FANDOM


30px-Rockstar_Leeds_logo.svg.png45px-HistoriasH.png



Chapter XVII: Is it love?

08:09 pm. Pete saca un mechero para iluminar el lugar. Tommy abre la puerta y Lylian lo encañona con una Uzi.

— ¡Epa, epa, soy yo!

— Ah… vaya por fin llega. — dijo Lylian y baja el arma.

— La ciudad es un caos. Robos por acá, asaltos por allá, multitud de polis por tierra y aire, pandilleros haciendo de las suyas y sin mencionar que regrese caminando porque me robaron el coche a medio camino.

— Ladrón que roba a ladrón… — dijo Pete.

— Te escuche cabron.

— ¿Y no había ningún transporte? — pregunto Lylian.

— No. Ningún autobús a kilómetros, los taxis no quieren dar servicio y ni siquiera puedes robarte un coche a gusto. — tienta el bolsillo de su pantalón. — ¡Hijos de puta! Se volaron mi billetera.

— Espero que restablezcan la energía rápido.

— ¡Ay no! Seguramente intentaran robar mi tienda. — dijo Phil.

— Descuida, mande a unos de mis hombres para que mantuvieran guardia ahí. No me conviene que pierdas mercancía.

— Menos mal.

— Necesitare otro chaleco. Cuando llegue a la mansión, me recibieron a tiros. ¡Maldito Lance, si supiera donde se esconde el bastardo!

— Tarde o temprano aparecerá.

— Bueno, como es un riesgo salir ahora, pasaremos la noche aquí.

11 de Septiembre de 1987. Día 18

En la ciudad se escuchan a las personas en revuelta, las sirenas de las patrullas, ambulancias y coches de bomberos que pasaban a toda velocidad, entre otras cosas. Lylian se levanta y nota que Tommy igual estaba despierto.

— ¿Tampoco puede dormir?

— No, solo estoy despierto como idiota para probar cuanto tiempo aguanto así. — dijo Tommy.

— Que gracioso. Por cierto ¿Qué vamos a hacer mañana?

— Te diré lo que vamos a hacer. Yo y los demás nos encargaremos de encontrar y eliminar a ese hijo de puta y tú te quedaras aquí.

— ¿De qué está hablando? No pienso hacer eso.

— Oh, sí que lo harás. Es una orden.

— ¿Enserio? Sabe, creo que aun no entiende algo. YO NO SIGO ORDENES. Así que mañana saldremos de este agujero, encontraremos a ese desgraciado y yo seré la primera en dispararle.

— ¿Eso crees? Pues vaya, te tengo noticias. No te voy a dejar chiquita. ¿Quieres ayudar? Bien, porque no lo haces quedándote aquí, no exponer tu trasero a la destrucción masiva ¡y dejar de actuar como la chica fuerte que nada puede pasarle!

— ¡Si actuó así es porque quiero vengar la muerte de mi padre! ¡Usted prometió que resolveríamos esto juntos entonces, entonces ¿Por qué no confía en mí?!

— Eh… — bosteza. — ¡¿Por qué tanto escándalo?! — dijo Pete al despertarse por los gritos.

— ¡Lo hice porque confié en que no te arriesgarías tanto! Si, lo reconozco, has servido de mucho, más de lo que esperaba, pero también reconozco que en cualquier momento pueden darte un tiro y todo el esfuerzo que has hecho se iría directo a la mierda. ¡¿Crees que a tu padre le hubiera gustado ver la forma en que actúas?!

— ¡No, pero él ya no está aquí, así que deje de preocuparse por mi y deje de decirme, no hagas esto, no hagas aquello, quédate ahí sentada mientras me patean el trasero cada vez que esos tipos aparecen para que al fin y al cabo no se resuelva nada!

— ¡Hey, tranquilícense! ¡Phil, ayúdame a calmarlos!

— Creo que no hay nada que los calme.

— ¡Estoy harta! ¡No quiero más de su “solidaridad”!

— ¡Bien, hecha a la basura todo el apoyo que te he dado y vete! A ver cómo le haces para defenderte de ese montón de fieras que andan detrás de ti.

— ¡De acuerdo Tommy!

— ¡Espera Lylian, no te vayas! ¡Allá afuera hay una jungla de problemas, es un riesgo que salgas! ¡Mejor dejen de pelear y resuelvan esto como personas maduras! — grito Pete.

— ¡Tú cállate! — gritaron Tommy y Lylian.

— ¡Y usted, pudo haberme dejado a un lado y asunto arreglado, pero no, le importe mucho ¿Verdad?!

— Creí que ya te ibas. — contesto Tommy.

— ¡Lylian, si te vas, yo voy contigo!

— No Pete.

Lylian sale del cuarto.

— Tratare de platicar con ella. Mientras tanto, intenten no matarse entre ustedes. — dijo Phil y sale.

— ¡¿Bueno Tommy, a ti qué carajos te pasa?! — dijo Pete.

— ¡Esto es algo que no te incumbe! — sale.

Lylian se dirige al helipuerto. Phil la alcanza.

— ¡Hey Lylian, para tu tren!

— ¿Qué quiere?

— Mira, entiendo que estés molesta, pero entiende que fue culpa de los dos. ¿Por qué no regresas y platican con calma?

— ¡No! De ahora en adelante tengo que tomar venganza por mi propia mano.

— Creo que eso es lo que debiste hacer desde un principio. Mira, ya es demasiado tarde para que decidan tomar caminos separados. Además, si Lance te encuentra…

— ¡Que pase lo que tenga que pasar! Lo único que quiero es… no sentirme inútil ante la muerte de mi papá. Si me disculpa, robare el helicóptero que esta allá arriba, me iré de aquí y nos vemos algún día. Hasta entonces.

Ella se marcha y Phil baja. Pete se detiene detrás de Tommy.

— ¡¿Podrías dejar de seguirme?! ¡Ya te pareces a Lance! Ah, tal vez será porque ustedes son hermanos.

— Tommy más vale que te vayas calmando, busques a Lylian ¡Y le pidas una maldita disculpa!

— No, será mejor que tú no te metas en mis asuntos si no quieres salir lastimado, así que mejor lárgate.

Chapter XVIII: She is my sin

Lylian llega a la azotea y se asoma para ver como Tommy y Pete discutían. Phil llega con ellos.

— Oigan idiotas ¿Podrían dejar de pelear como niños?

— Está bien, está bien, ya. Debemos buscar a Lylian pues a mí, si me interesa. — dijo Pete.

— ¿Qué dijiste idiota?

— ¡Epa, les dije que no trataran de matarse y es lo primero que hacen! ¡Ya, calmados los dos!

Lylian iba a marcharse, pero se detiene.

— ¿Qué es ese ruido?...

Ella voltea a todos lados y luego levanta la mirada. De repente un Hunter sobrevuela el área y lanza dos misiles. Uno cae en la carretera y explota junto con dos coches. El segundo detona en la azotea del Hyman Condo. Tras las explosiones varias personas comienzan a desalojar el edificio.

— ¡¿Qué demonios?!

— ¡Mierda, lo que faltaba!

— ¡Ay no, hagan algo! — grito Phil.

— ¡¿Por qué?!

— ¡ELLA ESTABA EN LA AZOTEA!

Tommy al escuchar eso entra rápido al edificio. El Hunter dispara y mata a varios civiles. Phil y Pete se esconden en el garaje.

— ¡Pete, toma el Lanzacohetes que está en el coche! ¡Tenemos que derribar a ese desgraciado!

Tommy llega al último piso y abre la puerta con una patada. Evade el fuego y encuentra a Lylian tendida e inconsciente a unos metros de él.

— ¡¡LYLIAN!!

Al checarla, pues estaba herida, la carga para sacarla de ahi. El Hunter asciende y dispara con las mini-metralletas. Tommy evade las balas y entra al edificio. Mientras pasaba por un corredor, un misil impacta afuera y los escombros bloquean el paso, viéndose forzado a huir por la salida de emergencia. Abre la puerta y el Patriot se acerca. Mientras ellos abordaban, Pete por el sunroof ataca al Hunter con un Lanzacohetes

— ¡Phil, acelera! Yo me encargo de ese y tú Pete cuida de Lylian. — dijo Tommy.

— Esta bien. Toma. — le entrega el Lanzacohetes.

El coche quemando llanta se aleja. El Hunter los sigue y continúa disparando. Tommy lanza el primer cohete pero el helicóptero lo esquiva. El Patriot atropella a algunas personas, pasa frente a la comisaria de Downtown y los policías intentan detenerlo, pero se esconden al ver el Hunter atacando. Tommy dispara, pero vuelve a fallar. Uno de los misiles estalla cerca del The Greasy Chopper y destruye algunas motocicletas, entre ellas la del gran Mitch Baker. Varios Moteros salen a ver qué sucedía y cuando Mitch ve su preciada motocicleta hecha polvo, quiso unirse a la persecución, pero Zeppelin lo detiene. Tommy deja de asomarse por un momento.

— ¡¿Por qué no disparas Tommy?!

— ¡Yo sé cuando hacerlo así que cierra la boca negrata!

Un misil explota cerca del Patriot y este se vuelca, dando varios giros sobre el pavimento. Luego queda estático al chocar con una pared. De repente Tommy patea una puerta, sale del coche y pone arma en alto. Un cohete cae sobre el Hunter y explota en los aires. Los demás salen del Patriot.

— ¡¡Uhuuu, que viaje!! — dijo Phil.

— Por un momento creí que era nuestro fin...

— No hay tiempo que perder, tenemos que llevarla al hospital.

Tommy roba un coche y abordan. Cuando se marchan, un Cheetah aparca cerca de los restos del Hunter. El conductor al parecer los estuvo siguiendo y no se podía ver quien era por la obscuridad. De la guantera saca un pequeño control remoto y presiona el único botón que tenia. Después toma su Teléfono móvil y hace una llamada.

— Bayno, al parecer los rumores son ciertos. Ese tal Tommy siempre se sale con la suya.

— Vaya, entonces creo que es hora de que le enseñes que no siempre tendrá la misma suerte. Encárgate de él.

— Será un placer. Pero antes veré de lo que es capaz...

El extraño corta la llamada y se marcha del lugar. Más tarde, en el Hospital de Ocean Beach, Tommy a gritos pide asistencia médica para Lylian. Por los problemas en la ciudad, el sitio tenía más pacientes que de costumbre así que tardaron un poco en atenderlos.

Chapter XIX: Discovering

03:28 am. En Liberty City, Mercedes estaba trabajando en el Paulie's Revue Bar. Antes de irse, toma unos tragos en compañía de un tipo que le pidió que le acompañase un rato. Este tipo se retira por un momento. Detrás de ella había otra mesa donde 4 sujetos platicaban.

— ¡Eso es nena, muévelo más!

— Por cierto ¿Qué pasó con el hermano del jefe?

— Idiota, ¿No lo sabes? Pues se fue a Vice City.

— Entonces eso quiere decir que ese loco si lo hará.

— Si, ya saben que Bayno anda buscando ser el Don de algo jaja.

— ¿Y no hará algo el jefe?

— Jaja, pero si ya hizo algo. Mira la cosa esta así. Vice City esta bajo el control de ese tal Vercetti y ese tipo es de los difíciles. Por eso Paulie ha dejado que se vaya para que le suceda lo mismo que al imbécil de Sonny Forelli.

— Y en caso de que pase lo contrario.

— Pues Paulie le quitara todo y así los Sindacco extenderemos nuestro territorio.

— ¡Oh vaya, no me había enterado de eso! ¡Brindemos!

Mercedes sale del bar a toda prisa y sube a un taxi.

— Esos tipos planean hacerle daño. — saca su teléfono — ... ¡¿Porqué no contestas, maldición?!

— ¿Todo bien allá atrás? — pregunto el chofer.

— ¡No, nada va bien! ¡Este hombre no contesta y tengo que decirle algo que es cuestión de vida o muerte! Cambio de planes, lléveme al Francis International Airport, ¡rápido!

— Esta bien nena, pero tranquila jaja.

Llega al aeropuerto y pide al taxista que le espere. Después entra al lugar y se dirige hacía la recepcionista.

— Buenas noches señorita ¿En qué le puedo ayudar?

— ¿Cuando sale el próximo vuelo a Vice City?

— El de mañana a las 08:00 am.

— Deme un boleto para ese vuelo. Que sea en primera clase.

— Permítame...

Luego de haberle pedido sus datos, le entrega su boleto y Mercedes paga $1000.

— Gracias, que tenga un buen viaje.

Mercedes vuelve al taxi y horas después llega a su casa localizada en Red Light District.

Chapter XX: The reason

En el hospital, los demás seguían esperando.

— Los familiares de Cortez Lylian. — dijo un doctor.

— Por aquí. — respondió Tommy.

— Oh, Señor Vercetti, de nuevo por acá. Usted nunca deja de meterse en problemas jaja... Ejem, lo siento.

— ¡¿Cómo se encuentra?!

— Yo muy bien, gracias por preocuparse...

— ¡Estúpido animal, me refiero a Lylian!

— Ah, lo siento. En estos momentos está débil, pero se recuperara pronto.

— Menos mal…

— ¿Podemos pasar a verla? — pregunto Pete.

— Por ahora no es posible. Mejor regresen mañana.

07:12 am. Tommy, quien estuvo despierto toda la noche, llega a la sala de espera con un café en la mano mientras que Pete estaba ahí dormido y Phil no estaba. Una de las enfermeras pasa cerca de él.

— Disculpe ¿Ya podemos pasar a...

— Señor, ya le dije que la hora de visitas empieza a las diez de la mañana. Hágame el favor de esperar. — se retira.

— ¡Mierda! — mira a Pete. — Um, ¿Cómo puede dormir tan tranquilo este imbécil?...

Horas después, Pete despierta y se dirige al baño. Luego de liberar su hidratación, sale a tomar la brisa de la mañana. Mira alrededor extrañado y angustiado pues pareciera que un tornado paso por la ciudad. Luego de ver tal cosa, nota que Tommy estaba recostado sobre una banca y fumando un cigarrillo.

— ¿Qué tal Tommy?

— ¿Qué quieres?

— Huy, que amargado. Alegrate, ella se encuentra bien.

— Cállate.

— Oh, contigo no se puede hablar... Yo se que lo único que querías era, pues que estuviera a salvo, pero no era necesario que la sobreprotegieras de esa forma.

— ¡No me lo restriegues!

— ¡OK, OK! Si quieres solucionar esto, tienes que platicar con ella, pero sin gritos, casi me dejan sordo ayer. Por cierto ¿A dónde fue Phil?

— A su remolque y no me preguntes más porque solo sé eso.

— Ok... Vaya, que vida ¿no crees?... bueno en fin, aunque encontremos a Lance y lo matemos, no podremos reparar los daños que causo.

— Lo sé...

Cortando la conversación, Tommy entra de nuevo y Pete lo sigue.

— Señores, ya pueden pasar. — dijo la enfermera.

— Gracias señorita. — contesto Pete con tono galán.

Tommy de inmediato se dirige a la habitación, donde Lylian ya estaba despierta. Voltea y al ver a Tommy pone un gesto de indiferencia.

— ¡Buenos días Lylian! ¿Cómo te sientes? — dijo Pete.

— Pete... hola. Solo estoy algo adolorida, pero bien.

— Que bueno. Nos has pegado un susto al tamaño de una ostia jaja. ¿Se te ofrece algo? Yo con mucho gusto lo traeré.

— Por ahora no, pero de todas formas, gracias.

— Lylian... — dijo Tommy.

— ¡No me dirija la palabra!

— Eh... ¡Ah!, si es cierto, debo ir por algo así que los dejare solos...

Pete sale y Tommy se sienta a lado de ella.

— Lárguese…

— No me iré hasta que hablemos. Mira, es mi culpa que estés aquí, perdóname, fui un idiota. No debí sobreprotegerte.

— ¿Y por qué lo hizo?

— Porque al principio solo te veía como la hija de mi gran amigo, pero después… te convertiste en algo más.

— Si ¿Cómo en qué?

— En una amiga y tal vez en una novia… Me demostraste que eres diferente a las demás mujerzuelas que he tenido como novias. Además eres adorable. Vaya, creo que ya me entendiste.

— Supongo… que sí.

— Como me dijo mi padre una vez, “si de verdad te importa algo, protégelo hasta donde sea posible, sin importar nada ni nadie”. Por eso me comporte de esa manera, no quería perderte después de todo lo que hemos pasando. Pero creo que empeore la situación y mira lo que provoque. Vaya mierda.

— No tenía que hacerlo, sabía perfectamente que podía defenderme.

— Si, pero al parecer algunos FIRE también tienen entrenamiento militar, por eso me angustiaba más. Entonces ¿Qué dices? ¿Me perdonas, olvidamos esto y comenzamos de cero? Ahora harás lo que quieras, pero si te dan un disparo no te quejes jeje.

— No lo sé…

— ¡Vamos Lylian perdónalo! No te da lástima el pobre infeliz... — dijo Pete al entrar repentinamente.

— Pete ¿Por qué no te pierdes? — dijo Tommy.

— Después de que trato de apoyarte así me lo agradeces.

— Cierra la boca. Además, estuviste de chismoso tras la puerta ¡¿Verdad?!

— Bueno ya, no peleen. Está bien, amigos de nuevo.

— Je, que bueno que aceptaste. Creo que mejor nos vamos para que descanses. Si necesitas algo, llámanos.

— OK.

Mientras tanto en el Escobar International, Mercedes sale y arriba un taxi. Antes de llegar a Starfish Island el taxi se detiene.

— ¿Porqué se detiene?

— No podemos pasar, la zona está cerrada. Si desea puedo dejarla en el acceso.

— Está bien.

Mercedes baja y camina hacia la entrada, pero se detiene al ver a los tipos que vigilaban.

— Esos tipos son... ¡Forellis! Si, los reconozco, abundaban como ratas en Liberty City. Pero ¿Qué carajos hacen aquí?

— ¡Usted, identifíquese! — dijo uno de ellos.

— Me equivoque de dirección. Pero descuide ya me voy.

Mercedes se marcha y más tarde llega a su departamento. Tira sus maletas y toma asiento en el sofá.

— ¡¿Qué rayos hacían los Forelli aquí?! Se supone que los Sindacco eran los que vendrían, no ellos. Estoy tan confundida...

Llama a algunos de sus contactos, pero los teléfonos seguían muertos.

— ¿Qué rayos sucede? Ah, tendré que ir a buscarlo para que me explique qué está pasando.

Chapter XXI: Clean up the trash

Tommy al notar que el teléfono seguía sin señal, lo arroja con enojo. Un hombre entra al hospital y el teléfono cae sobre su cabeza. Después es empujado por la puerta principal cuando Phil y Ken Rosenberg entran repentinamente. Phil les pide que salgan.

— ¡Tommy, Tommy, Tommy, volvieron, ellos volvieron! — grito Rosenberg.

— ¡Ken, cálmate y explícame ¿Quién o quienes volvieron?!

— ¡Los Forelli!... ¡Ahora si me arrancaran la cabeza!

— Tommy, no sé si ellos fueron los que mandaron el Hunter, pero lo que sí es seguro es que están tomado posesión de cada una de tus zonas de ingresos y hay varios hombres de la Mafia altamente armados vigilándolas. Aprovecharon el ataque para extender un tanto su presencia y tú mansión la tomaron como base.

— ¡Mierda! ¡Primero los FIRE y ahora esos inútiles de los Forelli! ¡¿Como pudieron evadir el sistema de seguridad?! Bueno, aún sigo aquí, así que nadie me va a quitar lo que me pertenece.

— Entonces tendrás que atacar antes de que puedan expandirse totalmente.

— Esperen, no actúen a lo bruto. No pueden llegar a un lugar y masacrar a todos así nada más. — dijo Pete.

— Pete, eres el alma de la fiesta. Escuchen, sin un líder ellos no actúan, así que tenemos que ir directo al cabecilla y eliminarlo.

— Me parece bien. Por cierto ¿Cómo se encuentra Lylian? — dijo Phil.

— Esta bien y se repondrá pronto. — contesto Pete.

— Phil ¿Tienes armamento suficiente? Nos hará mucha falta.

— Por supuesto, vamos a mi tienda.

— Esta bien. Pete, ¿Vienes o te rajas?

— Claro que voy. Pero ¿Quién cuidara de Lylian?

— En cuanto lleguemos a Phil's Place mandare a unos hombres para que resguarden el sitio. Ahora en marcha...

— ¡Espera Tommy! ¡¿Y yo qué?! ¡Puedo serte útil en algo!

— Tienes razón. Porqué no vas a la tienda y compras algo de comer, muero de hambre jeje.

— No, yo hablo enserio.

— Pues yo también. Mira, mejor vete a esconder porque esto solo es apto para verdaderos hombres, así que luego nos vemos.

Suben a un Landstalker. Este toma como ruta alterna el puente Small Road Bridge ya que el puente Island Bridge estaba fuertemente vigilado. Tanto ellos, como algunos Vercetti Gang y Cubanos arriban el lugar.

— ¡Jefe al fin aparece! — dijo Mario. — Creiamos que los Forelli lo eliminaron, pero veo que milagrosamente aún no.

— Se necesita demasiado para poder matarme. Aprovechando que estas aquí quiero preguntarte algo... ¡¿Por qué permitieron que esos hijos de perra se apropiaran de todo?!

— Jefe, eran demasiados y venían armados hasta el culo, además los Forelli venían junto con los FIRE y los Haitianos, así que tuvimos que huir y ocultarnos hasta que usted apareciera.

— Que bien, así que huyeron como niñitas. Mira, si vuelve a suceder algo similar, ¡ahora si te daré un tiro en la cabeza ¿Entendiste?!

— Si jefe.

— Eso espero. Ustedes, acérquense. — señala a 4 hombres. — Irán al hospital privado de Ocean Beach y vigilaran la habitación 110. Todo aquel que intente algo contra la chica que está ahí, lo llenan de plomo. Vamos muévanse.

Los tipos se marchan. Phil con ayuda de Pete y otros dos hombres sacan el arsenal.

— Bien, los fusileros llevaran una M4. Hay disponibles 2 Lanzacohetes y 3 M60, así que tómenlos quien sea capaz de manejarlos. 4 serán francotiradores así que tengan estos PSG-1 y de reserva una MP5. Tommy a ti te tengo reservado esta belleza — le da el rifle FN_FNC. — Y a ti Pete este. — le entrega el rifle H&K G11.

— Gracias Phil... Vaya, así que estas son parte de las nuevas armas que has traído. Me encantan. Por cierto, yo llevare uno de los Lanzacohetes. — dijo Tommy.

— Dime que sabes usarla Pete.

— Eh, sí, claro jeje.

— Si, se nota que eres un experto. Estas poniendo el cartucho al revés. — dijo Tommy.

— Es que estoy algo nervioso jeje… — dijo y después murmura. — Con razón no entraba.

Pete nota que Tommy no le quitaba la mirada de encima.

— OK, OK, no se usarla, ya.

— ¡No jodas! ¡Pero si supiste usar un lanzacohetes!

— Es porque he visto como hacerlo, pero no soy como ustedes que saben usar toda clase de armas.

— Que ironía. Bueno, en ese caso, tendré que enseñarte.

Tommy al darle una demostración de tiro y explicarle algunas cosas básicas, le entrega el arma. Pete intenta darle a una lata pero falla varias veces.

— ¡Ah, tienes que darle a la lata, no a mí! ¡Vamos hijo, concéntrate! — grito Phil.

— Soy un novato, además me ponen nervioso. Tal vez si dejaran de ponerme los ojos de encima, podría hacerlo.

— ¡Oye, cuando estés en fuego real no le vas a decir al enemigo — pone un tono coqueto. — "ay, no me veas que me pongo nervioso”! — después Tommy se acerca a él y le grita en el oido. — ¡Ya déjate de tonterías y concéntrate!

— ¡AH!¡Está bien!

Phil le pone más blancos. Pete después de varios minutos, con mucho esfuerzo derriba la mayoría y finaliza con la práctica.

— Buenos disparos novato, pero he visto mejores. — dijo Tommy.

— Bien hecho Pete. Eres bueno.

— Espero que estés listo para la verdadera acción. Ahora vamos a Starfish Island. Ahí los 4 francotiradores nos cuidaran las espaldas mientras nosotros despejamos el patio y sus alrededores. Enseguida entraremos y ahí nos separaremos. Después ya sabrán que hacer.

Todos suben a sus coches y se marchan. Al llegar a Island Bridge, Mike con el Lanzacohetes abre paso y uno de los Sentinel XS se detiene frente a una residencia. Los 4 francotiradores suben a diferentes tejados y eliminan sigilosamente a varios guardias de la mansión. Los demás colocan los vehículos en el patio como barricadas y salen al ataque. Un Barracks OL con FIRE abordo se aproxima y Tommy lo destruye con el Lanzacohetes. 5 Forelli eliminan a 8 Vercetti Gang y los francotiradores se deshacen de ellos. Más FIRE llegan en 3 Maverick. Traían consigo fusiles lanzagranadas y con estos estallan 4 coches. Después abren fuego alrededor. Los que traían Lanzacohetes atacan y derriban un helicóptero mientras que los otros evaden los cohetes. Tommy dispara a lo bruto y derriba otro Maverick.

— Vaya si le atine. ¡Jaja eso les pasa por hacerme enojar! Mike, encárguense de ultimo.

— Claro jefe.

Tommy le hace un ademán a Pete, se colocan a un lado de la entrada de la mansión y con una patada la abren. Enseguida vuelven a ocultarse pues decenas de balas pegan en la puerta y en las paredes. Los disparos cesan y ellos se asoman y abren fuego. Pete lanza una granada a los tipos restantes.

— ¡¿Por qué hiciste eso?! ¡Qué tal si nos vuelas a nosotros, además estas arruinando mi propiedad!

— ¡Ya, no lo volveré a hacer amargado! ¡Ah cuidado a tú derecha!

— ¡Trágate esto desgraciado! — le dispara a un Forelli. — Jaja, solo ratas.

El último helicóptero es derribado y todos entran a la mansión. Inspeccionan cada rincón y durante la búsqueda se oyen más disparos. Minutos después se reunen.

— Jefe todo está despejado. Lo único que hace falta revisar es el despacho. — dijo Mario.

— Entonces ahí debe estar escondido...

Unos se dirigen al despacho y otros se quedan en la planta baja vigilando. Dos Vercetti Gang abren la puerta y son recibidos por decenas de balas. Los demás se ocultan y disparan a ciegas. Después entran con armas en alto y tres tipos los encañonan por la espalda y por el frente 5 sujetos se levantan y apuntan con SPAS 12. Los acompañantes de Tommy y Pete son asesinados tras oponerse. Los Forelli les quitan las armas y los empujan sobre el escritorio. Phil iba a ayudarlos, pero llegan 15 FIRE y abren fuego. Mario, Mike y Phil sobreviven, pero al verse rodeados, dejan caer sus armas y los FIRE los tiran pecho tierra y los encañonan. Tommy y Pete miran fijamente a Lance, pero luego prestan atención al sujeto que estaba frente a ellos.

— ¡Bienvenidos a nuestra gran reunión familiar! — dijo Lance.

— ¡¿Por qué haces esto Lance?! ¡Olvida tu estúpida venganza y vuelve a ser el hermano que solía tener!

— Y volver a ser un don nadie. Pete, por favor no seas absurdo. Aquí lo único que importa es el poder así que no debo desaprovechar esta fabulosa oportunidad.

— Basta de charla... Jaja vaya, así que tú eres Tommy Vercetti...

— James… ¡Veo que quieres dormir con los peces al igual que tu tío ¿Verdad?!

— ¡Lance ¿Qué relación tienes con este?! Seguramente son novios ¿no? — dijo Pete.

— ¡Cierren la boca! — grito James.

Dos sujetos los golpean con pistolas Teaser y reciben una dolorosa descarga eléctrica.

— ¡Agh hijo de...

— Jaja, eso es, arrodíllense ante su nuevo dueño.

— James ya mátalos, puede que se te escapen

— Lance no seas ridículo, ellos no tienen escapatoria. Aquí mismo será su tumba...

— No te confíes James.

Tommy con un gesto le indica a Pete que estuviera listo. Después saca una pistola, toma a uno de los sujetos como escudo humano y dispara a tres sujetos. Pete saca un cuchillo, lo incrusta en la cabeza de otro tipo, igual lo toma como escudo y con la arma de este elimina a los Forelli restantes.

— Que lastima, pero este estúpido juego se acaba ahora mismo...

— ¿Enserio crees eso Tommy? Porque yo no estoy muy seguro.

6 FIRE suben y abren fuego. Ellos se esconden tras la pared mientras que Lance y James se lanzan por la ventana y huyen al helipuerto. Tommy y Pete disparan a ciegas, pero se les agota la munición. Los francotiradores entran y eliminan a algunos FIRE. Phil toma su Tec-9 y en compañía de los demás, aniquilan a los tipos que atacaban a Tommy y a Pete. Luego ellos toman sus armas y rápido se dirigen al helipuerto.

Chapter XXII: Again an escape

Llegan al tejado y un Maverick estaba en vuelo. Lance los ataca con una M60.

— ¡¡Jaja, veamos si pueden escapar esta vez!! — grito Lance.

Tommy esquiva los disparos, pero su Lanzacohetes queda tirado fuera de su alcance. James ataca con un Lanzagranadas y Pete cae encima de Tommy por el estallido.

— ¡Ah, quítate imbécil! — lo empuja.

Se ocultan y atacan a Lance, pero tenía chaleco antibalas. Tommy iba a tomar el Lanzacohetes, pero un estallido crea un agujero y el arma cae por el. Pete se asoma y varias ráfagas impactan en la pared. Tommy rueda y abre fuego, dejando a James herido. Pete recoge el Lanzagranadas que James dejo caer mientras que Tommy dañaba el Maverick. Tommy corre de un lado a otro para que Lance gastara sus balas y entre tanto disparo la M60 se sobrecalienta. Lance arroja una granada, pero Tommy la patea y estalla en los aires. Lance ataca de nuevo con la M60 y Pete dispara una granada, pero el helicóptero la esquiva. Tommy y Pete se ocultan y abastecen sus armas. De momento Pete saca un inhalador.

— ¿Qué es eso?

— Un inhalador. Aun sufro de asma.

— Lo que faltaba. ¿Por qué no me lo dijiste?

— Tranquilo, ya no es crónica como antes.

— Te mantendré vigilado, porque si te mueres tu tía te me cobra como nuevo y no quiero más líos.

Tommy al ver un barril de combustible, sale al descubierto y se dirige a este. Luego lo tira y empuja con su pie. El helicóptero se acerca y desciende. Tommy se aleja un poco y dispara al barril. La explosion saca de curso al Maverick y roza contra la pared. Tommy y Pete aprovechan para atacarlo. Lance al haber agotado la M60 saca una AK-47.

— ¡¡Mueran estúpidos!!

— ¡¡LANCE BASTA!!

Le disparan a Lance, pero ellos también reciben unos tiros. Pete pone en alto el Lanzagranadas y el proyectil detona en la parte trasera del Maverick. Este queda fuera de control por lo que Lance se arroja al mar. El helicóptero vuela en pedazos al caer sobre un Marquis que pasaba. Por otro lado, Lance sube a tierra firme y se marcha sin ser visto.

— Buen disparo... — dijo Tommy y levanta a Pete.

— Je, por fin... terminamos con esto.

— Si. Tenemos que salir de aquí antes de alguien se entere que nosotros estuvimos involucrados.

Bruno

Bruno Miller

Por otro lado, Lance se escabulle y se detiene en un callejón de Little Havana. Un hombre con aspecto atlético y rudo y vestido como los FIRE, se acerca a él.

— Admítelo, no puedes contra Tommy, así que de ahora en adelante Bayno y yo nos haremos cargo.

— ¿Enserio? Ja, debes de estar bromeando Bruno. ¡Tommy es mi presa!

Bruno lo tira con un derribe y lo deja inmóvil con un fuerte agarre de brazos.

— Si quieres vivir, escapa mientras puedas...

Lo suelta, aborda un Cheetah y se marcha. Mientras tanto Tommy y los demás se alejan de Starfish Island y toman rumbo a Ocean Beach.

— ¿Están seguros que están bien?

— Si Phil... ay, eso creo. — dijo Tommy

— Bueno regresemos al hospital para que les curen esas heridas.

Varias patrullas se dirigen a Starfish Island así que por seguridad, repintan los coches y toman caminos separados. Horas más tarde, se reúnen en la sala de espera del hospital tras ser curados.

— Por fin se acabo, nuestras vidas delictivas vuelven a ser las mismas de siempre. — dijo Tommy.

— Solo espero que no se vuelva a repetir.

— Bueno chicos, yo iré a descansar y después me tomare unos tragos para celebrar esto.

— Yo solo iré a descansar y tal vez pase unos días más aquí antes de regresar a casa.

— ¿Y dónde te quedaras? — pregunto Phil.

— Vic me dejo un Piso Franco en la ciudad. Un regalo de cumpleaños, ya saben. Sólo que no sé en donde se encuentra.

— No te preocupes, yo te llevo. Luego nos vemos Tommy, ahí me despides de Lylian y haber cuando nos emborrachamos como ese día jaja.

— Jeje, lo que tu digas Phil. Adiós.

— Hasta pronto Tommy.

— Adiós Pete y gracias. Eres un buen novato.

Ellos se marchan. Tommy entra a la recamara de Lylian.

— ¡Tommy ¿Qué diablos le pasó?!

— Hey, tranquila, estoy bien.

— ¡Pero...

— Shh no te preocupes ni por lo que me pasó ni por todo lo demás porque se acabó...

— ¿Se acabó? Quiere decir que...

— Si, Lance esta muerto y también James, su cómplice.

— ¡¿Pero cómo, dónde, cuando, a qué horas?!

— Hace unas horas. Esos bastardos intentaron hacerse con mis negocios y tomaron mi mansión como refugio así que tuvimos que deshacernos de ellos.

— ¿Por qué siempre me pierdo de lo más importante?

— Oye alégrate, ahora ya podemos estar tranquilos.

— Si, pero ¡yo quería volarle los sesos a ese tipo! Tanto esfuerzo para nada.

— Claro que no. Tu padre estaría muy orgulloso, no por las estupideces que hemos hecho, sino por tener una hija tan valiente. Aunque que no los hayas matado, no significa que no vengaste su muerte. Desde el momento que decidiste quedarte y no rendirte, lo hiciste.

— ¿Enserio cree eso?

— ¡Claro! Nunca había visto a una chica actuar así. Golpeaste, disparaste y explotaste todo lo que se interponía en tu camino y aunque yo te lo impedía, seguías haciéndolo, no te importo nada y ni siquiera te preocupaste por morir en el intento.

— Pero mire a donde vine a dar.

— Esto fue mi culpa. Mira, para compensar, en cuanto salgas de aquí iremos al Club Malibú y festejaremos a lo grande.

— Me parece buena idea. Espero que termine como la última vez.

— Me leíste la mente jaja. Por cierto, ¿Qué piensas hacer después de esto?

— No sé, tal vez vuelva a enlistarme en el ejército o quizá me vaya a la casa de mi madre…

— O puede que te quedes aquí para hacerme compañía… ¡Mierda, pensé en voz alta!

— Jaja ¿Y porque quiere que me quede?

— Porque ya se tranquilizaron las cosas, porque tienes que hablar con Mercedes, porque ya eres como de la familia y porque me caes bien. Aquí tienes todo disponible. Ya si quieres irte, te apoyare en lo que quieras, solo pídelo.

— Vaya generosidad.

— Sabes, los dos estamos muy solos y pensaba en si tal vez tú… quisieras…

Ella lo jala de la camisa y le da un beso.

— ¿Eso lo tomo como un sí?

— Claro que si tonto.

— Esto amerita otra celebración, ¿No crees?

— ¡Por supuesto!

Un Cheetah se estaciona frente al hospital.

— Tommy, disfruta tus últimos días de tranquilidad porque de ahora en adelante, yo seré tú peor pesadilla... — dijo Bruno y se aleja de Ocean Beach.

Chapter XXIII: A new kid

23 de Septiembre de 1987. Día 30

En el transcurso de los días, pasaron varias cosas, destacando algunos hechos: Tommy mando a rehabilitación a Rosenberg por su incontrolable adicción a las drogas, por lo que contrato a un nuevo abogado. Phil puso a la venta las nuevas armas, inicio sus tratos en otros lugares y no dejo de beber mientras practicaba en el campo de tiro como tiene costumbre. Pete decidió quedarse unos días en la ciudad. En compañía de Tommy visitaron a Lylian y platicaban por horas. Ellos también visitaron a Umberto para que conociera al hermano de uno de sus mejores amigos que había tenido. Mientras tanto, la urbe recuperaba poco a poco su estabilidad pues la planta eléctrica fue reparada.

En la tarde de ese día, Pete llega al hospital y se topa con Tommy.

— Hey Tommy ¿Qué haciendo además de estar de flojo? jeje

— Mira quien habla. Tengo que salir así que aprovechando que estas aquí, te quedas a cargo.

— ¿A dónde vas?

— Iré a matar los cabos que siguen sueltos. Probablemente llegue en la noche o hasta mañana.

— Gracias a dios — susurro. — Oye pero déjame algo de pasta porque yo ahora estoy pobre y por supuesto, algo de armas.

— Es la decima vez esta semana que me pides dinero... — le entrega una Colt Python y $1500. — Haber si ya te consigues un trabajo, no te voy a tener lastima todo el tiempo.

— Tranquilo hombre, no me quedare toda la vida aquí. Eres muy amable, algún día te daré las gracias.

— Si, lo que sea. Adiós imbécil.

— ¡Oye!

Tommy se marcha y Pete pasa al baño. Al salir, se topa con una enfermera.

— ¡Hola Carol! No te había visto desde ayer.

— ¡Ah, hola Pete! Hombre, será porque fue mi día libre.

— Je, lo siento, se me había olvidado. ¿Cómo va el trabajo?

— Muy cansado como siempre. Por cierto, ¿Si iremos a cenar como me lo prometiste?

— No lo sé. Es que ese idiota me dejo a cargo. Creo que será otro día.

— Ay qué mal. Te perderás de una noche intensa en mi cama.

— Eh... pensándolo bien, los guardias pueden hacerse cargo. Pasó a tú casa a las ocho en punto.

— Esta bien cariño, no llegues tarde. Prepárate porque esta noche no la olvidaras.

— No puedo esperar... Adiós.

Pete sigue caminando, pero sin dejar de verla. Por andar de baboso, choca contra una pared. Avergonzado entra a la habitación, pues las burlas de algunos no dejaban de aparecer.

— Hola Pete.

— Hola. ¿Cómo sigues?

— Mucho mejor. El doctor me dijo que probablemente mañana me den de alta.

— Es bueno oír eso.

— ¿Y Tommy?

— Tuvo que irse porque tiene varios asuntos que arreglar, ya sabes.

— Pues espero que los resuelva pronto. Por curiosidad ¿Por qué traes esa cara tan alegre?

— Jeje, es que tengo una cita con Carol.

— ¿Con la enfermera? Vaya…

18:56 pm. Pete se despide de Lylian y sale del hospital. Al haber comprado un traje en Rafaels, se dirige a su Piso franco. Más tarde, tras arreglarse, sube a un Cheetah, que obviamente había robado y se marcha. Al ver la hora en su reloj de mano, pisa más el acelerador. Llega a Downtown y al detenerse frente a un edificio, toca el claxon y Carol sale, claro, algo molesta.

— ¡¿Ya viste la hora que es?!

— Lo siento, es que tuve un ligero contratiempo...

— Ajá, claro. Bueno, vámonos antes de que me arrepienta.

Se dirigen a un restaurante elegante de Vice Point.

24 de Septiembre de 1987. Día 31

Horas después, terminan de cenar y se retiran del lugar, pero huyendo porque Pete no tenía suficiente dinero para pagar la cuenta. Mientras tanto, en uno de los departamentos del 1412 Hotel era donde se hospedaba Bruno. Él aún no llega, pero un niño de unos 12 años estaba ahí. El chico tenía un aspecto decaído, su ropa estaba sucia y rota y su cuerpo estaba lleno de cicatrices y algunos golpes que apenas sanaban. Él estaba revisando cada archivo de una PC.

— ¡Vamos porquería, más rápido! ¿Acaso todo tiene contraseñas? ¡Rápido, rápido! — voltea a un lado. — Eh, dejo el control aquí. — toma el objeto y lo esconde en su bolsillo.

Copea en un CD los archivos y al sacarlo lo mete en otro bolsillo. Enseguida apaga el ordenador y Bruno abre la puerta.

— ¡Ah, papá!

— ¡Maldita sabandija! — golpea al chico. — ¡¿Qué haces en mi habitación?!

— Yo solo acomodaba tus cosas... — dijo llorando el chico.

— ¡No me digas! A mí no me mientes imbécil, así que vamos a ver si con golpes dices la verdad.

— ¡Por favor papá, no!

Uno de los vecinos, cada día escuchaba los gritos y llantos que soltaba el niño y esta vez no fue la excepción. Él varias veces llamo a la policía, pero Bruno siempre salía con las manos limpias. En ese momento decide detenerlo él mismo y para esto saca un revolver de un cajón.

— ¡Ese desgraciado de nuevo! Tengo que detenerlo antes de que le pase algo grave al chico.

El hombre sale y toca la puerta próxima.

— ¡Abre miserable! ¡Vamos cobarde!

— ¡VAYASE! — grito el chico.

— ¡No voy a irme hasta que ese desgraciado te deje en paz! ¡Maldita sea, abre!

— Muy bien chico duro, tú te lo buscaste. — dijo Bruno.

Se abre la puerta. El hombre se pasma al ver que Bruno puso el cañón de una Ingram Mac-10 sobre la cabeza del chico.

— Tú decides héroe, él o tú trasero...

— ¡Vamos, tranquilízate!... — deja caer el arma. — ¡Está bien, tu ganas, solo no jales del puto gatillo, carajo!

Bruno apunta hacia el hombre y le suelta todos los tiros. El chico forcejea para que lo soltara, pero Bruno lo sujeta más fuerte, entonces le muerde la mano y lo patea. Al estar libre, de inmediato se oculta en su habitación.

— ¡Abre si no quieres que también te mate! — dijo Bruno tras la puerta.

El chico toma su mochila y sale por la ventana para bajar por las escaleras de emergencia. Bruno derriba la puerta con una patada y se asoma por la ventana. Los huéspedes salen a ver qué ocurría y él se deshace de algunos mientras se dirigía al primer piso. El chico cruza la carretera y un coche frena en seco. El chico es golpeado levemente y del vehículo se asoma Pete. El chico se levanta y continúa corriendo desesperadamente.

— ¡¿Estás bien?! ¡Hey, espera!... ¿Qué hace un niño corriendo como loco y a estas horas de la noche?

Varias patrullas llegan al hotel. Bruno sube en una PCJ-600 y le dispara en la sien a un policía que intentaba detenerlo. Pete mira por el retrovisor y nota que la motocicleta iba tras el chico.

— ¡Mierda!

El coche da reversa junto con una vuelta de 180°. El niño se tropieza y cae al césped. De repente el Cheetah impide que la moto lo aplastara al chocar contra ella. Bruno sale despedido de su vehículo y queda tendido en el pavimento. Pete abre la puerta del coche.

— ¡Sube, rápido!

El chico obedece y el coche huye hacia Prawn Island. Bruno se levanta y prepara una escopeta que le había robado al policía.

— ¿Te encuentras bien? — pregunto Pete.

— Si...

— Dime ¡¿Quién diablos era ese sujeto?! ¡¿Y porque intento matarte?!

— ¡Creo que no hay tiempo de explicaciones!

— ¡¿Por qué?!

— ¡Mire detrás!

La PCJ-600 se aproximaba. Un disparo pega en la parte trasera del Cheetah y revienta un neumático. El vehículo da vuelta en la siguiente calle y después tres patrullas la bloquean. Bruno esquiva los vehículos y más patrullas lo siguen.

— ¡Ese desgraciado no se detiene a pesar de que tiene a la policía persiguiéndolo!

— ¡Estamos perdidos!

— ¡Vaya, lo que me faltaba! — dijo mientras el Cheetah cruza un callejón. — ¡Primero llego tarde a mi cita, después tuve que escapar del restaurante porque no me alcanzo para pagar, luego Carol se enoja y no me deja pasar la noche con ella! ¡Ahora tengo a un asesino psicópata pegado al culo tratando de llenarme de plomo! ¡¿Qué podría ser peor?!

— ¡Tal vez eso!

La PCJ-600 se coloca a un lado del Cheetah y Bruno dispara dos veces. Pete se agacha y el niño se esconde debajo. Pete saca su Colt Python y lo ataca con el Drive-By. La moto se coloca del otro lado y el coche intenta chocar contra ella, pero se quita. De momento el coche frena en seco, da una vuelta rápida y se dirige a un estacionamiento. Pete y el chico desalojan el coche y se ocultan detrás de una pared. Bruno detiene la moto y los busca a pie. Cuando estaba por encontrarlos, llega la policía y al verse rodeado se retira.

— Por fin... — saca su inhalador y lo usa. — Uf, creo que tendrás que venir conmigo.

Abordan un Comet y toman camino a Ocean Beach.

— Por cierto ¿Cómo te llamas?

Damian

Damián Miller

— Damián. Mucho gusto, Pete Vance...

— ¡¿Eh?! ¡¿Como sabes mi nombre?!

— Porque usted es uno de los blancos principales del plan S.H.D.

— ¿Plan S.H.D? ¿Qué mierda es eso?

— Hace 8 meses, su hermano creó un plan para deshacerse de Tommy Vercetti y lo llamo "Search, Hunt and Destroy" Pero Bayno Sindacco y Bruno Miller, sus asociados por así decirlo, se hicieron del plan. Ahora hay problemas internos y se crearon dos bandos, pero con un mismo objetivo.

— ¡¿Todo esto ha sido planeado?! Además ¡¿Quieres decir que Lance no era nuestro único enemigo?!¡Vaya mierda, creí que esto ya había acabado! ¿Y cómo sabes todo eso?

— Porque el asesino psicópata que nos perseguía es mi papá... Bruno Miller, la mano derecha de Bayno...

— ¡¿Tú padre es ese maldito que casi nos mata?! Genial, ahora si lo he visto todo. ¿Y porque te quería hacer picadillo?

— Porque utilice su computadora sin permiso y creo que se dio cuenta. Ahí tenía una base de datos muy importante para ustedes. Esa información la queme en este disco para entregárselo a la policía y los detuvieran, pero creo que primero tengo que enseñárselo a ustedes.

— Entonces necesitamos una computadora... Creo que Tommy nos podrá prestar la suya. — dijo mientras el Comet cambia de dirección. — Por cierto Damián ¿Qué edad tienes?

— Creo que 12.

— ¿Crees? ¿Por qué dices eso?

— No sé mi fecha de nacimiento, nunca me han festejado un cumpleaños y prácticamente no existo porque no estoy registrado como ciudadano en ningún lugar.

— Pero ¿Por qué? ¡¿Qué clase de monstruo es tu padre?! Bueno, al menos ya te deshiciste de él. ¿Y qué papel jugabas en esto?

— Por mis conocimientos en informática y electrónica, Bruno me obligaba a construir cosas para dejarlos a ustedes sin defensa.

— ¿Qué clase de cosas?

— Por ejemplo, yo construí los Jammers que bloquean la señal telefónica en la ciudad.

— ¿Jammer?

— Cuando lleguemos se lo explico.

— Está bien.

Continúa en Historias:Grand Theft Auto: Vice City Returns "File 4"

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar