FANDOM


Anteriormente...

Se había cometido el segundo asesinato. La víctima era Erika Gremory.

Kazuto mira a sus compañeros mientras piensa en lo que había ocurrido.

  • Kazuto: (en sus pensamientos) Volvió a suceder.
  • Kazuto: (en sus pensamientos) El segundo asesinato que deseaba que nunca ocurriera.
  • Kazuto: (en sus pensamientos) Ahora, solo debo encajar las pistas y dar con el asesino.
  • Kazuto: (en sus pensamientos) O todos seremos ejecutados.


Kazuto comienza a pensar y sospecha de Gabriel.

  • Kazuto: Un momento.
  • Kazuto: Creo que tú pudiste haberlo hecho,...
  • Kazuto: ... Gabriel López.
  • Kazuto: Cuando fuiste a buscarnos, a Mark y a mí, nos dijiste que la víctima se encontraba en el hospital.
  • Kazuto: No sería una exageración el decir que lo habías planeado con anticipación antes de buscarnos.
  • Gabriel: (con los brazos cruzados) (a Kazuto) Si piensas que soy el culpable.
  • Gabriel: (con los brazos cruzados) (a Kazuto) Me gustaría ver pruebas.


José, agachando su cabeza, responde.

  • José: Si, es verdad.
  • José: Yo... la maté.
  • José: Todo lo que hice...
  • José: ... fue por amor...
  • José: Quería que ella estuviera a salvo...
  • Mark: ¿Cómo?...
  • Mike: ¿Debes estar bromeando?
  • José: Pero...
  • José: En un acto de locura...
  • José: ... tomé la decisión de matar a Erika.


La escena cambia a José atado en una parte de un edificio en construcción. En las esquinas del edificio, se encuentran 4 cajas de dinamita. José, temblando del miedo, mira a sus alrededores. Luego, aparece Monokuma, con un traje de obrero y con un detonador. Los demás participantes miran la escena en la acera del terreno de la edificación en construcción. Monokuma, aprieta el detonador y explotan las cajas de dinamitas; posteriormente la construcción se desmorona, provocando la aparición de una gran cantidad de humo. Luego de esta destrucción, se admira a José ileso, después de la situación por la que acaba de pasar. Sin antes de ver a Monokuma, sin su traje de obrero, aterrizando por los aires. Pero José escucha una especie de sirenas, proveniente del oso, hasta que su cuerpo se vuelve brilloso. Se trata de una bomba que esta adherido al cuerpo de Monokuma y él mismo, estalla de manera violenta contra José. Otra cortina de humo se hace presencia en el lugar. Luego de que el humo fuera disipado un poco, los participantes miran con impresión el cráter que se formó por esa explosión.

Tras darse la ejecución de José, todos los participantes tomaron caminos distintos... incluyéndome.

Virus informático

Demonios... Creí que podía superarlo, pero estaba equivocado. ¿Por qué... por qué nos pasa esto a nosotros? Maldito seas Monokuma.

Kazuto camina hasta llegar en las cercanías de la Comisaría de Washington Beach.

  • Kazuto: De seguro, Alexander debe estar cerca.
  • ???: Vaya... ¿Cómo lo supiste?
  • Kazuto: Intuición.

Detrás de Kazuto, aparece Alexander.

  • Alexander: ¿Aún no puedes superar la situación en la que estamos?
  • Kazuto: ¿Tu qué crees?
  • Kazuto: Además...
  • Kazuto: ¿Qué carajos hemos hecho para merecer este tipo de cosas?
  • Alexander: ...
  • Kazuto: Si no tienes algo inteligente que decir, lárgate de mí vista...

Luego de unos segundos de silencio, Alexander se aleja de Kazuto; luego entra a la Comisaría.

  • Kazuto: ...
  • Kazuto: ¡Coño!

Kazuto sigue con su caminata. En otro lugar, Mark llega al departamento de Kazuto.

  • Mark: ...
  • Mark: (en sus pensamientos) Mierda... ¿Ahora que se supone que haga?
  • Mark: (en sus pensamientos) Kirigiri anda en la ciudad, pensando en que hacer.
  • Mark: (en sus pensamientos) Sea lo que sea, debo apoyarlo.

De repente, suena el Buscapersonas de Mark.

  • Mark: ¿Quién será?
  • Mark: (leyendo el mensaje en el Buscapersonas) "Te espero en mi ático, en Vice Point. No llegues tarde... Ubaldo"
  • Mark: ¿Ubaldo?...
  • Mark: ¿Qué es lo que querrá?
  • Mark: ¿Acaso sabrá algo?

Mark camina hacia el Buffalo de Kazuto.

  • Mark: Tarde o temprano, le robarán esta belleza al soldado.
  • Mark: Veo que deja las llaves al alcance de todos.

Mark toma las llaves que estaban en el asiento del copiloto y se sube al auto. Enseguida, Mark se dirige a ver a Ubaldo. Después de unos minutos, Kazuto, que estaba sentado en una banca de madera, ve a Mark conduciendo su vehículo.

  • Kazuto: ¿Qué carajos?...
  • Kazuto: ¿Mark?...

Resulta que Kazuto estaba a una cierta distancia entre el ático, donde se reuniría Mark y Ubaldo.

  • Kazuto: Será mejor que vea lo que está sucediendo.

Kazuto se esconde y observa a Mark entrar al ático. Luego de unos minutos, Mark y Ubaldo salen y suben al vehículo deportivo; y comienzan a recorrer su propio camino.

  • Kazuto: Coño...
  • Kazuto: Debo sacar mi otro vehículo.

Kazuto se apresura en llegar al Ocean Front Hotel y tras estar ahí, una persona llega en un Comet. Dicha persona abre la ventana y llama a Kazuto.

  • Amigo de Kazuto: Hola, Kazuto.
  • Amigo de Kazuto: Tiempo sin verte...
  • Kazuto: Claro... ¿Por qué coño tienes mi vehículo?
  • Amigo de Kazuto: ¿No lo recuerdas? Me lo prestaste.
  • Kazuto: Lo había olvidado.
  • Amigo de Kazuto: Jajaja... Típico de ti.
  • Amigo de Kazuto: ¿Y a dónde quieres que te lleve?

Kazuto utiliza el radar del Buscapersonas.

En un edificio en el Centro de la Ciudad, están Mark y Ubaldo.

  • Mark: ¿Por qué me traes a un edificio abandonado?
  • Ubaldo: Descuida. Es seguro. Es aquí en donde se encuentra mi equipo.
  • Mark: ...
  • Mark: Debes saber que es algo arriesgado.
  • Mark: Puede que te descubra.
  • Ubaldo: Descuida...
  • Ubaldo: Soy experto en esto.
  • Ubaldo: Solo asegúrate que nadie se acerque a nosotros.

Mark y Ubaldo llegan a una habitación del edificio, donde se encuentran dos computadoras y cuatro monitores adicionales en una parte de la habitación.

  • Mark: ¿Cómo... es qué?
  • Ubaldo: Solo me tomó tres días en llevar estos aparatos a este edificio.
  • Ubaldo: Claro...
  • Ubaldo: Tendría que hacerlo de noche para que nadie descubriera esta treta.

Luego de la charla, Ubaldo procede a encender las dos computadoras. Después, le entrega a Mark una Spaz 12.

  • Ubaldo: Utilízalo para las visitas no deseadas.
  • Mark: Digo que esto es extremo...
  • Mark: Además, viendo su condición, nadie pondría un pie en este lugar.
  • Ubaldo: Mejor prevenir que lamentar.
  • Mark: ...
  • Ubaldo: Ve a las escaleras. Y asegúrate que nadie se acerque.
  • Mark: Como tú digas...
  • Ubaldo: Perfecto. Y ahora...
  • Ubaldo: ¡¡Manos a la obra!!

Al mismo tiempo, Kazuto llega al edificio donde se ubica Mark y Ubaldo.

  • Kazuto: Es aquí.
  • Kazuto: Gracias por traerme.
  • Amigo de Kazuto: No pasa nada, amigo.
  • Amigo de Kazuto: Además...
  • Amigo de Kazuto: ¿En qué lío te has metido?
  • Kazuto: Ya te lo dije...
  • Kazuto: No puedo decirlo por cuestiones personales.

Kazuto se baja del vehículo.

  • Amigo de Kazuto: Llámame si necesitas mi ayuda.
  • Kazuto: Lo tendré en cuenta.
  • Kazuto: Y no te olvides de dejarlo en el estacionamiento del hotel.
  • Amigo de Kazuto: Tranquilízate. Lo tendrás esta noche.

Kazuto entra al edificio. Mientras tanto, Ubaldo sigue con sus necesidades.

  • Ubaldo: Mierda...
  • Ubaldo: Pensé que sería más fácil acceder a las computadoras.
  • Ubaldo: ¡Cierto!
  • Ubaldo: Se me olvidaba de instalar mi programa.

Utilizando una computadora diferente, Ubaldo procede a instalar un programa.

  • Ubaldo: (en sus pensamientos) Si esta situación sale de control, este programa debe hacer todo el trabajo.
  • Ubaldo: ...

Enseguida, aparece un "flashback", donde muestra los recientes momentos de Ubaldo y Mark, en pleno camino al Centro de la ciudad.

  • Mark: No sé qué hacer...
  • Mark: Es decir, sé que estamos en una situación jodida...
  • Mark: Pero Kazuto no puede superar esto.
  • Ubaldo: No creas que él es el único que está de esa forma.
  • Ubaldo: Nunca pensé que estaríamos en esta situación de mierda.
  • Ubaldo: Es decir, tiene sus razones de estar así.
  • Mark: ...
  • Mark: Actúas de la misma manera que Kirigiri.
  • Ubaldo: ¿Kiri...giri?
  • Mark: Es... es el apellido de Kazuto.
  • Ubaldo: Parece un apellido de asiáticos.
  • Ubaldo: Aunque obviamente es asiático.
  • Mark: ...
  • Ubaldo: (en sus pensamientos) Sabía que la iba a cagar.
  • Ubaldo: Aun así, hay que descubrir todo este lío...
  • Mark: Espera... ¿Cómo harás eso?
  • Ubaldo: Pues como sabes, soy experto en hackear computadoras y cosas así.
  • Ublado: Sería un buen avance infiltrarme en la base de datos del Estadio.
  • Mark: ¿Cómo sabes que puede haber una base de datos en aquel lugar?
  • Mark: Es decir... No sabemos si hay computadoras o cualquier tipo de maquinaria de ese tipo.
  • Ubaldo: Hice algunas investigaciones previas antes de idear esto. Cuando tengamos éxito en esta tarea, te haré saber de todo lo que está ocurriendo.

Los momentos recientes de Ubaldo se desvanecen cuando oye unos disparos.

  • Ubaldo: ¿Qué coño...?
  • Ubaldo: ¿¡Qué es lo que está sucediendo!?

Mark ve la sombra de una persona acercándose en el área donde se ubican Ubaldo y él mismo.

  • ???: ¿Qué demonios...?
  • Mark: Seas quien seas... ¡Sal de aquí!
  • ???: (gritando) Un momento...
  • ???: (gritando) ¿¡Mark!?... ¿¡Eres tú!?...
  • Mark: ...
  • Mark: Esa voz. ¿¡Kazuto!?

Se revela que Kazuto era la persona que se aproximaba a la zona.

  • Kazuto: Carajo, Mark...
  • Kazuto: Casi haces que me ensucie los pantalones.
  • Mark: Perdón. No te había reconocido.
  • Kazuto: En fin...
  • Kazuto: ¿Qué haces en este edificio abandonado?

Ubaldo aparece en escena, con un AK-47 en sus manos.

  • Ubaldo: Vaya...
  • Ubaldo: Y pensar que eran visitas no deseadas...
  • Mark: ¡Mierda! Ubaldo ¿De dónde has sacado a esa nena?
  • Kazuto: ¿Ubaldo?
  • Kazuto: ¿Qué coño pasa aquí?
  • Mark: Es una historia larga.
  • Ubaldo: No exageres, Mark.
  • Ubaldo: Aunque será algo complejo para entenderlo.
  • Ubaldo: Kazuto... sígueme...

Kazuto sigue a Mark y Ubaldo.

  • Mark: (a Ubaldo) Debes tener un permiso para ese tipo de arma.
  • Ubaldo: Esto es Vice City, hombre.
  • Mark: Ya discutiremos de esto luego.

Kazuto, Mark y Ubaldo entran a la habitación donde están las dos computadoras. Luego, tras una larga charla, Kazuto queda al tanto de la situación.

  • Kazuto: (a Ubaldo) Dices que quieres descubrir el objetivo de todo lo que estamos pasando...
  • Kazuto: ¿Tienen idea de lo arriesgado que es eso?
  • Kazuto: (a Ubaldo) Te van a matar.
  • Ubaldo: (utilizando una de las computadoras) Eso mismo me dijo Mark mientras estábamos yendo hasta este edificio.
  • Mark: Pero es que... Tienes razón de pensar de esa...
  • Ubaldo: ¡Bingo!... Por fin entré...
  • Kazuto: ¡¿Qué?!
  • Ubaldo: Veremos qué hay detrás de toda esta situación.

Ubaldo consigue ingresar a los datos de la empresa Vice City News. Allí, los tres observan que la empresa está relacionada con una organización, llamada "Los Defensores de la Desesperanza".

  • Ubaldo: ¿"Los Defensores de la Desesperanza"?
  • Ubaldo: ¿Quiénes son?
  • Kazuto: Debe ser la organización criminal que mencionó Alexander.
  • Ubaldo: ¿Alexander? ¿Ustedes saben algo al respecto?
  • Mark: Él nos habló de esto luego de la ejecución de Zapp Cartman.
  • Mark: Mencionó que el concurso está siendo dirigido por una organización criminal.
  • Ubaldo: ¡¿Organización criminal?! ¿Y por qué no me contaron de eso?
  • Ubaldo: ¿Los demás lo saben?
  • Mark: No. Solo nosotros tres. Kazuto, Alexander y yo.
  • Mark: Y ahora tú.
  • Ubaldo: Qué carajo...
  • Kazuto: ¿Y qué más hay?
  • Ubaldo: Estoy en eso.

Ubaldo sigue investigando. En Little Haití, surge una guerra de bandas entre los Cubanos y los Coons, este último la nueva banda rival. En la guerra se encuentra Daniel Sucker.

  • Daniel: A dale con todo, muchachos.
  • Daniel: No dejen ningún Coons muerto.

Algunos Cubanos y Coons caen heridos, y los peatones que transitaban por el barrio sufren heridas leves y algunos fallecen. Daniel asesina por error a un peatón. Debido al escándalo, la jefatura policial es alertada y van a la escena del crimen. Tras llegar la policía, los Cubanos y Coons se dispersan. Daniel hace lo mismo y se retira en un vehículo, pero llega a ser visto por una patrulla y es perseguido.

  • Daniel: Esto no es nada bacán.
  • Daniel: Me persiguen. Tengo que perderlos.

En el edificio abandonado, Ubaldo hace un descubrimiento.

  • Ubaldo: ¿Será posible?
  • Ubaldo: El director tiene un sobrino, de nombre desconocido.
  • Kazuto: ¿Sobrino?
  • Ubaldo: Así es. No da muchos detalles.
  • Mark: ¿Se encuentra en Vice City?
  • Ubaldo: Reside en un hotel de Vice Point. No menciona el nombre del hotel.
  • Kazuto: Eso complica su búsqueda.

Ubaldo consigue encontrar los gastos de la empresa.

  • Ubaldo: Esto es extraño.
  • Kazuto: ¿Qué ocurre?
  • Ubaldo: En los últimos meses, se ha comprado una cantidad de maquinarias y explosivos.
  • Kazuto: ¡Explosivos!
  • Ubaldo: Todos adquiridos por el director.
  • Ubaldo: Pero, lo curioso de esto, es que desde el mes de Mayo, los siguientes gastos están a nombre de otra persona. Un anónimo.
  • Mark: Se supone que los gastos son manejados por una persona. Ese sería el director
  • Ubaldo: Intento descubrir el nombre del anónimo, pero su nombre está tachado.
  • Mark: ¿Y qué hay de los demás? ¿Cuáles son sus nombres y dónde residen?
  • Ubaldo: Todos residen en Vice City. Sus nombres...

Enseguida, en el monitor aparece un mensaje con la palabra "Error".

  • Ubaldo: Alguien está impidiendo que acceda a los archivos.

Prontamente, el monitor se llena de mensajes de "Error". Ubaldo procura recuperar los datos pero se le es imposible.

  • Ubaldo: Alguien ya se dio cuenta de nuestra treta.

De repente, se escucha el llegar de un automóvil. Mark se aproxima a la ventana.

  • Kazuto: ¿Qué ocurre?
  • Mark: Alguien ha venido.
  • Kazuto: (a Ubaldo) Se supone que este es un edificio abandonado.
  • Ubaldo: Sí, pero...

Ubaldo pierde los datos de la empresa y el acceso a ella.

  • Ubaldo: ¡Nos han bloqueado!
  • Kazuto: ¡¿Qué?!
  • Ubaldo: Han eliminado el virus que instalé.
  • Mark: No importa. Por lo menos hemos descubierto la existencia del sobrino del director.

El trío logra oir los pasos de una persona acercándose hacia la puerta. Mark coge el AK-47 de Ubaldo y lo apunta contra la puerta. Al rato, la puerta se abre y se revela a la persona, quien se trata de Daniel Sucker. Daniel contempla la escena.

  • Daniel: Que demonios...
  • Daniel: ¿Qué hacen aquí?
  • Mark: Lo mismo pregunto.
  • Daniel: Este es mi escondite.

Daniel observa unas computadoras instaladas sobre una mesa.

  • Daniel: ¿Y eso?
  • Mark: Nada importante.

A los pocos segundos, se escuchan unas sirenas acercarse al edificio. Todos ven por la ventana.

  • Kazuto: ¿Policías? ¿Creen que sean de la empresa VCN?
  • Mark: No. Ellos vendrían por su cuenta.
  • Mark: Buscan a alguien. Esperen...

Mark mira a Daniel.

  • Mark: ¿Qué has hecho? ¿Has matado a alguien?
  • Daniel: No. Solo...
  • Mark: ¡Contesta!
  • Daniel: ...

Daniel se pone nervioso y ante la mirada gruesa de Mark, decide confesar.

  • Daniel: Bien. Estuve en una guerra de bandas.
  • Daniel: ¿De acuerdo?
  • Daniel: La policía nos vio y todos huimos.
  • Ubaldo: (a Daniel) Si nos arrestan, juro que te mato.

Kazuto ve bajar del auto de policía a Alexander Ferrari.

  • Kazuto: Esperen, es Alexander.
  • Daniel: ¿Alexander? ¿El policía?
  • Ubaldo: El detective. ¿Y cómo consiguió dar con nuestro paradero?
  • Mark: No se olviden del radar del Buscapersonas.

Afuera, Alexander utiliza el altavoz del coche policial y llama a los visitantes del edificio.

  • Alexander: ¡Muy bien, salgan todos de ahí!
  • Alexander: !Obedezcan y nadie saldrá herido!

Kazuto y Ubaldo no saben qué hacer. Daniel está asustado.

  • Ubaldo: Esto no debería suceder.
  • Daniel: No es bacán. No lo es.
  • Mark: ¡Cálmense ustedes dos!
  • Mark: No hemos cometido nada ilegal, a excepción de Daniel.
  • Mark: Quien nos busca es Alexander, un compañero nuestro.
  • Mark: De seguro tiene información nueva de la organización.
  • Kazuto: Sí, eso es.
  • Daniel: ¿Organización? ¿Qué información?

Nadie responde a la pregunta de Daniel y todos salen del edificio. Alexander ve a sus compañeros y se les acerca.

  • Kazuto: ¿Qué es lo que desea?
  • Alexander: Solo vengo para hablar.
  • Alexander: He descubierto algo importante de la empresa VCN.
  • Kazuto: ¿Y qué es?
  • Alexander: Sugiero que estén todos reunidos.
  • Alexander: Es hora de que todos sepan la verdad.
  • Daniel: ¿Qué verdad?
  • Mark: (a Daniel) Calla.
  • Kazuto: ¿Y en dónde?
  • Alexander: Mañana en la noche, en el North Point Mall.
  • Mark: Bien. Le avisaré a los demás.

Alexander procede a retirarse.

  • Alexander: Los espero.
  • Alexander: (a Daniel) Y no creas que me olvidé de ti.
  • Alexander: (a Daniel) Ni bien acabe esto, estarás bajo arresto.

Alexander se sube al coche policial y se retira.

  • Mark: Ya oyeron.
  • Mark: Mañana sabremos la verdad.
  • Mark: Será mejor que vayan a sus casas y no cometan ningún asesinato hasta mañana.
  • Daniel: Bien, bien.
  • Mark: Vamos Kazuto, llévanos a casa.

Kazuto y Mark se retiran. Ubaldo y Daniel se quedan en el edificio abandonado.

Y así terminó mi día, sin ninguna emoción que pasar, mas solo los datos que habíamos descubierto de la empresa VCN y la conexión que había con Monokuma. Solo queda esperar hasta mañana y saber al detalle el informe que ha descubierto el agente Ferrari.

Continuará...

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar