FANDOM


45px-HistoriasH.png30px-Rockstar_Leeds_logo.svg.png


Toda gran historia tiene un gran héroe detrás, ese carismático personaje al cual su pasado lo motiva a seguir adelante y a no dejar cualquier avance en vano. Pero también la historia tiene un villano... ese personaje usualmente repudiado por la gente debido a que tiene una forma cruda y sádica de tomar las cosas, suponiendo un gran obstáculo para el héroe. Pero al igual que el héroe, el villano también tiene sus motivos... solo que sus motivos y su pasado no son más que tristeza, desgracia y melancolía... cosas que fueron transformando a esa persona en lo que actualmente era. Del creador de Vice Racers, llega este spin-off de la saga protagonizado por el principal antagonista de la historia original. Star Falco (disc. · contr. · nºed. · reg. · bloq.) presenta "X", la historia de ese personaje al que nadie tomaba en cuenta pese a tener un papel principal en la historia, ¿acaso nunca se preguntaron como llegó a convertirse en ese despiadado antagonista?

"X" se verá caracterizado por la acción, el suspenso y un argumento en el que se vivirá como "X" fue llevado de la cordura al borde de la locura. Un personaje que no siempre fue el que Vice Racers te presenta, así que prepara tus ojos y espero que disfrutes esta historia, la cual servirá para calmar la espera de Vice Racers Stories.

Capítulo 1: Ganar-perder

La escena comienza en un día nublado con un viento azotador moviendo la basura y los papeles de la fría acera. Uno de esos papeles era un pequeño calendario que indicaba la fecha actual... 13 de septiembre de 1985. La cámara nos muestra la funeraría Romero en Little Haiti, donde parecían escucharse voces. La cámara se acerca aún más y se observa a tres hombres de raza negra... eran los hermanos Vance. Lance, Vic y Pete miraban con tristeza y melancolía una tumba. En la gris y descuidada lápida se podía leer el nombre "Janet Vance" con la fecha de "(1939-1985)". Un silencio asolador bañaba el lugar, permitiendo que las corrientes de viento se escuchen arrastrando el polvo del cementerio. En ese momento, Lance comienza a mover los labios.

  • Lance: (normal) No puedo creer que simplemente se fue.
  • Vic: (algo melancólico) Le advertí que las drogas nunca la llevarían a nada, pero no me hizo caso.
  • Pete: Primero papá... luego ella. No nos dio siquiera tiempo de recuperarnos de la perdida de nuestro padre.
  • Lance: (molesto) ¡Ese hombre no es mi padre! ¡Ese cobarde que se atrevió a abandonarnos cuando más lo necesitabamos!
  • Pete: Abandonó a mamá, no a nosotros.
  • Lance: Él sabía tan bien como nosotros de que necesitabamos alguien que nos diera todo eso que nos faltó en la infancia. No puedo creer que aún sientas algo por él, Pete.

Vic simplemente se quedaba callado mientras observaba a sus hermanos discutir.

  • Pete: Oh, sí, ¿y acaso tú hiciste algo para sacar a la familia adelante? ¡Sin Vic, tal vez nuestra familia se hubiera ido al desguace! Y eso que la tía Enid te prefería...
  • Lance: Tú no eres el indicado para decirlo, Pete. Siempre te excusaste con tu asma para no hacer nada, como todo "niño delicado".
  • Vic: (interrumpe) ¡Basta! ¡Se supone que estamos en un jodido funeral y ustedes se atreven a seguirse peleando por niñerías? Lance, Pete... lo que pasó ya es pasado. Ahora hay que enfocar nuestra mirada en el presente.
  • Pete: ¿Qué hay de su novio?
  • Lance: Ese gilipollas le quitó todo y la dejó tirada... pero algún día me encargaré de despellejarlo.
  • Vic: Creí que no sentías nada por mamá.
  • Lance: Tal vez no pero... alguien nos dio la vida, supongo... para sufrir, pero al fin y al cabo es nuestra madre y no se puede hacer nada.
  • Pete: Tan siquiera vino a disculparse antes de morir, eso es lo de menos.
  • Lance: Olvidemos lo de mamá. Como Vic dijo, "lo pasado es pasado". Hablando del pasado...

La mirada de Lance en ese instante cambia a una de interés, como si tuviera la intención de hacer algo que sin duda le agradaba.

  • Lance: ...Vic, ¿recuerdas aquellos 20 kilos de coca que me agencié de Díaz?
  • Vic: Te dije que te deshicieras de esa mierda.
  • Lance: Oh, vamos... ya es el momento ideal, Vic. Tú sabes tan bien como yo que la situación nos va bien ahorita.
  • Pete: ¿No nos va bien? ¿Qué le ocurrió a todo el dinero?
  • Lance: Ya sabes, Pete... sobornos a la policía, deudas, tu tratamiento...
  • Vic: La policía de alguna forma se acabó enterando de nuestros tratos y nuestra responsabilidad en la matanza de los hermanos Méndez y el sargento gilipollas.
  • Pete: Maldita sea... y ahora con las deudas que nos dejó mamá en el hospital y con su funeral, estaremos aún más jodidos.
  • Lance: Tú relajado, Pete... Vic y yo nos encargaremos de la situación, ¿verdad, hermano?
  • Vic: No lo sé, Lance... lo veo algo arriesgado.
  • Lance: Tú sabes que quieres, Vic. Además, Díaz tiene suficiente coca como para no darse cuenta de lo que pasó. ¿Lo ves? ¡Todos felices!

Vic se mantiene pensante, mientras Lance con una sonrisa engañosa trata de persuadirlo. Pete se muestra indiferente ya que él nunca se había metido en una situación así.

  • Vic: ¿Estás completamente seguro de que no habrá inconvenientes?
  • Lance: ¡Ninguno! Es más, conseguiré protección.
  • Vic: Lance, espero que esta vez si estés pensando con la cabeza.
  • Lance: Confía en mí, te pido una oportunidad para demostrarlo.
  • Vic: Creo que ya perdí la cuenta de las veces que me has pedido eso.
  • Pete: Genial, por fin los Vance tendremos dinero nuevemente. Me gustaría...
  • Vic: (interrumpe y con voz insegura) Pete... no veo bien que tú participes.
  • Pete: ¿Por qué, Vic? ¡Ya no soy un niño!

Ante esta última frase, Lance suelta una pequeña risa y le levanta las cejas a Vic, insinuando que si que son hermanos.

  • Vic: Eres algo nuevo en esto, Pete, no te puedo exponer así como si nada. Hace tiempo, por no tomar medidas, perdí a la persona que más amaba. No quiero que lo mismo pase contigo, hermano.
  • Lance: Si él quiere participar, Vic, déjalo que lo haga...
  • Vic: ¡No! Tú no te mereces vivir con el alma manchada, Pete. Puede que nosotros estemos jodidos pero tú... aún no te has manchado las manos de sangre.

Pete reflexiona y observa el cielo, del cual empiezan a caer algunas gotas. La escena cambia y muestra a Pete, unos meses más adelante, acostado en una cama del 1412 Hotel, mientras lee un diario en busca de trabajo. En ese instante, el teléfono de Pete comienza a sonar. Pete contesta y escucha varios suspiros agitados... se trataba de Lance.

  • Lance: El trato nos salió mal, tío, Vic está muerto...
  • Pete: No puede ser... no puede ser...

Pete se pone frío de la sorpresa y sus manos comienzan a temblar de la importencia. Una lágrima corre por la mejilla de Pete mientras se relame los labios que le quedaron secos del susto.

  • Pete: Pero como... ¡¿Cómo pasó todo esto?!
  • Lance: Nos tenían preparada una emboscada. Se llevaron nuestra droga y el dinero...
  • Pete: Eso es lo de menos, Lance... hemos perdido a Vic.
  • Lance: Mira, Pete, quiero que te vayas de la ciudad cuanto antes... aún tenemos un poco de dinero. Vete a Los Santos y no regreses hasta que te diga.
  • Pete: No, Lance... ¡no puedo huir como un jodido cobarde!
  • Lance: Déjame todo a mí, hermano... podré con ésta y te juro que vengaré a Vic a como de lugar.

Pete se queda pensante y la escena se desvanece. Mucho tiempo después, se observa la mansión de Starfish Island llena de cadáveres. Un cansado Tommy Vercetti tirotea a un último sujeto mientras se ve a alguien salir de uno de los pasillos superiores de la mansión. Era Lance, el cual mira fijamente a Tommy con una sonrisa retadora en la cara.

  • Lance: Ahora no hay nadie para cubrirte el trasero, ¿eh, Tommy?
  • Tommy: ¡Vas a caer, mamón traicionero!
  • Lance: ¡Oh, eso crees tú!

Lance corre hacia el fondo del pasillo, donde espera a Tommy armado con su Kruger. Tommy aparece y comienza a disparar en contra de Lance, así que al no haberle dado tiempo de reaccionar, Lance decide correr hacia las escaleras

  • Tommy: (gritando) Ven aquí, ¡traidor pedazo de mierda!

Lance mira hacia abajo y observa a Tommy venir mientras le intenta disparar, así que Lance comienza a gritar de desesperación a su vez que le regresa los disparos a Tommy.

  • Lance: Eres historia, Tommy, historia.

Dos matones de los Forelli bajan para asesinar a Tommy, pero éste los elimina. Aprovechando la distracción, Lance sube hasta el helipuerto.

  • Lance: (entra al helipuerto) ¡NECESITO UN JODIDO HELICÓPTERO!
  • Matón Forelli: Suba rápido, señor Vance.

Lance se dirigía al helicóptero pero Tommy irrumpe en el lugar y comienza a asesinar a todos. Lance se cubre y trata de eliminar a Tommy, pero Tommy se protege y toma una de sus granadas para abatir a Lance y los Forelli.

  • Tommy: (lanza la granada) ¡Este es el último baile para Lance Vance!

La granada cae y Lance corre hasta que cae por la explosión de la granada. Rápidamente, Lance se levanta y comienza a gritar.

  • Lance: ¡Ya tuve suficiente de eso en la escuela!

Lance se asoma y no se da cuenta de que Tommy lo tiene bajo mira, así que apenas y se da cuenta cuando empieza a ser abatido por las balas de la M4 de Tommy. Lance cae desangrado y escucha la voz de Tommy... por última vez.

  • Tommy: Escogiste el lado equivocado, Lance...

Tommy se va mientras Lance gime de dolor. Lance mira a su alrededor y observa los cadáveres de los matones, así que viéndose en una indudable situación de muerte, Lance toma su teléfono e intenta llamar a alguien con sus pocas fuerzas. Más muerto que vivo, Lance se pega el teléfono al oído y escucha una voz... era Pete.

  • Pete: ¿Lance? ¡Qué milagro! Creí que no volverías a llamar...
  • Lance: Y no lo volveré a hacer (tose), Pete...
  • Pete: ¿Qué ocurre, Lance? ¿Estás bien?
  • Lance: Pete, júrame que... que nunca vas a tocar las drogas...
  • Pete: Lance, no te oyes muy bien.
  • Lance: Es por que... estoy muriendo, Pete...
  • Pete: Espero que no estés bromeando, Lance.
  • Lance: Tú eres el heredero principal de el patrimonio de nuestra familia... valóralo... será el último regalo mío y de Vic.
  • Pete: (preocupado) Lance... dime que estás jugando conmigo... que es una broma sádica...
  • Lance: No lo es Pete... no toques la drogas, hermano... si no quieres acabar como yo...

Pete escucha el teléfono caer.

  • Pete: ¿Lance? ¿¡Lance!? ¡LANCE!

La escena se desvanece y se observan escenas intermitentes. La primera es de Pete parado en el mismo cementerio donde inició la historia, pero junto a la tumba de su madre, estaban las de Vic y Lance. La segunda escena es de un licenciado leyendo las nuevas propiedades que le pertenecen a Pete como herencia de sus hermanos. Pese a ser grandes riquezas como la vieja mansión de Lance Vance, Pete no sonreía. La tercera escena muestra el mensaje: Un año después e instantáneamente se muestra a Pete corriendo por toda la ciudad en un Infernus blanco... era el Infernus de Lance. Pete conduce a toda velocidad hasta llegar a la antigua mansión de su hermano, así que aparca el Infernus en el garaje y entra a la mansión. Pete se recuesta en su sillón y llama a alguien.

  • Pete: ¿Eugene? ¿Va a haber fiesta este fin de semana?
  • Eugene: Al parecer no, ya ves que esa perra de McAllen siempre cancelando... se nota que este tío es nuevo en esto del club de ricos.
  • Pete: Tienes razón, jajaja.
  • Eugene: Hey, Pete, hoy se cumple un año de que nos conocimos.
  • Pete: ¿Un año? ¿Tan rápido?
  • Eugene: Sí, en aquella notaría pública donde te repartieron tu testamento.
  • Pete: ¿Qué hacías tú ahí?
  • Eugene: Arreglando unos contratos falsos... mi tío, Avery me enseñó el buen arte de ser un magnate en la construcción, y con esto de que me dejó a cargo de la ciudad, jajaja.

Pete ríe pero en ese momento lanza la mirada a una foto de 1985, donde están Lance, Vic y él ríendo. La sonrisa de Pete se deshace y comienza a recordar un poco. Un corto flashback aparece en escena. Era Pete viendo su nueva mansión, la cual antes le pertenecía a Lance.

  • Pete: Puede que ahora lo tenga todo... pero no estoy satisfecho sin saber que le ocurrió a mis hermanos... lo investigaré y llegaré al fondo de esto.

La escena regresa al presente.

  • Eugene: ¿Pete? ¿Pete, estás ahí?
  • Pete: (reacciona) Lo siento, Eugene... me distraje por un momento.
  • Eugene: Déjame adivinar... aún te sigue perturbando la conciencia lo de tus hermanos.
  • Pete: ¿Cómo lo sabes?
  • Eugene: Un amigo lo sabe todo. Mira, mañana si quieres te acompaño a investigar un poco.
  • Pete: ¿Investigar? ¡¿Y dónde empezar?!
  • Eugene: Relájate, Pete. Checa, tienes que revisar tu lista de propiedades... tal vez haya una en la que podamos encontrar algo.

Pete deja el teléfono un momento y toma una pequeña agenda donde tiene anotadas varias propiedades que Vic y Lance le dejaron. Pete se había asegurado de revisar todas, pero jamás miró que había una que nunca visitó: 101 de Bayshore Avenue. Pete la marca con un plumón rojo que había junto a la libreta y toma de nuevo el teléfono.

  • Pete: Eugene, debo decir que piensas más que yo.
  • Eugene: ¿Encontraste algo?
  • Pete: Tenías razón... hay una propiedad que fue de mi hermano Vic. Tal vez encontremos algo de información.
  • Eugene: Bien, rasta. Nos vemos en tu mansión, ¿nos vamos en tu Maverick?
  • Pete: Mucho capricho para ir a un barrio como Viceport...

La escena cambia y muestra a un sujeto con cabello castaño, peinado, bien cortado y con una apariencia elegante acercándose a la mansión de Pete. Pete abre la puerta y observa a un tipo "guapo", caucásico y alto.

  • Pete: ¡Eugene! Hasta que llegas...
  • Eugene: No seas desesperado, Pete.
  • Pete: Es que tenía meses que no tenía información de mi hermano y ahora puede que encuentre algo.
  • Eugene: No estés tan confiado, Pete... nada nos asegura que encontraremos información ahí.
  • Pete: ¿Y por qué no lo comprobamos de una vez?
  • Eugene: ¿Vamos en tu Infernus?
  • Pete: (sorprendido) ¿Y tu Landstalker?
  • Eugene: Ehhh... en el taller.
  • Pete: Sí, claro. Ya vámonos, no hay tiempo que perder.

Pete y Eugene salen de la mansión y corren hacia el garaje, donde se observa el Infernus y un Bullet GT. Los dos suben al Infernus y aceleran rumbo al norte. La escena cambia a Viceport, donde se observa el Infernus llegar por el Small Road Bridge hasta dar una vuelta y aparcar frente a la vieja casa de Vic. Pete se quita el cinturón de seguridad y baja rápidamente, sacando las llaves que había recibido en la entrega del testamento. Eugene se acerca a Pete, pero no tiene tiempo de alcanzarlo porque Pete abre la puerta y entra.

  • Eugene: ¿Y bien?

Pete se desilusiona al observar la casa vacía, sin nada más que unos graffitis. Eugene entra y observa la cara de desilusión de Pete.

  • Eugene: Pete, lo siento.
  • Pete: Creo que no soy tan inteligente como mis hermanos... o al menos como Vic. Jamás sabré quien los mató ni podré vengarlos.
  • Eugene: Pete, recuerda lo que te dijo tu hermano... el mundo de las drogas no es para ti y tus manos aún no están manchadas de sangre. Lo tienes todo, has ganado muchas cosas, ahora disfrútalas.
  • Pete: No las puedo disfrutar cuando aquellas personas que me dieron todo fueron asesinadas por un jodido cobarde... He ganado muchas cosas, pero he perdido a las únicas dos personas que me protegían.
  • Eugene: Me tienes a mí, Petey.
  • Pete: Me refiero a la familia, Eugene.

Un silencio melancólico llena el lugar mientras Eugene observa a Pete parado sin poder asumir nada. En ese momento, una Patriot aparca silenciosamente junto al Infernus.

  • ???: (baja de la Patriot) ¿Y este juguetito de niño rico?
  • Eugene: ¿Y ese sujeto?
  • Pete: Tranquilo, tal vez sea un vecino. Busquemos algo en esta casucha... además de arañas y cucarachas.

Pete y Eugene se separan y comienzan a buscar. El sujeto, destacable por su baja estatura, manco sin un brazo, tez caucásica y cabello dorado, comienza a mirar la casa. En ese momento se escucha el grito de Eugene.

  • Eugene: ¡MIERDA, ESA ARAÑA ES VENENOSA!

El sujeto regresa a su Patriot y saca una escopeta recortada para volver a la casa.

  • ???: Parece que hay intrusos... Charlies... creen que pueden joderme en mi territorio.

Pete y Eugene continúan buscando, pero Eugene se queda en la puerta del cuarto por que tiene aracnofobia.

  • Eugene: Creo que no hay nada, Pete, vámonos.
  • Pete: Espera, aún faltan lugares donde buscar.
  • Eugene: Es que es un sitio muy peligroso.
  • Pete: ¿Por esto?

Pete toma una araña del suelo y la levanta pero Eugene sale del cuarto, alejándose un poco.

  • Eugene: Sí, por eso.

El sujeto avanza con la recortada mientras sube las escaleras y observa a Eugene recargado en un barandal. El sujeto avanza sigilosamente y con su escopeta noquea a Eugene con un golpe en la cabeza. Pete escucha la caída de Eugene y voltea a ver, observando al sujeto apuntándole con la recortada. Pete temblaba mientras el sujeto se acercaba poco a poco.

  • Pete: ¿Qué quieres? ¿Extorsionarme? ¿Secuestrarme?
  • ???: No, niño rico. Creíste que se la podías jugar a Phil Cassidy, ¿eh?
  • Pete: No sé quien eres... déjame en paz, está es mi casa.
  • Phil: ¿Tu casa, negrito? ¿Quieres que te lo explique con disparos? (levanta su recortada)
  • Pete: ¡NO! ¡Espera! Esta casa... le pertenecía a mi hermano... Vic.
  • Phil: ¿Vic? Nunca en mi vida había escuchado ese nombre.
  • Pete: Vic Vance...
  • Phil: Vic Vance... Vic Vance...

Phil comienza a recordar sus momentos con Vic. Una sonrisa se refleja en la cara de Phil y abraza a Pete.

  • Phil: Joder, tío, ¿por qué no lo dijiste antes?
  • Pete: Por que me apuntabas con tu escopeta.
  • Phil: Tú debes ser Lance, ¿no?
  • Pete: Soy Pete. Estuve enfermo de asma, por eso no vine a la ciudad.
  • Phil: Así que tú eras el hermanito enfermo, ¿eh?, jajaja, vieras como Vic se preocupaba por ti.
  • Pete: Lo sé...
  • Phil: Por cierto, ¿qué vienes a hacer aquí?
  • Pete: Bueno, vine a echarle un ojo a esta casa... en el testamento aparecía como propiedad de Vic.
  • Phil: ¿De verdad? Bueno... eso es lo de menos. Por cierto, no tiene mucho que me entere de lo de Vic y realmente lo lamento, hijo. Vic era una gran persona y fue la única que realmente se preocupó por mi hermanita. Lástima que las cosas no salieran bien al final.
  • Pete: Supongo que debo irme... no encontré nada de utilidad.
  • Phil: ¿No vienes a mudarte? No tengo problemas en darte la casa.
  • Pete: No hay problema, Phil... lo que menos necesito hoy en día es una casa.

Eugene se levanta sobándose la cabeza y observa a Pete hablando con Phil. Eugene camina hacia la habitación y observa la tranquila situación.

  • Pete: Oh, Phil, olvidaba decírtelo. Él es Eugene (apunta a Eugene). Amigo mío y supongo que el único que tengo.
  • Eugene: Ya nos habíamos conocido, aunque no de la forma adecuada.
  • Phil: Jajajaja, lo siento, tío. Es que luego de tantos problemas he quedado un poco paranoico.
  • Eugene: No importa, solo aleja esa cosa (apunta la escopeta) de mi presencia.
  • Phil: Bien, no hay problema.

Phil mete la recortada en su mochila y observa su reloj.

  • Phil: Mierda, se me hace tarde.
  • Pete: ¿Vas a algún lado?
  • Phil: Tengo que venderle armas a un grupo de macarrillas callejeros. No me fío de ellos, pero ya veré como me las arreglo.
  • Pete: Oye, Phil... ¿no sabes quien mató a Vic?... ¿o a Lance?
  • Phil: ¿Lance está muerto? Pobre de ti, chico. Bueno, a tu pregunta debo decirte que no sé absolutamente nada, pero no te preocupes, si estamos en contacto tal vez pueda darte información.
  • Pete: Bien, Phil (saca una tarjeta)... éste es mi número. Llámame por si consigues información.
  • Phil: Cuenta conmigo, soldado.
  • Pete: Bien, nos vemos luego.
  • Phil: Adiós... y tú (apunta a Eugene)... cuida más tus espaldas.
  • Eugene: Sí, claro.

Eugene y Pete salen de la casa mientras Phil los observa. Una pantalla negra aparece y se escucha la voz de Pete.

  • Pete: Han pasado varios días de mi encuentro con Phil... no he recibido llamada alguna. Hasta ahora...

La escena muestra a Pete en su Infernus regresando de comprar ropa mientras transita por Washington Beach cuando recibe una llamada. Pete aprovecha el semáforo en rojo y contesta.

  • Pete: ¿Diga?
  • Phil: Hermano, soy yo, Phil.
  • Pete: ¿Phil? ¿Encontraste algo?
  • Phil: No, pero estoy en contacto con personas que me pueden ayudar. Tío, necesito que vengas a Phil's Place, mi local. Está en Little Haiti, a unas manzanas del vertedero.
  • Pete: ¿Para qué me quieres?
  • Phil: Así como yo te estoy ayudando, necesito que tú me ayudes. Hubo un problema en aquella negociación que iba a hacer ese día.
  • Pete: ¿Pero de qué te serviría yo?
  • Phil: Tienes la sangre de tus hermanos en tus venas. Puedo confiar en ti así como lo hice con ellos. Te espero, hermano, no me falles.

Phil cuelga antes de que Pete pudiera decirle algo. La escena cambia a la entrada de Phil's Place donde se observa a Eugene y Pete parados observando el sitio.

  • Eugene: No sé como me convenciste de venir aquí. Este sitio es un asco.
  • Pete: Puedes quedarte afuera si gustas, yo voy con Phil.
  • Eugene: ¿A qué me maten esos cerdos haitianos? ¡Ni loco!

Eugene y Pete entran a Phil's Place y llegan al remolque de Phil donde Pete comienza a hablar.

  • Pete: ¡PHIL! ¡Soy yo, Pete!
  • Phil: (sale borracho) Pete, creí que no vendrías.

Pete se da cuenta de que Phil tiene un bastón en la mano y una gran venda en el torso, además de que cojea.

  • Pete: ¿Qué te pasó?
  • Phil: Esos Sharks de mierda... me tendieron una trampa. Mataron a mi compañero, Zack. Me la jugaron, Pete.
  • Pete: Oh, realmente lo siento, Phil, ¿pero para qué me necesitas?
  • Phil: ¡Para vengarme!
  • Pete: ¿Vengarte? Tío, yo no sé ni siquiera disparar un arma, ¿en qué sería útil?
  • Phil: Por ello te traje aquí. Sígueme.

Phil camina a duras penas hasta su Patriot, a la cual le abre la cajuela y de ella saca una pistola.

  • Phil: Empezaremos con lo básico.
  • Pete: Espera... ¿me vas a enseñar a matar?
  • Phil: Ese no es el termino adecuado, cadete. Yo lo llamaría, aprender a defenderse.
  • Pete: Phil... le prometí a Lance que no me metería en problemas.
  • Phil: Y prometiste vengarlo, así que en marcha, tómala.

Phil estrecha la mano con la pistola y Pete tiembla pero no duda en ser tentado y la toma por curiosidad.

  • Phil: Lo primero que hay que hacer es...
  • Pete: Apuntar y apretar el gatillo.

Pete intenta disparar a una lata a lo lejos pero no pasa nada.

  • Pete: (insiste) ¿Qué ocurre?
  • Phil: (le quita el seguro al arma) El seguro, sabiondo.
  • Pete: Eh, ya lo sabía, ¡ahora sí! ¡mira y aprende, Eugene!
  • Eugene: (sarcásticamente) Tomo nota.

Pete intenta volver a disparar pero nada ocurre.

  • Pete: ¿Estás seguro que funciona?
  • Phil: ¿Ya la cargaste, chico duro?

Pete observa y ve que no está cargada, así que vergonzozamente toma un cargador y trata de meterlo en la pistola, pero apenas y puede.

  • Phil: Tienes mucho que aprender, cadete.
  • Pete: No has sido el único que lo ha notado.

Muchas escenas dan inicio con la canción It's Like That de Run DMC de fondo. La primera escena comienza con Pete tratando de dar un disparo a una botella, pero le acaba dando muy desviada mientras Eugene forma un cero con sus manos. La segunda escena muestra a Phil mostrándole a Pete como sostener una escopeta. Pete muy confiado toma una y dispara, pero el impulso lo tira debido a que aflojó mucho las manos. La tercera escena muestra a Pete con una MP5 preparado para darle a varios blancos mientras Phil cuenta las cajas de su Boomshine. El arma se le sale de control a Pete y comienza a tirotear a todas partes mientras Eugene corre y Phil se oculta detrás de una pared. Un disparo le da a una caja de Boomshine que estaba en un rincón y explota, volando la pared. La cuarta escena muestra a Pete disparando con precisión a la botella, dándole de un tiro, la quinta enseña a Phil sonriendo mientras observa como Pete sabe sostener la escopeta y la sexta refleja a Pete dándole a todos los blancos con un solo cartucho de MP5. La séptima y última escena muestra a Eugene intentando disparar la pistola pero al primer disparo la tira y se asusta mientras Pete y Phil se ríen y la escena termina.

Capítulo 2: Vendedor de armas

La escena muestra ahora un cartel negro que indica "Varias semanas después", para posteriormente mostrar a Phil más recuperado junto con Pete y Eugene.

  • Phil: Chico, me ha llegado información de Vic. Un sujeto llamado Ramón González trabajó con él hace varios años pero fue asesinado misteriosamente. Supuestamente, ese sujeto traicionó a Vic y lo vendió para que se arruinara el intercambio. El sujeto con el que lo vendió se llamaba Ricardo Díaz, debes conocerlo...
  • Eugene: Ese tipo aparecía en las noticias cada semana... ¡y siempre era inocente!
  • Phil: Díaz murió y debo suponer que tu venganza está culminada.
  • Pete: ¿Y que hay de Lance?
  • Phil: Lance... no sé absolutamente nada de él. Desde hace mucho tiempo no lo he vuelto a ver. Pero no te preocupes seguiré investigando. Ahora llegó el momento de que me devuelvas el favor.
  • Pete: ¿Qué necesitas?
  • Phil: Necesito que me acompañes a otro trato. Esta vez me aseguré de que no fuera con los Sharks.
  • Pete: ¿Acompañarte? ¡¿Y si muero?
  • Phil: Tranquilo, por ello te he estado preparando.
  • Eugene: Era obvio que no lo hacía por amabilidad...
  • Phil: Ten en cuenta que no iremos solos. Nos acompañarán Cold y Grave, dos viejos aliados que conozco desde hace mucho.
  • Eugene: Y si ya tienes compañía, ¿por qué necesitas a Pete?
  • Phil: Por que no confió en ellos.
  • Pete: ¿Con quienes será el trato?
  • Phil: Un sujeto llamado Harold Duke me ofreció una jugosa cantidad por tres armas de artillería pesada. Lo único que hay que hacer es llevárselas, pero los Sharks me amenazaron con que me fuera de la ciudad, así que supongo que necesitaré un seguro de vida.
  • Pete: ¿No tienes más amigos, verdad?
  • Phil: Bueno... el mejor matón de la ciudad me podría ayudar... pero cobra mucho y actualmente está oculto de la policía. Limpiando su nombre, claro.
  • Pete: ¿Dónde y cuándo será?
  • Phil: ¡Ahora mismo! ¡Toma un chaleco antibalas de mi camioneta y póntelo! Yo prepararé las cosas.

Phil se va y Pete abre la cajuela de la camioneta para tomar un chaleco antibalas. Mientras se lo pone, Eugene se le acerca y comienza a hablar con él.

  • Eugene: Pete, no estoy seguro que debas hacer esto.
  • Pete: Yo tampoco. Pero lo debo hacer para vengar a mi hermano.
  • Eugene: Mira... vive el presente; ya tienes una nueva vida así que es de suponer que no debes anclarte a lo que ya pasó.
  • Pete: Eugene... estoy seguro que ni Lance ni Vic me hubieran dejado morir como si nada en caso de que yo hubiera sido el que estuviera cuatro metros bajo tierra.
  • Eugene: Pero, Pete... no debes arriesgar tu vida solo por la venganza. Además, no creo que Phil sea la clase de persona con la que deberías empezar a conseguir información.
  • Pete: Nadie conoce mejor la ciudad que un traficante de armas, Eugene.

Eugene se queda serio mientras Pete termina de ponerse el chaleco. Phil sale vestido con ropa militar y dos mochilas muy largas.

  • Pete: ¿Qué hay dentro?
  • Phil: Dos lanzacohetes y un lanzallamas. Son muy pesados, ayúdame... sin un brazo no tengo la misma fuerza.

Pete ayuda a Phil a llevar las armas a la Patriot, poniéndolas en la cajuela. Antes de meterlas, Phil nota que hay una MP5 junto a un cinturón de cartuchos en ella.

  • Phil: ¿Por qué no tomaste tu arma? ¿Puedes con los puños?
  • Pete: ¿Mi arma?
  • Phil: ¡Claro! Ya me la pagarás después, pero la munición es cortesía de la casa.
  • Pete: (toma el arma) Gracias, supongo.
  • Phil: (mira a Eugene mientras sube a la Patriot) No vendrás con nosotros, ¿verdad, niño rico?
  • Eugene: A decir verdad, no.
  • Pete: Eugene, toma las llaves de mi coche. Apárcalo en mi mansión.
  • Eugene: Ahora resulta que de sobrino del magnate Carrington pasé a ser aparcacoches. Que me jodan...

Pete le da las llaves a Eugene y sube a la Patriot.

  • Eugene: Cuídate, Pete.
  • Pete: Tranquilo, Eugene, todo saldrá bien.
  • Phil: Siguiente parada, hotel Hooker Inn.

La Patriot acelera mientras Eugene observa como se aleja.

  • Eugene: Siento que todo esto va a acabar mal...

La Patriot mantiene el rumbo hacia Viceport mientras Pete observa curiosamente su arma.

  • Phil: (mira a Pete) ¿Ocurre algo, soldado? Si es por verme conducir con una mano, ya estoy acostumbrado, no te asustes.
  • Pete: No... es que en caso de tiroteo... yo nunca he matado a nadie en mi vida.
  • Phil: Solo imagina que son hormigas, Pete, ¿te ha dolido alguna vez matar una hormiga?
  • Pete: La verdad, no.
  • Phil: Entonces imagina y disfruta. Más adelante será divertido... es como un juego.
  • Pete: ¿A qué vamos al hotel?
  • Phil: A recoger a Cold y a Grave.
  • Pete: Oh, entiendo.

La Patriot llega al hotel y aparca junto a dos sujetos que se encontraban hablando. Phil se asoma y les silba.

  • Phil: ¡Cold!, ¡Grave!, suban.

Cold y Grave sacan sus Ingram Mac-10 y suben a la camioneta silenciosamente.

  • Cold: ¿Dónde será el trato?
  • Phil: En la playa de Downtown.
  • Grave: (mira a Pete) ¿Quién es este nigga?
  • Phil: Oh, él es Pete. Nos ayudará. Es muy bueno, tengan confianza.
  • Cold: Esperamos que esta vez nos cumplas, Phil.
  • Phil: ¿Cuándo les he fallado, colegas?
  • Grave: Usualmente te cobramos muy barato. Esta vez será el doble.
  • Phil: Como sea, ya vámonos.

La Patriot toma reversa y acelera en dirección a la avenida Bayshore y luego toma rumbo hacia el norte. La escena cambia y muestra una Rancher aparcada en la playa y, frente a ella, tres sujetos de apariencia macarra acompañan a uno de ropa cara y gafas negras. La Patriot aparece en escena y aparca frente a ellos mientras Pete, Cold y Grave enfocan su mirada en el tipo de traje. Phil es el primero en bajar y estrecha la mano con el sujeto de gafas.

  • Phil: Tú debes ser Harold Duke, ¿eh?
  • Harold: ¿Dónde están las armas?
  • Phil: (abre la cajuela) ¿Dónde está el dinero?
  • Harold: Veo que no has venido solo.
  • Phil: (baja las mochilas) Son $20,000.
  • Harold: Muy caras, ¿no?
  • Phil: Las mejores en su tipo y, como tú bien sabes, la calidad cuesta.

Los tres macarras se acercan, así que Cold, Grave y Pete se colocan junto a Phil.

  • Cold: Estás actuando muy sospechoso, Duke.
  • Harold: ¿De verdad? Es que... Phil y yo ya nos conocíamos solo que no me esperaba que esta vez viniera preparado.
  • Grave: ¿A qué te refieres?
  • Harold: ¡Ahora, chicos!

Harold corre a ocultarse y los tres macarras sacan sus armas, por lo que Grave y Cold hacen lo mismo mientras Phil se tira al suelo y se arrastra detrás de una roca. Pete se queda en shock, así que huye detrás de la Patriot.

  • Cold: ¡Es una trampa!

Cold y Grave intercambian disparos con los macarras, matándolos con suma velocidad con disparos tanto en la cabeza como el torso y piernas. Cold y Grave, sin daño alguno, se acercan a Harold, pero en ese momento, Pete observa francotiradores en la azotea de un edificio colindante a la playa.

  • Pete: ¡Cuidado, Cold!
  • Grave: ¡Francotiradores arriba!

Los francotiradores comienzan a disparar, logrando darle en el brazo a Grave, causando que caiga mientras Cold no puede hacer nada y trata de correr hacia la Patriot. Phil saca su Desert Eagle con mira y comienza a abatir a los francotiradores pero en ese momento, dos Speeder llegan a la costa y cuatro macarras bajan. Uno de los macarras observa a Grave levantándose, así que le dispara con su AK-47 hasta la muerte. Cold observa esto y se agacha mientras carga para tirotear al macarra, pero rápidamente es abatido por los tres enemigos restantes. Pete tiembla y se pone nervioso, pero cuando los sujetos se acercan a él, se ve obligado a disparar de una forma extraña sacando unicamente dos manos para intentar abatir a los macarras. Una bala impacta de forma afortunada en la cabeza de uno de los macarras pero en ese momento llegan dos Gang Burrito para culminar el conflicto. Phil sale y con una Desert Eagle intenta abatir a los macarras, matando a los dos que intentaban llevarse las armas, pero los de la Gang Burrito salen y usan granadas para reventar la Patriot. Phil corre por las armas, pero los disparos de los macarras evitan que logre salvarlas. Pete escapa hacia una pared y observa la explosión de la camioneta.

  • Phil: ¡Mi Patriot! ¡Hijos de puta!
  • Harold: ¡Mátenlo de una vez!

Los macarras le dan un disparo en la mano a Phil causando que tire su Desert Eagle, mientras Pete intenta darles pero recibe dos disparos en el chaleco antibalas, así que regresa a su escondite. Phil queda en el suelo quejándose por su mano, así que Harold se acerca a él mientras seis macarras rodean el escondite de Pete. Pete le apunta a Harold pero un macarra aprovecha y se acerca rápidamente para romperle la nariz con su M4.

  • Harold: (mira a Phil) ¿Esto es todo lo que nos trajiste de banquete, Phil? ¿Tres incompetentes? Creí que tenías más que esto, Phil.
  • Phil: ¿Qué cojones quieren de mí?
  • Harold: Supongo que Sid te lo dejo bien claro, manco. Esta ciudad le pertenece a los Sharks.
  • Phil: Yo tengo que sobrevivir, Harold.
  • Harold: Pero hoy no.

Harold le apunta en la cabeza a Phil mientras Pete reacciona un poco, mirando frente a sus ojos el cañon de la M4. Harold tarda mucho en disparar y Phil aprovecha para derribarlo y darle un pisotón en la garganta. Phil huye mientras los Sharks se voltean para matarlo, así que Pete aprovecha la distracción y toma su MP5 para abatir a tres Sharks. Harold se levanta tosiendo mientras dos Sharks salen a la persecución de Phil, el cual intentaba huir. Pete cree estar a salvo, así que se levanta pero un Shark le apunta. Pete nota que ese Shark tiene una apariencia juvenil, como de 19 años, además de que no tenía cara de malo.

  • Harold: No lo mates, Ray. Nos servirá.

Ray mantiene apuntado a Pete mientras observa a los dos Sharks regresando sin éxito.

  • Shark 1: Logro escapar... ese cabronazo se nos fue.
  • Harold: Supongo que ya no nos deberemos fiar de un manco.
  • Ray: (mira a Pete) ¿Qué haremos con éste?
  • Harold: Súbanlo a una furgoneta. A Gerald le gusta hacer interrogatorios.
  • Pete: Esperen, suéltenme.

Ray y los dos Sharks toman a Pete para subirlo y amordazarlo, pero éste se mueve demasiado, así que Harold se acerca y lo noquea con un fuerte golpe en la cabeza efectuado con uno de los rifles de asalto que había tirados.

  • Harold: Y de paso recojan las armas. Nunca sabes cuando te van a servir.

Mientras recojen las armas, el teléfono de Pete suena, por lo que Harold lo toma y contesta. Era Eugene.

  • Eugene: ¿Pete? ¿Cómo salió todo?
  • Harold: ¿Con quién tengo el gusto?
  • Eugene: ¿Pete? No suenas bien.
  • Harold: Al parecer, Pete decidió darse un descanso así que me dejó a mí a cargo.
  • Eugene: He visto muchas películas y estoy seguro de lo que escucho, maniaco, ¿qué le han hecho a Pete?
  • Harold: Pronto lo sabrás...
  • Eugene: ¡Espera!

Harold cuelga y tira el teléfono al suelo, destruyéndolo de un pisotón. Harold se soba la garganta mientras camina hacia la Burrito donde tienen a Pete. Harold observa a Pete inconsciente y sonríe maléficamente.

  • Harold: No te preocupes, Pete... los Sharks cuidaremos bien de ti. Serás la puerta a nuestra siguiente victoria.

Se observa como Ray y los demás terminan de subir las armas a la camioneta. Harold se baja de la parte trasera y hace la seña de que aceleren mientras sube a la Rancher. Los Sharks sobrevivientes suben a las dos Burrito y se alejan mientras otro par se lleva las lanchas. La escena muestra a Phil a lo lejos observando.

  • Phil: Mierda... en que lo he metido.

El capítulo finaliza enfocando la cara de Phil y la de Pete inconsciente.

Capítulo 3: Conociendo al tiburón

La escena comienza en un lugar oscuro donde apenas y por unos cuantos huecos entra la luz. Pete abre los ojos y logra ver a su alrededor una vieja caja fuerte y algunas manchas de sangre junto con algunas cadenas, sillas y cuerdas. Pete se intenta levantar pero se da cuenta de que está atado a una silla, sin su chaleco antibalas y encerrado en lo que parecía un sótano. Cantidades de polvo caían del techo, así que Pete se dio cuenta de que el sitio estaba abandonado. En ese momento, la puerta se abre y de ella entran Harold, Ray, tres hombres y dos mujeres riendo mientras Harold señala a Pete.

  • Harold: Y él es de quien les hablaba.
  • Pete: ¿Dónde estoy?
  • Capo Shark 1: Bienvenido a nuestra guarida. Bueno, no está muy limpia y ya tiene sus años, pero pronto tendremos una nueva. Siéntete cómodo.

Los Sharks ríen y Pete se intenta liberar, siendo todos sus intentos en vano.

  • Capo Shark 1: No malgastes energías, tronco. Esos nudos están bien hechos, claro, realizados por mí.
  • Ray: (interrumpe) A decir verdad, yo lo até, Syd.
  • Syd: ¿Y alguien pidió tu palabra, novato? ¡Ve por unas cervezas! El ambiente está muy apagado.
  • Ray: No me pagan por hacer eso.
  • Syd: Pero yo te mataré si no lo haces. Recuerda la ley, el nuevo sirve a los capos.

Ray se va a regañadientes y los Sharks vuelven a enfocar su mirada en Pete.

  • Pete: ¿Quiénes son ustedes?
  • Harold: ¿No nos reconoces? ¡Somos los Sharks! Claro... nuestro tiempo de gloria ya pasó.
  • Capo Shark 2: Y todo por culpa de tus hermanos.
  • Pete: ¿Mis hermanos? Ustedes están equivocados, ellos nunca comentaron nada sobre ustedes.
  • Capo Shark 2: Pues lo tuvieron que hacer, porque tu hermanito Vic nos jodió los negocios y tu hermanito Lance ayudó a rematarnos.
  • Syd: Perdimos muchos soldados. Ahora no quedamos más que unos 40.
  • Harold: Bueno, se supone que estamos aquí para un interrogatorio, ¿no?
  • Capo Shark 2: ¡Hay que torturarlo! Él pagará lo que su sangre hizo.
  • Harold: Relájate, Gerald, hay que ser prudentes. (voltea a ver a Pete) Mira, niño, nosotros sabemos muchas cosas acerca de ti, pero nos falta lo básico, ¿por qué trabajabas con Cassidy? ¿Te prometió algo?
  • Pete: ¿Cassidy? ¡PHIL! ¿Qué le hicieron, cabrones?
  • Syd: Tu "amigo" te abandonó y dejó a tu suerte. Ahora responde a la pregunta.
  • Pete: No, Phil jamás haría eso...
  • Gerald: ¡Responde, carajo! (le da una bofetada a Pete en la cara)
  • Pete: Phil juró encontrar al responsable de la muerte de Lance... a cambio de unos trabajos.
  • Harold: ¿Y estabas seguro de que cumpliría?
  • Pete: Era amigo de Vic.
  • Harold: Cassidy es una rata, como todo traficante en esta ciudad. Eso nos incluye a nosotros, claro.

Los Sharks ríen de nuevo pero Pete mantiene una faceta de seriedad.

  • Harold: El jefe fue claro. Dijo que te sacaramos la información necesaria para joder a Cassidy y te matemos, pero yo... yo soy amable.
  • Pete: ¿Por eso mataste a Cold y a Grave?
  • Harold: Esos dos eran basura. Tú eres especial, Pete. Sé que nos servirás de mucho.
  • Pete: Espera. Yo nunca he dicho que los ayudaré.
  • Syd: Conocemos las calles más que nadie. Podemos ayudarte a encontrar a los asesinos de tu hermano.
  • Pete: Yo nunca aceptaría ayuda suya.
  • Gerald: Nosotros no te estamos ayudando... te estamos ordenando que digas todo.
  • Chica Shark 1: ¿Podemos irnos ya de este sitio? Me estoy desesperando...
  • Syd: Tranquila, Lauren. Ahora mismo si quieres nos echamos una copas en algún bar de Ocean Beach.
  • Harold: Haber, Syd, aquí no vinimos a planear fiestas o salidas, estamos para ver que haremos con nuestro nuevo amigo.
  • Gerald: Además, hemos oído que eres de los nuevos ricos, así que tú tienes lo que nos falta... dinero.
  • Harold: Antes eramos una gran banda con negocios productivos y todo eso... hasta que Victor Vance nos arruinó.
  • Gerald: Tú pagarás esa deuda, sino quieres acabar asesinado.
  • Pete: No, no... Phil no me pudo haber abandonado... no puedo traicionarlo...
  • Gerald: Ya supéralo, niño. Cassidy te dejó... tú solo eras un chivo expiatorio para él.
  • Harold: Además... a nadie le gustaría que a Eugene Carrington le pase nada.
  • Pete: Eh, ¿cómo se enteraron de Eugene?
  • Harold: Tenemos buenos investigadores, no es así, Moe.
  • Moe: A mí nada se me escapa. Colabora y así como saqué información sobre ti, la puedo sacar sobre el asesino de tu hermano.
  • Harold: O es eso o te matamos tanto a ti como a ese empresario marica. Tú decides.
  • Pete: ¿Qué clase de elección es esa?
  • Gerald: Desafortunadamente no tienes elección.
  • Lauren: ¿Qué tiene este sujeto de especial?
  • Chica Shark 2: No lo sé, pero no es feo, aunque su color de piel no me llama.
  • Syd: Somos Sharks, no nazis, Fanny.
  • Pete: No me queda de otra... los ayudaré, pero espero que cumplan su promesa.
  • Harold: Tenlo por seguro, Pete. Siempre y cuando tú nos des todo lo que necesitamos.
  • Pete: ¿Dinero?
  • Gerald: Más que eso...

La escena se desvanece mostrando la cara de Pete algo confundido. La escena cambia a la comisaría, donde se ve a Eugene intentando explicar.

  • Eugene: ¡Lo secuestraron! ¡Tienen que creerme!
  • Comisario: ¿Tienes pruebas? ¿Cuál era su nombre?
  • Eugene: Pete... Pete Vance. No tengo pruebas.
  • Comisario: Tío... soy el comisario James Rowling, no soy de los que les gusta jugar, así que más te vale irte.
  • Eugene: Yo soy Eugene Carrington, empresario, y no voy a dejar que me ignoren cuando estoy dando un hecho verídico.

El teléfono de Eugene comienza a sonar y el empresario contesta.

  • Eugene: ¿Diga?
  • Pete: Soy yo, Pete.
  • Eugene: ¡Pete! ¡Estás vivo!

El comisario le suelta una mirada a Eugene, así que Eugene sale de la comisaría.

  • Eugene: Creí que estabas muerto.
  • Pete: Tranquilo, estoy bien. Necesito verte en mi mansión... tengo que hablar contigo sobre algo.
  • Eugene: Esta bien, no hay problema. Pero creeme... me sacaste un buen susto.

La escena cambia a la mansión de Pete, donde se alcanza a oír a Eugene alzando la voz.

  • Eugene: ¿Cómo pudiste hacerlo?
  • Pete: No tenía elección... ellos son los indicados para informarme del asesino de Lance, además de vengarme de Phil.
  • Eugene: Pete... estoy seguro de que Phil no te abandonó y de que has cometido un gran error al unirte con esos sujetos. Sabes que una vez dentro de esas organizaciones ya no puedes salir.
  • Pete: Me amenazaron. Si decía que no, me pegaban un tiro, así de fácil.
  • Eugene: ¿Los volverás a ver?
  • Pete: Me pidieron que los vaya a ver a una vieja mansión en Prawn Island, mañana.
  • Eugene: Algo no me da buena espina, Pete... deberías hablar con la policía.
  • Pete: No. Es mi única oportunidad de vengar a Lance y no la voy a desaprovechar.
  • Eugene: ¿Y qué vas a hacer una vez que lo vengues? ¡La venganza únicamente es un remordimiento de parte tuya! ¡Tú mismo estás traicionando los principios de tu hermano!
  • Pete: Me valen los principios, Eugene. Yo no puedo vivir tranquilo si ese psicópata, demente y asesino sigue por las calles sin culpa alguna por haber matado a Lance. No importa lo que me digas, Eugene, nada me va a hacer cambiar de opinión.
  • Eugene: Pete, reflexiona. Tú sabes que no quieres hacer esto... convertirte en un asesino como el que quieres destruir.
  • Pete: No importa cuantas personas tenga que llevarme en el camino, Eugene. Nada se interpondrá en mi objetivo.

La escena enfoca la cara de Pete y cambia lentamente a la mansión de Prawn Island, donde se ve a Pete entrar con un arma en mano. Pete observa a su alrededor y nota que no hay nadie, así que se detiene. En ese momento, escucha un ruido, así que rápidamente se pone en posición, hasta que escucha una voz detrás de él.

  • Harold: Tendrás que vigilar mejor tus espaldas, Petey.
  • Pete: ¿Para qué cojones me quieres aquí?
  • Harold: Modera ese vocabulario, niño. Ahora que eres uno más de nosotros, debes respetar a tus superiores.
  • Pete: ¿Acaso estoy en el ejército?
  • Harold: No, pero esto es una organización, así que vendría siendo similar, ya ves, tenemos un líder, un subjefe que ya conociste...
  • Pete: ¿Qué ya conocí? ¿Ese imbécil de Syd es el subjefe?
  • Harold: Jajajajajaja, me matas con tus chistes, Syd solo es otra sabandija que tenemos de matón, el subjefe es Gerald... ese que te hizo cagarte encima.
  • Pete: Basta de juegos, Harold... ¿qué quieres que haga?
  • Harold: Seré rápido y presta atención, porque no lo repetiré dos veces. Cómo bien te dijimos, necesitamos dinero, hoy en día nuestra situación no es la mejor. Para ello queremos una transferencia bancaria de tu parte.
  • Pete: ¿Qué? ¿Dinero?
  • Harold: Solo 200 kilos, no te preocupes.
  • Pete: ¿Que no me preocupe? ¡Joder, macho! ¡Eso es mucho dinero!
  • Harold: Creo haber escuchado que Moe ya empezó a investigar y tiene algunas pistas sobre el asesino... lástima que sin tu colaboración no podamos seguir con ello.
  • Pete: Grrr... bien. Espero que cumplas tu palabra, Harold.
  • Harold: Palabra de Shark. Incluso, te ayudaremos a eliminar a ese asesino, tú solo tranquilizate y has lo que te dije.

Pete acepta con nervios, estrechando su mano con la de Harold. La escena cambia a una muestra rápida del Banco Corrupto Grande donde se ve a Pete firmando unos papeles mientras es observado por Harold. Pete sale del banco junto a Harold y se topan una Gang Burrito, a la cual suben. Pete se da cuenta de que Syd la conduce con Gerald a su lado, mientras que detrás están Ray, Moe y un sujeto que Pete no conocía. Pete se sienta y Gerald lo voltea a ver.

  • Gerald: ¿Ya has cumplido tu parte?
  • Pete: Ya. Espero que tengas la información que me prometiste, Lester.
  • Moe: No te preocupes. Ya llevo unos avances, pero no puedo decirlos por que te arruinaría la sorpresa.
  • Shark: ¿Qué haremos ahora?
  • Fanny: Arnold ha dado una nueva indicación, Duane. Ha pedido que nos reúnamos en su cabaña del centro de la ciudad.
  • Duane: Parece que habrá otro ataque...
  • Ray: ¿Otro ataque? ¡Pero si apenas ha pasado un día del último!
  • Gerald: Se nota tu novatez, Ray. Ya te deberías ir acostumbrando a esto. Nuestra situación no va muy bien, que digamos.
  • Pete: ¿No va bien? ¡Pero le deje 200 kilos!
  • Syd: Y nos vinieron bien, pero nosotros queremos 200 kilos de otra cosa... algo para vender.
  • Moe: Al parecer no conoces las leyes de las calles.
  • Fanny: Y parece que Arnold quiere que tú vayas, Vance. No le cayó nada bien que mataras a Gary y a Alex.
  • Pete: ¿Tú también eres un sicario de los Sharks? Creí que te encargabas de otra cosa...
  • Fanny: Sé lo que piensas pero de eso se encarga Lauren. A mí me deberías ir teniendo un poco más de respeto, Vance.
  • Syd: Ya se conocerán bien después. Vayamos a la reunión con el jefazo.
  • Gerald: Aunque le lamas las bolas nunca serás alguien importante, Syd.

Syd baja la cabeza pero conduce hacia un rumbo desconocido. Una voz se escucha... era Mitch Baker hablando por teléfono.

  • Mitch: Bien, Tommy. Cuento contigo, ya estoy harto de que esos ladrones canallas se roben nuestra mercancía... claro, contarás con tu tajada. Confírmale al señor Benson que el trato se llevará a cabo en el basurero. Excelente, gracias por todo, Tommy.

Mitch cuelga y se observa que se encuentra dentro de The Greasy Chopper junto a Cougar y Zeppelin.

  • Mitch: Cougar, dile a los hermanos que preparen sus motocicletas... el trato será en unas cuantas horas.
  • Cougar: Claro, Mitch.
  • Mitch: Zeppelin, necesito armas. Pese a que Tommy nos ayudará, debemos ir preparados por si las cosas salen mal.
  • Zeppelin: ¿Crees que esos cabrones vuelvan a hacer de las suyas?
  • Mitch: (toma un taco de billar) Sobre mi cadáver.

Mitch se pone a jugar billar y la escena termina.

Capítulo 4: Novato

La escena comienza en una pequeña cabaña ubicada junto a la pista del Centro de la ciudad. Se escuchan risas y algo de movimiento.

  • Syd: ¡Hazlo otra vez!
  • Duane: Vamos...
  • Moe: Está bien. Lo haré.

Moe se fuma un cigarro y poco después saca el humo por los ojos y los oídos, causando la risa de los presentes, a excepción de Pete, el cual no se sentía cómodo, y de Gerald, el cual siempre estaba serio. En ese momento, se observa una Stretch llegar al lugar, por lo que Pete observa que todos se callan y guardan lo que tenían afuera. Pete no termina de entender, pero pronto se da cuenta de la presencia de alguien importante. Un sujeto rubio, alto y con cuerpo esbelto entra al lugar rodeado de dos guaruras. Gerald se acerca a él y le comenta algo.

  • Gerald: Los he reunido a todos, señor Arnold.
  • Arnold: Excelente, veo que tenemos nuevos.
  • Gerald: Sí. Él (apunta a Ray), es de hacer un par de semanas, necesitaba dinero y pasó la prueba y el otro (apunta a Pete), es un don nadie, pero con mucho dinero y que nos ayudó a salir de nuestra crisis.
  • Arnold: ¿Y si tú en vez de ganar, regalas dinero, qué se supone que quieres?
  • Pete: Encontrar al asesino de mi hermano.
  • Arnold: ¿Crees que somos el FBI? A los Sharks te debes unir de corazón y serle fiel a la pandilla en cualquier situación. No solo por dinero o por tonterías como esas.

Arnold mira a todos lados y ve que falta algo.

  • Arnold: ¿Dónde está Lauren? Esa puta me debe una sesión.
  • Moe: Últimamente ha estado muy alejada de nosotros... debo suponer que ya nos anda jugando doble.
  • Duane: Cuentan los rumores de que la han visto con un camello de poca monta en Little Havana.
  • Arnold: Mmmmm... interesante, ¿tú sabes algo, Fanny?
  • Fanny: Supongo que lo que dice Duane es verdad. Lauren me ha hablado acerca de un tipo llamado Francis. Tal vez sea él a quien se refieran.
  • Arnold: Entonces, Gerald, ¿este muchacho no ha hecho ninguna prueba de confianza?
  • Harold: (interrumpe) Solo ha dado dinero, no sé si eso se considere como prueba.
  • Gerald: Me pregunto como llegaste a ser capo con esas ideas tan estúpidas, Harold. El chico Vance no ha hecho absolutamente nada, tal vez ya viene siendo hora de que haga algo.
  • Arnold: Me quitaste las palabras de la boca, Gerald. Mira, Vance, ¿por qué no vas a investigar el paradero de Lauren? Tal vez esa sea una buena tarea.
  • Moe: Recuerdo que a Ray lo obligaron a robarle a los cubanos una Speeder con droga.
  • Ray: Aún tengo la cicatriz de mi primer disparo.
  • Pete: (interrumpe) Entonces, ¿sólo eso?
  • Arnold: Sí.
  • Pete: ¿No me darán un arma?
  • Arnold: Gánatela.
  • Pete: ¿Y cómo se supone que haré eso?
  • Arnold: Cumpliendo este trabajo.
  • Pete: ¿Y qué ocurre si el sujeto está armado? ¿Le tiro algunas piedras o qué?
  • Arnold: Arréglatelas. Ray no anduvo tan quejón como tú.
  • Duane: Pero recuerda, a Ray lo acompañaron Moe y Gary.
  • Arnold: De todas formas, el trabajo de Ray era más complicado y ésta sería una lección para Vance por matar a varios de nuestros hombres junto con Cassidy.
  • Duane: Mira... déjame ayudarlo, ¿bien?
  • Gerald: Cuando el jefe dice algo, no puedes llevarle la contrario.
  • Duane: ¿Acaso te hablé a ti?
  • Gerald: Cuida tu tono de voz, DeVane... no vaya a ser que pruebes el sabor del plomo en estos instantes.
  • Duane: No te temo, Gerry... solo eres un lambiscón del jefe.
  • Gerald: A mí me respetas, cabronazo.

Gerald saca su pistola y le apunta a Duane, pero Arnold se la baja lentamente.

  • Arnold: Está bien. Si quiere acompañarlo, déjalo, es su decisión. Solo espero un trabajo impecable, Vance.
  • Syd: ¿Y el ataque?
  • Arnold: ¿El ataque? Veo que estás muy motivado, Syd. Bien, dentro de diez horas habrá un intercambio entre los moteros y los haitianos. Me han informado que el mismo Mitch Baker estará presente y, de parte de los haitianos, estará uno de sus capos de apellido Benson. Nuestra prioridad será eliminar a ese par y robarnos toda la mercancía.
  • Pete: ¿No por algo me pidieron el dinero?
  • Arnold: Vance, Vance, Vance... a tu edad deberías entender que las pandillas necesitamos armas, vehículos y pagarle su trabajo a estos vividores. No todo es mercancía.
  • Moe: ¿Dónde será el negocio?
  • Arnold: En Little Haiti, detrás del basurero.
  • Fanny: ¿Estás seguro? No vaya a pasar como con lo del año pasado cuando ese gordo supo que nosotros le robamos su dinero. Esa matanza siempre quedará marcada en nuestra historia...
  • Arnold: Tú tranquila, Fanny. Con la amable donación que Vance nos dio, tendremos armas de lujo y sin necesidad de robárselas a Cassidy.
  • Ray: ¿Quiénes irán al ataque?
  • Arnold: ¡Toda la banda!

Todos miran con cara de sorpresa a Arnold mientras éste comienza a reír sádicamente.

  • Arnold: Sé que puede ser algo exagerado, pero están en juego 200 kilos... ¿Sabes cuánto dinero habrá en los maletines de los haitianos?
  • Syd: Siento cuestionarlo, jefe, pero... solo somos 34 miembros restantes en la pandilla, ¿cree que podamos contra moteros y haitianos?
  • Arnold: A veces las armas son las que te tienen que responder. No importa cuantos sean... una simple granada puede hacer caer a una docena de ellos.
  • Gerald: ¿No se supone que Duane y el novato ya tuvieron que ir por Lauren?
  • Arnold: Oh, es cierto. Buena suerte, chicos, los veo en una hora aquí mismo y quiero ver a Lauren o si no lo que verán será una bala en sus frentes, jajajaja, es broma, ¿qué gracioso soy, no?
  • Syd: Usted es realmente divertido.
  • Harold: Pete... toma (le da un teléfono). Estaremos en contacto.
  • Pete: ¿Por qué no simplemente uso el mío?
  • Harold: Creo que ese teléfono del que hablas ya está enterrado bajo tierra... en pedazos.

Arnold y sus guaruras salen por la puerta y suben a la limusina.

  • Arnold: Williams, Rowling, Vamos a echar un vistazo a nuestros negocios.

La limusina se va mientras Duane y Pete salen para dirigirse al trabajo que Arnold les encomendó. Cuando estaban alejándose, Gerald detuvo a Duane y se puso frente a frente con él.

  • Gerald: Te recomendaría vigilar tu boca, DeVane, porque habrá ocasiones en las cuales el jefe no te protegerá y sinceramente tú me estás hartando.
  • Duane: Yo también te recomendaría que no se te suba tanto el poder a la cabeza, Gerry. La posición te está mareando.
  • Gerald: Y tú (apunta a Pete), cuidado y se te ocurra jugárnosla o desearás no haber nacido.

Gerald se va mientras Duane se acerca a Pete.

  • Duane: No te asustes, ese tipo siempre es así. Amargado, pero se cree con el poder de pisotear a todos.
  • Pete: No importa... ya empiezo a conocer un poco como funcionan las cosas.
  • Duane: Por cierto, me llamo Duane DeVane. Conmigo estás a salvo, Pete... Gerry solo es como un insecto molesto.
  • Pete: Ya veo. ¿Y dónde empezaremos a buscar a esa tal Lauren?
  • Duane: Moe me informó que ese camello suele pasearse en un bar irlandés ubicado donde antes era una tienda de armas. Supongo que Lauren también estará ahí.
  • Pete: ¿Iremos en taxi?
  • Duane: ¿Estás loco? Vamos en mi Walton.

Pete y Duane caminan un poco y llegan a un aparcamiento donde había una Walton gris con la cabina capotada y bien cuidada.

  • Pete: Debo aceptar que tienes buen estilo para modificar tu camioneta.
  • Duane: La familia DeVane se ha especializado en coches. Yo no iba a ser la excepción.

Duane y Pete suben a la Walton y Duane acelerá mientras Pete observa que en su interior hay una foto de Duane con un chico y una chica más jóvenes que él.

  • Pete: ¿Quiénes son ellos?
  • Duane: ¿Los de la foto? Son mis hermanos, Lisa y David.
  • Pete: ¿Viven aquí en Vice?
  • Duane: No. Ellos ahorita descansan en paz.
  • Pete: Oh... de verdad, lo siento mucho.
  • Duane: No importa. De hecho esa fue la razón por la que me uní a los Sharks... un psicópata motero y varios sujetos más entraron a casa de mi familia y asesinaron a mis hermanos... solo para robar un jodido cuadro. Ahora esos mierdas pagarán muy caro lo que les hicieron... ellos no le hacían daño a nadie.

Pete observa como Duane contiene las lágrimas pero sigue sin decir ninguna palabra. Pasando varias calles, Pete mueve los labios para decirle algo a Duane.

  • Pete: Yo también estoy en los Sharks por una razón similar... mis hermanos fueron asesinados. Uno de los asesinos ya está muerto... pero del otro no sé nada. Confío en Moe para que lo localice.
  • Duane: Ten en cuenta que todavía no eres un Shark. Te falta el chaleco y supongo que lo obtendrás cuando encontremos a Lauren.
  • Pete: Espero que no haya problemas.
  • Duane: Los Sharks siempre donde vamos atraemos los problemas.

Pete ríe nerviosamente y la Walton gira rumbo al bar que Moe mencionó. Finalmente, Duane aparca la Walton fuera del bar y tanto él como Pete bajan para buscar a Lauren.

  • Duane: No te separes de mí. Recuerda que no estamos armados.
  • Pete: ¿Tú no tienes armas?
  • Duane: La perdí en el tiroteo contra Cassidy y tú.
  • Pete: ¿Estabas ahí?
  • Duane: Tuviste suerte de que no te mate, jejeje.

Duane y Pete entrán al bar y ven a dos sujetos sentados en la barra y al barman atendiendo. Los sujetos enfocan su mirada en Duane y el barman se acerca a la pareja para ofrecerles algo.

  • Barman: ¿Algo de tomar, caballeros?
  • Duane: Estamos buscando a una chica llamada Lauren, ¿sabe dónde está?
  • Barman: No. Si no van a tomar nada, lárguense.
  • Duane: Yo no me iré de aquí hasta que me digan donde está Lauren. Me informaron que la podía encontrar aquí.
  • Barman: Esa chica es toda de Francis. No te conviene seguir preguntando.
  • Duane: Te he dicho que me entregues a Lauren antes de que las cosas se pongan feas.

Los dos sujetos se levantan de la barra y se paran junto al barman.

  • Sujeto 1: ¿Algún problema, Tyson?
  • Tyson: Parece que nuestros amigos quieren a la chica de Francis, Johan.
  • Johan: Francis ha dicho claramente que si alguno de esos macarrillas Sharks se para por aquí, le conviene irse antes de que nos pongamos duros.
  • Duane: Mira como tiemblo. Última vez, ¡¿DÓNDE ESTÁ LAUREN?!

El segundo sujeto intenta golpear a Duane pero éste lo esquiva y le da un gancho en la barbilla, pero el barman toma una botella y la revienta en la espalda de Duane. Pete le da un puñetazo en la cara a Tyson y le da una patada a Johan, pero es derribado por el segundo sujeto, el cual lo tira al suelo y comienza a golpearlo. Duane toma un vidrio de la botella rota y se lo entierra en la espalda al segundo sujeto mientras Tyson se arroja sobre él. Johan se dirige a la barra y toma un revólver cargado para disparar, así que apunta y dispara, pero Pete hace un movimiento y el disparo le da al segundo sujeto. Johan se queda pasmado, así que Pete aprovecha y le arroja un dardo, el cual le da en el ojo.

  • Johan: ¡MI OJO! ¡MI PUTO OJO!

Tyson se distrae por los gritos, así que Duane le patea la espalda y toma un cuchillo de un plato de limones. Johan se quita el dardo y mira a Pete pero solo tiene tiempo de ver como Pete toma un vaso de jugo de limón que había junto al plato y se lo arroja en la cara, causando gritos de dolor de Johan. Duane intenta acuchillar a Tyson, pero éste pone fuerza para intentar desarmarlo, así que comienzan a forcejear. Johan suelta el revólver por el dolor, así que Pete lo toma y, con los nervios encima, le da un disparo en la cabeza a Johan, que lo acaba matando. Duane finalmente logra darle un rodillazo al barman en los genitales y lo degolla con el cuchillo. El segundo sujeto aún se mueve, así que Duane le entierra el cuchillo en la nuca y ahí se lo deja. Duane se acerca a Pete y le sonríe.

  • Duane: Buen trabajo, Vance. Ahora solo hay que encontrar a Lauren.

En ese momento se escuchan pasos en las escaleras y se ve a un sujeto de barba de candado bajar armado con una pistola.

  • Duane: ¡Allí, Pete! (apunta al sujeto)

Pete le dispara al tipo, pero éste se cubre.

  • Duane: ¡¿Dónde está Lauren?!
  • Francis: Esa chica es propiedad mía, basura macarra. Te has metido en un gran problema.
  • Duane: Tú te lo buscaste, camello.

Duane le hace una seña a Pete de que se mueva mientras Francis toma otra botella y la arroja a las escaleras, lo que provoca una distracción en Francis y que Pete le dispare en las piernas, causando que caiga y suelte la pistola. Pete le apunta a Francis, el cual está en el suelo retorciéndose de dolor, pero en ese instante el teléfono de Pete suena y éste contesta.

  • Pete: ¿Eugene? ¿Qué cojones quieres?

Duane y Francis no pueden creer lo que ven, pero Francis aprovecha que Pete habla para tomar su pistola y darle un disparo en el estómago, así que Duane se mueve y con el cuchillo logra hacerle un gran corte en el abdomen a un Francis que no esperaba nada. Duane toma la pistola de Francis y con ella le apunta mientras Pete se queja de dolor en el suelo.

  • Duane: Última vez, yonki, ¿dónde está Lauren?
  • Francis: Tu chica ya no está en la ciudad, pandillero.
  • Duane: Entonces, ¿dónde cojones está?
  • Francis: Esa tía fue muy fácil de engañar. Ahora mismo debe estar vendiendo el culo en Las Venturas.
  • Duane: Hijo de puta.

Duane toma al sujeto y lo arrastra hasta la barra, donde comienza a rociarlo de bebidas alcohólicas. Francis se queja del ardor de las heridas mientras observa los cadáveres de Tyson, Johan y el otro sujeto. Pete se levanta mientras Duane se acerca a él y le hace un torniquete con algunos trapos que se encontró. Francis intentaba escapar, pero Duane toma un encendedor de la barra y lo enciende para posteriormente tirarlo sobre Francis, causando que las llamas invadan el cuerpo de Francis. Francis comienza a gritar en lo que Duane y Pete salen del bar observando a Francis intentando apagar las llamas de su cuerpo. Duane y Pete salen y suben a la Walton.

  • Duane: No seré todo un experimentado, pero te pido que no vuelvas a hacer tonterías como esas.
  • Pete: Lo siento, solo fue una distracción.
  • Duane: Jejeje, no importa. A cada nuevo le pasa alguna novatada. Vamos a una clínica cercana. Veremos que pueden hacer con esa herida.
  • Pete: No fue muy profunda.
  • Duane: No te fíes. A veces por una así puedes morir desangrado.

La escena cambia y muestra silenciosamente como Pete es atendido en la clínica para posteriormente volver a cambiar a otra donde Duane y Pete llegan a la cabaña de los Sharks. Los dos entran a la cabaña y son observados por Moe, Fanny, Ray y Arnold, quienes eran los únicos que estaban en la cabaña.

  • Arnold: ¿Dónde está Lauren?
  • Duane: Malas noticias. El camello la traficó a Las Venturas... supongo que ya no pudimos hacer nada, así que lo maté.
  • Fanny: Lauren... maldita sea.
  • Moe: Syd se va a poner muy triste. Supongo que se quedará virgen otro año, jejeje.
  • Arnold: No estamos para chistes, Lester. Bueno... mínimo lograron hacer bien el trabajo. Bien hecho...

Arnold camina hasta una mesa, donde toma un chaleco de los Sharks y se lo lanza a Pete.

  • Arnold: Has pasado la prueba. Bienvenido a los Sharks... siéntete como en casa.
  • Pete: Vaya... que alegría.
  • Arnold: Espero que no te dure poco, porque al rato tendrás tu primera misión como miembro oficial de los Sharks.
  • Moe: ¿Ya conseguiste las armas?
  • Arnold: No dudes de mí, Lester. Soy rápido. Al rato las repartimos, ahora prepárense porque en seis horas inicia el plan "Coca para los Sharks".
  • Ray: Puede que seas el jefe pero... que malo eres para poner nombres.
  • Arnold: Lo sé, Thompson, lo sé...

La escena cambia para mostrar a Pete bajando de la Walton de Duane frente a su mansión.

  • Pete: Gracias por el paseo, Duane.
  • Duane: No hay problema, pero no veo mal que para la siguiente ocasión gastes la gasolina de tu Infernus, niño rico.
  • Pete: Calmado, Duane, no lo usé por que no lo tenía a mi disposición.
  • Duane: Buena suerte, Pete. He de suponer que Harold te llamará para el plan, así que estate alerta.
  • Pete: Bien, nos vemos luego.

Duane se va y Pete camina tranquilamente hacia su mansión, notándose que trae el chaleco de los Sharks puesto. Pete abre la puerta y entra a su mansión, pero se queda sorprendido al ver que Eugene estaba dentro.

  • Pete: ¿Eugene? ¿Qué haces aquí?
  • Eugene: ¿Crees que no me enteré, Pete?
  • Pete: ¿Enterarte de qué?
  • Eugene: ¡De lo ocurrido en el bar!
  • Pete: ¿Cómo lo supiste?
  • Eugene: Apenas se enteró mi tío Avery, así que me pidió que comprará el sitio ya que al parecer su propietario murió en el tiroteo... o más bien dicho, lo mataste.
  • Pete: ¿Y qué problema hay con eso?
  • Eugene: ¡El problema es que le prometiste a tu hermano en su lecho de muerte que no cometerías los mismos errores que él! Pero parece como si le estuvieras siguiente todos sus pasos.
  • Pete: Yo no le veo lo malo...
  • Eugene: Los Sharks solo te están exprimiendo como naranja, ¿ya a cambio de qué? ¡De mentiras, situaciones de muerte y... un ridículo chaleco!
  • Pete: Ellos prometieron encontrar al asesino de Lance y estoy seguro de que cumplirán.
  • Eugene: La vida no es como tú crees, Pete. No toda la gente es honesta ni siempre dice la verdad.
  • Pete: Yo sé cuando confiar en alguien, Eugene y sé que todo saldrá bien. En un año ya no nos acordaremos de esto.
  • Eugene: Pero te estás tomando todo a la ligera, Pete, ¿qué harás cuando encuentres al asesino de Lance?

Pete se queda pasmado mientras Eugene trata de hacerlo reflexionar.

  • Eugene: ¿Lo matarás? ¿Seguirás manchando de sangre tus manos?
  • Pete: No...
  • Eugene: ¡Entonces! Te sacaron pasta, Pete... y solo obtuviste un disparo en tu primer día.
  • Pete: Nada... ¡Nada de lo que dices es verdad, Eugene! Me tienes envidia y me quieres manipular.
  • Eugene: ¿Pero en que forma?
  • Pete: ¡¿De qué sirve tener todo el dinero del mundo si tu vida es triste y amarga?!
  • Eugene: Pero tú solo te torturas con el remordimiento de la muerte de tus hermanos, ¡tú no tuviste la culpa!
  • Pete: Lo sé... pero ya estoy dentro y ahora no puedo salir. Una vez que das un paso adelante no puedes regresar, Eugene.
  • Eugene: Como quieras, Pete... pero créeme... sé que todo esto terminará mal.
  • Pete: Mira, lamento haberte alzado la voz, pero esto es lo que he escogido y yo no veo problema alguno con ello. Sé que matar está mal y todo eso... pero yo lo hago para encontrar al asesino de Lance, y como te llegué a decir antes, no me importa quien caiga si se interpone entre la respuesta y yo.
  • Eugene: No estoy de acuerdo pero... si necesitas ayuda, cuenta conmigo.
  • Pete: Gracias, Eugene... pero me gustaría que te alejaras temporalmente de mí. Ahora que estoy en esto no vayas a salir salpicado de toda la mierda que habrá en mi vida.
  • Eugene: Estoy dispuesto a correr el riesgo con tal de ayudarte, tú eres el único amigo de verdad que he tenido, así que supongo que no hay problema.
  • Pete: De verdad, gracias, amigo.

Eugene y Pete se dan los cinco como solían hacerlo Lance y Vic y se dan un abrazo amistoso. En ese momento la escena cambia a Francis con varias vendas y sin camisa mirando la calle desde una ventana en un edificio en Vice Point.

  • Francis: Esos macarrillas no saben con quien se acaban de meter... ambos lo pagarán y lamentarán el día que me hicieron esto.

La escena se desvance y con ello finaliza el capítulo.

Capítulo 5: El origen de la discordia (Parte 1): Invitados inesperados

El capítulo inicia con un teléfono sonando en un sofá. La cámara se aleja para mostrar la mansión de Pete, pero al parecer no había nadie. En ese momento, Pete entra corriendo a la sala y toma el teléfono, por lo que responde para escuchar la voz de Harold.

  • Harold: No digas nada, vente a nuestro almacén de armas en Viceport en media hora.
  • Pete: Repartirán las armas, supongo.
  • Harold: Así es, y de paso formularemos el plan.
  • Pete: Bien, estaré ahí.
  • Harold: Por cierto, ¿no estás asustado, Vance? Tú primer gran tiroteo, ya sabes, Ray y tú son los novatos, así que debo suponer que estás nervioso.
  • Pete: Cuando yo me enfoco en un objetivo no me pongo nervioso que nada.
  • Harold: Qué frío... pero debo decir que me agrada tu actitud. Te veo luego, Pete y espero que no se te hagan pequeños cuando estemos allá.
  • Pete: No ocurrirá, Harold, tenlo por seguro.
  • Harold: Eso espero. El almacén está al fondo de la avenida Bayshore, donde antes solía ser un campo de tiro.
  • Pete: Me ubico.
  • Harold: Eso sí, no lleves a nadie. Y ni se te ocurra llevar policías.
  • Pete: Relájate, no haré nada que comprometa a la banda.
  • Harold: Más te vale.

Pete cuelga y toma su chaleco, poniéndoselo firmemente antes de salir. La escena cambia a una hora después, donde se observa a Harold junto a Duane, Syd, Ray, Gerald, Fanny, Moe y varios Sharks más esperando.

  • Harold: ¿Dónde está? ¡Se supone que ya tenía que estar aquí!
  • Duane: No te preocupes, sé que vendrá.
  • Harold: ¿Y quién te lo asegura?
  • Duane: Sé cuanto está preocupado por su hermano.

En ese instante, Pete aparca su Infernus blanco frente al almacén y entra silenciosamente, mientras es observado por unos cuantos Sharks. Moe lo observa y le avisa a todos que ya está aquí.

  • Moe: Parece que Vance si vino después de todo.
  • Pete: ¿Cuándo empezamos?
  • Fanny: ¿Llegas tarde y lo único que se te ocurre decir es eso? Empiezas mal, chico.
  • Gerald: Tienes suerte que el jefe no esté aquí, porque dudo que le agrade tu puntualidad.
  • Pete: Calmado, Gerry, el chiste es que ya estoy aquí, ¿no?
  • Gerald: No me llames así, escoria, ¿me escuchaste?. Que estemos en el mismo bando no implica que seamos amigos y que me hables como si fuera cualquiera. Aquí yo soy tu superior.
  • Duane: No estamos en el ejército, Gerry, déjalo que se sienta libre.
  • Gerald: Como se ve que tú sigues sin entender, DeVane.

Gerald se acerca a Duane, pero Arnold llega junto a sus dos guaruras en su Stretch, bajando de ella posteriormente.

  • Arnold: No quiero conflictos, Gerry, mejor guárdate esas energías para la misión de rompetratos.
  • Syd: ¿Y las armas?
  • Arnold: Detrás de ustedes...

Los Sharks voltean y observan las cajas. Muchos se preguntan que ocurre, pero Gerald abre una caja y se observa un arma con muchas municiones, un cuchillo y granadas a su alrededor.

  • Arnold: Son 30 cajas en total, cada uno tome la que le plazca. La suerte dirá quien se queda con lo mejor y quien con lo peor.

Todos se apresuran a tomar una caja y toman el arma. Pete abre su caja y observa que le toco una Skorpion, así que voltea a ver a los lados y ve como Gerald saca una MP5, Moe una Uzi, Fanny una Ingram Mac-10, Syd una Equalizer, Ray una escopeta recortada y finalmente, Duane una M4.

  • Pete: (a Duane) Te sacaste la lotería, ¿eh, Duane?
  • Duane: No subestimes tu arma, dependiendo de quien la use puede tener un mejor uso.
  • Pete: Según Phil, me dijo que la Skorpion era un arma poco potente.
  • Duane: La potencia es secundaria mientras exista la precisión.

Pete sonríe, viéndole el lado bueno a su arma. Todos toman municiones y granadas hasta que escuchan un helicóptero encima del almacén. Arnold se queda con cara de sospecha hasta que escuchan un megáfono... era la policía.

  • Oficial: Arnold King, sabemos que está ahí dentro. Salga con las manos en alto y nadie saldrá lastimado. No intente escapar porque le recordamos que está rodeado.
  • Arnold: Chicos, ya saben que hacer.
  • Gerald: 10 se quedarán aquí a distraer a la policía, 4 cubrirán a Arnold junto a Carter y James y los 16 restantes irrumpiremos en el intercambio.
  • Harold: Yo lidero a los que se quedan aquí. Syd, Moe, Angel, Hibert, Jeremy, Mike, Anthony, Tim y Ron, se quedarán conmigo para combatir a la policía.
  • Gerald: Bien, Harold. Los que irán con Arnold serán Carter, James, Rex, Matthew, Patrick y Gel. Los demás vendrán conmigo al intercambio.

En ese momento unas granadas de gas entran al recinto por las ventanas y el humo empieza a esparcirse.

  • Harold: ¡Salgan por la puerta trasera!, ¡Distraíganlos!

Varios comenzaron a salir por la puerta trasera mientras un miembro del SWAT sale armado con su Micro SMG para arrestar a los Sharks, pero es abatido rápidamente por Syd. Un grupo de más miembros del SWAT comienzan a intercambiar disparos con el grupo de Harold, logrando matar a Ron de un disparo en la cabeza. Arnold sale cubierto por Carter y James mientras Rex y Matthew abaten a un pequeño grupo de policías que custodiaban el lugar. Moe y Angel salen por la puerta delantera luego de abatir a tres SWAT y se cubren con un pilar mientras intercambian disparos con un gran grupo de policías cubiertos gracias a tres Enforcer y seis coches de policía. Un SWAT intentaba moverse ágilmente pero Jeremy sale con una gran destreza y lo aniquila para posteriormente lanzar una granada contra los vehículos de emergencia. Un policía tirotea a Jeremy mientras un SWAT patea la granada, que por mala suerte cae debajo de un coche de policía y culmina con la muerte de dos oficiales. Arnold no puede ir a su Stretch, así que sube a una de las Gang Burrito aparcadas junto a Carter, James, Patrick y Gel acompañan a Arnold. Matthew y Patrick suben a una NRG 900 RR y siguen a la furgoneta de Arnold, encargándose Patrick de disparar. Quedaban tres Gang Burrito, así que una cuarteta de Sharks acompañada por Fanny y Ray suben a la primera, siendo la segunda posteriormente llenada por una sexteta Sharks más. Duane y Pete estaban preparados para subir a la última, permitiendo que dos miembros de los Sharks suban primero, pero en ese momento, el Maverick de la policía aparece y Gerald sube rápidamente mientras Duane y Pete se cubren y disparan al helicóptero. Dentro de la furgoneta, Gerald diálogaba con el Shark pelirrojo.

  • Gerald: ¿Qué esperas, Norman? ¡Acelera!
  • Norman: No podemos abandonarlos.
  • Gerald: Y tampoco podemos quedarnos a que nos maten, ¡vamos!

Norman lo piensa un poco pero en ese instante, dos policías comienzan a disparar a los cristales de la furgoneta y matan al otro Shark que estaba en el asiento del copiloto. Duane es testigo de esto y asesina a ambos policías con un poco de ayuda de Pete, el cual estaba más concentrado en el helicóptero. Gerald le apunta a Norman con su arma, así que éste decide acelerar.

  • Pete: ¡Gerald, espera!
  • Duane: Ese cabronazo ya nos traía ganas.

El helicóptero se mueve mientras el tirador sigue intentando acabar con Duane y Pete. En otra parte, se observa como Syd está con Hibert y Anthony en el almacén, pero un par de SWAT's pasan por detrás de Moe y Angel, asesinando a este último con varios tiros en el abdomen y uno en el corazón, mientras Moe recibe un par siendo herido de la pierna. Los dos SWAT's planean rematar a Moe pero Tim aparece y logra romperle el cuello a uno de los SWAT's a mano pero el otro lo tirotea con su poderosa MP5. Hibert observa esta escena y asesina a el SWAT pero otro entra y le da un disparo en la cabeza. Syd y Anthony se hacen para atrás, creyendo que son los únicos que quedan, pero observan como Harold usa su AK-47 para asesinar al agente que mató a Hibert.

  • Anthony: ¿Dónde estabas?
  • Harold: Deshaciéndome de unos cuantos que intentaban entrar por las ventanas.
  • Syd: ¿Dónde están todos?
  • Anthony: Si no me equivoco, nosotros somos todos. Se siente bien ser de los últimos supervivien...

Varios disparos atraviesan el cuello y la cabeza de Anthony, por lo que Harold y Syd se tiran al suelo. Los últimos seis policías restantes comienzan a tirotearse con Harold y Syd mientras los tres últimos agentes del SWAT encaran a Duane y a Pete con ayuda del helicóptero.

  • Agente SWAT: ¡Persigue a Arnold King! ¡Estos dos no son más que sus lacayos!

El helicóptero pone su objetivo en Arnold y los tres agentes usan otra granada de humo para hacer salir a Duane y a Pete, pero Duane se mueve y asesina al policía de la granada de humo, pero sin evitar que el humo salga. Pete queda en medio del humo, causando que le dé un ataque de asma, así que se distrae usando su inhalador, tiempo suficiente para que los dos agentes de SWAT se preparen para matarlo, pero Duane aprovecha la distracción y acaba con uno de los agentes, provocando que el otro retroceda mientras Duane tira a Pete detrás de una pared.

  • Pete: Gracias... de nuevo.
  • Duane: Espero que algún día me la devuelvas.

Uno de los seis policías es asesinado por Syd dentro del almacén, así que uno se preparaba para pedir refuerzos, pero es cruelmente acribillado por Moe. Los policías se dan cuenta y disparan contra Moe, pero éste rueda antes y se oculta detrás de un coche de policía. Moe alcanza a visualizar al agente del SWAT que intentaba matar a Duane y a Pete, así que lanza un disparo para distraerlo. El agente voltea y Pete usa su Skorpion para llenarle la cabeza de agujeros.

  • Duane: ¡Toma los chalecos antibalas! ¡Están en buen estado!

Pete y Duane roban los chalecos que no tenían disparos y avanzan hacia el almacén, donde eliminan a dos policías, mientras Harold aprovecha y elimina a uno. Solo quedaba uno, el cual se suicida por miedo a la tortura con un disparo a la cabeza. Syd va a ayudar a Moe mientras se asegura que ya no quede policía alguno mientras Harold observa extrañado a Duane y a Pete.

  • Harold: ¿Qué hacen aquí? ¿No se supone que deberían ir al intercambio?
  • Duane: El gilipollas de Gerry nos abandonó cuando las cosas se pusieron feas.
  • Moe: Vete acostumbrando, Vance. Gerald es así, una jodida rata inmunda.
  • Syd: Me gustaría ver que le dijeras eso en su cara.
  • Pete: Olviden las malditas peleas. Hay que irnos antes de que venga la policía.
  • Duane: De paso recomendaría que contactaras a Arnold. Un helicóptero policial iba tras ellos.
  • Harold: Mierda. Será mejor que lo sepan cuanto antes.

Harold saca su teléfono y le llama a Arnold, cambiando la escena a la Gang Burrito, donde Arnold contesta tranquilamente estando rodeado por Matthew y Patrick en la moto, Carter, James y Arnold en la parte trasera y Gel y Rex conduciendo y de copiloto respectivamente. Arnold contesta de forma relajada y rápidamente nota que es Harold.

  • Arnold: ¿Qué pasa, Harold?
  • Harold: Un Maverick va tras ustedes, ¿lo visualizan?
  • Arnold: Perdimos a la policía hace un largo rato, ¿estás seguro de lo que dices?
  • Harold: Duane y Pete me dijeron que ellos te tienen como su objetivo principal.
  • Arnold: Tú tranquilo, toda la tropa está bien, ¿cómo andan por allá?
  • Harold: Perdimos a casi todos. Solo sobrevivimos Duane, Pete, Moe, Syd y yo. Gerald abandonó a Duane y Pete, así que están con nosotros.
  • Arnold: Ese Gerry es un loquillo, jajaja. Pero no te preocupes, no nos pasará nada.

En ese momento se escucha un helicóptero y el tirador al primer disparo logra impactar en la furgoneta. Matthew acelera mientras Patrick intenta disparar contra el helicóptero, pero pierde el equilibrio y el tirador aprovecha para asentarle dos disparos en los costados del torso, provocando que caiga de la moto. Matthew intenta escapar pero recibe varios disparos en la espalda. El piloto del helicóptero toma su radio y decide llamar refuerzos.

  • Piloto: Solicitamos refuerzos en la avenida Bayshore, cerca de la entrada a el centro de la ciudad.

La pantalla se divide en dos, mostrando al helicóptero persiguiendo la furgoneta mientras se observa en el fondo a Matthew caer muerto. En la otra escena se muestra a varias patrullas salir de la comisaría del centro de la ciudad. Arnold se comienza a poner nervioso y pide que abatan el helicóptero.

  • Arnold: ¡Carter! ¡James! ¡Derríbenlo!

Carter y James abren las puertas traseras y comienzan a disparar contra el helicóptero pero un bache causa que caigan. Arnold recuerda que hablaba con Harold y toma de nuevo su teléfono.

  • Arnold: ¡Tenías razón! ¡Los maderos están tras nosotros!
  • Harold: ¿Cómo va la situación?
  • Arnold: Mal, ya mataron a dos y... ¡OH, MIERDA!

Rex conduce pero es interceptado por un bloqueo desde el cual los policías comienzan a disparar contra Rex y Gel. Gel recibe un disparo en la cabeza y Rex en su brazo, causando que la furgoneta choque y tanto Rex como James, Carter y Arnold caigan. Harold escucha el choque y se preocupa.

  • Harold: ¡Arnold! ¡Jefe! ¡Responda!
  • Syd: ¿Qué diablos ocurre?
  • Harold: La policía... los tiene bien jodidos.
  • Syd: ¿Pues qué esperamos? ¡Hay que salvarlos!

Arnold es levantado por James y Carter para irse, mirando de reojo que Rex murió en el choque. Arnold toma el teléfono y junto a James y Carter entran a un callejón donde planean ocultarse de la policía. El helicóptero aún los persigue y varios policías bajan de sus coches y los persiguen por el callejón.

  • Arnold: ¡Harold! ¡Trae el culo de todos aquí! ¡Me tienen rodeado! No me quiero pudrir en la cárcel...
  • Harold: ¿Dónde estás?
  • Arnold: En el callejón que está detrás de la pizzería, ven rá...

La llamada se corta y Harold queda preocupado por Arnold, así que prepara a todos.

  • Harold: Hay que salvar a Arnold.
  • Duane: Moe está muy herido, dudo que pueda mover un músculo.
  • Moe: No importa. Sé que puedo seguir... aunque no siento mis piernas.
  • Pete: Es mejor que vayas a un hospital antes de que quedes paralítico.
  • Moe: No te preocupes, Vance. Estaré bien.
  • Syd: No hay tiempo de decidir, ¡vámonos!
  • Harold: ¿Y en qué carajo nos iremos?
  • Pete: Duane y yo podríamos ir en mi Infernus.
  • Syd: De acuerdo, Harold, Moe y yo robaremos una de esas patrullas.
  • Moe: Solo espero que Arnold no nos confunda.

Duane y Pete suben a el Infernus mientras que Harold, Syd y Moe suben a uno de los coches de policía. Ambos aceleran y se dirigen hacia el norte para toparse con Arnold y sus guaruras. La escena cambia a la parte detrás del basurero, donde Gerald, Fanny, Ray y los otros 11 Sharks se ocultaban detrás de las montañas de basura para esperar a que llegaran ambas facciones del intercambio. Un pequeño rato pasa y se escuchan los motores de varias Freeway acercándose al sitio. Gerald asoma un poco la cabeza y se da cuenta de que un Barracks OL viene con ellos.

  • Ray: (en voz baja) No sé mucho de esto pero... ¿no crees que ya deberíamos atacar?
  • Gerald: No. Hay que esperar a los haitianos.
  • Ray: Pero se supone que los moteros están solos, es nuestra oportunidad.
  • Gerald: Yo soy el jefe y yo decido lo que hay que hacer.
  • Norman: Pero mira sus armas. Son de rango bajo, es obvio que podemos robar el cargamento y llevárnoslo sin necesidad de esperar más problemas.
  • Gerald: He dicho que esperemos y al siguiente que me lleve la contraria lo asesino.

Ray y Norman se miran mútuamente mientras Gerald mantiene su mirada fija en el cargamento. La escena cambia ahora a los callejones del centro de la ciudad, donde Arnold se agarra la mano mientras se observa que recibió un disparo en ella mientras Carter y James disparan contra los múltiples policías que intentan atraparlos.

  • Carter: Se nos termina la munición. Dudo que podamos seguir conteniéndolos.
  • James: ¿Dónde están Harold y los demás?
  • Arnold: No lo sé... pero estamos perdidos.
  • Carter: ¡Allí vienen más!

James comienza a disparar contra varios policías que intentaban llegarles por un callejón detrás de ellos y cuando parece que los van a acorralar, Pete llega en su Infernus y comienza a arrollar a todos los policías que intentaban entrar. Uno se levanta e intenta disparar, pero Duane lo masacra a disparos.

  • Carter: ¡Están aquí!
  • James: Carter, detrás de ti.

Un coche de policía se movía erráticamente por los callejones, así que Carter y James comenzaron a disparar, pero segundos después escucharon el grito de Harold, así que cesaron al fuego.

  • Harold: ¡Mierda, tíos! ¡Soy Harold!
  • James: ¿Están bien? ¿No le dimos a nadie?
  • Syd: Por suerte no tirotearon a Moe para dejarle más agujeros.
  • Moe: Moriré desangrado, de eso estoy seguro.
  • Harold: ¡Pete! ¡Duane! ¿Dónde están?

El Infernus hace un retorno y aparca junto al callejón. Pete y Duane bajan del coche y se acercan a Arnold.

  • Arnold: ¡Todo es su culpa! Si hubieran destruido ese helicóptero... espera un segundo, ¿y el helicóptero?

En ese instante se escucha el ruido de la hélices del helicóptero acercándose a el área de callejones. El tirador comienza a disparar contra los Sharks, por lo que Duane, Pete, Carter y James comienzan a contraatacar mientras Harold y Syd protegen a Arnold y Moe. De un certero disparo, Carter logra asesinar al tirador mientras James comienza a disparar contra los vidrios del helicóptero. El Maverick comienza a ascender, así que todos los Sharks suben a los vehículos.

  • Syd: ¿Cómo nos acomodaremos?
  • Harold: En el coche de policía irán Moe y Arnold.
  • Duane: Pete y yo debemos ir al intercambio. Algo me huele mal con Gerry.
  • Harold: En el coche de policía caben máximo unos cinco.
  • Moe: Déjenme aquí... yo solo soy un estorbo.
  • Pete: ¡NO! Tú eras el que ibas a investigar sobre quien mató a mi hermano.
  • Syd: ¿Solo te preocupa eso, Vance? Ya veo porque Gerald los dejó atrás...
  • Duane: Maldito lambiscón, ¿podrías dejar de hacer comentarios inoportunos?
  • Arnold: Es obvio que nadie quiere dejar a Moe atrás, pero no nos queda de otra.

La plática es interrumpida por el sonido de las sirenas policiales. Arnold y Syd corren hasta el coche de policía mientras James y Carter deciden seguirlos, quedando solo Duane, Pete y Harold con Moe.

  • Moe: ¿No me escucharon? ¡Váyanse!
  • Duane: Moe, se supone que el pacto de los Sharks era no dejar morir a nadie.
  • Moe: Así como a Gerry no le interesó dejar a alguien atrás, háganlo ustedes.
  • Pete: Ven conmigo.

Pete toma a Moe y lo ayuda a caminar hasta su Infernus. Harold y Duane ven a un par de policías acercarse al sitio, así que cargan sus armas y tirotean el torso de ambos polis. El coche de policía de Arnold es encendido y se preparan para irse.

  • Arnold: ¡Sube, Harold!
  • Harold: Prefiero que Moe vaya con ustedes...
  • Syd: ¡Moe es un estorbo, Harold!
  • Harold: No... lo siento, jefe.
  • Arnold: Como gustes, estúpido.

Syd acelera y se aleja del lugar mientras Harold observa como Pete y Moe se acercan al Infernus. En ese instante, un coche de policía impacta el Infernus y el movimiento natural de éste derriba a ambos. Harold y Duane se acercan corriendo pero son distraidos por tres policías que intentaban matarlos desde un tejado. Harold observa como Duane recibe seis disparos en el torso, pero con ayuda del chaleco antibalas, no recibe daño alguno.

  • Harold: ¿Tienes un chaleco antibalas?
  • Duane: Se lo robe a un agente del SWAT.
  • Harold: Eres muy inteligente... no entiendo como te pagan menos que a Syd.
  • Duane: Cosas de la vida...

Duane abate a un último policía mientras corre hacia Pete. Moe observa como una docena de agente del SWAT se acercan, así que hace una misteriosa pregunta.

  • Moe: ¿Podrías mover tu Infernus, Pete?
  • Pete: ¿Qué dices?
  • Moe: ¡MUEVE TU PUTO COCHE!

Pete corre rápidamente y sube al Infernus, usándolo para atropellar a un par de policías que acababan de bajar de su coche. La docena de agentes pasaba tras la estela de humo y tanto Duane como Moe eran los únicos en observarla.

  • Moe: ¡Duane! ¡Lárgate!
  • Duane: No me digas que te quieres hacer el héroe.
  • Moe: Ya no siento mis piernas, tío... eso solo significa una cosa.

Duane recibe un disparo en el hombro de un agente y observa como Moe activa su granada.

  • Duane: ¡MOE! ¡ESTÚPIDO! ¿¡QUÉ HAS HECHO!?

Los agentes disparan y logran darle un disparo en el torso a Duane y otros dos en los brazos a Moe, así que con fuerza Duane arrastra a Moe y lo aleja de la granada. Cinco segundos después, los agentes se colocan para matar a ambos pero la granada explota y todos mueren mientras que Duane y Moe salen disparados. Harold, que estaba cubriendo los callejones traseros, ve a ambos caer violentamente al suelo y se acerca corriendo.

  • Harold: ¡Duane! ¡Moe!
  • Moe: Jajajaja, eso fue divertido.
  • Duane: ¿Acaso querías matarnos, palurdo?
  • Pete: Suban al coche.
  • Harold: ¿Entraremos los cuatro?
  • Pete: Se me ocurrió una idea.

La escena cambia rápidamente a otra donde se ve a Harold, Moe, Duane y Pete amontonados en el Infernus.

  • Harold: (sarcásticamente) Buena idea, Vance.
  • Duane: Creo que Moe acaba de manchar mi ropa con su sangre.
  • Moe: ¿No podemos pasar antes a un hospital?

El Schuman Healthcare Center estaba a unas calles, así que Pete acelera a toda velocidad y aparca delante de él.

  • Pete: Quítate el chaleco y ve a que te atiendan.
  • Moe: Pero no los puedo dejar morir...
  • Duane: Tú eras el que quería venir aquí, ¿no? ¡Ahora te jodes!

Moe se quita el chaleco y baja del Infernus, así que Duane y Harold se acomodan.

  • Harold: Mucho mejor.
  • Duane: Supongo que para ti. Yo me acabó de sentar encima de la sangre de Moe... parezco vieja en plena regla.
  • Harold: Basta de chistes, hay que ir al intercambio.
  • Duane: ¿Te sobraron balas, Pete?
  • Pete: Siempre precavido, D.

El Infernus acelera hacia el sur y se pierde en el horizonte mientras la escena cambia al basurero, donde se ve a los Sharks en su misma posición.

  • Ray: Llévamos aquí casi media hora, ¿por qué aún no hacemos nada?
  • Fanny: Parece que Gerald quiere que nos maten antes de poder hacer algo.
  • Gerald: Si yo soy el subjefe, es porque soy inteligente, prudente y más vivo que ustedes, así que será mejor que me hagan caso si quieren salir con vida.
  • Norman: Miren, allí llegan los haitianos.

Varios Voodoo llegan al lugar mientras Mitch, Cougar, Zeppelin y el resto de los moteros los observan. Fanny mira de reojo a un motero que aún no se quitaba el casco, así que empieza a sospechar. De uno de los Voodoo bajó un sujeto que parecía ser el líder de los haitianos. Mitch se acerca a él para negociar.

  • Mitch: ¿Tú eres Benson?
  • Winston: Somos amigos, ¿no?, puedes llamarme Winston.
  • Mitch: Como ves aquí tenemos la mercancía... ¿dónde está el dinero?
  • Winston: Jejejeje, ¿aún no se dan cuenta?

Los moteros levantan sus armas, así que los haitianos hacen lo mismo.

  • Mitch: ¿De qué hablas, Benson?
  • Winston: De que tenemos unos invitados a los que no invitamos, ¿sabes a lo que me refiero?
  • Mitch: ¿Me la estás jugando, Benson?
  • Winston: Creí que los moteros eran más inteligentes... ¡Pierre! ¡Muéstrale a nuestro barbudo amigo a nuestros invitados inesperados!

Pierre baja de un Voodoo y toma una granada incendiaria. El motero con el casco se levanta y le apunta pero Winston le hace una señal de que espere. Pierre lanza la granada hacia el montículo de basura donde se escondían los Sharks.

  • Ray: ¡Granada!

La escena se detiene mientras la granada impacta el montículo e inicia un incendio gracias a la basura, la cual es rápidamente consumida por las llamas. La escena cambia momentáneamente a la avenida Bayshore donde se ve el Infernus doblando con Duane, Harold y Pete dentro.

Capítulo 6: El origen de la discordia (Parte 2): Golpe bajo

El capítulo inicia donde terminó el anterior, una vez caída la granada una nube de fuego se expande por la montaña de basura y los Sharks que se encontraban ahí se dispersan. Winston sonríe mientras Mitch y los moteros observan sorprendidos.

  • Mitch: ¡Todo esto era una trampa tuya, Benson!
  • Winston: Si yo lo hubiera planeado no hubiera ordenado el ataque.
  • Mitch: ¡¿Entonces cómo lo sabías?!
  • Winston: Contactos.

Cougar es el primero en comenzar a disparar, por lo que usa su Uzi para disparar contra los Sharks, aunque solo uno recibe un disparo en la pierna. Ray intenta disparar contra los moteros, pero es repelido por Zeppelin, el cual le impide salir. Winston ve como Fanny, Norman y otro Shark se mueven así que toma su arma y dispara mientras Mitch se oculta. El motero con el casco saca dos Desert Eagle y comienza a disparar contra Gerald, el cual intetaba huir. Norman usa su MP5 con la que elimina de un tiro preciso a uno de los haitianos que apenas bajaba de su Voodoo.

  • Winston: ¡Bishop! ¡Karl! ¡Acaben con esos tres!

Los moteros se mueven y comienzan a tirotearse con los Sharks mientras Winston camina hacia el camión como si nada. Mitch se da cuenta y le apunta por la espalda.

  • Mitch: ¿Qué se supone qué estás haciendo?
  • Winston: Oh, Mitch, ¿acaso crees que iba a iniciar este tiroteo como si nada?

Un Shark apunta a Winston pero es eliminado por Pierre mientras Mitch mira de reojo.

  • Mitch: Entonces solo viniste a...

Winston le da dos tiros en el torso a Mitch creyendo haberle dado en el corazón y antes de que Mitch pudiera responder lo desarma con una técnica de lucha libre. Winston toma el arma de Mitch y la patea hacia la basura.

  • Winston: En el infierno no usarás de éstas.

Mitch cae derribado al suelo y Winston continúa su camino.

  • Winston: ¡Chicos! ¡Maten a toda cosa que se mueva!
  • Cougar: ¡¿No se supone que eramos aliados?!
  • Winston: ¡En este mundo no hay amigos, motero!

Cougar iba a disparar contra Winston pero un Shark lo patea y se prepara para matarlo pero el motero con el casco aparece y lo asesina de un disparo en la cabeza.

  • Cougar: ¡Gracias, hermano! ¿Dónde esta Mitch?
  • Motero del casco: No lo sé.
  • Zeppelin: ¡Mitch! ¡Han matado a Mitch!

Cougar y el motero voltean a ver a donde Zeppelin apuntaba y observan a Mitch tirado y rodeado de un charco de sangre. Ambos van a verlo pero Gerald aparece y comienza a disparar contra ellos.

  • Gerald: A mí no me engañas, Vercetti.
  • Cougar: ¿Eres tú, Tommy?

Gerald vuelve a disparar al par pero estos se tiran detrás de los restos de un coche. En ese instante, el Infernus llega, pero es recibido por varios disparos de Bishop y Karl. Duane se lanza del Infernus ante la mirada de sorpresa de Pete y Harold para posteriormente levantarse de la basura y comenzar a disparar contra Bishop y Karl. Norman se da cuenta y avisa a los demás.

  • Norman: ¡Hey! ¡Por aquí! ¡Nos tienen acorralados!

Pete escucha los gritos y aparca su Infernus para que tanto él como Harold bajen a ayudar a Norman. Harold corre mientras observa como tres Sharks son abatidos por un haitiano y un motero que posteriormente se matarían mutuamente, así que toma otro camino y se topa con Ray, el cual tenía un disparo en el brazo y estaba desarmado. Harold voltea a ver y se da cuenta que se separó de Pete.

  • Harold: Novato, ¿qué ocurrió?
  • Ray: Al imbécil de Gerald se le ocurrió esperar... y nos descubrieron.
  • Harold: ¿Pero cómo...?
  • Ray: Ya lo sabían... no sé si hay un soplón pero es como si lo hubieran sabido antes de que pudieramos actuar.

Harold se queda sorprendido mientras se observa como Duane elimina a un motero que intentaba llegarle por la espalda para continuar disparando contra Bishop y Karl.

  • Bishop: Parece que todos los Sharks están aquí.
  • Karl: No te preocupes, hoy le llega la extinción al tiburón.
  • Duane: ¡Malditos haitianos traidores! ¡Se supone que teníamos una relación de negocios!
  • Karl: La tía Poulet ha decidido poner fin a esa relación cuando nos informaron que planeaban robar nuestro cargamento.

Bishop se asoma pero recibe un disparo en la cabeza de uno de los Sharks. Karl se da cuenta y acribilla al Shark con todo un cargador, así que Duane se mueve y extermina a Karl con dos disparos en la sien. Duane se cubre rápidamente al darse cuenta de que Pierre lo tenía bajo mira. Por otro lado, Tommy dispara contra Gerald, el cual se oculta, mientras Cougar baja la montaña de basura para acercarse a Mitch, pero es atropellado por el camión de la coca, el cual era conducido por Winston.

  • Winston: ¡Ups! ¡Lo siento, haitiano trabajando! Jajaja
  • Zeppelin: ¡Cougar!

Zeppelin dispara contra Winston pero recibe una ráfaga de disparos por la espalda de parte de Harold. Por su parte, Pete asesina a tres haitianos y observa como Fanny, Norman y el otro Shark siguen con vida.

  • Pete: ¿Qué ocurrió?
  • Fanny: Esos imbéciles conocían nuestro plan.
  • Norman: Y todo hubiera salido bien de no ser porque a Gerald se le ocurrió esperar.

Un motero se acercaba al cuarteto pero tropieza y cae por la montaña, cayendo al incendio provocado por la granada y alterándolo mientras intentaba apagar las llamas de su cuerpo. El motero se desvanece debido a que la chaqueta de cuero ayudó a consumir su cuerpo y el incendio se altera, por lo que ocurre un pequeño deslave en el montículo. Winston se aleja pero Tommy logra herir a Gerald en el hombro y sale corriendo para perseguir a Winston. Tommy sube a una Freeway y comienza a perseguir a Winston, así que Gerald decide seguirlos, pero es misteriosamente derribado por alguien... era Harold.

  • Gerald: ¡Suéltame! ¡Vercetti se escapa!
  • Harold: A mí no me engañas, Gerry. Sé que todo esto fue tu culpa.
  • Gerald: ¿Mi culpa? ¡Quítame tus asquerosas manos de encima antes de que decida actuar!
  • Harold: ¿Y qué me vas a hacer, Gerry? ¿Matarme?
  • Gerald: Si me obligas, sí.
  • Harold: Será mejor que vayas hablando, traidor.
  • Gerald: Cuida tus palabras.

Pierre observa que Winston huye con la coca, así que deja a Duane en paz y suelta un grito.

  • Pierre: ¡La tenemos! ¡Suban a los coches, hay que proteger a Winston!

Los pocos haitianos que quedaban eliminan a un par de moteros y regresan a sus Voodoo a toda velocidad. Los haitianos encienden sus coches y toman el mismo rumbo que Winston tomó para huir. Solo quedaban tres moteros, Norman, Ray, Fanny, Pete, Duane, Gerald, Harold y un Shark anónimo. Norman observa a uno de los últimos moteros intentando escapar, así que lo elimina, pero el otro par ayuda a Mitch y escapan en uno de los Voodoo que los haitianos dejaron atrás mientras otro los cubre con una Zombie. Los Sharks los dejan escapar mientras todos se dan cuenta de como Harold y Gerald están discutiendo.

  • Harold: ¡Explica todo, Gerald!
  • Gerald: Soy más que ustedes, yonkis de mierda... no pueden acusarme de algo que no hice, ¡me escucharon, basuras!
  • Ray: (se acerca con los demás) Te dije que atacaramos, Gerald... solo me dijiste que esperaramos, ¡y mira lo que ocurrió! ¡Perdimos a varios hombres!
  • Norman: Sospecho que tú también tuviste que ver con el incidente del almacén.
  • Gerald: Oh, sí. Échenle la culpa de todo a Gerald, ¡estúpidos!
  • Duane: ¿Entonces en que carajo pensabas al decidir esperar a los haitianos? ¡Tenían todas las papeletas a su favor!
  • Fanny: Además de que solo nos tuviste recostados en medio de los desechos de toda esta mugrosa ciudad.
  • Gerald: Y si tanto les interesa, ¿por qué no van por ella? ¡El haitiano se escapa!
  • Harold: Esa no es la prioridad ahora mismo. Arnold debe saber de todo esto.
  • Gerald: Yo lo hacía para matar a varios pájaros de un tiro... se suponía que los moteros y los haitianos debían caer esta noche.
  • Pete: ¿Pero no los haitianos son aliados nuestros?
  • Gerald: En esta ciudad no te puedes fiar de nadie.
  • Fanny: Maldito paranoico... mejor larguémonos a la guarida. Veamos que hace el jefe con este imbécil.
  • Gerald: A mí también me gustaría ver eso.

La escena cambia a el Club Epsilon, el cual se podía ver más pequeño y con un cartel de hace varias semanas que decía "¡INAUGURACIÓN!". La cámara se enfoca dentro del club y se observa a Syd, Ray, Norman, el Shark sobreviviente, Fanny, Harold, Pete, Duane, Carter, James y Arnold sentados en una gran mesa. Arnold tenía una faceta sonriente a diferencia de todos los demás.

  • Arnold: Entonces, ¿para qué la reunión?
  • Harold: Es sobre el golpe...
  • Arnold: ¿Y que ocurrió? ¿Ya escondieron el cargamento?
  • Ray: No.
  • Arnold: ¿Y por qué mierda no lo han hecho?
  • Duane: Porque no hay ningún cargamento.
  • Arnold: ¡¿Entonces que cojones pasó?!
  • Fanny: Al buen Gerald se le ocurrió dejar pasar la oportunidad y, por su culpa, nos descubrieron.
  • Gerald: ¡Ellos ya lo sabían!
  • Arnold: ¡Sacrifiqué mucho dinero, varios hombres y armas! ¡Todo para que me vengan con estas mierdas!
  • Gerald: Yo creo que mejor debería preocuparse por que hay un topo entre nosotros... vamos Pete, ¿por qué no le dices al jefe que nos vendiste?
  • Pete: ¡¿YO?! ¡Estás demente, gilipollas!
  • Duane: Gerry, eres un gran idiota. Arnold, yo te puedo asegurar que Pete no ha hecho nada que pueda perjudicar a la banda en su corto período de tiempo.
  • Gerald: Ohhh... lo defiendes porque ha sido tu lamehuevos desde que lo aceptamos.
  • James: No conozco bien a Vance, pero supongo que si él nos salvó de la policía es porque realmente se preocupa por la banda, ¿qué has hecho tú?
  • Gerald: Maldito gato, cuando tú apenas eras un aspirante a madero, Arnold y yo reconstruimos esta banda.
  • Syd: Concuerdo con Gerald, por algo es el subjefe. Además de que apenas llegó Vance y las cosas se nos fueron por el desguace.
  • Norman: ¡Y si tanto te preocupas, Gerry, ¿por qué cojones permitiste que ocurriera lo que pasó en el basurero?!
  • Gerald: Un jodido lacayo como tú jamás lo entendería.
  • Arnold: Pero yo si lo entenderé, Gerald. Explícame lo ocurrido antes de que tome justicia por lo que me fíe.
  • Gerald: Quería acabar con ambos bandos.
  • Arnold: Pero tú bien sabes que los haitianos son nuestros aliados y ahora, gracias a ti, tenemos una nueva enemistad. ¿Aceptas tu culpa, Gerald?
  • Gerald: No, jefe... la culpa fue de aquella rata que se le ocurrió delatarnos... revelar todo.
  • Arnold: Entonces, Gerry, ¿qué esperas? ¡Encuéntrala!

Gerald se retira y solo Syd decide seguirlo. Arnold mira a todos y sonríe.

  • Arnold: ¿Por qué esas caras? ¡Siéntanse felices! Son los únicos sobrevivientes, así que su recompensa será mayor... claro, aunque no hayan conseguido nada.
  • Norman: No es por eso. Perdimos a muchos amigos en aquel tiroteo.
  • Arnold: Pelirrojo... debes tener en cuenta de que estar en una "pandilla" no es para hacer amigos... es para hacer dinero.
  • Shark anónimo: Por lo que me han contado se supone que todos son hermanos en estas bandas, ¿no?
  • Arnold: Ese no es nuestro estilo, no somos moteros, pero debo decir que arriesgaron muy bien el culo. Sé que los moteros han desaparecido, momentáneamente, así que hay un obstáculo menos.
  • Duane: ¿Qué haremos con el supuesto topo?
  • Arnold: No te preocupes, Gerry se encargará de investigar.
  • Harold: ¿Y si Gerry es el topo?
  • Arnold: No le convendría... es de los que más dinero gana aquí.

James voltea a ver a Pete y le sonríe.

  • James: Gracias por salvarnos, amigo, soy James, ¿y tú?
  • Pete: Pete.
  • James: ¿Te gustaría tomar una copa?
  • Pete: Ahora no, James. Ando muy agotado.
  • James: Sé que estás un poco molesto, pero no te preocupes, te devolveré el favor.
  • Pete: ¿De qué forma?
  • James: Pronto lo sabrás...

Los dos vuelven a prestar su atención a Arnold, el cual bebe un poco de su copa.

  • Arnold: La policía nos tiene en la mira... es muy probable que Gerry tenga razón y un topo nos haya delatado.
  • Ray: ¿Qué haremos ahora?
  • Arnold: Perdimos mucho dinero en esta misión. Necesitaremos otra donación, Petey.
  • Pete: ¿Otra? ¡Macho, no cago dinero!
  • Arnold: Pero eres el que más tiene entre nosotros.
  • Pete: Yo no estoy aquí para regalar mi dinero, estoy para encontrar al asesino de mi hermano.
  • Arnold: Y lo encontrarás, ¿acaso no estás dispuesto a vengarte? ¡Te ayudaremos incluso a matar a ese asesino!
  • Pete: Les he dado varios billetes y no he olido siquiera un poco de información.
  • Arnold: Deja que Lester se recupere y la tendrás.

Pete mira con sospecha a Arnold mientras la escena se desvanece. Pete llega a su mansión y aparca su Infernus tiroteado en su garaje. Pete entra y se acuesta a dormir muy agotado, la escena cambia a un callejón esa misma noche, se veía a Francis hablando con alguien.

  • Francis: Tendrás más de donde salió si nos vas diciendo todo lo que hagan los macarrillas esos.

Dos siluetas se logran ver mientras un sujeto que acompañaba a Francis les entrega un paquete de droga.

  • Francis: Caballeros, como bien saben esos tipos no paran de jodernos los negocios y ahora... se han pasado de la raya. Ellos nunca sospecharán que ustedes nos pasan la información, así que no teman. Hablen.

La escena cambia a un lujoso condominio en Ocean Beach varias horas después de lo ocurrido en el bar. La cámara se adentra al lugar y se observa a Arnold en un jacuzzi bañándose mientras se relaja. En ese instante, alguien toca la puerta.

  • Arnold: Oh, mierda, ¿Quién es?

Unos gemidos femeninos se escuchan, así que Arnold se pone una toalla y abre la puerta rápidamente. Era Lauren...

  • Arnold: ¡Lauren, carajo! ¡Creí que estabas de puta en Las Venturas!
  • Lauren: Ayúdame, Arnold... ellos van a venir por mi.
  • Arnold: ¿Quiénes?
  • Lauren: Francis...
  • Arnold: Pero si Francis está muerto, ¿cómo es posible?
  • Lauren: No lo sé, Arnold pero me quieren ver muerta.
  • Arnold: Tranquila, yo te cuidaré, no te preocupes.

Arnold abraza a Lauren y la escena se desvanece. La siguiente escena es en la mansión de Pete, donde Pete se encuentra viendo la televisión, evitando los noticiarios. En ese momento alguien entra, por lo que Pete voltea y se da cuenta que es Eugene.

  • Pete: Eugene, te ves muy desvelado.
  • Eugene: Te has perdido de mucho, Pete. Créeme, me estoy ligando a McAllen.
  • Pete: ¿McAllen? ¡Pero ni la conoces!
  • Eugene: Bueno... mientras tú jugabas a matarte con tus nuevos amigos yo fui a una fiesta y la conocí bien. Hice algunas cosas extrañas pero seguro que me la llevo a la cama dentro de poco.
  • Pete: ¿Confías en ella? Recuerda que tú y yo solo eramos invitados pero nunca la veíamos. Es muy extraño que se aparezca hasta ahora.
  • Eugene: No digas locuras, Pete. Lástima que ella se tuvo que ir muy temprano.
  • Pete: Ajá...
  • Eugene: ¿Qué ocurrió? ¿Si hicieron todo ese rollo de robar drogas y demás?
  • Pete: Las cosas salieron mal... perdimos a muchos compañeros y no obtuvimos nada.
  • Eugene: Relájate, Pete... mira, yo no te recomendaría seguir con ellos.
  • Pete: Pero entonces, ¿quién me ayudará a buscar al asesino de Lance?
  • Eugene: La policía... tal vez.
  • Pete: Si claro, y crees que serán amables luego de me haya cargado a varios agentes.
  • Eugene: ¿Qué tú qué?
  • Pete: Así como lo oíste.
  • Pete: Salió mal, perdimos a casi todos.
  • Eugene: Bueno, mínimo tú estás vivo...
  • Pete: Pero aún no tengo nada de información...

La escena cambia a Norman, Duane y el otro Shark en el hospital esperando a ver como se encuentra Moe. Duane se mantiene silencioso mientras Norman no para de hablar con el otro Shark.

  • Norman: Entonces te llamas, John, ¿no?
  • John: Sí.
  • Norman: ¿Sabes? Últimamente me he sentido muy solo en esta pandilla. Se supone que estamos unidos, pero parece que cada quien se va por su lado.
  • John: Eso lo he notado.
  • Norman: Solo date cuenta... Moe no estaría aquí si Duane y el otro sujeto no lo hubieran rescatado, ¿quién no te aseguraría que el jefe o los otros harían lo mismo? Dejarnos expuestos mientras ellos protegen su culo...
  • John: Tranquilo, podemos juntarnos y forjar una alianza, algo así como... amigos hasta la muerte.
  • Norman: Claro, pero a decir verdad, no confío en nadie.
  • John: Relájate, soy de fiar.
  • Duane: (interrumpe) Originalmente se supone que los Sharks eramos de esos que no te dejaban morir así como si nada. Eso hasta el golpe de la mansión... cuando Vercetti y otro tipo irrumpieron y acabaron asesinando a nuestro anterior jefe. Así Arnold y Gerry ascendieron al poder, pero ellos no se preocupan totalmente por la banda... a ellos les preocupa el dinero. No por nada se la pasan exprimiendo a Pete.
  • Norman: Eso es obvio, solo hay que notar como dejaron las muertes de los demás como si nada. De hecho, yo observé como Gerry los abandonaba a su suerte cuando esos agentes los tenían rodeados. Incluso me amenazó para dejarlos morir...
  • Duane: ¡Hey! ¡Eso no lo sabía!
  • Norman: Gerry es un jodido cabronazo... ese tipo no merece ser un Shark.
  • John: Es de sospechar que nos está jugando una mala pasada.
  • Duane: Espero que ese idiota de Arnold habrá los ojos, porque no pasará mucho tiempo hasta que Gerry le meta una estacada por la espalda.
  • Gerald: ¿Decías, DeVane?

Gerald entra al hospital junto con Syd, mientras Norman y John observan temerosos. Duane suelta una mirada retadora y Syd eleva el pecho ya que se sentía importante estando junto a Gerald.

  • Duane: Vaya, es el buen Gerry y su fiel mascota.
  • Syd: (se acerca pero Gerald lo detiene) ¡Hijo de...
  • Gerald: Calma, Syd. Estamos en un hospital.
  • Duane: ¿Qué quieres aquí, Gerry?
  • Gerald: ¿Qué quiero aquí? ¡Enseñarte algo! ¡El nombre del traidor!
  • John: ¿El traidor? Se suponía que...
  • Gerald: ¿Qué yo era el traidor? Jajajaja, la sorpresita es mucho mejor.
  • Syd: Mírenla por ustedes mismos.

Syd le deja un sobre a Duane en el suelo. Duane se acerca a recogerlo ante una mirada de satisfacción de Gerald. Duane abre el sobre y observa sin sorprenderse, lo cual deja a Gerald con cierta sospecha.

  • Gerald: ¿Qué ocurre, DeVane? ¿Sorprendido?
  • Duane: Esto no demuestra nada...
  • Gerald: ¿No lo demuestra? Yo no creo que el jefe piense lo mismo...
  • Syd: Es obvio que no dices nada porque es tu lamebotas.
  • Duane: ¿Así como tú eres el perrito faldero de Gerry, Syd? ¡Cierra la boca!
  • Norman: Entonces, ¿quién es el traidor?
  • Gerald: Adelante, dilo DeVane.
  • Duane: El supuestro traidor es... Pete.
  • John: ¿¡QUÉ!?
  • Norman: Pero si él salvó al jefe y ayudó en varios planes.
  • Syd: Seguro lo hizo para ganarse nuestra confianza.
  • Duane: Las acciones de su hermano no influyen en que él sea el traidor, estúpido.
  • Syd: ¿Cómo no? ¡Lance Vance fue el responsable de la caída de los Sharks! Pete Vance viene a terminar con todo...
  • Duane: ¿Acaso él tuvo algo que ver con lo del trato? ¡NO! ¡Entonces usen ese cerebro de mierda para algo productivo!
  • Gerald: Algo me dice que tú lo estás ayudando, DeVane... los dos quieren terminar de jodernos.
  • Duane: ¿Yo? ¡Soy de los que más me he entregado a esta banda! ¡Pete y yo les salvamos el culo cuando los haitianos y Vercetti los iban a joder!
  • Gerald: Syd lo ha dicho. Eso no los salva de la quema.
  • Syd: El jefe se va a enterar de todo este lío.
  • Gerald: Una de dos, o en unos minutos recibes una llamada del jefe pidiéndote reúnirte con él... o yo mismo me encargaré de hacerte una visita personal.
  • Duane: Si me quieres ver muerto, Gerry, ¿por qué no me matas? ¡¿Acaso eres tan cobarde que necesitas el permiso del jefe para hacerlo?! ¡Eres igual de rata que Syd!

Gerald mira rencorosamente a Duane y se aleja con Syd. Duane tira el sobre a la basura y se recarga en la pared reflexionando. Norman y John se mirna mútuamente mientras observan la escena y la cámara se va alejando poco a poco del hospital.

Capítulo 7: El ascenso del inocente

Pasan unas horas después de lo acontecido. Pete se encuentra solo en su mansión observando directamente su chaleco de los Sharks hasta que su teléfono comienza a sonar. Pete contesta y se da cuenta de que era Duane.

  • Duane: Pete, tío, ¿estás bien?
  • Pete: Obviamente, ¿ocurre algo?
  • Duane: Hay problemas graves, tío. Necesito verte en mi apartamento... date prisa, está cerca de tu casa, es en un edificio de la calle Washington. Es de muchos colores, vivo en el 1048, ven a verme.
  • Pete: Espera, Duane, ¿qué clase de problemas?
  • Duane: Gerry ha desatado una bomba de mierda... le ha dicho a Arnold que tú eres el traidor. Tiene cierta prueba relacionada con tu hermano que usará en tu contra. Confío en que tú jamás nos venderías... no eres como los demás.
  • Pete: Ese cabronazo... voy para allá.
  • Duane: Cuida tus espaldas, Pete... las cosas se van a poner muy feas allá afuera. Usa tu Infernus, necesitas velocidad.

Pete toma su chaleco y su Skorpion del otro día, apresurándose a salir de su mansión. Una vez afuera, rápidamente sube a su Infernus y acelera, pero instantáneamente se da cuenta de como dos Sentinel XS aparcados cerca de la fuente que está frente a su mansión comienzan a acelerar. Pete no podía saber quien estaba dentro ya que tenían cristales polarizados. Pete aumenta su velocidad por la avenida principal de Ocean Beach pero en ese momento escucha una voz familiar...

  • Ray: ¡Confiamos en ti, Pete!
  • Pete: ¿Ray?

Ray comienza a disparar con su Ingram Mac-10 contra el Infernus de Pete, pero este cambia de carril y solo un disparo da en el Infernus. El otro Sentinel se empezaba a quedar atrás, pero en ese instante un Admiral pasa frente al Infernus de Pete, lo que le obliga a derrapar fuertemente por la acera para detenerse. Ray aprovecha esto y lanza una oleada de disparos contra el Infernus, así que Pete se defiende con algunos disparos de su Skorpion y trata de acelerar, pero es embestido por el otro Sentinel.

  • Pete: ¡MALDICIÓN!

El Sentinel de Ray regresa y prepara otra ráfaga mientras el Infernus de Pete da una vuelta que lo deja volcado boca abajo como consecuencia del impacto. Pete sale del Infernus y corre hacia una casa para protegerse detrás de sus paredes. El Sentinel de Ray se detiene y de él bajan Ray y tres sicarios. El otro Sentinel también frena y se observa a Syd y tres sicarios más.

  • Syd: A Gerald le hubiera gustado matarte, Vance, pero tu novio perecerá ante sus manos.
  • Pete: ¿Qué cojones te ocurre, enfermo? ¡Yo no he traicionado a nadie!
  • Syd: El mundo es muy extraño, Vance... tan inocente que parecías.

Un sicario lanza una granada en dirección a la pared donde se ocultaba Pete. Pete observa la granada y comienza a adentrarse en los callejones mientras Syd le intenta disparar con ayuda de Ray y los demás.

  • Syd: ¡Qué descaro, Pete! ¡Todavía te atreves a usar nuestro chaleco insignia!

Pete carga su arma y se cubre. Syd, Ray y los sicarios lo persiguen sin tomar medidas, así que Pete comienza a disparar en contra de ellos, abatiendo a un sicario.

  • Syd: ¡Lo has matado! ¿Así o más traidor?
  • Pete: ¡Yo mato por mi vida!
  • Syd: Tuviste que pensártelo antes de traicionarnos.
  • Pete: ¡YO NO TRAICIONÉ A NADIE!

Pete sale y trata de aniquilar a Syd pero Ray lo protege y casi le da a Pete. Pete continúa corriendo mientras los sicarios avanzan para eliminarlo.

  • Ray: ¡Lo siento, Pete! No solo Gerald dio testimonio... Lauren dijo que Francis y tú estaban conectados... y que nunca lo mataste.
  • Pete: ¿Qué? ¡Duane vio como Francis murió!
  • Ray: Francis fue el autor intelectual del ataque en el intercambio... y tanto tú como Duane lo sabían.
  • Pete: Maldita sea... no necesito matarlos para demostrarles que yo no hice nada de eso.

Ray y los sicarios continúan su camino mientras Syd se detiene a hablar por teléfono.

  • Syd: Jefe... ya lo tenemos a pie, pero es muy escurridizo. Estamos en los callejones centrales de Ocean Beach, cerca del Russell Hotel.
  • Arnold: Enviaré a Carter, Harold, Fanny y James a ayudarlos... creo que no solo Duane y Vance nos han traicionado.
  • Syd: No se preocupe... los novatos son pan comido. Duane será el hueso duro de roer.

Pete mantiene su sprint por los callejones. Ray le hace señas a los sicarios para rodearlo mientras Syd se reúne con todos. Pete corre para salir a la avenida Ocean Drive pero dos sicarios lo soprenden, así que Pete usa los reflejos que Phil le ayudó a poner en práctica para eliminar a uno de un disparo en la cabeza y darle al otro en las piernas. Pete se dispone a rematar al sicario, pero no puede hacer nada ya que el resto se preparaba para rodearlo.

  • Pete: Mierda... estoy perdido.

Pete entra por el callejón del cual salieron los dos sicarios y continúa su larga huída. Ray nota que la emboscada no funcionó, así que decide seguir a Pete a toda velocidad mientras Syd remata al sicario herido.

  • Syd: ¡Vamos! ¡SOMOS MAYORÍA!

Pete comienza a mostrar signos de cansancio, así que se detiene y se prepara para defenderse con lo poco que tenía. Un sicario se acerca descubierto, así que Pete aprovecha para eliminarlo sin muchos problemas, pero Ray usa este momento para derribar a Pete con un disparo en la pierna. Pete cae y cojea para ocultarse detrás de un basurero. Dos sicarios preparan sus fusiles de asalto pero su imprudencia provoca que no vean a Pete y éste los elimine sin que ellos se puedan defender. Ray ahora estaba solo junto con Syd.

  • Ray: Se acabó, Pete. Las cartas ya no están a tu favor.
  • Pete: Le prometí a mi hermano que no moriría hasta eliminar al responsable de su muerte... ¡y ustedes no me lo van a evitar!

Pete pierde la cabeza y comienza a disparar a lo loco en dirección a Ray, pero éste espera y cuando a Pete se le acaba el cargador, le dispara en el brazo, causando que suelte el arma y regrese a protegerse mientras gime de dolor.

  • Syd: Jajajaja, así termina la balada de Pete Vance.
  • Ray: Discúlpame, Pete... debo reconocer que me caías bien.
  • Syd: ¿Vas con tus discursos de marica? ¡Acábalo!

Ray se aproxima y le apunta a Pete, el cual está en el suelo mirando con sufrimiento el arma de Ray. Ray comienza a pensársela, recordando como fue Pete el que llegó a salvarlos junto a Duane y Harold en el basurero. Syd se acerca con mirada de furia.

  • Syd: ¿Acaso tengo que hacerlo todo yo?

Syd se prepara para disparar, pero Ray le apunta.

  • Syd: ¿Eh? ¿Qué te pasa ahora, novato? ¿De qué lado estás?
  • Ray: Yo lo voy a matar.
  • Syd: ¿Pues entonces que esperas? ¡Hazlo!

Ray se prepara para disparar, pero en ese momento, una Gang Burrito aparca fuera del callejón.

  • Syd: Deben ser los demás. Espera, novato... este momento memorable lo deben ver todos.

Syd corre hacia la Gang Burrito mientras Ray baja su arma. Pete abre la boca y comienza a dialogar con él.

  • Pete: ¿Qué cojones pasó? Como de ser un miembro respetado pasé a ser esto...
  • Ray: Supongo que la traición tiene sus consecuencias.
  • Pete: Ya me cansé de decirlo... yo no traicioné a nadie. Gerry nada más busca a quien echarle el paquete de su error.
  • Ray: No solo Gerald, Pete... también hubo pruebas en tu contra.
  • Pete: ¿Qué clase de pruebas? ¿Qué soy el supuesto topo de Francis? Les he dado mi dinero, mi lealtad y mi entrega... no puedo terminar así... y menos cuando mi tarea en este mundo no ha finalizado.
  • Ray: Lauren apareció... y dijo que tú trabajabas con Francis... te culpó como el responsable de su secuestro y... habló de muchas cosas impensables.
  • Pete: Sé que hay un complot en mi contra... pero me sorprendé como todos se han dejado engañar. Puede que yo sea un traidor, pero Duane... ¡él es el mejor de todos nosotros!
  • Ray: Yo tampoco creí lo de Duane... pero no puedo llevarle la contraria al jefe.

Syd se acerca a la Gang Burrito, la cual tenía el cristal arriba.

  • Syd: ¡Chicos! ¡Llegan a presenciar el momento ideal!

La puerta se abre fuertemente, dándole un golpe en la cara a Syd.

  • Syd: ¡Idiota! ¿Qué te pasa? ¿Estás cie...

Syd mira con sorpresa como Duane baja de la Gang Burrito y no puede evitar ser desarmado a base de golpes.

  • Syd: ¡NOVATO! ¡AYÚDAME!

Ray corre hacia allá mientras Pete observa con sospecha. Norman y John bajan y noquean a Ray cuando salió del callejón. Los tres arrastran los cuerpos de Ray y Syd hasta el callejón donde estaba Pete. Al ver a Pete en ese estado, Duane suelta el cuerpo inconsciente de Syd y se acerca a verlo.

  • Pete: Duane... vinieron a salvarme el culo.
  • Duane: Sabía que no lo lograrías, Norman me informó que Gerry se adelantó al plan.
  • John: (le pasa unas cuerdas a Norman) ¡Amárralos!
  • Duane: Hay que reunirnos con Arnold antes de que sea demasiado tarde.
  • Pete: Pero nos quiere ver muertos.
  • Duane: Tranquilo, saldremos de esta.

Pasan varios minutos y otra Gang Burrito llega, bajando de ella los refuerzos enviados por Arnold. Harold es el primero en adentrarse al callejón, observando los cadáveres de dos sicarios y rastros de sangre.

  • Fanny: ¿Qué ocurrió aquí?
  • Carter: ¡Syd! ¿Dónde estás?
  • Syd: (su voz a lo lejos) ¿Carter? ¡Ayúdanos!
  • Carter: ¿Qué mierda ocurre?

Todos corren hacía el callejón donde se escuchó el grito y observan a Syd y a Ray amarrados. James se acerca a desamarrarlos, mientras Harold y Fanny vigilan sus alrededores.

  • Harold: ¿Dónde está Vance?
  • Syd: DeVane apareció de sorpresa junto a los otros dos traidores y nos noquearon. Ya teníamos a Vance...
  • Duane: Más le vale escuchar, "amigos".

Todos apuntan a Duane pero no disparan al darse cuenta que está desarmado.

  • James: ¿Dónde están los otros?
  • Duane: Llevaron a Pete a una clínica. Se estaba desangrando.
  • Harold: Entonces, ¿te entregas así como si nada?
  • Duane: Quiero hablar con ustedes. Syd es un cabeza dura y el novato un testarudo, así que creo que ustedes serán más prudentes al escuchar.
  • Fanny: ¿Escuchar qué? ¿El relato de tu traición?
  • Duane: ¿Qué les inventó Gerry ahora?
  • Carter: No inventó nada... Lauren y él demostraron con hechos como Pete y tú nos vendieron a Francis.
  • Duane: ¿Francis? ¡Pero si lo matamos!
  • James: Mentira... él sigue con vida y fue el autor intelectual de aquel golpe en contra nuestra en el basurero y el almacén.
  • Harold: Nadie más que Pete y tú pudieron haber sido los responsables de todo lo ocurrido.
  • Duane: Ray, discúlpame por golpearte, solo que sé que eres muy impulsivo y temía que hicieras algo equivocado.
  • Ray: No importa... ya te entregaste, eso es lo bueno.
  • Duane: Me gustaría hablar con Arnold.
  • Carter: ¿Hablar con él? ¿Después de todo lo que hiciste? ¡Él no tendrá piedad contigo!
  • Duane: Yo no pido piedad, Carter. Yo demostraré la inocencia de Pete, los novatos y la mía, por supuesto.
  • Fanny: No tienes pruebas, Duane.
  • Duane: Claro que las tengo, pero no son físicas.
  • Syd: ¿Acaso le van a cumplir su petición a este gilipollas? ¡A la hoguera!
  • Harold: Ignoren a este pedazo de mierda.
  • Syd: Exacto.
  • Ray: Se refiere a ti, estúpido.
  • Harold: Amárrenlo.

Duane se deja amarrar mientras Carter lo ata con las cuerdas que usaron para amordazar a Ray y Syd.

  • Harold: ¿A qué clínica llevaste a Pete?
  • Duane: Eso es privado. No dejaré que le hagan daño a alguien que se ha preocupado más por ayudarnos que por traicionarnos.
  • Harold: Respeto tu postura, Duane. Sin duda, tienes estilo y honor.
  • Duane: Lástima que nadie me crea.
  • Harold: (en voz baja) No te preocupes, yo creo en ti.

Harold se aleja mientras todos suben a la furgoneta. Carter lleva a Duane a la furgoneta mientras Syd se acerca a Duane y le da un golpe.

  • Syd: Eso es por lo de ahorita.
  • Duane: Lo cobarde jamás se te va a quitar, lamebotas de los cojones.
  • Syd: Me muero por ver como Gerald hará que tus sesos salpiquen contra la pared.
  • Duane: Y yo me muero por verte muerto.

La Gang Burrito acelera y se aleja en el horizonte mientras se escuchan sirenas policiacas. La siguiente escena transcurre en el condominio de Arnold donde Harold, Fanny, Syd, Ray, Carter y James avanzan acompañados por un prisionero Duane. Duane se encuentra tranquilo mientras observa como los Sharks lo llevan a la suite de Arnold. Harold ve un poco de sangre en el piso y comienza a sospechar.

  • Harold: ¡Eh! Esto es demasiado fresco... (toca la sangre) muy reciente para ser exactos.
  • James: ¡El jefe!
  • Harold: Carter, James... ¡vayan al cuarto del jefe y asegúrense que se encuentre bien! ¡Ray y Fanny! ¡Salgan del condominio y vigilen! Tengo que hablar contigo, Duane...
  • Syd: ¿Y qué haré yo?
  • Harold: Llama a Gerald y comunícale lo sucedido... creo que han pasado cosas muy feas aquí.

Carter y James corren con sus armas en mano y tiran la puerta, encontrándose con una impactante escena. El sitio estaba lleno de impactos de bala y el cuerpo de Arnold estaba tirado en su jacuzzi, boca abajo en un agua teñida por el color rojo de la sangre.

  • Carter: (corre hacia Arnold) ¡Jefe! ¡Jefe! ¡Maldita sea!

James observa el lugar y se da cuenta que hay alguien escondido debajo de la cama. James se asoma y observa que se trata de una asustada Lauren armada con un cuchillo.

  • Lauren: Aléjense de aquí...
  • James: ¡Lauren! Menuda mierda... que ocurrió aquí.
  • Lauren: Fue Francis... él y sus hombres aprovecharon que no estaban y vinieron a matarlo.
  • James: ¿Dónde está Gerald?
  • Lauren: Se fue persiguiendo a Francis...

James mira con cara de sorpresa a Lauren y Carter saca el cuerpo de Arnold del jacuzzi.

  • Carter: Está muerto... ya no podemos hacer nada.
  • James: Como pudo pasar esto...
  • Lauren: ¿Qué pasó con los traidores?
  • James: Tenemos a Duane pero Pete y los novatos están prófugos.
  • Lauren: Debieron ser ellos quienes formularon todo esto...

La escena cambia a las afueras del cuarto donde Syd sigue intentando llamar a Gerald mientras Harold mira fijamente a Duane.

  • Syd: No contesta...
  • Harold: ¿Estás seguro de que Pete y los otros están en una clínica?
  • Duane: Afirmativo.
  • Carter: (sale de la suite) Lamento informarles lo sucedido pero nuestro jefe, Arnold King, acaba de dejar este mundo.
  • Lauren: (sale del cuarto y apunta a Duane con el cuchillo) ¡TÚ! ¡TÚ FUISTE EL QUE PROVOCÓ TODO ESTO!
  • Duane: ¿De cuál te fumaste, zorra?
  • Syd: (prepara un golpe) No le hables así, gilipollas.

Syd intenta darle un puñetazo a Duane, pero éste lo evade y le da una patada en el torso y un posterior cabezazo en la nariz, dejando a Syd en el suelo. Harold le apunta a Duane al igual que Carter. James sale y agarra a Lauren, la cual quería matar a Duane.

  • Harold: No puedo creerlo... todo paso tan rápido.
  • Carter: Tenemos que localizar a Vance y asegurarnos de que no haya tenido nada que ver con esto.
  • Lauren: ¿Acaso todos están imbéciles o qué? ¡Está claro que ellos mataron a Arnold!
  • James: También tenemos que encontrar a Gerald... no vaya a ser que también esté muerto.

Ray y Fanny llegan corriendo a la escena y observan a todos agitados.

  • Fanny: ¿Qué pasó?
  • Lauren: Los traidores... mataron a Arnold.
  • Duane: Aquí hay una conspiración... nos están usando de chivos expiatorios para cubrir al verdadero culpable.
  • James: Cada vez se les va cerrando el panorama, Duane, ¿dónde está Vance?
  • Duane: En la clínica Riverside, en Little Havana.
  • Harold: Carter y James, vayan a hacerle una visita a Vance. Tengan cuidado, es muy peligroso.
  • Carter: No te preocupes, estaremos bien.
  • Harold: Y tú (apunta a Duane)... tengo unas preguntas que hacerte.

Carter y James se alejan mientras el resto se quedan en el lugar. La escena cambia a la clínica Riverside, donde Norman y John hablan fuera de la sala mientras Pete se cura de sus heridas. En ese instante, se oye una pequeña discusión.

  • Norman: No puedes pasar.
  • Eugene: Tengo que verlo, es mi mejor amigo.
  • Norman: Estamos en una situación peligrosa... no quieres salir lastimado.
  • Eugene: Te lo ruego, necesito hablar con él.
  • Pete: ¿Qué ocurre allá afuera?
  • Eugene: ¡Pete! ¡Soy yo, Eugene! ¡Dile a tus amigos que me dejen pasar!
  • Pete: Norman... déjalo entrar.

Norman se quita del camino y Eugene entra a ver a Pete.

  • Eugene: ¡Pete! Santo cielo... ¿qué te pasó?
  • Pete: Un malentendido...
  • Eugene: Diablos. Pete, deja de seguir jugándole al valiente y abandona todo esto.
  • Pete: No puedo... te lo he dicho muchas veces, La...
  • Eugene: Sí, tu hermano Lance.
  • Norman: (interrumpe) Hablando de Lance...
  • Pete: ¿Qué sabes tú de él?
  • John: Gerry apareció para darle a Duane unos archivos... supuestamente tu hermano es aquel que provocó la caída de los Sharks con ayuda de Tommy Vercetti.
  • Pete: ¿Tommy Vercetti?
  • Norman: Gerry cree que tú terminarás el trabajo que tu hermano comenzó.
  • Pete: Maldita sea... esa serpiente...
  • Eugene: ¿Y ahora te quieren matar tus propios amigos?
  • Pete: Exacto. Duane me trajo aquí porque los Sharks jamás sospecharían nada, pero aún así me preocupa que él haya decidido quedarse.
  • John: ¿Qué haremos ahora?
  • Pete: No lo sé... los nuestros están en nuestra contra, poco a poco me voy quedando sin dinero y no tengo respuesta alguna a mis preguntas.

En ese momento, John sale de la habitación y se recarga en la pared. Pasado un rato en el que Eugene, Norman y Pete hablaban, John observa como tres sujetos le preguntaban a un doctor la ubicación de Pete Vance. Sin poder oír mucho lo que decían, John es testigo de como el doctor es amenazado, así que apunta al cuarto donde John observaba. Uno de los sujetos mira fijamente a John y saca una Desert Eagle, con la cual le apunta, así que John corre y se mete al cuarto mientras el disparo pasa cerca de él. Norman y Eugene escuchan el ruido y se levantan, John entra agitado y saca su arma.

  • John: Tenemos compañía...
  • Norman: John y yo nos encargaremos de los matones. Ustedes cubranse con lo que puedan.
  • Eugene: ¡Mierda! ¡Estamos perdidos!
  • John: Relájate, idiota.

Se escuchan más disparos y Eugene se oculta detrás de la cama de Pete. Norman sale corriendo y comienza a disparar con su Tec-9 mientras los matones no le pueden dar debido a que se oculta rápidamente detrás de una pared del hospital. La gente que estaba dentro comienza a huir del lugar, atontando la vista de los matones, así que John aprovecha para ir a la pared del lado contrario de Norman. Uno de los matones se desorienta y Norman le da un disparo en el brazo luego de disparar una ráfaga de tiros.

  • Norman: ¡Cabrones! De seguro, Gerry los ha enviado.
  • Líder matón: ¿Gerry? ¡Nosotros venimos de otro lado, gilipollas!

El líder matón dispara contra Norman, por lo que Norman se tiene que mantener oculto un buen lapso de tiempo. Eugene, por su parte, se encuentra temblando y alterado, mientras Pete se intenta levantar.

  • Eugene: ¿Qué estás haciendo?
  • Pete: Debo ayudarlos.
  • Eugene: ¿Estás loco? ¡Mira el estado en el que estás!
  • Pete: Norman y John son buenos pero no lo suficiente para esta situación.
  • Eugene: Tú solo confía en ellos, carajo.

John se asoma a disparar pero recibe un disparo en el hombro, lo que provoca que caiga. Un matón corre a su dirección para rematarlo pero Norman valientemente sale y asesina al matón con varios disparos, dándole uno de ellos en la cabeza. Norman se intenta ocultar de nuevo, pero recibe un disparo en la pierna antes de poder saltar hasta su escondite. Los dos matones restantes le van tomando ventaja a Norman y John, acercándose poco a poco. John trata de defenderse pero le falla la puntería ante una situación prácticamente perdida. En ese momento, una Gang Burrito se detiene frente a la clínica y de ella bajan Carter y James. La pareja nota la presencia de un tiroteo dentro, observando de reojo a Norman y a John ocultos combatiendo contra los dos matones restantes.

  • Carter: ¿Quiénes son esos?
  • James: Algo huele mal por aquí...
  • Carter: Los enfermos, tal vez.
  • James: No eso, estúpido... me refiero a que no hay una razón obvia para que estos dos estén aquí. Hay que entrar.


Los dos matones no notaron la llegada de Carter y James mientras se acercaban a Norman y John. Carter y James entran y abaten al matón herido para posteriormente desarmar y herir al líder. Norman y John salen a duras penas de sus escondites y apuntan a Carter y James.

  • Norman: ¿Qué quieren aquí?
  • James: ¿Dónde está Pete?
  • John: Si lo van a matar... tendrán que pasar sobre nosotros.
  • Carter: No venimos a matarlo, inepto... necesitamos asegurarnos que esté aquí.
  • Norman: ¿Por qué?
  • James: Francis y sus hombres mataron a Arnold...
  • Líder matón: (interrumpe) Jajajajaja, de nada les sirvió matarme cuando mi jefe ya ha hecho su trabajo.
  • Carter: Tú trabajas para Francis, ¿no es así?
  • Líder matón: Así es... y pronto caerán y pagarán por lo que hicieron.
  • James: Nosotros no le hemos hecho nada a Francis... él se metió con nosotros al secuestrar a Lauren.
  • Líder matón: Vance ya no nos servía más, así que...
  • Norman: ¡Mentiroso! Pete jamás ha trabajado con ustedes, y de eso estoy seguro.
  • Líder matón: Crean lo que piensen. Si no estuviera a punto de morir, me divertiría mucho con los sucesos futuros... pero abran bien los ojos, porque no saben cuando les llegará la hora.
  • John: ¡Francis es un maldito cobarde! Si fuera tan hombre ya...
  • Líder matón: El jefe es inteligente... siempre está un paso adelante de ustedes. Y ustedes ni siquiera se dan cuenta de ello. Poco a poco irán cayendo uno a uno como las moscas que son...
  • Carter: Ya me hartaste.

Carter le da un disparo en la cabeza al líder matón ante la mirada incrédula de James.

  • James: ¡Idiota! Lo pudimos haber usado como cebo o para hacerlo hablar.
  • Carter: Se coherente, este tipo solo se burlaba de nosotros.
  • James: El sufrimiento puede hacer hablar a cualquier persona.

Carter mira seriamente a James y luego saca su teléfono.

  • Carter: Vigila el lugar... llamaré a Harold para decirle que Pete está aquí.
  • Pete: (sale cojeando) No entiendo... si ya sabían que Lance era mi hermano, ¿cómo es que hasta ahora deciden atacarme?
  • James: Lo única que sabíamos de Lance Vance es que era hermano de Vic, el líder de esa organización que nos llevó a la ruina. Gerald reveló que fueron Lance y Vercetti los que mataron a nuestro anterior jefe.
  • Pete: ¿Y qué tengo que ver yo con ello?
  • James: No lo sé... con ese rollo del topo a casi todos les ha entrado una paranoia. Y ahora que Arnold está muerto, prácticamente estamos jodidos. No hay quien nos pague, ni quien nos dirija.
  • Gerald: (llega de la nada) ¿Estás seguro, Jimmy?
  • Norman: Joder, macho, ¿es que nadie te enseñó a avisar? ¡Siempre sales de sorpresa!
  • Gerald: Ese es mi estilo.
  • James: ¡Gerald! ¿No se suponía que estabas persiguiendo a Francis?
  • Gerald: Lo perdí... pero seguí a algunos de sus hombres hasta acá. Veo que ya los conocen.
  • Pete: Maldito desgraciado... por tu culpa todos están en contra mía. Ahora nos quieren linchar a Duane y a mí por tus jodidos inventos.
  • Gerald: ¿Inventos? Hay pruebas, Vance...
  • Pete: ¿Lance? ¡Él es otro rollo! Yo jamás he vendido a los Sharks.
  • James: Además de que creían que tú mataste a Arnold.
  • Pete: Espera un segundo... ¿Arnold murió? Creí que lo decías en broma...
  • Gerald: Tú lo deberías saber bien, traidor... seguro Francis, DeVane y tú ya lo tenían formulado desde un principio.
  • John: Para empezar, Gerry, el que la cagó ese día fuiste tú, no Pete y el único que se quedó con Arnold fuiste tú, no Pete, ¿entonces quién tiene más pinta de traidor?
  • Gerald: Novato de mierda (saca su arma).
  • Norman: (apunta a Gerald) Calmado, Gerry, no nos pongamos calientes.

Gerald baja su arma y mira de reojo a Eugene, sorprendiéndose al verlo pero sin decir nada. Eugene también mira a Gerald pero decide mirar a otra parte. La escena cambia a varias horas después, todos estaban reunidos en la mansión. Gerald no le quitaba el ojo de encima a Pete mientras Duane lo observaba. Todos estaban callados hasta que Harold decidió hablar.

  • Harold: Sé que no soy juez, pero luego de escuchar el testimonio de Duane estoy seguro de que ellos no son ningunos traidores.
  • Syd: ¡Me atacaron!
  • Duane: Eso fue por que intentaste matar a Pete, rata lamebotas.
  • Harold: Silencio. Con la muerte de Arnold, nos hemos quedado sin jefe... sin nadie que dirija nuestra organización.
  • Syd: ¿Habrá funeral? Ya sabes... el jefe era una gran persona.
  • Harold: Eso lo sabremos después... primero que nada, tenemos que elegir a alguien para que nos guíe y trate de reponernos de estos duros golpes.
  • Lauren: Gerald era el segundo al mando... es obvio quien debe serlo.
  • Norman: ¿Gerry? Si claro, para que nos haga fracasar como en el golpe anterior.
  • John: Norman tiene razón... además de que no tiene la actitud de ser un verdadero jefe.
  • Gerald: ¿Y ustedes que saben? ¡Yo he levantado esta organización desde mucho antes que ustedes llegaran, bastardos!
  • Pete: No lo sé... Duane es más comprometido con la banda.
  • Syd: Claro, lo dice el que solo lleva dos días con nosotros.
  • Norman: Y en esos dos días ha hecho más que tú.

Syd se altera, pero James lo detiene y Harold trata de poner orden.

  • Harold: En cierto aspecto, Lauren tiene razón. Debemos respetar la jerarquía de la banda, por algo Arnold nombró subjefe a Gerald.
  • Norman: Con Gerald estamos expuestos al fracaso.
  • Fanny: ¿Por qué no somos personas decentes y elegimos por votos?
  • Lauren: Esto no es una elección presidencial, esto es una pandilla y se debe respetar el legado del jefe.
  • Gerald: Además, nadie más que yo sabe lo que el jefe quería hacer para levantar esta banda.
  • Duane: ¿Matar sin razón? ¿Acusar a tus propios compañeros de traición? Sin ofender, Gerry, pero no eres apto para esto.
  • Gerald: ¿Apto? Jajajaja, ya se los he dicho, de todos nosotros soy el más veterano y el que tiene más experiencia, ¿acaso no les ha quedado claro?
  • Syd: Tiene razón, los Sharks necesitamos un jefe de verdad, un digno sucesor de Arnold, y ese es Gerald.
  • Lauren: Además, Harold... no sé por qué eres tú el que organiza todo esto... apenas y eres un simple capo.
  • James: Tranquila, Lauren. Harold es un mediador, trata de calmar las tensiones.
  • Ray: Sé que soy nuevo... pero la verdad, Gerald solo ha causado conflictos internos. Ahora mismo estamos divididos, no es posible hacer planes con esta situación.
  • Carter: El novato tiene razón. Si queremos elegir un líder, primero debe haber una tregua entre las bombas de los Sharks.
  • James: O sea, nos referimos tanto a Duane como a Gerald, y en menor medida a Syd, Lauren y los tres novatos.

Gerald se acerca a Duane y le estrecha la mano. Luego de pensárselo unos segundos, y de mala gana, Duane acepta y le regresa el gesto a Gerald, aunque ambos con faceta seria. Gerald hace lo mismo con Norman, John, y por último, con Pete, al igual que Duane lo hace con Lauren y Syd.

  • Harold: Bien, eso no es mucho, pero ya es un avance.
  • Fanny: ¿Entonces cómo quedamos al final?
  • Harold: No hay de otra, la petición de Arnold hubiera sido dejar a Gerald como líder... así que sin importar cualquier objeción... es el nuevo líder.

Syd sonríe y Gerald voltea a ver burlescamente a Duane, el cual parece no prestarle atención.

  • Carter: Bueno... eso es todo. A partir de ahora, Gerald es el nuevo líder.
  • Norman: Como sea... veamos que tanto hace para mejorar la organización.
  • Gerald: No se preocupen... tengo grandes planes para nuestra pandilla. Buenos tiempos se avecinan, chicos.

Syd y Lauren aplauden aunque los demás no les prestan mucha atención. En ese momento, el teléfono de Lauren empieza a sonar y ésta sale rápidamente de la mansión.

  • Lauren: Lo siento, chicos. Me tengo que ir, es urgente.
  • Fanny: ¿A dónde vas?
  • Lauren: Voy a ver a un amigo.

Lauren sale de la mansión ante la mirada de sospecha de Fanny. Por su parte, Harold continúa la plática.

  • Harold: Con el ascenso de Gerald...
  • Gerald: Antes de que hables, elijo a Syd como mi mano derecha.
  • Harold: Pero no se supone que...
  • Gerald: Así como Arnold confiaba en mí, yo confío en él, así que, ya sabes.
  • Syd: Ya lo escucharon.

Syd se pone junto a Gerald ante una pequeña mirada de rencor de Norman y John. La cámara se aleja de la mansión y la escena cambia a Francis, el cual estaba jugando con un cuchillo ensangrentado.

  • Francis: Pobre Arnold... todas las muertes son normales, pero la tuya fue muy triste. Ya sabes, en este mundo no hay amigos.

En ese instante, alguien entra a la habitación de Francis.

  • Francis: ¡Eh! Eres tú, ¿qué quieres? ¿Más droga para tu novia?
  • ???: No te atrevas a hacerle daño.
  • Francis: ¿A tu novia? Jajajaja, si es mi mejor marioneta, ¿por qué querría hacerlo?
  • ???: No me refiero a ella.
  • Francis: ¡Ah! Tú hablas de el negrito que intentó matarme.
  • ???: Así es... solo atrevete a hacerle daño y ya verás.
  • Francis: ¿Qué veré? Yo sé que tú no eres capaz de matar a una mosca.
  • ???: Tú no me conoces, Francis. Jode a los Sharks, pero no le hagas nada... él ni siquiera tiene las mismas intenciones que esa bola de vándalos.
  • Francis: Bien, bien... lo que tú digas. Solo, contáctame más a menudo. Con este rollo de la muerte de Arnold, es de esperar que haya noticias nuevas recién salidas del horno.
  • ???: Lo haré, pero más te vale respetar nuestro trato, Francis. No te conviene verme enojado.
  • Francis: (sarcásticamente) Ok, ok... ya me diste miedo, eres muy malo, un asesino letal, entiendo, ya puedes irte.

Se oyen los pasos del sujeto misterioso alejándose, mientras Francis toma una copa y se sirve un poco de vino.

  • Francis: Pobre estúpido.

Francis se toma el vino y la escena desaparece.

Capítulo 8: ¡Nos vemos en Liberty City!

Mucha escenas pasan... se ve a Francis hablando con alguien, mientras se ve a dos sombras interrumpir (una masculina y una femenina), luego se observa a Duane y a Pete asesinando a un par de moteros, posteriormente se observa a un Eugene decrépito y más acabado que la escena del hospital, después a Moe en silla de ruedas saliendo del hospital y pronto pasan en gran velocidad muchas escenas de los Sharks realizando asaltos, asesinando capos moteros y haitianos e interrogando personas. Una pantalla negra muestra la frase "Dos meses después..." y se observa un apartamento, donde un sujeto está secuestrado mientras todos los Sharks, con excepción de Norman, John, Ray, Lauren y Fanny, lo rodean.

  • Syd: Tío, ya han pasado tres días y nadie ha querido reclamar a este empresario de mierda, ¿nos lo cargamos?
  • Gerald: Tranquilo... recuerda que las recompensas por empresarios son las más jugosas.
  • Harold: Nos estamos quedando sin armas.
  • Gerald: ¿Por qué no las compran con el dinero de Vance?
  • Pete: No digas mi apellido, estúpido, ¿no conoces la regla del secuestro?
  • Syd: Al jefe se le respeta, lacayo de mierda.
  • Harold: Haber, haber, ¿no hicimos un pacto hace dos meses? ¡Entonces cállense!
  • Duane: Nos han vetado de todas las tiendas de armas gracias a ustedes y sus extorsiones de segundo nivel.
  • Gerald: Claro, como si nos conocieran a todos.
  • Duane: Extrañamente tienen una foto nuestra en cada Ammu-Nation de la ciudad... además de que estamos enemistados con los haitianos, cubanos y Phil Cassidy.
  • Gerald: Phil Cassidy... podríamos hacerle una visita.
  • Syd: ¡Buena idea! Además de que Vercetti ya no le da protección.
  • Moe: (en silla de ruedas) ¿Están seguros? Recuerden que en el trato salió Vercetti cubriendo a los moteros y...
  • Gerald: Ya no recuerdes eso. Además, dudo que tú puedas hacer mucho en tu condición.
  • Carter: No seas tan duro, Gerald, el chico se recuperará en dos meses.
  • Gerald: ¡Maldito idiota! ¡Dijiste mi nombre! Te estás buscando que te mate.
  • Carter: ¿No acabaste de hacer lo mismo con Vance?
  • Gerald: ¡Ahhh! ¡Vayamos al puto punto! Recordemos que Vance era muy amigo de Phil Cassidy, ¿no?, porque no haces algo útil y lo matas desprevenidamente.
  • Pete: ¡¿QUÉ?! Yo no voy a hacer eso...
  • Gerald: Recuerda, imbécil, te dejó morir.
  • Pete: Nadie me lo asegura.
  • Gerald: ¿A no? ¿Acaso te llamó o se preocupó por ti? Para ese tipo solo eras su chaleco antibalas.
  • Pete: Él prometió...
  • Gerald: Él no hizo nada... ahora eres un Shark y estás regido bajo mis órdenes.
  • Duane: Tranquilo, Gerry, que tampoco es un esclavo.
  • Gerald: Tú no te metas, DeVane.
  • James: ¿Por qué no simplemente usamos el dinero de Pete para comprarle armas a Cassidy?
  • Gerald: Porque es mejor robarlas si tenemos los recursos a malgastar un dinero que podríamos invertir en mercancía para la compra-venta.
  • Syd: (amenaza a Pete) ¡Escucha, Vance! Será mejor que le hagas caso a Gerald, ya que tú sabes quien es el jefe y a quien debes obedecer.
  • Pete: ¿Obedecer? Llevo meses con ustedes y aún no sé quién mató a mi hermano...
  • Moe: Pete... creo que ya tengo la información que buscas, podemos...
  • Gerald: Espera, Lester... ya se la darás cuando cumpla con lo que le diga.
  • Duane: Moe es libre de decidir, ¿no, Gerry?
  • Gerald: Bueno... creo que solo hay una cosa que debemos hacer.

Gerald saca una pistola y le dispara en la cabeza al empresario secuestrado.

  • Carter: ¡¿Por qué hiciste eso?!
  • Gerald: Ya había escuchado los nombres de casi todos por culpa de...
  • Duane: Por culpa tuya.
  • Gerald: ¿Nunca alguien te ha enseñado cuando tienes que cerrar la boca, DeVane?
  • Duane: Inténtalo.

Gerald se acerca a Duane y le da un empujón, pero Pete se mete y le regresa el empujón a Gerald. Syd saca su arma y le apunta a Pete, así que James hace lo mismo contra Syd, Gerald le apunta a James, Carter le apunta a Gerald, Harold a Carter, mientras Duane hace lo mismo con Gerald y Pete con Syd. Moe trata de calmarlos a todos.

  • Moe: ¡Basta! ¡Se supone que somos una banda y debemos estar juntos en esto!
  • Gerald: (baja su arma) Veo que nadie respeta al jefe, ¿eh?... por eso estamos tan jodidos.
  • Syd: Más les vale calmarse a ustedes cuatro porque las cosas pueden salir mal.
  • Duane: ¿Mal en que sentido, lamebolas? ¿Tú nos matarás?
  • Moe: ¡He dicho basta! Por favor, parecen una panda de niñatos de colegio peleando por estupideces.
  • Gerald: Ya he dicho lo que tengo que decir... o consigues esas armas, Vance, o vamos nosotros y las conseguimos a nuestra manera y de paso te damos un regalito.
  • James: ¿Nosotros?
  • Gerald: Soy el líder... ustedes quieren el dinero de la organización y no reciben paga si no obedecen mis órdenes.

Gerald sale de la habitación y Syd decide seguirlo.

  • Harold: Bien, hay que deshacernos de esto.
  • Carter: Yo me encargo.
  • Harold: Bueno, ya que insistes. Pete... creo que es mejor que hagas lo que te dijo. Puede que suene muy duro, pero tiene razón...
  • Pete: Veré que puedo hacer.
  • Duane: Buena suerte, Pete.
  • Pete: ¿No irá nadie conmigo?
  • Duane: Tú eres el único que puede tratar con Cassidy. No queremos exponerte a ser asesinado.
  • Pete: Buena idea... te llamaré cuando consiga las armas.
  • Duane: No cometas ninguna estupidez, Pete. Ya has avanzado mucho como para morir en este tramo del camino.
  • Pete: No te preocupes, Duane, estaré bien.

Pete toma su arma y sale de la habitación mientras Moe, James, Carter, Duane y Harold lo observan. Pete sale caminando del edificio y escucha un par de voces... eran Syd y Gerald.

  • Syd: ¿Estás seguro que funcionará?
  • Gerald: Jejejeje, ese tío es un estúpido, Lauren lo tiene comiendo en la palma de su mano.
  • Syd: Bien... así nosotros no salimos afectados y cuando lo descubran... todos sabremos quienes serán las primeras moscas en caer.

Gerald y Syd entran de nuevo al edificio y se topan con Pete.

  • Syd: ¿Cuánto tiempo llevas ahí?
  • Pete: No te interesa.
  • Gerald: Quítate del camino, entoces.

Gerald empuja a Pete y Syd le da otro empujón. Pete decide no hacer nada y continúa su camino, subiendo a su Infernus que se encontraba aparcado frente al edificio.

  • Pete: Las primeras moscas en caer... esos dos me dan mala espina. Y no se por qué, pero siento que yo soy una de esas moscas.

El Infernus acelera y la cámara se aleja para mostrar que el edificio se ubica donde antes estaba el edificio abandonado de Little Haiti. El Infernus se mueve por unas cuantas calles hasta que al fin aparca frente a Phil's Place.

  • Pete: Matarlo... no matarlo... ¡Mierda! ¡Odio decidir!

Pete camina lentamente mientras entra a la armería de Phil. A lo lejos, se observa que alguien espía a Pete.

  • Desconocido 1: Está entrando...
  • Desconocido 2: Espera a que aparezca Cassidy y nos cargamos a ambos.

Pete no se da cuenta y se acerca al remolque de Phil. Con una mirada baja, Pete saca su arma, pero luego de pensarlo un poco la baja y toca la puerta.

  • Phil: ¡Estoy durmiendo! ¡Las armas se venden al rato... o tal vez mañana! ¡Que más da, regrese luego!
  • Pete: Phil, soy yo...
  • Phil: ¿Quién yo?
  • Pete: Soy Pete Vance, el hermano de Vic y Lance.
  • Phil: No puede ser...

Los pasos de Phil se escuchan y abre la puerta, observando a Pete con sorpresa.

  • Phil: Pete... creí que esos granujas te habían matado.
  • Pete: Me abandonaste...
  • Phil: ¿Qué? Yo nunca te abandoné... creí que estabas muerto... vi como se llevaban tu cuerpo.

Phil observa bien a Pete y mira el chaleco de los Sharks que trae puesto.

  • Phil: No me digas que has venido ha...
  • Pete: Tal vez... mi nuevo jefe me lo ordenó.
  • Phil: Pete... somos amigos, tú sabes que yo jamás te haría daño.
  • Pete: Prometieron darme la información que tú jamás me diste.
  • Phil: ¿De verdad crees eso? ¿Qué información te han dado?
  • Pete: Ninguna, pero...
  • Phil: Pero nada, Pete. Entiende, solo te están utilizando.
  • Pete: Ellos quieren tus armas, Phil.
  • Phil: ¿Y por qué te enviaron a ti solo? ¿Por qué soy tu amigo?
  • Pete: No lo sé, Phil... tío... honestamente, no puedo matarte. Tú ayudaste a Vic en muchas ocasiones...
  • Phil: Y él me ayudó a mí...
  • Pete: Pero no puedo regresar con las manos vacías.
  • Phil: Hijo, comprende... los Sharks no te darán nada. Son unas ratas, unos embusteros y mentirosos... he conocido muchas personas a las que se la han jugado... no quiero que tú termines igual.

Pete baja la mirada nuevamente mientras Phil mira al cielo. En esos instantes, cuatro sujetos armados con M16 ingresan al lugar sigilosamente, trotando rápidamente para llegar a una pared para estar fuera de la vista de Pete y Phil.

  • Phil: Sus líderes, Pete. He oído que tanto King como Prince son unos cabronazos.
  • Pete: King está muerto...
  • Phil: Pero no he terminado. El peor es Prince... hay rumores de que está vendiendo a su propia banda.
  • Pete: ¿Y tú como lo sabes?
  • Phil: Tengo un amigo que se entera de muchas cosas.
  • Pete: ¿Y dónde puedo encontrar a ese amigo tuyo?
  • Phil: Jejejeje, desconozco si sigue en la ciudad. Tuvo éxito como representante de una banda y ahora quería firmar con otra... supe que se iba a ir a Inglaterra dentro de poco.
  • Pete: ¿Cuál es su nombre?

Phil iba a hablar, pero en ese momento observa de reojo los cañones de una M16 saliendo de la pared.

  • Phil: ¡Pete, cúbrete!

Phil entra a su remolque y Pete lo sigue mientras los sicarios comienzan a disparar contra los dos. Phil toma una M4 y le da una AK-47 a Pete.

  • Phil: Es hora de que muestres que tan bueno te has vuelto chico.
  • Pete: ¿Son amigos tuyos?
  • Phil: No... pero creo que no nos quieren con vida.
  • Pete: De eso ya me di cuenta.

Los disparos perforaban el remolque, así que Pete y Phil salen corriendo y se cubren con dos cajas. En ese momento, se observa como dos Washington llegan con cuatro sicarios dentro. Phil intenta disparar a uno de los coches, pero se da cuenta de que son blindados.

  • Pete: ¡Mierda, son blindados! ¿Qué haremos ahora?

Phil observa en su garaje unas botellas de Boomshine, así que se le ocurre una idea.

  • Phil: Pete... ¿sabías que lo blindado también es destructible?
  • Pete: ¿De qué estás hablando?
  • Phil: Solo cúbreme las espaldas.
  • Pete: ¿Qué haces?

Phil sale corriendo y se dirige a su garaje mientras los sicarios intentan abatirlo. Pete aprovecha y asesina a dos sicarios con dos certeros disparos a la cabeza, así que los sicarios se ocultan y Phil aprovecha para entrar a su garaje.

  • Phil: ¡Pete! ¡Hoy cenaremos sicario asado a la Boomshine! ¡Jajajajá!

Phil sube a una Walton que tenía aparcada y le habla a Pete. Phil le lanza una botella de Boomshine a los sicarios, pero uno de ellos se precipita y dispara contra la botella, provocando que una nube de fuego se expanda y le queme el rostro. El sicario comienza a gritar, así que Phil aprovecha y lo elimina mientras observa a Pete entrar al garaje.

  • Phil: Pete, yo seré el tirador y tú el conductor.
  • Pete: ¡¿Qué?!
  • Phil: Solo sube a la maldita camioneta.

Pete sube a la Walton y la enciende mientras Phil se sube a la parte trasera. Los sicarios comienzan a avanzar para acorralarlos, pero Pete acelera y atropella a uno que ya se había asomado. En ese momento, Phil comienza a lanzar botellas de Boomshine a todos, usándolas como cocteles molotov. Pete maniobra evadiendo las cajas, mientras Phil sigue lanzándolas, pero momentos después, Phil recibe un disparo en el brazo y tira una botella de Boomshine muy cerca de la camioneta. Phil se cubre y la camioneta comienza a incendiarse.

  • Pete: ¡¿Qué has hecho?!
  • Phil: Me dieron... baja de la camioneta.

Pete baja y saca su AK-47 con la que abate a dos sicarios. Pete corre y saca a Phil de la parte trasera antes de que la camioneta explote.

  • Pete: No te duermas, Phil... hay que alejarnos.
  • Phil: Sabes, Petey... el Boomshine es una bebida muy explosiva... que también provoca mareos.

Phil le vomita encima a Pete, pero éste omite eso y lo aleja.

  • Pete: Me acabas de arruinar mi camisa.

Pete deja a Phil junto a su remolque mientras la Walton explota. Pete se quita la camisa vomitada, dejándose solo el chaleco.

  • Phil: Hey, bonitos músculos.
  • Pete: ¡Ahí vienen!

Los sicarios avanzan pero son abatidos misteriosamente por alguien. Era Ray.

  • Ray: ¡Pete! ¡Sigues con vida!
  • Pete: ¿Ray? ¿Qué haces aquí?
  • Ray: Duane me envió para vigilarte. Suponía que algo así iba a ocurrir.
  • Pete: Debe ser ese cabrón de Gerald.
  • Ray: No hay tiempo para sospechas. Hay que salir de aquí.
  • Phil: Pete... se me olvidaba decirte algo. Hoy me largó de Vice City.
  • Pete: ¿Razón?
  • Phil: El negocio ya no me da beneficios. Por eso no hay armas aquí... solo tenía esas dos y las botellas de Boomshine. Iré a Liberty City... le he pagado a un sujeto para que lleve las armas por mar... saldremos en Viceport.
  • Pete: ¿Y qué quieres que haga?
  • Phil: Llévenme ahí sano y salvo y puede que los recompense con algunas.
  • Ray: Creo que debemos hacerlo... recuerda que Gerald dijo que le trajeras armas o sino te mataría.
  • Pete: Bien Phil, te cubriremos, pero no se te ocurra hacer algo fuera de lugar porque estás en desventaja.
  • Phil: Cómo sea... ya vámonos.
  • Ray: Subamos a la furgoneta que traje. Rendirá durante el trayecto.

Ray y Pete avanzan mientras Phil regresa a su remolque rápidamente. Ray sube a la furgoneta al igual que Pete, pero se dan cuenta de que Phil no está. Pete se asoma y observa a Phil llegar con las dos armas y una mochila.

  • Phil: No podemos estar seguros de que no regresarán...
  • Pete: ¿Qué hay en la mochila?
  • Phil: No vamos a disparar aire, ¿o sí?

Phil sube a la parte trasera de la furgoneta y le da la AK-47 a Pete. Ray acelera y comienzan a dirigirse rumbo al puerto. Ray dobla hacia la avenida Bayshore, pero en ese momento observan como dos Sentinel comienzan a seguirlos.

  • Ray: (mira el retrovisor) Creo que tenemos compañía...
  • Phil: Cubranse la cabeza, voy a abrir las puertas.
  • Pete: ¿Estás loco? ¡Nos matarán!
  • Phil: Necesito un buen ángulo de disparo.
  • Pete: Tienes la jodida mano lastimada...
  • Phil: En la guerra tenía la dos piernas inútiles... esto no es nada.

Phil abre las puertas y comienza a disparar contra los Sentinel. Uno de los matones usa su SMG para intentar derribar a Phil, pero los reflejos de éste le permiten asesinar al conductor del Sentinel y provocar que el vehículo choque con una palmera. El otro Sentinel se acerca y se pone junto a la furgoneta para evitar los disparos de Phil, así que Pete saca el arma y comienza a intercambiar disparos con el copiloto. Ray, viendo la desventaja de Pete, embiste el Sentinel, lo que hace que éste se retrase y Phil aproveche para eliminar a ambos sicarios.

  • Ray: Joder, macho... ¡qué puntería!
  • Phil: Ser un ex-militar manco no significa que sea pésimo.
  • Ray: ¡Pero tienes solo un brazo! ¿De dónde sale esa puntería?
  • Phil: Fuerza en el brazo, tal vez.
  • Pete: Por cierto, Phil, ¿cómo perdiste el brazo?
  • Phil: Ehhh... en la guerra. Fui a Nicaragua para evitar un golpe de estado, pero uno de esos cabrones... lanzó un explosivo y... ya te imaginarás.
  • Pete: Qué lástima...

Ray conduce tranquilamente por la avenida Bayshore, acercándose cada vez más al puerto.

  • Ray: Qué extraño... no me explico por qué nos dejaron en paz.
  • Phil: Tal vez tuvieron miedo de mí y huyeron antes de que les volará los sesos.
  • Ray: Algo no anda bien.

Ray continúa hasta llegar al puerto. Ray, Pete y Phil bajan frente a un barco y se acercan a él.

  • Phil: ¿Saben? Me siento algo culpable por no avisarle a mi hermana y mi sobrina que me largo de la ciudad. Creo que así ya no causaré problemas...
  • Ray: ¿Dónde están las armas, Cassidy?
  • Phil: Hey, chico... se más paciente, ¿no puedes dejar que un manco desahogue sus penas?
  • Ray: Tal vez porque no es el momento indicado.

Pete observa que a lo lejos, dos Securicar se acercan.

  • Pete: Oigan, ¿no se les hacen sospechosos esos sujetos?
  • Phil: ¿Qué pintan un par de Securicar aquí? ¿Acaso transportarán dinero en el barco?
  • Ray: Preparen sus armas. Cassidy, ve por nuestra recompensa... nosotros te cubrimos el culo.
  • Phil: Como tú digas... ¿cuál es tu nombre?
  • Ray: Llámame Ray.
  • Phil: Ok, Ray.

Phil corre hacia el barco mientras Ray queda con Pete preparado para un inminente tiroteo.

  • Ray: Primera vez que trabajamos codo a codo, ¿eh, Vance?
  • Pete: Solo espero que no sea la última.

Los Securicar se detienen frente a Ray y Pete, observando como de ambos bajan la increíble cantidad de diez sicarios armados con varias Kruger. Pete y Ray corren detrás de unas cajas y los sicarios comienzan a abrir fuego.

  • Pete: Mierda... ¿ahora que haremos?
  • Ray: Rezar porque no traigan munición suficiente.
  • Pete: ¿Cómo es que Duane te envió solo a ti?
  • Ray: No se imaginaba que tuvieras que lidiar con alguien más que Cassidy.

Pete y Ray usan sus fusiles de asalto para disparar contra los sicarios pero no logran darle a ninguno. Una bala logra perforar una de las cajas, así que Ray se da cuenta de que no es seguro estar ahí.

  • Ray: Hay que movernos. Estas cajas no aguantarán demasiado.
  • Pete: Oh, maldición...

Pete observa como un sicario lanza una granada, así que empuja a Ray para apresurarlo.

  • Pete: ¡Granada! ¡Muévete!

Pete y Ray corren agachados hacia la Burrito. Los sicarios avanzan y de un disparo logran derribar a Ray al darle en la pierna. Pete se detiene y comienza a arrastrarlo detrás de la furgoneta, pese a que recibe un disparo en el hombro.

  • Pete: Oh, carajo... voy a parecer queso cuando me quite el chaleco.
  • Ray: Tío, estamos jodidos.

Pete logra llevar a Ray al sitio seguro, pero comienza a sentirse adolorido por el disparo. Los sicarios comienzan a dispersarse en tres grupos para rodear a la pareja de Sharks.

  • Líder sicario: Ustedes (apunta a un grupo), atrapen a Cassidy y traigan las armas. Francis estará feliz de que estos dos pronto quedarán en nuestra lista de víctimas.
  • Pete: ¡Francis! Ese cabrón si está vivo...
  • Ray: ¡Cobardes! ¡¿Por qué no viene su jefe a matarnos personalmente?!
  • Líder sicario: Nos prometieron muchos billetes a cambio de sus cabezas. No desaprovecharé la oportunidad.
  • Phil: (Gritando) ¡A un lado, cabrones!

Una explosión de observa y los cuerpos de los tres sicarios que fueron por él salen volando por los aires, destacando que uno no tenía un brazo.

  • Phil: (se asoma) Les mostraré un módelo que nunca tuve a la venta.

Phil dispara con una pequeña arma al líder sicario, el cual se intenta cubrir. Un dardo sale disparado y le da en el brazo. El dardo parpadeaba, pero el líder sicario rió.

  • Líder sicario: ¿Está es tu gran arma, Cassidy? ¿Un dardo que si no me equivoco no es más que un rastreador?
  • Phil: Te quedaste en el pasado, hermano, ¡CÚBRANSE!

El dardo explota y el líder muere. Phil suelta el lanzaminas y comienza a lanzar granadas hacia sus enemigos. Las granadas resultan ser incendiarias y los sicarios comienzan a incinerarse. Pete se asoma y elimina a un par que habían resultado ilesos.

  • Phil: Buen tiro, Pete.

Pete se acerca a Phil y éste se regresa para lanzarle tres mochilas, una por una.

  • Pete: Tranquilo, solo tengo dos brazos.
  • Phil: Yo tengo uno, amigo.

Pete recoge las mochilas y las va a agrupando.

  • Pete: ¿Qué hay dentro de ellas?
  • Phil: Munición, un fusil de asalto, seis granadas de mano, tres pistolas semiautomáticas, cuatro subfusiles y una M249.
  • Ray: (a lo lejos) Eso servirá... ya puedes irte.
  • Phil: Pete... (le lanza el lanzaminas) te lo regalo. Armas me sobran y creo que esta no te vendría mal. Mortífera y dudo que haya otra de su tipo en esta ciudad.
  • Pete: Ehhh... gracias.
  • Phil: Bueno, chico. Me despido. Ya nos veremos algún día... en esta tierra o en el infierno, jajajá.
  • Pete: Yo creo que será lo segundo.
  • Phil: Bien, chico. Tienes una larga vida por delante, ojalá y el que te mate sea alguien digno de hacerlo y no un simple macarrilla como éstos.
  • Pete: Tranquilo... falta mucho para que eso pase.

Phil ríe y entra al barco. Pete se acerca a Ray y lo coloca en el asiento de copiloto de la furgoneta. Una vez hecho, Pete mete las mochilas en la parte trasera y posteriormente se sube él también. Pete acelera rumbo al norte.

  • Ray: ¿Dónde vamos ahora?
  • Pete: Tengo que entregarle estas armas a Gerry, ¿no?
  • Ray: Déjame en la clínica... necesito que me traten esta herida.
  • Pete: Como desees.

La furgoneta se pierde en el horizonte mientras detrás se observa al barco zarpar. Phil observa desde allí como Vice City se queda atrás.

  • Phil: Tommy Vercetti... menudo dolor de cabeza vas a tener cuando este muchacho se entere que tú mataste a su hermano. Desearía verlo pero... esta ciudad ya no es más mi territorio, jajajajá.

En otra escena se observa a Eugene fumando marihuana mientras una chica lo observa.

  • Eugene: Creo que ya nos estamos pasando...
  • Chica: ¿Ya no te gusto?
  • Eugene: No es eso... sino que me siento un poco culpable.
  • Chica: ¡Él ni siquiera se preocupa por ti! ¿No notas el distanciamiento? ¡Él ya tiene otros amigos! Tú fuiste un conocido para él... hasta ahí quedaron las cosas.
  • Eugene: Pero no es para que yo le haga eso. Es mi mejor amigo.
  • Chica: Y yo tu novia, ¿o ya se te olvidó?
  • Eugene: ¡No! Es solo que... maldita sea.

Eugene fuma un poco más de su cigarro y la cámara se aleja. Un fondo negro aparece y se escuchan un par de voces.

  • Francis: Vaya cadenita... un perro que come de la mano de una perra que come de la de otro perro que come de la mía... no puede ser mejor, jajajá.
  • Sicario: Señor Francis... todo está listo para el golpe de mañana.
  • Francis: Creo que vendría bien enseñarle una lección a esa panda de idiotas.

Capítulo 9: ¿Traición? (Parte 1): El vaso se llena

El capítulo comienza con Gerald, Lauren y Syd hablando en la cabaña mientras fuman un cigarro. En un pequeño rato, la puerta se abre violentamente y tanto Duane como Pete entran muy molestos. Pete toma a Gerald del cuello y lo sostiene mientras Syd intenta atacarlo, pero Duane le da un golpe en la cara a Syd que lo manda al suelo. Lauren solo observa asustada mientras Pete mira con rabia a Gerald.

  • Pete: Me la volviste a jugar, cabronazo, ahora sí ya no estoy para tus idioteces.
  • Gerald: Maldito... ¿De qué cojones hablas?
  • Pete: Francis está muerto, cabrón. Tú solo te haces pasar por él para jodernos.
  • Gerald: ¿De verdad? ¿Y por qué querría yo hacerlo?
  • Duane: Sabemos que estorbamos en tus planes. Por tu maldita culpa, Moe está en una maldita silla de ruedas y Ray va por el mismo camino, ¿acaso no te preocupa la banda?
  • Gerald: ¿Y ustedes que mierda han hecho por los Sharks?
  • Duane: Hemos hecho todos tus trabajos sucios, Gerry... y ya estamos hartos.
  • Gerald: Imbéciles... hablan sin fundamentos. Primero que nada quítame tus asquerosas manos de mi cuello, Vance.
  • Pete: No hasta que obtenga lo que quiero.
  • Gerald: ¿La información? Bien, se supone que eso planeaba decirte pero te pusiste en tu plan de locura... palurdo de mierda.

Pete suelta a Gerald y lo deja hablar mientras Syd recobra el conocimiento.

  • Syd: (se levanta) Moe tiene la información... se reunirán en el Club Malibú a las 7... un sujeto llamado Kent Paul viene a vacacionar a la ciudad. Ese tipo tiene información de cada persona de este puto basurero.
  • Gerald: Y hablando del traidor... creo también ya haberlo encontrado.
  • Lauren: No te imaginas ni quien es...
  • Pete: ¿Acaso es Harold?
  • Gerald: Creo que tú más que nadie lo conoce... te suena el nombre de Eugene Carrington.
  • Pete: ¿¡QUÉ!?
  • Gerald: Tengo muchos contactos en esta ciudad... sabemos que se reunirá en unas horas con Francis o uno de sus allegados.
  • Pete: No puede ser... ¡tú me estás engañando!
  • Gerald: ¿Cómo crees que se enteraba de los putos planes?
  • Pete: ¡Yo jamás se los decía!
  • Gerald: ¿Acaso nunca te fijaste si te seguía? Pues claro, ¡confiabas demasiado en él!
  • Pete: Ustedes son unas malditas ratas, ¿cómo creen que voy a creerles?
  • Gerald: ¿Quiéres verlo con tus propios ojos? ¿Por qué no vamos a dar una vuelta en mi coche? Tú y yo a solas. Sin Syd, DeVane y otros estorbos.
  • Pete: Yo ni loco confiaría en ti...
  • Gerald: Entonces quedate con la duda mientras esperan como te matan.
  • Syd: Vaya, Petey... tan seguro que te veías y ahora estás tenso, nervioso y confundido, si tanto confias en Carrington, ¿por qué no acompañas a Gerald?
  • Duane: Ese sujeto es capaz de llevarlo a una emboscada.
  • Gerald: (tira su revólver y su MP5) ¿Así está mejor?
  • Pete: ¿Iremos desarmados?
  • Gerald: Solo yo. Tú puedes llevar tus armitas. Haber si eso te inspira confianza.
  • Pete: Bien... acepto.
  • Syd: Por cierto, ¿dónde están las armas de Cassidy?
  • Duane: Se las entregamos personalmente a Harold.
  • Syd: ¿No les ha quedado claro quién manda aquí?
  • Duane: No me asustas, enano, así que apártate. Esto es un juego de hombres.
  • Syd: Maldito gilipollas... te voy... te voy... te voy a...
  • Duane: ¿Me vas a qué? ¿Reventarme el cráneo con tus juguetitos de béisbol?
  • Syd: Grrr... eso haré.
  • Duane: Quiero que lo intentes, narizón de mierda.

Syd se contiene y Duane sale de la cabaña, no sin antes tocarle el hombro a Pete.

  • Duane: Buena suerte, hermano.
  • Pete: Tranquilo, D. Si este cabrón se vuelve a intentar pasar de listo, no me tentaré el corazón.

Duane sale y se va en un Esperanto. Gerald le sonríe a Pete y ríe un poco.

  • Gerald: Entonces... ¿nos vamos?
  • Pete: Cuando tú quieras.
  • Gerald: Bien. Syd, te quedas a cargo de los asuntos de la banda. Lauren, tú ya sabes que hacer.
  • Lauren: Jejeje, eso es fácil, Gerald.

Gerald sale de la cabaña y le hace una seña a Pete de que lo siga. Ambos avanzan y llegan a una Landstalker, donde tanto Pete como Gerald suben.

  • Pete: ¿Y esta camioneta de dónde la sacaste?
  • Gerald: ¿Nunca te preguntaste la utilidad de Phillips y Keys?
  • Pete: ¿Son Norman y John, no?
  • Gerald: Sí. Esos dos roban los autos que le digo cuando yo se los órdene. Creo que ya no me sirven como soldados.
  • Pete: Se supone que eres un líder. No deberías menospreciarlos así.
  • Gerald: ¿Tú me cuestionas a mí? Mejor sigue con tu rollo de "mi hermanito" y esas paranoias tuyas.

La Landstalker acelera y se aleja en el horizonte. La escena cambia a un callejón de Ocean Beach, donde Eugene avanza sigilosamente mientras observa a un sujeto de traje. La Landstalker llegaba y se colocaba junto al callejón.

  • Gerald: Ya estamos. Voltea a tu derecha y reconoce a ese sujeto.
  • Pete: (observa fijamente) Eugene...
  • Gerald: ¿Lo ves? Jajajajá, ¿dónde quedaron tus argumentos ahora, Vance?
  • Pete: Cierra la boca y déjame observar.
  • Gerald: No hay ni por donde defenderlo.
  • Pete: (mantiene la mirada) Le está dando...
  • Gerald: ¿Acaso no es droga? Jajajajá, ¿qué ricachón no es un yonki? Creo que solo Alex Shrub.
  • Pete: No estoy para tus chistes, estúpido. Bajaré a echar un vistazo.
  • Gerald: Espera, ¿qué mierda haces?
  • Pete: Lo solucionaré a mi manera.

Pete baja de la Landstalker mientras Gerald le hace señas de que regrese, pero Pete lo ignora. Pete saca su Skorpion y logra darle un certero disparo en la cabeza al hombre de traje. Eugene observa a Pete y comienza a temblar.

  • Eugene: P... P... Pete... ¿qué haces aquí?
  • Pete: Mejor dicho, ¿qué haces tú aquí?
  • Eugene: Eh, puedo explicarlo...
  • Pete: Me has estado vendiendo, rata de mierda... yo te consideraba mi mejor amigo, eras como de mi familia... y me has vendido por un montón de hierba... ¡yonki de mierda!
  • Eugene: Pete lo lamento... McAllen me obligó y...
  • Pete: ¡Ya no eres un puto niño para andar buscando excusas! Tú trabajas para Francis...
  • Eugene: ¿Francis? ¿Ese quién es?
  • Pete: No lo sé... pero Gerry sabía que tú estarías aquí...
  • Eugene: Yo no te quería joder a ti, Pete... quería joder a tu pandilla pero jamás a ti. Eres...
  • Pete: Un imbécil por confiar en ti. Tienes suerte de que no tenga ánimos de matarte, porque si vuelvo a enterarme de que me estás jugando con trampas... vamos a acabar mal.
  • Eugene: Lo estás malinterpretando, Pete. Yo no sabía que esos sujetos intentaron matarte. Se suponía que querían al otro.
  • Pete: (le apunta) ¿¡A QUÉ OTRO!?
  • Eugene: Si lo digo es muy probable que Francis o alguno de los otros me termine matando.
  • Pete: Si no me lo dices, el que te terminará matando seré yo.
  • Eugene: Conoces a Duane DeVane, ¿no? Él es el objetivo principal de los ataques.
  • Pete: ¿Y por qué cojones me han intentado matar varias veces?
  • Eugene: No lo sé, pero te juro que yo no he tenido que ver con los ataques en tu contra.
  • Pete: De todas formas, Duane es mi amigo y ha resultado ser mucho más leal que tú. Me das asco, Eugene... un empresario malgastando su dinero en drogas y sacrificando sus amistades por una mujer que... no sabes si te está utilizando.

Pete se aleja caminando mientras Eugene intenta decirle algo, pero ni una palabra sale de su boca. Pete regresa a la camioneta y sube molesto.

  • Gerald: ¿Por qué no lo mataste? ¿Acaso no querías acabar con el traidor?
  • Pete: Eso no te interesa y no cambia las cosas, Gerry... porque sé que tú también ocultas algo.
  • Gerald: Piensa lo que quieras.

Eugene levanta la cabeza y observa a Gerald fijamente.

  • Eugene: Ese sujeto... me traicionó.

Gerald le guiña el ojo a Eugene mientras éste corre para alcanzar a Pete, pero Gerald acelera a toda velocidad. Eugene saca su teléfono e intenta marcarle a Pete, pero éste simplemente ignora la llamada.

  • Gerald: Tu amigo es muy persuasivo. Deberías regresar y matarlo, no podemos estar seguro de que le seguirá ventilando información a Francis.
  • Pete: Sin mí, ya no tendrá de donde sacar información.

La camioneta mantiene su rumbo mientras la escena cambia a Ray saliendo de la clínica con una venda en el lugar del disparo. Ray saca su teléfono y decide llamar a Pete pero alguien lo noquea por detrás. Ray simplemente alcanza a escuchar voces.

  • ???: Démosle una probadita de sangre a este estúpido, jajajá.

Ray cierra los ojos y pierde el conocimiento. La escena cambia ahora a la cabaña de los Sharks, donde Pete entra y se encuentra a Moe.

  • Pete: ¡Moe! Que milagro verte...
  • Moe: ¿La información de tu hermano? Jejeje, no te precipites, ya la tengo.
  • Pete: ¿Y qué estás esperando? ¡Dímela!
  • Moe: Relájate, Pete. Debemos reunirnos con alguien en el Malibú. No estará mucho tiempo en la ciudad, así que tenemos que darnos prisa.
  • Pete: ¿Irás? ¿Con todo y tu silla de ruedas?
  • Moe: Soy al único al que le soltará la información.
  • Pete: Ok, señor importante. Vámonos.
  • Moe: La reunión es en unas horas. No te desesperes. Por lo mientras... haz algo para perder el tiempo.
  • Pete: Bien...

La escena termina y ahora cambia a Eugene de nuevo, acercándose a dos sombras.

  • Eugene: ¡Prince me la jugó! ¡Ese no era el trato, McAllen!
  • Lauren: ¿Podrías dejar de llamarme por mi apellido? Soy Lauren.
  • Eugene: De todas formas. No se suponía que Pete tuviera que ver con esto.
  • Lauren: ¡Pero tu amigo está bien! Nunca lo quisimos matar.
  • Eugene: Sí, claro.
  • Lauren: Veamos. Se supone que tú y yo ya tenemos algo, ¿entonces por quién te vas a decantar? Por mí o por el negro.
  • Eugene: Pete es mi amigo, una persona que me ha sacado de varios aprietos. No puedo permitir que ustedes lo maten.
  • ???: (una voz masculina se escucha un poco distorsionada) ¿Crees que te saldrás así de fácil? Llega a soltar una sola palabra sobre nosotros y algún familiar tuyo podría terminar durmiendo con los peces.
  • Eugene: Malditos... ¡con mi familia no te metas!
  • ???: ¿Quiéres ver lo que le hacemos a los que nos la juegan? Tú solo espera aquí. Lauren, vámonos, tenemos que hacer otras cosas.

El sujeto desconocido y Lauren salen de escena mientras se observa a dos sicarios traer a un amordazado Ray semi-inconsciente. Eugene observa que es un Shark por su chaleco.

  • Francis: (entra) Hey, Eugene... ¿qué haces aquí?
  • Eugene: Me han traicionado... no puedo creer que me hayan echado de cabeza con Pete.
  • Francis: Ups, creo que nos pasamos con eso. Pero tú tranquilo... con nosotros estás bien.
  • Eugene: Ya no quiero seguir con esto... dejen a Pete y olvídense de mí.
  • Francis: ¿Olvidar? Jajajá, veo que no te ha quedado claro lo que te dijo mi lacayo. Aquí nadie olvida, Carrington... y una vez que entras ya no puedes salir.
  • Eugene: ¿Pero no entiendo? ¡¿Por qué los Sharks se matan entre sí?!
  • Francis: Esto es una guerra sucia, niño. Aquí los que no ayudan, solo estoban y merecen ser eliminados, ¿acaso quieres que eso pase contigo?
  • Eugene: ¿Qué hizo él? (señala a Ray)
  • Francis: Se metió donde no debía, o sea, un estorbo.

Los sicarios colocan a Ray en una silla y lo atan a ella mientras Francis y Eugene observan. Uno de los sicarios toma la venda de Ray se la quita mientras el otro trae una botella de champagne. El sicario comienza a arrojar un poco en la herida de Ray, causando que éste despierte de dolor.

  • Ray: Aaaahh! (mira a su alrededor) ¿Quién cojones son ustedes?
  • Francis: ¿Tú eres Raymond Thompson, no?
  • Ray: ¡Francis! Maldito cobarde... solo me pueden retener atado.
  • Francis: ¿Me pregunto como me conoces?
  • Ray: Tus quemaduras son muy reconocibles en estos lares.
  • Francis: Agradecelo a tus amigos Pete Vance y Duane DeVane. Ellos organizaron el ataque en mi contra.
  • Eugene: ¿Pete te hizo eso?
  • Francis: Ahora entiendes por qué lo quiero ver muerto.
  • Ray: Estúpidos de mierda, ¿para qué me quieren?
  • Francis: ¿Te gusta meterte en los asuntos que no te incumben?
  • Ray: Ve al grano, "Francis Krueger".
  • Francis: Veo que te gusta burlarte de mis quemaduras. Parece que una probadita de lo mismo no te vendría mal. Chicos, háganlo.

Uno de los sicarios toma una tijera mariposa y comienza a realizarle un profundo corte en el pómulo a Ray. Los gritos de Ray se escuchan mientras Eugene observa con lástima lo que ve.

  • Francis: Y esto solo es una pequeña probada. Aún falta la cucharada completa.

El otro sicario trae un soplete mientras Ray observa con sufrimiento. La escena solo muestra la cara de Eugene con una faceta nerviosa mientras se escucha a Ray gritar.

  • Ray: ¡NOOOO! ¡DÉJENME! ¡NOOOO!

La escena cambia a un par de horas después. Duane va a la cabaña y se encuentra con Norman, John y Fanny.

  • Duane: ¿Novedades?
  • Fanny: El novato ha desaparecido.
  • Duane: ¿Pete?
  • Fanny: No. Se trata de Ray. Harold fue a verlo a la clínica pero nos informó que Ray salió hace unas horas.
  • Duane: ¿No ha contactado a nadie?
  • Fanny: No, pero hay rumores de que lo subieron a un coche por la fuerza.
  • Duane: ¿Dónde escuchaste eso?
  • Norman: Con eso de que teníamos unos cuantos ratos libres... nos fuimos a tomar un café con el gordo pervertido de siempre... ahí escuchamos como un par de chivatos decían haber visto un secuestro frente al hospital.
  • John: Créemos que puede ser Ray.
  • Duane: Carajo, ¿dónde están el jefazo y su novio?
  • Fanny: Tampoco hay rastro de ellos.
  • Duane: Aquí huele a complot.
  • John: Creo que eso ya puede quedar en el pasado. Pete se acabó de ir hace unos minutos y nos reveló que su amigo era el que los estaba vendiendo.
  • Duane: Puede que la prueba sea irrefutable, pero sigo sin creerme los cuentos de Gerry. Pero primero hay que encontrar a Ray.

La escena vuelve a cambiar para ponerse una hora después de la escena anterior, siendo esta vez Pete el personaje que aparece. Pete camina por el centro de la ciudad mientras vienen a su mente recuerdos de fiestas, reuniones, partidos de fútbol americano y viajes donde la pasaba bien con Eugene. La traición caló duro en el subconsciente de Pete, pero aún así, éste trataba de ser fuerte. En ese momento el teléfono de Pete comienza a sonar... Pete suelta la mirada y observa que se trata de Eugene. El tono suena dos veces mientras Pete se niega a contestar, pero al tercer sonido, Pete contesta.

  • Pete: ¿Qué mierda quieres, Eugene? ¿Seguir jodiéndome la vida?
  • Eugene: Escucha, Pete. No tengo mucho tiempo, así que escucha con atención.
  • Pete: Mira, si vas a empezar con tus tonterías mejor déjame solo.
  • Eugene: ¿Podrías escucharme tan solo una puta vez? Francis tiene a tu amigo... como se llamaba... ¡Ray!
  • Pete: ¿Seguro que esto no es una trampa tuya?
  • Eugene: Tío, lo están torturando de la peor manera. Lo tienen como a un perro tan solo porque te ayudó a escapar de sus sicarios.
  • Pete: ¿Dónde lo tienen?
  • Eugene: En la habitación 21 del apartamento 3C en Ocean Beach. Tienes que apresurarte... no sé cuanto más aguante con vida.

Pete escucha un grito de Ray y la voz de Francis.

  • Francis: Eugene, ¿con quién hablas?
  • Eugene: Ok, hermano, ya los veré en casa, adiós.

Eugene cuelga mientras Pete se apresura a llamar a Duane.

  • Pete: ¿Duane? ¡Francis tiene a Ray!
  • Duane: ¿¡QUÉ!? Maldita sea... ven a la cabaña, ¡inmediatamente!
  • Pete: Ok.

Pete corre a toda velocidad hacia el norte mientras se observa como empieza a oscurecer. La escena ahora muestra la reunión de Pete con Duane, Harold, Norman, John, Moe y Fanny.

  • Pete: (llega corriendo) ¿Dónde están Gerry y el lamebotas de Syd?
  • Harold: Gerald me informó que han encontrado una guarida de Francis. Están desmantelándola.
  • Duane: ¿Crees que podemos estar seguros de ello?
  • Harold: No lo sé. Últimamente, Gerald ha estado actuando muy extraño.
  • Norman: Olvidemos a Gerald. Que se pierda si quiere, aquí el único que nos importa es Ray.
  • Fanny: ¿Dónde está, Pete?
  • Pete: En el apartamento 3C, habitación 21.
  • Moe: Pete... mi contacto me ha llamado. Dice que quiere vernos y que no tiene mucho tiempo.
  • Pete: Mierda... pero debo ayudar a Ray.
  • Duane: No te preocupes, Pete. Nosotros nos encargamos de Ray, tú ve con Moe.
  • Harold: ¡Preparen las armas y dos furgonetas! ¡Hoy puede ser el día en el que nos carguemos a Francis!

Moe le hace señas a Pete de que lo acompañe a otra Burrito. Pete se despide de todos y se aleja.

  • Pete: ¡Buena suerte! ¡Si necesitan mi ayuda, llámenme!
  • Norman: No habrá problemas, Pete. Será pan comido.

Pete ayuda a Moe a subir a la Burrito y coloca su silla de ruedas en la parte de atrás. Luego de hacerlo, Pete sube y acelerá a toda velocidad rumbo al Malibú. A lo lejos, la misma sombra que acompañaba a Lauren observa desde un tejado como Pete parte, así que hace una llamada por teléfono.'

  • ???: Vance se aleja, pueden encargarse de él. Avísale a Francis que vamos a tener visitantes en la guarida.

La escena se desvanece mientras el sujeto observa como Duane y los demás preparan armas para su ataque.

Capítulo 10: ¿Traición? (Parte 2): El vaso se derrama

La escena inicia con la furgoneta llegando al Club Malibú. Pete baja la silla de ruedas de Moe y posteriormente ayuda a éste a bajar de la furgoneta. Pete lleva a Moe dentro del club mientras los guardias los observan sospechosamente. Una vez dentro, Pete rodea la pista de baile hasta que Moe señala a un sujeto que estaba en la barra.

  • Moe: Ese es mi contacto. El que está en la barra.
  • Pete: ¿Estás seguro que tiene información de mi hermano?
  • Moe: Ese tipo tiene las narices metidas en los culos de todos en la ciudad. He de suponer que sabe algo de tu hermano.

Pete acerca a Moe al sujeto hasta que éste le reconoce.

  • Moe: Hola, Kent.
  • Kent: ¡Hey, Moe! Cuánto tiempo sin vernos, ¿qué te parece? ¡Ahora soy un grandioso representante!
  • Moe: ¿A quién representas ahora?
  • Kent: No me fue bien con los Love Fist, así que un tipo inglés y su banda son mis nuevos chicos.
  • Moe: Oh, que bien y por cierto...
  • Kent: ¿Sigues en pasos vandálicos? Porque verte en silla de ruedas es extraño... me dijeron que los moteros te sacaron un hueso de la columna y se lo vendieron a unos chinos.
  • Moe: ¿De qué cojones hablas? La silla de ruedas es temporal.
  • Kent: Bueno, ¿y qué me querías decir?
  • Moe: Este chico con el que vengo es Pete Vance, ¿sabes algo de él?
  • Kent: El apellido me suena... ¡Hey! Eres pariente de... ¿cómo se llamaba? L... L...
  • Pete: ¿Lance?
  • Kent: ¡Exacto! Nunca me llevé bien con él, pero tenía estilo, debo decirlo.
  • Pete: No estoy aquí para hablar de su estilo. Quiero saber quien lo mató.
  • Kent: Te iba a contar todo lo que sabía pero veo que quieres ir al punto, así que seré rápido. A Lance Vance lo mató...
  • Pete: ¿Quién?
  • Kent: Eh... no te lo puedo decir. Mira, me amenazaron si hablaba sobre esto... él dijo que me cortaría la lengua y se la daría a las gaviotas.
  • Moe: Vamos, Kent. Este tipo me salvo la vida en una ocasión, y ahora yo estoy en deuda con él. Es un Shark solo por que quiere saber esto... así que no puedes dejarlo mal.
  • Kent: Ese tipo está loco... puede hacer cualquier cosa para matarme.
  • Moe: ¿No se supone que te irás a Inglaterra mañana mismo? ¡No tienes nada que perder!
  • Kent: Bueno, Moe... tú eres un gran amigo, y si este sujeto te salvo la vida... supongo que merece la información. Bien, ¿conoces a Tommy Vercetti?
  • Pete: ¿El capo? No me digas que él...
  • Kent: Sí. Él mató a Lance Vance, o sea, tu hermano.
  • Pete: No puede ser... Phil dijo...
  • Kent: ¿Te dijo que eran socios? Tu amigo Phil estaba en lo correcto pero le falto decirte que uno traicionó al otro.
  • Pete: Eso significa que Vercetti traicionó a mi hermano, ¡él temía compartir el poder!
  • Kent: Espera creo que lo estás malinterpretando...

La cámara se aleja un poco y los dos guardias del Malibú que esperaban afuera entraron con sus armas al descubierto. Lentamente, Moe observa como uno de ellos levanta su arma y apunta a Pete, por lo que rápidamente lanza un grito.

  • Moe: ¡AL SUELO, TODOS!

El disparo es efectuado y Kent, Pete y Moe se arrojan al suelo, tirándose este último de su silla de ruedas. Los falsos guardias comienzan a moverse mientras Pete ayuda a Moe a incorporarse. Kent se asoma y observa como los matones intentan rodearlos, así que huye.

  • Kent: Lo siento, chicos... el representante tiene que tomar un vuelo.
  • Pete: ¡Espera, no hemos terminado!

Kent corre hacia la barra, pero los matones no le disparan. Los matones permiten que los peatones escapen, por lo que Pete nota que los quieren a ellos. La camarera, que se encuentra en la barra junto a Kent, toma su SPAS 12 y la carga.

  • Kent: ¿Dónde están los guardias de este sitio?
  • Camarera: Esos son los guardias.
  • Kent: ¿No se suponía que había más?

La escena se mueve a la salida de emergencia, donde una mujer corre y se encuentra accidentalmente con los cadáveres de los tres guardias del sitio sobresaliendo en un cuarto y rodeados de un charco de sangre. Pete intenta sacar su Skorpion de su mariconera pero se da cuenta que alguien se la sustrajo.

  • Pete: No puede ser, estoy desarmado.
  • Moe: A mí ni me mires, yo tampoco traigo plomo. Bueno, siéntete agradecido de que tú mínimo puedes caminar.

Los sicarios intenta avanzar pero la camarera abate a uno con la escopeta.

  • Kent: ¡Wow! ¿Sabes? Ahora mismo ando soltero y soy de los que les gustan las chicas rudas.
  • Camarera: Ni loca andaría con una vieja de vecindad.
  • Kent: Y además me encanta que se hagan las de rogar.

La camarera se distrae y uno de los sicarios le da un balazo entre ceja y ceja mientras Kent observa como su cuerpo se desploma en el suelo. Kent se queda en estado de shock, pero valiéntemente toma el arma y se prepara para disparar.

  • Kent: ¡Llego su fin, basuras!

Los sicarios voltean a ver a Kent, pero éste se acobarda y arroja el arma para cubrirse de nuevo detrás de la barra.

  • Kent: ¡Yo no soy a quien buscan! ¡Déjenme ir!

Pete aprovecha la distracción y apresuradamente corre para coger la escopeta. Un sicario se da la vuelta pero Pete le da dos disparos en el torso y al otro le da uno en el brazo y luego en el hígado.

  • Kent: No sé por qué no me fui antes.
  • Pete: ¡Espera!
  • Moe: Olvídalo... ya tienes lo que quieres. Mejor ayúdame a levantarme para irnos de este lugar.

Pete se acerca a Moe mientras Kent sale corriendo del lugar. La cámara persigue a Kent, el cual escapa corriendo del club mientras observa dos Elegant y un Emperor aproximarse al lugar. La escena cambia ahora a las afueras del edificio donde tienen secuestrado a Ray, donde se ve como una Gang Burrito llega al lugar. La cámara se enfoca dentro de la furgoneta, donde se observa a Norman conduciendo, a John a su lado y detrás a Harold, Fanny y Duane.

  • Harold: ¿Dónde están Carter y James? Últimamente han abandonado su trabajo de guaruras...
  • Duane: Tranquilo, les tengo una tarea especial a esos dos.
  • John: ¿Qué es eso?

Antes de aparcar la Burrito, Norman y los demás observan luces rojas en el suelo...

  • Duane: ¡MINAS! ¡FRENA, NORMAN!

Norman frena mientras Harold y Fanny se lanzan fuera de la furgoneta, para que posteriormente John haga lo mismo, creyendo que Norman no lo lograría.

  • Duane: ¡LÁNZATE!

Duane se arroja al igual que Norman mientras la furgoneta comienza a derrapar dando vueltas y cayendo en el pequeño campo de minas del aparcamiento del edificio. Harold, que estaba cerca de ahí y apenas se estaba incorporando, es aturdido por la explosión de las minas, las cuales eran varias.

  • John: ¡Harold!
  • Harold: ¡Mierda! ¡Mis oídos!
  • Fanny: Carajo, le están sangrando.
  • Norman: Ojalá y no se haya quedado sordo.

Duane mira al edificio y ve como tres hombres de Francis salen armados con sus AK-47, así que toma su MP5 y comienza un tiroteo. Norman incorpora a Harold y lo oculta detrás de los restos de la furgoneta mientras Fanny y John los cubren. Duane se mantiene sin protegerse, lo cual termina con que un disparo le roza el antebrazo y otro le da de lleno en el hombro, así que corre adolorido detrás de un Mule aparcado cerca del edificio. Los matones intentan detenerlo a disparos pero John defiende a Duane con varios disparos que únicamente rompen algunas ventanas. Duane respira profundamente y olvida el dolor de su herida para disparar contra los sicarios, logrando darle a uno en la zona del pelvis. Los matones retroceden, así que Fanny aprovecha para avanzar y matar al sicario que se detuvo ante el disparo en sus partes bajas. Un sicario regresa e intenta abatir a Fanny, pero Duane no se anda por la ramas y lo aniquila con varios disparos. Fanny se protege con la pared a un lado de la puerta de entrada del edificio, así que los dos matones restantes retroceden y comienzan a pedir refuerzos.

  • Matón 1: ¡Bajen más! ¡Nos han cerrado el paso!

John sale e intenta perseguir a Fanny pero un disparo casi le da por la espalda, así que mira rápidamente hacia arriba y observa un francotirador. Duane intenta dispararle, pero el francotirador da un disparo para ahuyentarlo.

  • Norman: Nuestras armas no son de mucho alcance... no podremos asesinarlo.
  • Harold: Yo me encargo de él...
  • Norman: ¿Qué cojones haces, Harold? ¡Sigues aturdido!
  • Harold: Soy uno de sus superiores, ¿no? Debo ponerles el ejemplo.
  • John: Mejor di que quieres tener una muerte heroíca y ya.
  • Harold: No seas dramático, James...
  • John: Soy John.
  • Harold: Como sea... solo miren y aprendan.

Harold se levanta y corre hacia el centro del aparcamiento para llamar la atención del francotirador, pero observa que no hay nadie.

  • Harold: ¿Y el francotirador?
  • Duane: ¡HAROLD, EN LAS VENTANAS!

Harold mira en las ventanas a tres sicarios que están armados con fusiles de asalto M16, pero sin tiempo de reaccionar es cruelmente abatido.

  • John: ¡MALDITA SEA! ¡SE LO CARGARON! ¡MATARON A HAROLD!

Duane se asoma y asesina a dos de los tiradores con su subfusil, para finalmente terminar ahuyentando al otro. Duane se acerca corriendo a Harold mientras le hace una seña a Norman y a John para que lo cubran.

  • Harold: Tranquilo... todavía sigo vivo...
  • Duane: ¡Pero te masacraron a disparos! ¿Cómo es que sigues hablando?

Harold se levanta la camisa y se ve un chaleco antibalas.

  • Harold: Chaleco antibalas... nunca falta uno de seguridad.
  • Duane: ¿Por qué no lo dijiste antes?
  • Harold: Los capos siempre tenemos uno de emergencia.

Duane ayuda a Harold a levantarse y corren hacia donde están Norman y John.

  • John: ¡Joder, Harold! ¡Sigues vivo! ¿O eres un zombie?
  • Harold: ¡No seas estúpido, Jim! ¡Hay que ayudar a Fanny!
  • John: ¿Cuántas veces tengo que decirte que me llamo John?

Norman, Duane, Harold y John entran sin pensarlo al edificio y eliminan a los dos sicarios con los que batallaba Fanny. Fanny entra detrás de ellos y continúan avanzando. Un sicario intenta moverse de un lado a otro por el pasillo pero es rápidamente abatido por Duane.

  • Harold: ¡Entreguen al Shark y nadie saldrá lastimado!
  • Duane: ¿Dónde queda la habitación que dijo Pete?
  • Harold: Según estos números queda en otro de los edificios.
  • Norman: Maldita sea... a este ritmo no encontraremos a Ray con vida.
  • Fanny: Seamos inteligentes, hay que separarnos.
  • Duane: Bien, Fanny y John, busquen en este edificio, Norman, ve al de la derecha, Harold, ve al de la izquierda y yo iré al más lejano.
  • John: ¿Y en caso de encontrar a Ray?
  • Duane: Hay que rascarnos con nuestras propias uñas hasta que alguno de los otros escuche los disparos. Rueguen porque no sean los sicarios.
  • Harold: Bien, buena suerte a todos.

Todos se separan mientras la escena cambia a Pete y Moe en el club. Pete sube a Moe a su silla de ruedas, pero no puede hacer más cuando una docena de sicarios entran al club y comienzan a disparar en contra de ambos. Moe se intenta defender pero recibe tres disparos antes de que pueda volver a saltar del piso mientras Pete se protege con éxito. Moe comienza a sangrar del torso, indicando que ahí fueron los disparos.

  • Pete: Mierda, Moe, no te puedes morir ahora...
  • Moe: Relájate, Pete... prefiero que uno salga de ésta a que ninguno lo haga.

Pete toma la SPAS 12 y dispara de lleno contra un sicario que se acercaba, para después disparar dos veces contra otro que se asomaba para abatirlo. Pete se cubre y luego se asoma de nuevo para gastar su último disparo reventándole el pecho a otro sicario. Pete se da cuenta que no tiene balas, pero Moe se arrastra y toma una de las armas de los sicarios que murieron en la primera oleada y comienza a dispararles. Accidentalmente, Moe deja al descubierto parte de sus piernas, así que recibe dos disparos en el muslo con una Equalizer. Pete protege de nuevo a Moe, el cual cada vez se ve más agonizante.

  • Moe: Tío... creo que seré yo el que no saldrá de ésta.
  • Pete: No digas estupideces, Moe. Ambos nos salvaremos.
  • Moe: Huye por la puerta trasera... yo los distraigo.
  • Pete: ¿Qué harás?
  • Moe: Necesito algunas botellas y unos trapos.
  • Pete: ¿Quiéres que yo vaya a buscarlos?
  • Moe: Tranquilo... te protegeré.

Pete tira la escopeta y corre rápidamente para brincar a la barra. Un sicario se acercaba, así que Pete rompe una botella y se la entierra en la cara al sicario que se asomó para matarlo. El sicario intenta controlar su subfusil MP5, pero Pete forcejea con él y logra darle varios impactos en el estómago, provocando su muerte. Para su mala fortuna, el subfusil del otro lado, así que los sicarios evitan que Pete lo tome al dispararle en la mano. Moe saca su mano y dispara para despistar a los sicarios. Pete toma tres botellas y varios trapos, así que rápidamente sale de su escondite, pero es descubierto y un disparo logra reventar una de las botellas. Pete no se distraé y regresa al escondite, pero dos disparos logran darle en la pantorrilla y el antebrazo, causando que caiga.

  • Moe: ¡Mierda! ¿Aún puedes caminar?
  • Pete: Eso creo.
  • Moe: No desprecies esta oportunidad...

Moe comienza a preparar cocteles molotov y sube a su silla de ruedas. Moe enciende ambas botellas y le da el arma a Pete.

  • Moe: Ya nos veremos en el otro mundo, Pete.
  • Pete: ¡Moe, no hagas estupideces!
  • Moe: ¡DIOS BENDIGA A LOS SHARKS!

Moe le da impulso a su silla de ruedas y arroja los cocteles a los sicarios mientras recibe varios disparos que lo terminan asesinando vilmente. Pete corre mientras observa como los sicarios comienzan a incendiarse junto al local y de reojo ve el cadáver de Moe fuertemente abatido con varios agujeros de bala en todo el cuerpo. Un sicario, aún con vida, intenta disparar a Pete pero éste reacciona y lo asesina con el arma que le dio Moe. Pete cojea y escapa por la puerta trasera, donde se cubre detrás de uno de los coches que quedaron estacionados. En ese instante, Pete observa como cuatro sicarios salen del club y comienzan a disparar hacia el vehículo donde se oculta, pero en ese momento Pete observa como una Gang Burrito llega y atropella a dos sicarios. Los otros dos intentan atacar pero uno es eliminado por Pete y el otro por uno de los que estaba en la furgoneta.

  • James: (baja de la furgoneta) ¡Hey, sigues con vida!
  • Pete: ¡James! ¡Siguen con vida!
  • Carter: ¿Qué te esperabas?
  • Pete: Bueno... hacia tiempo que no sabía nada de ustedes.
  • James: Viendo que Gerald no necesita guaruras, nos hemos tomado muchos ratos libres.
  • Carter: Duane nos ha enviado para cubrirte las nalgas... con eso de que eres su favorito.
  • Pete: Siento informar que Moe ha muerto...
  • Carter: ¿Moe? ¿Quién es ese?
  • James: Ehhh... Carter tiene cierto caso de... memoria nublada. A veces se le olvidan las cosas. Ya ni se acuerda de varios amigos que murieron en el tiroteo del almacén hace meses.
  • Pete: ¿Dónde está Duane? ¿Salvando a Ray?
  • James: Algo así. Ahora hay que sacarte de aquí... tienes algunos tiros.

En ese instante, un Maverick aparece encima del club y el trío alcanza a ver como un tirador comienza a preparar su M4 para disparar.

  • Carter: ¡Cúbranse, todos!

El tirador comienza a disparar mientras Pete, Carter y James se ocultan detrás de los coches.

  • Carter: ¡Maldita sea! ¡¿Y estos de donde salieron?!
  • Pete: No puedo entender de donde un simple camello saca toda esta artillería.
  • James: ¡Hay que salir de aquí cuanto antes!

El helicóptero se mueve en dirección hacia Pete, demostrando que él era su objetivo principal, pero James se asoma y comienza a disparar para evitar que el helicóptero se aproxime más a Pete. Carter observa como dos Kuruma llegan al lugar, así que le grita a James.

  • Carter: ¡Mierda! ¡James! ¡Vienen más!
  • James: ¿¡QUÉ!?

Un total de ocho sicarios bajan y le apuntan al trío con sus Carabinas, e incluso uno posee una Minigun.

  • Sicario 1: ¡BAJEN SUS ARMAS, GUSANOS!
  • Carter: (tira su arma) No nos queda de otra...
  • Sicario 1: (mira a James) ¿NO ME ESCUCHASTE? ¡TIRA LA PUTA ARMA!
  • James: Ya qué...

El helicóptero se va y los ocho sicarios rodean a Carter y a James. Pete intenta huir, pero se da cuenta de que dos sicarios están frente a él.

  • Sicario 1: Reúnanlos de rodillas aquí... el jefe quiere ver a sus nuevas víctimas.
  • James: Por fin Francis es tan hombre y da la cara...

El sicario de la Minigun se acerca a James y le da un golpe en el labio con ella, dejándole una herida que no paraba de sangrar. James se aguanta mientras Carter y Pete lo observan. James levanta la mirada y observa a los sicarios mientras la escena cambia a el apartamento 3C. Harold continuaba avanzando por el pasillo sigilosamente mientras trataba de buscar el cuarto que Pete le decía.

  • Harold: Vamos... se supone que estos complejos no son muy grandes... debe de estar cerca.

Harold llega frente a la habitación 21 y recuerda que esa es la habitación que Duane les dijo, así que intenta abrir la puerta, pero ésta se encuentra cerrada. Harold, sin pensarlo dos veces, le da un disparo al picaporte y entra apuntando a todos lados, pero solo encuentra a Ray atado a la silla.

  • Harold: ¡Ray! Joder... que milagro encontrarte solo.

Ray levanta la cabeza y se observan múltiples quemaduras leves y heridas en su rostro. Harold hace un gesto de lástima y comienza a desatar a Ray, pero éste comienza a hacerle una seña con los ojos.

  • Harold: ¿Ocurre algo, Ray?

Harold se da cuenta de lo que quiere decir Ray y voltea para solo encontrarse con el cañón de una pistola de combate.

  • Sicario: ¡Dulces sueños!

Duane, Fanny, John y Norman caminaban en sus respectivos sitios de investigación hasta que escucharon el disparo.

  • John: ¿Oíste eso?
  • Fanny: Creo que fue en donde estabamos al principio.
  • John: ¡Vamos! ¡Seguro a Harold le pasó algo malo!

Duane es el primero en llegar al lugar y observa a Harold tirado en un charco de sangre mientras Ray intenta gritar, pero no puede al estar amordazado. El sicario intenta repetir la misma táctica con Duane, pero Norman llega y de un golpe tira al suelo al sicario. El matón intenta disparar pero Duane le da un disparo en la mano, causando que suelte el arma.

  • Duane: ¡Libera a Ray! ¡Rápido!

Fanny y John llegan mientras observan el cuerpo de Harold.

  • Fanny: No puede ser...
  • John: Hemos perdido a uno de los grandes.
  • Duane: (apunta al sicario) ¿Sabes que es extraño?
  • Sicario: Que matamos a tu amigo...
  • Duane: No. Lo extraño es el porque este sitio no está tan resguardado.
  • Sicario: Jajajá... eso es porque a tu amiguito Vance le tocó lidiar con los pesos pesados.
  • Duane: Oh... maldita sea, Pete.
  • Fanny: ¿Ocurre algo, "D"?
  • Duane: Aten a esta escoria y llevenla a la guarida. Intenten sacarle toda la información posible y cualquier método de tortura está permitido.
  • Norman: ¿Dónde vas?
  • Duane: Pete está en problemas...
  • Norman: ¿No se supone que los guaruras fueron a cubrirlo?
  • Duane: Siento que no será suficiente...

Duane se va corriendo mientras Norman, John, Fanny y Ray lo observan. La escena cambia a Eugene hablando con Lauren en el apartamento del primero.

  • Eugene: Lauren, ¡estoy harto! Tus amigos me han dado la espalda y no estoy seguro de si Francis me querrá matar o no.
  • Lauren: ¿Estás asustado acaso?
  • Eugene: No es eso... sino que tus "amiguitos" me amenazaron con hacerle daño a mis seres queridos si me niego a seguir colaborando con ellos.
  • Lauren: Yo te lo advertí, tú quisiste entrarle al juego, ahora te aguantas.
  • Eugene: ¡Pero no con ese fin! ¡Y mucho menos con el fin de hacerle daño a Pete! ¡Soy rico y no necesito nada!
  • Lauren: ¿Y no me necesitas a mí?
  • Eugene: Tú estás jugando conmigo, Lauren... me siento utilizado.
  • Lauren: ¿Cómo puedes pensar eso?
  • Eugene: Te pasas más tiempo con Prince que conmigo.
  • Lauren: Veo que estás celoso, haber si esto te quita tus celos.

Lauren le da un beso a Eugene, el cual lo disfruta pero a su vez se siente culpable. Eugene no se da cuenta de que en la televisión el reportero menciona un reporte de tiroteo en el Club Malibú y otro en los apartamentos 3C. En otra escena se ve a Gerald y a Syd sentados en una mesa del Club Pole Position platicando.

  • Syd: Bien... creo que los tratos con Francis ya están más que cerrados.
  • Gerald: Con Vance y DeVane fuera, podemos decir que los Sharks son nuestros.
  • Syd: Lástima que no tengamos muchos lacayos a quienes mandar...
  • Gerald: Relájate... los marginados sin dinero vienen como hormigas a un dulce en el suelo.
  • Syd: ¿Crees que Francis siga creyendo eso?... tú sabes, la mentira.
  • Gerald: Mientras DeVane y Vance mueran, ese mafioso estúpido va a seguir creyendo eso. Al final, lo mataremos y nos quedaremos con su red de tráfico, ¡imagina que tan ricos nos haremos!
  • Syd: Es que creo que Francis se tomó muy en serio todo.
  • Gerald: Tú no te preocupes por Francis... él solo es una herramienta más para nuestro verdadero plan.


La escena cambia nuevamente al estacionamiento del club Malibú, donde Pete, Carter y James siguen de rodillas mientras un sicario los amarra.

  • James: ¿Qué nos harán y por qué están tardando tanto?
  • Sicario: ¿No te lo había dicho antes? El jefe los quiere vivos en su presencia. Es hora de que los juzguemos.
  • Carter: Creo que están siendo muy dramáticos con ello...
  • Sicario: Pues entonces tu amigo se la tuvo que pensar antes de humillar al sr. Paciolli sin razón.
  • Pete: ¿Sin razón? ¡Secuestro a una de los nuestros!
  • Sicario: Ese fue tu pretexto y el de tu novio para atacar a Francis Paciolli, el don de la nueva mafia de Vice City.
  • James: ¿Nueva mafia?
  • Sicario: ¡Así es! ¡Es hora de seguir el legado del señor Sonny Forelli!
  • Carter: ¿Los Forelli? Tío, no se te olvide que estamos en Vice City, no en Liberty City.
  • Sicario: Ustedes no eran nuestros enemigos... incluso los podemos considerar como aliados.
  • Pete: ¿Aliados? ¿Estás loco? ¡Ustedes nos jodieron y atacaron en muchas ocasiones!
  • Sicario: Es porque alguien intenta redimir a su banda tomando las decisiones correctas. Ustedes son el tributo ya que son los culpables del ataque.
  • Pete: Ese Gerald... sabía que era un traidor.

Duane avanza sigilosamente y observa la escena, así que no se lo piensa dos veces al creer que los iban a ejecutar y toma su arma para disparar una ráfaga de balas que impactan a cuatro sicarios, pero se detiene cuando el sicario principal le apunta a Pete en la cabeza.

  • Sicario: ¡No muevas ni un dedo o el negro se muere!
  • Duane: Cabrones...
  • Sicario: ¡Arroja el arma al suelo!

Duane tira el arma mientras tres sicarios le apuntan, incluido el de la Minigun.

  • Sicario: ¡De rodillas!
  • Duane: ¿Y si me niego que me harán?

El sicario de la Minigun se acerca y le da un cachazo a Duane en la parte trasera de las rodillas y luego usa su pie para acomodarlo en el suelo.

  • Sicario: Así está mejor...
  • James: ¿Duane? ¿Qué haces aquí?
  • Duane: Sabía que estaban en problemas.
  • James: ¿Dónde están los demás?
  • Duane: Con Ray...
  • Sicario: Así que tú eres Duane DeVane, ¿eh?. El jefe estará muy feliz de tener a los dos artifices del ataque en su presencia, ¿y sabes con cuanto nos recompensará?
  • Pete: Les daré el dinero que quieran pero dejenme ir...
  • Francis: (aparece de repente) ¿Dinero, Vance? Creo que tú ya no tienes dinero. Gracias a un contacto mío, hemos vaciado tu cuenta de ahorros.
  • Pete: Malditos desgraciados...
  • Francis: Ahora no tienes nada.

Dos guaruras de Francis salen de las sombras, y Pete observa que uno trae un mazo lleno de clavos.

  • Francis: ¿Están felices ahora? ¿Creyeron que se librarían tan fácilmente de mí?
  • Pete: No sé que estupideces te metió Gerald a la cabeza pero nosotros no planeamos...
  • Francis: ¡Ahora mismo no es hora de pretextos! ¡Es la hora del juicio!
  • James: ¿Sabes que la policía estará pronto aquí?
  • Francis: Por eso seremos rápidos, ¡pásame el mazo!

El guarura le da el mazo a Francis y este comienza a jugar con él.

  • Francis: ¿Les gusta? ¡Es mi arma para momentos especiales!
  • Carter: Gerald fue el que ordenó el ataque en tu contra, ¡déjanos ir!
  • Francis: ¡Mienten!

Francis hace como si va a golpear a Carter pero simplemente lo asusta y comienza a reír. Francis comienza a caminar de un lado a otro ríendo hasta que toma impulso y le da un fuerte golpe en la cabeza con el mazo a Duane ante la sorpresa de todos. Francis no para de golpearlo mientras se escuchan unos cuantos quejidos de Duane. Los sicarios ríen mientras Pete no puede soportar la crudeza de la escena, ya que se podían observar los ojos y sesos de Duane en el pavimento ya que Francis le reventó la cabeza con el bate.

  • Pete: ¡MALDITO COBARDE! ¡¿CÓMO PUDISTE HACERLE ESTO A DUANE?! ¡ESCORIA DE MIERDA!
  • Francis: Tranquilo, ya llegará tu turno.

Francis levanta el bate y Carter le vomita al sicario de la Minigun al ver el resultado. El sicario le da una patada a Carter mientras se observa a James en shock.

  • Francis: ¿Les gustó la carne picada? ¡Habrá porción doble!
  • James: ¿Qué nos harás a nosotros?
  • Francis: No lo sé... tal vez un castigo similar al de su amigo Ray, ¿recuerdan lo que le pasó por entrometido?
  • Carter: Ni siquiera lo hemos visto.
  • Francis: ¿A no? Pues ahorita lo probarán en carne propia después de que elimine al segundo que me jodió el rostro.

Francis se acercaba a Pete pero en ese instante la Gang Burrito de los Sharks llega al lugar y tanto Fanny como Norman eliminan a los cuatro sicarios mientras que Francis aprovecha para huir. Fanny, Norman y John bajan corriendo rápidamente para desatar a Carter, James y Pete. Norman gira el cuello y observa el cadáver masacrado de Duane, por lo que simplemente le queda hacer un gesto de dolor.

  • Pete: ¡Hay que alcanzar a ese hijo de puta!
  • James: Calma, Pete. Tú estás muy herido todavía.
  • Pete: No me interesa si estoy herido. Hay que hacerlo que pague por haber matado a Duane.
  • James: Mira, se cuanto te duele la muerte de Duane, pero ya no podemos hacer nada.
  • Fanny: ¿Cómo ocurrió todo esto?
  • Carter: Lo amarraron y Francis lo mató.
  • James: ¿Dónde están los demás?
  • Pete: Moe también murió...
  • Norman: Ray está en la furgoneta y Harold... lo perdimos en el tiroteo del apartamento.
  • James: Hoy es un día de luto para los Sharks. Perdimos a tres grandes, a Duane, el intrepido, a Harold, el audaz y a Moe... el... investigador.
  • Pete: Esto no se va a quedar así... Francis pagará muy caro lo que hizo, al igual que esas ratas de Gerald y Syd.
  • Fanny: Y no se te olvide Lauren.
  • Pete: Esa zorra recibirá el mismo castigo que esos cabrones... juro que ahora no solo vengaré a mi hermano, sino también a Duane, Arnold, Harold y todos los Sharks caídos por culpa de Gerald.
  • Norman: (levanta su arma) ¡SHARKS POR SIEMPRE!
  • Todos: (levantan sus armas) ¡SHARKS POR SIEMPRE!

La cámara enfoca las armas de todos y la escena se desvanece.

Capítulo 11: El camino a la demencia

La escena comienza en el Club Pole Position con Gerald y Syd tomando unos tragos cuando se observa a Francis entrar. Gerald esboza una sonrisa y observa como Francis se sienta junto a ellos.

  • Gerald: ¿Y bien?
  • Francis: Duane DeVane está muerto. Solo queda una cucaracha que eliminar.
  • Gerald: ¡Excelente! Y hablando de la alianza en la que habíamos quedado...
  • Francis: ¿Alianza? Aún no he sellado mi venganza, y tu información no ha sido del todo buena.
  • Gerald: ¿No lo ha sido? No es mi culpa que tus incompetentes sicarios no sirvan para matar a esos sujetos.
  • Francis: Pero se supondría que yo te cedería el negocio y las armas que necesitas a cambio de esos dos.
  • Gerald: Y te los di, pero tú desaprovechaste esa oportunidad.
  • Francis: Mira, hay una cosa que aún no me queda en claro... Vance mencionó un par de veces que ellos no planearon el ataque y te culparon a ti de haberlo hecho, ¿es eso cierto?
  • Gerald: ¿De verdad creerías esas patrañas? ¿Cuál sería mi razón para atacarte?
  • Francis: No lo sé, tal vez porque estabas desesperado en sacar a Arnold del camino y conseguir mis negocios y el poder.
  • Gerald: DeVane planeó todo esto porque planeaba un golpe en contra mía. Él de alguna manera u otra sabía de mi plan y de que tú estabas involucrado.
  • Francis: ¿Y cómo lo supo?
  • Gerald: No crees que... tal vez el amigo de Vance fue el que le reveló todo a Vance y éste se lo dijo a DeVane.
  • Syd: Recuerda que tú comenzaste a trabajar con Eugene Carrington desde que te enteraste de que Vance fue miembro de los Sharks.
  • Francis: Entonces eso significa...
  • Gerald: Así es, ¿ahora qué esperas? Elimínalo...

La escena cambia a un apartamento, donde se observa a James, Fanny y Pete rodeando al rehén que tomaron cuando rescataron a Ray. James le apunta con una Equalizer mientras Pete lo observa fijamente.

  • James: ¿Qué tienes que decir?
  • Rehén: ¿Yo? ¡Qué se vayan al diablo!

James le quita el seguro al revólver y el rehén cierra los ojos y aprieta los puños.

  • James: ¿No te quedó clara mi pregunta? ¿¡DÓNDE SE ESCONDE TU JEFE!?
  • Rehén: ¿De qué me sirve decirles? ¡De todas formas él me matará!
  • James: Pues has que tu muerte no sea en vano.
  • Rehén: Yo no diré nada... ese es el pacto de la familia Paciolli, ¡no ser unas ratas!
  • Fanny: ¿El pacto? Y si es así... ¿por qué no te han venido a buscar?
  • Rehén: Sé que el señor Paciolli ya está planeando mi rescate.
  • Pete: Dudo que un simple matón de poca monta como tú le interese... ni siquiera eres de sangre italiana.
  • Fanny: ¿Dónde está Carter?
  • James: Llevó a Ray al hospital.
  • Pete: ¿Qué pasará con los cuerpos de Moe, Harold y Duane?
  • James: No pudimos rescatarlos... es muy probable que terminen en el mar siendo alimento de los peces.

Mientras James dice esto último, se observa como Francis saca un arma ensangrentada y se la entrega discretamente a Gerald... era el arma de Duane.

  • Pete: ¿¡Pero cómo es eso posible!?
  • James: No podíamos arriesgarnos... la policía llego minutos después.
  • Pete: ¡Maldición! ¡Pues entonces hay que obligar a este miserable a que hable!

Pete le da dos golpes en la cara al rehén y otro en el estómago, causando que su cartera caíga al suelo. Fanny la toma y observa su nombre.

  • Fanny: Morton Hallway... tu nombre me suena.
  • Morton: Ustedes no me conocen, basuras.
  • Fanny: ¡Claro!

Un flashback inicia y se muestra una reunión Shark previa al día en el que conocieron a Pete.

  • Arnold: Entonces, de esa forma mañana le tenderás la emboscada a Cassidy, ¿eh, Harold?
  • Harold: De acuerdo, señor King.

El teléfono de Gerald suena.

  • Arnold: ¿Sabes que eso es de mala educación, Gerald?
  • Gerald: Lo siento, jefe... es un compañero de negocios.

Gerald contesta y se va alejando mientras Fanny lo volteaba a ver.

  • Gerald: ¿Morton Hallway? ¿Quién cojones eres tú? ¡Ah, el contacto! ¡Bien, dile a él que estaré ahí! ¡Sí!...

Gerald se aleja demasiado pero a Fanny no se le olvida el nombre.

  • Fanny: Morton Hallway, ¿quién será ese?

El flashback termina y se observa a Morton con cara de nervios.

  • Fanny: James, ¿no recuerdas a dónde fue Gerald la tarde de ese día?
  • James: No soy su sombra, además de que yo pasaba la mayoría del tiempo con Arnold pero... creo que fue al club Pole Position.
  • Morton: ¡No! ¡Se equivocan! ¡Creanme!
  • Pete: ¡Claro, ahora sí decides hablar! ¡Qué te den! Es obvio que ahí se reúnen Gerald y Francis.
  • Morton: ¡Te lo advierto! ¡Francis es muy poderoso!
  • James: Así que al final si es un mafioso.
  • Morton: No se metan en problemas... ¡Déjenme ir y lárguense de la ciudad!
  • Pete: No vamos a seguir órdenes de un simple esclavo como tú.
  • Morton: Han firmado su sentencia de muerte.
  • James: Ya cállate quieres.

Pete le arrebata el arma a James y le da un disparo en la cabeza a Morton.

  • Fanny: ¡Idiota! ¿Se te olvida que estamos en mi apartamento? ¡Vas a alertar a mis vecinos!

En ese momento el teléfono de Fanny suena y ésta contesta.

  • Fanny: ¿Qué si ocurre algo, señor Yaxley? No, no ocurre nada... mi cafetera... ¡explotó!... lo sé, es extraño... bien, mañana pagaré el alquiler... sí, ahí estaré.

Fanny cuelga y le quita el arma a Pete.

  • Fanny: ¿Qué haremos con el cadáver?

Pete y James se miran mutúamente y se observa como estos lo meten en una bolsa negra y lo arrojan desde la ventana de Fanny a un basurero que estaba exactamente abajo. Ambos encestan el cadáver en el contenedor y se lavan las manos.

  • Fanny: Ustedes dos son raros.

La escena cambia a Eugene despeinado, con la ropa arrugada y muy tenso, diferente a su estilo elegante. Estaba en el faro de Vice City junto a Lauren.

  • Eugene: ¿Segura que no ocurrirá nada?
  • Lauren: Relájate, Francis solo quiere recompensarte por tu ayuda.
  • Eugene: Pero si ya tengo dinero, ¿para qué querría una recompensa?
  • Lauren: Lo sé, pero sus recompensas son jugosas, ¿no crees que podría ser algo además del dinero?
  • Eugene: Con el dinero se puede hacer cualquier cosa.
  • Lauren: Su regalo no se compra con dinero.

Lauren mira a Eugene con una sospechosa sonrisa mientras Eugene esboza una. La escena cambia a Ray y Carter en la clínica, donde Ray se encuentra recostado en una camilla y con un gran vendaje en el rostro mientras Carter lee una revista. Ray intenta decir algo pero Carter no le entiende hasta que le retira la venda que le cubría la boca.

  • Ray: Mi familia...
  • Carter: ¿Qué hay con ellos?
  • Ray: Los van a matar...
  • Carter: No digas tonterías, Rex, están bien.
  • Ray: No es cierto... me amenazaron... con hacerles daño...
  • Carter: Mira, si les hubiera ocurrido algo, ya te hubieras enterado, ¿no?
  • Ray: Mi madre me envía un mensaje todos los días a las 22:00... revisa mi buscapersonas.

Carter de mala gana toma el buscapersonas de Ray y observa que no recibió ningún mensaje.

  • Carter: ¿Estás seguro de la hora?
  • Ray: Por favor... ve a verlos... y diles que estoy aquí...
  • Carter: Y... ¿Dónde viven?
  • Ray: En la Calle Guevara... de Little Havana... es la casa 69...
  • Carter: Vaya número.
  • Ray: Te lo ruego... ve a verlos...
  • Carter: Bien, iré, pero espero que Francis o alguno de sus perros no venga a buscarte aquí.
  • Ray: No te preocupes por mí... quiero que mi familia esté bien...

Carter sale de la habitación y se va para ver a la familia de Ray. Por su parte, se observa una escena triple: a James, Pete y Fanny subiendo a una Gang Burrito, a Carter subiendo a un taxi y a Eugene y Lauren observando llegar a alguien. La escena se enfoca en esto último mientras las otras dos salen de pantalla.

  • Lauren: ¡Mira! ¡Han llegado!
  • Eugene: ¿Francis?
  • Francis: (baja del Emperor y se acerca) ¡Eugene! ¡Qué placer verte en esta reunión tan "sofisticada"!
  • Eugene: ¿Qué es lo que quieres?
  • Francis: Esa no es forma de hablarle a un amigo.
  • Eugene: Tú no eres mi amigo.
  • Francis: Jajajá. Vayamos al punto, tu amiguito se me escapó de las manos, aunque pude eliminar al otro.
  • Eugene: ¿Intentaste matar a Pete?
  • Francis: Shhhh... tranquilo, Eugene. Ya sabes nuestro trato.
  • Eugene: Te advertí que no le hicieras daño a Pete.
  • Francis: Y Prince me ordenó matarte, pero yo no quiero hacerlo.
  • Eugene: ¿Eh? ¿No se suponía que tú eras el jefe?
  • Francis: Así es, pero Prince teme que nos traiciones. Yo aún creo en ti, y confió en que ese distanciamiento que tienes con Vance nos sirva para algo.
  • Eugene: No voy a ser tu cebo, Francis.
  • Lauren: Vamos, Eugene.
  • Eugene: ¡No puedo aceptar algo que perjudique a Pete!
  • Francis: El plan era que lo atrajeras a un sitio en especial, pero al ver que no quieres... no tengo otra alternativa más que seguir lo que me dijo Prince.

Francis saca su arma pero Eugene lo detiene.

  • Eugene: ¡Espera! ¿Por qué me obligas a hacer esto?
  • Francis: Porque tu amigo me intentó matar solo por que sus pelotas así se lo dijeron. Él quiso apoderarse de los Sharks junto a Duane DeVane y compañía.
  • Eugene: ¿Pero por qué Pete querría hacer algo así? ¡Él es rico!
  • Francis: Prince me dijo que Pete Vance ya conocía al asesino de su hermano... pero que él quería poder para dirigir a los Sharks y acabar con ese asesino.
  • Eugene: No lo creo...
  • Francis: Lo creerías si supieras que ese asesino es Tommy Vercetti, el capo más poderoso de Vice City.
  • Eugene: Tommy Vercetti... ¡atacar a ese tipo es un suicidio!
  • Francis: Por ello, Pete quería a los Sharks... tener poder era tener un ejército a su beneficio. Además... creo recordar que tu tío es muy amigo de Vercetti, ¿no?
  • Eugene: ¿Y qué hay con eso?
  • Francis: Conoces a Vance, ¿no crees que la paranoia pueda propiciar a que mate a todos los amigos de Vercetti primero? Ya sabes que tu amigo, pese a ser algo idiota, es una maquina de matar entrenada por Phil Cassidy.
  • Eugene: Pete no haría eso...
  • Francis: Te refreso la memoria y te lo digo, ¡Pete Vance se ha cargado a docenas de mis hombres! ¿No lo haría con personas como tu tío, o hasta contigo?
  • Lauren: ¡Vamos, Eugene! Si Francis acaba con Vance, ¡tendremos un gran negocio por delante!
  • Eugene: No entiendo porque te conviene que Pete muera, Lauren.
  • Lauren: Francis quiere venganza, y Gerald prometió ayudarlo, a cambio de un sitio en la nueva red de drogas que la familia Paciolli ha establecido.
  • Eugene: ¿¡Pero qué hay de los Sharks!?
  • Lauren: ¡Qué se jodan los Sharks! Duane los convenció para ir en contra de su propio líder, y entre esos estúpidos está Pete. Los Sharks pudieron haberse hecho más poderosos con el trato con Francis, pero ellos solos se sentenciaron.
  • Eugene: ¿Y por qué mataron a su jefe anterior?
  • Francis: Decidió llevarnos la contraria, por así decirlo.
  • Lauren: Entonces, ¿ya te quedó claro?
  • Francis: ¡O es Vance o eres tú! ¿Acaso la vida de ese sujeto vale más que la tuya? ¡¿De un sujeto que te dejó de lado por su estúpida venganza?!
  • Eugene: No sé que decir...
  • Francis: ¡Decídete o las cosas terminarán mal!

Francis levanta nuevamente su arma mientras la escena cambia a Carter llegando a la casa de Ray. Carter se acerca sigilosamente y observa la puerta abierta, así que entra. Carter ve unas marcas de sangre en la pared y el cadáver del que parece ser el hermano de Ray.

  • Carter: Oh, maldición...

Carter sube las escaleras y se topa con el cadáver de la madre de Ray en medio de éstas, viendo unas marcas de disparos en su cuerpo. Carter sigue y entra a un cuarto donde observa una escena muy cruel: era Syd manoseando el cuerpo inerte de la novia de Ray.

  • Syd: ¿Carter?
  • Carter: ¡NECRÓFILO, HIJO DE PUTA!

Carter saca su MP5 e intenta disparar pero Syd toma rápidamente su pistola le da seis disparos a Carter, dándole uno, al parecer, en la cabeza. Carter tira su arma y su cuerpo cae desangrándose mientras Syd aprovecha para huir. Carter queda inconsciente en el suelo, aparentando estar muerto. La escena cambia a Fanny, Pete y James en el Club Pole Position, donde no había casi nadie. James se acerca a una de las chicas y le pregunta algo.

  • James: Eh, hola...
  • Chica: ¿Cuánto tiempo?
  • James: Eh... no vengo por eso.
  • Chica: Entonces vuelve después.
  • James: Espera, necesito saber algo.
  • Chica: ¿Traes pasta?
  • James: (deja 50 dolares) ¿Esto basta?
  • Chica: Algo es algo, dime que no tengo todo tu tiempo.
  • James: Necesito saber si aquí vino un sujeto con traje elegante.
  • Chica: (interrumpe) ¿El mafioso? Estuvo aquí hace media hora... se fue con otros dos sujetos.
  • Pete: Syd y Gerald.
  • James: ¿No sabes para a donde se fueron?
  • Chica: No, pero escuche al narizón decir que iba a darle una lección al "entrometido".
  • Fanny: ¿A Ray o a ti?
  • James: Bien, eso era todo... gracias.
  • Chica: Recuerda, estoy disponible 20 de las 24 horas del día en fines de semana.
  • James: Lo tendré en cuenta.

James, Pete y Fanny salen del club y se miran mútuamente.

  • Pete: Estoy seguro de que el "entrometido" es Ray, ¿pero como le darían una lección?
  • James: Supongo que creían dársela mientras lo tuvieran retenido.
  • Fanny: O tal vez con su familia... recuerda que Ray quería mucho a su familia.
  • Pete: Es cierto, ¿alguien sabe donde vive Ray?
  • James: Creo recordar que Norman y John saben, aunque de todas formas hay que llamar a Carter para informarle de esto.

James le marca a Carter e intenta comunicarse con él, pero no le contesta.

  • James: Mierda... no contesta.
  • Fanny: Tal vez se durmió, conoces como es Carter.
  • Pete: Hay que probar con Norman.
  • James: ¿Por qué no vamos nosotros?
  • Pete: Tenemos que seguirle la pista a Francis, además de que no sabemos donde vive Ray.
  • James: Bien, le llamaré al pelirrojo.

James le marca a Norman en esta ocasión y Norman le responde rápidamente.

  • Norman: ¿Problemas?
  • James: Algo así, necesitamos que vayas a la casa de Ray.
  • Norman: ¿Para qué?
  • James: Creemos que Syd planea hacerle daño a su familia.
  • Norman: ¿Syd? Joder... parece que todos nos han traicionado.
  • James: Como sea, date prisa. Que vaya John contigo... no es seguro que solo vayas tú.
  • Norman: Relájate, estamos cerca del lugar.

Norman cuelga y James se rasca la cabeza mientras Pete recibe un mensaje... era de Eugene.

  • Fanny: ¿Un mensaje?
  • Pete: Es de un amigo... dice que tiene información sobre Francis y que quiere verme en el estacionamiento del North Point Mall, en el cuarto piso.
  • James: No fue el que te traicionó, ¿verdad?
  • Pete: Sí, pero él fue el que me dijo donde tenían a Ray...
  • Fanny: De todas formas no es momento para confiar en nadie ajeno a los pocos Sharks que quedamos.
  • James: Creo que no tenemos de otra. Lo mejor es ir. Es probable que el chico tenga razón.
  • Pete: Vayamos, de todas formas no confió totalmente en él, y más que es muy extraño que él se reúna conmigo en lugares tan desérticos y a estas horas.
  • Fanny: Bien... que inicie la cacería.

La escena cambia a una media hora después de la última escena, siendo Norman y John los que aparecen en pantalla. El par caminaba cerca de la casa de Ray, pero al llegar observan a la policía rodeando el lugar.

  • John: ¿Qué ocurrió? ¡Vayamos a ver!
  • Norman: Espera. Hay que quitarnos los chalecos primero, sino la policía reconocerá que somos Sharks.
  • John: Es cierto.

Norman y John se quitan los chalecos y los ocultan en unos arbustos. Ambos corren rápidamente al lugar, pero un oficial de policía los detiene.

  • Policía: ¡Esperen! ¡No pueden pasar! ¡La policía está investigando este lugar!
  • Norman: ¿Pero qué ocurrió?
  • Policía: No les incumbe, jovenes. Ahora, por favor, les pido que se retiren y permitan al departamento de policía hacer su trabajo en paz.

Mientras Norman trataba de dialogar con el policía, John observa como cuatro camillas son sacadas de la casa de Ray. Tres de ellas estaban tapadas con sábanas blancas y en la última, los médicos trataban de salvar la vida de alguien... era Carter.

  • John: ¡Norman! ¡Es el guarura!
  • Norman: Es cierto.

Norman y John evaden al policía y corren a ver a Carter, pero solo observan su herida de disparo en la cabeza antes de que los paramédicos cerraran la ambulancia.

  • Norman: Maldita sea. Debemos informar a James de todo esto.
  • Policía: (regresa y empuja a los dos) ¡Les digo por última vez que deben irse o los tendré que arrestar por resistencia a la autoridad!
  • John: Muy bien, viejo, nos vamos...

Norman y John se alejan del lugar y regresan al arbusto, donde toman sus chalecos y se lo vuelven a colocar. Norman saca su teléfono y llama a James para informarle de lo ocurrido. La escena cambia al estacionamiento de North Point Mall, lugar a donde James, Pete y Fanny acababan de llegar. James contesta la llamada y se aleja un poco mientras le hace una señal a Pete y Fanny de que entren.

  • James: ¿Encontraron algo?
  • Norman: No me lo vas a creer, Jimmy... la familia de Ray está muerta y tu amigo guarura estaba herido de gravedad.
  • James: No puede ser, ¿cómo ocurrió?
  • Norman: Es obvio que Francis tuvo que ver con esto, pero desconozco por que tu amigo estaba aquí.
  • James: Maldición... ¡vayan a ver a Ray y asegurense de que esté bien! ¡luego busquen a Carter e informenme de su estado!
  • Norman: ¿Dónde están ustedes?
  • James: En el centro comercial, a punto de toparnos con un amigo de Pete que nos dará información sobre Francis.
  • Norman: No te fíes demasiado, Jimmy... hoy en día las cosas no están de nuestro lado y no es posible creer todo lo que se escucha.
  • James: Seguiré tu consejo, pelirrojo... recuerda llamarme.

James cuelga y guarda su teléfono para posteriormente cargar una Tec-9 que traía en un cinturón.

  • James: Parece que me he quedado solo en esto...

James entra al aparcamiento y observa que no hay muchos vehículos y todo esta silencioso. Mientras avanza solo observa un Infernus salir del centro comercial, pero no se distrae ya que trata de buscar con la mirada a Pete y Fanny. James sube dos pisos trotando y finalmente se topa con los otros dos.

  • James: ¿No pudieron esperarme?
  • Pete: Tú dijiste que avanzaramos.
  • Fanny: ¿Cómo está todo por allá?
  • James: Muy mal. Francis mató a la familia de Ray e hirió de muerte a Carter... si nos lo topamos, tendremos que hacerlo pagar por lo que ha hecho.
  • Fanny: Pobre Ray... es tan joven y ya ha sufrido mucho.
  • Pete: Pase lo que pase, nuestra venganza depende de lo que nos diga Eugene.
  • James: ¿Entonces que esperamos? ¡Subamos!

James, Pete y Fanny corren y suben al piso donde se quedaron de ver con Eugene. El sitio lucía más desolado que los otros pisos, con tres coches aparcados y Eugene parado con una gabardina negra. Los tres se acercan pero Pete detiene a James y Fanny.

  • Pete: Debo hacer esto solo.
  • Fanny: Se supone que por algo venimos contigo.
  • Pete: Es obvio que no me dirá nada si ustedes me rodean. Él es muy desconfiado.
  • James: Bien. Te cubriremos las espaldas.

James y Fanny se quedan atrás y Pete se acerca lentamente a Eugene, el cual hace lo mismo. Ambos se detienen en el centro y se miran frente a frente.

  • Pete: Ya estoy aquí, Eugene, ¿qué mierda quieres?
  • Eugene: Me están presionando, Pete. Yo no quiero hacer esto.
  • Pete: ¿De qué mierda hablas? ¿Y la información?
  • Eugene: No hay ninguna información... todo es una trampa.
  • Pete: Te lo dejé claro, Eugene...
  • Eugene: ¡Ya estoy harto, Pete! ¡Nunca me tuve que meter en esto! Ahora soy el cebo de un hijo de puta...
  • Pete: ¿Estás colocado o que mierda, Eugene? ¡No entiendo nada de lo que dices!
  • Eugene: Esa zorra me la ha jugado todo el tiempo, Pete, ¡estoy seguro!
  • Pete: ¿De quién carajo hablas?
  • Eugene: ¡LAUREN MCALLEN! ¡ELLA ES LA RESPONSABLE DE TODA ESTA MIERDA!
  • Pete: Eugene, por favor, tranquilizate.
  • Eugene: Te aseguro que no hay nadie aquí, Pete, pero vendrán en segundos.

Una quinteta de Sentinels entran al aparcamiento y tanto James como Fanny los escuchan.

  • James: ¡Pete! ¡Tenemos compañía!
  • Pete: ¿¡Y POR QUÉ MIERDA JAMÁS ME PEDISTE AYUDA!?
  • Eugene: Porque creía que ella de verdad me quería...
  • Pete: ¡TE PUDE HABER AYUDADO! ¡DUANE NO ESTARÍA MUERTO SI HUBIERAS HABLADO ANTES!
  • Eugene: Sé que estás molesto, pero ya no podemos hacer nada. Si sobrevives a todo esto... abandona todo lo que has hecho desde que entraste a los Sharks, Pete.
  • James: ¡PETE! ¡SE ACERCAN! ¡PREPARA TU ARMA! ¿¡NO ME ESCUCHAS!?
  • Pete: ¡No te haré nada, Eugene, pero dímelo! ¿Dónde se ocultan?
  • Eugene: ¡Harán una reunión pronto! ¡Será en la orilla norte de la playa, mañana a las 5!
  • Pete: Bien, Eugene, ¡ahora vámonos!
  • Eugene: Lo lamento, Pete, pero cuando uno está cansado de su vida miserable, llena de decepciones y traiciones... lo único que puede hacer es morir.

Eugene saca una pistola de su bolsillo y se da un disparo en la cabeza, ante la mirada incrédula de Pete, el cual simplemente cayó de rodillas ante la sorpresa.

  • Pete: Eugene... Eugene... ¡EUGENE!

En ese instante los Sentinel llegan al piso y entran a toda velocidad, pero James y Fanny salen de sorpresa y comienzan a intercambiar disparos con ellos. Pete se incorpora y toma su arma para disparar de frente contra los hombres de Francis.

  • Pete: ¡MALDITOS! ¡CUCARACHAS DE MIERDA! ¡LOS VOY A DESPELLEJAR A TODOS!

Pete saca su arma y dispara frenéticamente contra los Sentinels, pero en ese momento, Pete observa como varios dardos explosivos son disparados contra los Sentinels, causando la explosión de uno y, con ello, una reacción en cadena que propicia que los Paciolli restantes bajen a combatir. Fanny y James se protegen detrás de una pared y comienzan a disparar, mientras Pete intenta correr, pero el disparo del incidente del Club Malibú propicia que solo pueda cojear. Un sujeto sale de la nada y comienza a defender a Pete con una M249, mientras el otro sigue disparando minas. Pete reconoce ese lanzaminas como el que Phil Cassidy le regaló antes de su partida. James aprovecha el alboroto y hace pecho-tierra para disparar contra varios Paciolli, mientras Fanny remata a varios que aún seguían con vida. Uno de los Paciolli intenta escapar, pero el tipo del lanzaminas lo golpea y lo empuja, para posteriormente arrojarlo a la carretera desde el tercer piso del estacionamiento, causando su muerte instantánea. El sujeto de la M249 se acerca a Pete y lo arrincona.

  • M249: ¿Tú eres Pete Vance?
  • Pete: ¿Quiénes son ustedes?
  • David: Mi nombre es David. David DeVane.
  • Pete: ¿David DeVane? ¡Eres el hermano de Duane! Se suponía que tú estabas...
  • David: ¿Muerto? ¡Ese es un cuento que Duane inventó! Lo hizo para protegernos.
  • Pete: ¿Quién es tu compañero?
  • David: Se llama Jacob Farley. Es un amigo de la familia.
  • Pete: Supongo que quieres información sobre el asesino de Duane, ¿no?
  • David: Yo ya sé quien es el asesino de Duane. Solo vengo a ofrecerles nuestra ayuda para lograr su cometido.
  • James: El hermano de Duane, ¿eh?
  • David: Veo que tienes buen oído.
  • Jacob: (se acerca) Creo que esos eran todos.
  • David: Excelente.
  • Fanny: (mira a Eugene) ¿Por qué se mató? ¿No era tu amigo?
  • Pete: No soportó la presión de la situación. Creo que lo tenían bajo amenazas en la banda de Francis.
  • Jacob: ¿Banda? ¡Eso es una mafia, tío!
  • David: La familia Paciolli. El nuevo brazo que los Forelli están usando para incrustarse en Vice City.
  • Pete: ¿Cómo consiguieron mis armas?
  • David: Saqueamos su almacén de armas antes que Gerald Prince pudiera poner sus sucias manos en ellas.
  • Jacob: ¿Sabes donde podemos encontrar a esas ratas?
  • Pete: Antes de morir... Eugene me dijo que tendrían una reunión.
  • David: Bien. Ya nos dirás de ello en el camino. Subamos al último piso, tengo un Maverick esperando allí para la huída.
  • Pete: ¿Cómo es que Duane nunca habló de todo esto?
  • David: Gerald jamás debia enterarse de todo el plan.
  • James: ¿Plan?
  • Jacob: Creo que no nos conviene hablar de más, así que sigamos con lo básico.

Los cinco suben mientras la escena cambia a la habitación de Ray, donde se observa a Norman y John entrando silenciosamente y con la cabeza abajo.

  • Ray: ¿Qué quieren ustedes aquí?
  • John: Ray... tienes que ser fuerte, hermano... (comienza a sollozar) lo que vas a oír puede marcar tu vida para siempre.
  • Ray: ¿Es mi familia, verdad? ¿¡CÓMO ESTÁN ELLOS!?
  • Norman: Están... están... ¡MUERTOS!
  • Ray: (en shock) No, no, no, esto no es posible, no, no, ¡NO!, ¡NO!
  • John: Tranquilizate, Ray, aún estás muy delicado.
  • Ray: (desgarradoramente) ¡ESOS DESGRACIADOS COBARDES! ¡MALDITA SEA! ¡MI FAMILIA! ¡ELLOS NO TENÍAN NADA QUE VER CON ESTO! ¡VAN A PAGAR CON SANGRE LO QUE HAN HECHO! ¡AHHHHHHHH!

Norman y John lo miran con tristeza mientras Ray se sigue desahogando y la escena se desvanece.

Capítulo 12: Enigmas y respuestas

La escena comienza con un Maverick moviéndose por los cielos de una nocturna Vice City. Pete, James y Fanny estaban sentados detrás mientras Jacob piloteaba y David iba junto a él.

  • James: ¿Tienen algún plan o solo piensan ir a disparar a todo lo que se mueva?
  • David: Por supuesto que tenemos un plan. Es solo que debemos ir por el primero...
  • Fanny: ¿El primero?
  • Pete: La reunión que Eugene dijo es mañana a las 5 de la tarde, ¿a dónde vamos ahora?
  • Jacob: Tío, se supone que vamos a combatir, así que debemos ir preparados. Ustedes tienen las mismas armas desde el incidente con la policía en Viceport.
  • James: ¿Cómo sabes de eso?
  • Jacob: Duane nos decía todo.
  • Fanny: ¿Y cómo es que nunca se atrevieron a intervenir a su favor? Más tú que eres su hermano.
  • David: Duane nos dijo que todo esto era asunto suyo y que no quería que nos metieramos en esto. Hace poco me entere de la muerte de Duane, así que te he estado persiguiendo, Pete, para llegar al culpable...
  • Jacob: Duane comentó que eras como su "mejor amigo" en los Sharks, así que pensamos que tú nos llevarías con los culpables.
  • David: Suponemos que será Francis Paciolli el primero al que mataremos.
  • Pete: ¿Crees que estará ahí?
  • David: Es obvio. Supongo que le gustaría escuchar personalmente tu supuesta muerte.
  • Jacob: Ahora mismo debe estar escondido, así que no podemos hacer nada.
  • James: ¿Y que hay de los demás?
  • David: ¿A dónde crees que vamos?
  • Fanny: Es decir... que ustedes saben donde se esconde Gerald.
  • Jacob: Exacto. Así que no se preocupen y solo esperen el momento. En este instante iremos por armas y poco después nos cargamos a esos mamones traicioneros.

El helicóptero se mantiene en el aire y avanza por encima del agua con el Links Bridge delante. En ese instante se observa como varios mafiosos se encuentran en el puente y preparan un lanzacohetes. Nadie se da cuenta hasta que el mafioso dispara el cohete, que resulta ser de atracción a calor, por lo que rápidamente se desvía hacia el helicóptero e impacta de lleno en la cola de éste, causando un incendio y que el helicóptero comience a caer.

  • Jacob: ¡Nos han dado! ¡Hay que lanzarnos!
  • James: ¿Estás loco? ¡Podríamos matarnos!
  • David: Es solo agua. Si sabes como caer, no habrá de que preocuparse.
  • James: Pero yo no se nadar.
  • Pete: Mantente cerca de nosotros y todo estará bien.
  • Jacob: ¡Rápido! ¡No hay tiempo!

Todos se lanzan y se observa que otro cohete impacta los restos del Maverick que caía, por lo que una explosión se observa detrás de los cinco que se habían tirado al agua. Todos caen bien al agua y Pete se acerca para sostener a James, el cual ya había caído presa del pánico.

  • Pete: Tranquilo, tío, ni que fuera a haber tiburones.
  • Fanny: Perdimos nuestras armas y teléfonos.
  • David: Tendrán nuevos cuando vayamos a nuestra guarida, pero habrá que cuidarnos las espaldas ya que parece que Francis se ha enterado de lo que hicimos en el centro comercial.
  • Jacob: Por lo mientras hay que nadar a la orilla.

Todos nadan a la orilla en Little Haiti, observándose a Pete llevando a duras penas a James hasta la orilla. Una vez en la orilla, David le hace una seña a los demás pidiéndole que lo sigan y éstos obedecen. Luego de entrar por una calle, David observa un Regina aparcado y le rompe el cristal para entrar y encenderlo manualmente. Luego de haberlo hecho con éxito, Fanny, James, Pete y Jacob suben, quedando Jacob en el asiento delantero y James, Pete y Fanny detrás.

  • James: Supongo que vamos por las armas, ¿no?
  • Jacob: Ya te he repetido varias veces que primero vamos por las malditas armas y luego por los traidores.
  • James: Calma... solo preguntaba.

David acelera y el Regina da varias vueltas hasta que se aleja de la cámara. La escena cambia a las calles de Little Havana, donde se ve una Gang Burrito aparcada. Un herido Ray avanza hasta la furgoneta mientras Norman y John intentan detenerlo.

  • Norman: Hermano, no puedes ir en estas condiciones, aún no te recuperas.
  • Ray: ¿¡Y qué mierda voy a hacer!? ¿¡Esperar a que se carguen a los pocos que quedamos!? ¿¡Esperar a que Francis venga y me haga lo mismo que a mi familia!?
  • John: Te estás comportando como Pete... su negligencia llevó a la muerte de Duane.
  • Ray: ¡No sabes lo que dices! Tú tal vez ya olvidaste lo que es tener una familia pero yo... yo no me quedaré de brazos cruzados viendo como ese gilipollas italiano se rasca las pelotas mientras sus hombres nos siguen jodiendo.
  • John: ¿Y a dónde piensas ir genio? ¡Sólo te estás exponiendo a que te maten!
  • Norman: Además de que ni siquiera estamos seguros de donde están Pete y los demás.
  • Ray: ¿Cómo que no están seguros?
  • Norman: Intente llamarlo hace unos minutos pero su teléfono ni siquiera suena.
  • Ray: Algo me huele mal...
  • John: Puede ser que incluso ya estén muertos...
  • Ray: ¡No digas eso!
  • Norman: Hay que ser realistas. En esta situación tenemos todas las de perder.
  • Ray: Pero no nos dejaremos vencer así de fácil, ¿verdad?
  • John: ¿Y a dónde cojones quieres ir, Ray?
  • Ray: Hace varios días, James me comentó que él siempre tenía armas de repuesto en caso de emergencias.
  • Norman: ¿Y quieres que vayamos a casa de James?
  • Ray: Sí. Tengan en cuenta que sus armas ya no tienen mucha munición y yo perdí la mía.
  • John: Bien... supongo que ya no nos queda de otra.
  • Norman: Subamos, yo los llevo.

Norman, John y Ray suben a la Burrito y simplemente recorren unas cuantas calles hasta llegar a la entrada de Viceport, aparcando en una de las casas vecinas de la primera casa que visitó Pete y donde conoció a Phil. Ray y John bajan rápidamente y Norman corre para seguirlos.

  • John: Ni siquiera tenemos las llaves, ¿entraremos por la fuerza?

Ray simplemente abre y el picaporte ni siquiera tenía seguro. Norman entra mientras John observa con una cara de incrédulo. Norman enciende la luz y Ray comienza a ver la casa de James, la cual lucía muy ordenada. John entra y decide subir las escaleras, donde observa un escritorio lleno de cartas y papeles. John se acerca un poco más y observa varios documentos policiales en el escritorio de James.

  • John: ¿VCPD? ¿Qué hace esto aquí? ¡Norman! ¡Ray! Vengan a echarle un vistazo a esto.

Norman y Ray suben corriendo y observan el escritorio. Norman toma una de las cartas y la lee en voz alta.

  • Norman: Señor Rowling, agradecemos toda su ayuda al departamento de policía. Gracias a la información que nos dio, estamos a punto de arrestar a varios sujetos entre los que teníamos como criminales peligrosos...
  • John: Al parecer... James nos la ha estado jugando.
  • Ray: ¿Tal vez Gerald no era el traidor?
  • Norman: O tal vez haya más de un traidor en los Sharks.
  • Ray: Mierda, ¡hay que decirle a Pete!
  • John: ¡No contesta ni el teléfono! ¿Cómo quieres avisarle?
  • Norman: Maldición. Busquemos esas armas y encontremos a Pete.
  • John: No puedo creer que James trabaje para los maderos.
  • Ray: (toma una placa de un cajón) ¡Hasta su placa tiene el hijo de puta!
  • Norman: (buscando) Dejen de seguir discutiendo lo obvio y ayúdenme a buscar.

Norman, John y Ray comienzan a buscar las armas hasta que John encuentra una Equalizer, una SPAS 12 y un subfusil micro.

  • John: ¡Las encontre! ¡Y son hermosas!
  • Norman: Es seguro que la policía le dio estas armas por si las emergencias.
  • Ray: Me pido el subfusil.
  • Norman: Yo la escopeta.
  • John: Oh, mierda... ¿por qué siempre soy el último en escoger?
  • Norman: Por idiota. Ahora hay que irnos, Pete está en problemas.

Norman y John salen a toda prisa pero Ray se detiene y toma tanto la placa como un par de documentos que James tenía en el escritorio. Luego de guardárselos, regresa a la furgoneta. La escena cambia al Regina llegando a la guarida de David, donde éste se detiene.

  • Jacob: No contamos con muchas armas, pero son suficientes para el asalto.
  • James: No importa, cualquier arma siempre es útil.
  • Pete: ¿Qué estamos esperando?

Varias imágenes aparecen en pantalla donde se observa a James, Fanny, Pete, Jacob y David tomando algunas armas. Primero se ve a James tomando una escopeta recortada y algunos cartuchos, luego se ve a Fanny sacando una AK-47 y observándola, después se observa a Jacob tomar dos Tec-9 y apuntar con ellas a la cámara, ahora la escena pasa a David, el cual toma una M4 y simplemente la saca para prepararla y finalmente se ve a Pete meterse dos granadas en los bolsillos y tomar una poderosa M249, la cual usaría para el asalto final. Ahora la escena muestra a todos reunidos frente al Regina y sacando su nuevo armamento. David se pone al frente y observa que todos están preparados para subir al Regina, por lo que simplemente se ríe.

  • James: ¿Cuál es la gracia?
  • David: ¿Acaso creen que nos iremos en esa chatarra? ¡Tengo algo mucho mejor!

David camina hacia una cochera que está junto a la guarida y Pete y los demás se asombran al ver dos Gang Rancher en buen estado.

  • Fanny: Creí que Arnold había ordenado que reemplazaramos todas...
  • David: Duane preservó un par. Se le hacía ridículo que destruyeran unos vehículos tan valiosos, y más con esta crisis.
  • Jacob: Ustedes dos (mira a James y a Fanny), vienen conmigo. Vance, tú irás con David.

David y Jacob suben a sus respectivas camionetas para que posteriormente los Sharks suban al sitio que les tocó. David y Jacob aceleran mientras los Sharks preparan sus armas. Apenas llevan unos tramos y se observa un Stinger plata sospechoso interceptar el camino de las Rancher. Jacob le pita pero observa que no se mueve. En ese momento, dos hombres de Francis armados con lanzallamas comienzan a atacar, pero Fanny reacciona y asesina a ambos con una ráfaga de disparos de su AK-47. Mientras Fanny recarga su arma se observan dos Forelli Exsess acercarse a toda velocidad, así que James y Pete comienzan a disparar contra éstos. Uno de los Exsess se pone junto a la Rancher de David y comienza a disparar, pero David hace un movimiento inteligente y causa que el Exsess caiga al canal de Little Haiti boca abajo.

  • Fanny: ¿Cómo mierda saben nuestra ubicación?
  • Jacob: Dudo que Francis nos quiera ver con vida.
  • James: O tal vez ya saben que vamos por Gerald.

James observa el otro Exsess y le dispara al cristal delantero con su escopeta recortada, hiriendo al conductor y causando que el Exsess se descontrole y choque contra un árbol.

  • James: ¿Dónde mierda está la guarida de Gerry?
  • Jacob: En un almacén de Viceport... antes solía ser un campo de tiro, pero ahora es el nuevo escondite de esa rata.
  • James: ¿Y cómo cojones se enteraron de que ahí se ocultaba Gerry?
  • Jacob: Duane lo supo horas antes de su muerte.
  • Fanny: ¿Y por qué jamás nos lo dijo?
  • Jacob: Supongo que quería que ustedes estuvieran preparados.
  • James: Si Duane hubiera hablado antes, tal vez ahora mismo tuvieramos a Harold y Moe entre nosotros.

Las dos Rancher pasan frente a Sunshine Autos y mantienen el ritmo. Un Exsess intenta interceptar el camino, pero Fanny le da a su toma de gasolina y el Exsess estalla, quedando solo sus restos en medio de la calle, los cuales simplemente son esquivados por David y Jacob.

  • David: ¡Ya casi llegamos! ¡Preparen sus armas y carguenlas! ¡No malgasten balas, a partir de ahora solo molestense en cubrirse!


Muchas imágenes pasan donde se observa a los cinco bajar y cargar sus armas. Los cinco avanzaban lentamente pero Pete detiene al resto y mira un agujero en la pared del almacén.

  • Pete: Déjenme esto a mí.

Pete saca una granada de mano y la mete por el agujero luego de activarla. Por dentro se observaba a Gerald drogarse junto con Syd y tres guardias observando sus armas. En ese momento la granada cae junto a los guardias y éstos simplemente la miran antes de que explote, dejando aturdidos a Gerald y a Syd. Jacob y David corren y abren la puerta, apuntando a Syd y Gerald.

  • David: ¡NO SE MUEVAN, GILIPOLLAS!
  • Syd: ¿Quién cojones eres tú?
  • David: No te incumbe, sabandija.
  • Gerald: Ojalá y te incumba... ¡esto!

Gerald le dispara a Jacob para salir corriendo por la puerta trasera, por lo que Syd lo persigue mientras David le intenta disparar. Jacob se levanta y comienza a gritar.

  • Jacob: ¡PETE! ¡Se está escapando por detrás!
  • James: ¡No podemos permitirlo!

James, Fanny y Pete corren hacia el lugar donde corrieron Gerald y Syd mientras David y Jacob intentan alcanzarlos. Gerald corre por la costa de Viceport intentando llegar a un muelle mientras Syd dispara contra los Sharks para evitar que se les acerquen.

  • Syd: ¡¿Cómo mierda supieron que estabamos aquí?!
  • Gerald: No lo sé, pero hay que perderlos cuanto antes.
  • Syd: No podemos permitir que nos maten... ¡ya tenemos todo hecho!

Pete alza su arma y dispara contra Syd, el cual se detiene y se oculta detrás de unas cajas. James avanza pero Syd comienza a dispararle, así que se tira al suelo y lo contaataca. James se rueda y Syd intenta dispararle pero Fanny le lanza una ráfaga de disparos que termina por darle en el costado derecho.

  • Syd: ¡Ahhhh! Maldita zorra...

Gerald abandona a Syd y se mantiene corriendo hacia un muelle donde se observaba un Sea Sparrow aparcado en una pequeña plataforma. Se observaba que el helicóptero era el mismo que atacó en el Club Malibú y que era anfibio, ya que podía aterrizar en el agua. Gerald sube al helicóptero y lo enciende mientras Syd observa.

  • Syd: ¡¿ME VAS A ABANDONAR AQUÍ?!
  • Gerald: Están en camino algunos hombres que te ayudarán, no te preocupes.
  • Syd: ¿Estás seguro?
  • Gerald: Sí, solo mantenlos ocupados.
  • Syd: ¡Bien, basuras! ¡Les ha llegado su final!
  • Jacob: Se ha quedado solo. Debemos aprovechar.
  • David: Pero no podemos dejar escapar a Gerald Prince.
  • James: Yo me encargo de Syd... ustedes pueden ir por Gerry.
  • David: Más te vale hacerlo rápido, porque no podemos dejarte atrás.
  • James: No se preocupen... no durará mucho.

Fanny, Pete, David y Jacob regresan a las Rancher mientras James queda cara a cara contra Syd.

  • Syd: Te aprovechas de que estoy herido, ¿verdad, James?
  • James: Jajaja, siempre fuiste una rata que se escondió detrás de los jefes, Syd.
  • Syd: ¡Acabemos esto ya! ¡Incluso te doy la oportunidad de que te mates!
  • James: Por favor, si podría matarte hasta con los ojos cerrados.
  • Syd: Entonces dejémonos de discursos ridículos y suelta el primer disparo.
  • James: Cómo digas...

James dispara para engañar a Syd y posteriormente correr al área que estaba junto a él. Syd es despistado y James comienza a disparar contra él, causando que Syd retroceda y permita a James avanzar. James corre y dispara contra Syd, derribándolo de dos disparos en la espalda.

  • Syd: (tirado) ¡No me mates, Jimmy! ¡No lo hagas!
  • James: ¿Por qué nos traicionaste, Syd?
  • Syd: Fue Gerald, ¡él me manipuló!
  • James: Como si fuera a creer tus engaños, rata de coladera.

James prepara su arma y Syd lo detiene.

  • Syd: ¡NO! Yo... yo te puedo dar... ¡Dar información sobre Francis y Gerald!
  • James: ¿Y qué clase de información?
  • Syd: Escondites, planes... ¡TODO!
  • James: Tú no le eres fiel a nadie, ¿verdad, Syd? Solo te vas con el bando que consideras más fuerte, donde puedes salir más beneficiado. Pero las ratas como tú me dan asco.
  • Syd: ¿Y qué me dices de ti, señor madero?
  • James: ¿De qué mierda hablas?
  • Syd: ¿Acaso crees que no lo sé? ¡Tú trabajas para los polis!
  • James: Ni quien te crea.

Syd saca una pistola lentamente de su bolsillo y la prepara.

  • Syd: Jajajaja, ¡vamos, James! Todos saben eso, menos los que te acompañan, claro, jajaja.
  • James: No sabes lo que dices.
  • Syd: Con que a Gerald o a Francis se les ocurra abrir la boca, sabes que no te dejarán con vida, ¿verdad? ¿¡Por qué no formar una alianza!? Y eliminar a toda esa panda de malagradecidos que nos quieren muertos. Solo mira como Gerald me engañó... me prometió refuerzos y ahora estoy tirado frente a ti... a punto de morir.
  • James: Eso puede ser cierto...
  • Syd: Lástima que lo que yo dije no lo sea, jajajaja.

Syd saca la pistola y le dispara en el tobillo a James, causando que se inque de dolor, pero antes de que Syd soltara el segundo disparo, James reacciona y masacra con su escopeta recortada a Syd, destrozándole parte del cráneo con varios disparos certeros.

  • James: ¡Escorias como tú no merecen vivir, Syd!

James le escupe al cadáver de Syd y se aleja cojeando a duras penas, ya que el disparo de Syd lo dejó lesionado. La escena cambia a Gerald huyendo en su Sea Sparrow mientras las dos Rancher no lo pierden de vista.

  • David: ¡Asegúrate de no perderlo, Jacob!
  • Jacob: Eso intento, pero es muy rápido.

Gerald no se da cuenta de como Jacob y David lo persiguen, así que aminora la marcha y cruza los cielos de Little Havana. Jacob aprovecha y persigue a Gerald mientras observa como éste aterriza en un terreno cercano a las casas vecinas a la de la Tía Poulet. Gerald baja rápidamente del helicóptero y corre hasta una casa, donde toca rápidamente la puerta, siendo atendido por el mismo haitiano del intercambio: Winston Benson.

  • Winston: ¿Prince? ¿Qué mierda quieres aquí?
  • Gerald: ¡Problemas, tío! Los otros Sharks me atacaron... ¿cómo está la droga?
  • Winston: Sana y salva... Vercetti la sigue buscando pero aún no me la puede quitar.
  • Gerald: Bien... necesito ocultarme... vienen por mí.

En ese instante, las dos Rancher derrapan y Gerald y Winston voltean a ver, observando que ambas camionetas estaban en el conjunto de casas.

  • Winston: ¿Por qué mierda no dijiste que te venían pisando los talones?
  • Gerald: Solo ayúdame... y te daré todo lo que quieras...
  • Winston: ¿Lo que quiera?
  • Gerald: ¡Sí! ¡Pero sácame de aquí!
  • Winston: Bien... sube a mi Voodoo. Pierre te llevará.
  • Gerald: ¿Y qué mierda vas a querer?
  • Winston: Pierre te lo dirá.

Gerald sale y sube al Voodoo, por lo que Pierre acelera rápidamente al ver que David, Jacob, Pete y Fanny se acercaban lentamente. David ve a Winston y le grita.'

  • David: ¡No te muevas, Benson!
  • Winston: ¿Cómo sabes quién soy?
  • David: El haitiano más famoso de estos lares es reconocible con facilidad.
  • Winston: Buscas a Prince, ¿no?

Pete y Fanny observan a Winston y lo reconocen.

  • Pete: ¡Tú eres el que nos robó la coca en el intercambio!
  • Winston: ¿Robar? ¡Pero se suponía que yo se la iba a robar a Baker! Ustedes no eran los dueños e intentaban hacer lo mismo.
  • Fanny: Fue Gerald quien te comentó de nuestro plan, ¿verdad?
  • Winston: Ha pasado mucho tiempo desde ese tiroteo, ¿por qué no simplemente lo olvidan?
  • Pete: ¡Habla o te volamos los sesos!

Pete apunta a Winston y éste solamente se ríe.

  • Winston: Jajajaja, ¿acaso tú crees que vas a venir a matarme en mi territorio? No me hagas reír, amigo.
  • Fanny: ¡Sabemos que te acuerdas, estúpido!
  • Winston: Alzar la voz es de gente incivilizada. Pero les puedo decir que Gerald Prince no tuvo nada que ver con el intercambio...
  • Pete: ¡Pero él es el traidor! ¡Todas las pruebas apuntan contra él!
  • Winston: ¿De verdad? ¿Acaso no están investigando por el lado equivocado?
  • Fanny: Seguramente tú lo estás protegiendo.
  • Winston: ¿Proteger a esa rata? Jajajaja, si más bien lo he estado extorsionando. Gerald Prince está asustado y tenso, todo lo contrario a lo que demuestra su fría y oscura personalidad.
  • Jacob: ¿Y de qué está asustado?
  • Winston: ¡De morir! Gerald sabe que ustedes lo matarán tarde o temprano, además de que su relación con Francis Paciolli no va de acuerdo a lo esperado y que, de alguna forma, los maderos saben muchas cosas de él y lo tienen en la mira.
  • Pete: ¿Y tú como sabes todo eso?
  • Winston: En esta ciudad siempre soy el primero en enterarme de las cosas.
  • Pete: ¡Entonces si tanto sabes, dime donde se esconde Francis!
  • Winston: Hay excepciones, claro.
  • David: ¿A dónde va Gerald? Sé que tú lo ocultaste y ahora mismo no está aquí.
  • Winston: Gerry va a la guarida de Francis a pedirle ayuda, ¿a dónde más?
  • Jacob: Se supone que tú no sabes nada de la guarida del mafioso.
  • Winston: Pero Gerry sí, y me está llevando para allá. Puedo ayudarlos, si gustas. Pierre pronto lo dejará ahí...
  • Pete: ¿Cómo sabemos si podemos confiar en ti?
  • Winston: Yo tengo mis propios intereses, Shark.
  • Fanny: ¿Cuándo tendrás la información?
  • Winston: En unos minutos... tal vez.
  • Pete: Te tendremos vigilado en caso de que nos quieras timar, haitiano.
  • Winston: No te preocupes, soy de fiar.

La sonrisa de Winston es lo último que se ve antes de que la escena cambie a James cojeando por la calle y llamando a alguien.

  • James: ¿Está ahí, jefe?
  • Jefe: ¡Claro que estoy aquí, Rowling! ¿Avanzaste en algo?
  • James: He eliminado a Syd Slave, mano derecha de Gerald Prince. Vamos progresando.
  • Jefe: Bien, ¿alguna información de Francis Paciolli y su célula mafiosa?
  • James: Estoy en camino a eso, pero ahora mismo estoy herido en Viceport. Necesito un vehículo y un chaleco antibalas.
  • Jefe: No te preocupes, Edmund te lo llevará. Ahora solo concéntrate en tu misión, ya que mis superiores necesitan tener fuera de camino a Paciolli y a los Sharks.
  • James: No se preocupe jefe, estoy en ello. Por cierto, infórmeme si logra ver dos Gang Rancher transitando... como las que traían los Sharks hace tres años.
  • Jefe: Bien, si las logran ver te avisaré.

James cuelga y mira al cielo mientras reflexiona un poco.

  • James: (pensando) Bien... estoy solo en esto ahora que Carter quedó fuera. Solamente necesito tener la cabeza fría... sé que Pete, Norman, Fanny, John, Ray... ellos no merecen ir a prisión... pero no puedo evitarlo, a pesar de que lo intente.

James tiene un recuerdo posterior a la ocasión en la que Duane y Pete atacaron el bar de Francis. Eran Carter y él fuera de la Stretch de Arnold, cuidándola.

  • Carter: James, ¿cómo haremos para acabar con estos macarras?
  • James: No lo sé, pero a mi parecer no todos merecerían ir a la cárcel.
  • Carter: Tío, todos son pandilleros al fin y al cabo, y deben ser medidos con la misma vara.
  • James: ¿Y qué hay de Paciolli? ¿Crees que lo hayan eliminado?
  • Carter: Supongo que sí. Por el momento nos podemos quitar un costal de encima... ahora habrá que encontrar la manera de arrestar o acabar con Arnold.

James regresa al presente y baja la mirada mientras respira profundamente. La escena cambia a Pete, media hora después, donde se observa a Winston mirando sospechosamente a David mientras éste evade la mirada. Pete cada vez se molesta más por la desesperación hasta que decide levantarse y ponerse frente a Winston.

  • Pete: ¡Ha pasado mucho tiempo! ¿Dónde está Francis?
  • Winston: En la mansión amarilla de Starfish Island. Está en la calle con forma de arco y tiene un jardín bien cuidado enfrente.
  • Fanny: ¿Por qué no lo dijiste antes?
  • Winston: Porque no preguntaron.
  • Pete: Hijo de puta, no estoy de humor para tus bromas.
  • Jacob: Calma, Vance. Déjalo, ya tenemos la información.
  • Fanny: ¿No lo mataremos?
  • David: No vale la pena... además de que no nos conviene entrar en conflicto con los haitianos también. Gracias por la ayuda, Benson.
  • Winston: De nada, David... por cierto, me saludas a tu novia.

David mira con cara de enojo a Winston y le mueve los ojos mientras avanzan a las Rancher. Winston comienza a reír y entra de nuevo a su casa. Mientras suben a las camionetas, Pete voltea a ver a David con mirada de sospecha.

  • Pete: ¿Lo conoces?
  • David: No... pero supongo que escucho que alguno de ustedes dijo mi nombre.
  • Pete: Nadie mencionó tu nombre. Además, ¿tienes novia?
  • David: Luego arreglaremos esto... por el momento vayamos por Francis.

Los cuatro suben a las camionetas y se van rumbo a Starfish Island. Las camionetas avanzan por Little Haiti y salen hacia Bayshore Avenue mientras la canción Holy Diver comienza. Pete no para de pensar que algo malo ocurre, pero los demás mantienen la mirada fija en el camino. Varias imágenes aparecen donde se observa a Norman, John y Ray recorriendo Viceport hasta que observan a James subir a un Buffalo negro. La escena de Pete es desplazada para dejar la escena de Norman, John y Ray.

  • Norman: ¡Es James! ¡Ahí, en el fondo!
  • John: Lo que es la ironía...
  • Ray: No hay que permitir que escape.

James sube al Buffalo y acelera rápidamente mientras la Gang Burrito lo persigue. James no le presta atención y atiende una llamada.

  • Jefe: Unos oficiales han reportado dos Gang Rancher transitando en Bayshore Avenue... creo que se dirigen a Starfish Island, ya que llevan las direccionales.
  • James: No los pierdan y díganme donde se detienen.

John saca su Equalizer y dispara contra el Buffalo de James, dándole tres disparos en la parte trasera.

  • James: ¿Qué carajo?
  • John: ¡JAMES! ¡Más te vale detenerte! ¡Sabemos que eres un madero!
  • James: ¡Oh, no... son los novatos!
  • John: ¿¡Qué no me escuchaste, traidor!?

John le da otros tres disparos al Buffalo de James, causando que el cristal trasero se destruya.

  • James: ¡Basta, John! ¡No sabes lo que haces!
  • Norman: Detente, James... solo queremos hablar.
  • James: ¡Pete necesita de mi ayuda, entiéndanlo!
  • John: Tú únicamente buscas arrestarlo.

John le da un disparo al Buffalo de James que termina dando en un faro y pronto John se da cuenta de que ya no tiene balas.

  • James: Maldita sea, ¡no me obliguen a hacer algo de lo que puedan arrepentirse!
  • Norman: ¡No te tememos, James!
  • James: Están actuando infantilmente, ¡aléjense!

James acelera y aumenta su velocidad, pero Norman insiste en no quedarse atrás y mantiene la velocidad. Mientras, la escena cambia a las dos Rancher llegando a Starfish Island, viéndose muy cerca la persecución entre Norman y James. David y Jacob llegan a la mansión que Winston les dijo, la cual se observa muy desolada. Los cuatro bajan tramos antes y sigilosamente se acercan.

  • Fanny: Esta mansión parece abandonada, ¿están seguros de que es aquí?
  • David: No lo sé, Winston dijo que aquí se oculta Francis.

David voltea a ver y observa a Pierre, el cual le sonríe y le hace una seña.

  • Pierre: Es ahí...
  • Pete: ¿De dónde salió ese haitiano?
  • David: Menos preguntas y más acción.

David, Jacob, Fanny y Pete se cuelan en la mansión, la cual no tenía seguridad, sorprendentemente. David se mueve y por una ventana observa a dos sicarios de Francis y en la otra escucha las voces de Francis y Gerald.

  • David: ¿De qué cojones hablan?
  • Gerald: Esa perra nos está traicionando, ¡sé que nos la está jugando!
  • Francis: Pero si es tan inocente, ¿qué nos va a hacer?
  • Gerald: Tío, detrás de esa carita hay un demonio adicto al dinero... lo sé porque mi banco me acaba de informar que me he quedado sin fondos.
  • Francis: Tal vez no fue ella... simplemente te estás equivocando.
  • Gerald: Lo digo porque su hermano me atacó.
  • Francis: ¿Su hermano?

David le pide la otra granada a Pete y éste se la da, así que David la activa y la mete en la ventana donde se encontraban los dos sicarios. David corre y la explosión ocurre, causando que Francis y Gerald dejen de hablar y desvíen su atención al ataque.

  • Francis: ¡Maldito imbécil! ¡Te persiguieron!
  • Gerald: Estoy seguro de que no lo hicieron... Winston Benson me ayudó y...
  • Francis: ¡Estás actuando como un marica, Gerald! ¿Qué pasó con esa actitud que mostrabas?

Dos sicarios salen de la mansión pero son abatidos por Fanny mientras otros tres intentaban dispararle desde un balcón. Jacob y Pete los eliminan mientras Francis y Gerald huyen subiendo las escaleras. David corre hacia la entrada y cuatro sicarios comienzan a disparar con sus Uzi, pero Pete aparece y juntos eliminan a los sicarios de Francis. Los cuatro avanzan y eliminan a un par de sicarios que intentaban eliminarlos desde el segundo piso. David y Jacob suben las escaleras y logran ver a Francis, el cual les dispara con una M16 antes de ser contraatacado. Gerald y Francis entran a un cuarto y cierran la puerta mientras ocho sicarios se cubren con los muebles del lugar y comienzan a disparar contra todos, pero solamente logran darle a Fanny en una pierna. Pete la protege y le da un tiro en la cabeza al sicario que le disparó mientras Jacob y Duane protegen a Pete de tres sicarios que intentaban asesinarlo. Fanny se cubre y distrae a un sicario, por lo que Pete aprovecha y le da un disparo en la garganta al sicario. Mientras el tiroteo ocurre, se escuchan dos voces desde el cuarto.

  • Francis: ¿Qué estás haciendo, basura? ¿Acaso quieres que nos maten?
  • Gerald: No hiciste caso a mi advertencia y ahora por ello estamos condenados.
  • Francis: ¿Yo? ¡Tú fuiste el estúpido que los trajo hacia acá?
  • Gerald: Yo no moriré aquí, Francis...
  • Francis: ¡Espera! ¿Qué estás haciendo?

Se escuchan unos cuantos golpes mientras el último sicario cae abatido por Jacob. En ese momento la puerta se abre y Francis cae mientras recibe un disparo de Gerald en la pierna.

  • Gerald: ¡Buena suerte, Francis!
  • Francis: ¡TRAIDOR!

Gerald brinca por la ventana y se cuelga por las paredes para intentar huir, bajando al segundo piso y comenzando a correr. Cuando Gerald está a punto de salir, James llega, baja del Buffalo y comienza a disparar contra él, dejándolo confinado en la mansión.

  • James: ¡Estás perdido, Gerry!
  • Norman: ¿Creíste que nos habías perdido, Jimmy?

James voltea a ver y observa que Norman, John y Ray apuntan contra él. La escena se mueve un poco y cambia hacia la mansión de Tommy, donde se observa a Mercedes Cortez y Lauren McAllen hablando en una mesa mientras beben unas botellas de vino.

  • Mercedes: ¡Estoy a punto de casarme con él! ¡Es el hombre perfecto y lo tiene todo! ¡Guapo, dinero, rudo... dinero!
  • Lauren: Yo no necesité casarme para obtener dinero. Simplemente timé a unos mafiosos y pandilleros y me quedé con sus cuentas de banco. Mi hermano y mi novio son de esos que saben trucar tarjetas de crédito.
  • Mercedes: Eres increíble, Lauren, jajaja, ¿cuándo me enseñarás esos trucos?
  • Lauren: No lo sé... (se escuchan disparos) ¿Escuchas esos tiros? Ahora mismo deben estar matándose todos los estúpidos a los que engañé.

Ambas ríen y beben sus copas de vino mientras se observan muchas imágenes: Francis tirado y rodeado, Gerald cubierto detrás de una pared y James siendo apuntado por Norman, John y Ray. La escena se desvanece y el capítulo termina.

Capítulo 13 (Final): Renacimiento

Mientras repetidamente pasan escenas del final del capítulo anterior, se observa a Lauren McAllen levantarse de su silla y beber la copa de vino por última vez. Mercedes, con faceta de sorprendida, observa a Lauren, la cual mira un par de Voodoos aparcar fuera de la mansión de Tommy.

  • Mercedes: Lauren, ¿son amigos tuyos?
  • Lauren: Sí, no te preocupes.
  • Mercedes: Creo que deben irse... sabes como es Tommy y más viendo que se trata de los haitianos.
  • Lauren: Relájate. Lo tengo todo controlado.

Lauren sale de la mansión y observa a Winston y tres haitianos parados esperándola. Lauren se acerca con una sonrisa y Winston se la regresa recíprocamente.

  • Winston: Vaya caos que has armado, McAllen.
  • Lauren: ¿Qué quieres aquí, Winston? ¿Acaso no habíamos quedado en un acuerdo?
  • Winston: Tu hermanito y tu novio ya lo saben todo... no queda más.
  • Lauren: ¿Entonces?
  • Winston: Entonces... cumple tu parte del trato.
  • Lauren: Jajajaja, Gerald y Francis aún no están muertos. Ya podrás quedarte con ese territorio en cuanto estén finalizados.
  • Winston: ¿Y por qué no te encargas de eso tú misma?
  • Lauren: Porque sé que esos dos podrán eliminarlos. Le dije a Francis que Vance y su flota iban rumbo a la playa que dejó desprotegida su mansión, ¡ahora solo caerá como basura!
  • Winston: Pero recuerda que Vance y los Sharks sobrevivientes están en el lugar también... posiblemente Francis o Gerald podrían decirles la verdad. Con eso de que conocen a tu hermano.
  • Lauren: Mierda... tienes razón.
  • Winston: Puedes salvarlos si gustas... te dejo a estos tres y unas cuantas armas para que lo arregles todo a tu manera.

Winston sube a uno de los Voodoo y lo enciende.

  • Winston: Y recuerda que a mí no me gusta que me engañen, así que más te vale ceder a mis peticiones, ya que de no ser por mí, ahora mismo tal vez Arnold no esté muerto, Gerald y Vance no estuvieran en guerra y otras cosas.
  • Lauren: Jajajaja, cierto... ver como culparon a Francis por la muerte de Arnold fue lo más gracioso.
  • Winston: Mejor deja de reírte y acaba con esto, ¿quieres?
  • Lauren: Bien, no hay problema.
  • Winston: ¡Buena suerte con el baño de sangre, Lauren!

Winston se va y Lauren se queda con los tres haitianos, los cuales miraban incrédulamente a Winston debido a que los dejó con Lauren.

  • Lauren: No se preocupen, muchachos. Sé manejar un arma.
  • Haitiano: Vamos... posiblemente tu hermano y el otro ya estén encarando a Francis.

La escena cambia a las afueras de la mansión de Francis, donde Norman, John y Ray siguen apuntando a James.

  • James: No sean estúpidos... van a hacer que Gerald escape.
  • Norman: ¿Gerald? Pete ya se encargará de él. Por lo mientras creo que tú nos debes una explicación.
  • James: Veo que saben todo. Bien, me da gusto, así me ahorro la necesidad de revelárselos... yo no lo hice para atrapar a Pete o a algunos de los Sharks leales. Yo iba tras Francis...

En ese momento se observa la imagen de Francis tirado mientras los cuatro lo rodean.

  • Ray: ¿Dónde está Francis?
  • James: Supongo que adentro de la mansión, pero primero debemos encargarnos de Gerry.
  • Ray: Vigilen a este saco de mierda. Yo me encargo de Francis.
  • James: ¡No seas idiota! ¡Gerald sigue ahí dentro y bien armado!
  • Ray: Asumiré el riesgo. Tengo cuentas pendientes con ese spaghetti italiano.
  • John: ¿Estás seguro, Ray? Puede que Jimmy sea un traidor, pero tiene razón... no puedes arriesgarte de esa forma.

Gerald aprovecha la plática de James con los demás y brinca por la ventana para ocultarse en el jardín. Ray no se molesta en responderle a John y entra corriendo a la mansión.

  • Norman: ¡RAY!
  • Ray: ¡SIMPLEMENTE, VIGÍLENLO!

Gerald observa a Ray pasar corriendo, así que intenta abatirlo, pero Ray se tira al suelo y le regresa los disparos, dándole en el brazo.

  • Gerald: ¡Novato de mierda! ¡Eres un malagradecido!
  • Ray: Luego de Francis sigues tú, sabandija.

Ray entra a la mansión y observa los múltiples cadáveres, así que sube las escaleras. La escena cambia a Francis derribado y el resto de los protagonistas rodeándolo.

  • Francis: Lo siento... Gerald me obligó...
  • Pete: Desde el primer momento te advertimos que nosotros no te atacamos por atacar...
  • Francis: Se suponía que teníamos un trato...
  • Fanny: ¿De qué trato estás hablando?
  • Francis: Nos ibamos a aliar para derrocar a Vercetti... pero DeVane me la jugó...
  • Fanny: Duane ni siquiera sabía nada...
  • Francis: Pero Arnold y sus otros capos si que lo sabían...
  • Pete: ¡Nadie sabía nada, Francis! ¡Arnold nos ordenó atacarte por recluir a esa puta de Lauren y Gerald estuvo de acuerdo!
  • Francis: Esos imbéciles... ¡me traicionaron!... por favor, ¡PERDÓNENME!
  • Pete: Eres un hipócrita hijo de perra, Francis. Basuras como tú no merecen vivir.
  • Francis: Yo te puedo ayudar, Vance... a acabar con Tommy Vercetti... sé de tu venganza y tu ardor... de la persona que mató a tus hermanos.
  • Pete: ¡Tú no sabes nada!
  • Francis: Vamos, Pete... confía en mí... tengo el apoyo de la familia Forelli... podríamos prosperar y hacernos de un gran poder.
  • Pete: Le prometí a Duane que...
  • Francis: Duane hubiera hecho lo mismo.
  • Jacob: Este tipo ya vivió suficiente, ¡hay que matarlo!
  • Pete: ¡Espera! ¡Déjame pensar!
  • David: Se supone que vinimos aquí a matarlo, no podemos dejar que siga con vida.
  • Jacob: Son mentiras, Vance, ¡no le hagas caso!, ¡te quiere volver a apuñalar por la espalda!
  • David: Él mató a mi hermano, Pete. No se te olvide.
  • Francis: Tú eres libre de decidir, Pete... tú eres el líder.
  • Jacob: No pierdas el tiempo y permitenos matarlo.

Pete piensa por unos segundos y al final decide dar su veredicto.

  • Pete: Dejémoslo vivir...
  • David: ¡¿QUÉ MIERDA ESTÁS DICIENDO?!
  • Pete: Gerald lo manipuló...
  • Jacob: ¡ÉL MATÓ A DUANE! ¡NO HAGAS ESTUPIDECES!
  • Francis: Gracias, Pete... sabía que tú no eras como los demás.
  • Pete: No digas nada hasta que cumplas con lo que dijiste, italiano. Vamos, debemos atrapar a esa mierda con patas de Gerald.

Los cuatro comienzan a caminar mientras Francis va detrás de ellos. Pete ayuda a Fanny a avanzar y David y Jacob se adelantan con una faceta de molestia. En ese instante Francis se detiene y toma una Uzi de uno de sus sicarios, así que apunta a Pete y se prepara para disparar.

  • Francis: ¡Nunca confíes en un italiano, Pete Vance!

Francis suelta un ráfaga de disparos, pero sus heridas hicieron que la puntería se desviara y múltiples impactos dieran en el cuerpo de Fanny, atinando solo uno en un glúteo de Pete. Ambos caen al suelo y lentamente se observa a Ray pasar corriendo junto a David y Jacob, empujándolos para sacar su subfusil micro y abatir a Francis con varios disparos en el torso. Ray ignora a Pete y se acerca a Francis para vaciar su cargador en la cabeza del italiano.

  • Ray: ¡ESTO ES POR MI FAMILIA, CABRONAZO!
  • Pete: ¡Fanny! ¡Fanny! ¡NO!

Pete intenta reanimar a Fanny pero sus intentos son en vano ya que la chica Shark había muerto instantáneamente cuando una de las balas le perforó el corazón. Fanny se desangra en los brazos de Pete mientras Ray para de disparar al cadáver de Francis para voltear a ver. David y Jacob observan sin reacción alguna mientras Fanny cierra los ojos por última vez.

  • Ray: ¡Oh, no! ¡Pete, lo siento!
  • Pete: Tú no tuviste la culpa, Ray, ¡FUI YO Y MI TONTA CONCIENCIA!
  • David: ¿Lo ves? ¡Te advertimos que no dejaras con vida a ese gilipollas! ¡ERA UNA RATA!
  • Pete: No... ¡NO PUEDE SER! ¡Por mi culpa han caído varios de los nuestros! Moe, Duane, Eugene, Harold y ahora Fanny... ¡no puedo creerlo!
  • Ray: Calma, Pete... ¡SOLO MIRA MI ROSTRO! ¡FRANCIS NO MERECÍA VIVIR! No puedo creer que hayas tomado esa decisión, pero ahora mismo no podemos hacer nada.
  • Jacob: El chico tiene razón, ¡hay que ir por Gerald!
  • Pete: Fanny... lo siento... en verdad... nunca tuve el valor para decir que... me gustabas un poco... pero ahora...
  • David: ¡YA NO SE PUEDE HACER NADA! ¡DEJA DE ESTAR CON ESAS TONTERÍAS CURSIS Y VAMOS POR GERALD!
  • Ray: ¡Y tú para de gritarle, tío! ¡Está deshecho emocionalmente!
  • Jacob: ¡Pero ahora no es el momento de llorar! ¡Gerald se está escapando y no podemos perder el tiempo!

Pete se levanta con una mirada de furia y se limpia las lágrimas. Pete carga su M249 y camina hacia las escaleras. David, Jacob y Ray lo siguen mientras Gerald observa desde el jardín a Pete avanzando. Gerald cree estar oculto, pero Pete lo observa y dispara 10 balas hacia el jardín, casi matando a Gerald, el cual se tira al suelo.

  • Pete: ¡Está en el jardín! ¡Acabemos esto ya!
  • Ray: ¿Quiénes son ustedes? (mira a David y Jacob)
  • David: Parientes de Duane.
  • Ray: ¿No la familia de Duane está muerta?
  • David: Te engañó para protegernos.
  • Ray: Pero él nos llevó al cementerio una vez y estaban las tumbas de sus dos hermanos.
  • David: Fue una mentira de Duane, ahora no perdamos el tiempo.

Ray mantiene las sospechas mientras Pete da una nueva orden.

  • Pete: Hay que rodear el jardín...
  • Ray: Por la salida no te preocupes. Norman y John están vigilando.
  • Pete: ¿Saben algo de James?
  • Ray: James nos la jugó, Pete... era un infiltrado de los maderos.
  • Pete: Maldito hijo de puta... y con que descaro nos estuvo acompañando todo este tiempo.
  • Ray: No te preocupes. Lo tenemos capturado allá afuera. Ya podrás arreglártelas con él.
  • David: No hay tiempo que perder, ¡vamos por Gerry!

Los cuatro salen de la mansión y rodean el jardín. Ray se detiene para darle una orden a Norman.

  • Ray: ¡Norman! ¡Vigilen la salida!
  • Norman: Ustedes tranquilos, ¡aquí estaremos!

Gerald observa a Jacob y dispara contra él, pero David lo protege y causa que Gerald retroceda. Gerald intenta correr, pero Ray entra al jardín y dispara hacia el sitio donde Gerald quería huir, causando que Gerald tome otra ruta. Gerald observa a Pete, así que intenta atravesar un tramo de rosas, aunque cede al espinarse con múltiples tallos que estaban en ese tramo llenos de espinas que causaban un gran dolor a Gerald. La escena cambia momentáneamente a la salida de la mansión donde James mira a Norman y John, los cuales lo tienen apuntado. En ese preciso momento se observa a Lauren y los haitianos acercarse caminando como si nada, siendo James el único que los observa. James voltea y ambos levantan sus armas.

  • James: ¡Cúbranse! ¡Es Lauren!
  • John: Como si te fueramos a creer...

Un haitiano levanta su arma y apunta a John, disparándole tres veces en el pectoral superior y causando que caiga, Norman corre hacia el Buffalo de James y se protege mientras James jala a John y le salva la vida colocándolo detrás de la Rancher que Pete y los demás habían dejado aparcada.

  • John: Maldita sea...
  • James: ¡Estúpidos! ¡Debieron hacerme caso!
  • Norman: Hay que proteger a Pete.

Los haitianos toman una granada incendiara y la lanzan, causando que una ola de fuego se expanda por la camioneta y logre quemarle un costado a Norman, el cual se arroja al suelo. Los haitianos aprovechan la distracción y se colocan al costado de Norman, iniciando un corto tiroteo en el que Norman usa su escopeta para abatir a un haitiano y dejarlo medio muerto, pero el otro logra darle un disparo en el muslo y otro que le roza la cabeza. James dispara contra ese haitiano con una pistola de emergencia que tenía y éste huye hacia la mansión.

  • John: ¿Por qué no usaste esa pistola en contra nuestra?
  • James: ¿Acaso crees que los iba a matar?

Norman remata al haitiano que cayó, pero el otro haitiano dispara contra Norman, así que Lauren aprovecha y entra corriendo a la mansión mientras dispara contra James. James intenta matar a Lauren pero sus intentos son en vano, así que decide proteger a Norman, el cual recibe otro par de disparos, uno en el antebrazo y otro en el estómago.

  • Norman: Estoy fuera...
  • James: ¡Entren a mi Buffalo con todas sus fuerzas! ¡Yo protegeré a Pete!
  • John: No pienses que esto cambiará nuestra perspectiva sobre ti...
  • James: No me interesa su perspectiva.
  • Norman: Jejejeje, buena suerte lidiando con Pete... seguramente Ray ya le dijo todo.
  • James: No se preocupen... tengo mis métodos.

James entra al terreno de la mansión y la escena cambia a Gerald intentando salir del jardín, evadiendo los disparos de Jacob y Pete, los cuales lo tienen bajo tiro. Gerald observa a Ray e intenta darle, pero solo se expone y recibe un disparo en el pecho de David. Gerald cae y comienza a arrastrarse hacia la salida del jardín, la cual se observa distante a lo lejos.

  • David: ¡Está en el suelo! ¡Vayamos a rematarlo!
  • Ray: ¡Adelante!

Los cuatro entran al jardín y segundos después se observa a Lauren entrar caminando al jardín también. James, sin saber nada, entra a la mansión y únicamente observa cadáveres, así que sube las escaleras.

  • James: ¿Dónde estás, Pete?

Gerald sigue avanzando pero pronto observa como Jacob le pisa la mano y le quita el arma, arrojándola metros atrás en el jardín. Gerald suelta un grito que atrae a James, el cual ya estaba en el segundo piso. Pete, Ray y David se acercan al lugar para rodearlo.

  • Gerald: Tú... traidor...
  • Pete: ¿Traidor?

David le dispara tres veces a Gerald en el torso, creyendo haberlo matado, pero éste aún gime unas cuantas palabras.

  • Gerald: Él... no... es el hermano... de Duane...

Jacob le da un disparo en la cabeza antes de que siga diciendo más palabras, matándolo y dejando su cadáver en el jardín. Pete y Ray, que escucharon claramente lo que dijo Gerald, apuntan a David y Jacob.

  • Pete: Aún no hemos terminado, David... ¿quiénes son ustedes?
  • David: Tío, él solamente nos quiere echar a pelear...
  • Ray: ¡HABLA! ¡Estoy totalmente seguro que tú no eres David DeVane! ¡Ni siquiera te pareces a Duane!
  • David: Los hermanos no tienen porque parecerse...
  • Jacob: Calma, muchachos, ahora mismo no es momento de peleas. Todo ha acabado, ahora hay que ir por...
  • Pete: ¡Lauren!

Pete voltea a ver y observa a Lauren entrar junto con un haitiano. Pete y Ray iban a disparar pero David y Jacob les arrebatan las armas y los derriban.

  • Pete: ¡Ahhh! ¡¿DE QUÉ LADO ESTÁN?!
  • Lauren: Veo que ya conociste a David y Jacob.
  • Ray: Se suponía que...
  • Lauren: Que buenos mentirosos son. Hicieron que estos palurdos se lo creyeran todo.

Lauren, Jacob y David ríen mientras Pete se intenta levantar pero Jacob le apunta.

  • Jacob: Al suelo, Petey.
  • Pete: Pero David... tú eres el hermano de Duane... no puedes hacerme esto.
  • David: ¿Duane? Jajajaja, casi descubres todo pero siempre estuviste por detrás de nosotros.

David le da un beso a Lauren en la boca mientras Ray y Pete miran perplejos.

  • Ray: ¡No entiendo! ¿Quién carajo eres tú?
  • Lauren: Viendo que son sus últimos segundos de vida les diré todo. Él es Jacob McAllen, mi hermanito menor.
  • Jacob: Saludos, colegas.
  • Pete: Hijo de puta.
  • Lauren: Y él es David Ross, mi novio.
  • Pete: ¿No se suponía que tú andabas con Eugene? ¡Maldita zorra!
  • Lauren: Mi belleza es tan traicionera, Petey. Anduve engañando a varios con el fin de lograr mi cometido. Arnold, Gerald, Francis, Eugene y hasta el mismo Duane cayeron ante mis encantos.
  • Ray: ¿Duane? ¡Pero si él te odiaba!
  • Lauren: Duane era consciente del ataque contra Francis...
  • Pete: ¡Mientes!
  • Lauren: Simplemente me creyó la mentira de que Francis había sido el responsable de la muerte de sus dos hermanos. Era un hombre tan fácil de manipular, jajaja.
  • Pete: No... ¡ESO NO ES CIERTO!
  • Lauren: Vamos, que sin la ayuda de mi colega, Winston Benson, nada hubiera sido igual. Ahora soy rica, tengo poder y pronto habré acabado con todos los estorbos a los que timé, jajajaja.
  • Ray: No puedo creer que hayas engañado a tanta gente solo para tu beneficio, ¡eres escoria!
  • Lauren: ¡Gracias! ¡Bonitas últimas palabras, Ray! ¡Ahora, chicos... MÁTENLOS!

David, Jacob y el haitiano apuntan a Pete y Ray mientras Lauren ríe cínicamente pero James llega y usa una de las armas de los sicarios de Francis para eliminar al haitiano con una ráfaga de disparos. Pete aprovecha la distracción y derriba a Jacob mientras David protege a Lauren y la saca del jardín. Pete comienza a golpearse con Jacob, pero Ray toma su subfusil micro que había arrojado al suelo y le pone el cañón junto a la cabeza a Jacob, penetrando las balas en su cabeza y matándolo sanguinariamente. David y Lauren salen corriendo de la mansión y suben a una de las Gang Rancher, así que aceleran mientras Norman y John los observan.

  • John: Debemos atraparlos...
  • Norman: Estoy muy herido... no creo que ayudemos mucho.

En ese momento, Pete recoge su M249 y tanto él como James y Ray corren y suben a la otra Gang Rancher, dispuestos a perseguir a Lauren y David. Mientras están subiendo, Pete mira con cara de enojo a James, el cual sube al asiento del copiloto y le lanza una advertencia.

  • Pete: Luego de esto tú y yo tenemos mucho de que hablar, James.
  • James: Tengo una buena explicación para lo que crees, Pete.
  • Pete: Más te vale.

Ray decide conducir y acelera para no perder de vista a Lauren. Norman se acomoda y decide conducir con todas sus fuerzas, persiguiendo a menor velocidad a Pete. En la camioneta, el trío se pone a hablar de la situación.

  • James: Bien. Parece que ésta es la batalla final.
  • Pete: El final llegará cuando ese par esté muerto y tú expliques esa supuesta traición.
  • James: Yo iba tras Gerald, Arnold y Francis, ¡nunca los iba a apuñalar por la espalda!
  • Pete: Guárdate las excusas para después, James.
  • Ray: ¿A dónde creen que van?
  • James: No lo sé. Pero ahora mismo están desesperados por encontrar un escondite.

Los vehículos se colocan en la avenida Bayshore y doblan en la calle sobre la cual se encuentra el hotel Hooker Inn. David saca fusil de asalto y se asoma por la ventana para intentar darle a la Rancher de Pete, pero James saca su mano y dispara contra la Rancher de Lauren, logrando reventarle una llanta y que pierdan un poco el control. David regresa a su asiento y se observa como Lauren lo insulta, pero los insultos no se escuchan debido a que James sigue disparando y logra reventar otra llanta de la Rancher. Lauren pierde el control del vehículo y entran accidentalmente a la refinería de Vice City, donde cada vez su conducción es más errática. Ray derrapa y entran en la refinería, donde observan como Lauren y David están a punto de chocar.

  • James: ¡Se matarán ellos mismos!
  • Ray: No estés tan confiado.

Lauren y David saltan de la Rancher y ésta choca contra una tubería, explotando y causando varias secuelas que aturden a David. Lauren se interna en la refinería y huye mientras David se levanta. Ray intenta atropellarlo, pero David corre y entra en un pasillo, evadiendo tuberías. Pete, James y Ray bajan de su Rancher y entran por el pasillo también, pero múltiples explosiones causan que James se quede atrás. David mantiene el paso pero se da cuenta de que el pasillo es un callejón sin salida, así que sube sobre unos tanques de gas e intenta brincar la rejilla que le impide avanzar. David voltea a ver y observa que Pete ya está preparado para disparar.

  • David: Hijo de puta... te ayudé a matar a Francis y a Gerald, ¿por qué no dejamos las cosas así y nos vamos todos a casa?
  • Pete: Los que me la juegan no van a casa, ¡ESTÚPIDO!

Pete dispara contra los tanques de gas y se observa una gran explosión donde David sale despedido por el aire y finalmente cae, rompiéndose el cuello y muriendo con la mirada perdida. Pete abandona el lugar y Ray lo alcanza, así que ambos deciden buscar a James para darle caza a Lauren.

  • Pete: ¿Dónde está James?
  • Ray: Lo dejamos atrás... seguramente el cabronazo ya escapó o fue por sus amigos uniformados.
  • Pete: No hay que permitir que eso ocurra.

Pete y Ray corren y observan a James intentando subir unas escaleras. Pete corre y se dirige hacia James.

  • Pete: ¿A dónde crees que vas?
  • James: ¡Mira arriba!

Pete observa y ve a Lauren trepando unas escaleras de la refinería.

  • Ray: ¿Mínimo sabes a dónde van a parar esas escaleras?
  • James: No, pero vale la pena intentar.

Pete asiente esto último, deja su M249 en el suelo y comienza a subir las escaleras mientras Ray observa. James y Pete suben con gran velocidad mientras Lauren se comienza a poner nerviosa y trata de aumentar su velocidad.

  • James: ¡Detente, McAllen! ¡Te tenemos totalmente rodeada! Nos nos obligues a...
  • Lauren: ¿¡Matarme!? Es seguro que lo van a hacer. Pero no los voy a dejar tan satisfechos como creen.

Lauren saca una Tec-9 y con una mano comienza a disparar contra James, el cual recibe un disparo en la mano que causa que suelte momentáneamente la escalera.

  • Pete: ¡James, sujétate!

Lauren planeaba disparar a la otra mano de James, pero éste actúa rápido y acomoda sus piernas en las escaleras, soltando sus manos y quedando colgado boca abajo sujetado por sus piernas. Lauren dispara pero no le da a nadie, así que vuelve a apuntar.

  • Lauren: Eres inteligente, guarura, pero lástima que yo no sea tan piadosa.

Lauren se preparaba para disparar pero en ese momento Ray toma la M249 de Pete y comienza a disparar contra Lauren, la cual guarda su arma y se apresura a subir. James reacomoda su posición y es alcanzado por Pete.

  • Pete: Me adelantaré. Mantente detrás de mí.
  • James: Vas desarmado, Pete... creo que necesitarás esto más que yo.

James le da un revólver a Pete y éste lo mira sorprendido.

  • Pete: ¿Acaso tú eres una tienda de armas móvil o qué?
  • James: Me dieron más armas de las que en verdad necesitaba. No creo poder continuar con mi mano en ese estado. Bajaré...
  • Pete: Solamente no se te ocurra escapar, recuerda que tú y yo tenemos un asunto pendiente.
  • James: No lo haré. Ten mi palabra.

Pete adelanta a James y le da la mano por última vez al igual que le regala una posible última sonrisa. Pete mantiene el arma en su mano y sigue subiendo para alcanzar a Lauren, la cual ya casi había subido al depósito de combustible. James baja rápidamente y se da cuenta de que Ray está distraído, así que se aleja un poco de la zona y se observa que saca su teléfono. La escena cambia por un pequeño momento a Norman y John, los cuales están detenidos en la clínica donde habían sido atacados cuando resguardaban a Pete. John había bajado y volteaba a ver a Norman con cara de preocupación.

  • John: (sangrando) ¿Seguro que no vienes?
  • Norman: En lo absoluto. Pete y los demás necesitan mi ayuda.
  • John: Pero estás malherido.
  • Norman: De todas maneras Lauren no puede ganar y creo que nos veríamos muy cobardes abandonándolo a su suerte.
  • John: Buena suerte, Norman... cuídate.
  • Norman: No te preocupes. Hemos salido adelante de cosas peores.

Norman regresa al coche y lo enciende mientras John lo observa. La escena cambia a Pete llegando al final de las escaleras, donde prácticamente sabía que le esperaba el final de todo, pero esto llego anticipadamente cuando Lauren apareció repentinamente y pisó los dedos de Pete para posteriormente intentar dispararle con el subfusil, pero Pete disparó dos veces con el revólver que James le había dado, causando que Lauren retrocediera del susto. Pete aprovecha para subir y Lauren le dispara, pero Pete se agacha y contraataca, dándole un disparo a Lauren en la pierna. Ray se posiciona y logra dar tres disparos certeros hacia Lauren y uno de ellos le da en el brazo, haciendo que tire el arma y ésta caiga en el aceite caliente que estaba dentro del depósito. Lauren tomaba su mano, adolorida y semiarrodillada. En su cara se veía una faceta de frustración, debido a que sabía que estaba totalmente derrotada, con un Pete Vance furioso y en cólera frente a ella.

  • Lauren: Felicidades, Pete... has ganado.
  • Pete: Y tú has cavado tu propia tumba, McAllen, ¿por qué hiciste todo esto?
  • Lauren: El poder es la tentación más grande que existe, pero el dinero la supera por mucho.
  • Pete: No me vengas con proverbios hipócritas ahora mismo, McAllen.
  • Lauren: ¿Sabes por qué nadie pudo detenerme? Porque eran débiles y cedían al más mínimo encanto femenino... pero tú eres diferente... o es eso o tal vez no le podías quitar los ojos de encima a Fanny.
  • Pete: Eso a ti no te interesa. Ahora respóndeme... ¿¡QUIÉN TE AYUDÓ!?
  • Lauren: ¿De qué hablas, maniático?
  • Pete: Los traidores de tus amigos y tú no pudieron haber hecho esto solos, ¡alguien tuvo que ayudarlos!
  • Lauren: Eres muy inteligente, Pete, debo reconocerlo... aunque muy ingenuo. Tal vez ahora mismo la hermosa Fanny siguiera con vida de no ser por...

Pete se desespera y le da un disparo en el hombro a Lauren, causando que suelte un desgarrador grito y se desplome en el suelo, aún con vida.

  • Pete: ¡No estoy de humor para idioteces, McAllen! ¡Habla o tu muerte será más dolorosa!
  • Lauren: (llorando) Eres un psicópata, Pete Vance... veo que relacionarte con nosotros te ha cambiado... y te ha vuelto igual a Gerald, un ignorante ridículo que no sabe absolutamente nada.
  • Pete: ¡No me compares, zorra!
  • Lauren: Pero tú sabes quien me ha estado ayudando... desde siempre.
  • Pete: ¡Yo no sé nada!
  • Lauren: Pues entonces no lo sabrás...

Pete comienza a recordar y se acuerda que en el intercambio, el capo haitiano ya sabía que los Sharks estaban ahí y que fue ese mismo haitiano quien les reveló la ubicación de Francis. Además recuerda que a Lauren la acompañaban haitianos cuando se hizo la revelación de David y Jacob.

  • Pete: Ese tipo... Benson.
  • Lauren: Así es... ¿era todo lo que querías saber?
  • Pete: No sé que decir de una basura como tú, utilizando los sentimientos de la gente para ponerlos a pelear los unos contra los otros.
  • Lauren: Y al final funcionó... solo es una lástima que Harold te llevara a la mansión... tú dañaste mis planes y tú fuiste el culpable de que tu amigo, Eugene, acabara involucrado en esto.
  • Pete: ¡YO NO INVOLUCRÉ A NADIE! ¡TÚ LOS METISTE EN ESTO!
  • Lauren: Mentiras, Pete y más mentiras. Si tan solo te hubieras apartado del camino.
  • Pete: ¿Pero yo que mierda tuve que ver?
  • Lauren: ¿Sabes? La vida es dura. A mi también me traicionaron varios hombres... solo les interesaba tener sexo y no les importaba yo... solo me utilizaban.
  • Pete: ¿Y por eso utilizaste a todos? ¿Por tu maldito resentimiento? ¿Ellos que culpa tenían?
  • Lauren: Eran igual a ellos. Una panda de idiotas que no pasaba de fijarse en faldas.
  • Pete: ¡Me das asco! Ya tuve suficiente de ti, maldita hija de perra.

Pete disparó los dos disparos que le sobraban contra el pecho de Lauren, haciendo que ésta simplemente diera un último suspiro y cayera inerte al aceite hirviendo. Pete simplemente observa como el cuerpo se hunde y es consumido sin gemido alguno de parte de Lauren, la cual ya no se encontraba en el mundo de los vivos. Pete comenzó a derrochar lágrimas luego de esto... había ganado, pero a su vez había perdido muchas cosas. Una guerra ganada que requirió de muchos sacrificios. La escena cambia a Pete, en tierra firme, siendo observado por Ray. Pete miraba al sol del amanecer... pero en ese momento recordó algo.

  • Pete: ¿¡Dónde está James!?
  • Ray: ¡Eh! Está... ¿ahí?

Un ambiente de tensión inició. James había desaparecido y con todo lo revelado era obvio lo que iba a ocurrir después. Tres coches de policía llegaron a la refinería y rodearon a Pete y a Ray. Los policías bajaron y apuntaron contra Pete y Ray los cuales se vieron obligados a soltar sus armas.

  • Ray: Ese maldito traidor... fue mi culpa, no tuve que haberlo dejado solo.

La palabra "traidor" resonó ampliamente en la cabeza de Pete, recordando como había sido traicionado por Eugene, Gerald, Lauren, Francis, James y hasta por el mismísimo Duane, el cual jamás le reveló que había estado siendo manipulado por Lauren. Pete se quedó inmóvil, imaginando como su hermano Lance fue posiblemente "traicionado" por Tommy Vercetti y que, tal vez, lo mismo ocurrió con Vic. Era como si una chispa de rencor hubiera desatado un incendio de odio al interior de Pete... un fuego que consumió todo lo bueno que recordaba y que lo llenó de una impotencia tan grande que no puedo describirla. Pete solamente reflexionaba y pensaba que ya no podía seguir siendo pisoteado. Ray, por su parte, imaginaba el sufrimiento de su familia al ser asesinada por Syd... y todo eso sin saber lo que éste último hizo con sus cadáveres. Ray apretaba sus nudillos mientras observaba a los policías acercarse para arrestarlos. En ese instante, algo inesperado ocurrió... el Buffalo de James llegó y arrolló a varios policías mientras que un par de manos salieron y usaron una SPAS 12 para aniquilar a un policía más. Ray aprovechó y tomó la M249, con la que eliminó a dos policías que aún seguían con vida. Pete despertó de su ilusión y Ray lo jaló para llevarlo al coche. Pete miró de reojo y observó a Norman a bordo de éste.

  • Norman: ¡Me alegro que sigan con vida! ¡Les dije que no debían confiar en ese traidor de James!
  • Ray: Creo que no hay tiempo de venganzas... larguémonos de aquí.

Norman aceleró con el Buffalo y se dirigió a un rumbo desconocido. En la comisaría de Little Havana, James se cambiaba de ropa y se colocaba un uniforme de policía. Se observa también que de alguna forma desconocida recuperó su placa, probablemente quitándosela a Ray en algún momento durante el trayecto a la refinería. James se miró al espejo y soltó una faceta triste antes de decir una palabras finales.

  • James: Lo siento, Pete... pero ante la justicia, cualquier método es correcto.

La escena se desvanece con una esbozosa sonrisa en la cara de James.

El cementerio donde la historia comenzó se observaba... varias tumbas nuevas se habían anexado al lugar. La cámara se paseaba mostrando nombres como "Steffanie Finnigan", "Duane DeVane", "Moe Lester" y, finalmente, una gran lápida que tenía el nombre de "Eugene Carrington". Pete estaba parado mirándolas silenciosamente, hasta que escuchó un vehículo llegar. Pocos segundos después, junto a él, estaba parado un hombre de aspecto western y de gran bigote... era Avery Carrington. Luego de observar por un minuto la tumba de su sobrino, dejó un llamativo clavel y dedicó una frase que Pete recordaría siempre.

  • Avery: Lástima, sobrino mío. Debiste recordar que en esta vida no hay amigos, ya que cuando les das tu confianza, aparecen detrás de tu espalda con una daga para apuñalarte. Lo tenías todo y... optaste por el camino fácil, sin esperar una traición.
  • Pete: (interrumpe) ... o hasta más de una.
  • Avery: (incrédulo) ¿Era usted amigo de mi sobrino?
  • Pete: No. Simplemente... vengo a ver a mis hermanos. Están enterrados en aquellas tumbas.
  • Avery: Bueno, es que ya lleva un buen rato aquí, así que creí que era amigo suyo.
  • Pete: No importa, señor... y, mi más sincero pésame.
  • Avery: Un pésame no basta para sellar esto. Pobre muchacho... tenía un gran futuro por delante, aunque él debe saber que siempre hay ruines buitres acechando, esperando el momento en el que bajes la cabeza para llevarse todo, inclusive tu vida.

Avery le hace una señal de despedida a Pete y regresa a su limusina. A lo lejos, Pete escucha a Avery dar una orden.

  • Avery: Ya podemos irnos, Vercetti. Parece que no se nos apareció ningún haitiano el día de hoy.
  • Pete: (reacciona) ¡Vercetti!

Pete corre fuera del cementerio pero simplemente nota que el vehículo ya no estaba. Pete regresa al cementerio y deja su chaqueta de Shark sobre la lápida de Eugene, para posteriormente hacer una señal de respeto a las otras tres... los únicos caídos que no lo habían traicionado, nunca. La escena cambia finalmente a la cabaña de los Sharks, donde Ray, Norman y John, los supervivientes a la masacre, hablaban relajadamente, hasta que Pete entra sin avisar. Los tres lo miran atónitos y se contienen las ganas de decirle algo, hasta que Ray abrió la boca.

  • Ray: Estuviste encerrado en tu mansión casi un mes... ¿por qué se te ocurrió salir?
  • Pete: Asuntos personales.
  • John: ¿Te sientes bien, Pete?
  • Pete: Por supuesto que no. Y déjenme aclararles que a partir de ahora, Pete Vance ha muerto.
  • John: Pero yo lo estoy viendo frente a mis ojos.
  • Norman: Es literal, idiota.
  • Pete: Ese hombre al que traicionaron, pisotearon y engañaron ya no está más entre nosotros. Ahora solamente soy una incógnita para ustedes, un jefe desconocido... soy "X".
  • John: ¿"X"? Bueno... si te gusta el mote no puedo criticarlo... tú eres el líder.
  • Pete: ¡Somos los únicos restos de los Sharks! ¡Y yo me encargaré de hacerlos renacer como el fénix lo hace de sus cenizas! ¡Pronto nos volveremos a levantar y nos encargaremos de esta ciudad!
  • Ray: Cuenta con nosotros para todo, Pe... digo, "X".
  • Pete: ¿Trajeron al sujeto?
  • Norman: No fue difícil encontrarlo... un bar de yonkis siempre junta a la gran mayoría de la ciudad, ¿o no, Javier?

El ex-novio de Janet Vance yacía amarrado en una silla mirando con agonía a Pete. La mirada de Pete había cambiado, era más fría y rencorosa, recordando a la de Gerald en su apogeo.

  • Javier: (amordazado) No me mates... yo no le hice nada a tu madre... por favor, Pete.

Pete Vance (ahora "X") rió sádicamente y sacó la revólver con la que había matado a Lauren. Únicamente se escuchó su grito y un disparo sumado al sonido del esparcimiento de los sesos de Javier saltando en la pared.

Extras

¿Dudas?

Nota Nota: En esta sección eres libre de presentar tus dudas sobre el argumento. Yo las responderé alegremente y no ignoraré ninguna por más ridícula que sea. Gracias por leer "X" y adelante.

Tengo dudas que no me quedaron bien claras al terminar de leer esta historia:

  • Explícame mejor todo ese "complot" entre Lauren, Benson, Francis, Gerald, Eugene, que se ha armado un rollo y no entiendo casi nada.
  • "X" guarda mucho rencor a Vercetti por asesinar a Lance, pero ¿Por qué ya no le guarda rencor por eso en Vice Racers? ¿Quizá se olvidó de aquello? ¿Por qué en Vice Racers cuando cuenta que negoció con Vercetti para asesinar a Scott, allí no le guardaba nada de rencor?

Espero tu respuesta. --Troll GT firmaTroll GT muro 23:38 14 may 2013 (UTC)

Originalmente planeaba dejar al criterio del lector ese complot, pero al final decidí esperar a que alguien preguntara para explicarlo: Antes de que Pete se uniera a los Sharks, Lauren conoció a Eugene en una fiesta. Como Lauren lo explica al final, ella suele aprovecharse de hombres ricos para sacarles grandes cantidades de dinero (Eugene era rico). Lauren no era precisamente una miembro de los Sharks como Fanny, sino que ella solo estaba ahí por Arnold (al cual también utilizaba al igual que Eugene). Pese a esto último, Lauren vendía información de los Sharks a los haitianos (Benson era amigo de Jacob, hermano de Lauren), siendo ésta la forma en que los haitianos se enteraron de la presencia de los Sharks en el intercambio del capítulo 6. Igualmente, Lauren comenzó a meterle una paranoia a Arnold sobre una posible traición de Francis, lo que provocó que Lauren fingiera estar secuestrada (cuando en verdad fue a hablar con Francis para decirle que Duane y Arnold planeaban traicionarlo) y así provocar que Duane casi matara a Francis por órdenes de Arnold. Como recordarás, originalmente Pete debía haber ido solo a enfrentar a Francis, pero Duane accedió debido a que Lauren le había dicho que Francis fue el responsable de la muerte de sus hermanos menores.

De ahí en fuera, Lauren logró formar una unión entre Gerald y Francis solo para sacarle el dinero a ambos mientras provocaba que los haitianos asesinaran a Arnold (Gerald lo permitió debido a que Lauren le hizo creer que Arnold se estaba volviendo loco, un caso similar al de Mikhail Faustin con Dimitri Rascalov). Al final, David y Jacob, que eran buenos falsificadores, lograron extraer el dinero de Pete, Gerald, Francis, Arnold y Eugene para quedárselo, mientras Benson permitía a Pete encontrar el escondite de Francis y Lauren le decía a David que revelara el escondite de Gerald. Benson los ayudó solo a cambio del territorio de los Sharks en el negocio de drogas, ya que los Sharks poseían influencia en el centro de la ciudad y las costas de Prawn Island.

En pocas palabras, Lauren manipuló a todos con ayuda de David, Jacob y Benson con el fin de ponerlos a todos en contra de todos y hacer que se maten entre ellos mientras les robaban el dinero.

En cuanto a lo de Vercetti, "X" no atacó nunca a Tommy cuando reveló el paradero de Scott debido a que era un suicidio intentar matarlo en su propia mansión, además de que "X" primero quería obtener dinero para poder obtener hombres y armamento suficiente para acabar con Tommy. "X" se volvió menos impulsivo con el tiempo, aunque nunca le perdió el rencor a Tommy. --ReyAntasma1ReyAntasma2 19:14 15 may 2013 (UTC)

Agradecimiento del autor

¡Hola, ! Veo que haz terminado de leer "X". Puede que seas de los que vienen de leer Vice Racers o puede que ésta sea la primera historia de mi creación que lees pero sea cual sea la circunstancia estoy rotundamente agradecido que hagas que mi trabajo no sea en vano, ya sea leyéndola o echando un ojo para ver que tal va el argumento. Como ya había mencionado, esta historia es parte del proyecto que tengo mentalizado (Historias:Grand Theft Auto: Racers Saga) y que no dejaré a medias como varios usuarios, ya que pienso hacer una saga que destaque sobre las demás en el wiki. Espero no haberte dejado decepcionado con esta historia y, te voy a ser honesto, "X" no estaba planeada para ser creada. Simplemente fue una idea que cruzó mi cabeza una vez y fue lo suficientemente satisfactoria como para dejar de lado Vice Racers Stories y ponerme manos a la obra con "X". Pese a no tener un borrador o una base argumental, hice todo lo que pude mientras la escribía, dejando que mi imaginación fluyera sin caer en clichés o repetir situaciones ya vistas en otras historias. Cree personajes, volví a escribir sobre personajes propios y tomé algunos de Rockstar para resolver pequeñas lagunas que ellos habían dejado (a mi manera, claro está), pero todo con el fin de expresar ideas y entretener a los lectores que siguen mis historias, ya que todo esto lo hago por ellos (sin recibir recompensa alguna, ni nada, simplemente por entretenimiento). Gracias por tu atención y... ¡no! Esto no es otra historia de zombies, jejeje.

Por todo lo hecho, gracias lectores y gracias a la GTE por permitirme publicar este fanfic que desde hace tiempo tengo planeado y en mente, solo que sin lugar donde publicarlo.

Opinión del lector

Nota Nota: ¿Te gusto? ¿No te gusto? ¡Dame tu opinión! Las tomaré en cuenta para futuras historias. Incluso puedes ponerle nota a la historia, ¿qué esperas? ¡Yo las leeré sea cual sea la opinión!
Mi nota es 9,5. La historia es muy buena, pero se nota la diferencia entre ésta y Vice Racers. Sin embargo, disfruté mucho leer ésta historia. Cuando estaba en los Cambios Recientes, me emocionaba al ver que editabas la historia (y agregabas a veces 3.000 pixeles más a la página, por lo que me emocionaba). Ésta historia me gustó mucho, y leí lo que me quedaba por leer todo el mismo día que la terminaste (hasta esas frases finales de Lauren que no estaban originalmente). Un trabajo espléndido, cerrado con "boche de oro". Ánimos con la saga, Star. --Firma-Pagina (Playtubus)Firma-Muro (Playtubus) 21:07 9 may 2013 (UTC)
PD: Ésa imagen en la infobox al principio de la historia se parece a una pegatina de bicicleta que vi en la de un amigo, solo que en vez de ser una "X", es una "A". Me recordó a ésta historia en cuanto la vi.
Gracias por tu opinión, Platy. Claramente la diferencia es por que esta es un spin-off que no toca el tema de las carreras ni una vez y tiene otro enfoque (un poco más oscuro). Por cierto, creí que nadie se dio cuenta de las frases de Lauren que agregué después, jajaja, tendré que ser más cuidadoso. Y gracias por tu reseña, ya que me motivan a seguir. Ahora a continuar con Vice Racers Stories. --ReyAntasma1ReyAntasma2 01:21 10 may 2013 (UTC)

¡Me encanto! yo la califico igual que el anterior, 9,5, es una historia rica en argumento y en acciones, es casi perfecta, excepto por una cosita: en las primeras escenas se presentan a los personajes, pero en vez de decir "Shark 1:" (por ejemplo) dice el nombre directamente, como Fanny, a lo que nos lleva ¿quien carajo es Fanny? pero de todos modos la historia es una de las mejores que lei despues de Vice Racers

PD: Es una recomendación, problablemente no sepas nada de GTA chinatown wars, pero quisas estes enterado de sus coches tuneados (ejemplo: Resolution X) te vendria muy bien para tu historia, ya que tienen un aspecto inpensable para una historia de carreras callejeras. --Obiwankenobi22 (discusión) 22:22 9 may 2013 (UTC)

¡Gracias, Obi! En cuanto a lo primero, no me gusta introducir a los personajes así por así cuando el personaje ni siquiera sabe quienes son, así que la pregunta que te hiciste también se la hizo Pete (que en ese entonces no conocía a nadie xD). Gracias por tu opinión y, lo sé, esta historia no logra superar a la original debido a que la hice con menos tiempo y sin borrador. Aún así me encantó que te haya gustado.
Por lo de la posdata, si conozco esos vehículos (salen en la misión The Wheelman si no mal recuerdo) pero pensaba introducirlos más adelante en Vice Racers Stories. También pensaba introducir carreras de motocicletas a la historia, pero esas quedarán para Liberty Racers, donde pintan mejor. --ReyAntasma1ReyAntasma2 01:21 10 may 2013 (UTC)
Jajaja ya te digo, con eso de las motos y la Double T custom y la Hakuchou estaria bueno, ademas las carreras pueden ser un poco mas "nocturnas y pobladas" imaginate, autos y personas por todos lados con sus novias, bien al estilo callejero con sus equipos de volumenes de ultimo modelo. --Obiwankenobi22 (discusión) 22:56 10 may 2013 (UTC)

¡Enhorabuena Star Falco! ¡Has creado una obra maestra! No sé porque dices que ésta historia no tiene comparación con Vice Racers, para mí incluso ésta historia puede llegar a superarla. Me gustó todo, en especial el suspenso de la historia. Hay algunas cosas que no me quedaron bien claras, así que las pondré en la sección de dudas. PD: Gerald y Arnold ¿Son en honor a "Oye Arnold", la serie de Nickelodeon? --Troll GT firmaTroll GT muro 23:28 14 may 2013 (UTC)


Sí. Los nombres de Arnold, Gerald, Syd, Harold y Eugene son en honor a "Oye Arnold", una de mis series preferidas tanto de infancia como actualmente. También esos cuatro personajes siguen cierta secuencia en sus apellidos (King, Prince, Duke, Slave) relacionada con los rangos monárquicos. Me alegra que te haya gustado y ojalá y te siga gustando el resto de la saga, ya que aún falta mucho para que finalice. --ReyAntasma1ReyAntasma2 19:14 15 may 2013 (UTC)

Ohh yo pense que Harold lo sacaste del London 1969 --Obiwankenobi22 (discusión) 18:21 18 may 2013 (UTC)

Me encanto tu historia Star, le doy un 10 perfecto. Además me inspiro para hacer mi propia historia, sigue haciendo historias como esa, me encantó leerla. Saludos --CJ Tott (discusión) 21:32 9 oct 2014 (UTC)

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar