FANDOM


45px-DialogosD.png


Padre/Hijo es la quinta misión del transcurso argumental de Grand Theft Auto V. Aquí están los dialogos de dicha misión.

Interludio

En un día soleado en casa de los De Santa, un agradable día hasta que empiezan a escucharse gritos:

  • Tracey: Eres una puta dictadora.

Aparecen discutiendo Tracey con su madre Amanda en la cocina:

  • Tracey: ¿Por qué no, joder?
  • Amanda: No va a pasar la noche aquí. Es un tirado.
  • Tracey: ¡Dios!
  • Amanda: Ni siquiera sé por qué estás con él.
  • Tracey: ¡Me vale madres!

En la piscina, aparece Michael De Santa con un puro dirigiéndose hacia la tumbona mientras se oye los gritos de la cocina:

  • Amanda: Es un tirado.
  • Tracey: ¿Estás de coña?
  • Amanda: No tiene casa.
  • Tracey: ¡No tiene adonde ir!
  • Amanda: Me da igual.
  • Tracey: ¡Dios mio!
  • Amanda: Qué sí, escúchame. ¡Me da igual!
  • Tracey: ¡Dios! No puedes... ¡Lo he visto!
  • Amanda: ¡Cierra el pico!
  • Tracey: ¡Lo que yo haga no es asunto tuyo!

Michael llega a la tumbona tranquilamente y se sienta junto a una copa de Whiskey y se pone los cascos del móvil:

  • Amanda: ¡Y no me hables así!
  • Tracey: ¡No es justo!
  • Amanda: ¡Voy a llamar a tu padre y te vas a ganar unas hostias!
  • Tracey: ¡Espero que alguien te corte los frenos del coche!
  • Amanda: ¡Juro por Dios que vas a acabar conmigo! Sabes que no es que no...
  • Tracey: Zorra estúpida...

Michael conecta la música, las voces paran y empieza a sonar I Don't Care Anymore de Phil Collins y se relaja fumando de su puro y bebiendo de su vaso. Se relaja mirando el cielo, pero de repente aparece Franklin Clinton. Con un gesto Michael pide que se siente a la tumbona de al lado, se aparta un momento las gafas y mientras se quita los auriculares pregunta:

  • Franklin: Tío, vengo a tomar esa copa que me ofreciste. Nada más.
  • Michael: No lo dije en serio...
  • Franklin: ¿Qué?
  • Michael: Bueno, ya que estás aquí... Siéntate.

Franklin se sienta en la tumbona de al lado:

  • Michael: ¿No vas a volverme a robar?
  • Franklin: Tío, yo nunca te he robado. No fue más que un embargo.
  • Michael: Vale... Llámalo como quieras. Me da lo mismo.

Tranquilamente, Michael da una calada de su puro:

  • Michael: ¿Qué puedo hacer por ti?
  • Franklin: Joder... He venido para ver si había algo en lo que pudiera ayudarte. Veo que las cosas te van bien.
  • Michael: Mira... (Apaga su puro en el cenicero) Estoy retirado.
  • Franklin: ¿No eres un poco joven para lo de la pipa, las pantuflas y las putas puestas de sol?
  • Michael: ¿Sabes? Estuve muchos años en esto, y he conseguido salir con vida. Así que tengo la edad adecuada.

Michael se pone erguido en la tumbona y se quita las gafas de sol:

  • Michael: Pareces un buen chico. Si quieres que te dé un consejo, deja esta puta mierda. Trabajas duro, jodes a todos tus seres queridos, haces daño, robas, matas indiscriminadamente y, a lo mejor... si tienes suerte, te conviertes en un gangster de poca monta. Es una mierda. Ve a la universidad, y así podrás timar a la gente y cobrar por ello. (Se vuelve a estirar en la tumbona) Se llama capitalismo.
  • Franklin: Entonces... lo que vi el otro día fue como cuando un cadáver cobra vida por unos instantes y aterroriza a todo el mundo, ¿verdad?
  • Michael: Lo que viste el otro día... fue a un tipo ocupándose de algo que lo incordiaba.
  • Franklin: Supongo que nunca me he considerado un incordio.
  • Michael: Entonces acabas de recibir una lección sobre la humildad. Mañana probaremos con un montaje de entrenamiento.
  • Franklin: ¿Un montaje de qué?
  • Michael: Nada. Me he dejado llevar por una fantasía cinematográfica ochentera.
  • Franklin: Veo que pasas mucho tiempo en ellas.
  • Michael: Sí, todo el que puedo.
  • Franklin: Por esto estás aquí, en Vinewood, ¿no?
  • Michael: A lo mejor estoy aquí porque soy un gilipollas que cree que las palmeras importadas compensan no tener ni puta idea de lo que estás haciendo en este mundo.
  • Franklin: Joder, tío. ¿Sabes que eres la alegría de la huerta?
  • Michael: Mira (Se pone erguido en la tumbona) Lo menos que puedo hacer es invitarte a una cerveza.

Michael se levanta, le sigue Franklin:

  • Michael: Hay un bar que me gusta bastante. No está muy lejos de aquí. Vamos tomaremos el auto de mi esposa.
  • Franklin: Vale, tío. Voy detrás de ti.

Persiguiendo el yate

Mientras Mike y Franklin se dirigen al Tailgater, pero de repente Michael recibe una llamada de su hijo: Jimmy:

  • Jimmy: ¡Mierda, papá! Estoy en nuestro barco y voy por la autopista del Oeste. Lo han... robado.
  • Michael: ¿Qué? ¿Han robado el yate?
  • Jimmy: Estaba intentando venderlo. Sé que no querías que lo hiciera, pero necesito dinero. El caso es que no quieren comprarlo, quieren llevárselo. Estoy escondido en el baño.
  • Michael: ¡Estás loco! ¡Voy a por mi barco!

Michael cuelga la llamada:

  • Michael: Vale. Cambio de planes. Mi querido hijo está en apuros.

Mike y Franklin suben al Sentinel de Amanda y se dirigen a Pacific Bluffs:

  • Michael: Lección número uno: nunca tengas hijos.
  • Franklin: Mira, tío... Si yo tuviera hijos, no creo que hubiera ningún problema acerca de quién usa el yate y quien no. Mierda los cabrones tendrían suerte de estar sentados en un baño .
  • Michael: Así de mal están las cosas, ¿eh?
  • Franklin: No, pero ya sabes, para dejar claro esto.
  • Michael: Ponerte a ti mismo a parir para para fardar. Sé bien lo que es eso...
  • Franklin: Sí, tío, pero joder, ¿dónde está el barco?
  • Michael: Ese capullo se ha dejado secuestrar. Están en alguna parte de la autopista Oeste.
  • Franklin: Tío, ¿no estás preocupado por él?
  • Michael: ¿Por mi barco? Claro que sí.
  • Franklin: Pero siempre puedes comprar otro barco.
  • Michael: Sí, tú díselo esto a mi contador.
  • Franklin: Tío, siempre puedes comprarlo a crédito.
  • Michael: ¿Y que vengas tú a embargarlo? Ni de coña.
  • Franklin: Muy bien, tronco.
  • Michael: Yo no soy tu tronco, soy alguien al que te conviene impresionar.

Llegan a Pacific Bluffs. De repente ven un Packer remolcando un yate a toda velocidad:

  • Michael: ¡Allí! ¡Allí está! ¡Ese es mi barco!

Empiezan a perseguirlo:

  • Franklin: Tu barco va a toda madre.
  • Michael: Sí, lo alcanzaremos.
  • Franklin: ¿Tienes un plan?
  • Michael: Claro. En cuanto nos acerquemos, tú te encargas del abordaje.
  • Franklin: Dirás del aterrizaje entre el tráfico.
  • Michael: No te pasará nada. Si ocurre algo, tengo una pistola en la guantera. Te cubriré.
  • Franklin: Sí, tío. Estupendo. De puta madre. Lo tienes todo pensado, ¿eh?
  • Michael: Bueno, tú decías que querías saber como se hacíamos las cosas antes. Pues las hacíamos así.

Franklin salta del capó y se mantiene suspendido en el barco:

  • Franklin: ¡Ah, a la mierda! ¡Esto me va a matar!
  • Michael: Venga.
  • Franklin: ¡Joder!

Aparece un hombre que intenta tirar a Franklin del barco:

  • Ladrón: ¡Largo de aquí!
  • Michael: ¡Échalo de mi barco!

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar