FANDOM


45px-HistoriasH.png



Lugar: Aeropuerto de Las Venturas.

Fecha: 1999


El AT-400 aterrizó en la pista, y de entre los pasajeros destacaba un hombre de unos cuarenta y cinco años, vestido con pantalones de camuflaje y camiseta interior. Cuando el pasaje cruzaba por el detector de metales, este hizo saltar la alarma cuando el personaje antes mencionado pasó por delante. Un guardia se acercó a él.

Guardia de aeropuerto: Lo siento señor, pero debo cachearle.

Tipo: Tengo una placa metálica en la cabeza, amigo...

Guardia de aeropuerto: Tengo que cachearle.

El guardia cacheó al tipo mientras otro registraba su docuemntación.

Guardia de aeropuerto 2: Charlie White...

Guardia de aeropuerto: No lleva nada.

Charlie: Ya les he dicho que tengo una placa metálica en la cabeza. Me hirieron en Vietnam.

Guardia de aeropuerto: Puede irse.

...

Poco después, Charlie entró en una casa de Whitewood Estates y puso el maletín sobre la mesa. Lo abrió y de él varios ficheros.

"Nikolai Makarov: Experto en armas y demoliciones. Exmiembro de la Spetsnaz".

"Ricardo García: Expiloto de carreras y transportista mercenario."

"Carl Johnson: Propietario del Aeropuerto de Verdant Meadows y piloto de helicópteros."

Charlie: Con este equipo valdrá.


La preparación

Un día después, un hombre de aspecto ruso y otro de aspecto latino llegaron a la casa de Charlie.

Makarov: Charlie, encantado de volver a verte.

Ricardo: Charlie, ¿cómo andas?

Charlie: Bien, chicos, Rick LB tiene un pequeño trabajo para nosotros.

Makarov: Escucho.

Charlie: Yo me encargaré de las relaciones públicas, el dueño de una pista de aterrizaje nos ayudará. Nikolai, necesitamos bombas lapa, una granada de gas, un HK 69 y rifles PSG-1.

Makarov: Lo tendrás, pero es material difícil, sobre todo las lapa y la 69.

Charlie: Mueve los hilos que necesites. Ricardo, necesito tu habilidad al volante, como siempre.

Ricardo: ¿De qué se trata esta vez?

Charlie: Un camión Barracks OL con armamento químico y bacteriológico.

Ricardo: De acuerdo.

Charlie: También necesitaremos un localizador y una baliza receptora.

Ricardo: ¿La idea es robar un camión militar con armas químicas?

Charlie: Exacto. Tu tarea será ir comprobando el área para dar una vía de escape segura.

Ricardo: Nos perseguirán los militares. No va a ser fácil. ¿Dónde será el punto de reunión y cuál será el punto de asalto?

Charlie: Tendremos que realizar el asalto en la carretera que lleva a Fort Carson. El punto de destino será al norte, en los peñascos. La idea es que no puedan perseguirnos las unidades de tierra.

Makarov: ¿Y las aéreas?

Charlie: Para eso te tenemos a tí.

Ricardo: De todas formas, me intriga. ¿Para qué querrá Rick LB un camión con semejante contenido?

Charlie: Rick LB querrá exportarlo al Tercer Mundo o sacar dinero mediante organizaciones terroristas asociadas, vete a saber, pero eso no nos interesa. Lo importante es que está dispuesto a pagar una buena suma de dinero. Ahora, cada uno a lo suyo. Yo convenceré al tipo para que nos ayude, Makarov, consigue el material, Ricardo, investiga todas las posibles líneas de escape hasta los peñascos. Tenemos mucha tarea.

...

Mientras Ricardo conducía un Flatbed y circulaba por las zonas desérticas, Makarov fue al Ammu-Nation local de Las Venturas.

Makarov: A ver... la lista... necesito bombas lapa, granadas de gas, un HK 69 y un rifle PSG-1.

Dependiente: Verá, amigo, yo no dispongo de todo ese material. De lo que me pide, sólo tengo las granadas de gas.

Makarov: Déme cinco, entonces. ¿Dónde podría conseguir el resto?

Dependiente: El rifle los conseguirá en las sucursales de Vice City o Liberty City, puede hacer un pedido y se lo enviarán por correo, pero las lapas y el lanzagrandas...

Makarov: ¿Dónde podría conseguirlos?

Dependiente: Hay un tipo en Liberty, se llama Phil Cassidy. Vende de todo, cualquier cosa que necesites.

Makarov: Gracias.


Ricardo seguía recorriéndose el desierto con el Flatbed hasta que llegó a El Quebrado.

Ricardo (para sí): Bueno, pues a hacer la prueba.

Ricardo llevó el camión al norte del pueblo, por los terrenos de montaña, los cuáles, requerían una hábil conducción, que incluso al propio García le costaba sobrellevar.


Mientras tanto, Charlie llegó a Verdant Meadows y se encontró a un hombre de color.

Charlie: ¿Es usted Carl Johnson?

CJ: Sí... ¿qué quiere?

Charlie: Si le dijera que tengo un trabajo para usted, ¿qué me respondería?

CJ: Que depende, pero si le envía Toreno dígale de mi parte que...

Charlie: No sé quién es ese, ni me importa.

CJ: ¿Qué necesita?

Charlie: Un Leviathan Skycrane. Necesitamos que recoja una determinada carga en los peñascos.

CJ: ¿Sólo eso?

Charlie: Le daremos un receptor para que pueda localizarlo. También necesitaremos una lancha, en la esquina noroeste.

CJ: Puedo conseguir un Squalo. Lo tendrá en la esquina noroeste. La llevará uno de mis pilotos.

Charlie: Perfecto, entonces.

CJ: ¿Para cuándo?

Charlie: Para cuando le avise.

CJ: Bien, ahora hablemos de dinero...


...


Charlie, Nikolai y Ricardo se encontraban nuevamente reunidos en la casa del primero.

Charlie: Bien, CJ ha accedido a ayudarnos. ¿Cómo va lo vuestro?

Makarov: Tengo las granadas de gas, pero conseguir el resto del material implicaría un viaje a Liberty City, se las tendré que comprar a un tipo en concreto.

Ricardo: He estado usando un Flatbed, la versión civil del Barracks OL y lo he llenado de cajas, para simular el peso. La conducción por los peñascos va a ser difícil en el tramo medio, hay mucho desnivel y en cualquier descuido nos vamos hacia abajo, a la autopista que conecta con Bayside. Hay un tramo por donde es imposible seguir, a no ser que pueda volar.

Charlie: Ni necesitamos que vuele, ni necesitamos cruzar con el camión toda la zona noroeste. Lo dejaremos hasta donde puedas llegar.

Ricardo: Empezaba a preocuparme.

Charlie: Solventado eso, ¿y las vías de escape?

Ricardo: Deberíamos descartar la autopista, será la principal zona donde esperan que vayamos. Habrá que ir atajando por las zonas desérticas para ir perdiéndoles el rastro. Nos buscarían por un sitio, pero apareceríamos por otro.

Charlie: Perfecto. Investiga las mejores rutas. No querremos llamar la atención una vez iniciada la Fase 1 de la operación. Makarov, consigue ese material.

Makarov: Marcharé ahora mismo en barco a Liberty. Las cargaré allí y las traeré sin llamar la atención.

Charlie: Alquila un barco de pesca, cuando vuelvas, llámanos y Ricardo irá a recogerte.

Makarov: De acuerdo.


...


Poco después, Charlie y Ricardo observaban desde lejos el Área 69 con unos prismáticos.

Ricardo: Tienen mucha seguridad. Torretas anti-aéreas capaces de derribar cualquier objeto en vuelo, pilotos de caza y tanques.

Charlie: Sin contar con el destacamento de seguridad.

Ricardo: Tienen conexión directa con una brigada federal especial, se encargan de eliminar a cualquier intruso, no hay detenciones.

Charlie: Lo sé. Hubo un caso muy sonado hace poco.

Ricardo: ¿Qué ocurrió?

Charlie: Había un tipo, no recuerdo bien su nombre, pero estaba obsesionado con los experimentos que supuestamente se hacen allí, con los OVNIs y esas cosas. Estuvo ocho años dándole al tema cuando al final se hartaron y le mataron a él y a toda una congregación que se asentaba cerca del Lil' Probe Inn. Fue una masacre. Luego, lo taparon todo.

Ricardo: Si lo taparon todo, ¿cómo es que te enteras de estas cosas?

Charlie: Son muchos años, chico.

Ricardo: Me acojonan esas historias.

Charlie: Aún no ha llegado lo mejor. Había un tipo, se llamaba Webb, trabajaba para ellos, descubrió algo y huyó con información confidencial. Trató de contactar con el de los OVNIs, pero se lo cargaron igualmente.

Ricardo: Menuda mierda.

Charlie: Los federales tienen casas camufladas en Fort Carson y Las Venturas.

Ricardo: Tendremos que librarnos también de ellos.

Charlie: Si lo hacemos limpio, ni se enterarán.

Ricardo: Espero que tengas razón.

Charlie: Vayamos a casa. Ya hemos visto suficiente. Tenemos que construir la baliza de localización y el receptor.

Ricardo: De todas formas, me intriga esa Brigada federal. Sólo he oído que hacen los trabajos sucios, pero no sé más de ellos.

Charlie: Están bajo el mando de la CIA y Seguridad Nacional. Tienen autorización para actuar en cualquier parte del país y se dedican a erradicar cualquier amenaza y proteger los secretoas del gobierno. No son policías del estado, son asesinos especializados y entrenados, y los de aquí, bueno, teniendo al Área 69 al lado, supongo que ya sabrás cuál es su cometido.

Ricardo: Parece que sabes bien cómo funcionan.

Charlie: Dejémoslo en que seguí sus actividades por un tiempo. Ahora, vámonos.


...


Varias horas después, Makarov conducía por Liberty City hasta que llegó al Phil Cassidy's Fully Cocked Gun Shop. Nikolai entró en la tienda y se encontró con un tipo vestido de militar, a quien le faltaba un brazo.

Makarov: ¿Usted es Phil Cassidy?

Phil Cassidy: ¿Quién pregunta?

Makarov: Un hombre al que le han dicho que usted puede conseguir material de primera calidad.

Phil Cassidy: ¿Qué necesita?

Makarov le enseñó el papel donde estaban apuntadas las armas que le había encomendado Charlie.

Phil Cassidy: Acompáñeme.


Phil condujo a Makarov a otra sala de la tienda y luego, ambos bajaron por una trampilla. El propio Nikolai se sorprendió al ver todo el arsenal que tenía Cassidy bajo su establecimiento.

Makarov: Tiene armas suficientes como para montar una guerra a pequeña escala.

Phil Cassidy: Aquí, en Liberty, he de abastecer a las mafias locales donde Ammu-Nation no puede. En Portland, están en guerra las dos familias, los Leone y los Forelli. El año pasado echaron a los Sindacco y las tríadas están empezando a emerger, y si eso le parece poco, en Staunton tienes a la Yakuza y al Cártel colombiano y en Shoreside a las bandas callejeras. Digamos que tengo muchos clientes dispuestos a provocar una masacre.

Makarov: ¿Cómo perdió el brazo?

Phil Cassidy: Lo perdí en Nicaragua. Estuve en el ejército, y era capaz de dispararle a las alas de una mosca a cien metros con una pistola corriente. ¿Y usted?

Makarov: Fui Spetsnaz hasta que cayó el Telón de acero. Era capaz de traspasar el culo de un ratón a mil metros con un fusil corriente.

Makarov empezó a ojear el arsenal de Cassidy y cogió las bombas lapa, el HK 69 y el PSG-1.

Phil Cassidy: ¿Sólo eso?

Makarov: No necesito más.


Nikolai pagó y salió de la tienda, metió las armas en el maletero de su coche y se marchó del lugar, al tiempo que otro personaje de aspecto italoamericano entraba en la tienda.

Phil Cassidy: ¿Qué es esta vez, Toni?

...


El celular de Charlie sonó mientras estaba montando junto a Ricardo la baliza receptora.

Charlie: Nikolai, ¿lo tienes todo?

Makarov: Lo tengo todo. Estoy saliendo de Liberty City y me dirijo al muelle en el Reefer.

Charlie: ¿Has tenido problemas?

Makarov: No, salvo que el vendedor es un fantasma de cuidado.

Charlie: Ricardo te recogerá en el muelle.

Makarov: De acuerdo.


Varias horas después, Makarov llegó al muelle con el barco y Ricardo le esperaba con un Sentinel.

Ricardo: ¿Qué tal por Liberty?

Makarov: No me gusta esa ciudad.

Makarov y Ricardo metieron las armas en el maletero del coche y fueron hacia la casa de Charlie.

Makarov: Charlie, lo tenemos todo.

Charlie: Perfecto. He terminado con el receptor y el localizador, así como con el inhibidor. Voy a hablar una última vez con CJ para repasar los últimos puntos. Vosotros dos, vigilad aquí.


Charlie se dirigió al aeropuerto de Verdant Meadows, donde se encontró a CJ haciendo pruebas con el Leviathan.

Charlie: Carl, ¿todo bien?

CJ: He estado ajustando el helicóptero. Le he añadido el imán, podrá subir cualquier cosa.

Charlie: Toma, este es el receptor, recogerá la señal y te dirá dónde tienes que recoger la carga. Te recuerdo que será en los peñascos, te recomiendo volar por el norte, que las montañas te oculten. A la vuelta lo mismo, así no te localizarán por el radar.

CJ: Tengo la Squalo amarrada en la esquina noroeste, uno de mis chicos os espera allí.

Charlie: Perfecto.

CJ: ¿Cuándo será el golpe?

Charlie: En un tres días. Estate listo.

CJ: Lo estaré.


Dos días después...


Charlie, Makarov y Ricardo estaban conversando en la casa de Charlie, quien traía otro tipo material.

Charlie: Bien, de acuerdo. He conseguido tres Paracaídas y unos picos de escalada. El salto no nos proporcionará problemas.

Makarov (mostrando las armas): Granadas de gas, cargas lapa y Lanzagranadas HK 69 para el asalto. Un inhibidor para evitar que nos localicen y el rifle para los peñascos.

Ricardo mostró un mapa de Bone County y Tierra Robada.

DesiertoSA

Ricardo: Lo mejor que podemos hacer es evitar las carreteras cercanas al punto de asalto. Huiremos por los cañones, pasaremos por Las Brujas y subiremos directamente al puente entre Bone County y Tierra Robada. Tan pronto lleguemos a El Quebrado, subiremos por los campos del norte, y de ahí, a los peñascos. Es la mejor ruta. Tomaremos poca carretera, y una vez arriba, las unidades de tierra no podrán perseguirnos.

Makarov: Aunque segúramente mandarán helicópteros Hunter desde el K.A.C.C., para rastrear la zona.

Charlie: En ese caso, usarás el rifle para derribarlos.

Makarov: ¡Cómo no...!

Charlie: Bien, el único punto peligroso será la carretera, puede que desplieguen unidades para hacer controles.

Ricardo: ¿Y si eso ocurre?

Charlie: Habrá que echar la puerta abajo. De todas formas, una vez lleguemos a los peñascos, estaremos a salvo. No podrán seguirnos la pista.

Ricardo: ¿Qué hay del piloto y de la lancha?

Charlie: CJ recogerá la carga con el Skycrane, volará por el norte, oculto entre las montañas. Una lancha nos estará esperando en el punto de encuentro.

Makarov: ¿Confías en él?

Charlie: Él confía en la pasta.

El gran robo

Al día siguiente, por la mañana, Ricardo, Nikolai y Charlie se estaban preparando, metiendo el material en dos coches, un Sentinel y un Yosemite.

Charlie: ¿Todo listo?

Ricardo: Paracaídas, picos de escalada, armas, inhibidor y baliza localizadora. Está todo.

Charlie: En marcha.


Ricardo se montó en el Sentinel, mientras que Charlie se montó de conductor en el Yosemite y Makarov se colocaba con el HK69 en la plataforma de carga.

Charlie: En marcha.

Ricardo lideró el convoy, seguido por Charlie y Makarov. Pronto llegaron al Área 69 y ambos vehículos se dispusieron a esperar, hasta que del recinto restringido salió un convoy, compuesto por dos Patriot y un Barracks OL en el medio.

Charlie: Ahora.


Ricardo y Charlie arrancaron sus coches y persiguieron al convoy hasta que este entró en la carretera que se dirigía a Fort Carson. Ricardo se adelantó y fue hacia el primer Patriot, bajó la ventanilla de su Sentinel y le colocó una carga lapa, la cuál hizo volar por control remoto, provocando que el todoterreno militar estallase. Makarov se puso de pie en la plataforma de carga y disparó el HK69 contra el eje trasero del segundo Patriot, haciéndolo volcar en llamas hacia adelante. Ricardo se puso delante del camión, evitando que este le adelantara, mientras Charlie acercó la camioneta hacia la cabina de control. Makarov se puso en posición y dio un salto a la puerta del camión, para luego, subirse al techo de la cabina, donde abrió desde fuera el techo corredizo y lanzó la Granada de gas. Pronto, los conductores se quedaron inconscientes y el camión se detuvo antes de llegar al Lil' Probe Inn.

El equipo salió de sus vehículos y les colocaron otras bombas lapa para deshacerse de ellos. Ricardo sacó a los militares inconscientes del camión y se puso al volante, mientras que Charlie se quedó de copiloto y Makarov metió el material en la plataforma de carga del camión, para luego subirse a la misma con el lanzagrandas en ristre.

Ricardo dio la vuelta y se metió por los cañones del desierto a toda velocidad. Mientras el camión deba sus botes, Charlie sacó el inhibidor y presionó un botón.

Charlie: Hemos frito el localizador por satélite. Ahora, preocúpate de que no volquemos.

Ricardo: Hecho. - El camión seguía atravesando terreno desértico hasta que llegaron al Regular Tom. - Estamos rodeando el área. En pocos minutos, estas zonas se convertirán en un hervidero de federales.


Mientras tanto, en el interior del Área 69...

General Mills: ¿Cómo? ¡Repita eso, soldado!

Uno de los soldados supervivientes al asalto estaba arrastrándose por el suelo con un comunicador.

Soldado: Repito, el convoy ha sido atacado..., han robado el camión..., no pudimos hacer nada...

General Mills: Sois unos inútiles... - entonces, el general cogió otro comunicador - Aquí el General Mills, quiero a la Brigada federal controlando las carreteras y que vayan dos Hunter del K.A.C.C., que busquen un Barracks OL en el desierto. El localizador no funciona, tendrán que buscarlo a la antigua, corto.


En ese momento, el Barracks OL en cuestión había llegado a la carretera que se dirigía a la presa de San Andreas, pero pronto cogió un camino de tierra que les llevó a Las Brujas.

Ricardo: Un pueblo fantasma...

Charlie: No es momento de mirar el paisaje - entonces, cogió un comunicador - Makarov, ¿qué tal por detrás?

Makarov: No hay tangos a la vista, parece tranquilo...

Charlie (por el comunicador): No te despistes, aún no hemos llegado.


Ricardo llegó a un tramo de carretera que se dirigía al norte, y en vez de tomar una curva descendente en forma de "S", decidió superarla recta, saltando el desnivel, para luego derrapar hacia la izquierda. Justo en ese momento, apareció un imponente todoterreno negro persiguiéndolos.

Makarov (por el comunicador): Tenemos un FBI Rancher detrás.

Charlie (por el comunicador): Elimínalo.

Makarov apuntó con el HK69 y disparó una de las granadas propulsadas hacia el coche, la cuál explotó delante del mismo, aunque sólo destrozó el cristal delantero, aún así, los federales se llevaron un buen susto y estrellaron el vehículo en una de las tiendas del campamento indio. Ricardo entró en el puente y un segundo FBI Rancher hizo acto de presencia detrás, pero Nikolai volvió a disparar el lanzagranadas, acertando justo debajo del eje delantero de la suburban, provocando que esta diera varias vueltas de campana en el puente.

Al final del puente, había dos FBI Ranchers apostados con varios tiradores armados con M4.

Ricardo: Control al frente.

Charlie: Macháquelos.

Ricardo aceleró el camión y los tiradores dispararon hacia el motor y el cristal delantero, mientras el camión se les echaba encima. Los federales trataron de batirse en retirada cuando el Barracks se llevó por delante a ambos coches, volcándolos durante la envestida. Uno de los federales se levantó y disparó con su M4 a la parte trasera del camión que se alejaba, pero Makarov le disparó con el HK69, provocando una explosión cuya onda expansiva mandó al federal al agua.

Ricardo entró en El Quebrado pasando por la gasolinera y por la comisaría, para luego tomar el camino norte, el cuál le llevaba a los campos, que pronto se separaban del pueblo mediante un gran precipicio.

Ricardo: Entramos en los peñascos.

Charlie: Bien, conduce hasta donde llegues.

Ricardo: Puedo llegar a una zona de bosque. Allí podrmeos dejar el camión y seguir a pie.

Charlie: De acuerdo, voy a activar nuestro localizador.


Un minuto después, el receptor de CJ empezó a emitir una señal, por lo que el afroamericano se montó en el Leviathan Skycrane y fue directo a ella.

Ricardo estaba dando un auténtico ejemplo de maestría en la conducción peligrosa llevando el camión por aquella zona montañosa. El vehículo daba muchos botes y había mucho peligro de caer por el precipicio sur, hacia la autopista que llevaba a Bayside, o por el norte, el cuál, llevaba al mar. Ricardo hacía constantes maniobras con el volante y con la palanca de cambios para evitar las caídas, hasta que llegó a un terreno boscoso, aunque más horizontal y manejable. Tras conducir un minuto más, Ricardo detuvo el camión.

Ricardo: Bien, hasta aquí. El resto del camino es demasiado estrecho y el camión no cabe por los huecos.

Charlie: Bien, seguiremos a pie.


El equipo bajó del camión y sacaron el material de escalada y los paracaídas. Makarov se equipó con el PSG-1. Cuando lo tuvieron todo, echaron a correr hacia en dirección oeste por los bosques, hasta que oyeron ruidos de hélices.

Makarov: Hunter. Creo que son dos.

Charlie: No pueden saber dónde estamos, estarán rastreando la zona. Si encuentran el camión, estamos perdidos. Derríbalos y tendremos vía libre.


Makarov apuntó con el rifle hacia uno de los helicópteros de combate que venían, y disparó al rotor principal. El helicóptero pronto echó humo y empezó a caer. El segundo se acercó más deprisa a ellos y disparó su potente ametralladora contra los atracadores.

Makarov: ¡Al suelo!

Los tres se echaron al suelo mientras el helicóptero daba una pasada. Las potentes balas perforaban los troncos de los árboles sin dificultad, pero no llegaron a acertar a ningún miembro del equipo. Desde el suelo, Nikolai vio cómo el helicóptero sobrevolaba la autopista. En ese momento, apuntó con el rifle y disparó contra la cabina de pilotos. La bala perforó el cristal y acertó al propio piloto, por lo que también empezó a caer.

Charlie: Eliminados. Sigamos.

Charlie, Nikolai y Ricardo echaron a correr sin parar mientras CJ llegaba bordeando las montañas del norte, oculto ante el radar y siguiendo la señal del camión. Cuando la tuvo cerca, ascendió sobre los árboles y se posicionó justo encima del camión. CJ puso el helicóptero en modo estacionario y le dio al botón de descender el imán, hasta que este hizo contacto con el camión y lo atrapó. CJ, hizo que el imán ascendiera lo máximo posible mientras arrastraba hacia arriba al camión y a su carga. Cuando el camión estaba lo suficientemente alto, CJ maniobró para descender y colocarse nuevamente tras las montañas, tomando dirección este hacia Verdant Meadows. Mientras volvía, CJ cogió su comunicador.

CJ: ¿Estás en la lancha?

Hombre de CJ: Sí, les estoy esperando en la esquina noroeste.

CJ: Acabo de recoger la carga, no tardarán mucho.


En ese momento, Charlie, Makarov y Ricardo seguían corriendo hasta que llegaron a una enorme pared vertical. Los tres sacaron los picos de escalada y tras picar en la roca, empezaron a escalar por la misma. Aquello ponía a prueba el físico de cada uno de los miembros del grupo, dado que les obligaba a usar su potencia física y su coordinación motora entre brazos y piernas. Charlie iba delante y en poco tiempo llegó arriba. Makarov tampoco tardó mucho y cuando llegó, se puso a vigilar con el rifle, mientras Ricardo hacía el esfuerzo para subir.

Makarov: Despejado, de momento.

Ricardo siguió picando en la roca hasta que logró llegar arriba. Charlie le echó una mano y le ayudó a subir.

Charlie: Los he visto más rápidos.

Makarov: Al volante no tienes rival, pero tienes que ir al gimnasio de cuando en cuando...

Ricardo: Que os den...


Los tres caminaron un poco por la cima de peñasco noroeste y se pusieron los Paracaídas.

Charlie: Tomad carrerilla chicos, nos espera un buen salto.

Charlie se echó hacia atrás y corrió hacia el precipicio oeste, saltando y abriendo su paracaídas.

Makarov: Tú primero.

Ricardo: No, tú primero.

Makarov se encogió de hombros y corrió hacia el precipicio, saltando y dirigiéndose en picado al mar. Ricardo respiró hondo y tras pensárselo un poco, corrió también hacia el mar, saltando en el borde y haciendo un picado hacia él. Ricardo descendía a toda velocidad hacia el mar y abrió el parapente. El impulso le hizo subir hacia arriba, aunque pronto, empezó a descender hasta que amerizó en medio del agua. Ricardo se despojó del parapente y vio una Squalo acercarse a él, con un hombre en el morro apuntándole con una potente linterna.

En la lancha se enontraban Charlie y Nikolai, quienes ayudaron a Ricardo a subir y a guardar su mojado parapente en la bolsa.

Charlie: Ya creíamos que no le ibas a echar valor...

Ricardo: Iros a la mierda.


El navegante dio la vuelta y empezó a bordear la zona norte de San Andreas.

Ricardo: Lo cierto es que sí, por un momento, me había cagado.

Makarov: Ahora disfruta del paisaje.

Charlie: Carl ha recogido el camión. Nos espera en el aeródromo.

Makarov: Bien.


La lancha seguía bordeando los peñascos hasta que llegó a un pequeño muelle, donde se encontraban un Tropic y un Seasparrow. La Squalo fue amarrada por el navegante y el equipo salió a tierra firme, donde les esparaba CJ.

Charlie: ¿Lo tienes?

CJ: Está en el hangar,

Makarov: ¿Ha habido problemas?

CJ: Ninguno, pero las carreteras están llenas de coches de la Brigada federal. Si os pillan con ese camión o con la carga, estaréis jodidos.

Charlie: Esperaremos unos días. Mientras tanto, ocultaremos la carga en otros coches y saldremos por rutas no asfaltadas cuando todo se calme. Entonces, se lo llevaremos a Rick LB y desaparecermos por un tiempo.

Un helicóptero Maverick de color militar sobrevolaba los peñascos. De él descendieron dos hombres con traje y gafas de sol. Por allí había varios hombres de la Brigada federal rastreando la zona. El que lideraba la escuadrilla se acercó a ellos.

Jefe de escuadra: Identificación.

-: Agentes Johnson y Johnson. Autorización de nivel 1.

Jefe de escuadra: ¿Son parientes?

Agente Johnson: Somos sus superiores. Informe de la situación.

Jefe de escuadra: Han robado un camión militar, con cargamento para la guerra química y bacteriológica. Material volátil. Han dejado fuera de combate a varios de nuestros chicos y derribado dos helicópteros de combate. Se trataba de profesionales.

Agente Johnson: Estupendo. Siga con su trabajo. Nosotros investigaremos por la zona.

Los agentes Johnson se unieron a la Brigada federal en busca de pruebas, hasta que el primero encontró dos casquillos de bala.

Agente Johnson: Calibre 308... segúramente fueron disparadas por un PSG-1, bajo los dedos de un tirador profesional. ¿Aquí fue donde los Hunter atacaron a los asaltantes?

Jefe de escuadra: Las perforaciones en los troncos así lo confirman.

Agente Johnson 2: ¿No tienen nada más?

Jefe de escuadra: No. Seguiremos peinando la zona.

Agente Johnson: Háganlo.


Los agentes se montaron en el Maverick y volaron hacia el Área 69. El piloto pidió autorización mediante un código cifrado. Los técnicos desactivaron momentáneamente las torretas y permitieron el aterrizaje. Pronto, los Johnson caminaban por los impresionantes laboratorios del búnker y se reencontraron con el General Mills.

General Mills: ¿Qué tienen?

Agente Johnson: Efectuaron el asalto en la carretera norte de Fort Carson. Luego atravesaron el desierto hasta el puente, donde destrozaron cuatro coches. El último rastro suyo se encuentra en los peñascos norte, hemos encontrado dos casquillos de bala, presumiblemente los usados para derribar los helicópteros de ataque.

General Mills: ¿Nada más?

Agente Johnson 2: Posiblemente eran profesionales, hombres con entrenamiento militar. Han borrado bien su rastro.

Agente Johnson: Creemos que han podido realizar un salto en paracaídas. Durante la inspección aérea se han encontrado muescas en las rocas de la esquina noroeste. Pudieron haberlas escalado.

General Mills: Podrían tratarse de simples escaladores civiles.

Agente Johnson: Son muy recientes, señor. Podrían estar relacionados.

General Mills: La cuestión es... ¿dónde está mi camión?

Agente Johnson 2: Pudieron haberlo destruído y trasladar el material en otros vehículos.

General Mills: He ordenado a la Brigada federal que haga controles en todas las carreteras. No podemos permitirnos perder esa carga, supondría un revés en nuestras operaciones en Oriente Medio y nuestros competidores podrían aprovecharse de la situación. Agente Johnson, usted es mi hombre de mayor confianza, quiero que cace personalmente a esos cabrones y que me traiga de vuelta esa carga.

Agente Johnson: No se preocupe, General, considérelo hecho.


FIN.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar