FANDOM


Anteriormente...

Las puertas del ascensor se abren y todos miran una especie de sala de juicio. Los competidores ingresan y contemplan el lugar.

  • Kazuto: Entonces... este es el tribunal.
  • Monokuma: Oh, hola.
  • Monokuma: Ya se habían tardado.


Mark saca un destornillador de su pantalón y lo coloca sobre su mesa.

  • Frank: ¿Un destornillador?
  • Erika: ¿Y qué hacía eso en la avioneta?
  • Mark: No tengo idea.
  • Martín: ...
  • Martín: Puede que la bomba haya sido una escapatoria.
  • Zapp: ¿Escapatoria? Explícate.
  • Martín: El verdadero objetivo del homicida no era hacer estallar la bomba, sino, desarreglar la avioneta por dentro.
  • Martín: Y cuando Álvaro estuviese despegando o sobrevolando los cielos, se estrellara por las fallas de la avioneta.
  • Mike: Ajá.
  • Mike: Eso explica que el homicida ni bien modificó la avioneta, se retiró, sin percatarse que había dejado la herramienta en el vehículo aéreo.


Y fue cuando se me ocurrió una solución.

  • Kazuto: Por lo que deduzco lo que ocurrió.
  • Kazuto: Álvaro invitó a cinco personas para que vieran su acrobacia.
  • Kazuto: De ahí, mandó a hacer una revisión a la avioneta, y el asesino, quién se había presentado y disfrazado por el mensaje que le había enviado Johnson, desarregló la avioneta y colocó la bomba como una segunda alternativa, haciendo derramar un poco de aceite durante el proceso.
  • Kazuto: Luego, se alejó de la pista de aterrizaje pero no tenía idea de que había dejado la herramienta en el vehículo, sin imaginarse que sería una gran evidencia en su contra.
  • Kazuto: Mark y yo llegamos, y Álvaro empezó a despegar. El asesino se infiltró en el aeropuerto y al ver que todo iba bien con el motor, hizo estallar la bomba.
  • Kazuto: Posteriormente, tras satisfacerse por su acción, se retiró.
  • Erika: Pero es imposible hacer tal hazaña para cualquiera de nosotros.
  • Kazuto: A no ser que él fuese un experto en la mecánica, ya que era el Súper Duper Mecánico de la ciudad.
  • Kazuto: ¿No es verdad, Zapp Cartman?


Zapp huye hacia el sur para escabullirse entre las casas de Little Haiti. No obstante, de los cielos, Monokuma aparece conduciendo un Hunter para perseguir y dar caza a Zapp. El mecánico se da cuenta de la acción de Monokuma y trata de perderlo. Monokuma lanza los misiles del helicóptero militar y estos impactan contra la motocicleta. Zapp es lanzado por los aires y Monokuma lo atrapa con una cadena del Hunter, la cual enrolla las piernas de Zapp. Enseguida, Monokuma lleva a Zapp al Vertedero de Little Haiti, y allí suelta otra cadena para amarrarlo con un vehículo destrozado.

Estando en el Vertedero, Monokuma vuela hacia la trituradora que está en función y estando arriba de ella, suelta a Zapp. Éste mira con horror como es lanzado a la máquina y cierra sus ojos. Zapp cae y es procesado por la máquina, y posteriormente, convertido en cubos de chatarra. Desde el helicóptero, Monokuma se seca el sudor y regresa al Estadio.

Los secretos se revelan

Luego de la muerte de Zapp, todos quedaron impactados ante esas imágenes mostradas en la pantalla. Enseguida, todos tomamos caminos separados; solo que yo junto a Mark, nos dirigimos a mi departamento en el Ocean Front Hotel.

Pasado un breve tiempo, Kazuto y Mark llegan a su destino.

  • Mark: ...
  • Kazuto: (mirando a Mark) ...
  • Kazuto: ¡Carajo!
  • Kazuto: Sabía que todo este rollo terminaría de esta forma.
  • Mark: No te preocupes.
  • Mark: Saldremos de esta situación.
  • Kazuto: Eso espero...

Kazuto y Mark bajan del auto e ingresan al departamento. Mark se sienta en el sofá y Kazuto lo acompaña. Mark ve un poco preocupado a Kazuto y le hace una pregunta.

  • Mark: ¿Qué ocurre?
  • Kazuto: Es que...
  • Mark: Relájate. Logramos salir con vida del juicio.
  • Kazuto: No es eso... solo que...
  • Mark: Dilo ya.
  • Kazuto: Solo en pensar que estuve cerca de la muerte.
  • Kazuto: Si hubiera aceptado la invitación de Álvaro de acompañarlo.
  • Kazuto: Ya estuviera mi foto en la "Sala de Juicio".
  • Mark: A todos nos asombró el resultado.
  • Mark: Pero lo vamos a superar.
  • Kazuto: Eso espero...
  • Mark: Sé lo que te va a animar.

Mark enciende la televisión.

  • Mark: Nada mejor que levantar esos ánimos...
  • Mark: ... que ver un programa basura.

Kazuto se pone de pie y Mark lo observa.

  • Mark: ¿A dónde vas?
  • Kazuto: Solo necesito descansar.
  • Mark: ¿No te vas a quedar?
  • Kazuto: ...
  • Mark: Como quieras... Te lo pierdes.

Kazuto deja a Mark y se retira a su cuarto. Ya allí, Kazuto se recuesta en la cama, y recuerda los sucesos del juicio y la ejecución de Zapp. Luego de unos minutos, Kazuto se queda dormido. A la mañana siguiente, Kirigiri se levanta y se encuentra a Mark en la cocina.

  • Mark: Buenos días, soldado.
  • Kazuto: Buenas.
  • Mark: ¿Quieres un poco de leche con licor?
  • Kazuto: No, gracias. Solo tomaré agua.
  • Mark: Más para mí.

Mark abre la refrigeradora y se sirve un vaso de leche. Luego, llena el vaso con un poco de licor.

  • Mark: ¿Y tienes planes para hoy?
  • Kazuto: No mucho. Solo pienso caminar en la playa y tratar de descansar.

En ese momento suenan los Buscapersonas de Kazuto y Mark. Se trataba de un mensaje.

  • Mark: (leyendo el mensaje) "Los estaré esperando en la Comisaría de Washington Beach. No tarden."
  • Mark: Seguro debe ser...
  • Kazuto: Alexander.
  • Kazuto: Si. Debe ser él.
  • Mark: Pues... ¿Qué dices?
  • Kazuto: Vamos.

Kazuto y Mark dejan sus labores y se suben al Buffalo del ex-militar para dirigirse a la Comisaría. Mientras viajan, ambos tienen una conversación.

  • Kazuto: ¿Qué querrá esta vez?
  • Kazuto: Ese oso mató al bastardo de Zapp.
  • Kazuto: Y ahora esto...
  • Mark: Vamos. Tranquilízate...
  • Mark: Puede que estemos en una situación descomunal.
  • Mark: Pero eso no significa que tengas que estar aferrado por las cosas que pasaron anteriormente.
  • Mark: Tenemos que ser fuertes.
  • Kazuto: ...
  • Kazuto: T-Tienes razón.

Llegados a su destino, ambos ven a Alexander en la entrada principal de la Comisaría.

  • Alexander: Kazuto... Mark...
  • Alexander: ¿Cómo están?
  • Kazuto: ¿Y tú que crees?
  • Kazuto: Con todo el rollo que se acaba de formar.
  • Alexander: Tranquilo.
  • Alexander: Créeme... Aún trato de superar todo lo ocurrido de ayer.
  • Kazuto: Entonces no hagas preguntas estúpidas.
  • Mark: Vamos Kirigiri...
  • Mark: Ya hablamos de esto, ¿recuerdas?
  • Mark: Aun así, ¿para qué nos llamaste?
  • Alexander: ¿Recuerdan los papeles que les había mostrado anteriormente?
  • Alexander: Deberán saber más al respecto.
  • Alexander: Síganme.

Kazuto, Mark y Alexander entran a la Comisaría y caminan hasta llegar a la oficina del agente.

  • Alexander: Las imágenes que vieron en los papeles fueron algo... perturbadores.
  • Alexander: Aun así, ni crean que eso fue lo peor.
  • Kazuto: (cruzado de brazos) ¿A qué te refieres?

Alexander le da a Kazuto unos papeles que estaban en una mesa de la oficina.

  • Kazuto: (mirando los papeles) ...
  • Kazuto: Son los mismos papeles que nos habías dado antes.
  • Alexander: Solo sigue mirando.

Kazuto hojea los papeles, hasta que descubre algo perturbador.

  • Kazuto: (mirando los papeles) ¿Organización?...
  • Kazuto: (mirando los papeles) ¿Qué mierda es esto?
  • Mark: ¿Organización?... ¿De qué hablas?
  • Kazuto: (le da los papeles a Mark) Míralo por ti mismo...
  • Mark: (mirando los papeles) ...
  • Mark: ¿Qué se supone que es esto?
  • Alexander: Caballeros...
  • Alexander: Tal parece que estamos siendo manipulados por una organización criminal.
  • Kazuto: Yo no lo calificaría como una organización criminal.
  • Mark: (mirando los papeles) Más bien... esto parece ser obra de maniáticos.
  • Alexander: Da igual...
  • Alexander: Estamos siendo controlados por esta organización para sus fines.
  • Alexander: Por increíble que sea... sus miembros son actualmente desconocidos.
  • Kazuto: Si son desconocidos, ¿cómo es que tienen información sobre esto?
  • Alexander: No tengo idea. Solo me encontré con esta información cuando realizaba una de mis investigaciones.
  • Alexander: Además...
  • Alexander: (señalando uno de los papeles) Miren la imagen detrás de ese papel.
  • Mark: (mirando la parte de atrás del papel) ...
  • Mark: ¿Qué demonios...?
  • Mark: Kazuto... mira...
  • Mark: ¡Es Monokuma!
  • Kazuto: ¿¡Qué!?

Mark le entrega los papeles a Kazuto.

  • Kazuto: (mirando los papeles) ¿Una cabeza de un oso?...
  • Alexander: Esa imagen fue tomada luego de unos sucesos que pasaron hace meses atrás en el Centro de la ciudad...
  • Alexander: La misma policía encontró restos de una bomba.
  • Mark: ¿Te refieres a esa extraña explosión...
  • Mark: ... que dio lugar en un...
  • Kazuto: ¡Estadio!?
  • Kazuto: (mostrando una cara de preocupación) ¿En qué tipo de situación nos hemos metido?
  • Kazuto: ¡Demonios!

Kazuto tira los papeles en el suelo y se va de la Comisaría. Mark lo sigue hasta la salida.

  • Mark: Espera soldado...
  • Mark: ¿Qué crees que haces?
  • Kazuto: Solo necesito un tiempo para mí, solo...

Kazuto se sube a su vehículo y se va del lugar.

  • Mark: Genial...
  • Mark: ¿Y ahora como se supone que vaya al departamento?

Alexander sale de la Comisaría y se para el lado de Mark. A los pocos segundos, suenan los buscapersonas de Mark y Alexander. Se trataba de un mensaje.

  • Mark: (leyendo el mensaje) "Los estaré esperando en el Estadio. Y traten de no llegar tarde."
  • Alexander: Seguro debe ser ese Monokuma.
  • Alexander: ¿Quieres que te lleve?
  • Mark: ¿Qué?...
  • Mark: ¿Irás al Estadio?
  • Alexander: ¿No es obvio?
  • Alexander: Además... Con todo lo que ha pasado anteriormente, conviene que asistamos al lugar de encuentro.
  • Mark: ¿Qué planeas esta vez?
  • Alexander: ¿Quieres que te lleve sí o no?
  • Mark: ...
  • Mark: Esta bien.

Mark y Alexander se suben al vehículo del agente y se dirigen al Estadio. Mientras tanto, Kazuto fija su rumbo al Centro de la Ciudad.

  • Kazuto: Oso de porquería.
  • Kazuto: De una u otra manera tendré que salir de esto.

Mientras tanto, en el Hyman Condo.

  • José: Verás que podemos salir de esta situación.
  • Erika: ¿T-Tú crees?
  • José: (tomando las manos de Erika) Claro.
  • José: Ya verás que pronto se solucionará.
  • Erika: (se pone sonrojada) Además...
  • Erika: ¿Qué era que querías decirme?
  • José: B-Bueno la verdad... es que...

En ese momento, los Buscapersonas de José y Erika empiezan a sonar. Era señal de un mensaje. Erika lo lee.

  • Erika: "Los estaré esperando en el Estadio. Y traten de no llegar tarde."
  • Erika: Estoy segura de que es ese Monokuma.
  • Erika: ¿Cierto?
  • José: Sí.
  • José: Temo que tendremos que ir al Estadio.
  • José: Pero no te preocupes...
  • José: Yo estaré a tu lado... pase lo que pase.
  • Erika: (nuevamente se sonroja) José...

Al igual que José y Erika, los concursantes restantes reciben el mismo mensaje de Monokuma. Unos cuantos minutos después, todos los concursantes llegan al Estadio.

  • Alexander: (mirando a Kazuto) Oye... Kazuto.
  • Kazuto: (mirando a Alexander). Ah... Eres tú.
  • Kazuto: ¿Qué quieres?
  • Ubaldo: Coño. Justo estaba en lo mejor, ese Monokuma lo arruina todo.
  • Mike: Oye cálmate.
  • Mike: Enfadarás a ese oso.
  • José: Tal parece que todos están aquí.
  • Erika: ...
  • José: Tranquila.
  • José: Recuerda lo que hablamos antes.
  • Erika: (se sonroja y desvía su mirada) N-No sé de qué hablas.

Los concursantes entran al Estadio y se reúnen en la misma sala de siempre.

  • Daniel: ¿Y ahora qué es lo que quiere Monokuma?
  • Gabriel: (con los brazos cruzados) No lo sabemos, pero debemos tener cuidado.
  • Gabriel: (con los brazos cruzados) Recuerden que ha ocurrido un asesinato.
  • Gabriel: (con los brazos cruzados) Eso significa que será más fácil que alguien nos traicione la próxima vez.
  • Frank: Zapp tiene la culpa de que estemos aquí.
  • José: (a Erika) Yo jamás te traicionaría.
  • Erika: (se pone sonrojada) ...
  • Gabriel: (con los brazos cruzados) Deja de decir tonterías.
  • José: (a Gabriel) ¡¿Qué es lo que pretendes decir?!
  • Martín: ¡Ya basta!
  • Martín: A partir de ahora, debemos enfocarnos en la mente maestra porque hemos subestimado gravemente el poder que tiene.

A los pocos segundos, Monokuma aparece frente a todos. Él se pone detrás del podio y se dirige a los concursantes.

  • Monokuma: Me alegra que hayan asistido todos.
  • Monokuma: Sin hacerlos esperar más,...
  • Monokuma: ... iré directo al grano.
  • Monokuma: (alzando los brazos) ¡Como verán, estoy muy aburrido ya que nadie ha muerto hasta ahora!
  • Monokuma: Por eso decidí darles un nuevo incentivo.

Los competidores quedan abrumados.

  • Monokuma: El tema que escogeré para esta ocasión es...
  • Monokuma: (muestra unos sobres) ... "las ubicaciones de sus familiares o de una persona especial".

Concluido la oración, Monokuma lanza los sobres hacia los concursantes para que lo agarren. Cada uno coge el sobre con su nombre y lo abren para verificar si lo que dice Monokuma es cierto.

  • Daniel: (viendo la carta) ¡Pero! ¡¿Cómo?!
  • Anissa: (viendo la carta) ¡Esto es... imposible!
  • Sebastián: (viendo la carta) Se supone que es...
  • Monokuma: No existe persona que no tenga familia o a alguien que aprecie mucho.

Kazuto lee la carta.

  • Kazuto: "Sus padres están ya ancianos y tiene un hermano que los cuida mucho. Viven en...
  • Kazuto: Pero qué coño significa esto.
  • Kazuto: Como es posible que supiera esto.

Monokuma hecha a reír al ver la cara de asombro de los concursantes. Todos miran a Monokuma.

  • Monokuma: (alzando los brazos) El tiempo límite es de veinticuatro horas.
  • Monokuma: (alzando los brazos) ¡Si un asesinato no ha ocurrido hasta entonces,...
  • Monokuma: (alzando los brazos) ... me encargaré personalmente de aniquilarlos!

Todos se quedan impresionados por las palabras anteriormente dichas.

  • Sebastián: ¿Q-Qué?...
  • Gabriel: ...
  • Kazuto: Maldito. ¿Cómo te atr...?
  • Mike: (interrumpe a Kazuto) ¿Acaso quieres enfadar a ese oso?
  • Martin: (sacando un mazo de cartas) De ser así, sugiero que no continúes con esa frase.
  • Erika: E-Esto no puede estar pasando.
  • Erika: (mirando a José) ...
  • Erika: (mirando a José) ¿J-José?

José queda en shock luego de leer la carta que sostenía en su mano y fija su mirada al suelo.

  • Erika: (desvía la mirada) José...
  • Erika: Comprendo por lo que pasas y...

Inmediatamente Anissa se para en el centro del salón.

  • Anissa: ¡Espera!
  • Anissa: Lo que estás diciendo es una ridiculez.
  • Monokuma: ¿Eh?

De repente, Anissa saca un Revólver desde un bolso que llevaba en ese mismo instante. Todos se quedan abrumados por ver esta acción.

  • Anissa: Tu broma ha ido demasiado lejos.
  • Anissa: No pienso formar parte de esta locura.
  • Monokuma: ¿Por qué?
  • Anissa: No me vengas con eso.
  • Anissa: ¿Por qué tenemos que hacer estas cosas?

Monokuma se enfurece.

  • Monokuma: (alzando los brazos) ¡¡Que egoísta de tu parte!!
  • Anissa: Tú eres el egoísta aquí.
  • Anissa: Hagan lo que quieran...
  • Anissa: No tengo nada que ver con esto.
  • Monokuma: Honestamente estoy abrumado por la abrumadora fuerza maligna frente a mí.
  • Monokuma: (mostrando sus garras) P-Pero para que lo sepas...
  • Monokuma: (mostrando sus garras) No me rendiré ante el mal.
  • Monokuma: (mostrando sus garras) Soy un oso que lucha hasta el final.
  • Monokuma: (mostrando sus garras) ¡Ese es mi estilo!

Monokuma salta del podio y se acerca a los participantes.

  • Monokuma: ¡Si quieres irte y dejar esta competencia, entonces tendrás que enfrentarme!

Monokuma camina y se detiene frente a Anissa para luchar con ella. Enseguida, Anissa dispara a Monokuma en el estómago y este cae al suelo. Anissa hecha a reír por haber derrotado a Monokuma. Todos miran con asombro.

  • Anissa: Eso fue fácil.
  • Vik: ¡Lo has venc...
  • Kazuto: ¿Está muerto?
  • Gabriel: ...
  • Anissa: ¡Ja, ja, ja! Parece que he ganado.

Empero, Monokuma, desde el suelo, regaña a Anissa por su acción.

  • Monokuma: ¿Crees que ha sido fácil?
  • Anissa: ¿Ah?
  • Monokuma: Te recuerdo haber dicho que los actos de violencia contra el director, Monokuma, están prohibidos.
  • Monokuma: ¿Por qué nadie hace caso a eso?
  • Monokuma: (moviendo los brazos) ¡Activando hechizo de invocación!
  • Monokuma: (moviendo los brazos) ¡Sálvame, Rey del Rayo!

Inmediatamente, unos cables salen de los brazos de Monokuma y se conectan a las piernas de Anissa. Ella mira con duda la acción de Monokuma y enseguida, una gran corriente eléctrica sale de los brazos de Monokuma. Anissa es electrocutada por unos 40 segundos. Tras culminar el tiempo, los cables regresan a los brazos de Monokuma. Anissa se queda parada, con el cabello revoltoso y el cuerpo quemado.

  • Anissa: ¿Eh? Esto es raro...
  • Anissa: ¿Por qué a mí...?
  • Anissa: ¿Herm...?

Enseguida, Anissa cae al suelo y muere. Los concursantes quedan atónitos ante tal escena y algunos gritan por la desesperación.

  • Vik: N-No puede ser...
  • Daniel: Esto no es cierto.
  • Ubaldo: E-Está muerta...

A continuación, Monokuma se levanta y camina hasta el podio.

  • Monokuma: Tendré que ir a la enfermería para que me curen.
  • Monokuma: Estaba tratando de mantener las muertes innecesarias a un mínimo, ¿saben?
  • Monokuma: Pero supongo que esto fue necesario para darles una lección.
  • Monokuma: Ahora comprenden, ¿no?
  • Monokuma: (alzando los brazos) Ahora, esfuércense con asesinar a uno de sus compañeros.
  • Monokuma: (alzando los brazos) Ya nos estaremos viendo pronto.

Monokuma salta y desaparece detrás del podio.

  • Kazuto: ¿"Una lección"?
  • Kazuto: ¿Sólo por eso?
  • Daniel: (abrumado) Esto debe ser una pesadilla...
  • Erika: (llorando) (tapando sus ojos) Y-Ya me quiero ir.
  • Erika: (llorando) (mirando a José) P-Por favor...
  • José: (abrumado) S-Sí...

Alexander camina hacia el cuerpo de Anissa y la cubre con su saco. La puerta de la sala se abre y los concursantes se retiran, pero al poco tiempo son detenidos por Kazuto.

  • Kazuto: (alzando los brazos) ¡E-Esperen!
  • Mike: ¿Sucede algo?
  • Kazuto: ¿Acaso piensan en asesinar a uno de nosotros?

Nadie responde a la pregunta de Kazuto.

  • Kazuto: ...
  • Kazuto: No podemos dejar que Monokuma nos obligue a esto.
  • Kazuto: Debemos unir fuerzas y enfrentarnos a él.
  • Ubaldo: ¿Qué dices?
  • Ubaldo: ¿Acaso no viste lo que le sucedió a Anissa?
  • Alessa: Si no hacemos algo, nuestros familiares morirán.
  • Kazuto: Sí, pero si hacemos eso, estaremos complaciendo a Monokuma.
  • Kazuto: Suena peligroso, pero podemos hacerlo.
  • Sebastián: No lo creo.
  • Kazuto: Es un riesgo que debemos correr.
  • Kazuto: ¿Quién se anima?

Nuevamente, nadie responde a la pregunta de Kazuto.

  • Kazuto: Supongo que eso fue suficiente.

Enseguida, los concursantes se retiran del salón. Afuera, cada participante se retira para ir a diferentes lugares de la ciudad.

  • Mike: Una buena música del Club Malibú me relajará.
  • Sebastián: Tengo que hacer algo...
  • Erika: (a José) Llévame a mi casa, por favor.
  • José: Claro.
  • Mark: (a Kazuto) Soldado, es hora de irnos.
  • Kazuto: Sí. ¿Piensas conducir?
  • Mark: Creo que no. No me siento muy bien.

Kazuto y Mark suben al Buffalo del soldado. Cuando se preparan para irse, Alexander se les acerca.

  • Alexander: Recuerden lo que hemos hablado.
  • Alexander: Procuren no decir nada hasta estar seguro de ello.
  • Mark: No te preocupes.
  • Alexander: Bien. Les mantendré informados por si hay una novedad.
  • Alexander: Y cuídense. Tengo un mal presentimiento.

Alexander se retira y se sube a su vehículo para irse a un rumbo desconocido. Al mismo tiempo, Kazuto y Mark parten hacia el departamento. Tras llegar, Kazuto y Mark realizan unos cuantos deberes del hogar.

Ese día, Mark y yo estuvimos nerviosos y preocupados porque nuestras vidas corrían peligro. Todos estábamos expuestos a ser asesinados por cualquiera de nuestros compañeros con el fin de salvar a nuestros seres queridos. Intenté relajarme, viendo televisión, escuchando música por radio e ir a caminar por la playa. No obstante, nada de eso sirvió, porque más adelante, una emergencia se iba a presentar.

Alrededor de las 18:00 horas, Kazuto llega al departamento luego de dar una caminata por la playa y encuentra a Mark, sentado en el sofá, quejándose de su salud.

  • Kazuto: ¿Te sientes bien?
  • Mark: Oh... Kirigiri... gracias que h-has venido...
  • Mark: L-Llévame al hospital... creo que el desayuno me hizo m-mal...
  • Kazuto: Vamos enseguida.

Kazuto ayuda a Mark a levantarse y lo lleva hasta el automóvil. Posteriormente, conducen al hospital más cercano.

Unos 15 minutos después de abandonar el departamento, Kazuto y Mark llevan al hospital. Mark es llevado de emergencia y es internado en una habitación. Kazuto se queda a esperar y luego de unos 30 minutos, va a visitar a Mark. Kazuto llega y Mark se alegra.

  • Mark: Gracias por todo.
  • Mark: Me has salvado la vida, soldado.
  • Kazuto: No es nada, grandulón.
  • Mark: Tal parece que ha sido solo una indigestión.
  • Mark: Debes de dejar de comprar comida en mal estado, soldado.
  • Kazuto: ¿Yo? Pero que mierda dices...
  • Kazuto: Si tuviste la culpa de echarle licor a la leche.

Mientras conversaban, afuera de la habitación, un par de conocidos reconocen a Mark y Kazuto, y les dan una sorpresa. Estos ingresan a la habitación y los saludan.

  • José: Hola, Kazuto Kirigiri. Que sorpresa verte aquí.
  • Kazuto: ¡José, Erika, Frank!
  • Kazuto: ¡¿Qué hacen aquí?!
  • José: Yo trabajo aquí. Soy el guardia del hospital.
  • Erika: Yo soy enfermera y estoy aquí porque es mi turno.
  • Frank: Q-Que te puedo decir... Me hice un corte en la mano cuando limpiaba uno de los autos del concesionario.
  • José: ¿Y ustedes, cómo terminaron aquí?
  • Kazuto: A Mark le dio una indigestión y lo tuvieron que internar.
  • Mark: N-No tenías que dar muchas explicaciones, soldado.

Las cinco personas se ríen de lo que dijo Mark y tienen una conversación amistosa. Posteriormente, José, Erika y Frank se despiden de Kazuto y Mark, y se retiran a realizar sus deberes. Llegada la noche, en el tercer piso del hospital y en una habitación, José y Erika tienen una breve conversación amorosa.

  • José: (agarrando las manos de Erika) Siempre te he amado.
  • Erika: (se pone sonrojada) José... que cosas dices...
  • José: (agarrando las manos de Erika) Podemos salir de esta, ya verás.
  • José: (agarrando las manos de Erika) Seremos los ganadores de este concurso.
  • Erika: Pero... ¿cómo?
  • Erika: Monokuma es muy fuerte... ya viste lo que sucedió esta mañana.
  • José: (agarrando las manos de Erika) No importa. Nuestro amor nos protegerá.
  • Erika: (nuevamente se sonroja) Te quiero. Nunca me abandones.
  • Erika: Y qué pasa si no ocurre ningún asesinato. ¿Qué va a suceder mañana?
  • Erika: Nuestros familiares morirán.

José suelta las manos de Erika.

  • José: ...
  • José: Es lo que temo.
  • José: Pero... se solucionará, ya lo verás.
  • José: ...
  • José: Ya se hizo tarde, ¿no te parece?
  • Erika: Sí. Y mi turno acabará en unos minutos.
  • José: Yo me retiro. Tengo que ir a casa a descansar.
  • José: Nos vemos mañana, Erika.
  • Erika: Adiós, José.

José se retira y deja sola a Erika en la habitación. Erika, que está sentada en una cama, queda en estado pensativo por unos minutos. En una de las habitaciones del Marina Sands Hotel, Gabriel, quien vive ahí, se encuentra hechado en su cama mirando el Buscapersonas. Él nota una cosa extraña en el buscador y se queda pensando.

Y así terminó el día para mí. Mark se había quedado en el hospital hasta que se recuperase y yo, como era un poco tarde, decidí pasar la noche en el centro médico y me dormí en un sofá viejo, que a las justas pude recuperar mi energía. Y a la mañana siguiente... supuse que sería un día tranquilo, pero no fue así.

Continuará...

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar