FANDOM


45px-HistoriasH.png



Chapter XXXIII: Homecoming

10 de Julio de 1993.

En Blueberry, Los Santos, estaba anocheciendo. Un Primo aparca en el garaje de una de las humildes casas y baja un joven vestido con un atuendo de motero. Entra a la casa.

— Hola papá. — dijo el joven.

— Hola hijo, que bueno que ya llegaste.

El hombre que devolvió el saludo deja a un lado unos documentos que leía y se levanta de uno de los sofás. Se trataba de Pete. Tenía un aspecto más maduro y vestía formalmente. Así que el joven era Damián.

— ¿Cómo te fue?

— Pues bien. Zero me acepto sin problemas en su nueva tienda de electrónica y ni siquiera le importo el papeleo. El lunes comienzo a trabajar.

— Que bueno. Aunque no veo la necesidad de que trabajes. Yo puedo arreglármelas con los gastos de la casa y los de tu universidad.

—Ay papá, ya sabes que no me gusta ver cómo te matas trabajando. Además, ya es hora de que empiece a llevar un poco la responsabilidad de esta familia. La escuela puede esperar.

— ¡Damián ya llegaste! — dijo una niña al salir de su habitación.

— ¡Hola! ¿Cómo se porto mi hermanita?

— ¡Bien! Hoy en la escuela disecamos una rana, nos enseñaron varias cosas y vimos una película. ¡¿Y sabes qué?! ¡Papá me prometió que mañana iremos al parque!

— Me parece bien.

Esa niña se trataba de Mary-Beth Williams.

— Bien, vamos a cenar y después todos a dormir. — dijo Pete.

— Pero yo quiero ver la tele. — dijo Mary.

— Jaja, está bien, solo media hora y después a dormir.

— ¡Yupi!

11 de Julio de 1993.

Damián estaba dormido y de repente entra Pete a su cuarto.

— ¡Hijo levántate! — le quita la cobija. — ¡Tenemos que ir a Easter Bay Airport! — camina de un lado a otro. — ¡Ah, ¿Dónde deje mi zapato?!

— Uh, — bosteza y se vuelve a tapar. — Papá, son las 6 y es domingo ¿Por qué tanto alboroto?

— ¡LYLIAN VIENE A VISITARNOS!

— ¡¿QUÉ?!

— ¡En el camino te explico, vamos apúrate!

Damián se levanta y arregla. Cuando ambos están listos, aseguran la casa y se marchan. Más tarde el Primo llega a aeropuerto. Pete al entrar al lugar, empuja a varias personas y tira a otras en el camino.

— ¡¿En cuál puerta nos espera?!

— En la 11. — mira su reloj. — ¡Rayos, apresura más el paso!

— ¡Ay papá no soy caballo!

Las personas salen del vestíbulo, entre ellas estaba una mujer alta, de cabello largo y vestida con un atuendo formal, pero atractivo. Mientras sujetaba de la mano a un niño, voltea en todas direcciones.

— ¿Pete? — dijo la mujer.

Ante el llamado, él voltea y suelta una enorme sonrisa al notar que se trataba de Lylian. El niño se esconde detrás de ella cuando Pete se acerca y la abraza.

— ¡LYLIAN! ¡No puedo creer que estés aquí! ¡Es un milagro, después de todo este tiempo… ah, estoy tan feliz!

— ¡Lo mismo digo, sobre todo por saber que estas bien! Con lo que paso aquella vez, pues…

— No pienses en eso. Ya paso y lo importante es que por fin estamos juntos… ejém bueno, no juntos con ese sentido, si no, eh, tú entiendes, jeje… ¡Pero mírate, sigues igual de hermosa!

— Gracias. Tú has cambiado un poco, sobre todo por ese bigote que traes. ¡Por cierto ¿Donde esta Damián?!

— Tranquila, aquí estoy.

— ¡¿Damián?! ¡¿En verdad eres tú?!

— Sip. Sabía que no me ibas a fallar. ¡Vamos, dame un abrazo jeje! ¡Bienvenida!

— ¡Gracias! Pero vaya, ¡Cómo has crecido! ¡Dime ¿Cuántos años tienes?!

— Oficialmente 18. Por cierto, ese niño es tu hijo ¿Verdad?

— Si. Es algo tímido.

— ¡Vamos preséntalo! Llevo 6 años esperando para conocerlo.

— Ven chiquito, no tengas miedo.

Carga al niño. Él tenía parecido con su padre en el color de cabello y en otros rasgos y de su madre heredo el lindo color de ojos.

— Chicos, les presento a Blake. Blake, ellos son amigos de mami, salúdalos.

— Hola…

— ¡Jeje, hola Blake! ¡Yo soy Damián, mucho gusto!

— Hola Blake, yo soy Pete.

— Sugiero que nos vayamos y platiquemos más a gusto en la casa. Yo me llevo tu equipaje.

Salen y abordan el Primo. Horas después llegan a Blueberry. Entran a la casa y toman asiento en la sala.

— ¿Gustan beber o comer algo? — pregunto Pete.

— Por el momento no, gracias.

— Así que lo llamaste como su abuelo. — dijo Damián al ver a Blake.

— Si. Tommy quería que se llamara así…

— Ejém… Mejor cuéntanos que ha sido de tu vida. — dijo Pete.

— Pues durante mi embarazo viví con mi madre en Suiza. Después me largue de ahí porque me quería casar con un idiota que según ella, me convenía. Con el dinero que me dejo mi padre, compre una casa y ahí vivo desde entonces. Tuve 3 novios, pero ninguno de ellos me convenció. En fin, he tenido una vida común de madre soltera. ¿Y ustedes?

— Después de mi recuperación, el General nos dio algo de dinero, esta casa, el coche e hizo algunos papeleos para que pudiera adoptar a Damián y a Mary-Beth. Para ocultar nuestra identidad, tuve que cambiarme el apellido así que ahora somos la familia Nava.

— Por mi parte, saque adelante mis estudios gracias al apoyo de Pete...

— Y por ser muy inteligente, saco notas muy altas y recupero los años perdidos en poco tiempo…

— Que bien, me alegra oír eso. Pero ¿Por qué adoptaste a la sobrina de Phil? ¡¿Le paso algo?!

— No, tranquila, él está bien. Lo hice porque, Phil al no cumplir con algunos requisitos para la custodia de Mary, se la llevaron a un orfanato, entonces decidí también adoptarla.

— Entiendo. Y... ¿Qué pasó con los demás? Ya saben, Bayno, Bruno y Lance.

— Meses después de que te fuiste, se le dicto pena de muerte a Bayno, pero nadie sabía donde se ocultaba, así que el General lo busco sin descansar y uso todos los recursos posibles, pero hasta ahora su paradero sigue desconocido. Lance igual sigue desaparecido, pero él no nos preocupa tanto. Por otro lado, Bruno tras recuperarse, fue llevado a juicio y se le dicto cadena perpetua en el centro penitenciario de San Andreas. Tiempo después, unos tipos detonaron varias cargas de C4 en ese lugar. Al parecer fue un acto terrorista y no lograron agarrar a los responsables. La policía confirmo que no hubo sobrevivientes así que está muerto.

— Al fin uno menos. ¿Y qué ha pasado en Vice City desde... la muerte de Tommy?

— Bueno, antes que nada, todo lo que sucedió hace 6 años se le denomino "Estrago del 87". Con el tiempo, eso se fue olvidando y la ciudad tomo un giro drástico. Las propiedades de Tommy fueron adquiridas por distintos empresarios, sin mencionar que su organización y las antiguas bandas se disolvieron y parte de su dinero pasó a ser del gobierno, entre otras cosas.

— Vaya mierda... — dijo triste Lylian.

— ¡Hola! ¿Tú quien eres? — dijo Mary al acercarse a Lylian.

— Hola, soy Lylian Cortez.

— ¡Mucho gusto Lylian! Yo soy Mary Beth. ¿Y quién es él?

— Es mi hijo. Se llama Blake.

— ¡Hola Blake! ¡Soy Mary! ¿Quieres jugar? En mi cuarto tengo muchos juguetes y un osote así de grandote.

Los niños se dirigen a la habitación de Mary.

— No le has contado sobre su padre y su pasado ¿Verdad?

— No debo hacerlo, es por su seguridad. Todo este tiempo le he dicho que su padre nos abandono.

— Es mejor que piense eso a que se entere de la verdad. ¿Y cuanto tiempo piensas quedarte?

— Pues, estaba pensando en vivir aquí. Tengo unos problemillas en Suiza y debo alejarme de ahí por un tiempo.

— Se que no es muy grande esta casa, pero puedes quedarte aquí el tiempo que quieras, ya sabes, mientras consigues un hogar.

— Gracias, sabía que podía contar con ustedes.

— Bueno, quede de llevar a Mary al parque. ¿Nos acompañas para que sigamos platicando?

— Claro.

10:05 am. Mientras Damián cuidaba de los niños, Pete y Lylian estaban sentados en una banca.

— Veo que Mary y Blake se llevaron muy bien.

— Si. A veces pienso que Blake necesita un hermanito y por supuesto, un padre.

— Vaya ¿Y que se necesita para tener ese puesto? Mira que yo estoy dispuesto a todo para serlo.

— No lo sé Pete…

— Solo dame una oportunidad para demostrarte este amor que siento por ti. Por favor, por favor, por favor... — se pone de rodillas.

— Jaja no hagas eso, levántate. — Pete obedece. — Esta bien, creo que podemos intentarlo.

— ¡Gracias Lylian! Te prometo que te hare la mujer muy feliz. Eh… ¿Puedo besarte?

— Je, creo que aun no. Pero si puedes abrazarme.

— Jaja, está bien, como tú digas.

— ¡Qué bien, vamos a tener una mami! — grito Mary detrás de ellos.

— ¡Ah, chicos no espanten! Bueno, ya lo saben. Lylian y yo somos novios a partir de ahora.

— ¡Felicidades! ¡Me alegra oír eso! — dijo Damián.

— Mami ¿Entonces él va a ser mi nuevo papi? — pregunto tímido Blake.

— Probablemente.

— ¿Y él no nos va a abandonar como mi otro papi?

A Lylian se le desvanece la sonrisa y pone un gesto triste mientras resistía el llanto.

— Claro que no Blake, te aseguro que él no lo hará. Puedes estar tranquilo.

— Damián ¿Por qué no llevas a los niños por un helado?

— Claro papá. Vengan niños.

Se retiran y Lylian se suelta a llorar en los brazos de Pete.

— ¡No lo soporto más! ¡Es un martirio verlo crecer con esa mentira!

— Es lo mejor para él. Tienes que ser fuerte y olvidar el pasado.

— Créeme que lo intento. Y de solo pensar que su muerte sigue impune…

Chapter XXXIV: New mistery, Old friends

13 de Diciembre de 1993.

El invierno estaba presente y la nieve empezaba a tapizar cada rincón de San Andreas. 06:02 am. En una de las pequeñas casas en las afueras de Fort Carson, entra el General Peterson. Ahí una mujer no paraba de caminar de un lado a otro.

— Que bueno que llega General…

— ¡¿Qué sucede?!

— Su amigo escapo.

— ¡¿QUE?!

— Cuando llegue los guardias estaban noqueados y él ya no estaba.

— ¡Mierda! Esto es grave, muy grave. Supongo que dejare de prescindir de sus servicios, pero no se preocupe, recibirá el pago acordado para que no difunda esto.

04:34 pm. Un Bobcat se acerca a Blueberry. En la parte trasera iba sentado un hombre, el cual además de su ropa informal, estaba abrigado con una gabardina negra y sus manos estaban cubiertas con unos guantes. Parte de su rostro estaba cubierto por el cuello levantado de la gabardina y su melena y barba ocultaban más su identidad. La camioneta se detiene en cuanto arriba el lugar.

— Gracias. — dijo el extraño y baja.

El coche se marcha y el extraño observa con recelo el lugar. Luego mete sus manos en los bolsillos y camina sin dirección alguna. Por otro lado, Pete y Lylian charlaban con un tipo de tez morena.

— Si, como les digo, está muy bien equipada y en perfectas condiciones para ser habitada, sobre todo por este frio que te entra hasta el culo. — dijo el hombre.

— Pues que no se diga más, la tomamos. — contesto Lylian.

— ¡Bien! Entonces nos vemos mañana a las dos de la tarde en esta dirección para cerrar el trato. — le entrega una nota.

— De acuerdo. Gracias señor Johnson.

— No, gracias a ustedes. Bueno, hasta pronto.

El hombre aborda un Greenwood. Ciertamente se trataba de CJ. Tras eliminar a las cabecillas de C.R.A.S.H. su vida estaba más tranquila, cuidaba de su familia y del barrio y tenía cuanta persecución, tiroteo, asalto, carrera y demás cosas, pero siempre con la ayuda de Sweet y sus homies.

Al avanzar, se cae su teléfono y se agacha por el. Cuando pone la vista al frente, pisa el freno en seco. El coche se detiene a centímetros del hombre extraño, pues estaba cruzando la calle. CJ se asoma.

— ¡Oye estúpido viejo ¿Acaso estas ciego o qué?!

— El semáforo esta en rojo imbécil…

El tipo continúa su camino mientras que CJ pone en marcha su vehículo. Horas después, CJ llega a Grove Street y al bajar del coche entra a la casa de su hermano. Ahí Sweet y otros tres tipos jugaban al dómino.

— ¿Qué pasha Sweet?

— Hey CJ. Ven, siéntate, te necesitamos.

— Bien ¿Para qué soy bueno?

— Para que seas el que pierda esta partida por nosotros jaja.

— ¡Ah, que te den!

Entra César seguido de Kendl con un bebé en brazos.

— ¡Pero miren, nuestra querida hermanita nos visita al fin! — dijo CJ.

— ¡Hola! — los saluda con un abrazo.

— ¡Kendl! ¡Ey, Cesar!

— Hola cuñados. Llevo rato sin verlos.

— Si, la vida de padre te ha calmado, ya ni te apareces en las carreras.

— Pues no debo desatender a mi familia. Por cierto, recuerden que hoy Michael cumple medio año.

— Claro que nos acordamos, por eso compramos más cervezas de lo normal. ¡A celebrar!

Más tarde ya había un enorme festejo, con toda clase de invitados y con baile, comida y bebidas al exceso. Mientras los demás hacían sus locuras, CJ platicaba con Ken Rosenberg.

— … si y por poco lo aplasto!

— Pues no sería el primero.

— Ya, pero tampoco el ultimo jeje. Agh, Ken, no empieces a darte tus toques.

— No puedo evitarlo, necesito estar recargado para esta fiesta.

— Bah, iré a ver que se cuece por allá. Creo que otro camello hijo de puta se volvió a meter a la casa.

— ¡Hey CJ, mira, encontré estas linduras! ¿Quieres una? — dijo Sweet acompañado de dos chicas.

— Nah, ahorita.

Chapter XXXV: The back of legend man

14 de Diciembre de 1993.

Era de madrugada. En Dillimore, una joven pavorida sale apresurada de una casa y de la puerta un hombre borracho se asoma con una pistola en manos.

— ¡Maldita perra, espero que aprendas que nadie me deja, yo las dejo! ¡Putas como tu hay muchas! ¡Lárgate y no vuelvas!

La mujer se aleja. Busca un taxi, pero ya no había ninguno y el último autobús había pasado hace horas. De repente un tipo por detrás le tapa la boca y junto con otros dos, la llevan a un callejón. Mientras la chica forcejeaba para que no la desvistieran, alguien torna a uno de los sujetos y le cede un fuerte puñetazo en la cara. El tipo se derrumba con la nariz sangrándole y sus compañeros con perplejidad sacan sus cuchillos. La joven aterrada observa al extraño con gabardina que había llegado para defenderla. Este hombre le arrebata el cuchillo y lo clava en el pecho de un sujeto. Enseguida pone al otro como escudo humano pues su compañero tumbado saca una pistola y abre fuego. Cuando los disparos cesan, el tipo intenta golpearlo por lo que el extraño le cede una patada y le incrusta el cuchillo de su víctima en el estomago.

— ¿Se encuentra bien? — pregunto el hombre.

La mujer se queda pasmada y luego se desmaya.

— Creo que no… Ah, perfecto.

El extraño roba con diligencia un Blista Compact que estaba cerca, luego carga a la chica y la mete en el coche. Después, mientras circulaban sobre la carretera de Red County, la joven despierta.

— ¡Ah, ¿Dónde estoy?! ¡¿Quién es usted?! ¡¿A dónde me lleva?!

— Tranquilícese, sólo la llevo a un hospital. Con el susto que paso, supuse que necesitaba un doctor…

— ¡¿Entonces usted fue quien me salvo?!

— Si. Debería tener más cuidado.

— ¡No sabe qué tan agradecida estoy con usted! ¡¿Cómo podría pagarle este enorme favor?! Bueno, aunque relativamente no tengo nada…

— No se preocupe, no es nada.

— Es usted un ángel. Soy Jane Linar, mucho gusto señor… um…

— Algunos me llaman Tommy... pero no estoy seguro si realmente ese sea mi nombre.

La atención se enfoca en su rostro detrás del cuello de la gabardina. Efectivamente, ese hombre era Tommy Vercetti, quién tenía una apariencia más añeja y su cabello ya se tornaba blanco.

— ¿Por qué duda de su nombre?

— Hace 4 meses, desperté en una casa de Fort Carson. Ahí había varias personas vigilándome, una de ellas era un tal General Peterson. Él me hablo de varias cosas, pero no comprendí nada porque tengo la mente en blanco, ni siquiera recuerdo quien soy. Durante ese tiempo, ese General me dejo a cargo de una doctora, una tal Anna Mirton. Ella solo me dijo que hace seis años sufrí un accidente y quede en coma durante todo este tiempo. Yo pedía más explicaciones, pero se negaba, así que cuando termino mi terapia de recuperación corporal, escape de ahí para buscar respuestas por mi propia cuenta, ¡no soporto estar en esta maldita situación!

— Cuanto lamento oír eso, pero no se preocupe, usted solo está sufriendo un episodio de amnesia retrograda.

— ¿Amnesia retrograda?

— Si. En su caso, la causa puede ser por el coma o por un fuerte golpe en la cabeza, pero con el tiempo, puf, desaparece… bueno, si se siguen los tratamientos correspondientes. ¡Pero yo estoy segura que usted se curara!

— Eso espero. ¿Y tú, como sabes todo eso?

— Estudie medicina en el Greenglass College. Pero tire a la basura mis estudios y me case con un desgraciado que resulto ser un hijo de puta. Antes no era tan malo, pero cambio mucho desde que se metió en esa estupidez del crimen organizado.

— ¿Y porque no haces algo? Por ejemplo, denunciarlo.

— Es un miembro de una banda fuerte, se saldría con la suya fácilmente.

— Entonces tendrás que alejarte de él. ¿No tienes algún familiar en la ciudad? Yo podría llevarte con él para que estés segura.

— No, mis padres murieron hace años y mi demás familia vive en México. Como llegar hasta allá sin dinero. Parezco perro abandonado.

— Estamos igual. Hay que pensar donde pasar la noche, bueno, lo que resta de ella. Espero que no te incomode estar en compañía de un extraño.

— Por supuesto que no. Me siento muy segura con usted. ¡Oiga, tengo una idea! ¡Recuerdo que hay una casa abandonada en Shady Creeks, cerca de Angel Pine! Podemos quedarnos ahí por el momento. Vamos, yo lo guio.

Llegan a Shady Creeks. El Blista corta camino sobre el pastizal y sigue el camino de tierra. Tommy mira alrededor, detiene el coche y baja. Jane lo sigue.

— ¿Que sucede?

— Siento que… ya había estado aquí antes…

Mientras camina y observa el lugar, siente un pequeño dolor de cabeza y pone sus manos sobre ella.

— ¿Se encuentra bien?

— Si... es solo que, vi este lugar y me vinieron algunos recuerdos…

— ¡Eso es bueno! Dígame, que recordó, tal vez eso nos pueda ayudar.

— Es algo confuso. Dos helicópteros destruidos, un hombre tirado sobre un charco de sangre, un viejo de traje frente a mí, el sonido de varios disparos… ¿Jane, que te pasa? ¿Por qué pones esa cara pálida?

— Esos recuerdos, coinciden con un accidente que sucedió en este preciso lugar, hace… 6 años

— ¡¿Qué?!

— Si, en todos lados se hablaba de eso. Hace 6 años dos helicópteros fueron derribados y cayeron justo aquí, en Shady Creeks. En uno iban 4 tripulantes y en el otro, dos. De los 6, tres murieron, uno sobrevivió y los otros dos se dieron como desaparecidos, pero más tarde se confirmo la muerte de uno. Si esas personas le aseguraron que usted se llama Tommy, entonces… ¡Entonces usted es el supuesto muerto, usted es Tommy Vercetti!

— ¿Quién?...

— Venga, hace mucho frío, mejor hay que ir a la choza y ahí le explico con calma lo poco que sé.

Chapter XXXVI: Vice City, of Paradise to hell

15 de Diciembre de 1993.

Vice City, para algunos un paraíso, para otros, una de las tantas ciudades más delictivas de los últimos años. Las calles fueron mejoradas, nuevos caminos se construyeron, ciertos edificios fueron modificados e inclusive algunos fueron remplazados, al igual que los establecimientos.

11:05 am. En las afueras del ayuntamiento, varias personas estaban reunidas mientras que algunos hombres adornaban un enorme árbol de navidad. Un hombre viejo, escoltado por 3 hombres, sale del edificio y varios reporteros lo rodean.

— ¡Señor alcalde ¿Es cierto que ante su retiro su hijo piensa postularse a la candidatura?

— ¡Señor alcalde ¿Que nos puede decir sobre las respuestas negativas de la ciudadanía ante las nuevas leyes que usted y la comisión han implantado?

— ¡Señor alcalde ¿Qué medida piensa implementar ante el aumento del crimen organizado, sobre todo en estas épocas navideñas?

— ¡Tranquilos señores! Por ahora lo único que les puedo decir es que esta navidad la podrán celebrar a lo grande.

— ¡¿No volverá a pasar un incidente similar al del año pasado?!

— Les aseguro que no, todo está controlado. Las medidas de seguridad de este año son mucho más estrictas.

En uno de las casas de Little Havana, se encontraba Robert. 2 años después del incidente, el nuevo alcalde, Andrés Bell, lo retiro de la policía. Meses después Robert levanto acusaciones hacia este pues suponía que él era Bayno Sindacco, pero no tenía pruebas así que nadie lo tomo en cuenta. Esa mañana mientras desayunaba veía la televisión.

— ¡Ese estúpido otra vez con sus hipocresías! ¡Pero no duraras mucho tiempo en la cima Andrés!

En el ayuntamiento, el alcalde aborda un Stretch y se dirige a Starfish Island. Ahi aparca en un garaje de la mansión la cual fue cambiada totalmente.

Chapter XXXVII: Bloody encounter

18 de Diciembre de 1993.

9:15 pm. Damián en compañía de 2 amigos, circulaban las calles de San Fierro a bordo de motocicletas Angel.

— ¡Hey Damián! Aprovechando que hay un bar cerca, vamos a tomarnos unas cervezas. — dijo uno de ellos.

— Está bien. El que llegue al último, paga la cuenta.

Tiran del manubrio con más fuerza y las motos se alejan a mayor velocidad. Llegan a García y aparcan frente al Bar Misty's.

— ¡Jeje, Tim paga todo, así que pidan doble!

— ¡No sean cabrones!

Entran, piden sus bebidas y se dirigen al Pool. Más tarde, mientras ellos se divertían, un tipo alto y fornido, con un atuendo de motero junto con un gorro y unas gafas negras, se sienta frente a la barra. Después de beber dos birras, se dirige a la otra mesa de Pool. En su partida, le pega fuerte a la bola y esta cae sobre la cabeza de uno de los chicos.

— ¡Ay, ay! ¡Estúpido vejete! ¡Mejor métase ese taco por el culo si no lo sabe usar!

— ¡Jaja esa estuvo buena! ¡Repetición!

— ¡Jaja, hoy no es tú día de suerte Tim!

— ¡Ay, cállate Damián!

El tipo pone un gesto de desconcierto al escuchar su nombre y observa a Damián. Los chicos continúan su juego, pero el tipo inquietado no le quitaba la mirada de encima. Damián se dirige al baño y el sujeto disimulado lo sigue. Al terminar sus necesidades el tipo le obstruye el paso.

— ¿Qué demonios hace? ¡Vamos, quítese de mi camino!

— Primero necesito verificar algo…

El tipo le da un fuerte gancho en el estómago, dejándolo sin aire. Luego lo toma del cabello y lo irgue. Al ver una cicatriz de una cortada que tenía Damián en la mejilla se sorprende. Damián lo empuja y se turba al escuchar la risa inquietante que soltó el tipo.

— Pero que pequeño es el mundo. ¿No crees Damián Miller? O debería decir, Damián Nava.

— ¡¿Cómo sabe eso?! ¡¿Quién es usted?!

— ¿Aun no me reconoces…? — se quita el gorro y las gafas.

Damián se estremece al notar que se trataba de Bruno, sólo que ahora tenía la barba un tanto crecida y una melena peinada en cola de caballo.

— ¡¿Eh?! ¡No puede ser!… Tú… ¡TU ESTAS MUERTO! — grito perturbado Damián y retrocede un poco.

— ¿Muerto? Jaja, que ingenuo eres. Vaya, parece que el destino por fin a cumplido mi capricho, ¡que era el de encontrarte y hacerte trizas!

Damián con un visaje de furia empieza a reír sin escrúpulos y de manera intimidante.

— ¡Tú convertiste mi infancia en una pesadilla, ¡¿Crees que harás lo mismo ahora?! ¡Ya no soy un niño indefenso y no por nada me he puesto cachas, así que aprovechare esta valiosa oportunidad para expresarte todo mi odio!

— ¡Bien chico duro, veamos si eres capaz de lo que dices!

Mientras tanto en el Pool.

— Hey Josh, ¿No crees que Damián ya se tardo?

— Shh cállate… ¿Qué son esos ruidos?

De repente Bruno rompe la puerta del baño al ser lanzado contra esta. En cuanto se levanto, Damián sale y le cede un jab y un derechazo en el rostro, varios ganchos y rodillazos en el abdomen hasta dejarlo sin aire y un gancho en la quijada. Después con un derechazo lo empuja y lo derriba con patada lateral. Bruno a duras penas se levanta y se limpia la sangre que le brotaba de la nariz y la boca. Damián impaciente iba a golpearlo otra vez, pero Bruno lo inmoviliza con un agarre y le da un derechazo, dos ganchos al estomago, un golpe martillo y una patada giratoria. Damián cae sobre una mesa y las demás personas se hacen a un lado mientras los dos seguían arrasando con el lugar. La barman se oculta y con su teléfono llama a la policía. Bruno le pega un rodillazo en el estomago, lo toma de la chaqueta y tomando vuelo, lo arroja contra el estante de botellas. Tim y Josh golpean a Bruno en la espalda con sus tacos de billar y estos se rompen al impacto. Bruno voltea y al darles un golpe martillo, los toma del cabello y choca sus cabezas. Luego le pega una patada lateral a Josh y a Tim una patada giratoria. Damián furioso se levanta y saca un cuchillo al igual que Bruno. De nuevo en combate, Damián le hace una ligera rajada en el pecho mientras que él recibe una en la cara. Entre tanto Bruno toma una silla y se la arroja. Damián evade el objeto y Bruno le incrustra el cuchillo en el abdomen. Damián enseguida lo aleja con un derechazo y cae de rodillas.

— ¡Jaja estás muerto cretino!

— ¡En ese caso nos vemos en el infierno!

Se saca el cuchillo y lo lanza. Bruno lo esquiva, pero Damián enseguida lanza el otro y penetra su pectoral derecho.

— ¡Jodida puntería! — grito un hombre.

Damián se derrumba en el piso mientras que Bruno desesperado aprieta los dientes e intenta sacarse el cuchillo, pero estaba bien incrustado. Una patrulla llega y los policías entran con armas en alto. Bruno salta sobre una mesa y se lanza por una ventana. Un policía va tras él mientras que el otro se acerca a Damián.

— ¡Chico ¿Te encuentras bien?!

— ¡Como se le ocurre preguntarle eso, se está desangrando! — grito Josh.

— ¡Necesito una ambulancia en el bar Misty's en García, rápido! — dijo el policía al sacar su radio.

19 de Diciembre de 1993.

00:06 am. En el hospital de Santa Flora, Pete y Lylian llegan. Ahí, Tim y Josh, los esperaban.

— ¡¿Cómo está Damián?!

— Nos dijo el doctor que ya está estable.

— Que alivio. Pero díganme ¡¿Qué rayos sucedió?!

— Pues su hijo comenzó a pelear con un tipo en el bar, pero no sabemos por qué.

Más tarde entran a la habitación de Damián.

— Hola hijo ¿Cómo te sientes? — dijo Pete.

— Pues adolorido, pero ya mejor.

— Que bien. Ahora explícanos quien te hizo esto.

— Fue Bruno... Me lo tope en el bar.

— ¡¿Qué dices?! — grito Lylian.

— ¡Pero se supone que él murió hace 4 años!

— Pues al parecer no fue así. Bueno, si el "accidente" no lo mato, yo lo haré.

— No hijo, no volverás a arriesgarte de esta forma. Sólo hay que cuidarnos las espaldas y hacer que la policía se haga cargo de él.

— Pero papá...

— ¡Hijo entiende! No quiero perderte por intentar hacerte el héroe.

— Está bien, sólo porque no quiero angustiarlos más, no hare nada.

Chapter XXXVIII: Living like in the past

25 de Diciembre de 1993.

9:58 pm. El piso franco de Calton Heights, era el hogar de Pete y los demás desde hace algunos meses. Ellos estaban reunidos para celebrar la navidad y también que Damián había sido dado de alta. Tras cenar y abrir sus regalos, salen al patio para ver los fuegos artificiales que se lanzaban a lo lejos.

— ¡Qué hermosos! — dijo Lylian.

— ¡Mira ese! ¡Órale! — grito emocionada Mary.

— Es bueno pasar en familia momentos como este ¿Verdad? — dijo Pete.

— Si… ¿Eh? Blake ¿Qué haces chiquito?

— Am, pido un deseo. Me contaron en la escuela que esas luces son de buena suerte. Mi amigo pidió un hermanito ¡y se le cumplió!

— Oh, vaya. ¿Y qué pediste?

— ¡Conocer a mi verdadero papi! O por lo menos saber quién es…

— Blake, ya platicamos sobre eso, además pronto tendrás un nuevo papi y unos lindos hermanitos…

— ¡Oigan, ¿Qué les parece si vamos a Downtown?! ¡En estas épocas, se pone muy buena la diversión allá! — dijo Damián.

— ¡Me parece perfecto! ¡Vamos!

Mientras tanto en Angel Pine, Jane con una bolsa de compras en mano, entra a una habitación del U Get Inn Motel. Ahí Tommy, quién se rasuro el bigote y se corto el cabello para peinarlo como antes lo hacía, hablaba por teléfono.

— No te preocupes, ahí estaré. — cuelga. — Hola Jane.

— Hola. Antes que nada ¡Feliz navidad! — lo abraza y le entrega una cajita.

— Um… si, feliz navidad. — abre la cajita. — Vaya, lindo collar, gracias. Prometo comprarte un regalo en cuanto regrese.

— Jeje, ok. Mire, ya traje los víveres y el encargo que me pidió. Tenía razón, la policía nunca sospecha de una humilde mujer. — le entrega un paquete de SPANK.

— Bien, ahora a entregar este encargo.

— Por cierto ¿Con quién hablaba?

— Con Woozie. Hay otro trabajo que hacer. — saca una Pistola con silenciador y una Escopeta recortada y las guarda bajo su gabardina.

— Es muy arriesgado que siga con eso. Por lo que he investigado, usted tenía varios enemigos en el pasado y si lo siguen siendo pues…

— Tranquila, no pasara nada.

— Eso espero.

En Downtown, multitud de personas estaban reunidas ahí para ver pasar los carros alegóricos y presenciar el encendido del árbol de navidad. Tommy detiene su coche a unas cuadras antes de la multitud. A pie se dirige a un callejón donde ya lo esperaba CJ.

— Ey, ¿Qué hay? Tú debes ser el matón que mando Woozie. Vaya, yo esperaba algo mejor, pero ya que. Soy CJ.

— Tommy… Vamos.

— ¡Epa, yo te conozco! ¡Tú eres el vejete que casi aplasto aquella vez!

— Si y al parecer tú eres el imbécil que está más ciego que un murciélago. Bien ¿Qué hay que hacer?

— Algo muy sencillo. Mira viejo, un pajarillo chismoso nos conto que en uno de esos carros alegóricos, los Da Nang Boys escondieron un gran cargamento de farlopa. Tenemos que hacernos con ella antes de que llegue a su destino y destruirla.

— Bien ¿Y cuál de todos esos es?

— Eso es lo que hay que averiguar primero.

— Vaya mierda. Bueno, hay muchas personas, muchos maderos y al parecer uno que otro vietnamita vigilando el lugar, así que tendremos que hacer esto rápido y sencillo.

Tommy toma por sorpresa a un vietnamita, saca su Pistola con silenciador y le apunta en la sien.

— ¿En cuál cochecito esta la farlopa? Tienes 3 segundos para contestar…

— No sé a qué te refieres, ¡enserio no sé de qué estás hablando!

— Uno… Dos…

— ¡Esta bien, está bien te digo, pero por favor, no me mates! Esta en ese…

El sujeto señala un vehículo. CJ y Tommy voltean. El tipo desenfunda su arma, pero Tommy tira del gatillo. Enseguida se dirigen al objetivo pero este de repente se sale de curso e intenta huir.

— ¡Ah, mierda!

CJ dispara a los neumáticos del coche mientras que Tommy saca su escopeta y suelta disparos al aire para alejar a los espectadores. CJ intenta hacerse con el vehículo y Tommy quita del camino a los vietnamitas. Pete y los demás estaban esparcidos entre la multitud de personas.

— ¡Solo esto faltaba! — grito Pete.

— ¡Oye, ¿Ese no es el tipo que nos vendió la casa?! — dijo Lylian.

— ¡Ah, si es él!

— ¿Y el otro? Se parece a…

— ¡Lylian, no te quedes ahí parada! ¡Tenemos que irnos antes de que nos den un tiro!

— ¡Espera, tengo que comprobar algo!

— ¡LYLIAN! ¡Mierda! ¡Damián llévate a los niños!

Lylian regresa a prisa y Pete la sigue, pero la pierde de vista entre la multitud. Cuando Tommy se deshace de otros Da Nang Boys, Lylian se detiene detrás de él.

— ¿Tommy?... ¿Eres tú?

Consternado al escuchar esa voz torna un poco la cabeza, pero el cuello de la gabardina cubría de nuevo parte de su rostro. CJ asomado desde el coche lo interrumpe.

— ¡Viejo, sube rápido! ¡Ahí viene la poli!

Tommy sin opción obedece.

— ¡Espera!

— ¡Lylian ¿Qué rayos te pasa?! ¡Vámonos! — dijo Pete al encontrarla.

— ¡No, estoy segura que es él! ¡Suéltame, tengo que seguirlo!

— ¡¿De qué estás hablando?! ¡¿Seguir a quien?!

— ¡A esos tipos! ¡Uno de ellos es Tommy!

— ¡¿Te has vuelto loca o qué?! ¡EL ESTÁ MUERTO!

El carro alegórico se escabulle entre las calles, llega al garaje de Michelle Cannes y entra.

— Ah, no fue difícil. — dijo CJ.

— Bien ¿Ahora qué?

— Aquí una de mis tantas novias se encargara de desmontar la carga y se quedara con esta chatarra. Yo me encargare del resto. Woozie se pondrá en contacto contigo para ver lo de tu paga.

26 de Diciembre de 1993.

06:23 am. Lylian no contemplo por mucho tiempo el sueño por la inquietud. Se levanta y dirige a la sala, donde toma el teléfono y llama a CJ.

— Um… — busca su teléfono. — Agh, ¿Quién cojones interrumpe mi dulce siesta? Seguramente es Sweet… ¿Hola?

— Buenos días ¿Me puede comunicar con Carl Johnson?

— Él habla. — bosteza. — ¿Quién me busca?

— Lylian Cortez…

— Oh, que sorpresa. ¿Qué tal sigue de buena? Que diga, ¿Para qué soy bueno?

— Supongo que para nada. ¡Bueno, basta de rodeos! Sé que tú y otro tipo fueron los causantes del tiroteo que hubo ayer en Downtown. Solo necesito saber quién era tu acompañante y donde vive. Por lo demás, descuida no le diré a nadie.

— Apenas amanece y ya me andan amenazando. Mire, ese viejo es todo un misterio. La verdad, solo sé que se llama Tommy y al parecer vive en Angel Pine, en la habitación 13 del U Get Inn Motel.

— Perfecto. Muchas gracias por el dato. Adiós.

12:07 pm. Pete estaba viendo la televisión mientras que Damián y los niños desayunaban. Lylian se dirige a la puerta.

— Tengo que salir. Miren, ahí deje lo suficiente para que sobrevivan mientras no estoy.

— ¡Epa, ¿A dónde vas?!

— Eh… A resolver unos asuntillos por ahí.

— Te acompaño. Damián, estas a cargo.

— Lo sé, vayan con cuidado.

— Pero Pete… ay, mendigo colado. Bueno, no salgan y se portan bien. Adiós, nos vemos al rato. — sale.

— Bien, ¿A dónde vamos? — pregunto Pete.

— En el camino te explico. Sube al coche.

Momentos después...

— ¡¿Qué, qué, qué, QUÉ?! ¡Ya te dije que no puede ser él, olvida esta tontería!

— En primera, no es ninguna tontería, en segunda, yo no te obligue a venir y en tercera, ¡bájate del coche si no quieres ayudarme!

Llegan al U Get Inn Motel, aparca el coche y bajan. Lylian encuentra la habitación, toca la puerta y Jane abre un poco.

— ¿Si?

— Um, hola, buenas tardes.

— Buenas tardes. ¿Qué desean?

— Buscamos a este hombre — le enseña una fotografía. — Se llama Tommy.

— ¿Son policías?

— No, no, nada de eso. Somos viejos amigos.

— ¡¿Enserio?! ¡En ese caso, vamos pasen! — entran. — Esperen, antes de que lo vean, necesito decirles algo.

Jane les platica sobre el problema de amnesia de Tommy, como lo encontró y que ha pasado desde ese entonces.

— … es por eso que estamos juntos, no pienses mal. Por ahora trabaja para los Mountain Cloud Boys y el jefe de esa triada nos ha ayudado mucho.

— Así que eso fue lo que realmente paso… ¡Pero ¿Por qué nos lo ocultaron?!

— Por ahora solo preocúpense por él.

— Si, pero… no tiene caso si él no recuerda nada. Ahora entiendo porque ayer no reacciono como esperaba.

— Al contrario, esto lo ayudara mucho. Mira, durante todo este tiempo, me di cuenta que si escucha un nombre o una voz o ve un lugar o ciertas personas conocidas, poco a poco su memoria se va reconstruyendo.

— Que alivio, creí que todo estaba perdido.

— A todo esto me presento, soy Jane Linar.

— Mucho gusto, yo soy Lylian Cortez y él es Pete Nava, mi… amigo.

— Que raro, hace dos horas eras mi prometida. ¡Ah, te espero en el coche! — sale.

— Por cierto ¿Qué tan amigos son de Tommy?

— Pete y él nunca se llevaron muy bien. Yo… era su novia y el condenado me dejo preñada.

— ¡¿Tienen un hijo?! Bueno no hay que perder más tiempo, voy a despertarlo. En un momento regreso.

— Veo que la flojera es lo único que recuerda jaja.

Minutos después Tommy se coloca su gabardina y sale de una recamara junto con Jane.

— Bien, aquí lo tienes.

— Tommy… ¡No puedo creerlo, en verdad eres tú! — se arroja a sus brazos. — ¡No sabes cuánto te he extrañado!

— ¿Eh? Siento que te conozco, pero como no estoy seguro ¿podrías decirme quién eres?

— Lo siento. Soy Lylian Cortez. Hace 6 años yo era tu novia y creo que es mi deber llevarte a casa para que veas a tu hijo y a tus amigos.

— ¿Hijo? ¡¿Tengo un hijo?!

— ¡Sí! Se llama Blake, tiene 5 años, nació el 10 de Junio, se parece mucho a ti, sobre todo en tu bruteza y...

— No hay que perder más tiempo ¡Vámonos, quiero verlo!

Toma de la mano a Lylian y junto con Jane, salen a prisa. Los tres suben al Primo y se marcha de ahí. En el camino Tommy y Lylian platicaron mientras que Pete mantuvo un silencio y Jane desapercibida lo veia. Cuando llegan a Blueberry, el coche aparca y bajan. Damián y los niños salen a recibirlos.

— ¡Al fin llegan! — dijo Damián y mira a Tommy. — ¡AH! ¡¿Qué significa esto! ¡Él se supone que...

— ¡Damián, tranquilo! — dijo Lylian.

— ¡¿Cómo quieres que me tranquilice?! ¡Primero Bruno y luego él! ¡¿Quién sigue, el gato de Mary que atropelle ese día?!

— ¡¿Atropellaste a mi gato?!

— ¡No fue mi culpa, se atravesó en mi camino!

— Damián, en un momento te explico, pero por ahora actúa natural, por favor. — dijo Lylian.

— Es lo que hice.

— ¡Pero no tan natural!

— ¡OK, OK!

— Bueno, los presento. Tommy él es Damián, el niño genio que conocimos hace 6 años, ella es Mary-Beth, la sobrina de Phil Cassidy y él es Blake, nuestro hijo. Blake, él es Tommy, tu verdadero papi.

Tommy iba a abrazarlo, pero Blake lo patea en la rodilla.

— ¡Auu!

— ¡Blake, ¿Por qué haces eso?!

— ¡Es que él se fue y nos dejo solitos!

— ¿De qué está hablando? — pregunto Tommy.

— Eh, adentro te explico. Vamos, pasen todos.

Mientras tanto en Vice City, en la mansión de Starfish Island, entra desesperadamente un hombre al despacho, donde ahí estaba Andrés.

— ¡Padre, le tengo malas noticias!

— ¡Si necesitas más dinero mejor vete!

— ¡No es eso! — cierra la puerta. — Es sobre el tipo del que me ha hablado, el tal Tommy Vercetti...

— ¿Qué pasa con ese miserable? — toma su taza y le da un trago a su café.

— ¡ÉL SIGUE VIVO!

Andrés escupe a presión su café.

— ¡¿QUÉ?! ¡¿Cómo te atreves a decir menuda cosa?!

— Mi novia, la doctora que conocí en... — dijo mientras se limpia la camisa.

— ¡Me vale una mierda eso, ve directo al grano! — se levanta furioso.

— ¡Esta bien! Ella me conto que hace 6 años, un tal Adam Peterson la contrato para el cuidado de un hombre que quedo en coma, pero tenía que mantener en secreto la identidad del hombre así que le pago una fuerte suma de dinero.

— ¡No puede ser! Ese cretino... — golpea el escritorio.

— ¿Lo conoce?

— Indirectamente, por así decirlo. Así que lo oculto todo este tiempo.

— Si. Al parecer Tommy despertó del coma, pero perdió la memoria, así que no tenemos nada de qué preocuparnos.

— Yo no estoy tan seguro así qu dime donde se encuentra ese desgraciado.

— Lo tenían retenido en una casa de Fort Carson, pero escapo hace algunos meses.

— Tiene que seguir en San Andreas. Hijo, encárgate de él. No me importa que recursos uses, ¡QUIERO VER A ESE BASTARDO DURMIENDO CON LOS PECES!

Por otro lado, en Liberty City, Salvatore Leone estaba en su mansión en compañía de su hijo y Toni Cipriani.

— Ese chaval trabajo muy bien para mi, sigo sin creer que te haya hecho eso. — dijo Joey

— Nunca te fíes demasiado. — contesto Sal.

— Así que por fin lo encontró jefe. Me alegro por eso. ¿Quiere que me encargue de él? — dijo Toni.

— No Antonio, ya mande a los indicados para esto. Pero no te angusties, a ti te tengo un trabajo especial.

— ¿De qué se trata?

— Necesito que elimines a alguien más importante. Vamos a mi despacho, ahi te explicare con más detalle y prepararemos todo como es debido...

Chapter XXXIX: Bloodline, Part II

En Calton Heights, durante horas Lylian y Tommy platicaron pues él no paraba de preguntar y preguntar sobre su pasado. Por otro lado, Jane charlaba con Pete y Damián. Ella además de intentar tranquilizar a Pete quien estaba muy furioso, quería hacer una amistad con él para conocerlo mejor pues le pareció un tipo simpático.

07:45 pm. Jane y Pete salen a caminar un rato y Damián aprovecha para salir con sus amigos. Lylian llama a Blake, quien estaba jugando con Mary en su cuarto. Él obedece y tímido se acerca. Lylian lo sienta en sus piernas y Tommy se coloca a un lado de ellos.

— Blake, se que estas un poco molesto con tu papi, pero no tienes por qué estarlo. Mira, tu papi nunca nos abandono, todo este tiempo te mentí para no preocuparte porque en realidad nos separaron de él. ¿Verdad Tommy?

— Así es. Por nada del mundo los hubiera abandonado, mucho menos a ti hijo.

— Pero ¿Quién te separo de nosotos?

— Un hombre muy malo que muy pronto pagara por haberme hecho esto. No te preocupes hijo, te prometo que no me volverán a apartar de ustedes.

Blake extiende sus brazos para que Tommy lo abrazara y él de inmediato lo hace. Mary-Beth se asoma desde su cuarto y pone una cara afligida al ver a Blake con sus papás. Lylian se percata de ello y le pide que se acerque. Mary llorando se arroja a sus brazos.

— Lylian, ¿Porque ya no quieres ser mi mami?

— Yo siempre estaré contigo como una mami, ten eso por seguro. Pase lo que pase, tendrás mi cuidado, cariño y apoyo.

— Además, puede que Lylian no sea tu mami oficial, pero tal vez Jane lo sea. Me di cuenta porque estaba muy pegada a Pete porque a ella le encantan los hombres de color. Te aseguro que te llevaras muy bien con ella. Es dulce, alegre, tierna, cariñosa y le encantan los niños. No dudo que sea una buena madre.

— ¡Yupi, entonces voy a tener tres mamis que me cuiden!

01 de Enero de 1994.

Tommy y Jane consiguieron un Piso franco cerca de Calton Heights. Ese día, luego de celebrar en grande el año nuevo en el piso franco de Calton Heights, Tommy y Lylian tuvieron una noche de pasión al igual que Jane y Pete. Mientras las parejas dormían en sus respectivas habitaciones, Tommy estremecido ajetrea la cabeza pues estaba soñando algo...

Dentro de una casa modesta, un hombre luego de recostar a su hijo, sale de la habitación. 5 tipos armados entran a la casa tras tirar la puerta y se escuchan varios disparos. Minutos después los tiros cesan y el hombre entra a la habitación del niño. Este nota que su padre sangraba del abdomen, el brazo y la pierna por heridas de bala.

— ¡Papá! — dijo angustiado el niño.

— No te preocupes, estoy bien...

El hombre cubre el dolor de las heridas con una sonrisa para no preocupar más a su hijo. Escucha entrar a más sujetos así que carga al niño y salen por la ventana del cuarto.

— ¡¿Qué pasa? ¿A dónde vamos?!

— Tranquilo, sólo te voy a poner salvo. Todo saldrá bien...

El hombre con el niño en brazos, a duras penas se aleja de su casa mientras que los tipos armados iban tras él. Al llegar a un callejón, mete al niño en un contenedor de basura.

— Hijo, escóndete aquí... pase lo que pase, no te expongas y mantente a salvo...

— ¡Pero...

— ¡Obedece!... — grita y de momento abraza al niño. — ¡Por favor hijo, prométeme que no harás nada que ponga en riesgo tu vida! ¡Prométeme que estarás a salvo!

— Esta bien papá, te lo prometo...

— Confió en ti... — lo abraza con más cariño. — Te quiero hijo...

El hombre deja de abrazarlo y cierra el contenedor en cuanto el niño se agacho. Luego saca una pistola, sale del callejón y se escuchan más disparos. El niño sale del contenedor y se oculta en una pared. Al asomarse, observa que a unos metros estaba su padre enfrentándose a tiros con otros tipos. Más ráfagas le pegan, pero el hombre no deja de atacar. De repente alguien le dispara por la espalda con un revólver y la bala penetra su pecho. Sin resistir más cae al suelo.

— Creíste que jamás te iba a encontrar... — dijo el tipo del revólver.

El tipo sin piedad le pega otros dos tiros y el niño por la furia aprieta los dientes y cierra los puños con más fuerza. Mientras el hombre estaba agonizante y con la sangre brotándole a chorros, el tipo le pone el cañón del revólver en la sien.

— Hasta nunca Blake...

Se escucha un disparo y Tommy exaltado despierta con un movimiento brusco.

— ¡PAPÁ! — grito Tommy.

— ¡¿EH?! Mi amor ¿Qué te pasa? — dijo preocupada Lylian al despertar.

— Tuve un mal sueño. Lylian, ¿Alguna vez te conté como murió mi padre?

— No, siempre te negabas a hacerlo. Supongo que no querías recordarlo.

— Pues creo que sin querer, acabo de hacerlo, pero no estoy seguro...

02 de Febrero de 1994.

El transcurso de los días, Tommy llevaba discretamente su trabajo criminal para conseguir dinero y pasaba todo el tiempo posible con su familia. Por su parte, Jane se familiarizaba con Pete, Mary-Beth y Damián. Todos ellos aprovechaban los días de descanso y los fines de semana para ir al parque, el cine, la feria, la playa u otro lugar donde pudiesen divertirse.

11:07 am. Tommy al comprarle una bicicleta a Blake, lo llevo al parque cerca de Paradiso para que la montara. Mientras Tommy y Lylian veían a su hijo paseando en los alrededores, platicaban.

— Cuando cumpla 18 le comprare una motocicleta jeje. — dijo Tommy.

— Tal vez en ese entonces quiera un coche último modelo. Ya sabes cómo son los jóvenes.

— Pues también se lo compro, no hay problema.

— Recuerda que ya no eres el hombre multimillonario de Vice City.

— Claro que lo recuerdo, estoy recordando todo a la perfección. Te aseguro que pronto recuperare lo que es mío y hare pagar a esos tres bastardos.

— Con todo lo que ha pasado, creo que es casi imposible que lo logres.

— Claro que no, aún puede lograrlo... — dijo un desconocido.

Ellos desconcertados voltean al oír esa voz. Observan que era el General Peterson.

— Al fin te encuentro Tommy. Me alegro que estés bien y que hayas encontrado a tu familia.

— ¡Lo hubiera hecho desde antes si usted me hubiera contado todo aquella vez! ¡Tiene muchas cosas que explicarnos!

— Para eso estoy aquí. Supongo que Lylian ya te conto la mayoría de cosas que debes saber.

— Si y ahora quiero que usted me diga ¡¿Porque me separo de ellos?!

— Bayno quería asesinarlos y no se iba a detener para lograrlo, así que le hice creer que ustedes estaban muertos para que estuvieran a salvo. Si no lo hacía, todo hubiera pasado a mayores y tenido graves consecuencias. Además tenía que parar el incidente de hace años y con ustedes fuera del juego, me fue más sencillo y rápido hacerlo.

— ¡Pero ¿Porqué no me lo dijo desde antes?! Ese día sólo me platico cosas sin importancia, lo único relevante era mi nombre.

— Supongo que tu amnesia me dejo frustrado, confundido y sin saber qué hacer...

— Bueno, por una parte creo que hizo lo correcto. — dijo Lylian.

— Opino lo mismo. Por cierto General...

— Llamame Adam.

— Esta bien Adam. Se qué usted era muy buen amigo de mi padre, así que expliqueme como fue que murió.

— Realmente no tengo noción de eso, los únicos que tienen una respuesta concreta son Bayno y tú.

— Supongo que tiene razón. ¿Y quién era Frank Miller y que conexión tenía con mi padre?

— Era un capo de una de las organizaciones criminales más poderosas de Liberty City hace más de 20 años. Antes de llegar a ese puesto, tu padre y él eran buenos amigos y trabajaban como asesinos a sueldo, pero Blake pertenecía a la Familia Forelli y Frank a la Familia Di Lorenzo. Tiempo después, tuvieron fuertes conflictos y Frank vendió a tu padre a Bayno...

— Papi ¿Quién es ese señor? — dijo Blake al llegar.

— Es un amigo...

Adam observa a Blake y siente una tremenda nostalgia, pero pone una expresión de alegría.

— Hola Blake, mucho gusto, yo soy Adam Peterson. — le da un saludo de mano. — Por cierto ¿Los demás cómo están? Hace tiempo que no los veo.

— Pues están bien, llevando una vida común como familia.

— Es bueno oír eso.

Chapter XL: Two heros in action

Tommy recibe una llamada y contesta.

— ¿Qué tal Tommy?

Woozie, hablas en el momento menos indicado.

— Oh, disculpa, si gustas te hablo en otra ocasión.

— No, no, descuida. ¿Qué se te ofrece?

— Mira, Carl y yo tenemos ganas de echar una carrera, así que me dije ¿Por qué no invitar a Tommy si ha hecho mucho por el Tong? Entonces ¿Qué dices? ¿Aceptas?

— Tengo algunas cosas que atender, pero necesito distraerme un rato así que me uno.

— Sabía que dirías eso. La carrera iniciará en Market Station así que consigue un buen coche y si gustas, una acompañante para que te "apoye". Tomate tu tiempo, iniciara a las 4 de la tarde.

— De acuerdo, nos vemos. — cuelga.

— ¿Quién era? — pregunto Lylian.

— Era Woozie. Me invito a una de sus tantas carreras callejeras y acepte. Sé que no es el momento para eso, pero tengo ganas de participar.

— En ese caso te acompaño.

— Supongo que necesitaran un vehículo veloz. Puedo prestarles mío. — dijo Adam.

— Gracias Adam.

— No hay tiempo que perder, mi mansión esta en Mulholland así que vamos para allá.

Suben a un Landstalker que estaba estacionado cerca de ahí. Cuando llegan a las colinas de Vinewood, el coche aparca en un garaje de una de las mansiones y bajan.

— Bien, ahí está el coche y aquí están las llaves. No lo maltraten demasiado.

— Lo intentare, no se preocupe. — mira su reloj de mano. — Rayos, no hay tiempo para llevar a mi hijo a casa.

— No hay problema, puede quedarse aquí mientras ustedes se divierten.

— Buena idea. Hijo, te quedaras un ratito con Adam, mami y yo tenemos un asunto que arreglar.

— Esta bien papi, pero no se tarden mucho.

Blake se coloca a un lado de Adam mientras Tommy y Lylian suben al coche. Después mientras el Super GT se aleja, con un ademán se despiden de ellos. El coche toma rumbo hacía Market Station. Al llegar, ya había varios coches deportivos formados y gente apoyando a su favorito. Tommy baja del coche para reunirse con Woozie y CJ.

— ¿Que pasha viejo? Listo para perder contra el mejor conductor de todo San Andreas. — dijo CJ.

— Oh, ¡¿Dónde está?! Creo que no vino porque no lo veo por ningún lado. — contestó Tommy.

— Bueno chicos, déjense de bromas y prepárense. Recuerden, jugaremos por orgullo así que no habrá recompensa. Suerte y que gane el mejor.

— ¡Eso haré! — dijeron Tommy y CJ.

Suben a sus respectivos coches y se colocan en posición. Tommy voltea hacía el coche contiguo y reta con la mirada a CJ, quién estaba en compañía de Michelle Cannes. Una chica se coloca frente a los 6 vehículos y levanta una banderilla roja. Tommy y CJ hacen rugir el motor de sus coches.

— ¡3, 2, 1! ¡VAMOS! — dijo la chica y baja la bandera con fuerza.

Los coches queman llanta y aceleran a toda velocidad. Mientras pasaban por los puntos de control de Market y Commerce, Tommy se coloca en el cuarto lugar y CJ en el segundo. Cuando llegan a Idlewood, el Super GT y el ZR-350, evaden el tráfico pasándose los altos, circulan de sentido contrario y toman la delantera. Arribando Jefferson, llega un Banshee y los aventaja por lo que ambos vehículos lo sacan de curso al empujarlo.

— ¡Acelera más! ¡Vamos, vamos, vamos! ¡Nos está sobrepasando! ¡No quiero ser la novia de un perdedor! ¡Vamos! — grito Lylian exasperada.

— ¡Te dije que era mejor si yo conducía! ¡Nos vienen pisando los talones! — grito Michelle dentro del ZR-350

— ¡Si hubiera hecho eso, estaríamos en el último lugar así que cállate! — contesto molesto CJ.

Durante su avance por East Los Santos, Downtown Los Santos y Cruce de Mulholland, el Super GT y el ZR-350 se empujan y presionan entre sí para obtener el primer puesto. Llegando a Vinewood, suena el Teléfono móvil de CJ por lo que contesta Michelle.

— CJ es tu hermano.

— ¡Dile que estoy ocupado! ¡Ah, ese viejo volvió a rayar mi coche! ¡Toma esto! — el ZR-350 golpea por un costado al Super GT, pero este le devuelve el golpe.

— Espera... ¡¿Qué?! ¡No puede ser! ¡Resiste, enseguida lo mando para allá! — cuelga.

— ¡¿Qué sucede?!

— ¡Sweet está en apuros! ¡Unos tipos lo están atacando y son muchos! ¡Además Kendl y su bebé también están ahí!

— ¡¿QUÉ?!

El ZR-350 frena en seco y enseguida da una Vuelta rápida, alejándose a toda velocidad de ahí. Woozie y Tommy detienen sus coches y salen, dejando que los demás competidores tomen la delantera.

— ¡¿Porqué se salió de curso?!

— No lo sé. Tenemos que seguirlo. — dijo Woozie

Continúa en Historias: Grand Theft Auto: Vice City Returns "Final File - Side B"

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar