toni: Bien... En tanto no tenga que matar a nadie...
Yuri: Descuida, es una coartada infalible. Nada puede salir mal.
Yuri: Hemos vendido drogas a esos sujetos, y podemos decir que son de fiar.
Toni: Está bien.
Yuri: ¿Estás adentro, Toni?
Toni: Claro que sí.

Yuri extiende su mano, para que posteriormente Toni haga lo mismo, dándose un apretón de manos y así confirmando la colaboración de Toni con Yuri.

Yuri: De acuerdo, Toni.
Yuri: Te permito trabajar por nosotros como agradecimiento por lo del otro día.
Toni: Gracias, Yuri.
Yuri: Bien. Mañana te espero en Flints Autos, en Strawberry.
Toni: Muy bien.

La cámara enfoca el rostro de Toni, encontrándose en sentimientos entre satisfacción y culpa por lo que estaba haciendo. Luego de esto, la cámara se desvanece poco a poco y luego regresa a la casa de los Bellotti. Allí, ya de madrugada, Maria se encuentra durmiendo tranquilamente, mientras que Toni se queda mirando el techo, siéndole imposible dormir y pensando con culpa el haber hecho el trato con Yuri.

Toni (En su pensamiento): Soy un grandísimo estúpido... Estoy a punto de convertirme en partícipe de algo ilegal, si la policía aparece... Estoy jodido... Pero si no hago algo pronto, mi familia estará en la calle. Supongo que ya no me queda de otra...

A la tarde siguiente, Toni se encuentra encima de su taxi, paseándose en las calles de Burton, en busca de algún pasajero. Raúl no se comunica con ninguno de los taxis, algo que mantiene preocupado a Toni debido a la falta de trabajo. No obstante, el celular del italiano comienza a sonar. Toni coge el móvil y ve que se trata de un número desconocido, pero de igual manera responde al llamado.

Toni: ¿Hola?
Vladimir: Antonio Bellotti, soy Vladimir. Nos conocimos en el departamento de Yuri.
Toni: Oh, sí... ¿Cómo conseguiste mi número?
Vladimir: Me lo dio Vinnie.
Vladimir: Yuri quiere que estemos listos antes de tiempo, así que tendrás que venir al taller Flints Autos ahora mismo.
Toni: Esto... De acuerdo, iré de inmediato.
Vladimir: No te tardes.

Dicho esto, Vladimir cuelga la llamada y Toni, nervioso, toma rumbo hacia el taller ubicado en Strawberry. Ya afuera del taller, Toni baja del taxi y, casi de inmediato, la puerta del garaje se abre y Vladimir sale a recibir a Toni.

Vladimir: Llegaste rápido, bien.
Vladimir: Venga, vamos adentro, antes de llamar más la atención.

Toni y Vladimir ingresan al taller, para que después el ruso cierre la puerta. Ya dentro del taller de pintura, Toni observa su entorno, descubriendo que simplemente se encuentra una mesa grande unos unos cuantos rifles automáticos, pistolas, cuchillos. Al lado de esta mesa se puede observar una Landstalker negra y un Presidente, también del mismo color negro. Apoyado en la puerta del piloto de la Landstalker se encuentra un hombre desconocido, de cabello corto en punta y de mediana estatura, fumando un cigarrillo mientras ve a Toni con cierto gesto de repudio.

Vladimir: Bien, Bellotti, supongo que ya sabes qué debes hacer.
Vladimir: (Señala al sujeto desconocido) Él es Sasha, será quien acompañe a Yuri en el coche. Tú irás conmigo y con Vinnie en la camioneta.
Toni (A Sasha): Eh... Hola.
Sasha: Así que tú... Eres el hermano de la escoria de Vinnie, ¿no?
Toni: No llames así a mi hermano...
Sasha: (Hace un gesto de repudio) ¿En serio, Vlad? ¿Este? ¿Qué va a hacer?
Toni: Soy el que sacó de aquel 24/7 a tu jefe.
Sasha: Así que tú eres el taxista.
Sasha: Bueno, entonces supongo que debo darte las gracias también.
Sasha: Yo era su compañero.
Sasha: Pero eso no significa que esté de acuerdo conque tú participas de esto.
Vladimir: Déjalo en paz, Sasha. Este tipo necesita dinero y Yuri quiso darle una mano.
Sasha: Sí... Yuri es un tipo bastante generoso.

Vladimir golpea levemente el hombro de Toni y lo lleva con él hacia donde se encuentra la mesa con las armas.

Vladimir: Estos serán nuestros juguetitos por si tenemos problemas esta noche.
Toni: Esto... Ya no estoy segu...
Vladimir: Ya no puedes echarte atrás en esto, Bellotti.
Vladimir: ¿Sabes usar armas?
Toni: Pues no.
Vladimir: Está bien, quizás hoy no las necesites. Pero te recomendaría visitar el club de tiro.
Vladimir: (Toma una pistola y se la muestra a Toni): Como dije, no creo que la necesites, pero te vendría bien por si algo sale mal.
Toni: (Vacila un momento) Eh... (Toma la pistola) Está bien, gracias, supongo...

Toni guarda el arma en su bolsillo trasero, mientras que Vladimir toma otra pistola y procede a enseñarle su funcionamiento. Pasan un par de horas y a las 10 de la noche, Toni se viste con una chaleco antibalas y sube a la Landstaker, tomando el volante. Vladimir se sienta a su lado, mientras que Vinnie y otro sujeto de una melena negra.

Toni: (Observa al hombre de la melena) ¿Y tú nombre cuál es?
Sujeto de la melena: Mi nombre es Curt.
Toni: Mucho gusto.
Curt: Igualmente, colega. ¿Y tú eres...?
Toni: Soy Toni.
Curt: ¿Eres nuevo, no? ¿Por qué estás aquí?
Toni: Pues... No quisiera hablar de eso ahora.
Toni: Uno hace lo que sea por la familia...
Curt: Ah... Ahora entiendo.
Vinnie: Aún no puedo creer que me estén invitando a esto.
Toni: ¿No haces esto muy a menudo, Vinnie?
Vladimir: No, tu hermano a veces suele ser incompetente para Yuri. Vinnie suele ocuparse de vender drogas.
Vinnie: No era necesario decir eso, amigo.

Instantes después, Yuri se posiciona junto a la puerta del conductor de la Landstalker y procede a hablar con los cuatro sujetos que están dentro.

Yuri: Muy bien, señores...
Yuri: El plan es simple, no tenemos porqué desconfiar del Señor X, ni de sus empleados.
Yuri: Según Sasha, es una serpiente, pero cumple con los tratos.
Yuri: ¿Están todos listos?
Vladimir: Sí, jefe.
Yuri: Bien.
Yuri: Confío en que harás todo bien, Toni.
Toni: Eh... Sí, lo que me pidas, Yuri.
Yuri: Bien.

Yuri se aleja de la SUV y se sube al Presidente, en el asiento de co-piloto. Pronto, las puertas del garaje se abren y el Presidente es el primer vehículo en salir. Toni, algo asustado por lo que pueda pasar, se pone en marcha y sigue el vehículo de su jefe. Un rato más tarde, en una zona apartada en El Burro Heights, dos sujetos caucásicos, uno musculoso y otro delgado, se encuentran apoyados en un Super Diamond. Ambos se encuentran armados con una pistola, resguardando a otro sujeto que se encuentra en el asiento trasero del vehículo. Pronto, el Presidente y la Landstalker llegan al lugar, por lo que los dos sujetos se ponen alerta.

Sujeto musculoso: Parece que son ellos, señor...
Sujeto del vehículo: Sí, me doy cuenta, Adrian.

El Presidente y la Landstalker estacionan frente al Super Diamond. Yuri y Sasha, este último llevando dos bolsos llenos de los cuales salían algunas culatas de rifles y escopetas, bajan del Presidente y se acercan a los dos sujetos.

Yuri: Nosotros cumplimos, señores. ¿Dónde está lo nuestro?

Los dos sujetos se quedan en silencio, y el hombre delgado procede a abrir la puerta para que su jefe salga. El jefe luce como un hombre ya entrando en la tercera edad, utiliza un bastón para apoyarse y su cabello es casi completamente gris.

Yuri: Asumo que usted es el Señor X, ¿verdad?
Señor X: Sí, podemos decir que sí.
Yuri: ¿Dónde está el dinero?
Señor X: ¿Adrian? Muéstrales lo que quieren.

Adrian saca dos maletines del asiento trasero, entregándole uno al sujeto delgado. Ambos abren los maletines, enseñándoles a Yuri y Sasha que estos están repletos de dinero. Los rusos se muestran muy contentos y deciden proseguir con el trato.

Yuri: Genial.
Yuri: ¿Le importa si verifico que sean reales?
Señor X: Por supuesto, no hay problema con ello.

Adrian coge un fajo de billetes y se lo arroja a Yuri. El ruso atrapa el fajo y observa los billetes con detenimiento, verificando así su validez.

Yuri: Son reales.
Yuri: Supongo que podemos avanzar con esto.
Yuri: Sasha, llévale a nuestros amigos las bolsos de armas.
Sasha: Enseguida, jefe.

Sasha, obedeciendo las órdenes de su jefe, lleva las bolsos de armas con el Señor X y sus hombres. Adrian, para que el ruso no se acerque tanto a su jefe, decide acercarse y tomar ambos bolsos, mientras que el sujeto delgado le alcanza los maletines con el dinero. Yuri toma los maletines y se aleja de los hombres, quiene hacen lo mismo y regresan con el Señor X.

Señor X: Supongo que fue un placer hacer negocios con ustedes.
Yuri: Lo mismo digo.

En ese momento, varias sirenas policiales se escuchan, alarmando a los presentes. Por otro lado, una patrulla de incógnito se ve oculta cerca del lugar del trato, algo que Toni se termina dando cuenta.

Toni: ¡Yuri! ¡Sube al auto ahora!
Yuri: ¿Qué?
Toni: ¡Están aquí!
Sasha: Mierda...
Sasha: Yuri, vamos.

Yuri y Sasha regresan al Presidente para salir del lugar, mientras que el Señor X y sus hombres hacen lo mismo, subiéndose los tres al Super Diamond, ahora con las armas. Adrian toma el volante y enciende el coche para salir. No obstante, antes de ponerse en marcha, las sirenas policiales se escuchan cada vez más cerca y, de la nada, un helicóptero de la policía irrumpe en el lugar.

Helicóptero de la policía: ¡LSPD! ¡Bajen de los autos, están todos detenidos!

Sasha pone en marcha el Presidente y proceden a largarse del lugar. Toni sigue el vehículo de su jefe, alejándose del lugar. Desafortunadamente, la policía ya ha llegado y persiguen ambos vehículos. Por otro lado, Adrian consigue poner en marcha el Super Diamond y también se marcha del sitio, siendo perseguido por otras patrullas. De regreso con Toni, este sigue el Presidente, que marcha a toda velocidad por Orchardville Avenue mientras escapan de la policía.

Toni: ¡¿Cómo mierdas se enteraron del trato?!
Vladimir: No lo sé, pero los perderemos.
Vladimir: Tendremos que separarnos de Yuri, iremos por nuestra cuenta.
Toni: De acuerdo.

El Presidente gira a la derecha en Popular Street, tomando rumbo hacia La Mesa. Por otra parte, Toni sigue derecho por Rancho. La policía se divide para atrapar a los dos vehículos. Un patrullero choca repetidas veces con la Landstalker de Toni, intentando hacerle perder el control. Sin embargo, Vladimir baja la ventanilla y, con una escopeta, comienza a disparar contra el patrullero, matando al conductor del mismo e hiriendo al copiloto. Toni pasa por Davis y Strawberry, hasta que finalmente decide ocultarse debajo de la autopista Olympic. Tras estacionarse en un sitio escondido, Toni apaga las luces del vehículo y espera por unos cuantos minutos hasta perder a la policía.

Vinnie: Parece que los perdimos...
Curt: Sí... Estamos a salvo, creo.
Vladimir: Voy a llamar al jefe, a ver si está bien.
Vladimir: Toni, ve al taller, aprovechemos que estamos cerca.

Capitulo 2: Decisiones

Se enfoca el rostro en primer plano de Toni. El italiano se encuentra nervioso y preocupado. Luego, se ve que Toni y los demás llegaron al taller y están esperando a Yuri y Sasha. Todos están fuera del vehículo, Vladimir no se encuentra en el lugar, y Curt se pasea de lado a lado. Toni está de pie junto al Landstalker y Vinnie está al lado suyo, fumando un cigarrillo con total pasividad. Vinnie nota que su hermano mayor se encuentra muy nervioso, por lo que decide tirar el cigarro y hablar con él.

Vinnie: ¿Estás bien, hermano?
Toni: Sí... Solo...
Toni: No lo sé, Vinnie. Jamás he hecho algo como esto.
Vinnie: Tranquilo, Toni, ya ha terminado.
Vinnie: No tendrás que volver a hacer algo así si no quieres.
Vinnie: Pero ahora piensa en el dinero y que podrás pagar tus deudas.
Toni: Sí... Creo que eso me anima un poco...
Vinnie: Exacto, hermano. No pasa nada, ya verás que todo resultará bien.