FANDOM


45px-HistoriasH.png



«Golpe de estado, toma del poder por la fuerza sin razonar las consecuencias.»

~ Anónimo

Día 2 de batalla

-¡Estamos por llegar! - gritó Peter Starinski, el sargento de la Compañía 68. - ¡Agarren sus armas y sus provisiones! - fue lo que siguió gritando, mientras camina por medio de la parte trasera del Barracks OL. Iban 8, contando a Peter, atrás del Barracks OL, y 2 adelante, lo que sumaban 10 en cada vehículo de este tipo.

-¡Sargento, necesito una mano! - grito el soldado Brown, quien tenía problemas con su M4, la cual se había atascado.

-Te han dado un arma jodida, hijo. - dijo Starinski al momento de arrebatársela y darle su propia M4. - No hagas payasadas, no en este momento.

Starinski apunto al suelo y le dio un golpe a la M4, tan fuerte que el seguro se quitó. Apunto a los lejos, hacía una de las grandes columnas del Desierto de San Andreas y jalo el gatillo, fijándose que la M4 no servía. Agarró su SMG de apoyo y sus provisiones (3 bocadillos y un litro de agua dentro de una cantimplora) y se armo como todos los demás.

-¡Comprueben sus municiones, soldados! - grito el sargento segundo, Gerard Osterman. - 250 balas de recarga, 50 cargadas. No olviden su Cuchillo.

-¡Llegamos, sargento! - grito el conductor, mirando por la ventanilla para atrás.

Todos bajaron corriendo, con la cabeza agachada. Durante la noche habían construido un gran muro improvisado que evitaba recibir tiros a los recién llegados, aunque no era seguro del todo. Todos corrieron hacía el capitán de las Compañías 65 a las 70. Era un hombre alto, rubio, ya entrado de edad, que fumaba en ese momento, llamado Carl Janx.

-¡Reportandonos la Compañía 68, señor! - llego Peter Starinski, formándose junto a su compañía.

-Sea bienvenido, sargento. - dijo el capitán, saludándolo de mano. - ¿Están todos bien armados, algún herido, fueron emboscados?

-Ningún herido, señor. Necesitamos una M4, una de las nuestras no servía. - respondió Peter.

-¿Una M4? De acuerdo. - El capitán miro a uno de los soldados que estaba descansando, tirado en el suelo y le grito. - ¡Eh, tu, soldado, tráeme una M4!

En unos momentos llego el soldado, con una M4 que le entrego a Peter. El capitán acabo la revisión y les dio ordenes de que visitaran al oficial Jack Cherry, quien estaba en el frente. La Compañía 68 salió de atrás de la muralla por medio de una trinchera. El oficial Jack Cherry estaba en el último túnel, junto a varios de sus soldados.

-Oficial, soy el sargento Peter Starinski, Compañía 68... - estaba presentándose Peter, cuando Jack lo mandó callar.

-Lo sé, sargento. - respondió Jack. - Me lo avisaron por radio. Es peligroso las presentaciones ¿lo sabía? Y más cuando los bastardos enemigos tienen mejores tiradores que los nuestros.

-¿A que se refiere, ofi...es decir, Jack? - pregunto Peter, mientras su Compañía escuchaba las instrucciones de los demás soldados.

-¿Es de razonamiento lento, sargento? Los paramilitares tienen buenos tiradores, cubiertos. Puede que estemos en una trinchera, pero no lo suficientemente honda. Varios de mis soldados murieron a causa de los tiradores. Estamos cercados, he pedido un ataque aéreo, lo que se traduce como su oportunidad.

-Entiendo. Entonces la misión ¿Cual es?

-Perdone, no se la dije. Han enviado un grupo de helicópteros Hunter y a tropas en varios Cargobob. Atacaran a los francotiradores y a los enemigos en posiciones elevadas, esa será su oportunidad para salir a toda prisa de las trincheras y atacar la base de los paramilitares, que esta en El Castillo del Diablo. No se preocupe, sargento, no ira solo. Compañía 67 y 63 estarán con ustedes.

Peter y la Compañía 68 esperaron la llegada del apoyo aéreo durante 5 minutos. Los Hunters pasaron sobre sus cabeza, disparando con las Minigun a los enemigos. Unos 6 helicópteros de asalto, y 7 de transporte, eran el apoyo. Peter y sus compañeros salieron corriendo de las trincheras, corriendo con la cabeza agachada para evitar recibir un disparo. Las columnas que bordeaban El Castillo del Diablo eran posición de tiradores, que en ese momento estaban ocupados defendiéndose.

-¡Corran, a toda velocidad! - gritaba Peter, al igual que los otros 2 sargentos, a una suma de 30 soldados (contándolos a ellos)

En lugar de ir directamente, las 3 Compañías bordearon las columnas y estando a cubierto, pidieron a la base lanzar un misil de humo. En 2 minutos, un misil Exocet de humo se estrello de lleno contra uno de los tanques Rhino que proporcionaban artillería pesada al Castillo del Diablo. El tanque se hundió unos centímetros en la arena a causa del impacto, y 4 bombas de humo fueron disparadas aleatoriamente, dispersando una gran cantidad de humo que nublaba la vista. Los 30 soldados se pusieron Gafas térmicas y entraron corriendo al Castillo del Diablo, tiroteando a los paramilitares que se habían quedado en el lugar y no se fueron corriendo al norte.

-Sargento Starinski, ¿me recibe? - le preguntaron por radio, después de haber eliminado a los paramilitares rezagados (13).

-Alto y claro, oficial. - respondió Starinski.

-¿El sargento Jonas, y el sargento Reno están con usted? Si no lo están, avíseles que ya van para ese lugar 2 tanques Rhino y varios Cargobob. Carl Janx cambio y corto.

Peter fue hacía con los otros sargentos, Jonas y Reno. En unos minutos, los refuerzos llegaron y comenzaron a rodear El Castillo del Diablo para evitar un contraataque de los paramilitares. Peter, sentado en una hamaca puesta por un paramilitar, se ponía a pensar en que todo el estado de San Andreas se había puesto en acción, y aún así llegaban voluntarios de Vice City, Liberty City.

-¿Es usted el sargento Starinski? - preguntó un piloto de Cargobob, que se arrimo a él.

-Si ¿porque la pregunta? - dijo Starinski, mientras miraba como 2 Hydras pasaban por encima de su cabeza.

-Señor, soy el cabo Lancelot Montargo, 5ª Fuerza Aérea de Las Venturas. Han enviado a un total de 30 voluntarios, estan entrenados con lo básico de armas. - el piloto se agacho y le dijo en secreto - Aunque hay algunos con registros criminales, saben disparar muy bien, siempre sirven como carne de cañón.

-De acuerdo, Montargo. - Starinski se levantó y le dijo, con algo de coraje. - Usted transporte y cállese, yo sabre donde poner a estos voluntarios ¿de acuerdo? Ahora, fuera de mi vista.

Starinski fue a revezar a los voluntarios. Todos llevaban un comentario, y los que llevaban comentario de Excelente tirador eran 2: Un pandillero llamado Sam Knight y un civil voluntario llamado Gary Chelios. Los Cargobob se alejaron, llevándose a los heridos. La tarde transcurrió lenta, en total había 53 efectivos, 2 tanques Rhino y provisiones para rechazar un ataque.

Día 3 de batalla

Starinski despertó a las 5 am. Un gélido aire de desierto le azotaba en la cara. La noche pasó tranquila, ya que varias columnas fueron "conquistadas" por el Ejército, y tenían tiradores cubriéndoles por arriba. Los voluntarios estaban vigilando hacía el norte, por donde estaba la mayor concentración de paramilitares.

-Base, aquí Peter Starinski, necesito que me digan los territorios bajo control paramilitar. - preguntó por radio Peter, entonces le llego una hoja:

San Fierro, San Fierro Bay, El Quebrado, Angel Pine, Blueberry y East Los Santos. La concentración de paramilitar es mayor que la del Ejército.

Peter estaba releyendo la información, cuando tocaron a la cabaña donde se encontraba, dándole un buen susto. Era Gerard Osterman, quien mostraba unas ojeras ocasionadas por la falta de sueño.

-Gerard, me sacaste un buen susto. - saludo Peter.

-Perdona, Peter. - Gerard se metió y se sentó en un colchón. - No he dormido en toda la noche, pero así estamos seguros ¿no es así? Además hay que recordar que más adelante no hay aliados, sino enemigos. Cientos de ellos.

-No me lo tienes que decir, yo se muy bien que me toca vigilar. ¿Tu llevas el conteo de efectivos, no? - Gerard asintió. - ¿Cuantos hay en este momento?

-Somos 71 en total. 61 soldados contándonos a nosotros, 6 en tanques Rhino y 4 tiradores en las columnas. Hemos hecho una barrera con los tanques inservibles y chatarra que dejaron los paramilitares.

Peter salió de la cabaña y miró su reloj: 5:27 am. Se dio un paseo por El Castillo del Diablo y fue a una cabaña donde varios soldados estaban desayunando. Peter se sentó y agarro un plato con una chuleta, pure de papa enlatado y un refresco Sprunk. Estaba sentado en una manta mugrosa, donde había otro tipo sentando, con apariencia de pandillero y más joven que los demás soldados.

-¿Como te llamas? - le pregunto Peter.

El joven lo miró al momento que masticaba una chuleta y se la paso para responderle.

-Me llamo Samuel Knight, pero puede llamar BigDaddy. - dijo, y siguio comiendo.

-Eres demasiado joven.

-Señor, la semana pasada cumplí mis 18 años. Me vine de voluntario ya que en mi hogar, Las Colinas, hay muchos pandilleros. Además, un buen amigo iba a venir y no lo quería dejar solo. Es aquel, que tiene un kerchief negro ¿lo ve? Se llama Gary Chelios.

En unos minutos, Peter terminó de desayunar y salió de la cabaña. Estaba mirando hacía el norte, cuando noto que un Maverick de la Policía aterrizo y de él bajaron 3 voluntarios que se acercaron a él.

-Les doy la bienvenida, voluntarios. - saludo Peter mientras los 3 se formaban para la revisión. Uno de ellos tenia un rostro conocido para Starinski, otro de ellos parecía un asesino y el tercero era muy alto, pero delgado. - ¿Cuales ordenes tienen?

-Señor, no tenemos objetivos, hemos venido aquí porque el oficial Carl Janx nos lo ha ordenado, nos dijo que usted nos daría un objetivo. - dijo el que parecía asesino.

-Me gusta tu forma de ser, soldado, pero tu musculatura me sirve para otra cosa. Releva a uno de los que estén construyendo la barrera. A ver tu, grandote, arrímate para la inspección.

El alto y delgado se arrimo y Peter lo examinó.

-Eres delgado, pero se ve que tienes fuerza. Ayuda a transportar los recursos. Tu, chico, ven.

El último se arrimó y Peter lo examinó en ultimo lugar.

-Te vez bien. Dime tu nombre y edad.

-Señor, soy Will Allen, tengo 27 años. Creo que todo esta bien con mi persona.

-Así es, todo esta bien. ¿Haz desayunado ya? Sino, puedes ir a desayunar y luego cubre el frente.

Will se fue a desayunar. Peter recordó donde había visto su rostro: Hace casi 10 años, salió en las noticias que ganó una condecoración por descubrir que un agente policíaco corrupto de apellido Stallej asesinó a un compañero defensor de la ley.

-¡Starinski, venga! - le grito el sargento Jonas. Starinski corrió hacía él, que estaba al frente, empuñando un Rifle de francotirador.

-¿Que sucede, Jonas? - pregunto Peter.

-Mire por la mira del rifle, sargento. - Jonas se quitó y Peter se puso en modo de tirador, para mirar lo que quería Jonas.

A lo lejos se veía que venía un batallón enemigo: Tal vez unos 40 soldados montados en Barracks OL, un tanque Rhino al frente y un par de Hunters, acompañados de 4 Maverick modificados, equipados con Minigun. Si los cálculos de Peter estaban bien, se acercaban alrededor de 70 enemigos.

-¿Cual es la mejor opción? Creo que no tenemos suficiente artillería pesada para pelear contra el tanque ni con los helicópteros. - le dijo Jonas.

-Pero no espere que escapemos. Mande un mensaje al capitán Janx, que necesitamos artillería para enfrentar a un tanque y a media docena de helicópteros. - Peter se puso a repasar lo que le dijo Gerard sobre el total de soldados: 71 en total, más 3 recien llegados, sumaban 74. Tal vez tenían un aventaja de 4 soldados, pero no era suficiente.

La alarma sonó, y todos se pusieron en posición para atacar. Todos estaban cubiertos en alguna pared, detrás de algún tanque inservible o de chatarra. Peter miró que los Barracks que venían para aca no zigzagueaban, por lo que ordenó a sus tiradores que dispararan a los conductores. Eso dio efecto, ya que se detuvieron algunos, y otros se estrellaron entre ellos, volcándose. El tanque Rhino disparo un misil que desbarato la barrera principal, y mandó a volar en pedazos a 5 soldados. Los que estaban al frente, al ver que la barrera estaba destruida, corrieron a refugiarse en alguna pared.

-¡Armas preparadas! - grito el sargento Reno, mientras se ponía a cubierto detrás de uno de los 2 tanques Rhino que servían. - ¿Por que no le disparan a ese maldito acorazado?

-No lo dañaremos igual que el a nosotros, sargento. - respondió el piloto del tanque. - Tiene misiles más poderosos, es un Rhino modelo 03, los nuestros son modelo 02.

A Peter le preocupo escuchar eso: Los Rhino modelo 03 (También conocido como Rhino V. 3) Eran más grandes que los modelos 02 (El que se usaba en [[San Andreas (SA)]San Andreas]] y el modelo 01. Tenía un cañón como arma principal L55 de 120 mm y ánima lisa con 42 proyectiles, y como arma secundaria tenía 2 ametralladoras MG3 de 7,62 mm con 4.750 proyectiles. El modelo Rhino 02 (Llamado también Rhino del Desierto)tenía un arma principal con misiles menos dañinos, además de que no contaba con arma secundaria. Y en ese momento le llegó otra cifra: El Rhino 03 llevaba una tripulación de 4, por lo que eran más paramilitares lo que se acercaban.

Lo que lo devolvió de nuevo a la realidad fue el sonido que hizo un Hydra que pasó por arriba de ellos y soltó 2 misiles que impactaron con el Rhino 03. El vehículo blindado simplemente se detuvo, pero en cuanto se disipó la tierra, miraron con miedo como seguía avanzando, con una gran mancha de impacto en la parte frontal, pero sin siquiera mostrar señales de daño interno. El Hydra pasó encima de ellos de nuevo y dejo caer 2 misiles sobre los Barracks detenidos. Los soldados alcanzaron a salir antes del impacto, y venían corriendo, escondiéndose entre cualquier cosa que encontraran. El Rhino 03 seguía a la cabeza, con 2 artilleros preparados para disparar.

-El Hydra no daño al hijo de su perra madre. - dijo un soldado que estaba atrás. - Esperando órdenes, sargentos.

El Rhino 03 disparó con el Rhino 02 y del impactó le arrancó el cañón, los tripulantes salieron de allí, poniéndose a cubierto. Peter miró hacía los demás soldados, todos cubiertos, preparados para salir a pelear. Los paramilitares venían corriendo, y los helicópteros agarraron ventaja y se situaron encima de las columnas, para dejar tiradores. El sargento Reno y su Compañía salieron de a cubierto y comenzaron a disparar contra los paramilitares más cercanos, matando a varios de ellos, pero también varios soldados de la Compañía fallecieron por los artilleros del Rhino 03.

El sargento Reno y 5 de su Compañía se pudieron poner a cubierto de nuevo, mientras que los otros 4 murieron. Peter asomo un poco su cabeza, y aguantando la respiración, fijo la mira en un artillero que estaba descuidado, y disparo medio cargador. La acción tuvo sus resultados: El artillero murió. Peter miró que el cuerpo se escurrió, y quedo un hueco desprotegido, y entonces penso que en si lanzaban un misil que impactara en ese lugar, mataría a los tripulantes.

-¡Contacten con el Hydra! El Rhino tiene un punto débil, el sitio del artillero.

El encargado del contacto mando una señal de nuevo a la Fuerza Aérea. El Rhino 03 disparó otro misil que impacto con el Rhino 02, destruyendo la parte frontal. Los paramilitares comenzaban a llegar a la parte delantera del pueblo, metiéndose entre las casas. Peter salió de a cubierto y lanzo una granada que mandó a volar a 3 enemigos y de nuevo se puso a cubierto detrás de lo que quedo del Rhino 02. Tiro el cargador y puso uno nuevo y contra sus enemigos, matando a uno de ellos.

El Rhino 03 estaba ya en al entrada de El Castillo del Diablo, cuando por encima de ellos pasaron 10 Hunters que iban de apoyo. La mitad de ellos tenían munición antitanque, por lo que acribillaron y bombardearon, dejándolo inutilizable. Ya que había helicópteros paramilitares y militares, en los aires se comenzó una batalla que duró varios minutos, con la retirada de los paramilitares, la destrucción de los 4 Maverick, y solo uno de los Hunters aliados fue dañado, pero ninguno de sus tripulantes murió. En tierra, los soldados y los paramilitares se enfrentaron en una cruenta batalla.

Peter Starinski, junto a los de su Compañía (que murieron 2, por lo que ahora solo eran 8) junto a varios soldados, se pusieron en alerta, en la parte frontal, haciendo una nueva barrera, mientras que los voluntarios y otros varios pedían a la base recursos para pasar la noche de nuevo allí, además de que la morfina no era suficiente para los 11 heridos. Peter estaba arreglando la Minigun que se daño en el combate. Gary y Sam estaban metiendo balas a las armas especiales, como el Rifle de francotirador, y Will Allen ayudaba a un compañero herido de bala en una pierna.

-¿Pasaremos la noche aquí de nuevo, cierto? - pregunto Sam, que estaba metiendo balas de punta hueca.

-Son ordenes de este hijo de mil padres del capitán Janx. - respondió Peter, que estaba acomodando la salva de balas.

-Pero hay algo malo, hemos quedado con pocos soldados efectivos. - dijo Gary, al dejar un rifle preparado.

-¿Como carajos preparas tantos rifles tan rápido? - preguntó sorprendido Peter, y volviendo al tema añadió: - Bueno, haciendo un conteo rápido nos hemos quedado sin tanques, con alrededor de 14 muertos, 11 heridos. Efectivos quedamos 35, sin apoyo de tanques.

-¿Solo 35? Eso no es bueno. - afirmo Sam. - Los paramilitares nos pueden llegar de nuevo, y nosotros no tendremos el apoyo necesario.

-¿Quien te dijo que no tendremos apoyo? Mira para allá, Sam. - dijo Gary, y señalo algo en el cielo: 5 Cargobobs, 2 helicópteros Hunter con artillería antitanque. Y eso no era todo, por tierra venía un Barracks OL y una Patriot.

De la Patriot se bajaron el oficial Jack Cherry y el capitán Carl Janx, y fueron hablar con Reno y Jonas. Los Cargobob dejaron en total 30 soldados bien entrenados, los Hunters eran para apoyo si es que se volvía a presenciar un contraataque con tanques. El Barracks traía munición antitanque y anti-personal, además de 4 Lanzacohetes con 5 cohetes cada uno, además de granadas cegadoras y granadas de humo. La artillería pesada también contaba con 3 M60. En total, era lo suficiente para defenderse efectivamente de un contraataque.

-¡Starinski! Ven para acá, desgraciado. - le grito Jack Cherry, no para insultarlo sino alegre, como si tuviera algo que decirle.

Starinski corrió a ver para que lo querían. Entraron a una de las cabañas, y solos estaban los 3 sargentos (Jonas, Reno y Starinski) y el capitán y el oficial.

-Es muy importante esto, sargentos. - comenzó a decir el capitán, mientras que el oficial Jack arrimaba una mesa astillada y ponía sobre esa un mapa de la parte norte del estado de San Andreas, con varias lineas marcadas. - No podemos arriesgarnos a recibir un contraataque, por lo que organizamos uno propio. Se lo pedí a los mejor estrategas de mi división, las Compañías 65 a 70 se encuentran aquí, además de algunos de la reserva.

-¿Me puede explicar el plan? No lo entiendo. - dijo Jonas, hablando por Reno y por Starinski.

-Es muy sencillo. ¿No ven las líneas? Mírenlas bien, inician en esta posición y llegan a Las Payasadas. La misión es tomar Las Payasadas para asegurar el paso de los buques portaaviones y las tropas a través de ese tramo para llegar a San Fierro, la cual esta totalmente bajo control paramilitar. - les respondió el oficial Jack.

-No es de gran preocupación, compañeros. Unas fotografías aéreas nos han demostrado que en ese lugar solo hay 5 decenas de soldados, tienen vehículos que pueden ser destruidos con un impacto de cohete, y además no cuentan con apoyo aéreo ni de tanques. Pensándolo bien, no se porque no han recibido apoyó. - añadió Carl Janx.

-¿Cuantos nos movilizaremos? - preguntó Peter.

-Son 2 movimientos. El primero son 50 soldados, todos a pie, deberán destruir las Torretas anti-aéreas que ha montado. Cuando lo hagan, contacten con los Hunters para que hagan un barrido de vehículos enemigos y ustedes lo tengan más fácil. Un total de 15 voluntarios se quedaran en este lugar para asegurarlo.

-Solo que será a las 2100 horas. Mandaremos especialistas anti-bombas para despejar el camino de las minas que probablemente pusieron en su retirada. - puntualizo Jack.

Operación "Erosión militar"

Peter Starinski y su Compañía estaban listos a las 2100 (9 de la noche) todos armadas y con los recursos necesarios. Los que fallecieron fueron enterrados y varios voluntarios se les unieron. Por ordenes de Carl Janx, las compañías ahora serían en este acomodo: 15, 15 y 20. El sargento Reno llevaría a los 20, Starinski y Jonas llevarían a 15 cada uno.

-Todos formados para revisión. - ordenó Peter, y todos los suyos se pusieron en fila lateral para la revisión.

Después de asegurarse de que todos tenían lo requerido, se planto de cara a sus compañeros y les dijo unas palabras:

-A la mayoría de ustedes los conozco. Soldados Brown y Balbuin, recuerdo que estuvimos juntos en la llegada a la Guerra del Golfo Pérsico. Gerar Osterman, Tyler Griffin y Matias Choc, ustedes me conocen desde que participamos en la batalla de los puentes de la misma guerra. A todos los demás no los conozco mucho, pero estan asignados a mi Compañía y quiero decir que si voy a perecer peleando, quiero que mis compañeros que me vean caer sea ustedes. ¡Les deseo la mejor suerte para esta batalla!

Al finalizar las palabras, los 14 integrantes de la Compañía 68 gritaron de la emoción, y después de unos minutos, comenzaron avanzar entre la penumbra del desierto. Todos iban agachados, y aproximadamente unos 100 metros a la izquierda iban corriendo los soldados bajo el mando de Jonas, y unos 50 metros adelante de ellos se encontraban trotando agachados los de Reno. El campo que atravesarían estaba libre de minas que podrían acabar con soldados, y dejar malheridos y mutilados a muchos otros.

El sargento Reno se irguió completamente y cerro el puño con la mano en alto, y a pesar de la oscuridad, la luz que refleja la luna les permitió observar la orden de Reno. Las 2 Compañías se detuvieron y se arrojaron al suelo. Peter apuntó con su M4 y puso visión nocturna, y observo que a lo lejos se encontraba en efecto Las Payasadas, pero por abajo se encontraba pasando un convoy conformado por un Rhino 02, 2 Barracks OL lleno de tropas, y 2 Patriot modificadas con Minigun montadas.

El sargento Jonas y Starinski se acercaron a Reno para esperar las ordenes.

-¿Vieron ese convoy? No es nuestro. Esperemos que no se dirijan a donde mismo que nosotros; uno de mis hombres ha llamado para pedir objetivos.

-Llevan un tanque, no podremos entablar una batalla de frente. Y si mis cálculos son correctos, yo vi a 30 soldados. Llevan munición pesada. - agrego Peter.

-Es cierto, Reno. Nuestro armamento pesado son los Hunters y necesitamos neutralizar las torretas. Podemos llegar rápido, explotar las torretas y devolvernos para evitar las bajas por artillería pesada.

-Pero no es la mejor opción, aunque es aceptable. Ese convoy va directo a ese lugar, y no me sorprendería que llegaran refuerzos. Las Payasadas es el último bastión de los paramilitares de este lado del estado, y están cerrando los caminos a San Fierro. Pediré imágenes satelitales de Las Payasadas, para ver contra que nos enfrentamos.

Después de varios minutos, les llegaron las fotografías satelitales, y lo que vieron les dejo sorprendidos: Detrás de la colina se encontraba un buque portaaviones lleno de tropas, además de un par de tanques en plena plaza del pueblito. Contando bien, ellos no serían capaces de eliminar a todos los enemigos, ni siquiera neutralizar las torretas.

-Tengo un plan. - dijo Starinski. - Lleguemos de improviso, usemos los lanzacohetes contra los enemigos que están juntitos y contra vehículos sin blindaje. Entre la confusión un soldado puede desactivar las torretas y todos retrocedemos a la base, mientras que las nuevas tropas los detienen.

-Eso podría.... - estaba diciendo Reno, pero en ese momento un tiroteo comenzó en el pueblo. Al parecer, tropas de Las Venturas miraron el arribo de refuerzos y decidieron atacar. Los 50 soldados se pusieron a trotar para llegar y dar apoyo, tiroteando a los paramilitares por la espalda.

Starinski y sus 14 hombres comenzaron a escalar la empedrada ladera de la montaña. La noche se iluminaba por la luces de las explosiones. Cuando Starinski subió y estuvo en tierra firme, miro que un portaaviones entablaba batalla contra el portaaviones paramilitar. La Compañía 68 se expandió en unos segundos, matando a unos paramilitares que empuñaban una Minigun montada en una barrera.

-¡Osterman y Griffin, conmigo! Los demás cubranos las espaldas. Edward, dopara un misil contra la torreta del occidente, yo iré por la otra.

Starinski, Osterman y Griffin corrieron por campo abierto con la cabeza agachada dirigiéndose a la torreta. El pueblo entero estaba en batalla, con bajas por ambos lados y la mayor batalla se llevaba a cabo en el mar, entre los portaaviones. La torreta antiaérea del oriente estaba siendo operada por un par de paramilitares rezagados que estaban metiendo una carga potente de explosivos que iban directo al portaaviones y que con seguridad lo dañarían críticamente. Los 3 soldados se pusieron a dispararles, pero por los lados les llegaron las balas de enemigos, y acribillaron a Griffin y dañaron de muerte a Osterman. Starinski lanzó una granada y cargo a Osterman a una casa, dejándolo sentado en el suelo para defenderse.

Starinski salió y miró con pesar como la torreta disparaba la carga contra el portaaviones y dañaba el puente de mando. Starinski lanzo una granada con el lanza-granadas incluido en su M4 y despedaso a los paramilitares operadores de la torreta, y la daño fatalmente. El portaaviones aliado estaba lanzando grandes bocanadas de humo oscuro al cielo nocturno, mientras que la batalla por el control de Las Payasadas se volvía más violenta. Charcos de sangre, miembros amputados y soldados incinerados yacían en todas partes. Entro de nuevo a la cabaña donde había dejado a Osterman, y descubrió que yacían los planos de ataque, era la cabaña de Babilon. Starinski tomo fotos y las mando a la base para adelantarse a los siguientes ataques y entonces salió de la cabaña con Gerard Osterman.

Starinski llegó con su Compañía y lograron escapar a la llegada de los Hunters aliados, quienes bombardearon Las Payasadas para liberarla del control de los paramilitares. LA Compañía 68 había sufrido 4 bajas en total y 6 heridos. Pasaron la noche de nuevo en el campamento y a la mañana siguiente en todos los noticiarios apareció la noticia de que San Fierro fue liberada de los paramilitares.

FIN

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar