FANDOM


Anteriormente...

  • Monokuma: No me importa cómo lo hagan...

Monokuma da un salto, dando varias vueltas hasta llegar a los competidores.

  • Monokuma: ... pero sólo los competidores que hayan matado a alguien podrá ser directamente el ganador de este concurso.
  • Monokuma: Eso es todo. Bastante simple, ¿no?
  • Monokuma: ¡Pueden usar un arma afilada, apuñalarlos, golpearlos hasta la muerte, cortarlos con una espada, quemarlos hasta que sean cenizas, aplastarlos, estrangularlos, o hasta dispararles!


  • Mark: ¿Y si nos negamos?
  • Monokuma: Si se niegan a participar de este concurso, revelaré sus secretos más oscuros a todo el mundo. Y pondré en riesgo sus vidas.
  • Kazuto: ¿Qué acabas de decir?


  • Monokuma: Con esto concluye la ceremonia de apertura.
  • Monokuma: Espero que todos disfruten de este concurso y de lo que les queda de vida.
  • Monokuma: Mujajaja... Muajajaja... jijiji...


Debí saberlo desde un principio. Todos..."Absolutamente todos" estamos jodidos. Es aquí donde nuestras pesadillas cobran vida propia.

Sobrevivir o Morir

Vaya situación en la que me metido. Pero aún no entiendo de por qué ese extraño oso nos dice que nos matemos entre nosotros. Eso si es una broma de mal gusto.

Kazuto ingresa al Club Malibú y ve a los demás participantes reunidos en un sector del Club.

  • Mike: (ve llegar a Kazuto) Oye... Con que es el Ex-Militar.
  • Mike: ¡Je, je, je!
  • Kazuto: ¿Cómo es que sabes... ?
  • Mike: Mark... él nos contó algo sobre tí.
  • Mike: Ya sabes... para conocernos mejor.

Kazuto mira a su alrededor y ve a Mark. Él también mira a Kazuto y lo saluda.

  • Mark: ¿Cómo estás Kirigiri?

A lo cual Kazuto desvía su mirada.

  • Kazuto: Hmph... Jódete.
  • Mark: ¡Vamos! Todo eso quedó en el pasado.
  • Mark: Además... tenia que cumplir con mi deber.

Kazuto mira a Mark y responde.

  • Kazuto: (gritando) Pues si tenías que cumplir con tu deber...
  • Kazuto: (gritando) ¡Debiste al menos darme una oportunidad de explicar todo ese rollo que formó!

Los participantes miran a Kazuto por su comportamiento. Mark desvía su mirada.

  • Frank: ¡Ejem!... Parece que nos estamos olvidando lo importante aquí.
  • Frank: Nos hemos reunido aquí por una razón, ¿no es así?
  • Martín: Así es.
  • Martín: Estamos reunidos aquí para asegurarnos que ninguno de nosotros cometerá un asesinato.
  • Álvaro: ¿Y cómo estas seguro de eso?
  • Álvaro: Osea, no puedes asegurar de que todo esté bien.

Alessa se desespera.

  • Alessa: (agarrando la cabeza) ¡¿Qué se supone que debemos hacer?!
  • Gabriel: Escucharon lo que dijo Monokuma.
  • Gabriel: Si quieren concluir con este concurso, deben matar a alguien.
  • Anissa: (a Gabriel) Ya basta. No es gracioso.
  • Zapp: (rascando la cabeza) ¡Debe haber algo más que podamos hacer!
  • Martín: Adaptarnos...
  • Anissa: ¿Qué dices?
  • Martín: Digo que debemos adaptarnos a este tipo de situación.
  • Anissa: ¿Hablas de seguirle el juego a ese oso?
  • Martín: Pues es exactamente lo que estoy diciendo.
  • Martín: Por otra parte...
  • Martín: Les tengo una propuesta a ustedes.
  • Sebastián: ¿Una propuesta? Explícate.
  • Martín: Pues es simple...
  • Martín: Solo debemos percatarnos en que ninguno de nosotros no cometa una locura.
  • Mike: A locura te refieres a...
  • Martín: Asesinatos, por supuesto.
  • Erika: (con las manos juntas) ¿P-Por qué...?
  • Martín: ¿Acaso no es obvio?
  • Martín: Tendríamos que estar preocupados si alguno de nosotros trata de matarnos.
  • José: ¿Y cómo vamos a saber si viene alguien de nosotros?
  • Martín: Fácil.

Martín saca el Buscapersonas de su bolsillo y le muestra a los participantes.

  • Martín: Este buscador no solo sirve de comunicación, sino que también es un radar.
  • Kazuto: ¿Un radar?
  • Martín: Al costado de la pantalla, hay un botón que permite mostrar el otro dispositivo del buscador, que es el radar.

Martín aprieta el botón.

  • Martín: (enseñando a los participantes) Aquí nos indica que estamos todos reunidos en el Club Malibú.
  • Martín: De esta manera, será sencillo saber en qué lugar está cada uno.
  • Kazuto: (en sus pensamientos) Qué genial. Aunque solo te muestra tu ubicación y el nombre del lugar, mas no de los otros.
  • Martín: Con esto, espero que ninguno de ustedes sean tan idiotas por dejar de llevarse por unas palabras de un oso de peluche.

Frank interviene.

  • Frank: ¿Nadie algo más para decir?

De repente, José presencia una caja de herramientas en las rodillas de Zapp.

  • José: (a Zapp) ¿Qué es lo que traes ahí?
  • Zapp: Son mis herramientas de trabajo.
  • Zapp: Soy mecánico, ¿lo olvidas?

Zapp abre la caja y le muestra a todos lo que contiene.

  • Zapp: Son diferentes piezas, para todo tipo de vehículos que necesite arreglar.
  • Zapp: Hasta llevo una llave inglesa, en caso de que se presente una emergencia.
  • Zapp: Un mecánico debe ser precavido.
  • Zapp: ¡Ja, ja, ja!

De pronto, Álvaro se pone de pie.

  • Álvaro: Me quedaría más tiempo, pero tengo cosas que hacer...

Álvaro se va del Club. Luego, todos quedan viéndose entre ellos, esperando a que alguien diga una palabra.

  • Alexander: Si nadie tiene algo que decir...
  • Alexander: Declaro por terminado esta reunión.

Luego de esto, los participantes se ponen de pie, salen del Club y toman rumbos distintos.

Y así fue como terminó nuestra primera y última reunión de los diecisiete participantes, sin saber lo que sucedería más adelante.

Kazuto camina hacia su Comet, mientras piensa sobre lo que presenció en la ruenión.

  • Kazuto: (en sus pensamientos) Que extraño. Algunos de ese grupo de personas actuaban algo extraños. Aunque eso es normal...
  • Kazuto: (en sus pensamientos) No conozco a nadie de ese grupo de personas, a excepción de ese idiota de Mark.

Kazuto se dispone a subir al auto pero se ve interrumpido por Mark, quien lo llama.

  • Mark: ¡Hey, soldado Kirigiri!

Kazuto voltea.

  • Kazuto: ¿Qué coño deseas?
  • Mark: ¡Atención, soldado! Esa no es la manera de dirigirse a su superior.
  • Kazuto: Bueno... ¡¿Lo siento?!
  • Mark: ¡Ja, ja, ja!
  • Mark: Tranquilízate. Solo quiero llevar la fiesta en paz.
  • Mark: Hasta que todo esto acabe.
  • Kazuto: ¿Y a qué se debe esto?
  • Mark: Solo quiero formar una cuartada. Nada más.
  • Mark: Protegernos las espaldas, ¿me entiendes?
  • Kazuto: Después de lo que me hiciste, no estoy seguro.
  • Mark: Es nuestra única solución.
  • Kazuto: No estoy muy seguro...
  • Mark: Venga, te acompaño hasta tu hogar.

Mark ingresa al vehículo y toma el volante. Kazuto se queda afuera.

  • Mark: ¿No vas a ingresar?
  • Kazuto: Si...

Kazuto entra al Comet y guía a Mark hasta su departamento. Al llegar, ambos bajan del automóvil deportivo e ingresan al hotel. Ya en el departamento, Mark alaga a su ex-compañero por la decoración.

  • Mark: Muy bonito. ¿Eh?
  • Kazuto: Gracias... Supongo.
  • Kazuto: ¿Y? ¿Quieres algo de tomar?
  • Mark: Solo tráeme un vaso con agua.

Kazuto se dirige a la cocina, agarra un vaso y lo llena con agua. Mientras tanto, va pensando.

  • Kazuto: (en sus pensamientos) ¿Qué es lo que quiere ahora?
  • Kazuto: (en sus pensamientos) ¿Acaso desea matarme?
  • Kazuto: (en sus pensamientos) Tengo que buscar la manera de sacarlo de aquí.

Kazuto llega a la sala y le intrega el vaso a Mark.

  • Mark: Gracias.

Mark lo bebe.

  • Kazuto: ¿Y ahora que?
  • Mark: ¿Qué cosa?
  • Kazuto: ¡¿Para qué rayos has venido?!
  • Mark: La verdad, para formar una alianza y...
  • Kazuto: ... ¿y?
  • Mark: ... Para quedarme a vivir un tiempo en tu departamento.
  • Kazuto: ¡¿Qué?! No, eso no.
  • Mark: Vamos, soldado. Solo será temporal.
  • Mark: Las barracas del ejército se encuentran en mantenimiento y no tengo a dónde ir.
  • Kazuto: No jodas. Alquila una habitación.
  • Mark: ¿Y exponerme a que me maten mientras duermo?
  • Mark: No gracias.
  • Kazuto: Ya escuchaste lo que dijo Martín. Solo no debemos hacer caso al oso.
  • Mark: Mentira. Tengo el presentimiento que alguien va a hacer algo. Y será muy pronto.
  • Mark: Nadie puede resistirse a la recompensa.
  • Mark: Así que hay que ser precavidos.

Kazuto se sienta en una silla.

  • Kazuto: No lo había visto de esa forma.
  • Mark: Así que... ¿una alianza?
  • Kazuto: Y cómo sé que no tramas algo.
  • Mark: Me conoces. ¡Ja, ja, ja!
  • Mark: No traicionaría a un colega.

Kazuto lo piensa y al final toma una decisión.

  • Kazuto: Está bien, pero te quedas a dormir en el sofá.
  • Mark: ¡Ja! No hay cuidado.

Al culminar mi conversación con Mark, me fui a mi habitación y me eché a mi cama para pensar en algunas cosas. Sin embargo, me quedé dormido, sabiendo que Mark estaba en mi departamento. No sé por qué no desconfié en él en aquel entonces. Tal vez porque creí en su palabra. No sé cuanto tiempo estuve dormido, pero fui despertado por Mark por algo que iba a suceder.

Kazuto se encuentra dormido y prontamente es levantado por Mark. La visión de Kazuto comienza ha aclararse poco a poco.

  • Mark: ¡Levántese soldado!
  • Kazuto: ¿Qué sucedió?
  • Mark: Te quedaste dormido.
  • Kazuto: ¿Me dormí?
  • Mark: Sí.
  • Kazuto: ¿Cuánto tiempo estuve descansando?
  • Mark: Unas siete horas. Son las 17:00 horas.
  • Kazuto: ¡Es tarde!

Kazuto se levanta y se sienta en la cama.

  • Kazuto: ¿Gracias?
  • Mark: No hay descuido.
  • Mark: Te levanté porque un mensaje llegó a mi Buscapersonas.
  • Kazuto: ¿Mensaje?

Kazuto busca su Buscapersonas y observa que a él también le llegó un mensaje. Él lo lee.

  • Kazuto: "Te invito a que asistas a ver mi espectáculo en el Aeropuerto internacional Escobar. Te espero."
  • Mark: Así que a ti también te llegó eso.
  • Kazuto: ¿Sabes de quién es?
  • Mark: No. Pero tengo un mal presentimiento.
  • Mark: Vamos.

Kazuto y Mark salen apresurados del hotel y utilizan el Buffalo de Kirigiri para dirigirse al aeropuerto. Mientras tanto, en la pista de aterrizaje del aeropuerto, Álvaro se encuentra hablando con un guardia de seguridad.

  • Álvaro: ¿Y ya fue inspeccionada? ¿Verdad?
  • Hombre de seguridad: Así es. Está todo listo para que lo pilotee.
  • Hombre de seguridad: Será sensación, Álvaro.
  • Álvaro: Cierto. Ya ansío volar esta avioneta.
  • Álvaro: Desde que me la trajeron, me enamoré de ella.
  • Hombre de seguridad: ¿E invitó a alguien?
  • Álvaro: Solo a unos conocidos. No deben tardar.

A los treinta minutos de recibir el mensaje, Kazuto y Mark llegan a su destino. Estos caminan hacia la pista del aeropuerto y encuentran a Álvaro.

  • Álvaro: Veo que les llegó mi mensaje.
  • Kazuto: ¿Sucede algo?
  • Álvaro: Sí. Van a presenciar a la primera persona en pilotear una avioneta nueva.
  • Mark: ¿Estás seguro de ello?
  • Álvaro: Todo estará bien.
  • Álvaro: ¿Te animas Kirigiri a acompañarme? Para sentir la fresca brisa del viento.
  • Kazuto: (negando con sus manos) No, gracias.
  • Kazuto: Me siento seguro en el suelo.
  • Álvaro: Es una lástima. Será para la próxima.

Álvaro se pone sus gafas militares y se sube a la avioneta.

  • Álvaro: Ahora, presencien mi gran experiencia de vuelo.

El hombre de seguridad se aleja y se reúne con Kazuto y Mark.

  • Hombre de seguridad: (a Kazuto y Mark) Será la última moda.

Álvaro enciende la avioneta y empieza a avanzar por la pista. Prontamente, un vehículo se aproxima a la pista del aeropuerto. Las tres personas lo presencian y miran a Alexander bajar de él. Alexander, desesperado, baja del auto.

  • Alexander: ¡Aléjese de esa avioneta!
  • Mark: ¿Sucede algo?
  • Alexander: Me llegó dos mensajes, un tanto extraño.
  • Kazuto: ¿Dos mensajes?
  • Alexander: Así es.

Álvaro comienza a despegar y enseguida, la avioneta estalla, mostrando una gran explosión en la pista de aterrizaje. Todos se percatan y con asombro, corren hacia el lugar de los hechos. Tras llegar, miran el cuerpo calcinado de Álvaro en los restos de la avioneta.

  • Kazuto: ¡¡¡Aaaaaahhhhhhh!!!
  • Kazuto: Está.... está.... muerto.
  • Alexander: Eso es lo que temía...
  • Hombre de seguridad: Llamar... llamaré a los bomberos...
  • Mark: Sucedió lo que tanto temíamos.

El hombre se seguridad se retira a buscar un teléfono público.

Y lo que tanto se temía, llegó a suceder. La primera víctima había ocurrido, en frente de nuestros ojos. Se trataba del piloto militar retirado, Álvaro Johnson. Y ahora, con una gran duda, me pregunté qué es lo que iba a suceder, pues a partir de ahora, todo era desconocido para mi.

En una habitacion del Hyman Memorial Stadium, Monokuma, frente a una pantalla, presencia la escena de la explosión y hecha a reír.

  • Monokuma: Upupupupupu...
  • Monokuma: Al fin sucedió. La primera víctima se presentó.
  • Monokuma: Sabía que no podían estar tan tranquilos...
  • Monokuma: Mujajaja... Muajajaja... jijiji...
  • Monokuma: Mujajaja... Muajajaja... jijiji...

A los 15 minutos de los hechos, llegaron los bomberos. Todos los presentes estábamos consternados por lo que había ocurrido. Los hombres de rojo actuaron rápido y apagaron el fuego. Enseguida, algunos de ellos se nos acercaron y nos hicieron unas cuantas preguntas. Yo, por supuesto, no contesté ninguna porque estaba en shock. Mark respondió por mi. Por primera vez, hizo algo bueno por mi. Después de un breve tiempo, los bomberos se retiraron. Lo curioso de esto, es que no se presentaron los policías ni los periodistas.

Tras retirarse los bomberos, Kazuto, Mark, Alexander y el hombre de seguridad se acercan a la avioneta destrozada.

  • Kazuto: ¡Qué horror!
  • Hombre de seguridad: El... el joven está...
  • Mark: Muerto.
  • Mark: (a Alexander) ¿Eso es lo que intentabas impedir?
  • Alexander: Sí.
  • Kazuto: La policía no tardará en venir...

Mark se acerca más a la avioneta destrozada y comienza a buscar una pista. Prontamente, un mensaje llega en el Buscapersonas de cada participante. Kazuto se da cuenta y lo lee.

  • Kazuto: "Un cadáver ha sido descubierto. Ve al Hyman Memorial Stadium. Te esperamos."
  • Alexander: (a Kazuto) También te ha llegado eso.
  • Kazuto: ¿Crees qué haya si... ?
  • Alexander: Sí. Monokuma.

Los participantes saben que tienen que partir, y dan aviso a Mark, quien se encuentra inspeccionando la avioneta.

  • Kazuto: ¡Hey, Mark!
  • Kazuto: Ya es hora.
  • Mark: Ya voy.

Mark sigue inspeccionando los restos y encuentra una pieza extraña.

  • Mark: ¿Un destornillador?
  • Mark: ¿Qué hace esto aquí?

Alexander y Kazuto suben al vehículo policial, y llaman nuevamente a Mark, tocando el claxón del automóvil.

  • Alexander: No hay tiempo.
  • Mark: Ok.

Mark coge el destornillador y lo guarda en su chaleco. De ahí, habla con el hombre de seguridad.

  • Mark: Asegúrate de que nadie se acerque aquí.
  • Hombre de seguridad: Sí. Estaré pendiente de ello.

Mark se sube al vehículo, pero luego...

  • Kazuto: ¡Mi auto!.
  • Kazuto: Ya me estaba olvidando de mi auto.

Kazuto se dirige a su vehículo. Y así, el trío se dirige al Centro de la ciudad. Tras llegar, ambos ingresan al Hyman Memorial Stadium y se encuentran con el resto de los participantes

  • Kazuto: ¿Se enteraron de lo que ocurrió?
  • Gabriel: (con los brazos cruzados) No es obvio. Tal parece que uno de nosotros desobedeció la regla y se convirtió en un asesino para obtener la recompensa.

Sebastián mira a los participantes presentes y se da cuenta quién es la víctima.

  • Sebastián: Eso quiero decir que el fallecido es el piloto Álvaro Johnson.
  • Gabriel: (con los brazos cruzados) Sí, y que uno de nosotros es el asesino.

Todos se miran uno a los otros como presuntos sospechosos.

  • Erika: (con miedo) Ya no quiero seguir aquí.
  • Alexander: Nadie lo desea, pero son órdenes de Monokuma.
  • Alexander: Él nos mandó llamar.
  • Kazuto: Y si él mató a Álvaro...
  • Kazuto: ... y nos quiere culpar...

Dicho esto, la puerta de la sala se cierra y se oye la voz de Monokuma, quien se encuentra detrás del podio.

  • Monokuma: No, yo no haría eso.
  • Monokuma: Pueden confiar en mí en eso.

Todos escuchan la voz de Monokuma y lo miran.

  • Kazuto: ¿Monokuma?
  • Monokuma: ¿Saben? Yo jamás haría algo que fuera en contra del motivo de todo esto.

Los dieciseis participantes se acercan a Monokuma.

  • Mike: ¿Entonces quién fue?
  • Monokuma: Oh, pero si ustedes ya lo saben.
  • Monokuma: ¡Álvaro Johnson fue asesinado por uno de ustedes!

Tras decir esto, los participantes miran los rostros de sus compañeros ante la desesperación.

  • Monokuma: ¿Ah? ¿Qué pasa?
  • Monokuma: (pone su mano en la boca) Todos se ven como palomas reventadas por un rifle francotirador.
  • Monokuma: Uno de ustedes mató al piloto Álvaro para ganar la competencia. ¡Eso fue todo!
  • Monokuma: Es acorde a las reglas.
  • Monokuma: No hay nada de malo en ello.
  • Vik: De ninguna manera...
  • Vik: Eso no puede ser...
  • Kazuto: (alzando la voz) ¡Estás mintiendo!
  • Monokuma: No, fue uno de ustedes quién lo mató.
  • Monokuma: El culpable debe estar muy consciente de ello.
  • Mike: ¿Es verdad?
  • Erika: Entonces, que el culpable diga la verdad.
  • Erika: Quiero que esto acabe de una vez.
  • Alessa: ¡Incluso si uno de nosotros fuera el culpable,...
  • Alessa: ... n-no hay forma de que lo admita!
  • Martín: Bueno, en realidad no importa quién fue.

Martín mira a Zapp como presunto sospechoso.

  • Zapp: ¡¿Qué?! ¿Acaso crees que yo fui?

Zapp mira al otro lado y dirige su vista a Daniel.

  • Daniel: ¡Eh! No es bacán que me juzguen como culpable.

Daniel cambia la mirada y observa a Ubaldo.

  • Ubaldo: (negando con sus manos) ¡N-No fui yo!
  • Ubaldo: (negando con sus manos) No sería capaz de asesinar a una persona.

Gabriel interviene.

  • Gabriel: (con los brazos cruzados) Cierren el pico.
  • Gabriel: (con los brazos cruzados) (a Monokuma) Tú.
  • Gabriel: (con los brazos cruzados) (a Monokuma) Digamos que el culpable está entre nosotros.
  • Gabriel: (con los brazos cruzados) (a Monokuma) Entonces puede ser automáticamente el ganador del concurso, ¿no?
  • Gabriel: (con los brazos cruzados) (a Monokuma) Sin necesidad de matar a los otros, ¿cierto?

Monokuma hecha a reír.

  • Monokuma: Upupupupupu...
  • Monokuma: Mujajaja... Muajajaja... jijiji...
  • Monokuma: ¡Eso es demasiado ingenuo!
  • Monokuma: ¡Endemoniadamente ingenuo!
  • Monokuma: Aquí es donde comienza lo interesante.
  • Kazuto: ¿"Interesante"?
  • Monokuma: Ahora explicaré la regla suplementaria con respecto a la competencia.
  • Monokuma: No debes permitir que los otros competidores descubran que eres el culpable.
  • Mike: ¿Y eso significa que... ?
  • Monokuma: Sólo matar a alguien no es suficiente.
  • Monokuma: Deben matar de tal manera que los otros competidores no sepan quién fue.
  • José: En otras palabras, ¿cometer el asesinato perfecto?
  • Monokuma: ¡Una vez que haya pasado un cierto tiempo luego del asesinato, ...
  • Monokuma: (alzando los brazos) ... tendremos un Juicio de Clase para ver su desempeño!
  • Kazuto: ¿"Juicio de Clase"?
  • Monokuma: En estos juicios, tienen la oportunidad de debatir quién es el asesino.
  • Monokuma: Si identifican al asesino de forma correcta, ...
  • Monokuma: ... él será castigado por perturbar la ley y el orden de este concurso.
  • Monokuma: Sin embargo, si se equivocan,...
  • Monokuma: ... todos los competidores inocentes serán castigados.
  • Monokuma: Esas son las reglas de los Juicios de Clase.

Los competidores quedan sorprendidos por las revelaciones de la primordial regla del concurso. Mike tiene una duda y la expone.

  • Mike: (levanta la mano) Em, por cierto.
  • Mike: (levanta la mano) ¿A qué te refieres con "castigo"?
  • Monokuma: Oh, para ponerlo simple...
  • Monokuma: Una especie de ejecución, supongo.

Erika se asusta.

  • Erika: (con las manos juntas) ¿"Ejecución"?
  • Erika: (con las manos juntas) ¿Qué quieres decir?
  • Monokuma: Tal como lo escuchaste.
  • Monokuma: Una ejecución.
  • Monokuma: Cocinarte en la silla eléctrica, morir con gas venenoso, ser destruido por un huracán, y cosas similares.

Cada participante se asombra.

  • Ubaldo: ¿E-Estás diciendo que todos seremos ejecutados si nos equivocamos al escoger al culpable?
  • Monokuma: Muy bien.
  • Monokuma: Tenemos a un mono inteligente aquí.
  • Monokuma: Buen trabajo en tratar de aparentar que no eres el culpable.
  • Ubaldo: Ehmmm...
  • Monokuma: Básicamente, estos juicios también serán como un jurado.
  • Monokuma: (señalando a los competidores) ¡Ustedes escogen quién es el culpable!
  • Monokuma: Esfuércense con la investigación, ¿ya?
  • Monokuma: Nadie los va a molestar. Ya me encargué de mantener ocupado a los medios y fuerzas policiales.
  • Kazuto: (en sus pensamientos) Por eso no vinieron los policías al aeropuerto.
  • Monokuma: (alzando los brazos) Nos veremos en el Juicio de Clase.

Concluida estas palabras, Monokuma salta detrás del podio y desaparece. Todos los participantes quedan inquietos por saber quién es el culpable del asesinato del piloto militar.

  • Martín: Comencemos con nuestra investigación.
  • Martín: Como siempre digo, sin importar cómo sea el enemigo, aquellos que no puedan adaptarse serán los primeros en morir.
  • Mark: Debemos averiguar quién es el culpable.
  • Mark: Si no lo hacemos, todos seremos ejecutados.

Frank saca su Buscapersonas para saber si hay alguna novedad y se da con la sorpresa que le llegó un nuevo mensaje.

  • Frank: ¡Hey! ¿Pero qué es esto?
  • Frank: ¿Un nuevo mensaje?

Todos sacan sus Buscapersonas y leen el nuevo mensaje.

  • Mike: ¡Wow!
  • Mike: ¡Esta cosa tiene anotada la causa de la muerte de Álvaro Johnson con gran detalle!
  • Sebastián: "Murió a causa de la explosión de su avioneta."
  • Sebastián: "Los hechos ocurrieron en la pista de aterrizaje del Aeropuerto internacional Escobar."
  • Sebastián: "Se encontraba acompañado de Kazuto, Mark y Alexander cuando se inició la explosión."
  • José: ¡Oigan, ustedes tres!
  • José: ¡¿Quieren explicarnos esto?!
  • Kazuto: ¡Esperen!
  • Kazuto: ¡Se equivocan!
  • Anissa: ¿Y cómo nos equivocamos?
  • Mark: Solo asistimos a su espectáculo de su nueva avioneta.
  • Mark: Solo era por unos minutos.
  • Daniel: ¿Y por qué no me dijo nada?
  • Kazuto: Solo envió esos mensajes a unas cuantas personas.
  • Zapp: Eso suena tan falso.
  • Kazuto: ¿Acaso piensan que nosotros lo hicimos?
  • Gabriel: Sí.
  • Gabriel: ¿Por qué no sospecharíamos de ustedes?
  • Kazuto: ¡Aahh!
  • Gabriel: Si quieren que les creamos, tendrán que darnos pruebas.
  • Kazuto: Pero...
  • Gabriel: Bueno, comencemos con este juego.
  • Kazuto: ¡Gabriel!

Enseguida, la puerta de la sala se abre, para permitir a los competidores salir y realizar su investigación. Gabriel se retira con Anissa, Martín, Frank, Sebastián y Vik.

  • Martín: Buena suerte.
  • Kazuto: ¡Martín!

De ahí, Ubaldo se retira con el resto de los participantes.

  • Ubaldo: Debemos comenzar con nuestra investigación.
  • Kazuto: ¡Ubaldo! ¡José!

Kazuki, Mark y Alexander se quedan en la sala.

  • Kazuto: No lo hicimos.
  • Kazuto: ¡No lo hicimos!

Mark se acerca a Kazuto. De igual manera Alexander.

  • Kazuto: Tenemos que hacer algo.
  • Alexander: Y lo haremos. Tenemos que demostrar nuestra inocencia.

Mark toca el hombre izquierdo de Kazuto como señal de confianza.

  • Mark: Estamos juntos en esto, soldado.

Y fue cuando supe que podía confiar en Mark. Y es así como estuve involucrado en el asesinato del piloto Álvaro Johnson, junto a Mark y Alexander.

Continuará...

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar