FANDOM


45px-DialogosD.png



A continuación se muestran los diálogos de la misión La niñita de papá, siendo encomendada por Michael De Santa a sí mismo en el transcurso argumental de Grand Theft Auto V.

Diálogos

En la casa de Michael

Mientras Michael se encuentra mirando plácidamente una película clásica en el sofá de su mansión, Jimmy juega un videojuego en línea en su habitación. Mientras Jimmy juega, este insulta a uno de sus enemigos.

Jimmy: ¿Tú tienes pene? ¿o eres uno de esos hermafroditas que nacen sin genitales?

Jimmy lanza una carcajada, y Michael sube el volumen de la televisión intentando ignorar a su hijo. Aunque, continúa escuchando sus gritos.

Jimmy: Te diviertes chupando pollas, pero lo haces en secreto, y luego tienes remordimientos.

Michael se enfurece y apaga el televisor. Luego, se dirige a las escaleras y le grita a Jimmy.

Michael: ¡Maldita sea! ¡Jimmy! ¡Joder!

Michael sube las escaleras y llega a la habitación de Jimmy.

Michael: ¿Qué coño estás haciendo?
Jimmy: Nada.
Michael: ¿De verdad? Porque no hago más que oír "hermafrodita" por aquí, "chúpamela" por allá.
Jimmy: Vete.
Michael: ¿Qué?
Jimmy: Ve a disfrutar con tu ocio lineal. Ve a ver porno. Lárgate.
Michael: Joder, vago de mierda.
Michael (Levantando una silla): ¡Vete a la mierda!

Michael utiliza la silla para estrellarla con el televisor, destruyéndolo. Tras ver el acto de su padre, Jimmy salta de su cama y mira su televisor destruido.

Jimmy: ¿Qué coño?
Michael: ¡Cabrón irrespetuoso!
Jimmy: ¡No me lo puedo creer! ¡Mi tele!
Michael: ¡No me hables así!
Jimmy: Eres increíble... Mamá tenía razón. No tienes ni idea y no puedes evitarlo, pero eres un gilipollas.
Michael: ¿Sí? ¿Y por qué no haces algo al respecto además de quedarte ahí parado? ¿Por qué no me pegas?
Jimmy: ¿Eso es lo que quieres? ¿Que te pegue tu hijo?
Michael: Sí... No... Solo quiero que hagas algo que no sea quedarte ahí sentado... comiendo.
Jimmy: Sí, genial. Gracias por el puto consejo, papá. Significa mucho.

Jimmy, enfurecido, se acerca a la salida de su habitación. Pero es detenido por su padre cuando está a punto de irse.

Michael: ¡Espera! ¡Intento ayudarte!

Michael levanta la silla que utilizó para destrozar la habitación y la coloca en su lugar, mientras escucha a su hijo regañándolo.

Jimmy: No hay mejor manera de decir te quiero que cargándote mi tele. ¡Mejor imposible! (Se sienta sobre su cama).
Michael: Lo siento. Me gustaría que hiciéramos cosas juntos.
Jimmy: ¿Ah, sí? ¿Qué cosas?
Michael: No sé. Dar paseos. Jugar al balón.
Jimmy: Sabes que tengo problemas glandulares.
Michael: Entonces montar el bici.
Jimmy: ¿Montar en bici? ¿Quieres que demos un puto paseo en bici? ¡Vale!
Jimmy (Levantándose de su cama): ¡Venga, vamos a dar un puto paseo en bici!

Jimmy abandona la habitación, con Michael detrás de él.

Michael: Me cago en mi vida.

Camino a la playa

Saliendo de la habitación, Jimmy y Michael bajan por las escaleras hacia la entrada de la casa.

Jimmy: Iremos a dar un paseo en bici por Vespucci Beach y te enseñaré algo que te conviene ver.

Michael y James salen de la mansión y se dirigen al auto de Michael.

Jimmy: Hoy estaba siendo un día estupendo hasta que apareciste, ¿sabes?

Michael y Jimmy suben al auto de Michael.

Michael: Sí, bueno, y tú tienes suerte de que te deje salir de casa después de lo del barco.
Jimmy: ¿Y qué más da? Si algo va mal, siempre puedes fingir tu muerte y empezar de nuevo.
Michael (Conteniendo molestia): Jimmy...
Jimmy: ¿Cómo voy a desarrollar mis propias inquietudes morales cuando las tuyas son tan sumamente retorcidas?
Michael: No me provoques.
Jimmy: En serio, unos tíos cogen prestado tu barco...
Michael: ¡¿Prestado?! ¡Estabas en el baño llorando por tu secuestro!
Jimmy: Estaban transfiriendo la propiedad del barco dejando pendiente el pago.
Michael: Si se trataba de algo distinto a lo que me dijiste, ¡entonces es tu culpa!
Jimmy: ¡Muy bien! ¡Lo robaron, joder! ¡Y quién sabe lo que me hubieran hecho al encontrarme! ¡Pero tampoco esperaba ni pretendía que muriesen!
Michael: ¡¿Crees que voy a dejar que unos tipos se larguen con mi hijo?!
Jimmy: Mira, ya sabía que eras de los malos, pero...
Michael: Ah, ¿de los malos?
Jimmy: ¡Un estafador, asesino, ladrón, mentiroso!
Michael: Supongo que he sido todas las cosas en un momento u otro, ¿no? Es solo que...
Jimmy: ¿Qué?
Michael: Yo siempre había pensado que era de los buenos.
Jimmy: Que Dios ayude al planeta en bancarrota moral que nos ha dejado tu generación, si tú eres de los buenos.
Michael: Ya.
Jimmy: Bueno, yo siempre supe que eras el tipo de persona que no dejaba que otra gente le estorbase. Pero o sea, no había visto pasar algo así antes.
Michael: Sí, bueno, así soy yo, Jim. Y he estado haciendo lo posible para mantener todo bajo control en los últimos diez años, pero esa era una puta situación al límite... Y tenía que actuar.
Jimmy: Una persona normal no habría hecho eso.
Michael: Sí, bueno, yo tuve que hacerlo. Para protegerte.
Jimmy: Sí, tú sigue diciéndote eso cuando veas sus caras cada vez que cierres los ojos.


La carrera a Del Perro Pier

Michael y Jimmy llegan a Vespucci Beach.

Michael: Ya hemos llegado. El sitio de alquiler de bicis.
Jimmy: Por favor, no te dejes llevar por la costumbre y no dispares al que alquila las bicis.

Michael y Jimmy se acercan al sitio de alquiler de bicicletas y Michael habla con el dueño.

Michael: Tú. Dos bicis.
Dueño de bicis: Elige la que quieras.

Jimmy se sube a una bici.

Jimmy: Gracias.

Michael sube a una bici y ambos empiezan a desplazarse con ellas.

Jimmy: Si llego antes que tú al final del embarcadero, me compras una tele nueva.

Jimy comienza a dirigirse al embarcadero.

Michael: ¿Hasta el final del embarcadero? Vale. ¡Pero si te gano yo, vas a tener que comportarte como un ser humano!


Nota Nota: Durante la carrera, los diálogos pueden variar dependiendo del lugar en que se encuentra y finalice cada quien.
Jimmy: Rindete, papá. Estás echado a perder. En ese estado un triatlón te mataría. El paseo es lo suficientemente grande para los dos. Literalmente. Somos bastante corpulentos.
Jimmy: Túmbate, viejo.
Michael: Venga, Jim. No pares.
Jimmy: ¡Como me dé un infarto es culpa tuya!
Michael: A ver... ¿Qué voy a hacer con el dinero que no me gaste en la tele?
Jimmy: Me arden los pulmones... pero merecerá la pena si te humillo. ¡No voy a poder para este trasto!
Michael: ¿No hay videojuegos para hacer gimnasia?
Jimmy: ¡Viejo, tú vas a morir primero! ¡Nada más comprarme la tele!
Michael: No te rindas, aunque vayas a perder.
Jimmy: Estoy a punto de desmayarme. Ojalá haya acabado esta pesadilla cuando despierte. Me duele un montón pero me da igual, ¡pero me da igual!
Michael: ¡No me vas a sacar de ritmo con tus burlas!
Jimmy: ¡Mi cuerpo no está para estos trotes, pero voy a ganarte!
Michael: Me hipnotizan tus chinches al viento.
Jimmy: ¡Oye! ¡Sal de la bolsa de aire!
Michael: ¡Qué mal perder tienes!
Jimmy: No te mueras. No te des ese gusto. Hasta el final. Nunca montaría en bici con el hombre que se cagó mi pantalla plana. ¡Si tanto te gusta la playa, que te entierren aquí!
Michael: Venga, Jim, pillame. Imagínate que soy una hamburguesa bien grande.
Jimmy: El paseo no es lo suficientemente grande para los dos. Literalmente. Somos bastante corpulentos. Túmbate, viejo.
Michael: ¡Si recorres unos cuantos kilómetros más a lo mejor entras en unos vaqueros ceñiditos!
Jimmy: Me arden los pulmones, pero merecerá la pena si te humillo.


En el muelle

Nota Nota: El ganador de la carrera puede ser Michael o Jimmy, pero de igual forma los diálogos pueden seguir siendo los mismos.

La carrera finaliza.

Michael: Parece que te toca comprarte la tele.
Jimmy: Esto está muy bien, ¿sabes, papá? Pasar el rato juntos, divertirnos...
Michael: Sí, sí, me he esforzado al máximo. Venga ya, nos estamos divirtiendo, ¿no?
Jimmy: No sabrías reconocer la diversión ni aunque se te sentase en la cara.
Michael: Venga ya.
Jimmy: ¿Por qué tengo que ayudarte yo con las gilipolleces de tu crisis de la mediana edad? ¿Por qué no metes las narices en el culo de Tracey algún día de estos?
Michael: Porque Tracey no va comprando coches sin fondos, para que se nos cuelen metoncillos en casa. Y ella no destruye mi yate mientras se deja secuestrar de paso.
Jimmy: Eso es porque está demasiado ocupada follándose a tíos para salir en la calle.
Michael: ¡No hables así de tu hermana!
Jimmy: Bueno, lo siento pero es la verdad. O sea, según su página de Liveinvader, va a quedar con productores y gente del porno esta tarde.
Michael: ¿A qué te refieres?
Jimmy: De hecho, está sucediendo ahí mismo.
Michael: ¿Qué?
Jimmy: En ese barco que hace que el tuyo parezca una patera. Sabes qué tipo de barco, ¿no? De esos que hacen que una chica joven e impresionable, se baje las bragas y se abra de piernas.

Michael se quita su camisa.

Michael: Por eso me has triado aquí, ¿no? ¡Cabrón!
Jimmy: ¡Papá, espera! Vaya. Eh espera.

El yate

Michael corre hacia la costa y salta al mar, nadando hacia el barco donde se encuentra Tracey. Al subir, se encuentra Tracey bailando sobre una mesa mientras unos adolescentes la miran.

Tracey: (Bailando): Gracias.
Hombre: Muy bien, sabes bailar...
Tracey: Soy bailarina. Sí.

Michael llega y arroja el reproductor de música al mar.

Hombre: Eh, tío con tetas.
Tracey: ¡Papá!
Michael: Vamos, cielo. Nos vamos
Tracey: Papá, me estás poniendo en evidencia, estos son mis amigos.
Blake: Sí, la estás poniendo en evidencia, tío.
Michael: Aquí están rodando porno.
Tracey: Ruedan porno por toda la ciudad. Mamá les alquilo la casa el verano pasado.
Michael: ¿Qué?
Hombre: ¿Esa casa era tuya?
Tracey: Sí.
Hombre: Tío, tienes una choca acojonante, señor DS.
Tracey: ¿No es increíble?
Michael: Vamos.
Hombre: Si esas paredes hablasen...
Tracey: ¿Crees que yo participo? ¡No!
Hombre: Eh, eso no mola, tío.
Tracey: Joder, papá. ¿Qué estás haciendo?

Michael sujeta al hombre de gafas por el cuello y lo empuja hacia el mar.

Hombre: No, no, no.

El hombre cae al mar.

Tracey: (Llorando): ¡Él me gusta! ¡Eres un capullo!
Michael: Vamos.
Tracey: Papá, serás imbécil... Esta gente va enserio.
Michael: ¿Sí? Pues yo también.

Aparece otro hombre con camisa morada. Es el dueño del barco, Freddy Slade.

Freddy: ¿Quién está montando una escena en mi puto barco? ¡Hijos de puta!
Michael: ¡Sube!
Freddy: ¡Te voy a despellejar vivo!

Michael enciende la moto acuática y se va con Tracey del barco.

Freddy: (Molesto): ¡Maldita sea! Ve tras ellos!

Freddy y Blake suben otras motos acuáticas y comienzan a perseguir a Michael y a Trecey.

Persecución y final

Tracey: Mierda, nos persiguen. ¡Métete por ese desagüe!

Michael entra por el desagüe que hay enfrente.

Michael: Vale, vale.

Los hombres que persiguen a Michael y Tracey comienzan a disparar con pistolas.

Tracey: ¡Mierda! ¡Nos están disparando!
Michael: ¡Los vamos a perder si vamos por aquí! ¿Quién coño es esa gente?
Tracey: Ya sabes. Gente de la tele, famosos, grandes traficantes de droga...
Michael: ¿Desde cuándo se relacionan la gente de la tele con los traficantes de droga?
Tracey: Venga, papá... ¡Estamos en Los Santos!

Durante la persecución, Tracey va diciendo una serie de diálogos.

Tracey: ¡Aléjate de ellos!
Tracey: ¡Tú quieres mata a mi padre y es el que va delante! Eh, soplapollas, ¡si nos matáis, acabaréis en la cárcel y confiscarán la Seashark! (A los hombres).
Tracey: ¡Al final vais a darme, psicópatas!
Tracey: ¿Qué resuelves eliminándolos? (A Michael): ¡Marchaos antes de que mi padre os mate!
Tracey: ¡No me puedo creer que me haya medio acostado con vosotros, psicópatas!
Michael: ¡Parece que esta es la salida!

Michael y Tracey despintan a los hombres que los perseguían.

Tracey: Joder, joder. Creo que nos hemos zafado. Me voy a morir.
Michael: ¿Ves? Han desaparecido. No pasa nada. Te llevaré con tu hermano.

Michael y Tracey se dirigen a la orilla donde se encuentra Jimmy.

Tracey: ¿Qué no pasa nada? Claro que pasa. Sí que pasa.
Michael: Estamos vivos, ¿no? Esos psicópatas no te han matado.
Tracey: ¿Psicópatas? Solo a ti se te ocurre sacarme de una fiesta de balazos.
Michael: Ta. Pues a lo mejor es que vas a las fiestas que no debes, joder.


Michael y Tracey llegan a a orilla.

Tracey: ¡Ahí está! ¡Jimmy, gilipollas!

Tracey baja de la moto y se dirige a donde está Jimmy.

Tracey: ¡Tú! ¡Gilipollas de mierda!
Jimmy: El... el gilipollas de mierda es él, ¿vale? Se cargo mi tele y me trajo a la playa. ¡A la playa con la piel que tengo!
Tracey: ¿Y qué? ¿Y lo has mandado a joderme el día?
Jimmy: No sabía que iba a ir a buscarte. Solo le dije dónde estabas. Ya sabes, empezó a mirarme con esos ojos de loco que se ponen a veces y se fue.
Tracey: Voy a coger un taxi.
Jimmy: Te acompaño.
Michael: ¿Y si os llevo yo a casa?
Tracey: Me has arruinado la vida.


Jimmy y Tracey se van y dejan solo a Michael en la playa. Finaliza la misión y se desbloquea la siguiente misión, Solicitud de amistad.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar