FANDOM


45px-HistoriasH.png


Capítulo Siete: La Cima

Sean aparcó el Banshee en su garage y recibió un llamado.

—Sean Arminio al aparato.

—Soy Toni, ven a la mansión. Los del Cartel nos declararon la guerra. Van a venir...

—¡Espérame! Ya voy.

Sean tomó su M60, un AK-47 y un MP5. Sacó su coche y apretó el acelerador. Llegó a Staunton y tomó rumbo a Portland. Pasó por el Phil Cassidy's Fully Cocked Gun Shop. Al llegar, un cartel decía: Liquidación.¡Rebajas!

Sean entró y encontró al vendedor, un tipo con un solo brazo. Era Phil, y ambos se conocían de antes, relación vendedor-cliente.

—Hola Phil. —saludó Sean

—¡Sean! ¿Qué haces por aquí?

—Problemas con los Leone. Los van a atacar los del Cartel. ¿Por qué liquidas?

—Van a cerrar el lugar los jodidos polis. Me iré a la base del ejército abandonada, donde en su momento también estuvo el ferry, ya no se usa. ¿Qué vas a comprar?

—Un lanzacohetes con... cinco balas. Hay rebaja, pero igual están caros.

—Marchando. Toma, son $1300.

—Toma. Nos vemos, adiós.

Sean se dirigió a la mansión de Toni quemando rueda. Al llegar, avistó a Toni charlando con Salvatore.

—¡Hola! Trajiste un lanza-cohetes —dijo Toni—. No importaba, ya tenemos muchas armas aquí, jaja. Son de parte de la mafia Vercetti de Vice City.

—¿Cuando vienen?

—Ya se dirigen hacia aquí. Quédate atento.

—Si, recién est...

—¡¡Cuidado!!

Sean se puso arma al hombro y disparó un misil, pero por la velocidad erró y el misil fue a parar a la playa. Los disparos comenzaron, varios coches habían llegado a matar. Sean disparó otro, que le dio a dos coches de una. Sacó su M16 y gritó:

—¡¡Esto es por Claude!!.

Los disparos cesaron, pero luego vino lo peor. Los del Cartel venían por delante y por detrás. Sean se metió dentro de la mansión y disparó a quemarropa. Aparecieron muchos colombianos. Pero entonces le dispararon, Sean seguía de pie, disparando, hasta que solo quedo un colombiano dentro de la casa. Sean le apuntó y de una patada le quitó el arma.

—¿Qué planes tienen los del Cartel?

—No te lo voy a decir. Prefiero que me chupes las pelotas.

—¡¡¡Yo tampoco te voy a decir el dolor que reicibiras!!! —gritó Toni, entrando en la habitación

Toni le pegó al colombiano una patada en la frente, a pesar de que ya estaba más gordo y viejo.

-¡Vale! ¡Vale!. Planean secuestrar a un tal viejo oriental, amigo de Donald Love.

—¡¡Toni, ven aquí!!

—¿Qué pasa? ¡Estas herido! Ya até al tío a una silla. Estas con una bala en el hombro.

—Ya sé. Y no es lo peor... —anunció, señalando el cielo.

La luna estaba cubierta... una masa se precipitaba hacia ellos. Era grande, y casi indestructible... Todo se cubrió de sombra...

Un Hunter estaba allí... y no venía para jugar...

Sean salió afuera, cojeando un poco, por la herida de bala en la pierna. Afuera había un tiroteo infernal. Disparos salían de todos lados, pero Sean no podía más. Disparó a los ultimos colombianos que quedaban. Levantó el lanzacohetes y disparó... el primer bazooka dio en el Hunter. Éste bajó un poco la altura, pero estaba muy en pie aún... disparó otra vez... El Hunter bajó más y casi caía. Solo faltaba un tiro...

Tercer disparo... pero el Hunter también disparó un bazooka. El de Sean dio en el Hunter, que explotó... pero el bazooka de éste aún iba en camino... en camino hacia Sean.

Sean cayó po el dolor de la pierna... y aquella bazooka lo mataría... pero no lo hizo...

—¡¡Sean!!

Toni saltó y lo corrió. Ambos cayeron distantes del proyectil, pero aún bastante cerca como para caer inconscientes...

Capítulo Ocho: Adiós al viejo Leone

Sean despertó. Estaba en algun lugar de no sabía dónde. Cuando abrió los ojos, Mike lo observaba...

—¡Mike! ¿Qué pasó?

—Perdimos muchos hombres, pero ganamos. Te alcanzaron varias balas y perdiste sangre, y el proyectil casi te mata. El médico dijo que estarás bien, quédate un día más descansando —dijo. Luego se dirigió a Toni, en la cama contigua—. Despierta, bella durmiente. Muy valiente de tu parte arriesgarte así por Sean. Ese proyectil podría haberlo descuartizado. Vine a verte, pero se me hace tarde, me tengo que ir, adiós.

Los días pasaron. Sean ya era un importante hombre en la familia Leone. Toni lo tomó como su mejor amigo, y Salvatore le pedía que lo llamara Sal. Sean estaba en la Cima...

Pasaron verios meses y Sean hacía misiones peligrosas. Estaba conduciendo hacia Staunton, en Beliville estaba la caseta de Mike, que iba a explotar, y Sean debía ir con Toni a rescatar a Mike. Al llegar, Mike los esperaba dentro de ella.

—Gracias por sacarme de esta mierda. Un minuto más y me pudro en mis sesos quemados. Recibí su mensaje, los estaba esperando.

—Sube al coche.

Mike subió y se fueron, pero se quedaron esperando en un callejón cercano, mirando...

Una explosión arrasó con la caseta. Pero al salir del callejón se encontraron con unos del Cartel que los esperaban.

Mike y Sean dispararon, mientras Toni conducía. Empezaron a disparar y el intercamio de balas comenzó. Entonces a Sean se le ocurrió una idea. Tomó la Scorpion y le disparó al conductor. El Cartel Cruiser se dió contra un poste y cayó del puente en que se encontraba. Más tarde, en la mansión de Sal, Mike se quedó charlando con los demás.

—Al menos explotó la caseta y no todo el parque, jejeje. Pero perdí mi guarida.

—Te puedes quedar en la mansión. Tu también Sean. No es seguro que te quedes en tu casa cerca de los del Cartel. Ah sí, toma el dinero.

—Bueno, me quedo aquí, gracias por los $3000.

—¿Y yo? ¿No tengo $3000 por manejar? Jaja —bromeó Mike—. Me quedo.

Al día siguiente Sean trajo sus cosas a la mansión.

Sean miró las noticias. Estaban llevando a Claude a la prisión de Portland Island... pensó en el pobre de Claude... pero, ¿qué pasaba?... una bomba había destruido el puente y Claude, un negro y un viejo salieron del Enforcer. Aparecieron tipos del Cartel que se llevaron al viejo, y la camara se apagó.

Claude era libre...

Los días pasaban, hasta que llegó abril. Claude llegó a la mansión para hablar con Sal.

—Chico, hola, te presento a Sean.

Sean y Claude hicieron un esfuerzo para no reírse, ya que Toni ni siquiera sabía que Claude era del Cartel ni de que conocía a Sean. Apareció Salvatore y le habló a Claude, más tarde le mandó llevar a María, su esposa a una fiesta. Pasaron más días, y Claude realizaba más misiones para y Toni. Esos días eran distintos, y estaban en guerra con triadas...

Un día llegó Sal y le mandó a Toni que pusiera un coche bomba en un callejón, para Claude.

—¿Por qué lo haces?

—Porque María me confesó que salía con el. —enfureció Sal

Más tarde, Sal apareció furioso en la mansión.

—¿Que pasa?

—Claude escapó junto con María. Mierda, manga de tarados. Me quiero relajar, llevame al Sex Club Seven.

Toni, Sean y Sal se fueron al Club y se pusieron de Sentinelas cuidando a Sal. Más tarde llegaron más Leone para ayudar a cuidarlo...

Unas horas más tarde, de la nada salió un vehículo... con Claude al volante. Justo en ese momento salió Sal y Claude disparó. Diez balas salieron del vehículo. Sean disparó su Mac-10 y el coche de Claude quedó en llamas. Claude bajó y se escondió en un callejón, pero luego apareció en un Kuruma con él al volante, que volvió a disparar, dejando a Sal muerto en el suelo, y luego se fue.

—¡¡Sal!! —gritó llorando Toni— ¡¡Nooooo!! ¡¡¡Sal!!! ¡¡¡Despiertaaa!!!

Todos tomaron a Toni por los brazos para que no saliera en busca de Claude. Pero Sean se escabulló y tomó su Sentinel. Salió en busca de Claude, quien lo había traicionado.

Dio vueta la esquina, dejando atrás el estruendoso llanto de Toni. Aún veía por el costado el Kuruma de Claude. Se le acercó más. Claude se dio cuenta y empezó a esquivarlo y a aumentar la velocidad. Se desató una persecusión. Pero Sean sacó su MP5 y apuntó al Kuruma. Claude lo vio, y antes de que Sean disparara, Claude sacó su Ingram Mac-10 y el coche de Sean quedó en llamas. Sean saltó justo a tiempo para no rostizarse vivo. Claude disparó, pero Sean se lanzó y le quitó el arma por la ventanilla del coche. Claude aceleró y él cayó a la acera. Antes de desaparecer en la curva, Claude le disparó con una pistola. La bala entró y salió, y Sean apenas sintió daño.

Pero el daño no era físico, sino sentimental... las imagenes pasaron por su cabeza. Sal cayendo al suelo, Toni llorando, todos tomandolo para que no se matara a si mismo en busca de Claude, y a Claude disparandole antes de escapar. Todas las escenas aumentaron a una velocidad increíble, y Sean se dio cuenta de que nunca olvidaría todo lo ocurrido...

Dos días después se realizó el funeral de Sal. En el entierro Sean conoció a Donald Love y a 8-Ball. También a Joey Leone, el hijo de Sal. Todos estaban tristes...

Pero una nueva noticia había surgido... Toni había sido nombrado Don, y él subjefe. Mike consiguió ser Capo de la mafia, cargo que aceptó al instante.

Sean no olvidó nunca lo que le había pasado, y siempre mantuvo en pie su ira con Claude... pero nunca lo volvió a encontrar...

"Nada estaba perdido"

FIN

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar