FANDOM


Obras
Esta historia todavía no está terminada. NGRV450 está terminándola.
Por favor, antes de realizar correcciones mayores o algún otro cambio, avisa al autor de la historia o a quienes estén trabajando en ella, para poder coordinar la redacción. Si la historia no ha sido editada después de un tiempo considerable, se le dejará un aviso en el muro del autor sobre ello y si no responde en el plazo de una semana dicha historia será borrada.


Nota Nota: Esta historia puede contener lenguaje no apto para todos y puede poseer insultos racistas, xenofóbicos, homofóbicos, sexistas, entre otros. El objetivo principal de la presente historia no es más que el de entretener al espectador y no pretende ofender a nadie de ninguna manera.


Finalmente, NGRV450 les presenta una historia que se empezó a escribir a finales del 2013, basada tanto en experiencias personales y el mundo de Grand Theft Auto Online.

“No te conozco, no me conoces, pero igual sé que estás ahí, sé que estás leyendo esto pero ¿Por qué? ¿Por qué decides gastar valiosas horas o minutos de tu vida leyendo esto? ¿Te “engancho” el título, o quizá esta introducción que rompe la cuarta pared? Sea cual sea tu motivo, hay algo que te quiero pedir, lo sé, es extraño pensar que te pidan eso en medio de una historia pero bueno, lo que te quiero pedir es que termines de leer esta historia, de inicio a fin. Siempre me enseñaron de pequeño que: “todo lo que inicias debe tener un final”, salvo claro que quieras cometer un delito, ahí detente cuando puedas, porque al iniciar quizá no puedas parar y una cosa conduce a otra y… bla, ya sabes cómo termina este sermón ¿verdad? Imagino que tú y yo ya hemos escuchado o leído suficientes sermones de que está bien o mal, creo que sería muy repetitivo decir lo que de seguro ya sabes… Mierda, había olvidado por que escribí todo esto en primer lugar, supongo que quise iniciar con un discurso, pero ni siquiera sé si tiene sentido lo que eh dicho ahí arriba. Bueno, de seguro no llevas ni siquiera 5 minutos leyendo esto y ya debes de pensar que soy un idiota ¿verdad? Jajaja… ok, supongo que es hora de iniciar entonces, quería dar una buena primera impresión a mis “jurados” pero supongo que lo acabo de arruinar, bueno, eh arruinado cosas peores en mi vida. Y así, es como inicia esta increíble historia, que tanto tiempo y esfuerzo me ha tomado iniciar y finalizar, como dije antes, todo debe tener un final, y gracias a esto, estas ahora leyendo esto. Sin más relleno moral, empecemos… desde el final, porque quizá lo primero que haces al leer algo nuevo, es leer primero el final ¿no es así?”


Nota Nota: Por temas de tiempo, cada semana saldrá un nuevo capitulo

Capitulos

Capitulo 0: Final

Dos coches se encontraban corriendo en las carreteras de Los Santos durante una noche tormentosa, iban cabeza a cabeza. De repente aparecen otros 2 coches y, más que participar en la carrera, parecían tratar de detener a uno de los primeros aunque eso significara causarle un accidente.

-Conductor 1: Mejor ve pensando en rendirte, ellos no dejaran que pases esa línea.

-Conductor 2: ¿En serio necesitas gente para ganar? ¿Pero qué te pasa? Creí que decías que eras el mejor, que nunca necesitabas de nadie.

-Conductor 1: ¡Acaben con este pedazo de mierda de inmediato!

-Conductor 2: ¡Solo inténtenlo!

Los 2 otros conductores comenzaron a rodear a aquel otro corredor el cual poco a poco empezaba a perder el control de su coche hasta que frenó en seco causando que sus 2 enemigos se estrellaran entre ellos, haciendo que uno se fuera hacia la derecha causando que se chocara contra la pared, quedando inmóvil.

-Conductor 2: ¿Es lo mejor que tienen tú y tu banda? Das pena.

-Conductor 1: ¡Tú! ¡Mátalo de una vez!

Los tres coches pasaron por debajo del puente, nadie vio que sucedió en esas fracciones de segundos pero al cruzar uno coche salió disparado, casi volando sin control alguno. Tal vez ese conductor pudiera haber sobrevivido… de no ser que su coche se hubiera estrellado junto a un camión cisterna, generando una gran explosión.

Los otros dos coches siguieron en línea recta hasta que la explosión los alcanzo, ocasionando que maniobraran sin control. El primero se estrelló contra un muro y quedo inmóvil, el segundo, a causa de la velocidad y fuerza, empezó a dar vueltas de campana destrozando el coche y dañando al corredor. Para cuando este recobro la conciencia su coche estaba volteado y logro escuchar a lo lejos sirenas, tal vez una ambulancia, tal vez bomberos… o tal vez policías.

-¿?: …Parece que no tuve… tanta suerte… pero… ojala tú si…

Esas fueron las últimas palabras del conductor antes de perder la conciencia, sin saber dónde iba a despertar, o si iba a hacerlo.

Capitulo 1: How I end here?

Un coche de policía se detiene en la comisaría de East Island City, de él salen dos oficiales y uno de ellos abre la puerta del asiento de atrás.

-Oficial 1: Baja ya chico.

-¿?: ¿”Chico”? Tengo 23, al menos háblame como a alguien de esa edad… Fernando.

-Oficial Fernando: No intentes pasarte de nuevo, está la tercera vez que vienes a esta comisaria en el mes. ¿Por qué diablos no estas tras las rejas?

-¿?: Pregúntale a tu hija. Dime ¿aún me extraña?

-Oficial Fernando: Hijo de puta. Dame un motivo para no dispararte ahora mismo

-¿?: ¿Quizá porque Amelia se enojara contigo y se ira de tu casa?

-Oficial Fernando: (A su compañero) Llévate a este pendejo de mi vista, estoy a punto de perder la paciencia.

-¿?: ¿Pierdes la paciencia más rápido que tu cabello?

-Oficial 2: Si ya se dejaron de charlas “familiares”, ¿podemos entrar a la comisaria de una vez? Estoy harto de tenerlos que escuchar hablar de lo mismo siempre.

Dentro de la comisaria, los oficiales empujaron a la persona hacia la oficina del capitán. Era un ambiente muy sombrío, casi sin alma, si había una ventana, esta estaba cerrada.

-Capitán: Muy bien hijo (sentándose) No puedo decir que has sido un santo esta vez ¿verdad?

-¿?: No lo sé oficial, esta vez fue una de sus patrullas la que se estrelló conmigo, así que diría que me debería soltar y quizá llevarme a casa gratis.

-Capitán: Vamos Damián, ¿Cuántos de los que llegan acá crees que dicen ser inocentes de sus crímenes? Pero en tu caso, ¿Por qué no puedes estar tranquilo aunque sea un día?

-Damián: Tal vez estaría más tranquilo si Fernando le pusiera una correa a su hija, me tiene harto esa loca…

-O. Fernando: ¡Te escuche idiota!

-Damián: (Gritando) ¡Bien, ahora quizá sepas a…!

-Capitán: ¡Basta! Di todas las excusas que quieras pero esta vez hay pruebas de lo que hiciste, una pequeña fianza no te salvaría esta vez.

-Damián: Fue tu patrulla la que se detuvo en medio de la carretera, dime ¿esperabas que frenara en seco a esa velocidad?

-Capitán: Mira niño, lo último que necesito es más oficiales heridos o muertos, no sabes la suerte que tienes, no podre encarcelarte porque siempre viene alguien a pagar tu fianza, pero de acuerdo a la ley puedo echarte de Liberty City.

–Damián: ¿Cómo? ¿A quién putas se le ocurrió esa idea tan pendejada?

-Capitán: Como oyes, no te tolerare más en mi ciudad, está ya tuvo demasiado de ti. Tu padre me dio esa idea así que de ser tú la tomaría, legalmente, puedo dejarte en una zona donde viva un familiar tuyo.

-Damián: No jodas, no me digas que…

-Capitán: Disfruta de Los Santos, Damián.

-Damián: ¡Mierda! ¡Puta madre! ¡No jodas! ¡¿De todos los putos sitios solo quedaba “Los Demonios”?!

-Capitán: Playa, mujeres, clima, ¿de qué te quejas? Tómalo como un favor.

-Damián: Vamos Jeff, no hagas esto, recuerda los buenos tiempos.

-Capitán: ¿Buenos tiempos?

-Damián: ¿No recuerdas cuando tú y tu amigo llegaron al depósito?

-Capitán: ¡Suficiente! Te vas esta noche, y en cuanto a tu coche… solo quedara chatarra. Y si intentas escapar, tenemos la orden de disparar al fin.

Damián se levantó de la silla con furia, y se fue directo a la salida. Los oficiales no trataron de detenerlo, ya que para ellos sería mejor no intervenir.

-Damián: ¡Por cierto! (tirando algo al suelo) ¡Necesitan mejores cadenas, luego se preguntan por qué la gente escapa con tanta facilidad!

Se fue caminando a su casa y al llegar, Damián arreglo todas sus cosas en una maleta, cogió todo el dinero que le quedaba. Finalmente agarro su teléfono, marcando un número que pensaba olvidado.

-Damián: ¿Hola? Por favor responde… (Suena la contestadora)… Maldición, de todos los días este tenía que ser el único en el que no contestes.

-¿? : ¿Hola? ¿Quién es?

-Damián: ¡Al fin! Pensaba que no responderías.

-¿?: Ah, eras tú Damián, ¿Qué necesitas mano?

-Damián: Bueno… me tendré que ir de Liberty City…quien sabe cuánto tiempo ¿ok?, así que necesitare que ocultes mi coche hasta que pueda pagar para traerlo a LS, ¿entendido?

-¿?: Ok, ok, la debes haber cagado en grande esta vez, y ¿Qué harás con… tú ya sabes?

-Damián: No creo que se entere, ya no es mi problema.

-¿?: ¿Entonces esta es la despedida?

-Damián: Si, lo siento viejo amigo.

Con todas sus cosas preparadas, Damián salió de su apartamento y afuera lo esperaba el mismo coche de policía.

-Oficial 2: Nos dieron órdenes de llevarte al aeropuerto, para asegurarnos de que no empezaras con “otras de tus vueltas a la ciudad”. Ah y agradece al jefe, ya llamaron a tu tío en Los Santos y pagaron tu boleto, feliz viaje “amigo”.

-Damián: (Irritado) Solo vámonos de una buena vez.

Tras media hora de viaje, llegaron al aeropuerto, bajaron y Damián observo el lugar con mucha ira, luego de varios años en LC todo acababa en unas simples horas.

-Damián: (A los oficiales) ¿Saben? me divertí mucho acá en Liberty, todas las carreras, la comida, las vistas, las chicas. Son cosas que uno no olvida. Eh Fernando, dale mis saludos a Amelia.

-O. Fernando: Solo sube al avión de una maldita vez. Y si se te ocurre volver a la ciudad…

-Damián: ¿Me darás un tiro en la cara? Yo haría lo mismo.

Damián se subió al avión y por la ventana vio por última vez a Liberty City, despidiéndose de la ciudad donde paso la mayor parte de su vida.

-Damián: (pensando) Adiós Liberty City, hola de nuevo… Los “malditos” Santos.

Horas de viaje después…

Damián bajo del avión; y a lo lejos vio un taxi con unas personas que lo esperaban, los reconoció al instante: eran su tío y su primo Matt.

-Damián: Que bueno volverlos a ver, ¿Cómo han estado?

-Tío: Ya te imaginaras, como siempre. Parece que has hartado a todos en LCPD para que te dejen aquí.

-Matt: Si… ¿Cómo es la vida en Liberty City? Lo último que supe fue que muchas mafias empezaron a caer y que la poli se puso seria.

-Damián: Ahora mismo joden a cualquiera… Ni manejar un deportivo es legal ahora.

-Tío: ¿Qué, sigues corriendo? Eso te podría causar problemas.

-Damián: ¿Podría?... Estoy acá, ¿no?

Los tres llegaron a una casa en Rancho, no era una casa grande, pero para Damián era mejor que nada.

-Tío: Ojala te acostumbres a vivir de nuevo en LS, Damián.

-Damián: Algo me dice que no será problema, por cierto ¿Sabes dónde puedo conseguir un coche?

-Tío: ¿En serio? No llevas ni un día de nuevo acá y ya quieres volver a correr. Es bueno saber que no has cambiado nada.

-Damián: Blablabla… No quiero sonar irrespetuoso contigo tío, pero ¿Dónde?

-Tío: Pregúntale a Matt, a él también le gusta ese “deporte” por si no lo sabias.

-Damián: ¿En serio? No debí haber dejado de llamarlo.

-Tío: Bueno, eso es de familia, te lo recuerdo…

Sin perder ni un minuto, Damián se dirigió a la habitación de su primo, tenía grandes ganas de tener otro vehículo.

-Damián: ¡Matt! ¿Estás aquí?

-Matt: Si, si, no tienes que gritar, que necesitas, ¿turismo por la ciudad?

-Damián: Cerca… quiero “algo” con lo que hacer turismo por la ciudad

-Matt: ¿No es algo pronto? Te recuerdo que acá no es como en Liberty, si te atrapan los polis date por muerto.

-Damián: No pretendo que me atrapen, no otra vez.

-Matt: Esta bien, te llevare a un lugar donde puedas conseguir un coche, pero escoge uno bueno.

Los primos se dirigieron al garaje de la casa, Matt levanto la puerta lentamente y Damián pudo ver un coche.

-Damián: Un Fugitive, buena elección, aunque yo le daría otro toque de pintura, y quizá cambiaría esos rines.

-Matt: Así que ahora eres crítico ¿eh?

-Damián: Si, ¿Qué clases de coches hay en Los Santos? Está de más decir que no son los mismos de Liberty, por ahora no puedo traer mi Banshee, pero bueno la vida sigue.

Los dos se subieron al Fugitive y se dirigieron al taller de Los Santos Customs cerca al aeropuerto. Luego de un viaje de 2 horas al fin se encontraron con el dueño de aquel local.

-Hao: ¿Qué tal, Matt? ¿Quién es el chico?

-Matt: Hola Hao, es mi primo Damián, recién llega de Liberty City y busca algo rápido. Tú y yo sabemos que no hay mejor lugar para conseguir algo de calidad.

-Hao: Tienes suerte amigo, me quedan unos coches ahí atrás, pero no son lo mejor del mundo.

-Damián: Gracias, Hao, al fin alguien que habla mi idioma… ¿Cuántos cuestan esos coches?

-Hao: Por ser familiar de mi colega Matt, el primero te sale gratis. Y con esto quedamos a mano.

-Matt: Considérate afortunado, Hao no es tan amable siempre.

-Damián: (Viendo los coches) ¿Es una broma? Hao, no te ofendas amigo, pero estas cosas llegarían de 0 a 100 en una hora. Las llantas de ese Asea están gastadas, el motor del Premier es muy antiguo, y con el Dilettante… bueno, no soy seguidor de los coches eléctricos.

-Hao: Te dije que no eran la gran cosa… aunque con un par de billetes estas cosas brillarían.

-Damián: Lo sé, quizás en LC, pero acá hay más coches tuneados y sin duda más rápidos. (Viendo un coche a lo lejos) Pensándolo bien, me llevo el Gauntlet de allí.

-Matt: (mirando el coche) ¿Seguro Damián? No parece que…

-Damián: Estoy seguro Matt. El motor es común pero bueno, eso me calma, las llantas se ven en un estado regular, aunque sin duda los rines tuvieron mejores momentos. Pero comparado con el resto…

Hao le lanzo las llaves y Damián se subió al Gauntlet, lo encendió, quito el freno de mano y arranco. Pese a los problemas que tenía, el coche reacciono bien.

-Damián: ¡Matt, ¿Qué tal si me llevas a dónde corren?!

-Hao: (A Matt) ¿Este tipo no es paciente verdad?

-Matt: (A Hao) Tiene de paciencia lo que tú tienes de latino.

-Hao: Imbécil.

Matt y Damián subieron a sus coches y se alejaron rápidamente del local. Con el tiempo Damián con su Gauntlet se adelantó al Fugitive, hasta que los dos frenaron rápidamente en medio de la calle.

-Matt: Parece que Liberty te enseño mucho ¿eh? Te llevare a un lugar. Veamos qué tan bueno eres realmente. No te pongas a llorar si son muy rudos

-Damián: Ufff... No tienes idea primo, no tienes la menor idea

Capitulo 2: Underground

Capitulo 3: Just a good day

Capitulo 4: Between Angels and Insects

Capitulo 5: We have to bleed

Capitulo 6: One track mind

Capitulo 7: No matter what

Capitulo 8: Cut my life into pieces

Capitulo 9: Just a bad night

Capitulo 10: Not the end

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar