FANDOM


45px-DialogosD.png



Asesoramiento matrimonial es la 2ª misión encomendada por Michael De Santa para sí mismo en Grand Theft Auto V.

Diálogo:

Descubriendo la infidelidad

Michael entra en su casa pero se sorprende al ver que no hay nadie:

Sale fuera a fumar. En el porche se fija que hay dos raquetas de tenis entrelazadas, a lo que Michael se enfada, tira el cigarrillo y entra en casa:

  • Michael: ¡Amanda!

Mientras sube las escaleras hacia la planta superior grita:

  • Michael: ¡Amanda! Espero que no estés... ¡No en mi casa!

Llega a la planta superior, dirigiéndose al dormitorio pero una desnuda Amanda cubierta con solo una sábana le intercepta:

  • Amanda: ¡Que te den, Michael! ¡Vete!
  • Michael: ¿Le estoy pagando a ese cabrón 150 pavos la hora por follarse a mi mujer? ¿En mi casa?

Michael entra forzudamente en el dormitorio junto a Amanda, nerviosa. Encuentra al profesor de tenis Kyle Chavis en calzoncillos encima de la cama, alejándose de los movimientos bruscos de Michael:

  • Amanda: ¡Michael, vete!
  • Kyle: Lo siento, amigo... Me dijo que teníais un acuerdo.

Michael empieza a seguir los pasos de Kyle hasta llegar al balcón del piso:

  • Michael: Tú y yo vamos a cerrar otro. (Amanda le coge del brazo) Me voy a encargar de organizar tu puto funeral.
  • Kyle: Lo siento mucho, tío. No te cobro la clase, te lo prometo.
  • Michael: ¡Eres hombre muerto! (Michael se intenta zafar del agarrón del brazo de Amanda)
  • Kyle: ¡Joder!
  • Michael: ¡Muerto!

Kyle se acerca al balcón mientras Amanda no aguanta más y deja a Michael, que se dirige a la posición de Kyle, pero este se tira por el balcón:

  • Michael: ¡Ven aquí!

Michael mira por el balcón y al instante, Amanda y Mike se dirigen a la puerta principal, mientras Michael susurra:

  • Michael: ¡Joder! Mierda...

Por la entrada a la mansión aparece Franklin:

  • Amanda: Eh, tú... ¡Detenlo!
  • Michael: ¡Quítate de en medio!
  • Amanda: ¡Michael, tranquilízate!

Los tres que quedan hablando en el porche de la casa:

  • Franklin: ¿Qué coño está pasando?
  • Amanda: No ha pasado nada, ha sido un malentendido.
  • Michael: Se ha follado a un cabrón en mi cama.

Michael le aparta y se va:

  • Franklin: ¿Me estás vacilando?
  • Amanda: ¡No ha sido así!
  • Michael: ¿Te apuntas?
  • Franklin: A la mierda, me apunto. Vamos a por ese gilipollas.

Los dos protagonistas se van:

  • Amanda: ¡Pero no lo mates!

Amanda entra en casa y cierra la puerta enfadada.

La persecución

Michael De Santa y Franklin Clinton entran en una Bison del jardinero de la Mansión De Santa para cazar a Kyle Chavis:

  • Michael: Es de un tipo que trabaja para mí. Ya se lo devolveré. Quizá le endosamos un cadáver, pero la recuperará.
  • Franklin: Entonces, ¿vamos a matar a este tío?
  • Michael: Deseará estar muerto. ¿Algún problema?
  • Franklin: Joder, un perro no debe cagar en la caseta de otro perro.
  • Michael: Exacto. La gente lleva mucho tiempo cagando en mi caseta.

Kyle se dirige por las cuestas estrechas de Vinewood Hills:

  • Franklin: Se ha metido por ahí a la izquierda.

El coche sigue el trazado:

  • Franklin:: Sigue recto.

Se cruza una Journey que bloquea el paso:

  • Michael: ¿Qué coño hace?
  • Franklin: ¡Eh! Quítate de en medio.

La Journey se aparta:

  • Michael: Hijoputa.
  • Franklin: Joder, creo que lo hemos perdido.
  • Michael: Vive en algún lugar del cañón. Lo encontraremos.

Ahora Mike debe conducir hacia el cañón.

Una equívoca venganza

Michael y Franklin llegan a una zona arenosa donde se encuentra debajo de las grandes mansiones:

  • Franklin: ¿Está en una de estas putas casas?

Encuentran el coche de Kyle y este en el balcón de la casa de al lado:

  • Michael: (Mientras conduce) Ese cabrón está ahí arriba. Mira.
  • Franklin: Joder, al entrenador le va de miedo.
  • Michael: (Por la ventanilla) ¡Eh, gilipollas! Saliste huyendo antes de ajustar cuentas.
  • Kyle: ¡Michael, amigo! Te equivocas, tío.

Michael y Franklin bajan de la camioneta:

  • Michael: En la parte de atrás hay un cabestrante. Ata el cable a uno de esos soportes.
  • Franklin: ¿Estás pensando cargarte la terraza?
  • Michael: Ese cabrón se ha cargado mi matrimonio.
  • Franklin: ¿Siempre te tienes que poner tan dramático?
  • Michael: Sí, lo que tu digas.

Mientras Franklin prepara todo, Michael y Kyle empiezan a hablar:

  • Kyle: Te dije que no te cobraba la clase, amigo.
  • Michael: ¡Fueron muchas, colega! Creo que estabas enseñando algo más que pegar un buen revés.
  • Kyle: Mandy ha mejorado mucho con el revés. Pero a veces hay que retroceder para dar un paso adelante.
  • Michael: Sí, a lo mejor debería subir a practicar mi revés... ¡en tu cara!
  • Kyle: Colega, me estoy viniendo abajo con tanta energía negativa.
  • Michael: Eso espero, amigo.

Franklin acaba con su parte:

  • Franklin: ¡Ya está enganchado!

Michael continúa gritando a Kyle:

  • Michael: ¿Vienes a mi casa, te llevas mi dinero y te tiras a mi esposa? ¡No me jodas, hombre!

Aparece una mujer al lado de Kyle:

  • Kyle: Reconozco que no ha molado, tío. Lo siento mucho. De veras.
  • Michael: ¡Magnánimo de la hostia! Permíteme que te aplauda... ¡Serás hijoputa!
  • Kyle: ¡Tío!

Michael se acerca a la parte del conductor de la camioneta mientras grita:

  • Michael: ¡A ver si te gusta que alguien joda lo que te pertenece!
  • Kyle: ¡Eh! ¡Espera! ¡Te equivocas, tío! ¡Joder! ¡La hostia!

Tirando la terraza y la persecución

Michael sube junto a Franklin a la camioneta del jardinero y empieza a acelerar:

  • Michael: ¡Allá vamos! A ver que pasa.

Empieza a ceder un poco:

  • Franklin: Joder. Seguro que ya se arrepiente. Bum, dale caña.

Al fin cede la estructura y empieza a caerse:

  • Franklin: ¡No me jodas, tronco!

Todo el balcón, junto el techo de la terraza y sus respectivos se van cañón abajo, destrozando toda la casa de Vinewood Hills:

  • Michael: (Grito satisfactorio) De puta madre. A ver qué le parece.
  • Franklin: ¡Joder, tío! ¡La hostia!
  • Michael: ¡Que le jodan a él y a su terraza!
  • Franklin: ¡Eh, colega! Creo que te has cargado algo más que la terraza.
  • Michael: Necio fue quien edificó su casa sobre arena, tronco.
  • Franklin: No creo que mi colega Mateo pensara en camionetas cuando escribió sobre ese rollo.

Los dos se dirigen a casa de Michael. Recibe una llamada desconocida:

  • Kyle: ¡Señor De Santa! ¿PEro qué narices...? Esa no es mi casa.
  • Michael: Y una mierda.
  • Kyle: Yo no me podría permitirme ese casoplón. Soy instructor de tenis. Me gano la vida dándole a una pelotita. Solo me escondía en ella.
  • Natalia: ¡Dame el teléfono! ¡Eres hombre muerto! ¡Luz verde! ¡Luz verde! ¡Martín Madrazo te da luz verde!
  • Michael: Qué miedo , señora. Estoy aterrorizado.

Cuelga el teléfono:

  • Michael: (Imitando la voz de Natalia) "¡Luz verde! ¡Luz verde! ¡Martín Madrazo!" Que te den.
  • Franklin: Joder, tío. ¿Martín... Martín Madrazo?

Llegan un par de coches de matones a matarlos:

  • Franklin: Mierda. Nos siguen unos matones.
  • Michael: Qué poco han tardado. Ayúdame a solucionar esto.
  • Franklin: Lo intentaré, tío. Tú conduce.

El jugador puede decidir entre escoger Michael o Franklin, despistando a los matones o simplemente matarlos. En ambos casos hay el mismo diálogo:

  • Franklin: Creo que los hemos despistados.
  • Michael: Vale. Volvamos a mi casa y pensemos sobre lo sucedido.
  • Michael: Vaya. Joder. Lo has hecho bien. Tienes una puntería espantosa, pero me has servido de ayuda.
  • Franklin: Gracias... supongo.
  • Michael: No te pongas a la defensiva. Ve a una galería de tiro. Entrena puntería y lo harás bien.
  • Franklin: Joder, tío. ¿Estás bien?
  • Michael: De lujo. Un poco magullado. ¿Y tú? Lo has hecho muy bien chaval.
  • Franklin: Estoy bien, tío. Me refiero a tu estado mental.
  • Michael: ¿Mentalmente? Estoy de puta madre. Mi corazón llevaba años sin latir así. ¡De putísima madre!
  • Franklin: Tío, pareces un chalado. El embajador de los bajos fondos mexicanos de Los Santos te ha marcado como objetivo.
  • Michael: Fíate de mí, está solucionado. No sé quién es Martín Madrazo, pero me las he visto con gente peor...
  • Franklin: Solo nos hemos cargado a unos payasos.
  • Michael: Esperaremos a ver qué pasa. No tiene sentido que nos comamos la cabeza.

Llegan a casa de los De Santa:

  • Michael: ¡Ha estado genial! Me he sentido de puta madre al hacer algo para variar.

Salen de la camioneta.

El verdadero propietario

Michael, junto con Franklin, se dirige al portal mientras habla:

  • Michael: Oye, gracias por haberme ayudado hoy. No tenía ni idea de que iba a desmadrarse tanto.
  • Franklin: Joder, tirar casas colina abajo suele hacer que la gente pierda los estribos.
  • Michael: Si, bueno, pensé que había acabado con toda esa mierda. No sé que narices está pasando.

Cuando los dos iban a entrar, son interrumpidos por la llegada de una Baller:

  • Franklin: ¡Mierda! Creo que estamos a punto de averiguarlo.

Del todoterreno se baja dos matones armados con bates, un hombre mayor y una mujer. El hombre mayor se dirige a los dos protagonistas:

  • ???: (Señalando a Michael) ¿Sabes quién soy? ¿Sabes quién soy yo? ¿Lo sabes?
  • Michael: ¡No!
  • ???: (Señalando a Franklin) ¿Y tú lo sabes?
  • Franklin: Creo que sí.
  • ???: Bien. (Señalando a Michael) Sé quién eres. Sé dónde vives. (Señalando a Franklin) ¿Tú quién eres?
  • Franklin: Soy Franklin.
  • ???: El carnet.

Franklin le da su carnet al matón del polo azul y este al hombre misterioso, que se lo mira y se lo mete en el bolsillo:

  • ???: Bien, Franklin, échale una mano al Sr. De Santa. ¿Quién soy?
  • Sr Madrazo: Buen chico. Ahora ponle un poco de antecedentes.
  • Franklin: (A Michael) Tío, el Sr. Madrazo... El Sr. Madrazo es un hombre de negocios legítimo. Lo acusaron injustamente de... dirigir una banda de mexicanos y una red de narcóticos... Pero retiraron los cargos porque los testigos... desaparecieron.
  • Sr. Madradzo: Chico listo. (Coge el bate del matón del polo azul) Michael. Tengo una pregunta para ti.

Golpea a Michael y le deja en el suelo amenazándolo con todos sus matones (con pistolas):

  • Sr. Madrazo: ¿Por qué arrastraste colina abajo una increíble casa modernista de gran valor arquitectónico en Vinewood Hills?
  • Michael: (Dolorido en el suelo) Pensé que su propietario se tiraba a mi mujer.
  • Sr. Madrazo: ¿Y no te parecía una casa muy peculiar para un instructor de tenis?
  • Michael: No pensaba con claridad.
  • Sr. Madrazo: Eso es obvio.
  • Michael: Sí.

Todos los mexicanos se relajan, el Sr. Madrazo devuelve el bate:

  • Sr. Madrazo: Bueno, Natalia necesitará un hotel mientras financias la reconstrucción, ¿verdad?
  • Michael: Claro.
  • Sr. Madrazo: Bien. ¿Y supongo que la reconstrucción costará algo así como dos millones y medio?
  • Michael: Por supuesto.
  • Sr. Madrazo: Genial.

Los mexicanos se van, pero antes Natalia escupe a Michael:

  • Michael: Que agradable.
  • Franklin: (Mientras levanta del suela a Mike) Venga, tío. Joder, ¿Estás bien?
  • Michael: Mejor que nunca.
  • Franklin: ¿Y ahora qué?
  • Michael: Parece que voy a tener que posponer mi jubilación, ¡Joder!

Michael, preocupado, se mira su alrededor:

  • Michael: Tío, estoy hipotecado hasta las cejas. Mira, solo conozco una manera de ganar dinero. Voy a tener que hacer una llamada a un viejo amigo: Lester. Creo que está en alguna parte de la ciudad. Quizá tenga que localizarlo.

Le da una palmada en la espalda a Franklin:

  • Michael: Déjame un poco de tiempo solo, ¿vale?
  • Franklin: Vale, tron.

Se despiden y Franklin se va, mientras Michael susurra mientras entra en casa:

  • Michael: ¡Mierda, joder!

Michael entra en casa y al final sale "Misión completada".

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar