FANDOM


45px-HistoriasH.png




Liberty City, 1952. Recuerdo que estaba en un almacén, junto con Tony Spilotro y Jimmy Gallo. Estábamos pegándole una paliza a un hombre de la familia Pavano, Johnny Gattuso creo que se llamaba. De repente, Tony le pegó cuatro tiros a Johnny.

No era la primera vez que presenciaba un asesinato, la verdad es que se convirtió en algo rutinario para mí. Me llamo Jon Gravelli, y esta es mi historia.



A Gangster.bmp

Nací en la Pequeña Italia de Algonquin,en 1923, pero me mudé a Schottler en 1925. Mi padre, Paulie Gravelli, era miembro de la familia Gambetti, una familia de la Cosa Nostra, la cual dominaba todo Broker. Estaba casado con mi madre, Josephine Gravelli.

Desde pequeño me metia en problemas, y mi padre creía que podía solucionarlos pegándome palizas. Yo no sabia a que se dedicaba mi padre, pero una noche, todo canvio para mí.

Schottler, 1931. Mi padre y un íntimo amigo suyo, Sonny Cangelosi, al que toda la familia conocíamos, llegaron a casa sobre la una de la noche. Mi padre iva manchado de sangre, y de repente se pusieron a hablar.

-Paulie: Ese hijo de puta se lo merecía.

-Sonny: Si, tienes razón. Llamaré a Vito para avisarle de que el trabajo está hecho.

-Paulie: No tan rápido, todavía tenemos que deshacernos de ese cabrón. Iré a buscar una pala.

-Sonny: Vale, conozco un sitio al este de Bohan donde podremos enterrarle.

De repente mi padre se levantó y fué a buscar la pala. Sonny siguió comiendo unos spaghettis que habian sobrado de la cena. Cuando mi padre volvió, sin decir nada, se dirigieron al coche y se marcharon.

Al dia siguiente le pregunté a mi padre que por que llegó tarde a casa.

-Paulie: Por el trabajo, ¿alguien debe mantener a la familia no?

-Jon: Yo también quiero trabajar y dejar la escuela.

-Paulie: Cuando seas más mayor, lo harás.

Era 1938, yo tenía 15 años. Por aquel entonces yo ya hacía trabajitos para los chicos de la familia Gambetti, como aparcar sus coches, o realizar entregas. Pese a que mi madre no lo sabía, yo hacia nobillos en el colegio, y mi padre me cubría. Paulie Gravelli no era un mal padre, pero era de aquellos que creian que con la educación no se podía conseguir nada.

El primer asesinato que vi fué, ni más ni menos, que el de mi própio padre. En una tarde de un lunes, mí padre tenía que ir a cobrar a un tipo de una lavanderia en Playa de Hove. Yo le seguí, pese a que él me dijo que no fuera.

Cuándo salió, un coche pasó y le acribilló. Me quedé helado. De repente alguien bajó del coche. No le conocía. Era un hombre alto, moreno y bastante fuerte. Bajó del coche y remató a mi padre con un tiro en la cabeza.

Muchas personas asistieron al funeral. Entre ellas estaba Sonny, el cuál era como mi tio, Vito Andolini, un capitán de la familia, y una persona a la cual nunca creí que vería, Corrado Gambetti, el jefe de la familia Gambetti por aquel entonces. Sonny se acercó a mí y me dijo.

-Sonny: Siento lo de tu padre chico. Era un gran hombre.

-Jon: ¿Quién lo hizo?

-Sonny: ¿Para qué lo quieres saber?

-Jon: Le mataré.

Sonny se quedó alucinado con mi respuesta. Él me contestó que no lo sabian, pero yo estaba seguro de que no era verdad. Alguien importante debia de ser para no hacer nada. De repente, en el funeral ví a la última persona que esperaba ver. El asesino de mi padre estaba allí. Ahora lo comprendía todo. Se trataba de Dominic Napolitano, el subjefe de la familia Pavano.

Habían dos opciones, o los Gambetti no lo sabian, o no querian entrar en guerra con los Pavano.

Pasaron los años hasta 1950, y yo ya era un importante asociado de la familia. Les hacía ganar mucho dinero, y ya iva llegando la hora en que me convertiría en un Made Man, un hombre de la familia. Sonny se habia convertido el subjefe de la familia, y Vito Andolini era el consigliere.

Corrado Gambetti seguía con su reinado como jefe de la familia, pero nadie estaba contento con él. Ultimamente actuaba sin cabeza. Mataba a cualquiera que hiciera algo mal, y pese a los consejos de Vito, el consigliere, el seguía igual.

Un dia, Sonny me llamó para quedar en una cafeteria de Playa de Hove. Llegué 10 minutos antes, pero Sonny ya estaba allí.

-Sonny: Hola chico. Camarera, dos cafes solos. ¿Como te va?

-Jon: No me puedo quejar. ¿Y tu?

-Sonny: Jodido hasta el fondo. Corrado me está jodiendo, a mí y a todos. Bueno, te he llamado para una cosa.

-Jon: Dime.

-Sonny: El otro dia me enteré de algo que te interesa, pero no se como decirtelo.

-Jon: ¿De que se trata?

-Sonny: Corrado pactó con la familia Pavano para matar a tu padre.

-Jon: ¿Que?

-Sonny: Corrado estaba cagado de miedo por que veia que tu padre ascendía rápidamente y creía que le iva a desvancar el puesto de jefe de la familia.

-Jon: ¡Hijo de puta!

-Sonny: Lo siento, chico. Bien, escucha. Vamos a liquidar a Corrado.

-Jon: ¿En serio? Has hablado con los capitanes y con Vito.

-Sonny: Si, todos estamos de acuerdo. Se acabó el reinado de Gambetti. Y tengo otras noticias buenas para tí. También nos cargaremos a Dominic Napolitano. Pero hay riesgos, puede que entremos en guerra con los Pavano.

-Jon: Yo me encargaré de Napolitano.

-Sonny: De acuerdo. Del asunto de Corrado se encargarán Tony Spilotro y Jimmy Gallo. Ya has trabajado con ellos antes.

-Jon: Vale. Explícame lo de Dominic.

-Sonny: Todos los lunes, a las 10 de la mañana, va a una barbería de Steinway en Dukes. Sería tu oportunidad.

-Jon: La conozco. Pero será mejor que primero hos encargueis de Corrado.

-Sonny: Eres un chico listo, John. Escucha, si esto sale bien, tu, Spilotro y Gallo sereis hombres de la familia.

-Jon: Gracias Sonny. Durante este tiempo has sido como mi padre. Gracias por todo.

-Sonny: De nada chico.

Me despedí de Sonny la tarde de aquel domingo. Estube preocupado por si Tony y Jimmy no lo lograban. No sé por que. Les conocía desde hace tiempo.

Tony era una perfecta máquina de matar, para eso había nacido. El enemigo de América. No había hombre que pudiera con él. Si te cruzabas en su camino, más vale que le mataras, porque él no pararía hasta que uno de los dos hubiese muerto.

Y que decir de Jimmy. Cuando le conocí, supe enseguida el puesto que ocuparía en la familia: consigliere. Aunque no le importaba matar, el queria se el perfecto consigliere.

Llegó el lunes. Estaba preparando mi arma y mi chaleco antibalas. De repente sonó el teléfono de casa. Era Sonny.

-Sonny: ¿Sabes lo que me a pasado hoy? He encontrado una colmena de abejas en la terraza de casa. Pero he matado a la reina y las demás se han ido en seguida.

-Jon: ¿En serio? Yo ahora salia hacia la barbería, que hace tiempo que queria ir. Luego hablamos.

Por teléfono siempre hablábamos en códigos, era una manía que tenia Sonny. Al cabo de un rato subí a mi coche y me marché.

Cuando llegué, Napolitano estaba con el rostro tapado para no mancharse de la espuma de afeitar. Puto gilipollas. Se creia que era un pez gordo.

Decidí quedarme en el coche hasta que terminara. Cuando salió, bajé del coche y me acerqué por la espalda. Justo cuando iva a abrir la puerta, le pegué dos tiros en la cabeza, monté en mi coche y me marché cagando leches.

1958. Comenzaba la guerra de Vietnam. Ninguno de nosotros estaba preocupado de que nos llamaran a filas, al fin y al cabo teniamos contactos en el Gobierno que meterian cualquier pega a los gilipollas del ejercito. A mí me dijeron que tenía los pies planos, y por supuesto coló. Teniamos mejores cosas que hacer que meternos en una guerra que a nadie le importaba una mierda,todo por defender al país. Nosotros teníamos nuestra propia guerra contra los Pavano, pero para defender a la familia.

Tony, Jimmy y yo éramos miembros de la familia, y a Tony se le había subido el éxito a la cabeza. En la organización todo seguía igual,excepto que ahora el jefe era Sonny. Era un buen jefe, estabamos ganando a los Pavano y ganábamos mucho dinero.

Los negocios eran los de siempre; extorsionábamos, matábamos, robábamos y traficábamos con un poco de coca. Sin embargo, un día todo cambió.

Era miércoles por la mañana. Sonny nos había llamado a mí, a Jimmy, a Tony y a los capitanes y al consigliere para una reunión. Nos reunímos en el Majestic Hotel de Algonquin. Una vez estabamos todos sentados, Sonny comenzó a hablar.

-Sonny: Bien, hos he llamado para hablaros de un tema. Tnego un nuevo negocio entre manos. He logrado contactar con unos amarillos de Camboya. Se hacen llamar "El Triángulo Dorado", y son los mayores productores de heroína del mundo. Al parecer tienen un buen negocio: ellos nos mandan caballo cien por cien puro mientras dure la guerra, algo que no se puede encontrar en América. Primero quiero que vosotros decidáis si lo vamos a hacer.

Obviamente, la opinión mia, la de Jimmy y la de Tony no contaban, pero yo ya me imaginaba para que nos había llamado; en caso de que los capitanes lo aprobaran, nosotros tres seríamos los encargados de hacer que el ciclo de la droga y el dinero siguiera su flujo, ya que eramos los que mas dinero les proporcionábamos y los que eramos más de fiar.

Habló Nicky "Gafas" Santoro en nombre de los capitanes.

-Nicky: La oferta es buena, Sonny, pero es muy arriesgada. La coca es un negocio que, aunque no de tanto dinero como el caballo, sacamos bastante, y además no hay tantso riesgos. Pero la heroína es muy arriesgada, si cogen a uno de los nuestros por esa mierda le puede caer bastantes años, y romperia el boto de silencio. Lo siento pero no estamos de acuerdo.

-Sonny: Bueno, en ese aspecto tenéis razón, así que si vosotros decidís que no, pues que así sea.

Me sorprendió que Sonny no insistiera, y dió el tema por zanjado. Pero ahora, Jimmy y yo teníamos un problema, Tony. Estaba enganchadisimo a la coca, y daba gracias por no haber aceptado el tema de la heroína, ya que sería mucho peor. Tony no actuaba bien. Si antes era capaz de matar a un hombre de una paliza, ahora necesitaba cinco puñetazos para que el otro cayera al suelo. Pero no había forma de desintoxicarlo, y su mierda nos salpicaba a todos.

1969. Aquel año sería inlovidable para muchos. La prensa llamó a los sucesos de aquel año "El otro Vietnam".

Todo comenzó cuando Sonny vió como las demás familias se hacian más poderosas con una heroína que no valia para nada, cuando nosotros podríamos estar ganando millones y millones con la heroína de Camboya. Sonny se hartó.

Jimmy ya se había casado con una mujer italiana, y ya estaba embarazada. Tony seguía enganchado a la coca y saliendo con fulanas.

Yo conocí a una chica medio italiana medio irlandesa, Caroline Galiardi, con la que estaba saliendo en plan serio. Una noche, salí con ella a cenar, y estubimos habando de formar una família y esas cosas.

-Jon: ¿Alguna vez has pensado en formar una familia? Quiero decir, con niños y todo eso. -Caroline: La verdad es que si. Y me gustaría formarla contigo.

Aquella noche pasaron muchas cosas. Me acosté con Caroline. Pero aquello no sería lo más importante.

Cuando desperté a la mañana siguiente, fuí a comprar el periódico, y la portada me dejó tan helado que no podía ni moverme. "EL OTRO VIETNAM" decian los periódicos. Habían asesinado a todos nuestros capitanes y, además, al don y a los capos de la familia Pavano. Todos de una sacudida. Fué como la "Masacre del Día de San Valentín" de Al Capone.

Lo primero que hice fue llamar a Sonny. Quedemos en un restaurante de Schottler y me lo expilcó todo. Él habia mandado matarlos. A nuestros capitanes, para seguir adelante con su proyecto de la heroína, y a los de la familia Pavano, para acabar con la guerra y que no se metieran en nuestro negocio de la droga. Sinceramente, creo que Sonny la habia cagado.

-Sonny: Ahora controlaremos el negocio, y tu vas a ser capo.

-Jon: Gracias Sonny, pero creo que matarlos a todos así, de repente, asido algo precipitado.

-Sonny. ¿Precipitado? Alomejor debería haberte matado a tí también. ¿Es que no estás de mi lado?

-Jon: Sonny, yo estoy de tu lado hasta la muerte, pero creo que no deberíamos llamar tanto la atención.

-Sonny: Cierra la boca.

En ese momento, supe que Sonny no iva a continuar siendo el buen jefe que era.

1968. Nuestra familia era un desastre. Sonny la estaba cagando y estaba dando mucho la nota, y Tony, con tanta coca de por medio, estaba perdiendo el juicio. Ese mismo año, no obstante, nació mi hijo, Jon Gravelli, Jr., la mejor noticia de mi vida. Dentro de mi "otra" familia, Jimmy y yo éramos de los pocos que nos manteníamos al margen del negocio de las drogas. Lo nuestro era mas de extorsión, apuestas ilegales y todo eso.

Estaba en casa, con mi mujer y mi hijo, y de repente sonó el teléfono. Era Jimmy:

-Jimmy: ¿Jon? Escucha, tienes que reunirte conmigo en el Opium Nights. Rápido y no hagas preguntas.

Al principio no sabía que hacer. Me fiaba de Jimmy, era mi amigo y el único que aún tenia la cabeza en su sitio, pero eso era lo que me preocupaba. Alomejor había decidido matarme a mi, ya que yo era el único que podia suceder a Sonny, y así convertirse en el jefe de la familia. No obstante, fuí. No se por qué, pero fuí.

Cuando llegué, Jimmy me subió a la habitación 503. Cuando llegué, vi algo que nunca creeria ver. Vi a Tony Spilotro, mi amigo y el hombre mas duro que había conocido, tumbado en la cama, rodeado de sangre. En la habitación estábamos Jimmy, Nicky Massaro y yo. Jimmy y Nicky le habian liquidado.

-Jon: ¡¿Qué coño ha pasado?!

-Nicky: ¿Tu que cojones crees? Le hemos liquidado. Ordenes de Sonny.

-Jimmy: Te hemos llamado para que nos ayudes a sacar el cuerpo de aquí, ha habido gente que nos a visto entrar en la habitación.

-Jon: Joder, ¿Pero por que coño le quería matar Sonny?

No me respondieron, y yo no insistí. Me limité a cortar a Tony, literalmente, y a meterlo en bolsas de basura. Cuando acabamos, fui a ver a Sonny.

-Jon: ¿Por qué le has matado?

-Sonny: ¿Sabes lo que hizo tu amiguito? Cogió dinero de la familia y se lo gastó en coca. No se puede tener a un tio así trabajando para la familia, asi que a tomar por culo.

-Jon: Pero él era mi amigo, cabronazo.

-Sonny: Cuidado con tu boca, pedazo de mierda. No olvides quien es el jefe aquí, ¿Te crees que tu me puedes quitar el liderato? Tu eres una mierda, no te puedes comparar conmigo.

Me tube que callar, pero no podía quedarme de brazos cruzados. Sonny estaba muy paranoico, no podia quedarme en Liberty City, así que cogí a Caroline y a Jon Jr. y me fuí a San Fierro. Estube allí escondido 10 años, hasta 1978.

Volví a Liberty City y dejé a mi familia en San Fierro. Me estube relacionando con amigos que no estaban muy contentos con Sonny. Nada mas llegar, en frente de un restaurante, un coche pasó por mi lado y disparó contra mí. Perdí el conocimiento. Así de rápido pasa; en un instante de pueden meter una bala en la cabeza. Cuando desperté, estaba en hospital de Schottler. Salí de allí lo mas pronto posible, ya que sabia que si me quedaba allí mas tiempo, podian matarme más facilmente.

Me fuí a casa de Jimmy, él único amigo leal que tenia, y me instalé allí.

-Jimmy: ¿Como te encuentras?

-Jon: La verdad es que no me dieron en ninguna zona importante. ¿Sabes algo de Sonny?

-Jimmy: Sólo se que esta acabado. Ninguno de sus capos le quieren.

-Jon: Si, lo se. Hable con Sammy el Gordo y con Tommy el Turco y estaban hartos.

-Jimmy: Yo me enterado por los demas: Sammy de Bohan y Tony Carusso están hasta los huevos de Sonny. Intenté pactar con ellos para que te apollen en lo de matarle. Dicen que lo pensarán.

-Jon: Bueno, es muy tarde, iré a dormir.

-Jimmy: Oye, ¿has pensado en lo de Nicky?

-Jon: Sí, y estoy la hostia de cabreado. ¿Matarle era la solución? Seguramente sí, pero era mi amigo, y eso no se lo perdonaré nunca a Sonny.

-Jimmy: La verdad es que yo no apreté el gatillo. No me vi capaz. Fue Massaro.

-Jon: No importa, no tengo ganas de hablar. Me voy a dormir.

-Jimmy: Yo acabo de cenar y también iré.

Al día siguiente, me levanté y no vi a Jimmy en el piso. Me vestí y me fui a comprar el periódico. Lo que vi hizo que se me cayera el café que estaba tomando. Creo que el periódico es el peor invento del mundo, sólo trae malas noticias. En la portada decían que habían matado a Sonny Cangelosi. Ustedes pensarán que porque es una mala noticia, pues bien; seguramente le habrían matado los capos descontentos, y seguramente uno de ellos ansiaba el poder de la familia, así que seguramente me matarían a mí también.

Me fui a casa de Jimmy y, al cabo de una hora, sonó el teléfono. Era Jimmy.

-Jimmy: Dios mío Jon, ¿te has enterado ya?

-Jon: Claro que me he enterado, joder. ¿Qué coño ha pasado? ¿Han sido los capos?

-Jimmy: No, han sido los otros jefes. Los Pavano, los Messina, los Ancelotti y los Lupisella se lo han encargado por nosotros. Estaban hartos de Sonny.

-Jon: ...

-Jimmy: ¿Jon, estás ahí?

Por primera vez en mi puta vida, le di las gracias a Dios. Gracias por no haber firmado mi sentencia de muerte.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar